Between two

17 comentarios
Título: Between two
Autor: Kimmi
Trió: HoMinSu
Género: Romance/ Lemon
Extensión: Oneshot
------


Changmin era un gilipollas; no en el sentido amistoso que le pudiera dar, sino en la estricta y dura denotación de que su capacidad mental era similar a la de una mosca. Había sido un gilipollas los meses antes del debut —con todas aquellas mierdas de su ego concentrado cual olla exprés —, y lo había sido también cuando le amargó la vida por “quitarle” su carácter dentro del grupo. Porque claro, Shim Changmin era el que debía ser el adorable, tímido, callado y el poseedor del ego supremo, y no él. Pero ¿es que realmente era tan idiota? Evidentemente no había sido elección suya quedarse con su imagen de peluchito abrazable y virginal. ¡Las fans! Joder, eran ellas las culpables de todo; lo habían sido siempre. Porque ¡por el amor de todos los delfines santos! Fueron ellas las que le incitaron a volverse un borde agresivo después de despreciarle durante las sesiones de autógrafos. Y ellos no se libraron, porque el empeño de agredir a JaeJoong, de sudar olímpicamente de los reclamos de YunHo o de meterse constantemente con su persona, todo eso, no era más que uno de los síntomas que había desarrollado el maknae por culpa de aquellas tipejas. Pero si había algo que realmente irritaba a Junsu por encima de todas las cosas, era esa obsesión enfermiza por ganar siempre. Que vaya, no es que él fuera un santo tampoco, pero sin duda lo de Changmin ya era de psicólogo.



— ¿Tienes ganas de que te de una paliza al S4?



Claro, porque lo que más deseaba Junsu en esos momentos era jugar a los videojuegos con el moreno —y léase con ironía—. Ni un “Hola” ni un “Hyung, cuánto tiempo…”; no, lo que aquel gilipollas le decía después de meses sin verlo por culpa de la demanda es que si quería frikear online con él.



—Bienvenido a casa Junsu—escuchó a sus espaldas.



YunHo fue más político dentro de lo que cabe. Le estrechó la mano y acto seguido lo encerró entre sus brazos. Podía notar su sonrisa contra el cuello y por un instante, Junsu se sintió aturdido por el aroma que desprendía el líder; una mezcla de perfume, champú de lavanda y ese toque a cigarros que hacía tiempo que no olía.



— ¿Has vuelto a recaer? —preguntó acariciándole el pelo castaño.



Yunho solo se limitó a sonreírle como se le sonríe a un niño pequeño. Tal vez se pensaba que no estaba suficientemente capacitado para entender su conducta, o el por qué de su vuelta al tabaco aun habiéndolo dejado por motivos laborales y de salud, pero Junsu no era idiota. Él sabía perfectamente que su adorable compañero era el que más había sufrido; por parte de Jaejoong, Yoochun, de Staff y de él mismo, pero sobre todo por culpa de SM. Porque evidentemente los de arriba no le dijeron “tranquilo chico, no pasa nada, has cumplido con tu función de líder”, sino más bien un “¡tú deber era mantener al grupo únido y ni siquiera pudiste hacer eso!”. Así que no era difícil entender su carácter inestable, y su re-afición a las cajetillas de Camel y Lucky Strike.



— ¿Cómo están los demás?



—Felices— contestó el rubio mientras fisgoneaba por el nuevo departamento.



Changmin resopló y se metió en lo que Junsu supuso que sería su habitación. No iba a engañarles; el JaeChun andaba de un humor excelente esos días, y el hecho de tener sus mentes ocupadas en el A-nation y el minialbum japonés, aun ayudaba más a que el ambiente fuera extrañamente agradable. Era como si esos dos se hubieran olvidado de Yunho y Changmin. No preguntaban por ellos, no llamaban, no se ponían en contacto…y si bien lo habían hecho durante las primeras semanas tras la noticia de la demanda, luego habían logrado desentenderse y olvidarse de que eran un grupo. Para la diva y el dandy boy solo existía el JYJ.



—Me alegro, nosotros también estamos bien—dijo mientras seguía de cerca al menor. De la cocina al comedor, del comedor a la sala de estar…



—No te lo he preguntado, hyung.



El rubio se giró y le dedicó una deslumbrante sonrisa a Yunho; este parecía altamente complacido.



—Y… ¿Qué tal con Yoochun?



Junsu sabía a lo que se estaba refiriendo, y aquello le causaba una interesante sensación de euforia. ¿Jung Yunho preguntando por su relación con Park? No era una novedad, no del todo, pero sí que hacía tiempo que no escuchaba esa pregunta de los labios del mayor.



—Normal, ya sabes, sexo por aquí, sexo por allá…—esta vez se entretuvo con un cuadro donde aparecían los cinco. Si mal no recordaba esa foto la habían tomado antes de la promoción de Mirotic—últimamente le ha dado por querer hacerlo en el backstage, pero ya sabes que odio mantener relaciones en lugares públicos.



El castaño intentó reprimir una risita idiota y Junsu le golpeó suavemente en el pecho.



—No pensabas lo mismo en la sala de espera del SMtown del año pasado.



Cierto; debía admitir que aquel había sido el mejor polvo de su vida. Y no solo porque Yunho lo tuvo durante más de media hora rogando porque lo penetrara de una vez, ni por hacerle venir en repetidas ocasiones, ni mucho menos por el hecho de que Changmin entrara en el preciso momento en el que el mayor le estaba regalando un maravilloso orgasmo. Claro que no, si de algo disfrutó Kim Junsu es de montarse aquel trió sabiendo que en cualquier momento los podrían pillar.



— ¿En el SMtown? Pues no lo recuerdo, hyung—susurró. Hacerse el desentendido era su especialidad número uno.



—Es una lástima entonces.



Los dos se toparon con la intensa mirada de Shim, que andaba apoyado en el marco de la puerta con esa cara de “odio que me dejéis fuera de la conversación”. El rubio pasó por su lado sin decir nada pero eso pareció molestar de sobremanera al menor. Con un rápido movimiento le cogió del brazo y le hizo mirarle.



— ¿Dónde te crees que vas?



El líder no tardó en acercarse y colocarse justo al lado de ambos chicos. Ninguno dijo nada durante eternos segundos; no era una situación incómoda, sino más bien unos momentos de reflexión y de estudio mutuo. Changmin era ahora, a la vista de todo el mundo, un hombre de los pies a la cabeza. Atrás había quedado esa sonrisa tímida y su tremola voz durante las entrevistas; ahora poseía un sexapil tan o mayor que el de Jaejoong —y las fans lo admitían—. Yunho, su adorable compañero de prácticas… ¿qué decir de él? Únicamente se había transformado en un semental por el que pagarías para que te hiciera eso y aquello durante todo el jodido día y durante todas las jodidas horas.



—Debo deshacer la maleta… ¿vas a soltarme o debo ir acostumbrándome a este tipo de cosas?



—Changmin…—amenazó el líder.



Con desgana soltó a su compañero y se fue rápidamente a la cocina. Ambos pudieron escuchar como el menor estaba trasteando algo y al poco rato, salió al balcón con una bolsa de patatas fritas y un refresco. Aquella actitud distante del moreno no era una novedad; estaba altamente frustrado, eso era evidente, lo que era ya más difícil de saber era el motivo de dicha frustración. Junsu supuso que era por su visita. Tal vez ahora, Shim se sentía amenazado por su presencia, porque lo más probable es que notara como Yunho ya había dejado de prestarle atención desde el momento en que había puesto un pie en esa casa.



— ¿Quieres que te ayude con el equipaje?



El rubio asintió sin decir nada más y ambos jóvenes se fueron al cuarto de invitados. El lugar era increíble —todo sea dicho—; estaba incluso mejor que cuando vivían los cinco juntos. Todo bien decorado y espacioso…perfecto, sin duda sus sospechas se habían confirmado. Ellos podrían haberse ido, pero eso significaba que SM iba a premiar a los que se quedaran bajo su mando. Más ropa, más zapatos, más aparatos electrónicos. Como si quisiera consentirles, convencerles; sobornarles. Y al parecer lo había logrado, porque tanto el líder como el menor se negaban a huir de ese infierno.



— ¿Junsu?—llamó el más alto.



— ¿Qué?



— ¿Has pensado en volver…en quedarte con nosotros?



El rubio emitió un chasquido de ironía con la boca.



— ¿Has pensado tú en venir con nosotros?



—No—dijo serio.



—Entonces ya sabes mi respuesta.



—Pero…



—No hay peros—interrumpió el menor—, vosotros habéis decidido quedaros, nosotros no podríamos volver a ese lugar. No lo soportaríamos de nuevo.



Un silencio incomodo se formó esta vez. Yunho quería replicar y el menor no estaba seguro de si se había pasado. ¡Por todos los santos! ¿Por qué era tan difícil sobrellevar aquella situación?



—Está celoso.



Changmin dejó la bolsa de patatas encima del escritorio y miró a los otros dos mientras se sentaba junto a Kim. El líder estaba totalmente rojo y con los ojos desorbitados.



—Le carcome la envidia —prosiguió como si fuera lo más normal del mundo.



¿Yunho celoso? Aquello no tenía ni el más remoto sentido. No había nada de lo que pudiera estar celoso. Pensó en Jaejoong, porque tal vez estuviera enamorado de él en secreto, pero dada la confianza que existía entre ellos era poco probable —estaría al corriente de ello—. Luego algo más le vino a la cabeza pero lo descartó de inmediato.



—La verdad es…



— ¿¡Changmin, te quieres callar!?



— ¡No, no me quiero callar! —el menor se acercó hasta el líder y lo cogió por el cuello de la camisa— ¡No me pienso callar cuando te pasas el día lloriqueando por él!



Y que ese dedo le estuviera señalando no era una buena señal. Porque no podía estar insinuando que Jung Yunho estaba enamorado de Kim Junsu. Aceptaría que se refiriera a Jaejoong, o incluso a Yoochun o alguna otra persona de su entorno, pero no él.



— ¡No me toques los cojones, Shim Changmin! ¿¡O es que acaso debo recordarte el ataque de rabia que te dio cuando lo viste con Park en el aeropuerto!?



— ¡Aquello era diferente! ¡Tú mismo dijiste que ese cabronazo nos la estaba metiendo bien doblada!



― ¡Por todos los santos! Solo está jugando con él y…



―¡¡Que os calléis!!―finalizó Junsu― ¡Maldita sea, callaros, no entiendo nada de lo que estáis diciendo!



Los otros dos guardaron silencio, conmocionados al ver al rubio tan molesto. En todos los años de convivencia, jamás había visto ese comportamiento en él. Ni siquiera se había enfadado cuando ellos se negaron a presentar la demanda contra SM. Changmin fue el primero en reaccionar y se dirigió al líder:



―Pues si no lo haces tú, lo hago yo.



Y antes de que pudiera preguntar nada sintió un cálido aliento en su cuello, golpeando contra su piel que se erizaba inconscientemente. Junsu cerró los ojos y pudo notar como Yunho también se pegaba a él, por su espalda, mientras le susurraba cosas con voz ronca.



―No deberías haber vuelto…



El rubio pudo notar como su corazón se aceleraba y el menor se dio cuenta de ese detalle cuando recorrió con su mano el pecho de su compañero, provocándole una profunda risa.



―Junsu-shii, te queremos. Debes entenderlo―esta vez el más joven se deleitó con su abdomen mientras el líder repartía besos por todo su cuello. ¡Maldición!



―Esperen, esperen…



Yunho pellizcó uno de los pezones de Junsu y este dejó escapar un audible suspiro― ¿Esperar que? Pareces estar disfrutando…



―Sí pero…―Min emitió un leve “ssh” mientras posicionaba sus dedo índice en los labios del otro. Los dos amigos se sonrieron con complicidad.



―Déjate llevar, solo una vez más.



―Como en los camerinos ¿recuerdas? ―la voz del líder era deliciosamente suave, pausada e incitante, y le tentaba de una forma sorprendente. La verdad es que lo deseaba, pero ahora sabía que esos dos tenían sentimientos de por medio y eso le hacía dudar ¿era entonces correcto seguir con todo aquello? ― me gustas Junsu, me has gustado siempre.



―Sí hyung, te amamos―concluyó el más joven con un susurro sobre sus labios.



Aquella confesión no dolió tanto como había esperado y terminó siendo la chispa que lo encendió por completo. Sin pensárselo más veces, arremetió contra la boca del menor; succionaba, lamia y saboreaba sus labios mientras el mayor le ayudaba a quitarse la ropa desde detrás. Sus manos se colaban por lugares prohibidos, palpando todo como si temiera perderse algún detalle de su anatomía y Changmin ya estaba peleándose con el cierre de su pantalón. El líder intentó guiarlos hacía la cama pero Junsu salió corriendo mientras se reía escandalosamente. Los otros dos le siguieron de inmediato y no tardaron en dar con él. Shim lo apresó contra la encimera y pasó su lengua por el cuello del otro de forma lasciva.



― ¿Te pone montártelo en la cocina? ― preguntó el más grande en su oído.



El chico se mordió el labio, abriendo sus piernas y dejando que los otros dos hicieran con él lo que quisieran. Pudo notar el obvio estado en el que estaban sus compañeros, y él no estaba mucho mejor. Bajo la apretada tela del pantalón, su miembro empezaba a doler y Changmin se dio cuenta.



― ¿Quieres que lo haga, Junsu?



Sus ojos se conectaron por una milésima de segundos y el líder sonrió ante la escena de un Changmin permisivo. El rubio obligó al menor a arrodillarse y se mordió el dedo índice; ante sus ojos estaba él, la persona con la que más solía discutir, dispuesta a llevarle al paraíso. De un tirón le terminó de quitar los ajustados pantalones y lamió la tela de su ropa interior provocando que Junsu soltara un lastimoso quejido.



―Andas bastante necesitado aquí abajo.



―Demonios, deja de hablar y hazlo de una vez―ordenó el joven.



El más joven retiró la prenda con cuidado, intentando no rozar demasiado esa parte; lo quería ver suplicando. Acercó su boca y no tardó en bufar y lamer sus piernas, subiendo y bajando por ellas y acercándose peligrosamente al miembro erecto de Junsu. Mientras tanto Yunho le comía desesperadamente la boca al rubio, llevándose de regalo algún que otro mordisco malintencionado de su parte; su mirada estaba conectada con la de Kim y de tanto en tanto bajaba para observar lo que hacía su querido amigo. Aquello le estaba volviendo loco; ver como el menor estaba logrando desesperar a la persona a la que amaba, y sin poderlo evitar se llevó una mano al pantalón. Lo desabrochó con cuidado y tomó su palpitante erección entre sus dedos. Junsu se empezaba a frustrar por culpa del moreno.



―O lo haces o te mato ¡demonios!



―Esas no son maneras, hyung―reclamó con una fingida inocencia.



―Soy mayor que tú, así que no me repliques.



Changmin cogió la erección de Junsu de forma ruda y dio un tirón particularmente fuerte mientras se levanta poniéndose a su altura. El rubio soltó un inevitable gemido ante la acción del menor.



―Eres tú el que está a mi merced, Junsu-shii―lamiendo el lóbulo de su oreja volvió a mover su mano encima del miembro de su amigo― Así que se buen chico y compórtate como tal.



― ¿Deberíamos enseñarle modales?



La sugerencia de Yunho agradó al más pequeño y miró con malicia a Junsu. Se quitó su camisa y antes de que los otros dos tuvieran consciencia de lo que pretendía, ató las manos del rubio a su espalda y le hizo sentarse encima del mueble. Luego, se giró hacia el líder y lo besó desesperado, mientras terminaban de quitarse la poca ropa que les faltaba. Junsu miraba la escena embobado y a cada caricia y a cada roce que se proporcionaban esos dos, un latigazo iba directo a su entrepierna. Yunho tomó el control cuando cargó al menor encima de la mesa; este enlazó sus piernas alrededor de la estrecha cintura del castaño mientras le comenzaba a masturbar. Ambos gemían sin despegar la vista del rubio.



―Ah…Minnie…



Junsu se removía inquieto ante la escena y quería tener las manos libres. Necesitaba ayuda urgente ahí abajo. Los otros dos lo sabían y no tenían ningún problema en reírse de los inútiles forcejeos del chico.



―Yunhoah…¿Qué vamos a hacer?



El líder alzó una ceja ante la pregunta del menor.



― Mmm…¿Quién de los dos se lo follará primero? ―Changmin hizo un puchero mientras sentía como la mano del líder bombeaba su miembro a la misma velocidad que la suya. Ni en sus más húmedos sueños se habría imaginado que llegaría a estar con el castaño, complaciéndose mutuamente, y bajo la desesperada mirada de Junsu.



―Está…está claro que yo.



El rubio se encendía con solo escucharles. Dos hombres discutiendo por quien iba a ser el primero en disfrutar de su estrechez; sus compañeros de grupo, sus amigos y ahora, al parecer, sus amantes. Una idea descabellada pasó por su mente.



―Los dos―murmuró.



Changmin y Yunho detuvieron toda acción. Junsu, con las piernas bien abiertas y los ojos entrecerrados por el deseo, relamiendo sus labios con aquella endemoniada lengua y visiblemente al borde del colapso. Los quería a ambos dentro y la sola idea les hizo venir ganas de correrse en aquel mismo instante. Sin desperdiciar ni un segundo, los dos jóvenes se acercaron hasta él. Yunho lo estampó contra la pared y lamió su nuca dejando visibles chupetones. Ya no había delicadeza, simplemente era deseo carnal y los tres lo sabían perfectamente. Changmin humedeció sus dedos e introdujo uno de ellos en la entrada del rubio, pero este lo apartó con suavidad.



―Está bien…



―No seas imbécil, te dolerá.



―No es la primera vez―murmuró sin apenas ser consciente de lo que estaba empezando a decir.



El líder paró de inmediato y se lo quedó mirando con los ojos desorbitados y el menor intentó disimularlo pero también parecía altamente desconcertado.



― ¿Cómo que no es…?



―Yoochun…―gimió Junsu. El solo hecho de recordarle le provocó una fuerte punzada en su bajo vientre― él y Jaejoong, durante la promoción de su disco en solitario. Les solía ayudar con las canciones, pero un día…



Yunho apretó sus caderas contra las del joven y el menor empezó a tocar lentamente el miembro de Junsu.



― ¿Un día…?―incitó el moreno.



―Un día me engañaron…ni siquiera recuerdo como había llegado hasta allí. Solo podía sentir como sus miembros entraban y salían en mí, tan rápido y profundo―su voz fue decayendo, su respiración se entrecortaba, y pudo sentir como sus amigos estaban en un estado de expectante placer contenido― desde ese momento…dios, siempre terminan los dos corriéndose en mí durante los ratos libres.



Antes de que pudiera añadir algo más, sintió la gruesa y erguida erección de Yunho entrar en él sin compasión. Un temblor los invadió a los dos durante eternos segundos, llevándolos a la locura.



―Joder…ah.



―Vamos Min, hazlo―le ordenó el líder.



El menor se estrechó lo máximo que pudo contra el pecho de Junsu y guió su miembro hasta la entrada de este. No le costó demasiado, tal vez porque el rubio estaba tan excitado que su entrada estaba suficientemente dilatada, o tal vez porque era él mismo el que estaba extremadamente lubricado. Yunho estuvo a punto de perder el conocimiento al sentir tantas sensaciones juntas.



―Dios, dios, se siente tan apretado…



El menor le dio un corto beso a Yunho, dejando a Junsu entre sus cuerpos perlados de sudor y salió unos centímetros, para volver a entrar de nuevo. Lo estaba embistiendo, lentamente, como si tuvieran todo el tiempo del mundo. El líder empezó a hacer lo mismo, hundiendo su rostro en el cuello de Kim, mientras aspiraba su aroma.



―Más…más rápido―pidió el rubio con la voz entrecortada de placer.



―Maldito Junsu…me vuelves loco.



Changmin empezaba a soltar suspiros que poco a poco se tornaban en gemidos. Los tres mantenían los ojos cerrados y las piernas apenas aguantaban sus pesos. Junsu apoyó su cabeza en el hombro de Yunho, recargándose en él y a punto de colapsar. Sus pieles rozándose, sus manos subiendo y bajando y sus alientos que se iban conectando de tanto en tanto; aquello era irreal. El rubio empezó a sentirse ido, mareado, y sabía perfectamente que no dudaría mucho más.



―Mmm…voy a…



Yunho lo besó desesperado mientras lo embestía de forma cada vez más ruda y el otro posicionó su rostro debajo de la clavícula de Junsu, dando lametazos y dejándole millones de marcas. Sus respiraciones se entrecortaban y apenas podían coger aire.



―Joder, te amo, te amo, te amo, te amo― lloriqueó Changmin en su oído. Luego, cogió el miembro de Junsu y lo bombeó al mismo tiempo que el suyo entraba en el cuerpo de su hyung.



El líder abrazó a ambos tras escuchar aquello y terminó corriéndose con un sollozo ronco. Segundos después le siguió Junsu, sufriendo notorios espasmos y contracciones. Changmin, ante la estrechez del rubio, no pudo evitar unirse a los otros y finalmente colapsó con un fuerte gemido. Agotados, se dejaron caer en el mármol de la cocina, intentado recomponer sus respiraciones.



―Dios…



El mayor colocó bien un mechón de pelo que le tapaba la cara al rubio. Hacía tanto tiempo que anhelaba poder estar junto a él, verlo aunque fuera una vez más…porque ya se había cansado de observarle por la televisión o por internet. No le servían las imágenes que las fans le tomaban a escondidas o los videos de los ensayos para el A-Nation. No, Jung Yunho deseaba estar otra vez cara a cara con Kim Junsu, ver su sonrisa y su mirada sebera cuando se ponía serio. Y Changmin, que aunque siempre era el iniciador de toda discusión, también había caído ante los encantos y el ego supremo que poseía aquel maldito escandaloso.



― ¿Qué vamos hacer cuando te marches?―preguntó el menor acariciándole el rostro con delicadeza― ¿Qué va a pasar cuando cruces esa puerta y no vuelas a entrar?



Su mirada reflejaba ternura y tristeza a partes iguales. Él quería volver a ser DBSK, regresar a aquellos años tan felices en los que se pasaban hasta altas horas de la madrugada hablando sobre tonterías…aquellos días donde podía disfrutar de su compañía.



―No lo sé Minnie, no lo sé.



El líder le dio un corto beso en la mejilla y ocultó su rostro en el hombro de Junsu. Solo minutos después se puso a llorar como nunca lo había hecho; a su lado, Changmin intentaba mantenerse sereno, pero en su mirada se reflejó la mayor de las tristezas. Solo permitieron mostrar su debilidad en aquella ocasión, en aquel lugar, y en aquel instante.



―Te amamos Junsu.



Y el rubio estalló en un profundo y desgarrador llanto.



FIN~

17 comentarios:

  1. omg!!! debo decir amee el fic, debe continuar xD es muy bueno para solo oneshot, pero sobretodoEL TRAILER!!!!!! dios tan bueno km lo descrgue, waa ppasaame esas fotos del segundo 0:33 en adelante, eso es minsu vdd?!!! y esa donde szu aagarra a yungho moriii omoom *0* congrats1

    ResponderEliminar
  2. Anónimo12/07/2010

    Nuevo trio favorito!!!!
    Esto merece continuación!!!
    HoSuMin!!!!! Kyaaaaa

    ResponderEliminar
  3. La intro en realidad es "[...]sino en la estricta y dura denotación de que su capacidad mental era similar a la de una mosca. [...]y lo había sido también cuando le amargó la vida por “quitarle” su carácter dentro del grupo." xDDD No entiendo porque lo han corregido, si estaba bien, pero bueno...tal vez suene raro porque soy española y nuestras expresiones son diferentes a las latinoamericanas xD Anyways, no problem ^^

    LatinCassiopeia, si me das tu número te paso las imagenes encantada ^^
    Me alegro que os haya gustado el fic n__n
    Para mi ha sido un reto total, porque mi pareja favorita es el YooSu, así que quise romper con ella y no caer en el "YooSuMin"/"YooSuJae" o "YooSuHo" xDDD
    Me lo he pasado genial haciendo esto n___n
    gracias por leer~~

    ResponderEliminar
  4. *Ups, no me refería a tu número xDD quise decir messenger/facebook/Hotmail etc, etc. ^^

    ResponderEliminar
  5. Anónimo12/07/2010

    Pues ni modo, a mi m a gustado muxo. Nunca habia leido sobre esa pareja y m parecio relinda >///<
    el trailer esta bien original y las imagenes son super hots jjujujuju. Me gusto *0* sobretodo cuando Xiah dice k kiere que los dos lo tomen *¬*
    esa parte estubo genial. Lastima k es solo un shot, mi querer mas >//<

    ResponderEliminar
  6. Me gusto mucho el fic ~ Nunca habia leido nada entre ellos tres
    (tambien me encanta el YooSu, pero tampoco hice un fanfic con YooSu para los trios XDD) (Tambien soy de España ^-^)
    ¿Hay Fic de lo "que paso" en la SMtown? (Me dio curiosidad) (tambien me dio curiosida por el JaeChunSu)
    Me gusto que estubiera basado en el tiempo en el que Junsu estubo de rubio, y el tema que trata <3 El delfin parecia bastante pasivo hasta el momento de "O lo haces o te mato" XDDD
    Ya veo que "inocente" es Junsu, todos abusan de él, poor ~

    ResponderEliminar
  7. wow es el primer Hominsu que leo y wow ahora me ha gustado mucho mucho, escribes genial, si yo me uno a la petición de conti conti jajaja
    te quedo muy bien, espero leer mas de ti
    saludos

    ResponderEliminar
  8. Anónimo12/08/2010

    Continuación! Continuación!
    CONTINUACION!!!!!
    Quién me apoya? XDD
    Amo el HoSu y con Min de por medio... mucho mejor!!! *corre en círculos*
    Todos abusan del pobre Susu *-* y él se deja XDDD

    ResponderEliminar
  9. Stefania12/08/2010

    Yo quiero mas! D:
    Pregunto lo mismo que Hime, tienes un fic sobre lo que pasó en SMtown? tmb quiero leer el JaeChunSu, me imagino a Jae tan sexoso hahahaha
    me ha gustado mucho, espero leer mas de ti Kimmi ~(^^)~

    ResponderEliminar
  10. Anónimo12/08/2010

    Moriria x leer un fic sobre ese jaechunsu *¬* lol

    me encanta el minsu...lo amo...despues del yoosu es lo mejor xD y con yunho incluido...dioooosss mio *//////* en la parte en la que junsu pide a los dos..me quede en shock...mira que el delfin salio bien goloso xDD me encanto jojojo *w* nunka habia leido un fic donde junsu fuera tan...bitch xD pero lo ame, en verdad, ojala puedas escribir sobre esos flashbacks jaechunsu el del sm town xD *3*

    ResponderEliminar
  11. Tela con el fic jajajaja está genial! Eres de España? yo también jojojojo la verdad es que no me gusta el Minsu por si solo, siempre he creido que son mas como hermanos y que no hay una tensión sexual entre ellos jajaja pero si añadimos a Yunho, que ese si que es un salido total... kkkkkk Uno de los mejores fics del concurso, suerte ;)

    pd: espero leer más de ti, chica jojojojo

    ResponderEliminar
  12. OMG! Bueno, para empezar, muchísimas gracias por leer~~ Me alegra un montón que os haya gustado.
    La verdad es que no he escrito el referente de lo que pasó en el SM Town o el JaeChunSu, pero si lo pedís es posible que lo haga en cuanto tenga tiempo ^^

    Gracias ystic por lo de "uno de los mejores fics", eso me anima muchísimo jajaja Yo todavia no he podido leer los demás por culpa de los estudios, pero este fin de semana les daré el tiempo que se merecen ^^. Además, según lo entendido, aún quedan unos cuantos por publicar, no? Ya tengo ganas de leerlos~

    Gracias de nuevo por sus comentarios, chicas ^^

    ResponderEliminar
  13. ohhhhhhhhhhh no odio ese sm aichhh me encanto no el lemon es genial gauh me dejaste con la boca abierta ah changmin que lindo y yunho que salvaje en los camerinos jojojoj

    ResponderEliminar
  14. Jae Chan12/14/2010

    Jamas habia leido un Hominsu y me ha gustado muchisimo, a mi tambien me gustaria leer lo q paso en el sm town y q decir dl Jaechunsu, me gusta como escribes ^^

    ResponderEliminar
  15. me encanto me encanto pero ese final fue mucho muy triste TT-TT

    aahhh me fazino el trailer esa fotos e.e

    ResponderEliminar
  16. me encantaaaa no me canso de leerlo es uno de mis favoritos como quisiera que estuvieran juntos de nuevo
    escribe mas hominsu porfis me encantoooooo

    ResponderEliminar
  17. Solo pensaba pobre susu lo revientan entre todos! digo primero el soulmate y luego el homin!

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD