Día a Día

10 comentarios
Titulo: Día a Día
Autor: Selene Kuznetzov
Pareja: YooSu
Género: slash, Angst
Extención: Oneshot
----

Otro día que pasa y yo sigo aquí, sumido en esta absurda soledad. Ha pasado ya casi un mes desde aquel estúpido día en que se me ocurrió pensar que podría vivir sin ti... Aquel día en que te grite que no te necesitaba, que mi vida sin ti no se acabaría... que equivocado estaba... perdóname

Hoy he quedado de verme con Jaejoong y Yunho en la plaza que siempre frecuentábamos, se que debería evadir todos los lugares que me recuerdan a ti, pero ya me cansé, cada uno de los lugares de esta ciudad están llenos de recuerdos de nosotros juntos...

Sabia que este no sería un buen día, y no lo será. He notado las miradas que Yunho y Jae se hacen, algo está pasando e intentan que yo no me dé cuenta, ¿será que te habrán visto?

- Este Chunnie, podemos ir mejor a otro lado...? – la voz de Jae delataba su nerviosismo, ahora que Yunho los había dejado solos con la excusa de ir por una soda.
- ¿Qué pasa baby? – lo conocía perfectamente, habían sido amigos casi desde que tenía uso de razón y sabia que algo le estaba ocultando
- Yunho me va a matar, se supone que no te diría... al parecer lo vio hace unos momentos... – estaba cuidando sus palabras, incluso había evitado pronunciar su nombre, pues sabía que su mejor amigo aun estaba muy sensible.
- ... y... estaba solo? – sabia que a EL no le gustaba salir solo, y menos a un lugar tan concurrido como aquel.
- No... – sabía que no debería decirle, pero era su amigo y necesitaba saberlo.

No podía creerlo, en cuanto Jae me dijo, la ira me cegó ni siquiera me detuve a pensar que podría estar ahí con una amiga o algún familiar. Mis piernas decidieron por mí y en menos de un segundo, lo estaba buscando. Corría como desesperado, y las personas se apartaban de mi camino mirándome como si estuviera loco, Jae corría detrás de mi e intentaba detenerme, pero no estaba dispuesto a hacerlo, necesitaba saber con quien se encontraba mi pequeño.

Y cuando lo vi, desee no haberlo echo. Por un momento sentí que mi corazón dejaba de latir, me dolía tanto que quería arrancármelo. Ahí estaba el, tu el dueño de mis pensamientos, el causante de tanto dolor, tomado de la mano de otro, un muchacho alto que te miraba con adoración. ¿Acaso habías terminado conmigo porque ya tenía a alguien más? No quería pensar en eso pero... ahí estaban, uno frente al otro, mirándose como si no existiera nadie más... y después, lentamente separaste tu mano de la suya y el brillante anillo que adornaba uno de tus dedos – el cual reconocí de inmediato como el que yo te había regalado aquel día – lo abandonó, se lo estabas dando... y él lo aceptaba con alegría. Después de eso, ambos se alejaron de allí, aparentemente felices. Y yo estaba que me llevaba el demonio, Jae y Yunho tuvieron que sostenerme para no salir corriendo detrás de ese idiota, el resto del día me la pase en un estado de semiinconsciencia, ambos me llevaron a mi casa y Jae se quedó haciéndome compañía a sabiendas de que Yunho tendría que ir a hablar con Junsu, porque aquel chico que estaba con él, no era nada más y nada menos que Changmin, uno de los protegidos favoritos de ambos.

Sentía que el piso bajo mis pies se derrumbaría en cualquier momento, me sentía tan vulnerable y solo, que ya no se qué pensar, siento como si mi corazón se estuviera cayendo a pedazos, pero el amor que le tengo no se borra, indeleble como un tatuaje en mi mente...

- Chunnie... – Jae se acerco lentamente a abrazarlo, no necesitaban palabras para comunicarse y sabia como se estaba sintiendo su soulmate.
- ¿Qué voy a hacer? ¿Cómo se supone que voy a vivir sin él? – en su mente esa era la única pregunta, desde que lo había conocido su vida había sido diferente, el simbolizaba todo lo bueno que había en ella, todos los momentos que habían vivido juntos... todas las promesas que se habían hecho, y ahora no sabía cómo continuar sin el... ni siquiera había tenido tiempo de imaginar un final entre los dos.. y ahora lo estaba sufriendo.
- Tranquilo Chunnie, yo siempre estaré aquí... –



Vaya Vaya, creo que al final conseguí vivir más tiempo del que creí poder hacerlo sin Junsu, y a pesar de que muchas veces he querido ir a buscarlo creo que ahora me siento mucho más tranquilo. Aun me despierto en las noches gritando su nombre... incluso aun todo me recuerda a él... pero creo que sobreviviré...

Mi vida se ha vuelto monótona, voy a la escuela por obligación, salgo con mis amigos porque es la única forma de distraerme un poco. No hago nada por convicción propia que no sea escribir y mirar a la nada... pero hoy me apetece algo diferente, hoy quiero salir a caminar, está lloviendo pero no me importa...

Mis pies me dirigen lentamente a aquel parque que conozco de memoria, inclusive el más pequeño y recóndito lugar... sigo caminando, el agua moja mi cabello incluso mi ropa empieza a escurrir pero no me importa, me siento tranquilo. Casi he llegado, inconscientemente he vuelto a nuestro lugar favorito de todo el parque, esta arboleda... y te veo ahí... cubriéndote con una sombrilla mientras tus ojos se pierden en aquel lugar que fue testigo del amor que nos profesábamos... No puedo resistirlo, quiero acercarme... mis manos claman tu contacto, mis pulmones suspiran tu nombre y mi corazón llora lagrimas de sangre por tu partida...

- Junsu-ah! – lo había hecho, necesitaba escucharlo...
- ... – lo había tomado por sorpresa, y su corazón había dado un vuelco al escucharlo, pero se negaba a hablarle, porque sabía que no podría resistirlo...
- Junsu-ah! ¿Por qué? –
- Adiós Yoochun – su mirada hizo contacto una vez mas... y emprendió su camino nuevamente.
- Te echo de menos Junsu!!!! – estaba gritando y las lagrimas corrían por sus mejillas, no le importaba que todo mundo lo escuchara... eso quería, que todo mundo supiera del amor que le tenía
- Olvídame Yoochun, ya no te amo... – no lo había gritado, pero Yoochun fue capaz de escucharlo, el corazón de Junsu latía rápida y dolorosamente, estaba sufriendo quizá tanto o más que Yoochun, pero era lo mejor... sería lo mejor...

Que tonto he sido, acaso pensaba que si le decía lo mucho que lo echaba de menos, tal vez... y solo tal vez, el regresaría a mí.. Aun sabiendo que ahora tiene a Changmin... creo que aun tenía una pequeña esperanza...



- Junsu! Estas bien? – Changmin lo veía preocupado, estaba demasiado pálido y no era la primera vez que tenia nauseas, sabía que vomitaba varias veces al día, y aun sabiendo de su estado, no era normal.
- Si Minnie, estoy bien... podrías hacerme un favor... – dijo sonriéndole cariñosamente, a pesar de todo, le quería
- Podrías ir por Jaejoong? Yo estaré aquí recostado... – le acariciaba la mejilla, en un intento de tranquilizarlo un poco.
- Pero... –
- Por favor Min, tengo que decírselo... por favor –
- Esta bien... iré por él – salió de la casa rápidamente, sabía que el tiempo apremiaba y no podía desperdiciarlo de ningún modo. Recorrió calles enteras en un tiempo casi irreal, llegando donde Jae en la mitad del tiempo que le tomaría a una velocidad normal, y es que tratándose de Junsu haría cualquier cosa, se había enamorado de él desde hacia tanto tiempo que cuando le hizo esa propuesta no se había podido negar, estaba seguro de que haría cualquier cosa que Junsu le pidiera, y estaba feliz de poder acompañarlo en un momento tan difícil a pesar de que su amor deseara con todo su corazón que fuera otro quien lo cuidara, pero había decidido no ser una carga para él.
- Quien? – la voz tranquila de su amigo se escucho desde la casa
- Soy Changmin, abre por favor – su tono era apresurado, sabía que Jae lo entendería.
- Que pasa Minnie? – no se había tardado casi nada en abrirle al más pequeño, pues algo le decía que era importante.
- Junsu... Junsu me ha mandado por ti... –
- Junsu?... – algo no le cuadraba, su corazón estaba intranquilo como si algo fuese a pasarle.
- Tiene algo muy importante que decirte... por favor Jae, tenemos que llegar rápido – ambos salieron rápidamente, habían quedado de hablar con Yunho mas tarde, ahora lo importante era llegar antes.
Finalmente la casa donde vivía Junsu y su familia se asomo por la esquina, no era muy grande pero era especial. Sus cálidos colores y las bonitas flores que la mama de Junsu tanto cuidaba, le daba un aspecto muy familiar. Changmin entró con su propio juego de llaves –cosa que sorprendió a Jae- y se adentro en la casa, subiendo hasta la habitación de Junsu, indicándole a Jae que lo siguiera.
- Junsu quiere hablar contigo, estaré con su madre – dijo indicándole en que puerta debía entrar antes de desaparecer por las escaleras otra vez.
- Este bien – dijo caminando hasta la puerta que le había indicado su amigo.
- Jae! Viniste... – la voz de Junsu sonaba apagada y su aspecto era preocupante, de ninguna manera Jae pudo pasar por alto la palidez de su rostro y la notoria pérdida de cabello, aun cuando este tratara de esconderlo.
- Así es Su, aquí estoy... Minnie me dijo que, necesitabas hablar conmigo? – tomo asiento a su lado y le tomo de la mano, hacia mucho que no lo veía por alguna razón había faltado mucho a la escuela.
- Jae... yo, necesitaba decirte esto... – sus ojos se llenaron de lagrimas, estaba a punto de revelarle la verdad a su amigo y era muy difícil.
- Que te pasa Su...? – Junsu no lo dejo terminar puesto que empezó a hablar
- Jae... por favor, prométeme que no le dirás nada a Chunnie... por favor prométemelo –
- Pero Junsu... el... –
- Por favor Chunnie no debe saberlo, no quiero serle un estorbo... Jae, yo... tengo cáncer... me lo diagnosticaron demasiado tarde... he estado siguiendo el tratamiento pero no hay mucho que hacer... cada vez el dolor es más fuerte y los sangrados son más frecuentes... el cabello se me está cayendo... no quiero ser una carga para Chunnie, no quiero que me vea así... quiero que siga adelante, aun cuando mi corazón anhele estar a su lado...
- Pero... Junsu, el te ama! El tiene derecho a saberlo... – estaba aterrado, su amigo prácticamente le estaba diciendo que se moriría y no sabía qué hacer...
- Yo.. yo le pedí a Changmin que se hiciera pasar por mi novio, para ahuyentar a Chunnie...
- Pero Junsu.. eso no...
- Por favor Jae, prométeme que no le dirás nada... por favor, te necesito... ya no puedo quedarme aquí, la próxima semana me hospitalizarán...
- Esta bien Junsu... nosotros estaremos contigo... – dijo acariciando sus resecas mejillas
- Gracias Jae... Muchas Gracias – sus ojos reflejaban lo agradecido que estaba, y también el dolor que sentía su corazón al estar alejado de su otra mitad.



Hoy te he visto llorar, ¿qué es lo que ha pasado pequeño? ¿Ese idiota te ha hecho llorar? Ángel Mío, ¿aun me recuerdas? ¿te olvidaste completamente de mi?
Quiero acercarme a ti, saber qué te pasa... ¿porque has llorado otra vez?... pero sé que no me dejarás, no me dejarás acercarme a ti y eso me preocupa... ¿qué pasa contigo? Ni siquiera puedo dormir durante las noches, y lucho vanamente por sacarte de mis pensamientos...

Pero así está bien... No mires atrás pequeño, vete y se feliz con él... No te detengas a pensar en mi ni una sola vez y vive tu vida, se feliz, porque yo no me arrepiento de amarte, toma solo los buenos recuerdos y sigue adelante con ellos... que yo podre soportarlo, no te preocupes por mi... lo resistiré!
Deberías ser feliz si continuas así, se que él te quiere...
el te protegerá ahora que yo día a día me voy apagando...

Se que es patético, verme llorar todo el día, pero baby eras mi todo, no quería decirte adiós jamás...

Por favor, si nos encontramos en la calle finge que no me viste y sigue con tu camino junto a él. No pienses jamás en nuestros recuerdos del pasado o podría ir a buscarte en secreto.

Siempre se feliz con él y así no cambiaré de opinión, los dejaré ser felices aun cuando yo siga sintiéndome celoso...

Sonríe mi pequeño ángel, como si nada hubiese pasado... Como si tus mejillas nunca se hubieran manchado con lagrimas derramadas..
No mires atrás y vete...

Espero que tu corazón se sienta aliviado ahora, esas lagrimas se secarán completamente conforme el tiempo pase, por favor olvídame y vive tu vida
Quizá dolería menos si nosotros no nos hubiéramos conocido jamás,
Y espero que ya hayas enterrado nuestra promesa de estar siempre juntos, baby.



El hospital tenía un aspecto un poco menos lúgubre desde que había llegado a él, las enfermeras y los doctores lo procuraban mucho, su estado de ánimo no había decaído y trataba de sonreír siempre, su voz cantarina animaba a cualquiera.

Sus amigos trataban de visitarlo diario, y varias veces su habitación se había llenado de personas que intentaban hacerlo sonreír.

Changmin estaba a su lado siempre, a pesar de su estado más deteriorado, ahora su antes hermoso cabello había quedado reducido a casi nada, forzándolo a usar un pequeño gorro, pero su sonrisa seguía siendo como la de un ángel, y su madre se los agradecía, pues su hijo parecía mejorar con su compañía, pero aun se negaba a decirle a Yoochun, quien probablemente podría ser el único que lo llenara de completa felicidad.
- ¿Cómo te encuentras, Su? – voz varonil de Yunho sobresalto a Junsu
- Pues creo que bien Yunho, hace tiempo que no venias... –
- Lo sé, pero ahora te traje un regalo! – dijo mientras sacaba un pequeño animal de peluche que provoco que los ojos de Junsu se iluminarán.
- Gracias! – prácticamente se lo arrebato de las manos, y ahora se encontraba en sus brazos.



Ya estoy harto! ¿por qué no puedo sacarme de mi mente?
Es inútil, lo he intentado tantas veces... y no puedo, no puedo! Sé que no debería desquitarme con los muebles pero no puedo hacer otra cosa, me siento tan estúpido mientras aviento las cosas y las rompo, pero es lo único que me da paz, este desorden simboliza mi corazón

Me duele... el pecho me duele, siento que mi corazón se sale... Me arrastro por el suelo hasta llegar a un rincón y me abrazo a mí mismo, en un intento de mantener mi calor... otra vez me he cortado con tantos vidrios rotos, pero ya no siento más dolor...



Hoy es uno de esos días en que todos ellos están aquí a mi lado, Changminnie sostiene mi mano fuertemente y en ocasiones acaricia me cabeza por encima del gorrito que uso siempre, HyukJae está haciendo todo tipo de payasadas que cumplen con su objetivo de hacerme reír, mas allá esta Sungmin observando en silencio a Changmin como siempre, me siento culpable, se lo que siente Sungmin por Minnie, y aun así le pedí que fuese mi novio. Yunho está sentado a mis pies sonriéndome como siempre, tratando de infundirme valor, porque eso es lo que necesito, hoy me someterán a una cirugía, y tengo miedo...

Jae ha salido por un café, no le es fácil, es el más sensible de todos y sé que le duele verme así, es probablemente el que más me procura aun cuando no esté de acuerdo conmigo...

- Hey! Tierra llamando a Junsu! – Eunhyuk como le gustaba llamarlo, lo estaba llamando al ver su mirada ausente.
- Oh perdón Eun... – dije intentando sonreír pero a medida que pasaba el tiempo, se me hacia una tarea más difícil de realizar.
- Mmm ¿dónde está Yunho? – No me había dado cuenta en qué momento se había salido de la habitación
- Fue a buscar a Jae, ya sabes que no pueden estar mucho tiempo lejos uno del otro – dijo Minnie en tono burlón
- Jajaja... ok



Lo que Junsu no sabía era que Jae lo había estado observando todo el tiempo desde la puerta, y que había tomado una decisión, le avisaría a Yoochun, aun cuando Junsu se enojara, su soulmate tenía derecho a saber que la persona a la que mas amaba estaba a punto de ser sometido a una cirugía de la cual era probable que no saliera.

Yunho si lo había visto, y con la excusa de irlo a buscar a la cafetería, salió de la habitación dejando solos a los menores.
- Que vas a hacer, Boo? – Conocía perfectamente a su novio y sabia que algo tramaba
- Voy a llamar a Chunnie... tiene derecho a saberlo... – estaba decidido y ni su novio podría discernirlo de hacer lo contrario.
- Esta bien... yo regresaré con los chicos – dijo acercándose a besar a su pareja
- Gracias Yunho... –
- Date prisa amor, que ya casi vendrán por Junsu... –
- Lo sé – salió corriendo hasta el elevador, mientras marcaba el numero de su mejor amigo, quien al parecer no tenia deseos de contestar, puesto que era la segunda vez que lo mandaba al buzón.
- Por favor.. Chunnie, contesta es urgente.
Por su parte, Yoochun no se encontraba en su hogar, había decidido salir a caminar en un intento de deshacerse de la sensación de estar completamente perdido sin su otra mitad. Se había negado a contestar, pues no quería hablar con nadie, pero esa persona era particularmente insistente.
- Quien habla? – su voz se escuchaba malhumorada
- Yoochun! Carajo, porque no contestabas? – la voz de un nervioso Jae, tomo por sorpresa a Yoochun puesto que su soulmate jamás le gritaba ni le levantaba la voz.
- Que sucede Jae? –
- Park Yoochun, tienes que venir al hospital AHORA! Lo más rápido posible – su voz evidenciaba que algo malo estaba pasando, aunque Yoochun quería creer que no tenía nada que ver con su pequeño ángel.
- Para qué? Te paso algo? –
- No! No a mi... Junsu... el está internado... lo someterán a cirugía en unos minutos... –
- Que! Pero... que le pasa... es grave?
- Si... bastante Yoochun... si no vienes... – no hubo necesidad de terminar la frase, todo estaba más que claro...

Y Yoochun se sintió morir durante unos segundos, sus manos viajaban de su corazón a su cabello en un intento por calmarse. No perdió más tiempo y empezó a correr tan rápido como sus piernas lo permitían, esquivando a quien se cruzara en su camino. Mientras corría trataba de imaginarse que estaría pasando en el hospital...

- Jae... –
- Shh.. Junsu, nosotros te acompañaremos – dijo Jae, siguiendo la camilla que iba a introducirlo al quirófano
- Gracias –
- No hay de que, pequeño – le sonrió una vez más, antes de que desapareciera en el quirófano, quería infundirle fuerzas, quería que luchara por su vida, lo quería de regreso... quería que todo fuera como antes.
- ¿Que te dijo? – era Yunho, quien lo conducía hasta un lugar al cual aferrarse.
- Que venía para acá... – estaba nervioso, como jamás lo había estado.
- Junsu... estaba llorando... – las palabras salieron lentas de los labios de Yunho
- Lo sé... aunque lo niegue, desea que Yoochun estuviera aquí con él... –

El sonido apresurado de alguien corriendo por las escaleras, los alertó y Changmin fue el primero en reaccionar, sabía perfectamente quien era, había estado esperando ese momento durante semanas...

Yoochun se dirigía a él, con la cabeza gacha, sin mirarlo a los ojos, intentando pasar de largo, tomó su muñeca evitando que siguiera caminando... al fin sus ojos hicieron contacto y Changmin se sintió un intruso, en ellos estaba el mismo vacio que el que podía observar en Junsu, un vacio que solo dos personas que se aman y que no están juntas pueden sentir...

Una de sus manos se dirigió a su bolsillo derecho, y saco el pequeño anillo que Junsu le había dado hace tiempo, pidiéndole que cuando el momento llegara, se lo devolviera a Yoochun, y así lo estaba haciendo. Lentamente lo deposito en la palma de Yoochun quien lo miraba con extrañeza.

- Perdón por mentir... Junsu, realmente te ama demasiado... – ya todo estaba hecho, así que siguió con su camino hacia la cafetería, ahora más que nunca necesitaban algo de azúcar, y él era el único capaz de ir por ellos en estos momentos, dejando a Yoochun solo, con la verdad.



No es posible, verdad? Pequeño, tu no estabas enamorado de alguien mas... siempre me amaste a mí, y solo a mi... pero, entonces porque lo hiciste... Jamás serias una carga para mí.

Me estoy desvaneciendo, todos nuestros recuerdos pasan por mis ojos, tu anillo, tu esencia me invade completamente, y no puedo evitar volver a llorar...

Casi inconscientemente camino un poco más, hasta donde los chicos están esperando con diferentes expresiones en sus rostros. Ahí está, esa puerta de cristal que nos separa.
- Chunnie... – la dulce voz de Jae, me está llamando...
- Jae... Jae... porque? – no puedo más, el me abraza y carga casi todo mi peso, mientras Yunho lo ayuda a sostenerme.
- Tranquilo Chunnie – una vez más, sus brazos me envuelven tratando de infundirme una confianza que ninguno de nosotros tenia.
- Junsu! – gritó, no me importa que me callen, quiero que sepa que estoy aquí... me separo de Jae, y espero... espero a que la puerta se abra otra vez...



Ya es hora, esos señores han venido por mí para llevarme al quirófano. Estoy nervioso, algo me dice que esto no va a salir bien, quiero llorar... quiero que estés junto a mi... y Jae se ha dado cuenta, Jae se ha dado cuenta de que voy a llorar, y me observa, con esos ojos tan grandes y llenos de sentimiento, se que intenta darme fuerzas, quiere que luche... y yo quiero luchar, pero... no creo poder.

Lentamente pierdo de vista a los chicos, estoy solo con esos doctores... mis ojos se llenan de lagrimas, mientras me ponen la anestesia, mi mente empieza a recordar todos los momentos que viví contigo, aquellos en los que me hiciste el más feliz del mundo. No puedo evitarlo, estoy llorando... y antes de perder la consciencia digo tu nombre... Chunnie.

Me ha parecido oírte gritar, pero es mi imaginación verdad? Tú no sabrás de mí, hasta que Yunho te entregue esa carta que le di... no ciento dolor, no puedo ver que es lo que hacen los doctores. Estoy sumido en la oscuridad, en una tranquila oscuridad... solo escuchando el débil latido de mi corazón, que cada vez se va haciendo más lento... quiero luchar... no quiero morirme! Quiero estar a tu lado!

Empiezo a correr pero es inútil, la oscuridad no desaparece...
Quiero abrir mis ojos, pero no puedo... ya no escucho el latido de mi corazón... a pesar de que mi cuerpo ahora este muerto, mi alma se niega a dejarlo... me niego a aceptar que no te veré mas...
- Es hora – una voz me está llamando, no quiero ir hacia ella... pero es tan hermosa...



La puerta se abrió después de unas horas, Jae inmediatamente entendió el mensaje en los ojos de los doctores... y sus piernas no pudieron sostenerlo más... se dejo caer al suelo mientras Yunho se acercaba a él. Una reacción parecida sucedió con Changmin y Eunhyuk quienes fueron ayudados por Sungmin.
El único que se dirigió hasta los doctores fue Yoochun, ahí estaba, su pequeño ángel, tan pálido como la sabana que lo cubría.

- Lo sentimos... su cuerpo estaba demasiado débil – la voz de uno de los doctores, rompió el silencio.
- No! No es cierto! Junsu!! Abre los ojos amor! Por favor! –
- No es divertido Junsu! Ábrelos...
- El no los abrirá señor, el está...
- No lo digas! No es cierto.. El no puede estar muerto... el no me prometió que jamás me dejaría... – las lagrimas brotaban imparables, mojando la sabana, aferrándose al cuerpo de Junsu.
- Señor, tenemos que irnos... –
- No! Por favor, no se lo lleven! El... el despertará, yo lo sé –

Entre todos habían tomado el cuerpo de Chunnie, alejándolo de la camilla donde descansaba el cuerpo de Junsu. El gritaba, llamaba a Junsu, se resistía con todas sus fuerzas, no quería creerlo, estaba destrozado... su cuerpo se rindió después de una hora, cayendo inconsciente...

No había despertado a tiempo para asistir al funeral de Junsu, el doctor les había explicado que clínicamente Yoochun estaba sano, pero que él no quería despertar... había perdido las ganas de vivir, y no había mucho que pudieran hacer por el...



Hoy hace un año que partí de ese mundo, hoy hace un año desde que te deje amor mío. Pero no debes llorar, no llores más Chunnie, por favor...

Yo estoy en un lugar mejor, un lugar en el que no existe el odio ni la maldad... donde reina la tranquilidad y desde donde se me permite observarte día a día visitando mi tumba, adornándola de preciosas flores, llenándola de vida... mientras la tuya se esfuma en cada uno de ellos.

Perdóname mi amor. Me fui de ese mundo sin despedirme de ti, me fui sin luchar, por mí y por nosotros... Perdóname, por ser el causante de que llores todas las noches, por ser el causante de tantas noches en vela y de todo el sufrimiento que vive en tus ojos... Perdóname por haberme llevado tu sonrisa conmigo... por haberme llevado la luz de tus ojos y la calidez de tus palabras...

Perdóname amor mío... pero debes vivir por los dos, que yo te estaré esperando, yo te cuidaré desde aquí y cuando llegue el momento estaremos juntos otra vez, donde nada podrá separarnos nuevamente, en un lugar donde viviremos felices por siempre.

Te amo Chunnie y te estaré esperando.
FIN

10 comentarios:

  1. Anónimo9/12/2009

    porqueeeee estoy llorando como loca me gusto esta preciosos amo al yoosu pero joooo vivossss

    ResponderEliminar
  2. Anónimo9/12/2009

    noooooooo!!..por q tenia q morir?...pobre chunnie

    TT_TT solo si le ubiera permitido ayudarlo...

    q triste...todavia tengo pena XD

    bueno tu blog!!!

    ResponderEliminar
  3. Anónimo9/17/2009

    triste, triste, triste........ ahhhhh
    FELICIDADES me has hecho llorar...... jijiji
    GRACIAS por escribir siguelo haciendo..... me gusto el fic

    ResponderEliminar
  4. Anónimo4/07/2010

    que tristeeeee!!!! TT_TT
    noooooo junsuuuuuuu!!!!!

    y como soy masoquista...lo lei escuchando Haru Haru de Big Bang jaja XP
    pega con la letra no?

    ResponderEliminar
  5. asumi chan4/23/2010

    waaaaaaaaaaaaaaa
    llore
    llore muchooooo
    TOT
    ademas fue raro por ke me salio una lagrima
    de un ojo y como a la media hora despues me salio
    la otra lagrima del otro ojo
    y waaaaaaaaaaaaaaaa
    ke tristeee

    ResponderEliminar
  6. CADA VEZ KE LEO UN FIC ME ENCUENTRO CON UN MUERTOOOOOOO!! porkeeeeeee
    ;;

    ResponderEliminar
  7. Anónimo6/15/2010

    TT_TT muy triste yo vi el video de big bang el de haru haru, se k te inspiraste en ese video pero leerlo al estilo yoosu da mas pena TT_TT

    ResponderEliminar
  8. waaa...!!!

    Porque sera que me
    recordo a Haru Haru de
    Big Bang?? Jajaj

    Genial!!!

    ResponderEliminar
  9. le hubieras cambiado el final T^T
    Y cambio los de big bang por ellos y me da gracia *jajajaja*
    Pero muy lindo (Y)

    ResponderEliminar
  10. Anónimo7/13/2011

    uhuhu...q tizte,me lo imagine ah ellos en el video de Bigbang..ahahah no era q muera..Y_Y
    felicidades lindo fic*

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD