Horóscopo

13 comentarios
Título: Horóscopo
Autor: Florzhia
Pareja:YunChun
Género: Universo Alterno, romántico
Extensión: Oneshot

-----

Era una de las tantas personas que leen el Horóscopo pero no cree en ninguna de las palabras dichas por éste. Así que ahí estaba de nuevo, sentado en su cafetería favorita con el diario del día entre sus manos. Un día aburrido, el clima no ayudaba tampoco, por poco más creía que se caería el cielo por la forma que llovía. Suspiró y retomó la matutina lectura del horóscopo.

Géminis: Hoy te sorprenderás, será un día perfecto para el amor. Déjate llevar por tus impulsos, olvídate del pasado. Tu rutina cambiará para siempre.”

Corto, conciso y muy fantástico. ¿Acaso escribir horóscopos era una profesión que se enseña en una academia? Se detuvo unos segundos para admirar la calle vacía, gris y triste a través de la ventana de la cafetería. ¿Hoy se sorprendería? Desde que se levanto, nada sorprende ha ocurrido. Harang, su perro, se quedó dormido sobre su cama y su hermano lo llamó para salir este fin de semana. Observó la hora, faltaba poco para ir a su trabajo. Se arregló el traje al levantarse del sillón y salió con su paraguas en mano. No lo abrió, dejando que las gotas frías y nostálgicas chocaran contra su pálida piel, contra su cabello casi azabache.

—Lindo día –susurró una voz a su lado. Abrió los ojos para examinar al joven que estaba parado a su lado. Aquel joven tenía el cabello castaño claro como la miel, los ojos finos y expresivos, sus labios eran rosados resaltando con el color tostado de su piel, y un lunar pequeño se encontraba ubicado sobre su labio superior. Le llamó la atención al instante.

—Es un hermoso día -. Amaba la lluvia, amaba caminar bajo ésta, sentir el ruido de las gotas chocar contra el pavimento.- ¿Cómo te llamas?

—No le digo mi nombre a los extraños-aventuró sonriendo divertido.

—No soy un extraño si te digo mi nombre –alzó su mano hacia aquel peculiar joven.- Yoochun.

—Un gusto -. El joven estrecho su mano fervientemente, al tocarla Yoochun sintió calidez y firmeza.- Pero seguís siendo un extraño.

—No es justo, yo te dije mi nombre -. El joven sonrió desplegando una simpatía deslumbrante. Un auto paso cerca y aturdió a Yoochun con su bocina. Antes que Yoochun pudiera hablarle de nuevo, el joven desapareció. Buscó por ambos lados de la calle sin suerte alguna. Se dirigió a su trabajo siendo acompañado por los pensamientos sobre aquella persona.

El reloj marcaba cada segundo que moría, la lluvia se encargaba de envolverlo en pura nostalgia, nadie se acordaba de su existencia dejándolo trabajar tranquilamente en su escritorio. Sin embargo, una tierna sonrisa, una mirada expresiva y unos labios rosados se ocupaban de molestarlo. Yoochun salio antes de tiempo sin que nadie se diera cuenta de ello, caminó unas cuadras y esta vez la lluvia ya no lo acompañaba, lamento ese detalle.

Sonrió recordando las palabras del Horóscopo, otro día más que se equivocaba. Estaba a punto de cruzar la calle, una punzada en su antigua herida en la rodilla lo detuvo. A toda velocidad una moto pasó tan cerca que si hubiera cruzado en ese instante ésta lo hubiera golpeado contra el suelo. Se asustó en el segundo que esa posibilidad pudo haber sido cierta, retomó el camino hacia su departamento con temor de más improvistos que atentarán contra su persona.

Las luces de la ciudad se fueron prendiendo a medida que él transitaba por la calle, una duda carcomía en su mente. ¿Quién era ese joven? Debía ser otra de las bromas de la vida, conocer a alguien interesante y fuera de lo común en tan solos segundos y que luego éste desapareciera entre el aire frío de la mañana.

Al pasar por una tienda, notó que día era. Catorce de Octubre. Catorce. Aquel día, cumpliría tres años de juntos con su novia, en realidad, su actual ex novia. Ese pensar lastimó un poco su autoestima, recordándole que ahora estaba sólo, que su corazón vació no tenía por quien velar y eso le molesto.

“(…) olvídate del pasado (…)”

¿Tenía razón unas simples oraciones hechas al azar en el apartado de un periódico? No cuestiono de nuevo, se dejó llevar por aquella típica frase. ¿De que sirve recordar lo que ya esta perdido? Una voz susurrando en el viento le sugirió no volver a casa, mejor no volver. Había demasiados memorias dentro de ese apartamento y se prometió a si mismo no recordar. Vagando en la ciudad cuando la noche estaba apoderándose de cada rincón. Sus pies lo llevaron automáticamente hasta el lugar donde el joven había estado.

—Estoy loco –susurró dejando que las palabras fueran arrastradas por el viento, una hoja caída de un árbol se unió a la corriente de aire y Yoochun la siguió con la mirada. Como si fuera natural, la siguió hasta que su recorrido acabo en el suelo cerca de una bicicleta violeta.

—Hola, extraño -. Yoochun se sorprendió casi tropezando con la bicicleta estática apoyada en un poste.

Era él, no estaba alucinando. Era él, parado enfrente suyo mirándolo con tranquilidad, vestido con un buzo gris y una gorra negra.

—Ya te dije que no soy extraño. Mi nombre es…

—Yoochun -. Y su nombre en los labios de aquel joven sonó como si fuera una suave melodía primaveral.- ¿Me estabas buscando?

“Eso creo” pensó unos segundos, sorprendiéndose de su comportamiento. Yoochun solía hablar con extraños, pero jamás perseguirlos, jamás se quedaba pensando en ellos más de lo normal.

—Yunho.

— ¿Qué?

—Que me llamo Yunho-otra sonrisa más cálida que la anterior, Yoochun se quedó en silencio sin saber que decir. Pronuncio en su mente aquel nombre para no olvidarlo.-Bueno, hace frío para estar en la calle. ¿Querés tomar un café?

— ¿Qué tipo de café? –preguntó ansioso diciendo lo primero que vino en su mente, dado que Yoochun mide a las personas por el estilo de café que piden, era absurdo pero nunca fallaba.

—En este momento, quisiera tomar un café amargo con tres cucharadas de azúcar negra y un poco de canela –aventuró Yunho caminando dejando atrás a Yoochun, quien enseguida lo alcanzó.

“Es seguro de si mismo, le gusta el romanticismo pero en su medida justa y a veces es infantil” analizó Yoochun entrando con él a la misma cafetería de esta mañana. Se sentaron alejados de toda clientela, idea de Yunho.

—Siempre vengo a esta cafetería –confesó Yunho dejando que su acompañante tratara de recordar si alguna vez lo vio.- Y siempre te veo tomar tu café con crema leyendo el horóscopo.

Quiso decirle algo, pero ¿decirle qué? Se mordió el labio, un atenuante calor se extendió por sus mejillas. Yunho sonrió al ver la reacción de Yoochun, quien no pudo mantener el contacto visual con aquellos ojos castaños claros y se decidió por posar su vista en la mesa caoba.

—Sos tan lindo cuando estás avergonzado -. Y lo recordó, miles de imágenes pasaron por su mente. El lunes pasado, Yoochun había perdido su lapicera en el suelo de mármol de la cafetería y un joven la encontró al instante, se la devolvió con esa sonrisa característica. El martes, le faltaban unas monedas para pagar su café y otra vez el joven lo ayudó. ¿Cómo pudo ser tan ciego? ¿Cómo no pudo verlo antes? –No te culpo si queres irte. Después de todo, estas en tu derecho de pensar que soy un lunático que te sigue.

—No… No pienso eso – y tuvo que intentarlo una vez, para saber como se sentía decir su nombre-. Yunho.

Se quedaron hablando durante horas hasta que la cafetería cerró. No quería alejarse de él, Yunho le hizo revivir muchas sensaciones que él pensó que había perdido en el transcurso del tiempo.

“(…) será un día perfecto para el amor (…)”

Así lo fue, desde aquel momento, Yoochun no se separó de la compañía acogedora de Yunho. Ahora, cada mañana van juntos a la cafetería para pedir sus respectivos cafés y leer el apartado del Horóscopo, sonriendo y olvidando el pasado porque tienen un futuro juntos por recorrer sin temores.

— ¿Qué piensas?-preguntó Yunho, alterando el silencio de los pensamientos de Yoochun.

—Quiero un beso –suspiró esperando que Yunho se acercará a él, pero éste ni siquiera se movió de su asiento.- Yunnie.

—No, ya te dije que no habrá más besos. –Alegó el mayor conteniendo todo impulso traicionero, lamentó ver la tristeza en el rostro de su novio.-Y bien sabes porqué.

—Uno solo y prometo portarme bien.

—Nunca te portas bien.

—Por un beso, si lo haré.

—Yoochun… No puedo, no ahora.-Yunho se levantó y pago su cuenta dejando a Yoochun con el diario en la mano, viendo la figura de su reciente novio irse.

Géminis: Las apariencias engañan. Sé espontáneo”.


Acuario: Deja fluir tus emociones sin cuidado, serán bien aceptados.”

En el trabajo, se sintió agonizando por regresar a su departamento o ir a ver a Yunho practicando alguna coreografía en el centro de baile. Sin embargo, estaba avergonzado por su comportamiento de esta mañana. Él mismo le había pedido a Yunho que fueran despacio, lentamente, dado que esta era su primera relación con un hombre a pesar que ya conocía su sexualidad hacia tiempo atrás, razón principal por la cual terminó con su ex novia. Yunho aceptó aquello con tranquilidad pero cada vez que besaba los labios carnosos de Yoochun, sentía que perdía el control y no quería apresurar las cosas o asustar a Yoochun. Por eso, siempre optaba por mantener la distancia aunque eso doliera, hasta que Yoochun se sintiera preparado para avanzar con la relación.

Recibió un mensaje de Yunho en su celular, en vez de ir para su apartamento, se dirigió hacia la casa de su novio. Estaba ansioso de verlo, de pedirle perdón por la escena de esa mañana y demostrarle que si podía ser un buen chico portándose bien. En pocos minutos, Yoochun tocó el timbre esperando en el portal de la puerta, la cual se abrió lentamente. Confundido, se adentró en el interior de la casa, no había luces que iluminaran el lugar solo unas velas ubicadas sobre algunos muebles.

Yoochun se acerco a una de las tantas velas y leyó la pequeña nota que se encontraba sobre la mesa.

“Sigue las velas”

Continúo caminando, suspiraba pensando en el romanticismo espontáneo de Yunho. Otra nota más.

“Ya falta poco”

Salio del living hasta llegar al comedor diario, otra nota más.

“No te dije que no prendas la luces.”

Se rió de lo absurdo que fue al no pensar en ese detalle. Prendió las luces notando que en la mesa ya había varios platos blancos de cerámica, Yunho apareció vestido como chef, usando un delantal blanco y un sombrero muy raro.

— ¿Y esto? –Yoochun señalo la preparación elegante de la mesa, Yunho se acercó a él para depositar un dulce pero corto beso.

—Me porte muy fríamente hoy. Quiero recompensarlo.

—Pero si yo te iba a pedir…-Las manos que ahora acariciaban su rostro impidieron que terminará la oración, la mirada envolvente de Yunho lo tranquilizaba.

—Solo disfruta.

Se sentó en el lugar que Yunho le indicó. Se asombró de la cantidad de comida que Yunho había preparado para él, nunca se imaginó que su novio fuera tan talentoso para todo.

Géminis: Las apariencias engañan. (…)”

Cierto, la primera imagen que tuvo de Yunho fue un ser extravertido e impulsivo. A medida que pasaba el tiempo con él, descubrió la timidez que dominaba en Yunho, reparó en la cantidad de tiempo que éste piensa antes de actuar. Cuando llegó el postre, Yoochun decidió seguir el consejo de un viejo amigo, el periódico.

“(…) Sé espontáneo.”

Se acercó a Yunho, quien estaba depositando una porción ya cortada de una torta de Mouse que le tomó dos horas hacer, acarició la mejilla de éste para luego besarlo tiernamente en los labios. Al principio, Yunho se quedó estático pero luego rodeo la cintura de Yoochun con sus brazos.

Acuario: Deja fluir tus emociones sin cuidado, serán bien aceptadas.”

Correspondió el beso aumentando su intensidad, abrazaba a Yoochun como si fuera la última vez y éste así lo notaba. Lentamente, fue introduciendo su lengua dentro del boca de Yoochun, quien enseguida sintió un calor abrasador recorrer por su cuerpo hasta acumularse en un punto especifico de su anatomía que ahora rozaba sin descaro con el cuerpo de Yunho. En segundos, Yoochun se encontró a si mismo acostado en la cama entre las sabanas grises aterciopelas siendo acariciado por los besos que Yunho le proporcionaba en su cuello. Esta vez no le pediría que se detuviera, esta vez seguiría hasta el final porque ya no temía, no podía temer teniendo a Yunho a su lado.

— ¿Estas bien?-preguntó cuando su respiración agitada se lo permitió, la imagen que Yoochun desprendía volvió a quitarle el aire de sus pulmones. Los labios de Yoochun eran carnosos y llamativos, en ese momento estaban rojos por la presión e intensidad de los besos. Su cabello estaba despeinado y mojado en sudor debido a la agitación, su pecho se movía sin seguir un compás, Yunho no pudo contenerse más, no cuando Yoochun lo miraba deseando más de él.

—Más que bien –respondió la grave voz de Yoochun, un susurro taciturno que fue el detonante principal para que Yunho fuera desabotonándole la camisa, botón por botón, apreciando los segundos. Besó su cuello, acarició su desnudo y pálido pecho, se maravilló con la tersa y cálida piel de Yoochun. Escuchó suaves gemidos que fueron aumentando en intensidad, mordió con delicadeza el cuello de su novio y éste reclamó sediento de más. Quitó la camisa tirándola en el suelo, Yoochun se quedó unos segundos hipnotizado por su mirada acogedora, rodeo su espalda con sus brazos atrayéndolo más acerca aun.

No se dio cuenta cuando las hábiles y finas manos de Yoochun le quitaron su ropa o cuando fue que se adentraron en las sabanas buscando refugio. El dulce aroma a menta fue envolviéndolo mientras se acomodaba encima de Yoochun, tomando control completo. Tenía una idea de lo que ocurriría pero se negaba a lastimar a Yoochun de esa forma aunque sea por placer, no sería capaz de verlo sufrir en su primera vez. Decidió por los dos cuando se sentó sobre la entrepierna de su novio e introdujo el miembro lubricado por su en su interior.

—Ah… -gimió fuertemente Yoochun cuando sintió la firme y estrecha cavidad de Yunho, quien se apoyo sus manos sobre el pecho de él como apoyo mientras iba moviéndose hacia arriba y luego hacia abajo.- Pensé que… yo… sería…-

No hacia falta que hablará, Yunho supo que pensaba Yoochun desde el momento que aquellos ojos castaños oscuros lo miraron sorprendidos y confundidos. Dejó escapar un quejido de dolor cuando el mismo Yoochun comenzó a penetrarlo con determinación, pero poco a poco se fue acostumbrando deseando más y más.

Pasaron horas hasta que saciaron su deseo por placer, por apreciar el cuerpo del otro y volverse uno. Yoochun descansaba aun asombrado por lo sucedido sobre el pecho de Yunho, aunque estaban transpirados, aunque estaban agotados, aunque fuera poco el tiempo que habían estado juntos, se sintió realizado. La sola presencia de Yunho, la caricia de su mano sobre su cabellera, la sonrisa despreocupada de éste, lo amaba por completo. ¿Qué hubiera pasado si aquel raro día no hubiera leído el periódico? ¿Y si hubiera vuelto a casa como debía? Unas cuantas palabras elegidas al azar por algún empleado y ahora su destino cambio. Lo que el horóscopo hace y deshace, nadie lo sabrá.

Fin

13 comentarios:

  1. Anónimo10/29/2009

    me encantoooo y no se pero ultimamente esta pareja me tiene fascinada

    ResponderEliminar
  2. :3 HERMOSO... me pondre a leer el periodico *w*

    ResponderEliminar
  3. Jajaja Didi xDDDDDDDDDD Me mato lo que dijiste >__<

    Yo lo leo todos los dias, y pienso que algun dia... Encontraré a mi Yunho(o Yoochun o Changmin)

    ResponderEliminar
  4. q bonito
    habra que leer el horoscopo

    ResponderEliminar
  5. yo soi geminis xke no me pasan cosas asi! >.<
    kedo liindo~~ <3<3

    *entra a face a leer el daily horoscope*
    xDD

    ResponderEliminar
  6. aaaaaaaaaaaaa super kawai!!!!!!!!!!!
    aaaa muy nyappy n_n .....esta pareja esta super cool ...ahora puedo ir a dormir feliz jujuju ...y soñar cosas muy pero muy yaoi con estos amores jejeje ....(si ven lo q causa nsus fics en mi)aaa ...
    DONG BANG SHIN KI LOS AMO!!!!!!!!!!n_n besos nyappy!!!

    ResponderEliminar
  7. angel kim1/30/2010

    esto si estubo genialme me gusta esta pareja jejeje y kaoru tu no necesitas fic para tener sueños yaois jejeje ya eres asi esta re dañada jejejea y gracias por kerer a mis niños tanto como yo de verda T-T y si el fic esta re buenooooooooooo...XD

    ResponderEliminar
  8. waaaa!!! tan lindo el fic!! esta pareja me esta gustando muxo ultimamente!! **.
    muy bueno!!! ....

    ResponderEliminar
  9. Moraleja de la historia: LEE EL HOROSCOPO!
    xD!!!!
    me gusto! fue muy linda ^^
    no he leido mucho sobre sta pareja pero me sta
    empezndo a gustar ^^!!
    gracias por l oneshot !
    fue hermoso *o*

    ResponderEliminar
  10. Anónimo6/25/2010

    Amo a esta pareja, es de lo más hermosa y sensual. Gracias por compartir el fic, en verdad lo ame...
    Y tu escribes divino, la forma en que te explayas, y los utilizas xD en verdad ¡me encanta!
    Espero leerte más de esta maravillosa pareja
    Gracias... me has hecho feliz ^^

    ResponderEliminar
  11. yyo tam paro leyendo el horoscopo
    ¬¬ y ahsta ahora anda
    pero algun dia llegara un Changmin o un Jae *0*
    y sere feliz jajajaa

    ResponderEliminar
  12. Iba a comentar algo pero con tanta cosa, se me olvidó LOL~
    Me hubiera gustado más lemon -Pone cara de gato con botas(?)- Por que amé la forma en la que escribes *O* ♥

    ResponderEliminar
  13. Ay que linda historia! Yunho es un amor!

    Gracias Author-shii! (^__^)V

    --ztarplay

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD