E D E N cap 5

0 comentarios
Aun resonaban aquellas palabras en su mente, en ese instante no supo que decir extrañaba a su hermano lo había esperado tanto que todo parecía un milagro…mas ahora no era lo único a quien amaba…

Porque para jaejoong era muy difícil de elegir entre su hermano y su “nuevo hermano” a ambos los quería claro de diferente manera…

Y después de mucho divagar y cuando ya no creyó encontrar respuestas por si mismo…Fue donde yunho tal vez con él

Sabría que hacer…

Que decidir…

-----------


--yunho…tu…tu me quieres?—con duda y nerviosismo se atrevió a decir. El moreno que no se esperaba aquello, paro de revolver entre sus cuadernos. Aun sin mirarlo respondió

--claro, tonto –yunho esperaba por alguna razón, que siguiese… mas no lo miraba. Había tenido un mal día.

Había encontrado a esos muchachos atrevidos, que habían osado molestar a un Jung. Al acorralarlos. Uno de ellos lo había retado, “¿que acaso es tu mujercita?” lo mascullo tan crudo que Yunho tenso su mandíbula después lo empujo, haciendo que este se impactara con el frio pavimento.

La reacción de Jung yunho había sido inmediata le gritaba una y otra vez que Jaejoong era su hermano, su único hermano…tal vez lo repetía como queriendo que lo fuera…Que en realidad no haiga más que esa unión.

… porque una pequeña parte no le ve así.

Tan pequeña como una piedrita que no se ve, pero incomoda… y aquellos gritos eran acompañados por espesas patadas que el otro, solo las amortiguaba con su mullido cuerpo. Yunho se había irreconocido, y sus amigos también lo habían hecho, lo pararon cuando creyeron que el moreno nunca lo haría…


--que tanto me quieres?—ni él sabía cuánto? Solo una vez se había llegado a preguntar cuánto? Pero…aun así, no tenía una respuesta.

--mira jae, creo que es mejor dejar de hablar… ridiculeces.

--¿ridiculeces?—desde cuando los sentimientos son ridiculeces se preguntó el pelinegro mientras un nudo en su garganta se le atravesaba.

¿ por qué era que su yunnie se comportaba así?

…tan osco y seco que no parecía él

¿o acaso él era el latoso?

…y yunho se había cansado.

Otra palabra se atraco en su garganta acompañando a ese nudo, que cada vez se hacía insoportable.

Sin duda hoy no era un buen día y aquella palabra “ridiculez” lo confirmaba y serraba lo con broche de oro. Pero es que tenía la cabeza un lio…--perdóname, yo solo…

--está bien…--lo abrazo antes de que sus lagrimas saliesen y lo delatasen, se sintió feliz de estrechar una vez más a yunho—nunca me olvidaras verdad?—aun hundido en el aroma del pelinegro. Yunho se desconcertó, porque aquellas palabras sonaban como a despedida...y eso no podía ser cierto verdad?

--¿qué dices?

--solo quiero que me recuerdes siempre

--solo se recuerda lo que no está, y tu siempre estarás aquí…conmigo

Jae no dijo nada, no deseaba mentir…Su decisión estaba tomada.

Mas lo estrujo intensamente, porque sabía que no lo volvería hacer…y no quería olvidarlo…deseaba recordarlo, deseaba…

Deseaba quedarse así...

…así con él.

Y no quería llorar…

Porque significaba que no estaba bien, que nada estaba bien…

Apretujo fuertemente los ojos reteniéndolas, limitándolas… a que salieran, mas no pudo…

Al sentirlas apresuro sus manitas limpiando todo rastro.

Más Yunho nunca se percato…


--------------

Aquella mañana se levanto más temprano de lo usual, la Sra. Jung le ayudaba a empaquetar algunos juguetes. Ella se había resignado… no quería dejar ir a su menor hijo, pero que podía hacer si el pelinegro lo había decidido. Le había impactado el saber y luego enterarse de su decisión, trato de persuadirlo, mas no lo logro, y ahora con una sonrisa fingida trataba de aparentar que todo estaba bien. Que lo comprendía…

--esto es todo, pero sigo insistiendo que vas a necesitar tu cama…tu…--se detuvo, tenía que respirar y que pasara ese nudo en la garganta, que no la dejaba seguir… Porque todo aquello lo había comprado para el pelinegro, y sin él para que estar, sus cosas debían estar en donde estaba jaejoong.

--no es necesario…--la abrazo, se había dado cuenta… y no la quería verla triste. Ella era la segunda persona que más le costaría dejar. Porque en este tiempo ella se convirtió en su única madre y merecía ese título –me alegra haberla conocido…

--a no tú no te vas a librar tan fácil de mi, así que no te despidas ok…yo, yo soy tu umma, está bien… y una umma siempre sabe dónde está su hijo, y aunque no estemos juntos , yo siempre voy estar ahí—señalo su corazón— y me vas a decir si tu hermano no te trata bien, porque yo voy y te traigo de nuevo…conmigo-- con lagrimas en los ojos -- …con tu familia…-- el pelinegro la apretujo hundiendo su rostro en su vientre

Porque hubiese querido salir de ahí…


---------------

Aun con los ojos rojos repaso una vez mas aquella casa que lo había acogido convirtiéndose en su hogar…extrañaría todo, el dulce aroma de las mañanas, las tardes en donde los cuatro conversaban sentándose alrededor de la piscina, las noches en que siempre se despertaba por un vaso de leche, las llamadas de junsu…extrañaría a junsu…su amigo…su rescatador porque sin él, no hubiese conocido una vida…Sonrió. Le hubiese encantado despedirse de él y de changmin pero no lo hizo, ya le costaba todo y odiaba las despedidas porque después venían promesas de volverse a ver… y eso sabia que sería imposible…

--yunnie…

…adiós.

Su madre le toco el hombro—ya es hora cariño…--él asintió. Subió al auto en donde los Jung lo esperaban…

El carro se alejaba…y jaejoong solo podía ver como la mansión se hacia cada vez mas chica…Hasta que ya no la vio mas.


----------------------


Después de alejarse de los Jung las cosas no habían sido fáciles., los primero siete meses estuvieron bien, prácticamente nada les faltaba entre los dos habían logrado llevar una vida tranquila. Jae estudiaba en las mañanas. Claro ya no estaba en el iter school, había pedido su traslado. Al llegar a pequeño departamento se encargaba de cocinar y que todo estuviera en orden, luego hacia su tarea. Yoochun tenía 2 trabajos. Cuando llegaba conversaban, reían y disfrutaban estar así de juntos.

Pero luego… todo eso cambio, su hermano perdió un trabajo, y el que le quedaba no era suficiente para solventar todos los gastos. Jae quiso ayudar trato de buscar un empleo pero yoochun se negó.

Así que encontró la manera… Una vecina le recomendó repartir almuerzos a una fábrica que se encontraba a los alrededores, tuvo que cambiarse de turno. Ahora estudiaba en la tarde cocinaba en la mañana y hacia su tarea en las noches. Era agotador pero si así podía ayudar a su hermano, entonces estaba bien…


(seis años más)

--jae ya sabes que vas a estudiar

--no—si lo sabía, pero para que decirlo, si sabe que no puede, que ir a una universidad es un lujo, y él no está para eso.

--como que no sabes? si eres el mejor estudiante—y tenía razón jaejoong se había esforzado, tratando de aventajar a los de su clase… y lo había logrado, graduándose con honores, había conseguido una beca pero la cual pedía una inscripción no tan alta, pero aun así él no podía darse el lujo de pagarla. Porque ello significaba 27 días sin alimentos y un mes de renta.

--e decidido trabajar –yoochun agacho la vista, no podía darle mucho a su hermano aunque lo quisiera, en estos momentos se cuestionaba si había hecho bien alejarlo de todo.

Jaejoong había cambiado mucho, su cabello negro que en un principio fue largo y hermoso ahora lo tenía corto, debido al calor y la humedad de la cocina este había perdido brillantez así que había optado cortárselo ya que no había razón de tenerlo así.

Mas no era el único cambio en él, unos lentes negros se acomodaban en el puente de su nariz, era la huella de su diligencia en los estudios, y aunque solo eran para leer, el había optado con hacerlos permanentes

Tal vez lo llevaba para esconderse

De qué?

Aun no lo sabe…

Pero se sentía de cierta forma protegido…

--yo hubiese preferido que estudies, pero si ya lo decidiste entonces está bien—lo dejo así, no había querido que las cosas de dieran así. Jaejoong tenía un futuro brillante si siguiese estudiando y él lo sabía, por eso no permitiría que lo arruinase y la única manera que tenia, era apelando a su antigua familia… Los Jung.

Jaejoong había mantenido contacto con la Sra. Jung. Pero este había decidido cortarlo hace tres años atrás, no veía razón para que esa familia siguiese preocupándose de él, cuando ya no era miembro de ella.


-------------

-- um…

--así saludas a tu umma después de tanto tiempo—la Sra. Jung se acerco estrechándolo en sus brazos, jae respondió dejándose, pudo observar que con el pasar de los años no habia cambiado en nada, se conservaba igual, solo que mas elegante.

--y…--“y yunho?” quiso preguntar

Pero había sido egoísta. Lo había alejado sin tan siquiera decirle adiós apropiadamente, aunque lo había hecho porque estaba seguro que si yunho le hubiese pedido que no se valla él no lo hubiera hecho, por eso se fue y no se despidió, tal vez en un principio le costó igual que a él, mas después de cinco años… hasta tal vez lo hubiese olvidado.

Mas él no lo hacía, jaejoong nunca podría olvidarlo…nunca lo haría, porque yunho había sido todo…él le había enseñado lo que era una vida, lo que era querer y en especial, lo que era amar…si ahora lo sabía, yunho había sido su primer beso, su primera ilusión…y sobre todo su primer amor…

--si todo estamos bien—intuyo a lo se refería—me dijeron por ahí, que te graduaste con honores.

Jae asintió sonriendo levemente

--me alegra…estoy muy orgullosa, sabes…siempre espere grande cosas de ti…--toco su mejilla—pero no estoy muy contenta, ni siquiera me avisaste—bromeo

--lo siento

--por esta te la pasare pero sabes en que universidad vas a seguir

--…

--tu hermano me contó, no creo que sea una buena idea que dejes los estudios

Jae sabía que tenía razón pero no dijo nada

-- aun sigues siendo un jung y…nosotros tenemos una tradición se podría decir que es la casa de los Jung, nuestra alma mater, todos los Jung entraron ahí y tú tienes que ir.

--pero…yo decidí no estudiar…voy a trabajar

--jae me gustaría que hicieras esto por mi, fue mucho tiempo el que no supe nada de ti, así que espero que puedas recompensarme.

--pero…--vale no había hecho bien el alejarla así, cuando prometió que mantendría contacto pero aun no entendió como el estudiar podría recompensarle, pero no lo refuto –esta bien

--eso es lo que quería escuchar—le sonrió, palmeando su muñeca—estas más delgado.

--eh

--esta todo bien?

--si… solo es, que el último semestre me exigí mucho—en parte era verdad, no toda…

--mhj…



------------------


La universidad era increíblemente grande, un gran campus. El aferrando sus cuadernos en sus brazos avanzo. Felizmente que traía sus gafas…

Los coches iban y venían los alumnos salían de ellos, algunos venían hasta con chofer, todos vestidos de la mejor manera, sin duda escuela de ricos pensó jaejoong

El no estaba mal vestido, se había puesto lo mas nuevo que tenia, no lucia como chico rico pero estaba limpio y eso es lo que cuenta no?



Tal vez no era rico pero era inteligente y eso lo recordaba tratando de equilibrar esa inferioridad.

Ubico su salón, amplio y de grandes ventanales, asientos escalonados, algunos alumnos esparcidos en sus sitios. Detrás de sus gafas se animo a echar una mirada, tal vez tenía una ventaja.

El primer día de clases nadie se conoce verdad?

eso le ayudaría a no sentirse excluido, mas se equivoco algunos alumnos se saludaban como si ayer mismo se hubieran visto y hasta había unos grupitos formados.

Suspiro, no tenía caso, checo rápidamente un asiento en una esquina un poco atrás, no tanto como para salir rápidamente, pero no tan adelante como para que lo notaran.

El salón comenzó a llenarse, parecía que nadie lo noto o si lo hicieron no le dieron trascendencia, y a jaejoong tampoco le importaba o fingía no importarle, concentrándose en su libro.

Cuando el profesor ingreso al salón, ya todos se encontraban sentados, jaejoong repaso todo el ambiente volviendo la vista al profesor se veía relativamente joven bien parecido y bien vestido.

--bueno clase soy el profesor Tachibana Keita y conmigo llevaran Historia del arte contemporaneo espero que en este semestre nos llevemos bien no quiero problemas…y por su puesto lleguen temprano…--y sin acabar un muchacho se asomo por la puerta

--disculpe profesor puedo pasar –sonrió

--claro…--lo miro, esperaba que le dijese su nombre

--Jung Yunho

Siete asientos atrás un muchacho de cabellos y gafas negras no creía lo que veía…

Tan solo unos metros los separaban --yunho…--murmuro

0 comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD