Romance Fatal

4 comentarios

Nota de RUKI: Se recomienda leer primero el fic's y luego escuchar el audio


Título: Romance Fatal
Autora: NekoOrenji
Couple: MinJae
Extensión: OneShot
Género: Asesinato
NA 1: ADVERTENCIA Violencia y muerte de personajes. Si no crees soportar leer un fanfic de este tipo, no lo leas. No me hago responsable de nada.


Primer Acto

- Mataría por ti... - dijo el más alto mirándo algún punto del espacio con los ojos algo vacíos, para luego sonreír y mirar a su novio lindamente. - De verdad lo haría.

JaeJoong no supo qué responder ante tal confesión, sólo abrió los ojos sorprendido para luego mirar un poco hacia un lado.

- Ah... ¡jajajaja! ¡Qu-qué cosas dices, Changmin! - trató de bajarle el perfil al asunto. Le había dado escalofríos pero lo tomó como un juego.

Changmin sólo se limitó a devolverle la sonrisa.

"En verdad... no sabes de lo que soy capaz."

----

Llevaban poco más de dos meses de relación. Changmin y JaeJoong se habían conocido en la universidad, ambos estaban en su segundo año de Comunicaciones, carrera en la que también habían conocido a otros tres buenos amigos, Junsu, Yoochun y Yunho. Yunho y JaeJoong se conocían desde la escuela media, por lo que siempre se bromeaban o cosas por estilo.

Fue un día en el que Changmin comenzó a sentir celos de la cercanía de ambos.

De la nada, Changmin acorraló a Jae en uno de los baños de la universidad una vez estuvieron solos.

- ¿Qué es lo que quiere Yunho de ti, eh? ¿Cómo es eso de ir a pasar la noche a su casa?

- Changmin ah, estamos juntos en la exposición sobre los Teoremas de la comunicación, lo sabes. Y no fue cosa mía, la profesora nos asignó a los dos...

JaeJoong tragó saliva algo sorprendido de la actitud de su amante. Esos ojos que le habían cautivado ahora se entrecerraban, dudosos, como queriéndo ver más allá de lo que, para él, era la verdad absoluta.

- Esta bien - Changmin se alejó dos pasos de él. - Te estaré llamándo - dijo, mientras se volteaba hacia los lavabos.

- Espera, ¿qué? - JaeJoong veía el reflejo de su novio en el espejo mientras abría el grifo para lavarse las manos, mas no pudo ver sus ojos, sólo la seriedad en sus labios. - Oh vamos, Yunho y yo somos muy buenos amigos, no tienes por qué estar...

- ¿Celoso? - cerró el grifo para tomar un par de papeles tissue y secarse las manos, le sonrío mientras los botaba al cesto de la basura. - Yo no estoy celoso amor...

"Sólo protejo lo que es mío"

----

Esa noche el timbre sonó en el departamento de Yunho, mucho antes de lo que él se esperaba. Tal vez JaeJoong había salido antes del trabajo, suerte para ellos, así podrían terminar temprano su exposición para luego jugar video juegos o ver películas. Abrió la puerta sonriente, aunque se encontró con otra sorpresa detrás de esa puerta.

- ¡Vaya! ¿Qué te trae por aquí? - El otro hombre, un poco más alto que él, entró sin saludar. Yunho se sorprendió un poco de la frialdad, se sintió algo incómodo y cerró la puerta. - Toma asiento, justo estaba preparándo algo para cenar.

El recién llegado se quedó parado en medio del living, dándole la espalda al mayor.

- No sé que te traerá por aquí pero como ves, JaeJoong no ha llegado todavía - Yunho se llevó una mano a la nuca, tratándo de calmar el nerviosismo que le producía el silencio del otro. - Changmin... sé que amas a JaeJoong, pero de verdad, no íbamos a...

- Silencio - replicó Changmin.

- ¿Eh?

- Silencio.

Yunho obedeció.

- ¿Sabes qué es lo que más odio de ti? - Changmin volteó un poco el rostro, sin llegar a verlo. Yunho agrandó los ojos lentamente, mientras su boca se abría un poco debido a lo que escuchó. - El hecho de que siempre tengas esa maldita alegría cuando estás con JaeJoong.

Yunho no alcanzó a replicar, ya que Changmin se había avalanzado encima de él con un bate que traía oculto en su abrigo, propinándole un fuerte golpe en la cabeza. El mayor cayó en el suelo, sintiéndo como todo daba vueltas y un fuerte dolor se apoderaba de él. Antes de que gritara Changmin comenzó a darle más y más golpes en la cabeza, como poseído. El bate comenzaba a ensangrentarse, la alfombra verde comenzaba a teñirse de rojo, pero Changmin no se detenía.

No fue hasta que se cansó que dejó de golpear tan duro a un Yunho ya sin vida. Lo movío con el pie hacia un lado, percatándose de que había logrado su cometido.

"Uno menos mi amor... uno menos..."

Lanzó el bate lejos, el abrigo era reversible así que se lo dió vuelta, comenzó a tirar cosas por toda la casa, libros, cuadros, lámparas, ollas, todo lo que encontró a su paso.  Una vez terminado con todo salió del departamento de Jung Yunho, convencido de que había quitado una gran molestia del camino.


Segundo acto


Un mes pasó desde el incidente de Yunho. La policía declaró que el joven Jung había sido víctima de un robo en casa habitada con resultado de muerte. Sólo el arma homicida fue encontrada en el lugar, pero ninguna huella que delatara al culpable. Las cámaras habían grabado al presunto autor, pero la máscarilla, la boina y el abrigo que llevaba no aportó suficiente evidencia como para culpar a alguien.

JaeJoong fue el más afectado de los cuatro, ya que él había descubierto el cadáver de su amigo. Los cuatro habían asistido a los funerales, y de todo esto habían pasado apenas cuatro semanas.

No resistió más en la clase, así que salió a refrescarse y despejarse un poco a los baños del tercer piso. Abrió la llave del grifo, apoyándo sus manos en los bordes del lavamanos, mirándo como el agua caía hasta que el sistema automático cerró la llave. Se sentía absolutamente abatido, solo, como si le hubiesen arrancado una parte de su vida.

- ¿Hyung...? - JaeJoong levantó la vista para luego voltear. Junsu estaba allí, mirándole preocupado. - Como saliste tan de prisa de la sala pensé que te sucedía algo así que vine a verte.

Apenas terminó su frase, JaeJoong abrazó al joven Kim, comenzándo a llorar quedito. Junsu sabía que él no era de llorar o emocionarse fácilmente, así que podía adivinar que él había estado aguantándo las lágrimas todo este tiempo. Luego de unos momentos tratándo de confortarle en silencio se separó para verle el rostro lloroso a su amigo.

- Hyung, tranquilo, tenemos que pensar cosas positivas, ¿sí? Estoy seguro de que Yunho no hubiese querido vernos tristes por él, hay que recordarlo como era siempre, ¿verdad? Alegre, divertido, buen bailarín y todo eso. Pero ya... no llores hyung que me parte el alma verte así...

Junsu también se secó las lágrimas que amenazaban con salir, sabía que no podía hacer mucho más que consolar a sus amigos, él mismo quería verlos sonreír siempre, a pesar de todo lo que ha ocurrido.

Una sombra que los observaba desde la entrada del baño de hombres ahora se alejaba por el silencioso pasillo de la facultad.

----

Esa noche se habían juntado en casa de Yoochun para terminar un proyecto en que estaban trabajándo, llegó la hora de cada uno irse a sus respectivas casas, así que estaban esperándo un taxi afuera.

- Aish, creo que mejor me voy caminándo - dijo Junsu.

- Es un poco peligroso que te vayas solo a estas horas - replicó JaeJoong.

- De todos modos el viaje en taxi saldría más caro si voy con ustedes - sonrío Junsu. - Además queda más cerca mi casa que los departamentos de ustedes. Bueno, ¡nos vemos!

Con su mochila a cuestas comenzó a caminar.

- Aish, este Junsu... - JaeJoong miraba como su amigo se iba.

- Tranquilo amor, va a estar bien.

JaeJoong volteó hacia Changmin.

- ¿Me dijiste amor?

- ... Sí. ¿Algún problema con eso?

- No, ninguno... bueno, tal vez es porque estamos solos... - sonrío. - Son raras las veces que me llamas así.

Le regaló un pequeño beso justo antes de que un taxi llegara al paradero.

- Entonces, nos vemos mañana - se despidió JaeJoong mientras el taxi partía.

Changmin le despidió agitándo una mano. Apenas el taxi se alejó lo suficiente, comenzó a caminar en dirección a su casa.

Yoochun, quien desde la ventana de su habitación podía ver el lugar donde sus amigos se habían quedado aguardándo por locomoción, se percató de que Changmin iba en sentido contrario al acostumbrado. Entrecerró los ojos, no quería pensar nada malo. Se había percatado del cambio en Changmin desde que comenzó a salir con JaeJoong. Los celos, las miradas, la frialdad. Todo eso le llevaba a sospechar, pero cada vez más y más dudas llenaban su cabeza.

----

- Aigoo~ no debí meterme en esta solitaria calle - se quejó Junsu.

En efecto, estaba en una calle de servicio en donde la mayoría de las casas y edificios daban la espalda, con poca iluminación y el silencio de una ciudad casi dormida a esas horas de la noche. Un ruido lo hizo saltar, recobró el aliento al ver que un gato le miraba desde un contenedor de basura. Suspiró.

- No me asustes pequeño...

Y siguió caminándo.

De pronto escuchó pasos detrás de si. Junsu sintió palidecer. Apresuró el paso un poco mientras tarareaba una canción cualquiera. Maldición, ¿siempre había sido así de larga esta calle? Las ansias y el hecho de sentirse perseguido le estaban desesperando, hasta que sea quien fuese que lo venía siguiendo le tocó el hombro. Junsu soltó un grito de pavor, girándose.

- ¡No me haga nada! ¡No traigo dinero encima! - se volteó con los ojos fuertemente cerrados. Al darse cuenta de que no le hacían nada, abrió un ojo y luego el otro. - A-aah... e-eras tú... jeje me diste un buen sus-

No pudo seguir con su frase, ya que el hombre más alto le había enterrado un cuchillo en el estómago. Abrió los ojos sorprendido, comenzándo a temblar. De nuevo, otra estocada. Y otra, y otra, y otra.

Cayó al suelo comenzándo a toser, aferrándose la parte herida, sentía sus lágrimas correr y el dolor en su abdomen. "¿Por qué...? ¿Por qué? ¿Qué hice para merecer este final? No quiero morir... no así... tengo miedo... alguien sálveme..."

De una patada lo dejaron a un lado, seguía quejándose de dolor, quería gritar pero no podía. Maldita la hora en el que decidió entrar en esa calle. Lo último que alcanzó a ver fue la silueta que ahora levantaba el cuchillo ensangrantado dispuesto a darle una última estocada. Cerró los ojos con fuerza, encoméndandose a Dios.

Y el cuchillo fue clavado directamente en su corazón.


Tercer acto


JaeJoong sentía que no podía resistir más.

Había pedido licencia por depresión y ahora se encontraba en su departamento junto a su gato Jiji y una de sus hermanas mayores. El hijo menor de la ex Miss Corea del Sur había sido asesinado una semana antes en una de las calles más peligrosas de Seúl.

Maldecía el hecho de no haber obligado a Junsu a quedarse con ellos.

Yoochun y él se mensajeaban, y Changmin le llamaba cada vez que podía. JaeJoong se preguntaba muchas veces el por qué de toda esta situación.

"¿Por qué ellos? ¿Por qué Yunho? ¿Por qué Junsu? Necesito una respuesta, por favor alguien que me dé una..."

Se la pasaba todo el día en pijamas, en su habitación. No quería ver a nadie. Había bajado un kilo estos días, había descuidado su aspecto físico, no quería comer, su hermana prácticamente lo obligaba. Pero él se sentía descompuesto.

Estaba viendo la televisión sin realmente prestarle mucha atención al programa de variedades cuando su teléfono sonó. Como estaba un poco más allá en el sofá, se estiró hasta alcanzarlo.

- Diga...

- Hey, JaeJoong.

- Hola Yoochun...

- Vaya, sí que estas de ánimos hoy... - se quejó Yoochun. - En fin, mi padre ha encontrado nuevas pistas sobre el caso del asesinato de Junsu.

JaeJoong se incorporó de un salto.

- ¿¡De verdad!?

- Sí, al parecer el asesino cometió varios errores esta vez.

- ¿Esta vez? ¿De qué hablas Yoochun?

Yoochun guardó silencio antes de soltar la verdad que él había estado sospechándo.

- El que asesinó a Junsu... fue el mismo que mató a Yunho.

JaeJoong sintió que le tiraban un balde de agua fría en la espalda.

- ¿Có... cómo?

- Verás... - Yoochun tomó aire. - Aunque la policía dijo que se trataba de un robo con resultado de muerte en una primera instancia, los resultados de la investigación de mi padre han dado a conocer que realmente el asesino hizo parecer que había sido un robo, pero nada se había perdido del departamento de Yunho. Dinero, sus anillos, hasta su laptop todo estaba intacto. El asesino no dejó huellas, pero las grabaciones del sistema de seguridad del edificio sí lograron captar al sospechoso. Sin embargo, debido al atuendo de éste, es difícil dar un retrato del maldito que asesinó a Yunho.

- Ajá... - JaeJoong prestaba atención a las palabras de Yoochun.

- Luego, al revisar la cinta de una cámara de seguridad de uno de los edificios cercanos al lugar en donde Junsu fue asesinado, nos percatamos que el tipo tenía los mismos rasgos físicos que el hombre que estuvo en el departamento de Yunho hace más de un mes atrás - Yoochun tragó saliva. - Mi padre cree que el asesino...

- ¿Sí? ¡Yoochun no te calles! Oh por favor, dime, ¿qué es lo que sospecha tu padre?

- Mi-mi padre cree que es alguien cercano a nosotros...

JaeJoong dejó caer el teléfono unos instantes para volver a colocarlo en su oído.

- Dime que es broma.

- No JaeJoong, no es broma. Al parecer alguien nos tiene la suficiente bronca como para querer matarnos... - Yoochun empuñó una mano. - Por favor, cuídate, no andes solo JaeJoong, hasta que no tengamos las pistas y pruebas suficientes para apuntar al culpable, hasta entonces cuídate las espaldas.

- Sí-sí, lo voy a hacer, me cuidaré... Llamaré a Changmin para-

- ¡No! - le cortó Yoochun. JaeJoong quedó extrañado ante la negativa del otro. - Mientras menos sepamos mejor. Yo mismo llamaré a Changmin para advertirle que se cuide. No quisiera... no quisiera que tú terminaras más deprimido de lo que ya estás...

- Esta bien... gracias Yoochun.

- No hay de qué. Para eso están los amigos - Yoochun sonrío. - Bueno, tengo que dejarte, el receso está por terminar.

- Ok. Nos vemos luego Yoochun. Y cuídate tú también, por favor...

- Yo siempre me cuido.

JaeJoong cortó el teléfono, y un motón de pensamientos se le vininieron a la mente. Ahora estaba más confundido que antes, no podía pensar en alguien que los odiara, ni siquiera en alguien de su universidad que les tenga tanto rencor acumulado.

Y con esos pensamientos, se quedó dormido en el sofá.

----

Yoochun estaba más que seguro de su conclusión. Pero no quería decirle a su padre, ya que había revisado los antecedentes del caso secretamente. No podía llegar y decirle a su padre de sus sospechas, de seguro que no le tomaba en cuenta.

Pero él no se quiso dar por vencido. Estaba decidido a encarar al culpable. Sólo una prueba más y...

El teléfono de la casa comenzó a sonar, un fax estaba llegando. Yoochun se encontraba solo en su casa, sus padres habían salido a la cena anual del departamento de policía y su hermano menor estaba en casa de unos amigos. Eran los resultados de la autopsia que le habían practicado a Junsu, además de los resultados de las pruebas entregadas al forense. Dejó que el documento se descargara totalmente antes de tomarlo. Una vez finalizado el proceso, comenzó a ordenarlos para dejarlo en el escritorio de su padre, sin antes echarle una ojeada a los resultados.

Abrió los ojos muy sorprendido al leer que habían encontrado la ropa que había sido usada por el asesino envuelta en una bolsa plástica de supermercado. La ropa estaba cubierta de sangre y ya había sido analizada por el laboratorio. Además que un nuevo antecedente se había sumado a la investigación, un video grabado desde un departamento del momento del incidente.

Todas las pruebas apuntaban a un sospechoso, y Yoochun reconoció el nombre que arrojaba el resultado de ADN practicado a las ropas.

- No puede ser...

----

No sabía por qué le habían citado en este lugar, y menos a estas horas. Estaba helando. Se frotó las manos tratando de acalorarse. Estaba en el depósito de desechos de autos que quedaba cerca del río Han.

- ¿Esperaste por mucho tiempo?

El más alto volteó hacia la voz.

- No sé para qué me has citado aquí, tengo que ir a ver a mi novio JaeJoong, deberías ser consciente de que él la esta pasando peor que nosotros dos con todo lo que ha sucedido - espetó Changmin.

- Sí, es una pena todo lo que ha sucedido, ¿verdad? El peso de la conciencia en la cabeza de esa mente enferma debe ser grande... o espera, tal vez como la mente enferma que es ni siquiera ha medido la consecuencia de sus actos - soltó Yoochun.

- ¿Y a mí qué me dices? ¿Acaso te las estás dando de detective, Park Yoochun? - se burló tranquilamente Changmin. - No estoy para juegos, hay un asesino suelto afuera y yo tengo que cuidar de JaeJoong, con permiso.

- Alto, que no he terminado de hablar - Changmin se detuvo, sosteniéndole la mirada a Yoochun. - No vas a ir a ningún lado.

Changmin se veía tranquilo. Sabía que el padre de Yoochun era el jefe de la división de detectives de la policía de Seúl y que llevaba el caso de Yunho y Junsu, si Yoochun le había citado en este lugar de seguro era para hablar de sus sospechas hacia...

No, eso no lo iba a permitir. Tenía todo preparado en el caso de que Yoochun decidiera abrir la boca, nada ni nadie iba a interferir entre él y JaeJoong. Estaba decidido a acabar con cada bastardo o zorra que se le interpusiera en el camino. Y Yoochun no iba a ser la excepción.

Sabía que Yoochun sospechaba de él.

Y por eso tenía que acabar con todo de una vez.

- Changmin, entrégate - Yoochun hacia todo lo posible para contener su rabia y no lanzarse encima del más alto para golpearlo. - Los resultados de las pistas han llegado hoy a la casa y de seguro también al departamento de policía. Pronto comenzarán a buscarte, será mejor que...

- ¿Qué? - Changmin sonrió de lado. - No me asustas con eso.

Yoochun pudo ver claramente como el rostro del más joven se transformaba con una sonrisa desquiciada y chueca, mientras abría los ojos de un modo bastante psicópata sacando un cuchillo de entre su abrigo.

- Nada ni nadie se va a interferir entre JaeJoong y yo... ¡a menos que quiera acabar muerto!

----

- Aish... no sé para qué Yoochun me citó aquí... -se quejó JaeJoong en la entrada del viejo depósito de autos. Miró la hora en su reloj, las nueve con veintiocho minutos. Yoochun le había dicho que a las nueve y media lo buscara dentro del lugar, 'ni un minuto más, ni un minuto menos'.

Estaba esperando cuando un ruido metálico de cosas cayendo desvío su atención. Algo estaba ocurriendo dentro del depósito y lo ponía nervioso. Miró nuevamente la hora en su reloj. Las nueve y media. JaeJoong decidió entrar.

- ¡Changmin, despierta! ¡Yo no soy tu enemigo! - Yoochun trataba de esquivar como podía los ataques de Changmin, pero ya tenía un brazo sangrando.

- Todos ustedes malditos, lo único que quieren es alejarme de mi Joongie, bastardos, vas a morir, sí, vas a morir, justo como Yunho, hubieras visto su rostro desfigurado, el maldito ya no volverá a sonreír, Junsu tampoco, su molesta risa ya no se escuchará nunca más, ¡nunca!

Yoochun corrió alejándose de Changmin, quien había comenzado a reír desquiciadamente.

- ¡Corre, corre tan rápido como puedas! ¡No me podrás alcanzar! ¡HAHAHAHAHAHA...! Soy el hombre de jengibre...

Yoochun se ocultó detrás de unos autos, tomándose el brazo herido aguantando el dolor. Con su mano sana tomó su celular para llamar a la policía. Se odiaba a sí mismo por haberse dejado llevar por su impulso de idiotez. Alcanzó a decir su ubicación antes de que el ruido de unos pies acercándose le hiciera temer por su vida, comenzando a temblar. Su teléfono cayó al suelo cuando divisó la figura de Changmin cerca de él.

Sus ojos sin brillo, la sonrisa torcida y el cuchillo que tenía algo de su sangre le hicieron saber que iban a ser sus últimos minutos con vida.

- Changmin por favor... por favor recapacita... ¿crees que JaeJoong te amará más una vez sepa lo que has hecho?

Pero Changmin no lo escuchaba. Se acercaba más y más a él, que estaba prácticamente arrinconado. Cuando Changmin se agachó delante de él sintió el poder de su turbia mirada, comenzó a temblar más cuando la boca de Changmin le susurró al oído.

- Te encontré...

----

JaeJoong pudo escuchar claramente un grito provenir de uno de los montículos de chatarra, e inmediatamente reconoció la voz. Rápidamente comenzó a correr en esa dirección, deseaba por dentro que su imaginación le hubiera jugado una mala pasada.

- ¿Yoochun? ¡Yoochun ah! ¡Yoochu-!

Y el peor de sus miedos estaba presentándose frente a él.

Sentado en el suelo, en medio de un charco de sangre, con el cuello cortado y la mirada perdida, el cuerpo de Park Yoochun yacía sin vida apoyado en un viejo auto desmantelado. JaeJoong sintió desfallecer, cayó de rodillas ante la aberrante realidad que le era presentada a sus ojos.

- No... Yoochun ah... no... no... ¡NOOO!

Las lágrimas comenzaron a caer, sintió su estómago revuelto por lo que empezó a hacer arcadas, aovillándose en el suelo. Las imágenes del rostro desfigurado de Yunho y ahora el cuello cercenado de Yoochun comenzaban a atormentar su cabeza. Lanzó un grito desgarrador negándose ante tal escena digna de una película de psicópatas.

Con la vista nublada se percató de que alguien caminaba hacia él, se asustó de inmediato, arrastrándose y suplicando por su vida. Cuando sintió que su cuerpo chocaba contra varias ruedas apiladas se aferró de sus piernas, aovillándose, pidiendo que no le mataran.

- JaeJoong... soy yo, Changmin... - notó la serenidad en la voz de su novio, por lo que levantó la vista, reconociéndole.

- Cha-Chang-Changmin ah... Oh por Dios Changmin, pe-pensé que era el asesino... Changmin, Changmin tenemos que huir, el asesino está aquí, acaba de matar a Yoochun, tenemos que llamar a la policía. Vámonos por favor... - rompió en llanto de nuevo, aferrándose a él.

De pronto sintió humedad en el sweater negro de Changmin, y al ver su mano ensangrentada abrió los ojos asustado.

- Cha... Chang... min... ¿qué-qué es...?

- Tranquilo amor... ahora nada ni nadie nos va a separar...

- ¿Qué?...

Sintió palidecer, y que todo daba vueltas.

Changmin, su Changmin...

... era el asesino.

- ¡NOOO! ¡Changmin! ¡DIME QUE ES UNA BROMA! Por favor ya basta no, no puedo más ya basta por favor, por favor no no no no...

Asustado como un conejo comenzó a temblar, aovillándose, con los ojos cerrados fuertemente, sentía que de un momento a otro iba a perder la razón.

Changmin sonrió dulcemente, acercando su mano al rostro tembloroso de JaeJoong.

- Tranquilo... shhh... no pasa nada... no te voy a hacer nada... sólo... - sacó el cuchillo ensangrentado que tenía oculto en la manga de su sweater. - Sólo... vamos a compartir la vida eterna amor, para siempre... juntos tú y yo... - su dulce sonrisa se transformó en una sonrisa psicópata y torcida. - Para siempre...

Levantó la vista para ver que su desquiciada pareja tenía el cuchillo en alto dispuesto a matarlo.

Cerró los ojos fuertemente, y el sonido de un disparo fue lo último que escuchó antes de perder la consciencia.


Acto Final


Casi un año había pasado desde el incidente en el viejo depósito de chatarra automotriz.

JaeJoong había tenido que ser internado en el hospital psiquiátrico de la ciudad debido a los fantasmas que le atormentaban, siendo sometido a los más estrictos tratamientos para controlar la paranoia de la cual fue preso una vez despertó en el hospital.

El disparo recibido por Changmin no le costó la vida, pero una vez fue encarcelado amaneció ahorcado en su celda, y con la sangre de sus muñecas cortadas escribió "JaeJoong por siempre te amaré".

¿Hasta dónde pueden llegar los celos retorcidos e infundados de la mente de un joven con rasgos paranoides?

Tres vidas fueron arrancadas de este mundo debido al descontrol en los impulsos posesivos del joven Shim Changmin, sólo uno sobrevivió...

Y tiene suerte de estar vivo.

-------------------- FIN

NA 2: Gracias por leer hasta el final. Los sucesos fueron muy rápido para mi gusto, me hubiese gustado hacerlo más largo, como un threeshot, pero al ser para un concurso tuve que resumir lo más que pude.

4 comentarios:

  1. Anónimo10/31/2012

    me gustaria que lo subieras no como un resumen si no completo estaria muy bueno me gusto mucho el fic
    Te felicito

    ResponderEliminar
  2. diooos me imagine a Min con esa mirada.... prrrr m dio miedo wuaaaaa excelente fic mis respetos

    ResponderEliminar
  3. Anónimo11/03/2012

    Me agrada la idea de un changmin asesino *U* lo imaginé completooo!!! adoro los MinJae retorcidos~! kukuku~ me gustó muchoooo!!! :DDD

    ResponderEliminar
  4. O.O wow me dejó perpleja excelente historia me gustó muchísimo felicitaciones :DDD besos

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD