Mientras la nieve cae - parte 3

6 comentarios
Sentía aquel líquido pasar por mi garganta dejando a su paso un dolor en ella, siempre odie el alcohol y a las personas que se desahogaban con este, pero en este último año entendía a aquellas personas que querían olvidar, si alguien me hubiera dicho hace 1 año que yo terminaría en un bar de mala muerte tomando licor a más no poder me hubiera reído de él o ella, pero la realidad es otra y esta es mi situación.

Y aun a pesar de embotarme la cabeza con tanto alcohol Lee Taemin seguía en mis pensamientos y en mi corazón, sentí como alguien se sentaba a un lado mío, pero no le preste atención, mi mente divagaba a aquellos recuerdos que había vivido.

-Flash Back-

Estaba sentado en el pequeño sillón de mi nuevo departamento con un libro en mis manos, pero por primera vez no me concentraba en aquellas páginas, mi mente estaba en mi mayor problema Taemin ¿Cuándo había sido? La verdad ni yo lo sé, pero me había enamorado de aquel niño 5 años menor que yo.

Después de que mi padre muriera estuve 2 años viviendo en su casa y la de su padre, y hace 1 semana me había mudado a un departamento al mes de haber cumplido los 18 ¿La razón? Taemin, me había enamorado de aquel niño y temía que al estar viviendo bajo el mismo techo terminaría haciendo algo del cual me arrepentiría, y ahora Taemin estaba enojado conmigo, pero lo hacía por su bien, era mejor así, cerré el libro y lentamente masajee mi sien.

El sonido del timbre me saco de mis pensamientos, deje el libro en aquella mesa y fui a la puerta, y cuando la abrí grande fue mi sorpresa al encontrarme con ese niño que desde que lo conocí se gano mi cariño y con el tiempo mi corazón, y antes de poder decir o hacer algo sentí como su pequeño cuerpo se pegaba al mío, haciendo con ello que el ritmo de mi corazón se acelerara y una sonrisa apareció en mis labios, lo acerque más a mi cuerpo y llevo una de mis manos a su nuca acariciando aquel abultado cabello que tanto me gustaba.

-Changmin- Sentí como lentamente se separaba de mí y cuando baje un poco la vista me encontré con aquellos ojos almendrados, que se veían acuosos –Perdón- Y sin más escondió su cabeza en mi pecho, pude volver a sentir como mi corazón se agitaba.

-No tienes porque- le dije nuevamente acariciando su cabello –Yo fui el que se fue-

-N o importa, n… no debí haberte gritado-
Y sentí como mi camiseta comenzaba a humedecerse, y me di cuenta de que Taemin estaba llorando y volví a acariciar su cabello.

-Tranquilo-

-De… de verdad l… lo… lo siento-


Lo separe de mi cuerpo y con uno de mis dedos levante su rostro que ahora estaba empapado en lágrimas y con mi mano libre limpie aquel rostro húmedo.

-Ven- Tome su mano y lo conduje a mi recamara, me senté en mi cama e hice que el hiciera lo mismo a lado mío, Taemin recostó su cabeza en mi hombro y poco después escuche su respiración normalizada y me di cuenta de que había quedado dormido, sonreí al ver su rostro, con cuidado lo recosté sobre la cama, y cuando estaba a punto de acomodarme junto a e, el apara tejo que estaba a un lado (el teléfono) comenzó a sonar, deje escapar un suspiro de resignación, levante el dichoso aparato.

-¿Si diga? - Conteste con voz cansada

-Changmin, lamento llamarte a estas horas- Y me sorprendí un poco al escuchar al papá de Taemin del otro lado de la línea

-Ah hola señor, no se preocupe ¿Sucede algo?-

-Luego te reclamo, y si sucedió algo, Taemin no está en la casa ya es bastante tarde y estoy preocupado
- Gire mi vista y vi a aquel niño dormido y sonreí.

-No se preocupe, Taemin está conmigo-

-¡¿Qué?!-
Tuve que alegarme del teléfono por aquel grito

-Llego a mi casa hace 15 min, pero ya está dormido, ¿Quiere que lo lleve a casa? - Escuche un suspiro del otro lado de la línea

-Déjalo dormir, ya hablare con el mañana y por favor Changmin cuídalo- Ante aquello me senté en mi cama y acaricie con cuidado su rostro.

-No tiene porque pedirlo, lo hago por gusto. Le dije aun observando aquel rostro.

-No deberías es un dolor de cabeza- Y ante aquello no pude evitar reír.

-Jajaja- Tape con mi mano libre mi boca para callar al ver como Taemin se movía incomodo –Lo lamento pero es por eso que lo hago-

-Changmin ¿Alguna vez te han dicho que eres raro?-

-No señor-
Casi pude imaginármelo frunciendo el seño

-Chico cada día agotas mi paciencia, buenas noches- Y sin más colgó, reí un poco, Taemin y su padre eran iguales.

Colgué el dichoso aparato y me recosté junto a Taemin, por un momento lo observe y al final deposite un pequeño beso en su frente.

-Te quiero- Y me quede dormido

-Flash Back End-

Una sonrisa amarga se dibujo en mi rostro y aquella lágrima traicionera rodo por mi mejilla, mire la botella de licor enfrente de mí, y cuando me disponía a tomarla alguien me la quito, voltee molesto a mi lado y me di cuenta que el chico que hace rato se había sentado junto a mí, se estaba tomando mi botella, MI botella, no le di importancia y pedí otra, y cuando el cantinero lo dejo me dispuse a tomarla, cuando aquel líquido paso por mi garganta alguien la quito de mis manos y boca y nuevamente aquella molestia apareció.

-¡¿Qué te pasa imbécil?!- Le reclame al notar que nuevamente aquel chico se había llevado mi botella.

Pero el muy imbécil no dijo nada, solo me miraba con aquella sonrisa que comenzaba a sacarme de mis cabales y bufe molesto, deje dinero en la barra y me disponía a levantarme, pero cuando lo hice todo el alcohol en mi organismo comenzó a hacer efecto, sentía como todo a mi alrededor se movía, y poco a poco mis piernas dejaron de sostenerme, y cuando solo esperaba golpearme contra el piso alguien me detuvo, abrí los ojos (en ese momento me di cuenta que los tenía cerrados) y me tope con aquel chico, hasta ese momento que se encontraba a centímetro de mi rostro no me di cuenta que era bastante ¿Guapo? (tengan en cuenta que tenía la cabeza embotada con el alcohol). Su cabello un poco largo era negro, y contrastaba con su piel blanca, tenía unos gruesos labios rojos y aquella mirada oscura… no supe porque razón pero me perdí en sus ojos.

No supe cuanto tiempo nos quedamos viéndonos el uno al otro, solo reaccione (claro lo que se le puede reaccionar cuando estás borracho) cuando sentí sus labios sobre los míos, con un movimiento torpe lo empuje, y una vez más volví a ver aquella sonrisa, y ante aquello solo pude fruncir el seño y aquel tipo solo soltó una carcajada.

Como pude salí de aquel lugar tambaleándome, comencé a caminar por aquellas calles oscuras, pero de repente mi cuerpo fue estampado contra la pared y mis labios atacados, lo intente alejar de mi cuerpo, coloque sus manos en su pecho y lo empuje, pero eso solo hizo que presionara sus labios contra los míos, sentí un mordisco en mi labio inferior, pero aun así no abrí la boca, porque sabía lo que haría (o eso creo), pero aquel chico siguió insistiendo, y solo desistí hasta que sentí aquel sabor metálico en mi boca, para luego tener su lengua jugando con la mía y me rendí “SI NO PUEDES CON EL ENEMIGO UNETELE” (Si soy un idiota), coloque mis manos alrededor de su cuello y comencé a responder aquel demandante beso, sentí sus manos en mi cintura y me aprisiono aun mas contra la pared, y con aquel acto nuestras caderas chocaron y un gemido salió de mis labios, en un movimiento brusco se separo de mi cuerpo dejándome cegado entre el alcohol y el deseo.

-Maldición- Escuche su reclamo mientras me jalaba, y para cuando me di cuenta estaba metido en el lado del copiloto de algún carro.

Aquel chico se subió del lado del piloto, se inclino de mi lado y me robo un beso, para aquel momento ya no pensaba y solo pude corresponder.

Encendió el auto y arranco hacía algún lugar de la Isla Jeju, durante el camino aquel lugar se quedo en silencio, de vez en cuando acariciaba mis piernas, lo que hacía que un escalofrío recorriera mi cuerpo, o pasaba su mano sobre mi entrepierna y yo solo podía gemir.

El auto se detuvo y aquel chico salió, poco después mi puerta fue abierta, y aquel chico me jalo y salí en un torpe movimiento, cuando medio me enderece mis labios nuevamente fueron atacados por los suyos otra vez se separo de mi y aunque solo podía dejar que me arrastrara podía notar como entrabamos a un edificio llegamos a un ascensor y presiono el número 5 aquellos minutos nos quedamos en silencio sin embargo de vez en cuando podía sentir sus roces “accidentales” en mi cuerpo, cuando las puertas del ascensor se abrieron me volvió a arrastrar por aquellos pasillos, llegamos a la puerta que tenía grabado el numero 1015 y me estampo contra esta, ambos comenzamos un beso pasional, pude escuchar el sonido de unas llaves, y me di cuenta que mientras sostenía mi cintura con una mano, con la otra sacaba unas llaves, podía escucharlo gruñir entre dientes al no poder meter la llave en la hendidura, eso hasta que sentí como mi soporte se desvanecía, y hubiera caído si no fuera porque nuevamente el chico me detuvo.

Era guiado a ciegas por aquel departamento a oscuras, no sabía que estaba haciendo, solo me dejaba llevar y no fui consciente de nada, hasta que caí sobre un colchón completamente desnudo, poco después el cuerpo de aquel chico (desnudo también) se posiciono sobre mí, nuevamente la lucha de nuestras bocas comenzó, mientras frotábamos nuestras caderas haciendo que nuestros miembros se rozaran, gemidos salían de nuestras bocas, y nuestras manos recorrían nuestros cuerpos.

Podía sentir como sus manos acariciaban mis piernas y lentamente las separaba, se incorporo y pude ver como lentamente con su mirada recorría mi cuerpo de una forma lasciva, que de seguro era un desastre, con mi cabello pegado a mi rostro por el sudor y mis labios hinchados, se inclino lentamente hasta susurrar en mi odio un “hermoso” para luego morder mi lóbulo, movió su cadera contra la mía, y un gemido escapo de mis labios al sentir como su miembro rozaba mi entrada, y ante aquello el sonrío, pude ver como lamia 2 de sus dedos, y supe que iba a hacer.

-Solo entra- Le dije en voz entre cortada, y él me miro curioso.

-Te va a doler- Me advirtió.

-Lo sé, no me importa, solo hazlo- Pude ver en su cara confusión pero al final accedió.

Abrió mas mis piernas, coloco una de sus manos en mi cadera y con la otra posiciono su miembro en mi entrada y metió la punta, con aquello pude sentir algo de dolor, un grito escapo de mis labios al recibir su miembro en mi entrada de una sola estocada, aquello dolió horrores, mis manos se aferraron a las sabanas y las lagrimas hicieron aparición.

-Te lo advertí- Fue lo que escuche, pero yo solo mantenía mis ojos cerrados

-Muévete- Le dije a un en ese estado

-Pe…-

-¿Qué estas sordo? ¡Que te muevas!-


Pero aun con él estaba quieto, y con aquel horrible dolor que me invadía pude girar mi cuerpo y quedar sobre él, comencé a moverme, y aun cuando sentía que me partía en 2 no me importaba, pude sentir sus manos en mis caderas e intento detenerme

-T… te estás lastimando- Su voz se escuchaba ronca, sabía que le estaba costando trabajo no moverse.

Me recosté sobre su pecho y nuevamente las lágrimas hicieron aparición, mis sollozos se empezaron a escuchar en la habitación y un dolor profundo ataco mi corazón.

-Por favor, s… solo quiero olvidar- Yo sabía que él no entendía de que estaba hablando, pero aun así lentamente comenzó a acariciar mi espalda.

De un momento a otro volvió a invertir las posiciones, pude ver la preocupación en sus ojos y lentamente limpio las lágrimas con sus manos.

-No llores- Y sin decir más comenzó sus embestidas, que aun me sacaban gemidos de dolor

Con el paso del tiempo las estocadas se volvieron más rápidas, y más profundas, ya no dolía, pero solo podía gemir, enrede mis piernas a sus caderas y mis brazos en su cuello, haciendo que entrara más profundo, el se limitaba a besar mi cuello y a masturbarme, pude sentir aquel escalofrío recorrer mi cuerpo, lo que significaba que pronto terminaría, y así sucedió, el calor se acumulo en mi miembro y sin más llegue a mi clímax manchando nuestros pechos con mi semen, y poco después aquel chico hizo lo mismo en mi interior, cerré mis ojos nuevamente estos estaban humedecidos, lo había hecho, y aquel chico me había escuchado, pero el cansancio en mi cuerpo era mucho y no supe mas, no sin antes recordar lo que había gritado al llegar a mi clímax.

-¡Taemin!-

-Flash Back-


Abrí los ojos ante los insistentes sonidos del timbre, con mucha pereza gire para ver el reloj y pase mi mano por mi rostro.

-¿Qué clase de loco viene a las 3 de la mañana?-

Intente ignorar los sonidos y volver a dormir, pero quien quiera que fuera era muy insistente, sin muchos ánimos me levante de mi cómoda cama y con pasos perezosos me dirigí a la puerta, (el tipo no estaba loco era un enfermo y yo el loco por abrirle), y sin más la abrí, solo pude ver una mata de cabello rojo pasar a mi apartamento con una maleta

-¿Taemin? - No estaba seguro pero creo que era el (el sueño afecta) -¿Qué haces aquí?-

El volteo con una gran sonrisa

-¿Qué no es obvio? Voy a quedarme contigo el fin de semana, Papá ya me dio permiso-

-Taemin yo no tengo problema con eso, pero ¿Sabes qué hora es?-

-Mmm… las 3 de la mañana ¿Por?
- Un suspiro salió de mis labios, en definitiva Taemin era el único loco insensible que piensa que las 3 de la mañana es una hora decente.

-Olvídalo ¿Por qué vienes a esta hora?-

-Papá dijo que solo podía a esta hora y le dije que tú no tenías inconveniente-
Aquella sonrisa de niño inocente no le quedaba, es más yo diría que la ponía cada vez que hacía una travesura

-Bien, yo me voy a dormir- L e dije arrastrando mis pies a mi habitación.

-Hyung- Su voz hizo que me detuviera, gire mi visita y tenía un puchero de protesta -Voy llegando y no me das un beso- Me dijo en tono de reclamo –Somos novios desde hace 1 semana ¿Recuerdas? - Aquello hizo que una sonrisa cansada se apareciera en mi rostro.

-No se me olvida, pero estoy cansado, mañana te doy todos los besos que tú quieras, ahora solo quiero dormir-

Y sin más llegue a mi cuarto y literalmente me arroje a mi hermosa cama, estaba a punto de conciliar el sueño nuevamente cuando sentí mucho movimiento, abrí los ojos y note como Taemin brincaba en la cama con su piyama puesta y con una hermosa sonrisa, lentamente me fui incorporando hasta quedar sentado.

-Taemin, tengo sueño ¿Tu no?-

-No-
Mis esperanzas de dormir esa noche se fueron muy lejos al escuchar aquella respuesta

Una idea cruzo por mi cabeza, por lo cual en un movimiento tome uno de los pies de Taemin jalándolo, haciendo que perdiera el equilibrio y cayó de espaldas en el colchón, y antes de que pudiera incorporarse me posicione sobre él impidiéndole cualquier movimiento.

-Hyung, bájate que pesas- Me dijo en reproche

-No, yo quiero dormir –Le dije y pude notar como su rostro se sonrojaba y giro su mirada, en ese momento mi cerebro estaba dormido, por lo cual no entendía su comportamiento.

-Te prometo ya no moverme- Y con eso fue suficiente, me baje de su cuerpo y me volví a acurrucar en las sabanas, pero nuevamente mi sueño fue interrumpido.

-Hyung-

-Taemin, en qué quedamos
- Le dije aun con los ojos cerrados.

-Lo siento, es que q… quiero- No dijo más y la curiosidad me gano, abrí los ojos y Taemin se encontraba sentado en la cama con la mirada gacha, y lo imite solo que lo miraba con curiosidad.

-¿Taemin?- Pero no dijo nada, se quedo en esa posición, me preocupe y coloque mi mano sobre su hombro, y este acto solo hizo que diera un pequeño brinco -¿Qué sucede?-

-Yo… yo es q… que q… quiero….
- Solo tartamudeaba y no le entendía nada

-Taemin no te entiendo, ¿Qué pasa pequeño? - Le volví a preguntar pero esta vez comencé a acariciar su cabello, levanto la mirada y pude ver como sus mejillas estaban encendidas y le costaba trabajo sostener la mirada.

-Hyung yo… yo quiero…. Yo quiero hacerlo contigo- No dijo más y mi cerebro no procesaba la información, solo sentí sus labios contra los míos.

Ya no tenía sueño

-Flash Back End-

Mis ojos se abrieron con la molestia de la luz del sol, y un dolor de cabeza se hizo presente, lo que me llevo a sujetar mi cabeza, cuando note que el dolor se desvanecía mire a mí alrededor, y me di cuenta de que no era mi habitación, en un movimiento rápido me incorpore y otro dolor se hizo presente, solo que esta vez fue en mi espalda baja, y fue cuando me di cuenta que estaba desnudo, nuevamente lleve mis manos hacia mi cabeza al recordar lo sucedido anoche.

-Veo que ya te despertaste­- Gire mi vista y me encontré con aquel chico pelinegro y en sus manos llevaba un bandeja de comida y el olor inundo mis sentidos, se veía deliciosa y la boca se me hizo agua –Jajaja ¿Quieres?-

Sentí como mi rostro se acaloraba, ¿Era tan obvio? Y él soltó una carcajada y me avergoncé más, se sentó a un lado mío y me entrego la bandeja de comida y comencé a comer (tragar), como si no hubiera un mañana, la comida estaba deliciosa y yo me estaba muriendo de hambre, sentía su mirada penetrante y después de un tiempo me comenzó a incomodar.

-¿Qué tanto miras? - Le dije ya arto de que me estuviera observando.

-A ti- soltó con una sonrisa en su rostro –Es la primera vez que veo una persona comer así- levante una ceja

-A sí como-

-Como si la amaras
- Me dijo soltando una carcajada e inmediatamente se llevo una mano a su boca, y no sé porque, pero aquel acto se me hizo tierno, moví mi cabeza y seguí comiendo.

Todos (donde antes vivía) sabían que adoraba comer, e incluso muchas veces Taemin me reclamaba por eso, y sonreí de una forma melancólica.

-¿Te pasa algo?- La voz de aquel chico me saco de mis pensamientos y yo solo negué con la cabeza.

-Gracias, la comida estaba deliciosa- Le dije mientras dejaba a un lado la bandeja.

Hubo un silencio incomodo, pero algo me llamo la atención, ahí en la cama, en las sabanas que aun cubrían parte de mi cuerpo había una mancha de sangre.

-Creo que te debo unas sabanas nuevas- Le dije y me miro con duda.

Le señale aquella sabana y el solo sonrío e hizo un ademan con la mano diciendo que no importaba.

-Pe…- No me dejo continuar, ya que puso un dedo sobre mi boca.

-No importa, no debí ser tan brusco- Me moví para que quitara su dedo de mi boca y le reclame.

-No fue tu culpa, yo te lo pedí- Le dije con el seño fruncido –Y por eso te comprare unas sabanas-

-Son solo sabanas, no importa
- Suspire resignado, aquel chico era demasiado testarudo.

-¿Puedo tomar una ducha?- La verdad es que sentía mi cuerpo pegajoso y la sangre seca en mi entrada comenzaba a molestarme.

-Claro- Se levanto y de su armario saco una toalla –Toma- me la entrego y me señalo una puerta –Ese es el baño- Yo asentí y acomode mejor la sabana en mi cuerpo y me levante con la toalla en mi mano libre, una vez dentro deje la sabana caer en el suelo y acomode la toalla junto a la regadera.

Abrí la llave y espere un poco para que el agua se calentaba, una vez dentro deje que el agua recorriera mi cuerpo sintiendo como mi cuerpo empezaba a ganar calor, cerré los ojos por un momento disfrutando la sensación.

-Flash Back-

El agua fría recorría mi cuerpo intentando bajar el calor de mi cuerpo, poco a poco me daba cuenta de que Taemin no era el niño inocente como siempre había creído, y esta noche me lo había demostrado, después de haberme dicho que quería hacerlo conmigo me había besado, y si no fuera suficiente con eso se había sentado en mis caderas comenzando hacer movimientos sobre mí, haciendo que mi miembro rozara su trasero y un gemido salió de mis labios.

-E… espera- Pero Taemin no hacía caso, y con la poca voluntad lo separe de mi cuerpo –Taemin por favor-

-Pe… pero- Su mirada cambio a una triste

-Taemin, no quiero hacerte daño-

Y sin mas había salido en dirección al baño, y aquí me hayo intentando bajar mi erección que se encontraba en todo su esplendor, cuando lo logre cerré la llave y enrede la toalla alrededor de mi cintura.

-¿Hyung? - La voz de Taemin hizo que diera un salto en mi lugar

-Taemin, regresa al cuarto-

-Pe… pero yo…
- Escuche como respiraba hondo, y es que en verdad no tenía el valor para verlo –Yo… yo quiero hacer el amor contigo Hyung-

Y en ese momento la ducha helada no sirvió para nada, al notar el bulto que comenzaba a notarse bajo la toalla.

-Taemin, no quiero hacerte daño- Fue lo único que pude decir en mi defensa, pero todo mi auto control se fue al demonio

Taemin ahora abrazaba mi cintura con sus pequeñas manos y su cabeza reposaba en mi espada, intentaba separarlo de mi cuerpo, pero solo hizo que sus manos comenzaran a masajear mi ya despierto miembro por sobre la toalla, y sus labios recorrieron la extensión de mi espalda y no pude más, en un brusco movimiento gire y aprisione a Taemin contra la pared del baño y mi cuerpo.

-Sabes que no soy de piedra ¿Verdad?-

Solo recibí un gemido de su parte, lo cual me alentó a besar su cuello, mis manos se perdieron debajo de aquella camiseta acariciando su abdomen.

-¿De verdad quieres que continúe?-

-Si q… quiero que me h… hagas el amor Hyung-
Sus mejillas se tornaros rojizas y comencé a devorar sus labios.

En este momento agradecía al que haya inventado los pantalones con elástico, porque sin ninguna dificultad estos quedaron en el piso del baño, dejándome una hermosa visión de aquella parte de Taemin.

-Levanta los brazos- Le susurre en el oído, sintiendo como su cuerpo se tensaba, pero obedeció, y sin perder tiempo le quite la camiseta.

Me separe de su cuerpo y observe aquel menudo cuerpo totalmente desnudo, por instinto pase mi lengua por sobre mis labios y lentamente me acerque a su cuerpo pasando por sus hombros, brazos, cintura, caderas hasta llegar a su trasero, comencé a masajear sus nalgas rosando su entrada con mis dedos.

Yo solo podía escucharlo gemir y eso me agradaba, nuevamente lo tome por su trasero, un sonido de sorpresa escapo de sus labios, pero solo enredo sus manos en mi cuello y sus piernas en mi cintura, aproveche aquello para pegarlo más a la pared.

-Taemin- Escuche un pequeño “hum” y sonreí –Quítame la toalla- Mi sonrisa se amplió mas al sentir su cuerpo temblar.

Poco después sus manos se separaron de mi cuello, y bajaron lentamente por mi espalda hasta llegar a la orilla de la toalla, y de un jalón quedo fuera de mi cuerpo, volví a pegarlo a la pared y mis labios viajaron a su cuello.

-Hy… Hyung espera-

-¿Quieres que pare?
- aun acariciaba sus nalgas con mis manos

-No, es que la pared esta fría-

Solté una carcajada ante aquello, tome firmemente su trasero y comencé a caminar en dirección de la recamara, ahí me senté y acomode a Taemin sobre mis piernas, en ese instante sentí como nuestros miembros se rozaban, tome sus caderas y comencé a moverme simulando una penetración, aquellas sensaciones hacían que mis sentidos se nublaran, y los sus gemidos en mi oído me volvían loco.

-Hy… Hyung, hazlo real-

-De acuerdo
- Detuve mis movimientos, y con mi mirada busque algo que me sirviera como lubricante, observe a Taemin con su respiración agitada, su cuerpo cubierto de sudor y su cabello rojizo pegado a su rostro, y una idea cruzo mi mente, tome su miembro y comencé a estimularlo, sus gemidos se escuchaban más fuertes y roncos en mi odios, pude sentir como su cuerpo se tensaba y al final un gritó salió de sus labios, y sus uñas se enterraron en mis hombros, su semen salió quedando parte en mis manos, pecho, y parte de mi cara.

-¿Estás bien? - Solo pude ver como asentía con la cabeza, que aun escondía en mi cuello -¿Listo? - Se separo de mi cuerpo y recibí un beso como respuesta, tome los restos de semen que tenía en mis manos y lleve mis dígitos a su entrada, comencé con uno y sus uñas nuevamente se enterraron en mis hombros dándome a entender que le dolía, volví el beso más profundo y comenzó a relajarse, un segundo dedo entró seguido de un tercero y Taemin rompió el beso para soltar un grito.

-D… duele-

Con mi mano libre nuevamente estimule su miembro para distraerlo del dolor, movía mis dedos dentro y fuera de su entrada al ritmo de la otra que lo estimulaba, sus gemidos comenzaron a escucharse y supe que estaba listo, saque mis dedos de su interior, lo observe para pedir permiso y asintió, lo tome de sus caderas con una mano, y con la otra tome mi miembro ya adolorida hacía su entrada, metí la punta y lentamente me fui adentrando, pude apreciar como las lagrimas salían de sus ojos y ante aquello me detuve.

-T… tranquilo- Mi voz se escucho entrecortada por el placer que estaba sintiendo, por mi hubiera entrado de una estocada, pero no quería lastimarlo.

Al final con un poco de dificultad y lentitud logre abrirme camino en su interior, y era lo mejor, lo disfrutaría mas si no fuera por su carita de dolor, sus lagrimas salían de sus ojos y leves sollozos se escuchaban.

Nuevamente tome sus caderas y salí lentamente de su interior, mordí mis labios ante la fricción, una vez fuera lo cargue y lo recosté sobre la cama, e hice lo mismo.

-¿P… por… porque hiciste eso?

Le mire y limpie su rostro de lágrimas y deposite un beso en su frente

-Te estaba lastimando, será luego- Pude ver como bajaba su cabeza, lo más seguro es que pensara que era su culpa –Tranquilo, no es tu culpa-

Acaricie su cabello esperando a que se durmiera y poder ir al baño para deshacerme del problema entre mis piernas con otra ducha fría, pero no pude seguir pensando, en un momento a otro tenía Taemin sobre mí.

-E… espera T… Tae q… que vas a…- Mis palabras fueron detenidas por un gemido y a mis oídos llegó el grito de Taemin.

Taemin había introducido mi miembro en su entrada de una sola estocada, lo observe nuevamente con aquellas lágrimas en su rostro.

-P… por favor Hyung-

Un suspiro salió de mis labios y asentí, en un movimiento me coloque sobre él.

-Avísame cuando ya no te duela- Comencé a depositar besos por todo su rostro y mis manos se aferraban a las sabanas para evitar moverme.

Un movimiento involuntario de sus caderas me dio a entender que se había acostumbrado, comencé a moverme lentamente viendo las expresiones en su rostro, sus ojos cerrados, su respiración agitada, sus mejillas sonrojadas y sus gemidos hacían de aquello la imagen más hermosa y erótica que he visto, me incline mas sobre su cuerpo, sentía como su miembro era aprisionado entre nuestros cuerpos, aceleré las embestidas escuchando como nuestras caderas chocaban y cada vez el placer era mayor

-¡Changmin!

Aquel gritó con mi nombre que salió de la boca de Taemin hizo que un escalofrío recorriera mi cuerpo y sin más llegue a mi clímax corriéndome en Taemin, con dificultad salí de su interior y me recosté a un lado.

Cuando recupere la respiración voltee a ver a Taemin, sonreí al nota que ya estaba dormido y con una sonrisa en su rostro rodee con uno de mis brazos su cintura y acomodé su rostro en mi pecho, estuve un tiempo acariciando su cabello y admirando su pequeño rostro hasta que caí dormido.

-Flash Back End-

Abrí los ojos al escuchar los golpes en la puerta

-Voy a pasar- Aquel chico entró y pude ver su figura a través de la cortina del baño –Solo vine por la sabana-

No le conteste, pero pude ver como la recogía del suelo, lo ignore e intente quitarme la sangre seca que aun se encontraba en mi entrada, lleve mis dígitos a aquel lugar, cuando el primer dedo todo tuve que llevar mi mano libre a la boca para acallar el grito que escapo de mi garganta.

-¿Estás bien?-

En ese momento me maldije mentalmente, había olvidado que aquel chico estaba ahí y en un jadeo solo pude contestar un leve “si”, tome aire y nuevamente intentar aquella zona que me seguía molestando.

Pero antes de poder hacer algo la cortina fue corrida y aquel chico entró (ya desnudo) a la regadera y fruncí el seño

-¿Qué haces?-

El no contestó, se limito a hacerme a un lado y meterse bajo el agua, y eso me molesto más, me disponía a gritarle cuando abrió la boca (hablo).

¿Qué no es obvio?, me voy a bañar- Dijo con total calma

-¿No puedes esperar a que yo termine?- iba a decir algo, pero no lo deje –No, olvídalo yo me voy-

Y me disponía a salir a un con aquella molestia en mi parte trasera, ya me bañaría en casa, pero nuevamente mi salida fue detenida por aquel chico que sostenía mi brazo.

-¡¿Qué quieres?!-

-Eres muy arisco ¿Lo sabías?-


Y sin esperármelo junto su cuerpo con el mío en un abrazo, mi mente a un no lo procesaba, solo sentía sus caricias en mi espalda, por alguna razón me relajaban, y cerré mis ojos por un momento, eso hasta que sentí sus dedos en mi entrada y el dolor atravesó mi cuerpo, me disponía a gritarle cuando él se me adelanto.

-Tranquilo- Hizo una pausa en lo que introducía un dedo en mi entrada y yo cerré los ojos por el dolor –Solo quiero quitarte la molestia-

Abrí mis ojos y lo mire ante aquello y el soltó una carcajada.

-No te sorprendas es obvio- Me dijo acariciando mi rostro –Ahora quédate quieto, si no te voy a lastimar-

Y por más que quise resistirme no pude, sus dedos acariciaban con mucho cuidado mi cavidad, por instinto me aferre a su espalda, una vez que sus dedos me abandonaron no me moví, mi cabeza aun estaba sobre su pecho y sus manos rodeaban mi cintura.

-¿Por qué haces todo esto? ¿Por qué te preocupas por mí? - Le pregunté.

Un suspiro escapó de sus labios y me separe de su cuerpo.

-Hay que cambiarnos- Y sin decir más salió de la regadera dejándome ahí sin ninguna respuesta.

Aun con aquellas preguntas rondando mi cabeza salí de la regadera enredando una de las toallas en mí cintura y la otra la deje sobre mi cabeza. Y así salí a la habitación donde el ya estaba vestido.

-Tu ropa está sobre la cama –Me dijo señalando aquel lugar voltee y vi mi ropa doblada sobre está.

-Gracias- No dije más.

Camine y simplemente quite la toalla de la cintura, quedando nuevamente desnudo, pero en esos momentos ya poco me importaba, ya me había visto 2 veces desnudo, supongo que otra vez no afectaba mucho.

Lo único que me intimidaba era su penetrante mirada, pero agradecía ser inexpresivo ya que ayudaba a vestirme de una forma indiferente.

Una vez vestido un incomodo silencio se formo hasta que decidí romperlo.

-Me tengo que ir, gracias por todo-

-Espera­
- Su voz detuvo mi camino -¿Querías saber porque hago todo esto no? - La curiosidad gano y yo asentí (vale también mataba al gato pero lo hecho, hecho está) –Tu… tu me gustas-

En ese momento mi cuerpo quedo en shock, y abrí mas mis ojos ante la impresión, abrí la boca, pero solo podían salir balbuceos sin sentido.

Podía ver como tenía un sonrojo en su rostro y movía sus manos, estaba nervioso y al ver que no decía nada siguió hablando.

-Me gustas desde hace 6 meses, te vi por primera vez en la facultad, me llamaste la atención porque te veías triste, y por alguna razón no me gustó verte así, desde entonces te seguía a escondidas, esperando el momento para poder hablarte, pero jamás me atreví- Hizo una pausa mientras tomaba aire y siguió hablando- Y anoche te vi por casualidad, te juro que no te estaba siguiendo, pero no pude evitarlo, yo…-

-Y que, solo querías acostarte conmigo ¿no?
- Mi voz se escucho… no sabría describirlo, pero aquello hizo que en se enojara.

-¡Claro que no! No soy ese tipo de persona –Dejo escapar un suspiro Para mí, lo de anoche no solo fue sexo, para mí fue especial-

El avanzaba y yo retrocedía, aquella confesión me había tomado por sorpresa.

-Quiero que olvides ese dolor conmigo-

Y con esa frase la cara de Taemin apareció en mi mente.

-Lo siento, pero para mí fue sexo- Ante mis palabras se detuvo y me miro- Yo no hubiera hecho esto si no hubiera sido por el alcohol- Aquella mirada cambio a una de pánico –Yo amo a otra persona

En un rápido movimiento tomo mis hombros y sentí como me movía.

-¿Quién ese chico Taemin? Es por é ¿Verdad?, por el sufres ¿No?, que chiste tiene sufrir por alguien que no te ama-

Y aquello desato mi furia

-¡Tú no sabes! - Ante aquello dio un paso hacia atrás -¡No sabes quién soy! No me conoces más allá de haberme seguido-

Mi respiración era entre cortada por todo lo que dije

-¡No importa!, nadie, pero nadie le hace daño a la persona que ama, y si lo amas eres un tonto y él un idiota-

Mi ira aumento, nadie, pero NADIE insultaba a Tae.

-No vuelvas a insultar a Tae ¿me entendiste?-


No fue un grito, pero cuando me enojaba lo decía en un tono serio y amenazante, y con aquella advertencia salí de ahí, no me detuve hasta estar dentro de mi apartamento, solo me deje caer en mi cama y caí dormido

___________________________________



Un escalofrío recorrió mi cuerpo, e hizo que abriera los ojos, envolví mi cuerpo con mis brazos y me di cuenta que hacía bastante frio, aun en aquella posición me levante y entendí él porque del frío, estábamos en invierno y había dejado la ventana abierta y… un estornudo escapo de mis labios y a la lista de mi mala suerte me había resfriado.

Aquel día había decidido faltar a la escuela, no me sentía bien ni de humor para ir, solo me la había pasado en cama viendo las imágenes de Taemin (si soy masoquista) solo me torturaba viéndolas, sabiendo que nunca lo volvería a ver.

El sonido del timbre me saco de mis pensamientos, tome la cobija y me envolví en ella, para encontrarme con una desagradable sorpresa cuando abrí la puerta.

Ahí en la puerta se encontraba el chico que había insultado a Taemin (También me había acostado con el pero… eso no importaba)

-¡Que es lo que quieres! - Pero antes de poder decir algo entro.

-Lindo lugar- Dijo viendo alrededor de mi apartamento –Tus padres deben tener dinero-

-Largo
- Le dije sosteniendo el pomo de la puerta que estaba abierta.

-Tranquilo, tengo mis motivos para estar aquí- Dijo con calma sentándose en mi sillón.

Cruce los brazos y espere a que me dijera sus razones

-Toma- El extendió unos libros y al ver que no los recibía los puso sobre la pequeña mesa –Tu profesor me los dio para que te pusieras al día-

-Bien, ahora adiós-

-No comas ansias pequeño, esa fue mi primera razón, me dieron tu dirección y tu nombre, Changmin-
Fruncí el seño ante aquello –Sabes tienes un lindo nombre-

-Dime lo que quieres-

-Vale vale, yo venía a pedirte perdón-

-Ahora que lo has dicho ¿Te puedes ir?
Vale la pregunta estaba de más, pero este tipo solo me alteraba.

-¿No vas a decir nada? Algo como “no te preocupes te perdono”- Alce las cejas incrédulo

-Vale ya entendí- Me dijo alzando las manos en forma de rendición –Oye Changmin, sé que no nos conocemos pero me gustaría hacerlo-

-¿Por qué?
- Le dije ya sentado enfrente de él, de todas maneras el no iba a salir de mi casa y no me quedaba de otra.

-¿Tengo que repetirlo?- Yo negué con la cabeza –Bien, ¿Me dejaras conocerte? - Un suspiro salió de mis labios, pase mi mano por mi cabello, no sabía que tenía este tipo que al final accedí.

-Tu primero- Le dije, el sonrió y asintió

-Mi nombre es Jaejoong, Kim Jaejoong, tengo 23 años, estudio gastronomía, vivo solo en un departamento desde los 20- Hizo una pausa y se quedo pensativo, como si le costara encontrar las palabras de cómo seguir –Digamos que mi razón por la que vivo solo es porque mis padres me corrieron y todo porque les dije que era homosexual-

Una sonrisa triste sega posiciono en su rostro y lo mire con más atención, aquello hizo que las palabras del papá de Taemin se escucharan en mi cabeza como un eco.

- “¿Quieres estar con él no?, Bien entonces lárgate”-

-“Acepta las consecuencias de tus decisiones Taemin, ya no eres un niño, toma tus cosas y lárgate”-

- “Saldré y cuando regrese no los quiero ver aquí y tampoco las cosas de Taemin”


- Entiendo
- Le dije en un susurro

-Después de eso fui a buscar refugio con el cual en ese entonces era mi novio, pero al enterarse de que ya no tenía dinero me dejo, vaya amor ¿no? – Aquello lo dijo con toda la ironía posible –Bien creo que eso es todo de mi parte, tu turno- Me dijo mirándome a los ojos con una sonrisa, y en su mirada oscura se podía ver un brillo, estaba feliz.

-Bueno, supongo que y lo sabes, pero mi nombre es Shim Changmin-El asintió energéticamente – Tengo 21 años, estudio turismo, vivo aquí dese hace un año-

-¿Y tus padres te pagan este lugar?-
Me pregunto, y yo solo sonreí melancólicamente.

-No, yo lo pago con mi trabajo, vivo prácticamente solo desde los 16 y me mantengo desde los 18-

-¿Puedo preguntar qué paso?
– Solo pude suspirar

-Mira no acostumbro a decir mi vida personal – Pude ver como aquel brillo de sus ojos se apagaba –pero, supongo que puedo hacer una excepción- Y nuevamente la alegría volvió a su rostro- Mis padres eran muy jóvenes cuando se enteraron de que mi madre estaba embarazada, tenían apenas 17 años, todos acordaron de que sería mejor abortar- Una cara de espanto se posiciono en su rostro.

-¿Ese bebé eres tú? - Yo asentí

-El único que se opuso a eso fue mi padre, él quería a ese bebé, él quería que yo naciera, y al final me dejaron nacer con una advertencia, después de mi nacimiento mi padre se quedo solo con un niño recién nacido, mi madre una vez que me dio a luz lo dejo, y mis abuelos lo corrieron de la casa, esa fue su advertencia, si yo nacía el dejaba de ser su hijo- Hice una pausa para poder tomar aire –Desde entonces mi padre se dedico a cuidarme, no terminó de estudiar por estar trabajando, pero dio todo lo que pudo para sacarme adelante y me crio hasta los 16 años-

-¿Solo hasta los 16?-
Volvió a preguntar y nuevamente yo asentí, decidí continuar al fin y al cabo que mas daba.

-En mi cumpleaños número 16, recibí de regalo la gran noticia de que mi padre había fallecido- Pude escuchar como la ironía salía de mis labios –Un camión se llevo su coche al no detenerse en el alto, después de eso trataron de localizar a mis abuelos, pero no quisieron saber nada de mí, ellos decían que con mi nacimiento había deshonrado a la familia y que le había echado a perder la vida de su hijo, que estaba mejor muerto p…- Fui interrumpido por Jaejoong.

-Changmin, ¿Estás bien? Lo mire curioso por la pregunta, y fue cuando me di cuenta de que las lagrimas corrían por mi rostro.

-Sí, solo… es que es difícil recordar- Le dije sonriendo mientras que con mi mano retiraba las lagrimas

-¿Q… que paso después?-

-¿Preguntas si me enviaron a un orfanato?
- El asintió y yo negué –Me acogieron-

-¿Quién?
- Lo mire por un instante sabiendo de antemano que no le agradaría.

-El padre de Taemin-

Pude sentir como él ambiente se tensaba, sabía que Taemin era un tema tabú para los 2, pero él había sido el que pregunto.

-¿Así conociste a Taemin?

-No, nos conocimos 1 año antes el día que mi padre murió Tae y su papá estaban ahí, el señor era mi tutor, ya que la mayoría de tiempo mi padre no se encontraba, y se lo pidió, por lo cual al ser mi tutor se hizo cargo de mí por 2 años, hasta que cumplí la mayoría de edad, luego decidí trabajar y compré un apartamento, pero seguí en contacto con ellos, poco después (o más bien un año) Tae y yo nos volvimos novios.


De nuevo aquel silencio incomodo se formo

-Si tanto se amaban ¿q… que fue lo que paso? - Me dijo con la mirada gacha.

-¿Realmente quieres saberlo? Le pregunté y el asintió –Bien-

Cerré los ojos y me deje llevar por los recuerdos, buscando en mi memoria aquellos días.

-Flash Back-

Llegamos a mi apartamento y Taemin no había hablado en todo el camino, deje su maleta en la sala y lo lleve hasta la habitación, su rostro estaba vacio

-Tranquilo, todo va a estar bien- Intente darle ánimos, pero solo logre que frunciera el seño

-¡Tú que sabes! –Aquellas palabras me sorprendieron, y no pude evitar soltar su mano y dar un paso para atrás -¡Tú no sabes nada! Sus lágrimas comenzaron a caer – ¡Todo esto es tu culpa!

-Tae-
Trate de acercarme y limpiar aquellas lágrimas, pero me dio un manotazo, impidiéndome que lo tocara

-¡No me toques!- Y eso hizo que frunciera el seño, Taemin se estaba pasando con todo esto.

-Vamos Tae, tranquilízate-

-¡No, no quiero tranquilizarme! ¡Todo esto es tu culpa! - Me senté en la cama y masajee mi sien.

-Tae, no hagas las cosas más difíciles-

-¡¿Difíciles?! ¡Tu padre no te corrió por estar saliendo con un imbécil!
–Alce mi vista sorprendido ante sus palabras –Eres un idiota, estoy cansado de todo esto- Y sin esperármelo me dio una cachetada, sentía como la sangre salía de la herida que me había hecho su padre, y él me la había vuelto a abrir, por instinto llevé una mano a mi mejilla y me le quede viendo, podía ver la furia en sus ojos -¡Te odio! Ahora entiendo porque tu mamá se intento deshacer de ti, solo causas problemas, por eso tu papá te abandono. Todas aquellas palabras hicieron eco en mi cabeza, y los recuerdos de mi padre llegaron, sentí como mis ojos se cristalizaban, así que solo baje la mirada mientras los gritos de Taemin seguían rompiéndome el corazón –No te quiero volver a ver-

No dije mas, y el tampoco, solo me puse de pie y salí de ahí con mi mano sobre mi mejilla que ahora estaba cubierta con mi sangre, cerré la puerta y pude escuchar sus sollozos, me quede ahí parado por un rato hasta que mis piernas reaccionaron y salí del apartamento, mi cuerpo se movió solo, porque para cuando me di cuenta estaba en la sala con una botella de alcohol en mi boca y su mitad de contenido en mi organismo, ¿Por qué hacía todo esto? Si yo odiaba el alcohol, la verdad no sé, tal vez solo para poder olvidar, no supe en qué momento me termine todas aquellas botellas, pero no logre totalmente mi cometido, porque aun recordaba, pero el alcohol había adormecido mis sentidos, ya no me dolía el pecho, y nuevamente salí de mi apartamento, vagando por las calles de Seúl, y al final llegue al cementerio, me detuve en una de las tumbas, aquella que decía.

Shim Jun Min (1974- 2008) Un gran hombre y padre con un corazón de oro”

Lentamente pase los dedos por aquella lapida, donde se encontraban los restos de mi padre, y sin poder evitarlo las lágrimas hicieron aparición.

-Lo siento, Taemin tiene razón, solo causo problemas, si no hubieras dejado que naciera mis abuelos no te hubieran corrido, mi madre no te hubiera abandonado, y sobre todo, no estarías aquí enterrado- Me deje caer de rodillas, mientras las lágrimas seguían cayendo –También por mi culpa corrieron a Taemin, yo… no logro hacer nada bien, ya hora me odia-

Enterré las manos en el suelo, mi desesperación era grande, y no sabía qué hacer, todo daba vueltas, y todo lo que me rodeaba se volvió negro

---------------------------------

Cuando desperté lo primero que vi fue la lapida de mi padre, no recordaba mucho, pero la cabeza me dolía horrores, y un ardor apareció en mi rostro, y fue cuando recordé, me había quedado dormido en el cementerio, y ya era de día, como pude me puse de pie, durante el camino le di vueltas al asunto, y al fin llegue a una conclusión.



Ahí parado frente a la puertea había tomado una decisión, así que toque la puerta de aquella casa a la cual algún día llame hogar, cuando se abrió el papá de Taemin se notaba enojado.

-¡¿Qué quieres?!- Me pregunto molesto

-Vine a hablar con usted-

-No me interesa hablar contigo-
Estaba dispuesto a cerrarme la puerta en la cara, pero se lo impedí.

-Por favor- En estos momentos estaba rogando.

Con un suspiro abrió la puerta y me dejo entrar

-Tienes 5 minutos-

-Yo, lamento lo que paso, pero no tiene porque echarle la culpa a Taemin yo fui el culpable de todo, yo fui quien lo seduje
–Hice una pausa para pensar mejor mis palabras, ya que no era bueno mintiendo- El no tuvo la culpa de nada, déjelo volver- Y aunque estaba mintiendo quería hacer algo bien, por primera vez, quería regresarle a Taemin su felicidad, aunque me costara la mía.

-De acuerdo, supongamos que te creo, tengo una condición para dejar que Tae regrese- Me dijo levantando su dedo índice.

-¿Cuál?- n Yo ya sabía cuál era, pero de todos modos quería estar seguro.

-No quiero que vuelvas a verlo
- Una cosa era saberlo, y otra que te lo dijeran, en ese momento sentí como mi corazón se encogía en solo pensar que no volvería a verlo.

-De acuerdo- Al pronunciar aquellas palabras sabía que me estaba sentenciado.

-Me llevaré a Taemin una semana con sus abuelos, cuando regrese asegúrate de cumplir tu promesa-

Y yo solo asentí –Se me olvidaba- Fue lo último que escuche antes de recibir un golpe de su parte, con aquello la herida (que estaba infectada por haber dormido en la tierra y no atenderla) se volvió a abrir, manchándome la camisa y mi rostro de sangre – Eso fue por aprovecharte de mi hijo, iré por él en media hora- Dio media vuelta y subió las escaleras.

Con dificultad me puse de puse de pie y me dirigí a mi apartamento, y cuando entre me encontré con Taemin

- Changmin ¿Qué te paso? - En su cara se podía ver la angustia, y podía sentir como me escaneaba con la mirada – ¿Hy… Hyung?- En su rostro se podía ver como estaba a punto de llorar, y con duda, me di cuenta que lo sucedido en la noche no lo recordaba por el shock, y creo que era mejor así -Ven tengo que curarte eso- -Tomo una de mis manos y yo creo que él esperaba a que las entrelazara, pero me solté –Hyung- Susurro

Se acerco y trato de poner su mano en mi rostro, pero antes de que pudiera tocarme, la sostuve y la aleje de mí, no quería sentir su tacto

-Hable con tu papá, viene para acá, podrás volver con él- Le dije y antes de que pudiera decirme algo el timbre sonó, camine hacía la sala, cogí la pequeña maleta y me dirigí a la puerta, pasando de largo a Taemin.

Su padre estaba ahí parado y le entregue su maleta, lo observe y dio un paso para atrás, por un instante sonreí melancólicamente, Taemin seguía siendo aquel niño inseguro, me acerque a él y sin poder evitarlo rodee su cuerpo con mis brazos, posicione mi rostro en su cuello y sentí por última vez su piel aspire por última vez su aquel maravilloso olor “Shim Changmin, eres un maldito masoquista” me regañe mentalmente, solo pude tomar su mano y llevarlo a la puerta, me posicione detrás de él y coloque mis manos en sus hombros para darle un pequeño empujón.

-Anda, ve a casa-

Podía ver su rostro preocupado, así que como despedida le di la mejor de mis sonrisas y eso pareció calmarlo, porque él hizo lo mismo, me quede ahí parado viéndolo hasta que desapareció por el pasillo.

Una vez dentro, aquel departamento se me hizo extremadamente grande, arrastrando los pies llegue a mi recamara y me recosté, no podía dormir, pero tampoco me sentía con las fuerzas suficientes para salir, fue cuando mi vista capto una pequeña caja de regalo, y un nudo se formo en mi garganta, ese día cumplíamos un año de estar saliendo juntos, mis ojos se cristalizaron nuevamente al solo pensar que en estos momentos podríamos estar festejando, pero me hallo aquí tratando de darle un sentido a mi patética vida, y dándome cuenta de que mi realidad es que estaba completamente solo

-----------------------------------------------------

Casi se cumplía la semana que me había indicado el padre de Taemin, había investigado varios lugares donde tuvieron turismo y al final me decidí por la Isla Jeju, había hecho varios viajes para realizar mis trámites y conseguir un lugar donde vivir, ya solo falta mudarme

-Changmin-

Aquella dulce voz me saco de mis pensamientos, voltee y me encontré con m vecina

-Hola señora Choi- Ella me sonrío y acaricio mi cabello.

-Hace mucho que no te veo chico ¿Dónde has estado?-

-Oh eso, lo lamento, pero he estado ocupado con los trámites de mi mudanza
- Pude ver la sorpresa en su rostro.

-¿Te marcharas?-

Yo asentí –Terminare mis estudios por allá-

-Ya veo, cuando vengas no olvides visitarme-

-Claro-
Y una idea cruzo mi mente –Señora Choi, cree que pueda pedirle un favor-

-Claro cariño, que es-

-Permítame
- Entre a mi apartamento y tome aquella cajita de regalo y una pequeña carta.

Una vez afuera la Sra. Choi me miraba con curiosidad mientras escribía en el sombre el nombre de Taemin.

-Me gustaría que le entregara esto a un chico llamado Lee Taemin, ¿Cree que podría?-

Ella sonrió y asintió, mientras yo le entregaba los objetos.

Y así la semana terminó, y yo ya estaba en un avión con destino a Jeju.

-Flas Back End-

Podía ver la sorpresa en sus ojos y yo me limite a arroparme más en mi manta.

-Lo… lo lamento yo no sabía- Yo negué con la cabeza

-No te preocupes, eso fue hace mucho tiempo-

-Vale me rindo-

-¿He?
- Lo mire confundido

-Ya me di cuenta que no puedo competir con él- Respiro profundamente -¿Amigos?-

Me estiro la mano con una sonrisa en su rostro y yo hice lo mismo

-Amigos-

Nos estrechamos la mano y un estornudo hizo que me alejara de él y me recordó que estaba enfermo.

-Quédate aquí- Me dijo poniéndose de pie y caminando a la cocina

-A dónde vas-

-Voy a prepararte algo de sopa caliente
- Me dijo ya en la cocina

Poco después llegó con un plato de sopa que olía muy bien, comencé a comer y al igual que la ves pasada estaba deliciosa, lo único que me incomodaba era que Jaejoong seguía viéndome con una sonrisa en la boca, pero no dije nada, después de todo me había hecho la sopa, y en esos momentos creí que lo de ser amigos era una buena idea.

-----------------------------

Y así paso 1 año, pero aquella promesa no se cumplió, Jaejoong y yo no éramos amigos, “amantes” era la mejor palabra para describir nuestra relación, y de alguna u otra forma terminamos viviendo juntos (más bien un día llegó a mí apartamento con sus maletas y no lo puede sacar de ahí)

-Changmin- Su voz me hizo que parara mi lectura, lo mire un momento y seguí leyendo –Te estoy hablando- Me dijo en tono de reclamo.

-Y yo escuchando- No podía verlo, pero podía apostar a que había hecho un puchero.

-¡Ya! - en esos momentos mi libro fue arrebatado de mis manos y luego azotado en mi cabeza

-Oye porque me pegas- Le dije sobándome la parte golpeada.

-Porque no me haces caso, prefieres seguir leyendo tu estúpido libro-

-Sí-
Le dije mientras le arrebataba el libro y seguí leyendo- Es más interesante- La verdad era que desde hace rato dejo de prestarle atención al libro, pero nadie me quitaba el gusto de molestarlo, y menos con esa cara de indignación que valía oro.

Mordí mi labio para evitar reírme y seguir fingiendo estar entretenido con el libro, en esos momentos cambio su expresión o una feliz, y chasqueo los dedos, no dijo nada y salió de la sala, en ese momento me preocupe, Jaejoong era muy impulsivo y trataría de hacer cualquier cosa para que dejara el libro y le hiciera caso, e involuntariamente sonreí, nuestra “relación” era tipo amor-odio, bueno no amor (al menos de mi parte) si no cariño-odio, siempre nos estábamos peleando, pero eso era lo divertido.

Escuche sus pasos y seguí fingiendo estar leyendo, escuche como se aclaraba la garganta y subí la vista, aquello hizo que cerrara el libro y lo dejara sobre la mesa, e sonrió victorioso, eso hasta que mi mirada seguía siendo de total indiferencia la razón por la que había cerrado el libro es que quería alejarlo de mí para evitar golpearlo con él, ya que Jaejoong estaba completamente desnudo frente a mí, como dije, totalmente impulsivo.

-¿No vas a decirme nada?-

-¿Cómo qué? No es como si no te hubiera visto desnudo antes, no hay nada nuevo que ver-
De verdad que esto era divertido, una vez calmado mi impulso de golpearlo intente tomar mi libro de nuevo.

Pero antes de poder hacerlo Jae se abalanzo contra mí y ambos terminamos en la alfombra de la sala.

-Te voy demostrar que puedo ser más interesante que un montón de hojas y papel- Me susurro en el oído y yo trague saliva, Jaejoong en esos momentos era peligroso, pero no de la manera que creen, si no que mi cuerpo sufrirá las consecuencias de haberlo hecho enojar.

---------------------------------------

Me encontraba boca abajo en mi cama (lo cual no recuerdo como llegue ahí) completamente desnudo, apenas tapado con la sabana, totalmente agotado y adolorido, y yo solo quería dormir, pero en este año me he dado cuenta de que Jaejoong y Taemin tenían algo en común, ninguno de los 2 me dejaba dormir, sentí su mano recorrer mi espalda

-Changmin ¿Sigues molesto? - No le conteste- Ya, no es como si no lo hubieras disfrutado- En ese momento quise golpearlo, pero si me movía me dolerá y yo solo quería dormir –Di algo-

-Algo
- Le dije

-¡Changmin!-

-Quiero dormir
- le dije volviéndome a acurrucar en el colchón, escuche como chasqueaba los dedos.

-Ya recordé-

-¿Qué?
- Le dije con desgano

-Porque te interrumpí en tu lectura-

-Porque-

-Quiero que el próximo fin de semana vayamos al parque-


Ante aquella respuesta solo pude suspirar ¿Tanto para eso?

-Olvídalo- Le dije molesto

-Pero Minnie- Acababa de descubrir la respuesta de mi teoría plantee hace unos meses, Jaejoong era bipolar.

-Vale, pero déjame dormir- No lo vi, pero supongo que sonrió

-¡Sí!- y cuando supe lo tenía sobre mí

-¡Ya! Que me lastimas- Pero no me hizo caso, y termine durmiendo con un peso muerto sobre mí.

------------------------

Era un día frio, pero no tanto como en invierno, era otoño y los paisajes estaban pintados de naranja, los árboles se encontraban pelones y sus hojas se hallaban en el piso.

Ambos caminábamos en aquel parque o al menos yo caminaba, Jaejoong corría de aquí para allá como un niño, en esos momentos me preguntaba quién era el mayor, por aquella actitud, pero el escuchar su risa y verlo feliz me alegraba, y también eran aquellos momentos en los que me gustaría poder corresponder sus sentimientos, pero a si no eran las cosas, no voy a mentir en ese año le tome cariño, pero no era lo mismo, yo amaba a Taemin, y tal vez sería así para siempre.



-¡Changmin!- Su grito hizo que volteara a verlo, venía corriendo hacia mí, pero su rostro mostraba pánico- Escóndeme-

De un momento a otro tenía a Jaejoong detrás de mí usándome como un escudo y me reí.

-¿Qué pasa?- Pude ver un sonrojo en su rostro

-M… mi familia- Ante aquello me quede en blanco

Según Jaejoong su familia lo había corrido de casa por sus preferencias sexuales

-¿Dónde?- Le pregunte, el señalo a un grupo de 5 personas, eran 2 mayores (que supuse eran sus padres) y chicas un poco más grandes que él -¿Quiénes son las chicas?-

-Mis hermanas-
Me susurro –Vámonos Changmin­- Yo fruncí el seño

-Jaejoong, haz esperado esto por una semana, porque los 2 trabajamos, ¿ahora te quieres ir solo porque tu familia está aquí? No te entiendo.

-Yo… no terminamos bien y no los veo desde hace 4 años
- Me dijo bajando la mirada

-Jae, si no mal recuerdo me dijiste que tu padre hizo que te retractaras ¿No? - El asintió- pero tú no quisiste, por lo cual tu padre te dijo que serías infeliz y te corrió-

-¿Qué tiene que ver con esto?-

-Tengo una idea
- Le dije y me miro con curiosidad –Vamos a demostrarle que eres feliz –sonreí –Escucha, primer finge que ellos no están aquí –El asintió- Después sígueme la corriente-

-Sabes, me asustas-
Yo solo sonreí- Bien, te sigo.

-Vale-
Y sin más lo empuje y él calló, me vio perplejo y al momento enfureció.

-¡Shim Changmin esta me la pagas! - Había logrado mi objetivo, estaba enojado y su grito había llamado la atención de todos en el parque

Jaejoong se levanto yo me eche a correr, y él me siguió, en ese momento no recordó que sui familia estaba ahí.

-Atrápame si puedes- le grité a un corriendo y comencé a reír, a lo lejos podía escuchar su risa.

-¡Changmin! Quédate quieto, ya me canse- me detuve y me di vuelta, el se encontraba respirando con dificultad y se sostenía apenas.

-Ya estas viejo Hyung- Le dije en un tono tierno y le saque la lengua, cabiendo de ante mano que se enojaría (técnica aprendida de Taemin)

Levanto el rostro y frunció el seño.

-A quien le dices viejo mocoso- Sonreí, aquellas preguntas siempre generaban la misma respuesta.

-No conozco a nadie más Hyung- Y eso hizo que se incorporara y siguiéramos corriendo.

Y cuando estuvo a punto de alcanzarme tropezó y para mi desgracia me llevo consigo, (eso sí agradezco haber caído sobre un montón de hojas secas).

Ambos reíamos sobre el piso, en un momento se posiciono sobre mí, podía ver sus ojos oscuros y su sonrisa, entonces me beso, no fue uno profundo, sino solo un pequeño pico de pájaro.

-Te amo- Me dijo y yo le sostuve su rostro con mis manos y le di un pequeño beso.

-Te quiero- Y era verdad.

Nos pusimos de pie y nos tomamos de las manos, seguimos caminando juntos, simplemente disfrutando la compañía del otro, y así de despistado que es Jaejoong había olvidado a su familia que ahora nos miraba con asombro y su padre con furia.

---------------------------------------------

-¡NO!- Jaejoong puso un puchero ante mi respuesta

-Pero Min, yo quiero ir-

-Pero yo no-

-Pero….-

-Que no-


La verdad yo no sé cómo le hacia Jaejoong, pero siempre terminaba convenciéndome.

-Ya Min, no te enojes- Respiro- Yo quiero conocer a tu padre- Ante su comentario sonreí, creo que después de todo este viaje no sería tan malo, después de 5 años vería a mi padre

Una vez instalados en el hotel decidí llevarlo al cementerio, el llevaba un ramo de flores diferentes.

Cuando estuvimos frente a su tumba Jaejoong hizo una reverencia y dejo las flores, ninguno dijo nada y yo solo me quede viendo su lapida, con cuidado me puse en cuclillas y acaricie la lapida.

-Regrese- susurre- Traje a una persona especial, y aunque a veces es insoportable- mire de reojo a Jae y frunció el seño, pero no dijo nada-Me toca soportarlo- Una risa escapo de mis labios- Pero aun así lo quiero-

El silencio se hizo presente, hasta que Jaejoong lo rompió.

-Changmin ¿Ese reloj es nuevo? No te lo había visto-

Observe mi muñeca y sonreí

-Era de mi padre- Me miro –Fue lo único que conserve de él, cuando murió la casa fue a ser del gobierno, pero me dejo un departamento, el cual amueble con lo que había en la casa, lo demás lo tuve que vender, todo excepto esto- Le dije mostrándole el reloj.

-Y por…- Jaejoong fue interrumpido por una tercera voz

-¿Changmin?- Ambos volteamos y yo me quede de piedra.

Ahí frente a nosotros estaba el padre de Taemin, casi no había cambiado en esos 5 años.

-Sí, eres tú Changmin-, podía ver la sorpresa en su rostro, dio un paso hacía adelante y yo lo di hacía atrás.

-Lo… lo amento yo… yo solo vine a ver a mi padre- Le dije tartamudeando –S… solo estaré aquí unos días y me volveré a ir-

No dije más, tome a Jaejoong de la mano y salí corriendo, haciendo caso omiso a los llamados del padre de Taemin, sabía que Jae no sabía nada, pero yo solo quería salir de ahí.

Solo me detuve cuando mis piernas no me sostuvieron, y me deje caer al piso.

-Changmin ¿Estás bien?- Mi mente estaba en otro lado, sol podía escuchar su respiración agitada, así que solo asentí, sentí sus brazos rodeando mi cuerpo, y puso su mentón sobre mi cabeza –Tranquilo-

Cerré los ojos y me deje llevar por su abrazo que me reconfortaba.

------------------------------------------------

Nevaba y las calles de Seúl estaban blancas.

Había llevado a Jaejoong a conocer la ciudad, y para mí el mejor momento era cuando estaba nevando, era como mágico.

El paisaje era hermoso, y Jae sonreía, al parecer todo aquello le estaba gustando.

-Tengo hambre- El volteo y me miro feo.

-Siempre tienes hambre- Yo sonreí -¿Qué quieres?-

Solo le señale el puesto y él se fue molesto, murmurando algo de “ya verá cuando regrese” y cosas así, y la verdad es que no sabía que era, solo quería comer algo.

Subí mi vista y me quede viendo aquel cielo gris y como los copos de nieve caían lentamente, cerré los ojos y sentía como caían sobre mi piel, como adoraba aquella estación.

-Changmin- Un pequeño susurro me saco de mi ensoñación -¡Changmin! Y aquel grito me tomo por sorpresa, y más aun después de darme cuenta que me encontraba en el piso con un cuerpo sobre mí.

Parpadee varias veces, pero aun estaba confundido, y más al escuchar los sollozos de aquel chico.

-¡Eres un imbécil! ¡Cómo te pudiste ir así! - Y fue en ese momento que capte, aquel chico era Taemin

Cuando entendí mi corazón se acelero y no supe que hacer ¿Qué se supone que haces cuando el amor de tu vida esta abrazado a ti, que no ves desde hace 5 años y que se supone que no volverías a ver?... no tengo idea.

Separo su rostro de mi pecho y por fin pude verlo, ahora se veía más maduro, pero seguía teniendo aquel rasgo infantil que tanto amaba.

-Hyung- Solo fue un susurro, y lentamente pude notar como su rostro se acercaba al mío, nuestra respiración se entremezclaba y cuando nuestros labios estaban a punto de tocarse un sonido nos interrumpió.

Ambos giramos el rostro hacia aquel sonido y me encontré con un chico algo moreno, de ojos cafés, si acaso le llevaba un año a Taemin, pero me miraba con molestia.

Taemin se puso de pie y yo lo imite, me di cuenta que aquel chico le sacaba media cabeza a Tae, pero yo seguía siendo más alto-

-Hyung, el es Choi Minho, un amigo y compañero de la escuela, Minho el es Changmin-

Tae nos presento e hicimos una pequeña reverencia.

-Es un gusto por fin conocerte, Taemin habla mucho de ti- Lo mire de reojo y su cara tenía un sonrojo, volví mi visa a Minho y mantenía una sonrisa forzada.

-Es un gusto también-

No dijimos mas porque Taemin se pego a mi cuerpo envolviéndome en un abrazo.

-Te extrañe- Su voz apenas y fue audible –Pero yo sabía que regresarías-

Me mordí el labio, como explicarle que solo estaba de vacaciones, y por el momento solo desvié el tema

-Has crecido mucho- Le dije y el negó con la cabeza

-Sigues siendo más alto- Volvió a sacar su rostro de mi pecho y tenía un puchero en sus labios, y yo solo pude jugar con su cabello, seguía siendo un niño.

-Échale la culpa a mí…- Pero no pude terminar, un grito histérico (o sea Jaejoong gritando) me lo impidió.

-¡Shim Changmin!- Aquel grito asusto a Taemin y a Minho, porque en un abrir y cerrar de ojos ya los tenía detrás de mí, y solo pude suspirar.

Cuando lo tuve enfrente de mí lo que recibí fue un golpe, haciendo que Tae y Minho se aferraran más a mí.

-¡Ahora que hice!- Le grité sobándome donde me había golpeado -¿Por qué me golpeas?-

-Porque…-
Hizo una pausa y volvió a hablar-Ya se me olvido- Me dijo riendo nerviosamente.

Solo pude golpear mi frente, si no hubiera sido por Taemin, Jaejoong habría salido golpeado.

-¡Ya! ¿Tanto para eso?- Este tipo no tenía remedio.

-Oye, yo no tengo la culpa de…- Se detuvo y me miro con curiosidad -¿Quiénes son? - Me dijo señalando a Tae y Minho, que al instante se encogieron.

-Ya vez, los asustaste-

-¿Yo?-

-Sí, gritas mucho-

-¡Claro que no imbécil!
- Y con aquel grito yo sonreí victorioso y él se tapo la boca con ambas manos.

-Lo ves- Le dije- Y ustedes dos, me están lastimando- Y es que Minho enterraba sus uñas en mis hombros y Tae en mis caderas –No les va hacer nada, o al menos no a ustedes- Eso ultimo lo susurre, pero aun así Jaejoong me escucho, porque me fulmino con la mirada.

Minho me soltó y Taemin aflojo su agarre, se posiciono a un lado mío, pero aun con su agarre en mi cintura, Jaejoong lo noto y pude observar su molestia.

-Y ellos son…-

-A sí, lo siento, Chicos el es Jaejoong, Jae ellos son Minho
- Ambos hicieron una reverencia, y la peor parte llegó, porque no sabía cómo reaccionaría al presentarle a Tae –Y el es Taemin-

Pude ver como su cuerpo se tensaba y temblaba ligeramente, pero aun así forzó una sonrisa e hizo lo mismo que con Minho Tae correspondió.

-Jae, podrías- No dije mas, el entendió y asintió, tomo a Minho de la mano y lo lleve a una banca donde comenzaron a hablar

-¿Hyung? Baje un poco la mirada para poder observarlo y se podía ver la duda en su rostro.

-Tenemos que hablar- Tome su mano y caminamos un poco, hasta llegar a una pequeña saliente, donde se podía ver gran parte de la ciudad.

-Hyung, me estas asustando- Un suspiro salió de mis labios.

-Tae, yo solo vine de vacaciones Su rostro cambio, y pude ver como sus ojos se humedecían- Me iré en unos días-

¡No! –Nuevamente me abrazo y sus sollozos se escucharon –No te vayas, no me dejes solo otra vez-

-Lo siento, pero así son las cosas-

-¿Qué ya no me amas?-

-No digas eso, te amo, pero…

-¡Pero qué! Si tú me amas y yo a ti, no veo razón alguna para que te vayas-

-Escucha yo…

-No, no quiero tu no me amas, si no te quedarías aquí con…
- No termino de hablar

Lo bese, podía volver a sentir aquellos labios que tanto amaba, los mordía de vez en cuando y el hacía lo mismo, nuestro beso no era tranquilo ni apasionado, solo era uno de 2 amantes que se encontraban después de mucho tiempo de no verse.

Cuando nos separamos, juntamos nuestras frentes y sonreímos, y con aquello me di cuenta de algo.

-Te amo, jamás lo dudes, escuchaste te amo y eso jamás cambiara, no importa la distancia el tiempo, siempre lo hare, pero Jae me necesita, no lo puedo dejar solo-

-Y yo que, ¿Me vas a dejar solo?
- Y sonreí ante eso.

-No estás solo, tienes a tu padre y a ese chico Minho, Jae está solo, pienso permanecer a su lado, así como tú lo hiciste después de que mi padre muriera-

-Pero yo no amo a Minho-

-yo tampoco amo a Jae-

-¿Nos volveremos a ver?
–Ante eso me separe de él, y de mi bolsillo saque un llavero con un montón de llaves, y saque una en específico.

Tome su mano y coloque la llave en su palma, cuando la solté se quedo viendo aquel pedazo de metal.

-Cuando tus ambiciones y expectativas terminen, cuando estés cansado de luchar regresa a mi apartamento- Hice una pausa y corregí- Nuestro apartamento- y espérame, que yo hare lo mismo.

Las lágrimas de Taemin corrían por su rostro mientras apretaba con fuerza la llave

-Siempre te esperare-

Y no lo soporte más, deje salir aquellas lágrimas que por tanto tiempo estaba guardando, y por un rato nos quedamos ahí abrazados, no era una despedida, si no un nos volveremos a ver.

-----------------------------

Llegamos donde Jaejoong y Minho, ambos nos esperaban en silencio y con la mirada gacha.

-Ve a casa- Le dije y el asintió –Jae- alzo la vista y me miro con miedo- Vámonos- Su cara era de total sorpresa, se puso de pie y corrió hacia mí, y me abrazo.

-Tenía miedo- Su voz se escuchaba entrecortada.

-Lo sé, lo lamento, vamos a dormir, que aun no terminamos de visitar Seúl- Sonrió y asintió

-Te amo- Me dijo y me robo un beso

-Te quiero- le dije y me volvió a besar

Porque Jae lo sabía, sabía que siempre amaría a Tae, pero que al final había decidido quedarme con él.

Di un vistazo hacia atrás y vi como Tae caminaba con Minho, ambos tomados de la mano y sonreí, porque era un nuevo comenzó, observe nuevamente aquel cielo y mi opinión seguía siendo la misma, era mi estación favorita.

En ella lo conocí, me enamore, sufrí y lo encontré, todo esto paso

“Mientras la Nieve Cae”

FIN

6 comentarios:

  1. O_O no me esperaba que terminara en jaemin... pero me gusto de todas formas xD

    ResponderEliminar
  2. aaaaaaaaa!!!
    Termino en JaeMin!!
    quería algo así!

    Aunque llore por TaeMin!
    aawwnnn!
    lo ame!!

    ResponderEliminar
  3. Anónimo1/08/2013

    Lástima que haya terminado JaeMin... Se que no debo decirlo pero no me gust.. Me encanta Min y soy incapaz de verlo uke... Me hubiera gustado que dijera ChangTae, JaeMin y 2min *así no lo hubiera leído* Pero en fin... Es tu fic... Estuvo bn hasta el 2do shot *hasta ahí realmente lo ame* -incluso creí que hay acabaría pero buee- Espero sigas escribiendo... asdfgfhgdsfg sorry pero me enojo comigo misma por entusiasmarme a leermelo y terminará JaeMin :S lol... Gracias por escribirlo y espero te animes a escrbir más ChangTae ^^

    ResponderEliminar
  4. Anónimo1/20/2013

    mmm el final no me gusto con todo respeto esperaba un final ChangTae y no JaeMin (unas de mis couples mas odiadas) y menos que ChangMin fuera Uke con Jae o.O

    pero bueno fue muy lindo hasta la 2 parte que existio el ChangTae pero gracias ya que no hay muchos fics de ellos

    ResponderEliminar
  5. lo primero que tengo que decir , es gracias por un fic Changtae, no hay muchos fics de ellos y de verdad me emociono al leerlo, pero el final ... se que muchos ya te dijeron que no esperaban JaeMin , asi que eso esta de mas
    lo que si puedo decir es que me gusta como lo escribiste y espero leer un fic Changtae de comienzo a final y que este sea tuyo , de verdad que siii!!
    porfa un changtae completoooo!!!!

    ResponderEliminar
  6. lo primero que tengo que decir , es gracias por un fic Changtae, no hay muchos fics de ellos y de verdad me emociono al leerlo, pero el final ... se que muchos ya te dijeron que no esperaban JaeMin , asi que eso esta de mas
    lo que si puedo decir es que me gusta como lo escribiste y espero leer un fic Changtae de comienzo a final y que este sea tuyo , de verdad que siii!!
    porfa un changtae completoooo!!!!

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD