E D E N cap 6

0 comentarios
La universidad era increíblemente grande, un gran campus. El aferrando sus cuadernos en sus brazos. avanzo. Felizmente que traía sus gafas…

Los coches iban y venían los alumnos salían de ellos, algunos venían hasta con chofer, todos vestidos de la mejor manera, sin duda escuela de ricos pensó jaejoong

El no estaba mal vestido, se había puesto lo mas nuevo que tenia, no lucia como chico rico pero estaba limpio y eso es lo que cuenta no?

Tal vez no era rico pero era inteligente y eso lo recordaba tratando de equilibrar esa inferioridad.

Ubico su salón, amplio y de grandes ventanales, asientos escalonados, algunos alumnos esparcidos en sus sitios. Detrás de sus gafas se animo a echar una mirada, tal vez tenía una ventaja.

El primer día de clases nadie se conoce verdad?

eso le ayudaría a no sentirse excluido, mas se equivoco algunos alumnos se saludaban como si ayer mismo se hubieran visto y hasta había unos grupitos formados.

Suspiro, no tenía caso, checo rápidamente un asiento en una esquina un poco atrás, no tanto como para salir rápidamente, pero no tan adelante como para que lo notaran.

El salón comenzó a llenarse, parecía que nadie lo noto o si lo hicieron no le dieron trascendencia, y a jaejoong tampoco le importaba o fingía no importarle, concentrándose en su libro.

Cuando el profesor ingreso al salón, ya todos se encontraban sentados, jaejoong repaso todo el ambiente volviendo la vista al profesor se veía relativamente joven bien parecido y bien vestido.

--bueno clase soy el profesor Tachibana Keita y conmigo llevaran Historia del arte contemporaneo espero que en este semestre nos llevemos bien no quiero problemas…y por su puesto lleguen temprano…--y sin acabar un muchacho se asomo por la puerta

--disculpe profesor puedo pasar –sonrió

--claro…--lo miro, esperaba que le dijese su nombre

--Jung Yunho

Siete asientos atrás un muchacho de cabellos y gafas negras no creía lo que veía…

Tan solo unos metros los separaban --yunho…--murmuro



---------------------------------------------

Y no lo podía creer, aun parpadeaba, tratando de que sus ojos no lo engañaran.

Había crecido… igual que él…

Sus cabellos castaños desordenados armonizaban con todo el loock que traía, muy actual y de moda. Sonrió. Sin duda estaba muy guapo, y aunque de lejos y no para el, Yunho sonreía, tan impecablemente que te atrapaba.

Así paso toda la clase, trataba de prestar atención mas su vista siempre se dirigía a él, y no podía evitar preguntarse en como había sido su vida, si lo había olvidado, si aun lo recordaba… con odio, con amor, con que?

Volvió en si cuando lo vio remover sus cosas dispuesto a irse. Su primer día de clases y no tenia nada escrito. Miro a su alrededor, solo una chica cerraba recién su cuaderno.

--disculpa…me podrías prestar tus anotaciones—sintió como esta lo repasaba con la vista, nunca se sintió tan incomodo.

--ahh…es que tengo prisa.

--…no importa—si importaba, claro que importaba.

Que tenía que hacer Jaejoong para que lo tomaran en cuenta…

Vestirse con ropa de marca, tener un loock extravagante, ser un niño rico…



♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦


Los días siguientes la rutina fue la misma. Lo miraba no perdiendo detalle… en como sonreía, como se concentraba. Todos esos pequeños gestos eran valiosos y era lo único que podía tener. Solo que ahora hacia sus anotaciones. Aparentemente la clase iba a terminar sin ningún contra tiempo

Más sucedió que quiso más…

Yunho No se había percatado de él

Tal vez si se acercaba…tampoco lo haría

…solo quería pasar por su lado

…y pensar que están así de cerca

Y creer que el tiempo no los alejo…y ahora son hermanos (para que engañarse hermanos era en lo ultimo que pensaba) yendo a la misma escuela…

Con cada paso su corazón latía a mil, se estaba acercando y Yunho no lo sabía…

Se estaba acercando, y el platicaba

Se estaba acercando… y ahora también quería rozarlo

…sus brazos se tocaron


…y eso era sufriente.



Mas no previo que un muchacho de la nada salio empujándolo. Jae retrocedió de espaldas chocando de golpe, con un yunho que reacciono sujetándolo casi por instinto.

--estas bien? –no creía su suerte. Sabia de quien era esa voz, muchas veces lo había escuchando platicando con sus amigos…pero ahora, le estaba hablando, estaba tan cerca… que temía mirarlo, temía que lo reconociera mas su interior era ajeno y anhelaba mirarlo.

Levanto la vista topándose con esos confusos ojos negros.

Ahora esa mirada no paraba de escudriñarlo escaneándolo completamente.

Lo había reconocido?


Jung Yunho aun no lo podía creer, en cierta forma aquel muchacho se le hacia familiar, solo que si lo pensaba bien. No podía ser él. Era verdad que al verlo se le vino el rostro de jaejoong. Pero aun así eran diferentes.

Todos estos años conservaba en su memoria el largo cabello negro, esos ojos casi gatunos, esa mirada que buscaba protección… Más nunca se puso a pensar en cómo se vería de grande.

Solo se había quedado grabados, los momentos que compartieron, se aferraba a ellos por que no quería olvidarlos y mas cuando se sabe que esos momentos no volverán, que esos años representaron y seguirán siendo su pequeño Edén,

--disculpa…--quiso decir mas, tal vez preguntarle su nombre. Mas el chico de lentes bajo su mirada y sin dar tiempo…se alejo.

--si que es extraño –reprocho su compañera.

--aja—solo asintió, siguiéndola.

Jaejoong corría, lo había visto…se habían visto, no lo había planeado No de esa forma…

Jung yunho no podía saber que Jaejoong estaba cerca…

…que era su compañero, porque temía ser rechazado o mas, ser odiado…



Hasta cuando podía ocultarlo?

Tal vez todo el semestre, el año o si tenía suerte toda la carrera…

Ya que él solo se conformaría con mirarlo.



♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦



--hola me llamo Junsu—le extendió la mano.

Jaejoong fingía no haberle escuchado concentrándose tan solo en remover sus cosas.

--yo estoy en el Degra (especializado en las artes escénicas muy cerca del campus) -- Junsu siguió haciendo caso omiso a la indiferencia

Del de anteojos—pero me encanta estar acá… a ti no te conozco, así que vine a presentarme…no te molesta verdad?

--…….—y aquello parecía un deja vu, solo que ahora no era castaño sino pelirrojo. Su ex primo seguía igual tan amable, tan amistoso...

--conozco a la mayoría…bueno es por que él que esta allá es mi primo –señalo a Yunho, que se encontraba platicando con un gran grupo de amigos-- lo conoces verdad?

--…

--bueno no es necesario que lo conozcas—le sonrió –tú, como te llamas?

Jaejoong dudaba entre contestarle o irse corriendo, pero era Junsu y si este, lo reconocía Yunho sabría…Pero si lo pensaba bien, si hasta ahora no lo hacían, entonces no había nada que temer verdad?

--kang Ruy –

Junsu parpadeo. Yunho tenia razón, ese muchacho se parecía tanto a Jae que asombraba

--sabes te pareces a alguien que conocí—Jae se inquieto. Desvió la mirada haciéndose mas evidente su nerviosismo no podía evitarlo. Rogó para que el pelirrojo no lo haya notado.

Pero Junsu reparo en todo aumentando más su curiosidad, nadie se pone nervioso ante un comentario así. Al menos que tenga algo que ocular.

Era más lógico pensar que Jae había vuelto a que tuviera un gemelo (aquello era casi imposible)

Talvez pensaba que todos lo odiaban (por que se fue sin despedirse) esa era la explicación mas razonable que encontró, fingiendo ser otro.

--ya te vas?—vio que tomaba sus cosas, bajando las gradas alejándose lo mas posible de Junsu. Se detuvo. Mas luego siguió su marcha.

Ninguno de ellos se percato que Yunho los siguió con la mirada.

“Jae” pensó. Que pasaría si fuera él

Tal vez sus ganas de verlo eran tantas que creía verlo

Y lo hacia en un muchacho tan insignificante que se escudaba a través de unos gruesos lentes…

No podía ser él ¿verdad?

Primero porque no creía que tuviera la conchudes de presentarse de nuevo como si nada hubiera pasado y mas fingir que no lo conoce

Y segundo por que Jae no podía pagar una universidad como esa.



-------------------------flash back---------------------------


Se levanto pesadamente, aun resobando sus ojos, bostezo, había logrado conciliar el sueño, luego de tres horas de haber batallado. Por alguna extraña razón algo le impedía dormir; una angustia una pequeña incomodidad que se alojo en el centro de su pecho…

Como si pasaría algo y él no sabia que.

Y como un flash vinieron a su mente las imágenes de su sueño. En ella veía al pelinegro que con sus dedos peinaba su cabello, se detuvo y al hacerlo tomo la mano de Yunho dejando cinco cabellos. Jae le sonrió.

Aunque carente de sentido, eso era lo único claro que recordaba porque todo lo demás eran imágenes diáfanas que solo le dejaban la sensación de desconcierto.



Camino entre pasos cada vez más confiados dirigiéndose al cuarto del protagonista de sus sueños, quería compartirlo. Al entrar no encontró a Jae, su cama estaba intacta.

« ¿Se a despertado tan temprano? »

Algo raro le pareció, aunque… Si miraba bien todo estaba demasiado ordenado, si esa era la palabra, tan ordenado que parecía impersonal, lo único que decía JAE era ese pequeño peluche en medio de la cama justo donde el pelinegro debía estar removiéndose luchando con el sueño. Lo cogio.

Donde estaba jae?

Tomando desayuno?

Bajo las escaleras, ahí se encontró con la muchacha que hacia los deberes

--¿mi hermano?

--el señorito salió muy temprano con sus padres.

--eh y porque no me avisaron.

La muchacha dudo—no sabría decirle.

--esta bien.

--le sirvo ya el desayuno o los va esperar –lo pensó un momento

--los voy a esperar no creo que se tarden mucho.

Ya llevaba tres horas sentado en la estancia y nada, intento llamarlos pero el celular siempre decía “fuera de área”

Cuando sus dedos estaban entumecidos de tanto estrujarlos la puerta se abrió. Sus padres se adentraron. Yunho los miro, sus rostros eran serios, algo pasaba, volvió la vista esperando que Jae entrara, tenía que contarle su sueño, regañarle por no haberlo despertado y mas por haberse ido sin él y peor por quedarse tres horas esperándolo…

Su padre cerró la puerta, y aquel acto y los ojos llorosos de su madre le hicieron entender que nadie más entraría…


-------------------------------------fin del flash back-------------------------



Las semanas siguientes pasaban mas lentas para el disgusto del pelinegro, que ahora evitaba por todos lo medios mirar a Yunho, errando enormemente.

No escucho cuando el profesor keita pidió que formaran grupos. No escucho cuando el profesor lo llamaba insistentemente, se dio cuenta tan solo cuando Yunho volteo, mirándolo. Desvió la mirada percatándose del profesor que ahora también lo veía, para ser exactos toda la clase lo miraba.

-- kang Hero !!

--si?

--¿alumno en donde esta? En mi clase, creo que no –toda la clase rió

--lo siento

--bueno, bueno…usted es el único que aun no tiene grupo

--yo…yo

--esta bien, lo voy a designar con alguno—la clase se miraba incomoda, nadie quería al chico pobre.

El profesor removía sus papeles, sabía que tenía que escoger bien. Teniendo en cuenta que ese muchacho era el que MENOS integrado.

El único que podía ayudarlo era él mas influyente del salón, si se hablaba con él tal vez los demás lo tengan presente.

--ok estarás en el grupo de Jung Yunho.

Jae trago fuerte, su corazón comenzó a latir fuertemente, tenía miedo, mucho miedo…

La hora restante se la paso nervioso más cuando acabo la clase. Nada se comparo, cuando el muchacho más popular se levantó dirigiéndose hacia él. Ahí Jae supo que nada podía hacer… Más que esperar ser descubierto, odiado…eso de seguro. Cerró sus ojos tratando de no verlo venir.

--que lata – una chica se quejo

-- tenemos que hacerlo? –la otra la apoyo

--que les parece si me esperan en el comedor, hablo con ese le digo donde nos reuniremos y listo--Yunho

--pero oppa, no nos vas a acompañar?

--tengo que hacerlo soy el encargado del grupo.

--ok te esperamos, pero no te demores mucho.

A regañadientes las chicas se fueron, Yunho suspiro, era una lata tratarlas y mas, con esos aires de grandeza que se daban. En parte sentía pena por el chico que todo el mundo repelía, aunque en parte el mismo tenia la culpa por ser tan antisocial y solitario.

--kang verdad?

Jae no dijo nada, desviando la mirada

Bravo ahí iba otra vez, mas parecía que hablaba con una roca, con esa actitud no iba a llegar nada.

--estas en nuestro grupo y…

El celular comenzó a sonar interrumpiéndolo, no era el suyo. El extraño chico removía entre sus cosas buscando el dichoso aparato. Y por burlas de la vida no lo encontraba. Yunho suspiro, fastidiado.

--te ayudo—cuando veía que era inútil.

--no, no lo necesito – se apresuro a sus cosas.

--pero lo tienes ahí enfrente—seguía sonando.

Jae estaba nervioso ser escudriñado por la mirada de Yunho lo intimidaba, y el celular que sonaba para luego parar y seguir sonando lo hacían incomodo por no decir molesto. Estaba quedando como un tonto frente a Yunho.

--no necesito…--por alguna extraña razón al acercarse sus lentes se engancharon con la manga de Yunho. Yunho se aparto al hacerlo se llevo consigo los lentes que salieron volando estrellándose con el piso.


Y ahí se fueron su poca seguridad. Por que sin los lentes se sentía expuesto

--Jae…--desvió la mirada, lo había reconocido con tan solo quitarse los anteojos…

Yunho no debía…

--te equivocas –nervioso, colocándose torpemente los anteojos

Yunho aun procesaba todo, siempre pensó que aquel chico era demasiado parecido, tanto que era imposible. Pero ahora No era parecido, No!, era Jaejoong…su pequeño Jae.

Y como reaccionar? Alegrarse?, llorar? Que debía hacer cuando sentía tantas sensaciones luchando por salir…

Jae con la cabeza gacha recogía lo mas rápido que podía sus cosa, no quería mirarlo por que sus ojos lo delatarían, dolía no ser él, fingir, mentir…

-- boo...

Jae levanto la vista casi maquinal, nunca pensó volver a escuchar aquel dulce apodo que le recordaba tanto a su infancia.

--eres tu verdad?

--no, no se de que me hablas…no soy ……--cerro los ojos desviando su mirada, levantándose

--espera—lo sujeto del brazo impidiendo que se alejara, no lo dejaría ahora que cabía la posibilidad de que sea su Jaejoong

Jae no sabia que decir, que hacer, no podía enfrentar su mirada no cuando sus ojos se hacían dos cuencas que luchaban por rebasar

--sabes…--que debía decir, “por que te fuiste” “por que me dejaste?” “porque…porque” y se pregunto porque simplemente no pudo olvidarlo



—--------------------------flash back-------------------------

--------------------------



En un principio no pudo hacer nada, su enojo, su frustración, su pena…

No pasaba de encerrarse en su cuarto, o de aislarse eso era lo único que hacia porque esa era la única forma que encontró de sobrellevar todo. Con el pasar de los años sus padres le dieron a escoger entre estudiar en el extranjero o en una local. Yunho decidió por alejarse del país aun no se decidía que estudiar, aunque había decidido negocios internacionales pero como que ahora, no le atraía tanto y hasta pensar en lo frió que resultaba esa carrera le asustaba.

Los primera semana en Francia (era esa o Alemania) la dedico en visitar universidad tras universidad al final ninguna le atrajo aunque todas representaban muy buenas opciones.

Se dio cuenta de que no importaba a cuantas se presentara ninguna le haría, sentirse mejor y ahí es cuando reparo en la ciudad esta te invitaba a ser explorada mostrando sus encantos, sus fachadas, sus angostas y bohemias calles que te hacían pensar en lo relajado de la vida y todo era realmente atrayente mas cuando se quiere olvidar…

Ahora Jung Yunho se paseaba de calle en calle con otra misión; la de recorrer, la de descubrir los misterios del
Montmartre (un barrio que fue cuna de los impresionistas, de la bohemia parisina del siglo XIX )

Después de siete meses de ir de lugar en lugar, y a insistencia de sus padres decidió inscribirse en la universidad de “Panthéon Sorbonne University ” (París) de la cual el registro de asistencia marcaba tres días, porque esos fueron los únicos días en donde se dio tiempo; uno de levantarse temprano y otro por que no coincidía con los viajes de los “Routard” (o mas conocidos como “los mochileros”)


Sus padres ajenos de todo, seguían cubriendo sus gastos. Yunho hubiese seguido con esa falsa toda su vida pero un día su madre decidió hacerle una visita sorpresa. Llego con maletas en mano al departamento de su hijo, ahí se dio con la inesperada noticia de que su hijo no se encontraba, intrigada pregunto al concierge(encargado) este le informo que el muchacho Jung rara vez venía, que dependía mucho de sus viajes, que a veces este duraba meses otra semanas y cuando regresaba llegaban en grupo de muchachos de diferentes nacionalidades todos llevando grandes mochilas, y algunos con extrañas pintas y hasta podía hacerse de la vista gorda, pero había noches en donde el algarabía era tanto que perturbaba a los vecinos.


Eso había sido todo, su vida bohemia termino ahí, su madre lo obligo a regresar, una vez en corea tuvo que hacer muchos meritos para tener la confianza de ambos. Ayudo a su padre en la empresa (a mitad de salario)

hasta que comenzara el ciclo regular en la universidad que sus padres habían elegido. Se podría decir que perdió tres años haciendo el vago. Eso para sus padres porque para él era todo lo contrario. Porque gracias a ello Llego a conocerse y eso era algo que necesitaba.


Y en cuanto al amor trataba de obviar ese tema,


Era verdad que habían chicas bonitas, y hasta chicos que mostraban claramente su orientación pero ninguno verdaderamente le interesaba como para involucrarse sentimentalmente. Hacer eso significa sentimientos de por medio y eso era lo primero que quería evitar, cuando había alguien que le agradaba se concentraba en sus puntos malos, y al rato veía que la impresión que le dio al principio no era nada con lo que encontraba.





------------------------fin del flash back--------------------------------------



--siempre pensé que te encontraría…


Jae esperaba todo menos eso, no era que pensaba que le reprocharía o mejor dicho si lo pensaba y hasta pensó que lo golpearía, Yunho no era así nunca lo fue pero…

--Jae…te recuerdas de mi verdad? –aun sujetando su brazo temiendo que se escapara.

Como podía preguntar eso, si no hubo ningún minuto que no pensó en él , que no deseo estar cerca de él, de preguntarse que seria de él , como estaría…

--yo…yo…--quería decirle que SI que nunca lo había olvidado, pero por dios no tenia valor, en su cabeza se aglomeraba un sin numero de posibilidades, todas con sus consecuencias…

--Jae…--le interrumpió temiendo su respuesta, casi sintiéndose débil deposito su frente en la espalda de Jae. Jae se sobresalto pero no hizo nada—yo soy… Jung… Yunho –y costaba presentarse de nuevo a la persona que era tan importante para él—tu…estuviste en mi cas…eras mi herma…no…yo te conocí…--Jae no pudo aguantar mas , se tapaba la boca tratando de retener las ganas inmensas de llorar…

------------

--------Flash back---------

--lo siento hijo…no dejo nada para ti.

Y eso le llego como un baldazo de agua fría, todos tenían una carta de despedida, pero él nada, ningún adiós, ninguna palabra y eso dolía…

Se encerró en su cuarto, cuanto más insignificante podría sentirse

Su pelinegro no se había despedido…y él que lo había querido tanto, tanto que era la persona más importante en su vida… y ahora lo comprendía.

Pero aun si no podía odiarlo, algo en su interior agradecía que no haya recibido ninguna carta porque así. Parecía que cualquier día volvería…



----------------fin del flash back-------------------


--Yunnie…--se volteo, con los ojos llenos de lagrimas—Yunnie…yo… yo no podría olvidarte…nunca…nunca lo haría.

Yunho lo rodeo estrechándolo entre sus brazos, Jae estaba junto a él y ya no importaba el tiempo, las razones o los porque, solo importaba el momento el tenerlo cerca, tan cerca que podía olerlo…y así comprobaba que era real que no era un sueño.



Sé que por más que me pregunte como pudo ser
Que en tus ojos mi destino haya podido ver
Jamás podre saber por qué…
Quien te haya enviado ya sabía que serías en mí
el ángel que esperaba para ser al fin
Alguien feliz

Quiero ser tu amor eterno…
Te había esperado tanto tiempo y tu
Llegaste y mi mundo cambió
borraste todo mi pasado
El cien por cien de mí siempre tendrás…
Prometo cuidar este amor
…cuidar este amor

Sé, que si un día no estás puede ser fatal
que mi vida al revés volverá a estar
me perderé

Sí, lo que sientes tan fuerte es mi corazón
Haré que nunca digas que esto fue el error
lo que nos unió

(“cuidar nuestro amor” David bisbal )




--Jae…-- lo alejo mirándolo a los ojos –ven tenemos que recuperar el tiempo perdido

--¿ah? --Jae estaba confundido. Yunho lo trataba tan bien que parecía que no se habían alejado. Lo cogio de la mano y se adentraron a un salón vació –acá…podemos estar solos.

Jaejoong aun no daba crédito a todo, y por alguna razón lo último provoco que sus mejillas se encendieran.

--Jae…--lo tomo suavemente de la mejilla. El no sabia donde esconderse, la mirada de Yunho lo intimidaba, lo abrumaba –estas tan cambiado –toco sus cabellos—tus lentes…pensé que no eras tu…--Jae se agacho, se sentía culpable por hacerse pasar otro.

--yo…yo lo siento

--no tienes porque

--pero…yo

--sabes, siempre quise encontrarte, y estoy feliz –respiro hondamente-- tu cabello...por que lo cortaste?—

--ah—Yunho tocaba su cabello pero era tan corto que podía sentir como rozaba su mejilla

--estas tan diferente…pero tan igual a la vez…--Lo repaso con la mirada, Jae prefirió no mirarlo directamente, no podía enfrenta su mirada, no aun…

--co-mo es eso? –se dejo aligerar el ambiente, sabia a lo que se refería...

--mm tu cabello—lo toco-- tus lentes…has crecido

--claro…pensaste que me iba a quedar siempre como un niño…

--no… pero es nostálgico, sabes…

--…

--me hubiese gustado verte crecer

--lo siento…yo –tenía que contarle todo, por que lo hizo por que lo dejo

--no digas nada…aun no


-----------------

--ven…mejor nos vamos a otro lugar, estamos llamando mucho la atención…--recién se dieron cuenta que los alumnos ingresaban y que varios ojos los miraban curiosos.

Asintió dejándose llevar, donde irían ? No importaba…si era con Yunho iría hasta lo ínfimo del mundo…donde él quisiese.

Y parecía que el tiempo no había pasado, su inconsciente lo insto a coger su mano, añorando y recordando como cada vez que el pelinegro con sus ojitos somnolientos se aferraba a Yunho guiándolo a dormir…y se sentía calido…sujetar su mano, se sentía tan bien.

--Yunho oppa—una chica corría acercándose hacia ellos

--ahora no –Yunho entrelazo mas fuertemente sus manos jalándolo para que le siguiera el paso, prácticamente corrían

La chica los miro alejarse --quien era ese¿?

--Yu-nho …ya no puedo mas –respiraba agitado, se detuvo tratando de regular su reparación. Yunho lo miro una vez más

--ven solo falta muy poco –lo cogio de nuevo, reanudando su marcha. Jae se dejo hacer hacia mucho tiempo no se sentía tan bien…tan junto a él., que no le Importo que a sus pulmones no

Le entrasen suficiente aire.

--llegamos

Jae miro por todos lados, no entendía, lo había traído a un parque , muy bonito pero era solo eso un parque—acá?

Asintió. Jae se percato que al costado de Yunho había un gran árbol

--fue en un árbol como este, en donde te conocí.

El corazón da Jae latía a prisa (no solo por la carrera), era tan bueno escucharlo

--fue en árbol como este en donde por primera vez me enamore.


----------Flash back----------------



Yunho no pudo escuchar nada, de un momento a otro su mundo fue solo silencio y su atención solo enfocaba en el ser que tenía frente suyo, en su corta vida podría jurar que no había visto criatura más hermosa , esos cabellos oscuros que se bailaban flamantes con la brisa, esa piel del color del mármol… tan blanquecina como porcelana y esos labios rojos como dos botones de rosas, la hacían la niña mas bella que pudo ver.


-------------------------------------------------

--….--y aquello lo regresaba a la realidad, Yunho ya tenia novia, no quería pensarlo, pero estaba seguro que a lo mejor Yunho quería compartir su felicidad, debería estar alegre, no? O mejor dicho tenia que estar alegre! y felicitarle, abrazarle y llorar por su felicidad y por dentro por su tristeza. Que debía decir? Que tenia que decir?—ah… a-cá te le de-claraste?

--si, también le pedí que se casara conmigo.

Jae no creía lo que sus oídos escuchaban hace unas horas se encontraron y ahora parecían mas lejanos.

Yunho había hecho su vida, y el nunca lo necesito al contrario de el. Porque no hubo momento en que Jae no pensó en él, en como estaría, si dormía bien, si lloraba, si reía, si tenia amigos, en como se vería, si algún día lo volvería a ver, si se acodaría de el…no hubo momento en que no lo pensó, siempre lo hacia tanto que lo amaba cada vez mas…

--y...y que te dijo?—trataba de mostrase seguro

--no dijo nada

Eso tranquilizó (si se podía decir así) a su agitado corazón—entonces?

--no me dijo no, tampoco

--oh – aunque no quisiera no podía evitar esa carita de tristeza, quería verse feliz pero no era muy bueno fingiendo, y Yunho lo noto.

--por eso…

------------------------flash back-----------------

En todos sus viajes siempre lo tuvo presente, y no entendió como había cambiado todo, o tal vez si lo sabía. Desde aquella vez que soñó que entre sus brazos yacía la persona mas especial de su vida, aunque al principio no definía su rostro, solamente lo sentía y busco sus labios, tocándolos se sintió tan bien, tan real que la miro, y esa imagen diáfana fue tomando forma y el rostro del pelinegro se formo, con una mirada tan dulce que aquello no le sorprendió, tal vez su inconciente ya lo sabia, y se lo mostraba… ahora solo le aseguraba.


--------------------------------

--por eso bajo un árbol parecido quiero preguntarle de nuevo.

Jae parpadeo, no comprendía

--Jae… quieres casarte conmigo?


Jae se dejo caer, su piernas le temblaban, su corazón latía tan de prisa que sentía que se le salía. Sus lágrimas sin avisarle, caían. Yunho lo amaba? Yunho también lo amaba como el lo hacia? Yunho…yunho también lo quería. Abrió la boca quería hablar pero nada le salía, se tapo la boca cuando escucho que solo sollozos salían de ella, avergonzado por lo débil, por lo frágil, o por lo tonto que había sido en alejarse, no sabia porque pero se abrazo a si mismo, tratando de ocultarse...

Se le oprimió el corazón verlo a si tan indefenso, que solo quería protegerlo. No pensó que se lo tomara así, la verdad es que nunca pensó en los sentimientos de Jae , en como se sentía, y si lo amaba de la misma forma que el lo hacia, es que ya lo había dado por hecho.

Que tonto había sido—lo siento…--había pensado siempre en el recuentro, y desde que vino a ese parque y aquel árbol supo que era el indicado, y a hora que había encontrado a su Jae no lo pensó y reacciono tal cual creyó, pero se equivoco su Jae no lo amaba como el lo hacia, no lo hacia…--perdóname no debí…yo en todo este tiempo comprendí que te amaba…yo—vale no pudo contenerse ahora él también lloraba, pero como podía no hacerlo! Si el amor de su vida, no lo veía como tal.

Jae quería parar, debía parar Yunho le había confirmado que lo amaba, por dios! Yunho lo amaba! …y ahora él estaba llorando y eso no podía ser, le partía el alma…

--si…si quiero

--jae..—no daba crédito a lo que escuchaba, casi al instante se le ilumino el rostro, su pequeño boo también lo amaba.


--si quiero yunho! …--grito quería que lo tuviera claro, también quería gritar que lo amaba, pero en vez de eso oculto su rostro en la hendidura del cuello de yunho, demasiado apenado para seguir.


0 comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD