Sins

3 comentarios
Título: Sins
Autor: Narah
Pareja: Hosu
Género: Lime, Fantasía
Extensión: Oneshot
Advertencias: Muerte de un personaje.
-----


Estaba bocabajo, tumbado, con sus manos entrelazadas con las mías, tenía los nervios a flor de piel la respiración agitada, luchando conmigo mismo por no deshacerme allí mismo, frente a él.
Dios…yo no podía verle pero él a mi sí, que vergüenza…

—Eres precioso – dijo aquel que me condenaba, como si pudiera leer mis pensamientos.

Así que esto era sucumbir a la tentación, así era como se sentía pecar, ahora entendía a todos aquellos condenados.
Ahora sabía lo que era el éxtasis, la pasión, el desenfreno, el pecado…

….el amor.

Me dediqué a sentir, a suspirar por cada uno de esos besos que él repartía sobre mi piel, sobre mi cuello, esa zona que ahora sabía que era hipersensible. Deshizo nuestro enlace para tocarme, sentía aquellas manos grandes y fuertes tocar cada centímetro de mi piel, y sentí el ardor del fuego, noté como mi piel se deshacía bajo el rastro de fuego que dejaba su mano a su paso, tan intenso que era doloroso y a la vez placentero.
Su mano casi clavándose en mi cintura, susurrándome en el oído aquel deseo que sentía por mí y que yo solo podía corresponder con ligeros gemidos. Su mano tocando mi bajo vientre, colándose entre mis piernas, y allí note su mano aún más caliente, mordía mi propio antebrazo para no gritar de placer, para no decirle que era completamente suyo, que no me importaba nada, que solo le quería a él.

Dentro.

Ahora.

Su mano recorriéndome la extensión del pene, concentrándose en la punta, oh...Dios…

—Que húmedo estas – apenas notaba los besos debajo de la oreja… la mandíbula, solo notaba el placer que se concentraba en un solo lugar.
Un dedo se coló en mi entrada, la sensación era novedosa, extraña, pero no del todo desagradable.
—Voy a seguir Junsu – no estoy seguro de si me vio asentir, pero un sonidito lastimero salió de mi garganta.

Dos, tres dedos, la sensación ya no era agradable, era dolorosa, notaba todo lo que sucedía alrededor, su peso caía aplastante sobre el mío, mi respiración era tan agitada que me asfixiaba, notaba su respiración sobre mi oído, la humedad de sus labios sobre mis mejillas, sus dedos entraban y salían de mí, cada vez con más rapidez, con mas fuerza.

Y me di cuenta de cuán lejos habíamos llegado, de lo prohibido, de lo errónea de la situación.
Esto no debería pasar, porque moriremos los dos.

‘’Y que más da, le quiero a él’’
’’Quiero esto’’

Y me note más relajado, eché la cabeza hacia atrás golpeándole la barbilla en un arrebato de placer cuando note su dedo tan profundo en mi, le noté tocar una zona que enviaba corrientes eléctricas por todo mi cuerpo, que por un momento me dejo cejado debido al placer.

—De nuevo…haz eso de nuevo… — tenia la garganta seca, casi me dolía hablar – por favor…
—Voy a hacerte mío, te necesito – ‘’Sí’’ ‘’Sí’’ quise gritarle, pero solo atine a acercar nuestra mano entrelazada y besar sus nudillos.

Y sentí todo el placer, todo el pecado de nuestro placer de golpe.
Su miembro se abría paso dentro de mí, llegando tan profundo como pudiese, por un segundo sentí el escozor y el dolor, pero lo que más notaba era el calor, el fuego que desprendía, sus gruñidos y gemidos guturales se hacían presentes cerca de mi oído.
Me volvía a asfixiar pero no del dolor, sino del placer, quería gritar ‘’Más’’ Más’’ pero no podía, no me salía la voz, mordía su brazo o el mío, no estaba seguro, no me importaba, solo quería un poco de aquel pedazo de cielo que me regalaba.

O infierno. Que ironía.

Las embestidas cada vez más rápidas, más profundas, más descontroladas, sus manos por todo mi cuerpo, sus labios feroces sobre los míos, tomándolos sin cuidado, mordiéndolos, lamiéndolos.

‘’Toma todo de mí, llévatelo, ahora es tuyo’’

Su respiración cada vez más irregular, la mía… dios…ni siquiera sabía si aún estaba respirando. No notaba nada, estaba entumecido y a la vez lo notaba todo, no veía nada, solo el negro de las sabanas de satén, todo el placer concentrado en mi miembro, iba a explotar, lo sabía.

Se corrió dentro de mí, me marco como suyo una vez más, aunque irónicamente siempre me había marcado como objetivo.
El peso de su cuerpo cayó sobre mí, su nariz hundiéndose entre mi cabello, aspirando el aroma que lo atraía, que lo volvía loco. Yo solo tenía en la nariz el olor a su perfume varonil, a sexo, a tintes de pecado en el ambiente.

Oh Dios, como te gusta jugar con la gente, siempre haciendo que los humanos vivan al límite.
Y me reí ante el pensamiento de haber nombrado a Dios tantas veces, que blasfemia.

Pero si ser humano es amar, es conocer el placer y eso es equivocarse, que feliz estoy de errar.
Note la humedad de las sabanas, ¿en qué momento había empezado a llorar? Mi subconsciente sabía que había llegado el momento, que era hora de ponerle fin a esto. Y encontré mi voz, fui yo quien hablo.

—Has venido a por esto, ya soy tuyo, ahora haz lo que debas.
—No, no, no…no me importa tu alma, no quiero corromperla, yo solo quiero amarte.
—Nunca podríamos estar juntos, el bien y el mal no pueden coexistir, siempre tendrá que ganar uno de los dos. Hazlo.

Vi la indecisión en sus ojos, ignoré esa pequeña contracción de mi pecho. Tome su mano y la posé sobre mi pecho, sobre mi corazón, palpé con mis dedos su rostro, sus ojos, sus labios, le di un ligero beso, tan casto y puro, aunque ahora no tuviese ningún significado.

—Hazlo
—No…
—¡Hazlo!

Y sus dedos se hundieron en mi piel, el fuego volvió, lo sentí en mis entrañas, abrasaba mi corazón ahora podrido. Arrasaba con la pureza que le quedaba a mi interior, se expandía por mi cuerpo con aquellas ávidas lenguas de fuego, y de alguna irónica forma purificaba nuestro amor tan prohibido.
Sus lagrimas caían sobre mis labios, sobre mis mejillas, se mezclaban con las mías.
No me importaba darle mi corazón físicamente, porque ahora era eternamente suyo.
Aquel demonio que arrebató mi corazón, que ahora me mataba y que me corrompió, pero que me enseño algo que ni los ángeles pudieron…me enseñó a amar.

3 comentarios:

  1. O.O noooo pobresito TT^TT me gusto pero me dio penita U.U grax por el fic

    ResponderEliminar
  2. Terriblemente triste pero lleno de amor *O*
    Amé tu HoSu y estoy contenta de no ser la única que escribe sobre esta pareja XD

    HoSu is ♥~

    Escribe más HoSu que captaste muy bien su conexión ^^

    ResponderEliminar
  3. Anónimo8/16/2014

    yo digo q el demonio se debio de negar mas. Pues lo queria, bueno asi lo senti ahhhh pobre susu. Gracias por este o.s. Jejj. att ChaYun

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD