Incesto

12 comentarios

Titulo: Incesto
Autor: Tey
Pareja: Junsu x Junho
Género: Lemon, Incesto
Extención: Oneshot
------

Nunca creí que llegaría a pensar de esta manera. Cuando entraste a formar parte de la SM Entretainment todos fuimos muy felices, era lo que siempre habías deseado y lo sabía, por eso me alegre, porque ibas a cumplir tu sueño. Ahora todo ha cambiado. Han pasado más de 5 años desde que Dong Ban Shin Ki se creo, sois grandes estrellas, tenéis fans en España, Latino América, sois grandes de verdad.

-Lo odio... -susurro levantándome de la cama-.

Finalmente he llegado a odiar tu trabajo con todas mis fuerzas, no aguanto el no poder tenerte cerca como antes. Yo era todo tu mundo hasta que comenzaste a trabajar allí. Es verdad, primero me alegre muchísimo de que lo hubieras logrado, ahora también me alegra. Soy feliz al ver tu sonrisa pero... no aguanto que sea por la tele, por videos subidos a internet. Hace meses que no nos vemos, ha pasado casi un año desde nuestro último encuentro, no lo soporto más.

-Ya falta poco... debo aguantar... -dejo escapar en un leve susurro mientras salgo de aquella habitación, de nuestra habitación-.

Camino lenta y pesadamente hacia el baño, necesito ducharme para relajarme un poco, tranquilizarme e intentar así que se me pase el mal humor que tengo ahora mismo. Tranquilamente me voy desnudando y tiro toda la ropa al suelo, sonriendo cuando entro en la ducha y el agua fría golpea todo mi cuerpo, sin duda eso es lo que necesito para calmar mi estado de excitación.

-Si no vienes para nuestro aniversario... estás acabado... -jadee mordiéndome el labio inferior-.

Sin poderlo evitar he empezado a masturbarme lentamente mientras pensaba en ti, es algo impuro y repugnante, lo sé, pero es algo que no puedo evitar. Estaba enamorado de mi gemelo y nadie iba a cambiar aquello jamás. Seguía moviendo la mano lentamente sobre mi miembro, dándome placer yo mismo a falta de él, lo necesitaba, lo deseaba. Minutos después termine derramándome entre mis dedos, respirando agitadamente.

-Te deseo... -susurre saliendo de la ducha unos momentos después-.

Me seque tranquilamente para ponerme unos bóxers y unos pantalones de chándal antes de salir del baño e ir a la habitación, cerré la puerta sin hacer ruido para no despertar a mama y me deje caer sobre la cama. Cierro los ojos fuertemente mientras intento dejar de pensar en todo lo que me está pasando y lentamente voy rindiéndome al sueño.
Han pasado dos meses desde aquella tarde, cada día que pasa siento que me voy confundiendo un poco más pues a cada segundo mi amor por ti es mayor, terminare volviéndome completamente loco pero quizá ese es mi destino, amarte para no tenerte.

-Buenos días... -susurro entrando en la cocina para desayunar un poco, viendo allí a omma-.

-Buenos días JunHo, como te encuentras? -dice viéndome a los ojos, se que la he preocupado mucho estos últimos días-.

-Perfectamente, no te preocupes más -digo sonriendo cuando termino de desayunar, le doy un beso rápido en la mejilla y salgo de la cocina antes de que pueda decirme nada más-.

Entro en la habitación y cierro la puerta con pestillo, ahora más que nunca necesito estar solo para poder pensar con claridad. Me quedo parado entre nuestras camas, sonriendo ligeramente. Finalmente me tumbo en la que siempre había sido tuya, aferrándome a tu almohada mientras pretendo creer que eres tú. Cierro los ojos y lentamente me quedo dormido de nuevo. Es el día de nuestro cumpleaños y mama estaba como loca con tu visita, al parecer si ibas a estar.

-Acaparador... -susurras mientras me acaricias suavemente el pelo cuando me encuentras durmiendo en tu cama-.

Abro ligeramente los ojos al sentir aquella caricia sobre mi cuerpo, viéndote de rodillas al lado de la cama. Me estas sonriendo como siempre, dulcemente, como amo esa sonrisa. Me voy sentando en la cama mientras me froto un poco los ojos para terminar de despertarme, viéndote fijamente de arriba a abajo. Has crecido mucho durante este año que hemos estado separados. Las facciones de tu rostro se han endurecido ligeramente aunque sigues teniendo la misma cara de niño. Tu cuerpo es mucho más musculoso que antes, ahora realmente pareces todo un hombre. Sonrío y extiendo los brazos para que te levantes y me des un abrazo, te necesito tanto JunSu.

-Felicidades JunHo... -susurras sobre mi oído mientras me abrazas con fuerza después de haberme saltado encima, obligándome a tumbarme en la cama de nuevo-.

-Gracias enano... felicidades -susurro sonriendo mientras pasó los brazos por tu cintura para corresponder tu abrazo-.

Me muerdes el hombro cuando te llamo "enano", me alegra mucho que lo hagas, al menos puedo comprobar que las cosas no han cambiado entre nosotros o al menos no para ti, seguimos siendo los gemelos perfectos. Nos quedamos abrazados durante unos minutos, sin decir nada ni movernos en ningún momento, disfrutando de aquel contacto después de tantos meses.

-Y como has estado? no me has ni llamado Su... -susurro finalmente mientras te suelto un poco para verte a los ojos-.

-Con muchísimo trabajo, perdona JunHo... -susurras viéndome a los ojos también mientras te sientas sobre mis caderas y me acaricias el rostro- ahora me dirás que te ha estado pasando a ti?

-A mi? -digo extrañado y sin comprender de que me estás hablando, a mi no me pasaba nada-.

-Si... me lo ha contado omma... hace meses que estas muy raro, bueno... más de lo normal -dices riendo un poco para que no me enfade contigo pues me conoces demasiado bien-.

-Omma se preocupa por todo, tranquilo pequeño, no me pasa nada -digo sonriéndote ligeramente para que me creas-.

-JunHo... jamás has sabido mentir... recuerda que era yo quien siempre lo hacia... -susurras sonriéndome también mientras me acaricias el rostro con dulzura- que ocurre?

-Creí que no ibas a venir hoy... y me enfade -dije sinceramente mientras lo veía a los ojos- estas tan ocupado...

-Nunca haría eso por muy ocupado que este... eres mi hermano JunHo... hoy es nuestro cumpleaños... -dices sonriendo todavía mientras juegas con mi pelo- además, sé que me odiarías toda tu vida...

-Tampoco tanto... -susurro sonriendo mientras tiemblo ligeramente ante tus caricias-.

Me encanta que me acaricies el pelo de esta manera, me gusta demasiado JunSu, parece que no han pasado los años cuando estamos así, me haces feliz. Sin siquiera pensarlo paso los brazos por tu cintura para pegarte a mi cuerpo, acariciándote la espalda suavemente mientras beso tu pelo. Siempre lo hemos hecho así que no te preocupas y me dejas hacer, rodeando también mi cintura para abrazarme. Si supieras lo que siento ahora por ti... dudo que te dejaras hacer tan tranquilamente. Deseo confesártelo todo JunSu... necesito besarte sin ningún miedo, sin ningún tipo de pudor.

-Vamos... omma estaba terminando el pastel!! -dices emocionado mientras me das un beso en la mejilla y tiras de mí para levantarme de la cama-.

Sonrío ligeramente mientras me levanto de la cama también y me dejo llevar por ti hasta la cocina, eres tan goloso como siempre. Cuando entramos en la cocina mama ya nos está esperando con una enorme sonrisa en el rostro y el pastel encima la mesa. Ambos nos acercamos a ella para darle un fuerte abrazo antes de sentarnos a comer un poco. Durante todo el rato nos cuentas como te van las cosas, lo feliz que eres con tus compañeros y cuanto os quieren las fans, como disfrutas encima el escenario. Seguimos comiendo y hablando hasta que ya no puedo más, sonriendo para no preocupar a ninguno me levanto de la mesa y retiro mi plato, marchándome a la habitación después de alegar que he comido demasiada tarta y me duele el estomago.

-Maldito Yoochun... -susurro con rabia mientras me tumbo boca abajo en la cama, viendo fijamente la pared-.

Durante todo el rato habías estado hablando de él, siempre, a cada frase que pronunciabas aparecía su nombre. No lo he podido soportar más, no imaginas como me siento ahora. Siento que los celos me carcomen por dentro y voy a explotar en cualquier momento. Por eso no me ha quedado otra alternativa, esto es lo mejor... es mejor que me aleje de ti antes de cometer cualquier locura de la que me pueda arrepentir toda la vida. Sigues siendo mi hermano.
Siento como se hunde la cama a mis espaldas, no tenias porque seguirme.

-Que te pasa? -susurras acercándote a mí, tumbándote sobre mi espalda para poder abrazarme-.

-Me duele el estomago... -repito mientras me hundo entre tus brazos, acurrucándome ligeramente bajo tu cuerpo-.

-Mentiroso... JunHo deja de engañarme... -dices tristemente al tiempo que te levantas de la cama, soltándome-.

Me voy encogiendo más en la cama cuando te apartas de mi, por favor no hagas eso, no me dejes ahora. Sigo callado, quedándome en completo silencio pues no soy capaz de decirte nada. Me conoces demasiado bien y sabes perfectamente cuando me ocurre algo, cuando te estoy mintiendo.

-No me lo vas a contar? -susurras arrodillándote delante mío mientras comienzas a acariciarme el pelo suavemente, yo solo puedo cerrar los ojos ante tal caricia-.

-Yo... quiero pero... no debo... -susurro totalmente consciente de que con solo dos palabras podía destruir toda nuestra relación-.

-Odio que seas así... -susurras levantándote del suelo para alejarte de mí- odio que nunca me cuentes tus cosas JunHo!! -chillas mirándome mal, se que quieres llorar pero tú mismo te niegas a ello- lo odio...

Seguí en completo silencio mientras me quedaba en la misma posición en la que estaba, tendido boca abajo sobre aquella cama, comenzando a apretar las sabanas entre mis puños, enfadado y dolido ante tus palabras. Si, era cerrado, no contaba todo al mundo entero como hacías tu, tan malo era eso? Sin pensar que estaba a punto de hacer me senté rápidamente en la cama para poder verte a los ojos fijamente, enfadado ahora.

-Yo odio tu trabajo... -susurre viéndote fijamente mientras me mordía el labio inferior con rabia- lo dejarías por mi? no verdad... entonces no me pidas que cuente todo porque no puedo!!

Después de chillarte todo esto a la cara me quedo quieto en la cama de nuevo mientras me aferro a mis rodillas. Maldita sea, que demonios acabo de hacer, sin pensarlo te lo he dicho todo. Veo como te muerdes el labio también y me miras a los ojos, estas a punto de llorar, ahora ya no vas a aguantar mucho más. Pequeñas lágrimas comienzan a correr por tus mejillas, nunca te había gritado hasta ahora. Te vas alejando de la cama donde yo estoy sentado para ir a acurrucarte en la tuya mientras mantienes la mirada fija en mis ojos, deja de llorar, me pones muy nervioso y ahora me siento demasiado mal al saber que soy el culpable de tus lágrimas, de tu dolor.

-Porque... lo odias? -susurras mordiéndote más el labio mientras me miras con tristeza- a mi... me hace muy feliz...

-Lo odio porque estas lejos mío cada día!! Porque todas y todos te admiran y desean!! Porque esta Yoochun allí y lo odio!! -grito de nuevo sin llegar a pensar lo que estoy diciendo, ahora que he empezado no puedo parar-.

-Pero... pero JunHo... tu... -susurras llorando en silencio mientras hipas ligeramente- tu... siempre te has... alegrado por mi... porque... porque ahora... lo odias?

-PORQUE AHORA ESTOY ENAMORADO DE TI!! PORQUE TE AMO!! -chillo antes de salir corriendo de aquella habitación, marchándome de casa también-.

Sigo corriendo cuando paso por el lado de mama, ignorándola por completo pues lo único que necesitaba ahora era salir de esta casa. Le acababa de confesar a mi propio hermano que estaba enamorado de él, iba a odiarme, seguro que ahora sentía asco por mí. Entro corriendo en el ascensor cuando las puertas se abren y rápidamente le doy al botón de la planta baja mientras me apoyo contra una de las paredes y me dejo caer al suelo de rodillas mientras lloro desconsolado, todo ha terminado ahora que he confesado mis verdaderos sentimientos. Antes de que las puertas del ascensor puedan llevar a cerrarse escucho unos pasos que corren apresurados hacia mí, alguien se deja caer al suelo, a mi lado. Me siento en el ascensor para verte a mi lado, también estas llorando. Escondo el rostro entre mis rodillas para que no me veas en este estado tan deplorable, no parezco yo, ese que llora como un niño en un rincón del ascensor no soy yo. No puede ser, estoy enamorado de mi hermano, lo he confesado todo y ahora me hundo en mi propio mundo, todo ha terminado.

-Quiero... una explicación... -susurras entre suaves sollozos cuando me pegas una bofetada que me gira el rostro-.

-No hay... nada que explicar... -susurro mientras seco mis lágrimas con rabia, acariciando la mejilla donde me has golpeado- puedes odiarme... no me acercare mas a ti... tranquilo...

-ERES UN ENFERMO!! -chillas empujándome contra la pared del ascensor cuando los dos nos levantamos del suelo, sin poderlo evitar continuamos llorando-.

-Si... lo se... -susurro bajando el rostro para no tener que verte llorar de aquella manera-.

-Entonces... porque... lo has dicho? -sollozas pegándome golpecitos en el pecho-.

-No lo se... los celos... no he podido mas... -susurro quedándome quieto para que me pegues tanto como quieras-.

-Eres... realmente estúpido... -susurras pegándome otra bofetada, continuo bien quieto mientras me dejo hacer-.

Sin decir nada asiento con la cabeza pues se perfectamente que tienes toda la razón del mundo, soy estúpido y un enfermo y todo lo que puedas llegar a decirme será verdad. Sigo llorando en silencio mientras veo como todo tu cuerpo tiembla a causa del llanto. Cierro los ojos para no verte pues ahora mismo te abrazaría y besaría hasta no poder más pero sé que no puedo, está prohibido.

-Eres idiota... -dices en un susurro antes de juntar tus labios con los míos-.

Me quedo totalmente estático, pegando a la pared del ascensor. Esto no está pasando. No puede ser verdad, todo es producto de mi imaginación, todo el deseo que siento por ti me está jugando ahora malas pasadas. Intento convencerme de ello pero lentamente siento tus labios sobre los míos, estas intentando profundizar aquel suave beso. Realmente no entiendo nada pero tampoco me importa, he deseando durante tantos años este momento que lo único que necesito ahora es seguir sintiendo tus besos. Abro ligeramente los labios para dejar paso a tu lengua, parece mentira pero te siento ansioso. Comenzamos a besarnos con desesperación mientras te aferras con fuerza a mi cintura al tiempo que yo paso los brazos por tu nuca y correspondo aquel beso tan desesperado.

-Omma... ha salido... vamos a casa -susurras mientras me miras a los ojos cuando nos separamos por falta de aire-.

-Espera... -susurro cogiéndote de la mano antes de que puedas pulsar ningún botón- que ha pasado?

-Ha pasado que eres estúpido... y un enfermo... incestuoso... pero yo siento lo mismo -susurras sin apartar la mirada de mis ojos, sonriendo al ver la sorpresa reflejada en mi rostro-.

Sonrío sin poderlo evitar, a pesar de que estaba mal y era una aberración mi hermano me amaba también. Cogí su rostro con ambas manos para continuar besándolo con desesperación.

-Vamos... a casa... -susurras entre mis labios mientras alargas la mano para apretar el botón del ascensor-.

Solo atino a asentir con la cabeza mientras continúo besándote con total desesperación, mucho más tranquilo que en ningún momento al sentir como correspondes a mis besos, me estás haciendo feliz JunSu. Nos separamos justo unos segundos antes de que las puertas del ascensor empiecen a abrirse, no podemos permitir que nadie sepa lo que estábamos haciendo allí dentro. Ambos salimos rápidamente de allí para ir directos a casa, necesitamos estar solos y tranquilos, tener un poco de privacidad.

-Seguro... que omma no está? -digo viéndote a los ojos cuando entramos en casa, cerrando la puerta a mis espaldas-.

-Seguro... -susurras colgándote de mi cuello para empezar a besarme de nuevo, me vuelves totalmente loco-.

-Mejor... -dejo escapar un en leve susurro mientras continuamos besándonos-.

Seguimos con esos besos salvajes que no nos permiten parar, ambos estamos demasiado hambrientos del otro, deseamos más y mas a cada segundo que pasa. Vamos caminando a tientas por el pasillo hasta llegar a nuestra habitación, entramos y casi por costumbre cierro la puerta con el pie para que si mama llega no nos oiga desde la entrada, continuo besándote con pasión. Lentamente nos separamos por falta de aire mientras nos miramos fijamente a los ojos, ambos estamos demasiado excitados a estas alturas.

-En tu cama... o en la mía? -susurras lamiendo sensualmente tus labios, eres malvado JunSu-.

-Idiota... -digo riendo por lo bajo mientras te empujo por los hombros para que caigas sobre tu cama-.

Me dejo caer sobre tu cuerpo cuando alargas los brazos para cogerme de la nuca, sonrió sobre tus labios antes de empezar a besarte de nuevo, eres adictivo Kim JunSu. Lentamente tus manos comienzan a recorrer toda mi espalda, no puedo evitar estremecerme ante tus caricias. Continuo besándote mientras me dejo hacer, entregándome por completo a ti. Empiezas a levantar mi camiseta lentamente mientras seguimos besándonos, unos segundos más tarde ya estoy semidesnudo pues mi camiseta reposa a un lado de la cama, tirada por el suelo. Me siento sobre tus caderas cuando rompemos el beso a falta de aire y te despojo de tu camiseta también, tirándola al lado de la mía.

-Has crecido mucho... -susurro sonriendo mientras vuelvo a tumbarme sobre tu pecho-.

-No soy el único... -dices sonriendo mientras empiezas a besarme de nuevo, me gusta que tomes la iniciativa, me provocas mas-.

Lentamente me acaricias la espalda mientras continuamos besándonos, yo empiezo a deslizar los dedos por tus brazos mientras te siento estremecer bajo mi cuerpo. Me gusta sentir como tiemblas ante mis caricias porque yo estoy exactamente igual. Continuamos con estos besos hambrientos que nos van volviendo más y más locos a cada segundo. Me aferro a tus hombros y empiezo a morderte el cuello, llenándolo de pequeños chupetones, sonriendo divertido a sabiendas de que a la mañana siguiente iban a ser bien visibles. Te escucho jadear y no puedo evitar morder un poco más fuerte, sigo bajando los besos por su cuello hasta llegar a la clavícula y los hombros, muerdo de nuevo mientras arqueas la espalda. Sonrío ligeramente y continúo con mi recorrido, sintiendo como tu piel se eriza a cada beso, a cada caricia.

-JunHo... te… quiero... -susurras mientras me coges de la nuca para que vuelva a tus labios, empezamos a besarnos de nuevo con demasiada pasión-.

Sonrío entre tus labios y sigo con los besos. Lentamente siento como me coges de la cintura y cambias posiciones en la cama. Que harás ahora? a veces me das miedo pequeño. Sonrió al ver la cara que pones cuando atacas mis labios de nuevo, realmente te estás divirtiendo ahora. Empiezas a bajar los besos por mi cuello cuando te detienes en el, empiezas a morder para llenarme de chupetones también, siempre has sido así. Cuando te cansas de marcarme sigues bajando los besos por la clavícula, el hombro, me estremezco ante tus actos. No puedo reprimir un leve jadeo cuando empiezas a lamer todo mi pecho y te detienes en uno de mis pezones, lo muerdes, lo chupas, lo vuelves a morder. Si sigues así vas a conseguir que pierda la razón y termine violándote JunSu, detente. Cuando intento decir algo vuelves a besarme mientras tus manos continúan el recorrido que tus labios habían empezado por mi pecho. Sigues bajando, lentamente desabrochas mis pantalones y empiezas a tironear de ellos para poder quitármelos, me encantas. Levanto un poco la cadera para que te sea más fácil y por fin consigues lo que quieres, los tiras por cualquier lado, toda nuestra ropa va a correr la misma suerte.

-Tu... también eh... -susurro sonriendo mientras reparto besos por todo tu rostro y te desabrocho los pantalones, quitándotelos como puedo-.

-Pervertido... -susurras sonriendo divertido antes de empezar a besarme otra vez, ambos nos hemos vuelto totalmente adictos a nuestros besos-.

-Te amo... -jadeo entre tus labios al sentir como empiezas a masturbarme lentamente-.

Antes de que pueda darme cuenta has terminado de desnudarme, no sé desde cuando eres tan rápido pequeño, pero me gusta. Arqueo ligeramente la espalda mientras me besas más para que no empiece a gemir todavía. Eres cruel conmigo JunSu, muy cruel. Conforme pasan los segundos estoy más y mas excitado, continuas masturbándome sin apartar la mirada de mis ojos, has dejado de besarme, no puedo evitar empezar a gemir sonoramente pues el placer que me estás dando es inimaginable. Sonríes satisfecho al escucharme y aceleras el ritmo de tu mano. Continuo gimiendo mientras busco tus labios de forma desesperada, necesito sentirte, necesito que me beses para tranquilizarme un poco pues realmente no voy a poder aguantar mucho más si continuamos así. Me siento demasiado próximo al orgasmo. Rápidamente tiro de tus bóxers para bajártelos, obligándote a que levantes un poco las rodillas pues quiero verte totalmente desnudo. Cuando consigo quitarte la molesta prenda la tiro al lado de todas las demás, sonriendo divertido al ver como pareces avergonzarte ahora. Sin esperar más tiempo deslizo una de mis manos por todo tu pecho y lentamente empiezo a tocarte también, masturbándote lenta y cuidadosamente. He esperado tanto tiempo este momento que ahora realmente no se que mas hacer, me vuelves loco, me ciegas con solo besarme.

-Que... te pasa? -jadeas mordiéndote los labios mientras me miras a los ojos pues he dejado de tocarte-.

-Yo... no sé qué debo hacer ahora -susurro sinceramente mientras te vuelvo a besar lentamente para tranquilizarme un poco-.

-Tampoco lo sé yo, pero… no tengas miedo... -susurras entre mis labios mientras continuas besándome- te quiero JunHo...

Siento como sigues besándome y me entrego a ti lentamente, tengo miedo pero te amo y eso es lo único que importa. Lentamente me acaricias el rostro y dejamos de besarnos para poder vernos a los ojos fijamente. Me sonríes mientras acaricias mis labios con la yema de los dedos, indicándome después que los chupe bien. Sonrío algo avergonzado mientras empiezo a lamer y chupar tus dedos con gula, me está gustando esto. Unos momentos después los retiras de mi boca y vuelves a besarme para que me relaje un poco. Arqueo notoriamente la espalda cuando introduces uno de tus dedos en mi interior, es una sensación demasiado nueva, demasiado rara. Jadeo entre tus labios mientras te beso con total desesperación, ahogando mis leves chillidos al sentir cómo vas introduciendo el segundo dedo para hacer lo mismo con el tercero cuando crees necesario. Es raro, incomodo, llega a doler pero me gusta, me gusta porque eres tu quien me hará el amor. Me gusta aun mas pues ahora sé que también eres virgen JunSu. Me haces inmensamente feliz.

-Estás listo? -susurras viéndome a los ojos cuando dejamos de besarnos y retiras tus dedos de mi interior-.

Asiento levemente con la cabeza mientras te veo fijamente a los ojos. Realmente no sé si estoy listo, estoy seguro que va a doler pero no me importa ahora. Te sonrío y me aferro a tu espalda mientras espero que me hagas tuyo por primera vez. Lentamente empiezas a penetrarme, dejo escapar un pequeño chillido cuando la punta de tu miembro se cuela en mi interior, duele. Jadeo mientras me aferro más a ti, intentando no arañarte ni hacerte daño. Me besas desesperadamente en un intento de tranquilizarme para que no me duela tanto, te lo agradezco y te sigo el beso mientras me sigo aferrando a ti. Cuando me notas más tranquilo continuas penetrándome hasta estar completamente dentro. Siento como me abrazas con fuerza y te apoyas sobre mi pecho, jadeando entre besos.

-Eres... muy... muy estrecho... -jadeas mordiéndome el labio inferior-.

Sonrió ligeramente ante tu comentario mientras continuo aferrándome a ti, besándote de nuevo. Paso las piernas por tus caderas para aferrarme más a tu cuerpo, sonriéndote cuando te indico que puedes continuar pues aquel dolor punzante que recorría toda mi espalda va disminuyendo por momentos, dando paso a un placer que jamás imagine llegar a sentir. Empiezo a gemir sonoramente cuando comienzas a embestirme lentamente para no hacerme daño, siempre has sido muy considerado y cuidadoso. Cuando me acostumbro a tenerte dentro hago un poco mas de presión sobre tu cadera con mis piernas, necesito más ahora que no duele, quiero seguir sintiendo más este placer que recorre todo mi cuerpo.

-Te… gusta? -susurras besándome lentamente ahora mientras comienzas a moverte algo más rápido, embistiéndome rudamente ahora-.

-Mhh mu… mucho... -jadeo aferrándome más a ti con brazos y piernas mientras ahogo los gemidos entre tus labios, sintiendo como te ocurre lo mismo a ti-.

Sonríes mientras continuamos besándonos y me penetras más rápido que antes. No puedo evitar dar un pequeño bote en la cama cuando empiezas a masturbarme mientras sigues embistiéndome. Me estas volviendo totalmente loco, sé que no podre aguantar mucho tiempo más pues siento como ligeros espasmos y corrientes eléctricas recorren todo mi cuerpo. Intento hablar pero continúas besándome como si la vida te fuera en ello mientras yo te correspondo con total desesperación. Dejo escapar un ronco gemido cuando finalmente termino entre nuestros cuerpo, en tu mano mientras rompo aquel beso para intentar buscar un poco de aire. Atrapas mis labios de nuevo cuando terminas en mi interior, moviéndote todavía ligeramente antes de salir y dejarte caer sobre mi cuerpo. Te aferras a mi torso con fuerza mientras vuelves a besarme. Los dos respiramos agitadamente y con algo de dificultad todavía por lo que acabamos de hacer. Sonrío plenamente cuando nos miramos a los ojos y volvemos a fundirnos en un beso, lento y tierno ahora. Te amo, me amas. Ahora lo sabemos, ahora podemos estar totalmente seguros de lo que sentimos.

-JunHo... te amo... -susurras viéndome a los ojos fijamente mientras me besas lentamente, al fin hemos conseguido normalizar nuestras respiraciones-.

-Yo también te amo... más de lo que nunca puedas imaginar... -susurro sonriendo feliz mientras te abrazo más fuerte para que no te puedas apartar de mí-.

Nos quedamos abrazados unos minutos más, disfrutando de esta cercanía mientras lentamente empiezo a acariciarte el pelo, me gusta tanto estar así contigo. Empiezo a besarte el cuello mientras te abrazo más fuerte, acariciándote ahora la espalda mientras escribo cosas por tu piel, te amo JunSu, te amo. Siento que te vas quedando dormido sobre mi pecho y empiezo a zarandearte suavemente.

-Su... Su amor... no te duermas... -susurro moviéndote un poco mientras te sonrío al verte tan adormilado- ve a ducharte...

-Mhh solo... si vienes conmigo... -susurras besándome lentamente antes de levantarte de la cama- vamos?

-No tienes remedio... vamos... -digo riendo suavemente mientras me levanto y cojo tu mano para ir hacia el baño-.

Tú no tienes remedio pero al parecer no eres el único. Te sigo sin rechistar, entregándome a ti las veces que haga falta, amándote por sobre todas las cosas. Al final somos la misma persona, verdad? somos los gemelos perfectos.

Fin

12 comentarios:

  1. Anónimo8/12/2009

    que malaaa
    y todavia pones la risa malevola
    jaja

    ResponderEliminar
  2. jaja lo siento no lo pude evitar XD

    ResponderEliminar
  3. Anónimo8/18/2009

    me justo el fic
    yo si tubiera un hermano como junsu
    tambien haria incesto xdxd

    ResponderEliminar
  4. jejejeje ke sexi si junsu fuera mi hermano creme no solo le haria eso si no mucho mas ...jejeje..0//0 me gusto mucho este fic sigue asi jejeje

    ResponderEliminar
  5. Anónimo10/15/2009

    jolllll que perversion mas fuerte me encantaaaaaaaaaaa

    ResponderEliminar
  6. oh x dios, vaya, y si yo haria lo mismo, creo q x eso no tengo hermanos varones jiji

    ResponderEliminar
  7. pos el junho es mi fav. n...ñ komo k el delfin y no nos llevamos tan bien o.O???

    ResponderEliminar
  8. No lo puedo evitar, estos gemelitos me encantan ~♥
    Es imposible no amar a Junsu, asi que entiendo a JunHo ...
    WOW Fue tan bonito el fic, me gusto mucho, son tan HOT.
    (Yo tambien estoy segura que si mi hermano fuera Junsu no podria aguntar XD a Junsu dan ganas de violarle XD)
    Continua escribiendo asi de bien

    ResponderEliminar
  9. Xochiquetzal7/20/2010

    ah, k buen fic, empezando por el genero, me encanta el incesto, jeje y luego ellos que son gemelos y tan guapos, xD
    tmb me gusto el ritmo de las acciones, los pensamientos lindos de Junho (por llamarlos de alguna manera) y las cosas que se decian.
    Y en a utimas lineas, me fascino eso de "somos la misma persona"
    fue genial leerlo, gracias por compartirlo

    ResponderEliminar
  10. hahahahahahahahaahahahahahahahhaah
    que desborde de amor es este fic
    tiene de todo Angus, Confort, lemon Xd
    dios todo lo mio que mas puedo pedir
    y yo como soy una pervert lider
    el incesto es parte de mi vida D:(?)
    el pobre Junho celoso de Chun esta
    consciente que el YooSu es perfecto
    pero aquí manda el INCESTO ò_ó
    así que la rata no tiene cabida
    en ese Fic!!!
    hey y si la madre llega cuando estan en el baño y los escucha DDD:
    Actuuu!
    ok no muy claro dice ONESHOT u.u

    ResponderEliminar
  11. Anónimo10/10/2010

    waaaaaaaaaaaaaaaaa! que fick me encanto por suerte no estaba su umma

    ResponderEliminar
  12. LO AMÉEEEE *0*
    Ya, me enamoré del Juncest xD♥

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD