Beast Within

14 comentarios
Título: Beast Within
Autor: Aemin
Extensión: Oneshot
Protas: Junsu y Changmin
Género: Neutro

Nota: Tod@s nos hemos preguntado quién se enoja más fácil o más feo de los TVXQ, ¿verdad? Ya sabemos que Yunho inclusive le causa miedo a Changmin y ya lo hemos visto enojado, igual que al mismo Changmin, e incluso a Yoochun y a Jaejoong. Al único que no hemos visto enojado es a Junsu. Ya saben lo que dicen, los más tranquilos y divertidos son los que tardan más en enojarse… y también los que se enojan más feo. Entonces, ¿qué pasaría el día que Junsu se cansara de ser molestado por todos los demás?
P.D: No hay slash ni nada aqui u.uU

***
Un día, TVXQ iba alegremente paseando en la van del grupo, Yunho al volante. Iban camino a un fan-meeting en Japón y, aunque los ilusionaba la idea de ser recibidos calurosamente por las fans, el hecho de cumplir con cuanto capricho se les ocurriera a ese ejército de chicas ya era un tanto agobiante y molesto. Como siempre, para aligerar la atmósfera Junsu se encargó de contar algunos de sus chistes y gags. Sin embargo, no era el mejor momento, o en otras palabras, el horno no estaba para bollos.

-No es mismo alce el vuelo que vuela el alce, ¿verdad? – sentenció, riendo escandalosamente. Jaejoong, que iba adelante del lado del copiloto, suspiró, mientras Yunho negaba con la cabeza sin perder de vista la calle. Changmin, sentado al lado de Junsu, se limitó a poner los ojos en blanco. Unos segundos después, Yoochun, que iba atrás, se empezó a reír.

- Ya entendí. Por dios, me imaginé un alce volando – balbuceó Chun entre risas, - es muy ingenioso, Junsu.
Junsu estaba feliz de que al menos un miembro del grupo se riera con él, cuando intervino el líder.
-En realidad, Yoochun, no tiene ninguna gracia – comentó.
-Clásico, el YooSu apoyándose entre sí – añadió Min agriamente.
-Está bien, tengo otro – resolvió Junsu, no dándose por vencido.
-Adelante, Junsu- lo animó Jaejoong. No podía hacer otra cosa que animarlo y tenía la esperanza de que el próximo fuera mejor.
-¿Qué le dijo una cuchara a una gelatina?
-¿Qué le dijo? – preguntó Yoochun, el mejor público para Junsu.
-Le dijo: “¡No tiembles, babosa!” – terminó Junsu y se volvió a reír, esta vez acompañado por Yoochun.

-Estaciónate, hyung, creo que voy a vomitar – dijo Min.
-Calma, calma – dijo Yunho, como siempre el árbitro antes, durante y después de las peleas de los demás miembros, - ya casi llegamos.

En efecto, llegaron al edificio en el que se desarrollaría el fan-meeting. Yunho se estacionó y bajó de la van y el resto del grupo hizo lo propio. Resguardados por un grupo de guardias y miembros del staff, entraron al edificio por la parte de atrás, no sin recibir flashasos de distintas direcciones y gritos desde “¡Oppa te amo!” hasta “¡Oppa, quiero un hijo tuyo!”. Este tipo de cosas ya eran el pan de cada día de los TVXQ, y aunque en un principio eran alentadores y los halagaban, después de un rato eran bastante molestas.

Para Changmin, ya era suficiente que Junsu hubiera arruinado su día con sus estúpidos chistes como para tener que soportar también a las Cassiopeia. Podían ser sus fans y lo que ellas quisieran, pero algunas cosas como los UFOs, los cuales siempre acababa contestando él para evitarle la molestia a sus hyung, eran el colmo. Intentando relajarse para llevar el fanmeeting en paz, caminó al lado de los demás miembros con su ipod puesto. Sin embargo era imposible ignorar a Junsu, quien caminaba detrás de él con Yoochun y que seguía contando sus terribles chistes. De plano se quitó los audífonos y volteó hacia ellos, serio.

-Mejor ahórrate tus chistes para tus fans, Junsu hyung. Les encantan y a nosotros ya nos tienen hartos.
-Tranquilo, Minnie – intervino Yoochun.
-Sí, sólo intento alegrar el ambiente, todos estamos muy tensos por el fanmeeting – se excusó Junsu.

-Pues a mí sólo me estás poniendo más nervioso con tus estupideces. Para ya – y sin decir más, Changmin entró al camerino, dejando atrás a un Junsu que apretaba sus puños.

-No le hagas caso, Su. Ya sabes cómo es a veces.
-Sí. El “amarguinator” en persona – asintió el delfín y ambos entraron también al camerino.

Un rato después se encontraban en la mesa de siempre, sobre el escenario, ante cientos, si no casi miles de fans que gritaban sus nombres entre otros cumplidos. Llegaron las preguntas e iniciaron las respuestas. Comida favorita, actividad reciente favorita, prenda de vestir favorita, etc. Luego llegó la sección de actividades y Cassio-landia pidió de favor que hicieran un juego, mismo que ellos ya tenían preparado. Consistía en que las parejas más famosas entre las fans compitieran en pasarse la pelota. Esta vez el árbitro era Yoochun y las parejas eran el YunJae y el XiMin. Después de unos minutos, el XiMin perdió la pelota por culpa de Junsu. Éste lo tomó a la ligera y se rió mientras iba por ella. Changmin lo acompañó.

-¿Qué te sucede? Pon atención. ¿O qué, ni eso sabes hacer, atrapar un balón? – le dijo en voz baja, molesto, y le arrebató la pelota de las manos. Esta vez Junsu de verdad se sintió ofendido.

El juego siguió, empataron ambos equipos y al final lo resolvieron con su clásico piedra, papel o tijeras. Ganó el equipo de los hyungs. Changmin miró asesinamente a Junsu, quien en lugar de sacar papel para vencer a la piedra había sacado tijera. El borrego intentó ignorarlo y los cuatro volvieron a sus lugares en la mesa. Ahora era el turno de Yoochun de hacer alguna gracia e iba a hablar en inglés. Las fans, inconformes con nada más eso, insistieron en que Junsu entrara al juego y entablara conversación con Yoochun, dentro de lo que fuera posible. La frente de Changmin se puso roja después de que éste se pegara por quinta vez en la frente, harto de la incompetencia de su hyung delfín.

El YooSu empezó a hablar y, claro, Junsu entendió un cuarto de lo que Yoochun le decía y respondía con lo primero que se le venía a la mente. Yunho y Jaejoong celebraban el esfuerzo de Junsu igual que las fans, muertos de risa. Changmin no veía la hora de irse corriendo. Después, las fans pidieron que sus chicos repitieran las cuentas que habían hecho en el concierto “T”. Primero pasó Yunho, haciendo sus cuentas imitando a Bruce Lee. Después Jaejoong, contando primero en versión trot y después en versión rock. Ahora era el turno de Junsu, quien haría la versión terrorífica de contar del uno al nueve.

-Uh, eso definitivamente da miedo – se burló Changmin a la mitad de las cuentas. Por supuesto, todo mundo lo escuchó, traía micrófono. Junsu se aguantó las ganas de gritar.
Luego fue el turno del YooMin, quienes pasaron a hacer sus cuentas sexys. Mientras tanto, Junsu se alejó a una esquina del escenario, donde nadie lo viera. Ni siquiera las fans lo notaron, demasiado entretenidas gritándole al YooMin. Quien lo notó fue el instinto maternal del mayor, Jaejoong.

-¿Estás bien, Junsu – le preguntó, apagando su micrófono y tocando su hombro.
-Sí, hyung. Estoy bien.
-¿Seguro?
-Es sólo que… siempre me molesta a mí, ya me estoy cansando.
-Ignóralo, ya sabes cómo es. A mí también me molesta.
-Pero no todos los días, a todas horas. Creo que su meta es hacerme estallar diario para poderse ir a dormir.

Jaejoong sonrió, el tono sarcástico de Junsu resultaba gracioso, pero lo disimuló ya que la situación no era la adecuada para reír.
-Ven con los demás e ignora a Changmin, ya vamos a acabar. Si quieres podemos hablarlo después.
-Está bien.

El JaeSu regresó al campo de visión de Cassiopeia justo a tiempo para el juego final. Ésta vez sería el desempate del juego de pelota, pero con equipos diferentes: Jaejoong y Junsu contra Changmin y Yoochun, Yunho de réferi.

Igual que en el juego anterior, el equipo de Junsu iba perdiendo por la falta de atención del chico pato y la torpeza de Jaejoong.
-Sigue así, Junsu. Te lo agradecemos – rió Changmin, chocando palmas con su compañero de equipo.

Ésa fue la gota. Tras recoger el balón, Junsu lo arrojó hacia el otro equipo con todas sus fuerzas. El YooMin estaba distraído y cuando vieron venir el balón, apenas lograron esquivarlo, dejando que siguiera su trayectoria como proyectil hasta estrellarse con una de las cámaras que había tras bambalinas. Las fans gritaron, asombradas ante esa fuerza de Junsu que no conocían. EL YooMin sólo lo miraba, algo asustados, mientras Jaejoong lo miraba nervioso. Yunho tuvo que intervenir.

-Bueno, quién iba a decir que Junsu poseía tanto poder, ¿eh? – Dijo, pasando un brazo por los hombros de su donsaeng, - creo que con eso cerramos este fanmeeting. ¿Les gustó?
Las fans gritaron que sí y con eso las luces del escenario se apagaron.

-Eh, bien hecho Junsu – dijo el mayor del grupo mientras recogían sus cosas en el camerino.
-Qué intenso – añadió Yoochun, - increíble.
-Sí. ¿Quién habría creído que eras capaz de eso? ¿Ves cómo puedes hacer las cosas cuando de verdad usas tu cerebro, hyung? – dijo Changmin.

Junsu terminó de cerrar su mochila y encaró al más alto de TVXQ.
-Sólo me canse de que me molestaran – le dijo, secamente. Ni siquiera había ese dejo infantil en su voz. Sin esperar respuesta dio media vuelta y salió del camerino hasta la van.

-Bien hecho, Changmin – lo reprimió Yunho.
-¿Qué? – preguntó el aludido.
-Cómo si no lo supieras – le espetó Jaejoong.
-Mejor vámonos antes de que Troya arda aún más – sentenció el líder y salió junto con Jaejoong y Yoochun hacia la van.
-Sólo estaba bromeando – murmuró Changmin antes de seguir a sus hyungs.

De camino al departamento, nadie habló. Ni siquiera Junsu, quien iba atrás mirando por la ventana con los brazos cruzados.
Llegando al departamento, el chico delfín se tiró en su cama, tapándose completamente con las sábanas. Jaejoong fue a buscarlo para cenar y lo ignoró. Yunho fue a buscarlo para ver una película y obtuvo el mismo resultado. Ya que apagaron las luces y se fueron todos a dormir, Yoochun se levantó a media noche e intentó convencer a Junsu de acompañarlo por un bocadillo. Junsu lo ignoró también. “Bueno, le preguntaré a Changmin”, pensó Yoochun. Por supuesto, el estómago de Changmin no se negó ante la propuesta de comer algo y lo acompañó.

-Ésta vez te pasaste, Minnie – le dijo Yoochun mientras embarraba un pan con mantequilla.
-No entiendo por qué. Siempre lo molesto así y jamás se porta de esa manera.
-Quizás sea eso, que siempre lo molestas así y hoy se hartó.
-Bueno, es que siempre está haciendo tonterías y se ríe, no toma nada en serio.
-Yo soy igual me rió de todo y procuro no tomar todo en serio, Changmin.
Yoochun tenía razón.
-Eso sí, pero no te la pasas contando ésos chistes malos y ésos gags sin sentido que a Junsu le encantan. Me desespera que haga eso.
-Todos lo escuchamos diariamente, Min, y le tenemos paciencia. Es divertido la mayoría de las veces.
-Si tú lo dices… - suspiró Changmin, dándole una mordida a su pan.
-Si tanto te preocupa deberías de ir a pedirle perdón – sugirió Yoochun.

Changmin no dijo nada y ambos se terminaron su bocadillo nocturno. Luego volvieron a la cama.
Mientras tanto, Junsu apenas había logrado dormirse. Había estado toda la tarde pensando ¿por qué Changmin se ensañaba con él? ¿Por qué siempre lo molestaba, sólo a él? Ojalá un día estuviera en su lugar y soportara que lo molestaran todo el tiempo. No era mala idea, después de todo era el hyung de Changmin, ¿no? Ya era tiempo de darse a respetar. Por él y por los demás. Ya había sido el idiota de TVXQ por demasiados años.

***
A la mañana siguiente, Jaejoong estaba preparando el desayuno. Se levantó temprano, antes que todos los demás, como siempre, se bañó, se vistió y fue a su territorio: la cocina. Sacó huevos, jamón y fruta. Mientras el jamón estaba listo, bañado en salsa agridulce, dentro del horno, preparó los huevos estrellados, y mientras éstos estaban listos picó la fruta. Dejó la fruta y los huevos en la mesa cuando los segundos estuvieron listos y regresó a la cocina por el jamón. Cuando volvió al comedor con el jamón en una charola, se encontró a Junsu en la mesa, comiéndose el último huevo. También la fruta casi había desaparecido.

-Hola Junsu. Tenías hambre, ¿eh? – sonrió.
-Sí, anoche no cené nada – respondió Su.
No es excusa, pensó Jaejoong.
-Hyung, ya son casi las doce. ¿No vas a preparar nada para los demás? -añadió Junsu, levantándose de su silla y saliendo de la cocina.
-Eso era para todos en realidad, - dijo Jae para sí. Un rato después llegaron los demás pidiendo el desayuno. El chico “mamá” del grupo tuvo que darse prisa en preparar nuevamente el desayuno.

Afortunadamente era su día de descanso y no había prisa por desayunar antes de cierta hora.
-¿Qué te paso, Joongie? Normalmente tienes el desayuno listo desde muy temprano – le preguntó Yunho.
-Tuve un pequeño contratiempo – respondió.
-¿Y Junsu? – preguntó Yoochun, - no estaba en su cama cuando salimos.
Pronto el sonido de la televisión delató al chico delfín.
-Debe estar viendo la televisión, como siempre – respondió Changmin, quien seguía comiendo.
-Por cierto, tú debes empezar a controlar tus instintos agresivos hacia Junsu, Changmin – dijo el líder.
-Ya lo sé, ya lo sé. Seré más bueno con mi hyung a partir de ahora – respondió Min, resignado.
-Bueno, iré a ver la televisión también, hoy pasan una película que no me quiero perder – dijo el más blanco de todos, recogió sus platos, se los dio a Jae y se fue a la sala de televisión.

Efectivamente, Junsu estaba sentado en el sofá, cambiando los canales de la televisión con el control en su mano.
-Su, me alegra verte de mejor ánimo – lo saludo Yoochun, sentándose a su lado.
-Hola, hyung – respondió Junsu, con la misma alegría de siempre.
-Oye, ¿puedes poner el canal 305? Van a dar una película que muero por ver.
-No.
-Pero si tú no estás viendo nada en especial, estas cambiando canales.
-Dije que no, hyung. Yo gané el control ésta vez, veremos lo que yo quiera.

Molesto, Yoochun se levantó y se fue a buscar la película en internet. Junsu pasó el resto del día frente a la televisión, cambiando canales. Mientras tanto, Yoochun vio su película en la computadora, Yunho fue al gimnasio y arrastró a Jaejoong con él, y Changmin se la pasó leyendo un nuevo libro.

En la noche, cuando Yunho y Jaejoong regresaron del gimnasio, después de bañarse Yunho tenía ganas de jugar Wii, dejando el baño libre para su hyung, y fue a la sala de televisión.
-Junsu.shi, ¿quieres jugar Mario Kart?
-Está bien, hyung – aceptó Junsu, contento. Conectaron el Wii a la televisión, añadieron los controles y empezaron a jugar. Después de una hora de carreras bastante reñidas y de ir empatando, en una de las vueltas el carrito de Yunho chocó a propósito con el de Junsu, haciendo que cayera por un acantilado.
-¡Oye, eso no se vale, hyung!
-Se vale, ya lo hice y por eso te voy a ganar, Su –rió el líder.
-¡No es justo! – sentenció Junsu, arrojando el control contra el suelo. Enojado salió de la sala de televisión.
-¡Junsu, cálmate, es sólo un juego! – gritó Yunho tras él.

En el pasillo, Changmin venía caminando hacia la cocina, aún leyendo su libro, cuando Junsu chocó su brazo con el de él, sin querer, tirando el libro al suelo. Recordando lo que le había prometido al líder, Changmin tomó aire y recogió su libro. Había perdido la página, pero bien podía encontrarla luego.
-Lo siento, hyung – dijo, casi forzado.
-Debes estarlo, Changmin. ¿Por qué no te fijas por dónde vas? –lo regañó Junsu por primera vez.
-¿Sabes qué, hyung? Ya no lo siento, y sigues siendo un idiota – le espetó Min, sacudiendo la portada del libro y retomando el camino hacia la cocina. Furioso, Junsu lo siguió, lo tomó por el hombro y lo obligó a voltear hacia él.
-Te digo algo, Changmin, he sido un demasiado buen hyung contigo por demasiado tiempo. He soportado tus insultos, tus bromas a mi costa, tu actitud hacia mí y ya me cansé. Considéralo una advertencia, donsaeng. Desde anoche, el Junsu bueno y ángel se fue de este departamento.
-¿Debería sentirme intimidado, Junsu-yah? – respondió Changmin.

Por toda respuesta Junsu le soltó un golpe en la barbilla, derribándolo. Cuando Changmin reaccionó, Junsu ya estaba encima de él, repartiéndole golpes. Changmin hizo lo mismo y empezaron a pelear. Con todo el escándalo pronto los otros tres chicos llegaron al pasillo a separarlos. Por increíble que pareciera para todos, quien estaba en peores condiciones era el menor de todos. Guardado se lo tenía el chico delfín, tanto el rencor que le tenía a Changmin como aquélla fuerza.

-¿Qué te sucede hoy, Junsu?-dijo Yoochun, yendo a auxiliar a Changmin.
-Te has estado comportando como un idiota todo el día- corroboró Jaejoong.
-Miren, así es como voy a ser a partir de ahora, y si no les gusta, qué pena – respondió, encarando a los dos mayores.
-Si así te vas a poner, Junsu, que sea en otro sitio. No nos interesa –sentenció Yunho. Junsu se encontró con su mirada por varios segundos hasta que se rindió.
-Como quieran – terminó Junsu y se fue al dormitorio para una vez más tirarse en la cama y taparse por completo con las sábanas, dejando atrás a los demás miembros bastante preocupados y a un Changmin muy herido.

***
A la mañana siguiente Junsu despertó sobresaltado. Miró a su alrededor, secándose el sudor de su frente con el reverso de la mano. Los otros cuatro dormían en las camas de alrededor, incluso Changmin estaba ahí, entero. Un escalofrío recorrió al chico borrego. “Fue un sueño. Nada más que un sueño”. Pensó y se levantó. Se lavó la cara y se refugió en la sala de televisión.

-Aunque si me gustaría darme a respetar así, en el sueño ese Junsu era un completo hijo de… - se dijo a sí mismo, - y yo no quiero ser así. Hay otras maneras de darse a respetar. Por lo pronto debo evitar que lo que Changmin diga o me haga me afecte tanto, tomármelo más a la ligera, como siempre –sonrió, - sí. Eso es lo mejor. Supongo que cualquier día que lo necesite puedo sacar ése yo maldito que tengo, para defenderme. Pero por ahora no lo necesito. Prefiero ser el de siempre, ue kyang kyang.

Eran como las doce o una de la madrugada, y Changmin se despertó de repente, con hambre. “Iré por algo de comer a la cocina”, pensó, “se me antoja un pan con mantequilla y mermelada”. Miró las demás camas, pensando en pedirle a Yoochun que lo acompañara, cuando notó que la cama de Junsu estaba vacía. Ahora sí se preocupó. “Bien, Changmin, lograste que Junsu se fuera de TVXQ sin decir adiós”, se reprendió a sí mismo. En el fondo, no quería eso. Si le desesperaba Junsu, pero era sólo porque le tenía envidia. Envidiaba ésa facilidad de Junsu para reírse, para disfrutar todo lo que hacía, para tomar todo como un chiste y lograr que el resto de las cosas no le afectaran demasiado. Sin mencionar que cantara increíble y bailara mucho mejor que él. E incluso sentía envidia de Yoochun, cómo Junsu podía estar con él y bromear sin problemas mientras él, Changmin, soportaba dos o tres Junsadas y terminaba estallando. “Debería de hablar con él. Disculparme” se dijo a sí mismo y salió a buscarlo. Lo encontró en la sala de televisión, viendo la pantalla apagada.

-Hyung, ¿podemos hablar?
Junsu asintió.
-Quería disculparme, -empezó Changmin, sentándose en el sillón, manteniendo su distancia, - por molestarte hoy. Y todos los días. Lo siento.
-Acepto tus disculpas, Min. Pero, ¿por qué lo haces? ¿Qué te he hecho yo para que me odies así?
-Te odio por cómo eres hyung. Me gustaría ser más como tú, más sencillo, ligero, alegre. Tomar las cosas menos en serio y vivir menos estresado. Y reírme más.

-¿De verdad lo que tienes es envidia por cómo soy, Changmin? – Junsu no lo podía creer. El menor asintió.
-Qué curioso, Changmin. Yo envidio tu dedicación, tu inteligencia y tu altura.
Eso último hizo que Min se sonrojara y riera. Por primera vez Junsu conseguía hacer reír a su donsaeng y no a costa suya.

-Bueno, ahora que sabemos cómo nos sentimos, deberíamos de dejar de pelear, - dijo Junsu.
-Sí, hyung. Prometo molestarte menos.
-¿De verdad? ¿Tú te crees eso?
-No. Pero lo intentaré.

Ambos sonrieron.

-Hyung, aún tengo hambre, ¿me acompañas?
-Bueno.

FIN

14 comentarios:

  1. jajaja el final me dio risa ... jajaj changmin solo aprendio a golpes... xD . creo que si junsu se peleara seria de temer pero como ya dijo es un chico saludable pero no tiene fuerza.^^ lindo muy lindo gracias.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo2/05/2010

    que bonita la historia jijijiijijijijij

    ResponderEliminar
  3. minnie2/05/2010

    sii!!
    me gusto mucho esto:
    "-No es mismo alce el vuelo que vuela el alce, ¿verdad?"
    jaaaaaaaaaaaajajajaja me *** de la risa XD.

    ResponderEliminar
  4. XDD
    aaa como siempre... Aemin Rulz B) !♪♥

    ResponderEliminar
  5. Anónimo2/06/2010

    hay muchas cosas las cuales no eastoy para nada de acuerdo...
    aunk sea un fic


    nadie es mejor q nadie entre los miembros del grupo

    ...aunk para mi changmin sea el mejor... no considero q junsu cante mejor o cante mejor que él..para nada!!!

    ademas diganme si alguien puede llegar a los tonos altos de changmin y ahi hablamos

    y esto no es para nada minsu xDDDD

    ResponderEliminar
  6. me gustaria ver a junsu enfadado por una vez
    he visto a todos los miembros enfadados menos a el

    ResponderEliminar
  7. Hola

    casi me creia que el chico bueno se habia convertido en un chico muy malo,todos tienen un limie de paciencia y creo que algun dia llegara el limite de Junsu pero espero que ese dia sea muy lejado puesto que me gusta mas el chico alegre y sonriente de que es el delfin

    saludos!

    ResponderEliminar
  8. me gusto xP aunqe no fue un total fic yaoi xD
    pero bueno! ^o^ aun asi.. me gusto 8DD

    ResponderEliminar
  9. no creo q este fic sea para q uno se ponga a la defensiva, tomemoslo como lo q es, un fic, si tu favorito es changmin y para ti el es el mejor, esta bien, lo de q junsu cante mejor o no, es subjetivo, cada kien ve las cosas de diferente manera, hakuna mattataaaa, no nos alteremos x cosas q ni al caso xDDD

    me gusto muxo el fic, abces me gustaria poder conocer el lado obscuro de junsu, se q amamos su lado dulce y adorable...pero ahhh me encantaria conocerlo enojado...waaaaa, y yo creo q es lindo cuando changmin lo molesta, o cuando entre todos lo molestan xD, es amor fraternal xD

    ResponderEliminar
  10. Gracias por los comentarios *u* se que estou no salio ni lemon ni slash ni nada, solo fue una ficcional anecdota en la que imagine a Junsu al limite de su paciencia y a Junsu cuando su paciencia estallo por fin....pero creo que valio la pena n.n

    Gracias por seguir mis fics!!

    ResponderEliminar
  11. Me siento identificada con Junsu xDDDDDDDDDDDDDdd,, !!

    ^^

    muy lindo one shot !!! ^^

    ResponderEliminar
  12. Anónimo5/15/2010

    que liiiiindoos!!!!!!!
    que buen fic... me encanto.. sigue escribiendo gracias

    ResponderEliminar
  13. se la pelan, las borré a las 2 xD

    ResponderEliminar
  14. wow casi muero de preocupación cuando se pelaron y mi alma descanso después cuando despertó junsu
    T_T pobre junsu pues un dia tenia que explotar (aunque solo exploto en el sueño), termino muuuuy bien los 2 se envidiaban cosas mutuamente :)
    jajaj me rei con el chiste de la gelatina
    muy bueno
    wow veo que fue un poco polémico tu fic, pero es un fic a fin de cuentas ¡hay personas intensas!
    Aemin fighting!!!

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD