Tarta de Arándanos (Y otras cosas maravillosas)

12 comentarios
Titulo: Tarta de Arándanos (Y otras cosas maravillosas)
Autor: Candyushka
Pareja: JaeMin
Género: Slash
Extensión: Oneshot
-----

Así fue como se conocieron:

Shim Changmin, el mejor amigo Junsu, el cual es novio de Yoochun, quien es primo de Yunho, cuyo mejor amigo es Jaejoong.
Kim Jaejoong, el mejor amigo de Yunho, quien es primo de Yoochun, el cual es novio de Junsu, cuyo mejor amigo es Changmin.

Ambos, increíblemente solitarios (y ridículamente bien parecidos).

Una tarde de verano, mientras los cálidos rayos de sol se colaban por entre las persianas del cuarto de Junsu, acariciando los cuerpos desnudos de él y su novio, el más bajo le habló al otro de su mejor amigo, Changmin, quien según la descripción de Junsu, era alto, apuesto, bronceado y con la inteligencia social de una cuchara.
Yoochun, que la tarde anterior había almorzado con Yunho, había escuchado de él una historia parecida: Jaejoong, de facciones perfectas y piel tersa, quien por el rotundo (y estrepitoso) fracaso matrimonial de sus padres, perdió la fe en cualquier clase de relación que implicase cariño, alejándose de cualquier persona que, a su juicio, pudiese hacerle daño. (De hecho, Yunho no tenía idea cómo había logrado preservar su amistad con Jaejoong).

Misteriosamente, dos días después, Jaejoong y Changmin terminaron siendo invitados a la misma cafetería, a la misma hora. Y ambos terminaron siendo abandonados por quienes los habían citado a dicha cafetería.

-Siento no poder ir, Minnie- Se disculpó Junsu, gimoteando como perro apaleado – Chunnie acaba de doblarse un tobillo y no puedo dejarlo solo. Si tan solo lo escucharas Minnie, sé que se te partiría el alma también.

-Está bien- el menor se encogió de hombros, suspirando. ¡Lo habían hecho salir de su casa por nada! -Supongo que puedo comprar algo para llevar y comerlo en mi casa

-¡Oh no no no no!- Junsu respondió, y Changmin pudo imaginarlo agitando las manos, como cada vez que quería hacer énfasis en algo –No, Shim Changmin, quédate allí mismo. Verás, no te había dicho, pero había invitado a otro amigo a comer con nosotros… Jaejoong. No lo conoces, porque bueno, nunca los he presentado, pero él…-Hubo una pausa, y Changmin rodó los ojos, impaciente. ¿Qué estaba haciendo Junsu que cortaba tan abruptamente la conversación? ‘Ojalá no esté haciendo nada sucio’ pensó horrorizado, pero la aguda voz de Junsu lo sacó de su ensimismamiento – él tiene tickets Changmin, tickets de descuento, y esos tickets son, bueno, míos.

-No le voy a pedir a un completo desconocido- Changmin hizo mucho énfasis en aquellas dos palabras -unos Tickets de descuento, Junsu, ni lo sueñes…

-¡Pero los tickets son míos, tonto!- Junsu parecía exasperado al hablar -Además, ¿No conoces ese dicho que dice “Los amigos de mis amigos son mis amigos”?

-Tus amigos no son mis amigos, Junsu.- Changmin le contestó, comenzando a sentirse ahogado y ansioso, como cada vez que se encontraba mucho tiempo solo en un lugar público -La mayoría de tus amigos son unos imbéciles.

-¡Y claramente tú eres el más imbécil!- Se quejó Junsu, sin malicia –Escucha, Changmin… ¿Has probado la tarta de arándanos de esa cafetería?

-Nunca.

-Pues es la mejor del mundo.- Aseguró Junsu, y Changmin escuchó como su estómago rugía en respuesta a aquellas palabras -Y podrías tener ahora mismo un gran, gran trozo de tarta de arándanos en frente tuyo si le pidieras los tickets a Jae. Piénsalo, Minnie: Comida gratis –

-¡Pero Junsu, es…!

- COMIDA. GRATIS.

-¡Argh! ¡Está bien!- Se rindió el menor. ‘La carne es débil, y el estómago aún más’ Pensó con pesar, escuchando como Junsu reía y aplaudía al otro lado de la línea -¡Perfecto! ¡Maravilloso! Ahora escucha, para que reconozcas a Jaejoong…

-Uhm, disculpa…- Una voz ajena a la conversación llamó la atención de Changmin, quien al voltearse, se encontró cara a cara con el chico más guapo que en su vida le hubiese dirigido la palabra

-Disculpa, Junsu, tengo que cortar- Dijo, las palabras saliendo solas y a tropezones de su boca –Te llamo luego – Agregó, desconcertado, mientras apretada el botón rojo de su celular. Cuando levantó la vista, pudo sentir los ojos del otro chico recorriéndolo como un escáner, y las orejas se le enrojecieron casi al instante.

-Se… ¿Qué se te ofrece?- Preguntó con torpeza, maldiciéndose de inmediato “¿Qué se te ofrece?” ¿En qué época vivía? ¡Eso había sonado demasiado formal y anticuado y estúpido!

-Uhm- El desconocido en frente suyo se lamió los labios, pasando el peso de su cuerpo de una pierna a la otra, y Changmin se vio en la necesidad de mirar cualquier otra cosa menos aquellos lindos, lindos labios que tenía el chico en frente suyo ¡No quería parecer un psicópata sexual o algo por el estilo! –Por casualidad ¿Eres Changmin?

Changmin sólo asintió, sintiéndose cada vez más ansioso. ¿Cómo es que este chico sabía su nombre? –Te… ¿Te conozco?

-Verás, sé que no me conoces, y que yo no te conozco, pero tengo un amigo, Yunho, y se supone que él te había invitado a ti y a mí a comer, pero… Pero no pudo venir, porque su abuela resbaló por las escaleras y él ahora está con ella en el hospital, aunque su abuela no está en riesgo vital y…- El muchacho hizo una pausa para respirar (puesto que todo aquello lo había dicho increíblemente rápido y casi sin respirar) y tranquilizarse, pero la cara de total confusión de aquel guapo chico que tenía en frente no hizo más que ponerlo aún más nervioso -…Y el punto es que Yunho me dijo que tú, pues, tenías unos tickets de descuento de esta cafetería, y que eran suyos, y…

-¿Tú… Tú eres Jaejoong?

-Sí, yo soy… ¿Yunho te ha hablado de mi?

-Creo…- Changmin comenzó con cautela – Que deberíamos sentarnos. Hay… un par de cosas que no entiendo.

Al final, ambos tuvieron que pedir su propia comida, ya que, predeciblemente, los tickets de descuento nunca existieron, y entre mascada y mascada, ambos fueron llegando a la horrorosa conclusión de que, efectivamente, su encuentro no había sido más que un malvado y despiadado plan maquinado por sus perversos amigos.

Ambos sabían que deberían estar furiosos.

La verdad, ninguno de los dos lo estaba.

Quizás era el ambiente, o la comida, o la combinación de ambas cosas (O tal vez ninguna de esas cosas), pero al estar frente a frente, comiendo y hablando y respirando, ambos sintieron como si, por primera vez, el mundo hubiese cesado de ser algo oscuro, hostil y traicionero, y en aquellos momentos, no existía nada en el planeta más que la cafetería en donde ambos se encontraban.

Changmin no podía dejar de admirar la risa del mayor, un tanto temblorosa pero sincera y fácil de provocar, y cada vez que aquella risa era apenas encubierta por una mano que se posaba sobre su boca, el menor no podía sino maravillarse de las grandes y fuertes manos que poseía el chico. A su vez, Jaejoong sentía cosquillas en el estómago cada vez que Changmin dejaba de engullir su tarta para reírse de cualquier cosa, sus ojos cerrándose de manera tiernamente desigual, su cuerpo entero sacudiéndose con su risa, sus manos aplaudiendo con entusiasmo cuando el comentario de Jae resultaba ser especialmente gracioso. El sentimiento que le producía el saber que aquel chico tímido y nervioso que había conocido hace una hora en esa misma cafetería reía con tanta libertad y entrega en frente suyo, y por su causa, era intoxicante, una posesión estremecedora y fuera de lugar, excepto que no era fuera de lugar, porque con cada mirada que compartían, con cada accidental roce de sus manos, una conexión se formaba entre ellos, compartiendo entre sus corazones el mensaje que ambos sentían y querían entregar: No me gusta la gente, pero tú sí. ¿Crees en el amor a primera vista? Yo no solía creer en esas cosas, hasta que te conocí, una hora y veinticuatro minutos atrás.

Changmin nunca había leído cuentos de hadas, pero suponía que algo así debían de ser.

Jaejoong odiaba los cuentos de hadas (porque creaban ilusiones crueles, y entregaban conceptos totalmente erróneos de la realidad y las relaciones), pero al tener a Changmin, sonrojado frente a él, secándose con disimulo el sudor de las manos, creyó estar inmerso en uno. Y en uno de los más dulces.

Al fin al, tres horas y dos minutos desde su encuentro, y los estómagos a punto de explotar (‘¡No he comido en todo el día!’ sonrió con timidez Changmin, pidiendo su cuarta ración de pastel, esta vez de manzana, y Jaejoong pensó que si con atiborrarse hasta más no poder de pastel y gastar toda la plata del mes en ello iba a lograr estar más tiempo con aquel maravilloso chico en frente suyo, pues que así sea. Lo que él no sabía era que eso mismo estaba pensando Changmin en ese mismo momento, rogando para que Jaejoong tuviese el mismo apetito suyo, y entre los dos pudieran pasar el resto del día ¡El resto de sus vidas, si Jaejoong quería! Comiendo carbohidratos hasta explotar de exceso de comida y felicidad), una mesera se les acercó, avisándoles que estaban a punto de cerrar el local. Sonrojándose, ambos asintieron al mismo tiempo, sacando el dinero con rapidez de sus billeteras (Changmin terminó agachado en cuatro patas debajo de la mesa, recogiendo una a una todas las monedas que había logrado desparramar luego de una torpe maniobra con sus manos agitadas), pero antes de partir, ambos intercambiaron números telefónicos y correos electrónicos (¿Y cuándo fue la última vez que Changmin le dio su número a otra persona? Según recordaba, el honor se lo llevaba Junsu, en sexto grado).

-Fue…- maravilloso, un placer, un regalo de Dios – un gusto conocerte, Changmin.

-Igualmente- Asintió el menor, su corazón acelerándose casi dolorosamente – Sabes, yo… Yo no soy bueno hablando con otras personas, pero… -Y entonces, como si un balón muy grande y duro se hubiese estrellado contra su rostro, Changmin se percató de la estupidez que estaba a punto de decir. ‘Yo no soy muy bueno hablando con otras personas, pero tú eres distinto, y de verdad, de verdad me gustaría volver a verte. De hecho, me gustaría poder verte todos los días de todas las semanas de todos los meses de todos los años que me quedan por vivir’ -… pero tú eres, digo, pues, fácil…

-¿Fácil?- Jaejoong lo miró extrañado, y Changmin se hubiese golpeado allí mismo, si no fuese por el hecho de que eso lo haría lucir más tonto y perdedor de lo que ya parecía

-No, no, no es eso – Changmin negó con la cabeza con vigor ¿”Fácil”? ¿Cómo mierda pudo haberle dicho fácil a Jaejoong? –Es que es fácil hablar contigo.

-Supuse que a eso te referías – Rió el mayor, sintiéndose ligero como una pluma –Sí, pues, yo… Eso que dijiste, pues, es lo que pienso yo también.

-Uhm, genial- Respondió Changmin, preguntándose qué respondería una persona inteligente y sociable a una cosa así.

-Sí, genial.

-¿Tomas el autobús en esta esquina? – Preguntó el menor, inhalando y exhalando lentamente, tratando de desatolondrarse, y comportarse de una vez por todas como un chico de dieciséis años y no como un… un ente socialmente discapacitado, como él mismo.

-No, mi autobús pasa dos calles más hacia allá – Jaejoong apuntó hacia el frente –Así que supongo que aquí nos separamos -Separación. Que palabra más horrible. - ¿Nos vemos otro día?

-Cla-claro, claro que sí- Asintió Changmin quizás con un poco más entusiasmo del necesario -¡Ah! Este es mi autobús – Exclamó el menor, levantando la mano y agitándola para llamar la atención del chofer, quien de seguro lo reprendería al subir al autobús, porque así no era como se llamaba a un autobús, al menos no en Corea

-Que estés bien, Changmin- Se despidió Jaejoong, despidiéndose con una mano del menor, quien ya se encontraba subiendo las escaleras del autobús - ¡Hasta pronto!

Y aunque Jaejoong sabía que quedarse viendo como el autobús partía calle arriba era absolutamente patético y muy en contra de su modus operandi, el chico se quedó plantado en aquel mismo lugar, entrecerrando los ojos para ver mejor aquel vehículo que se perdía en dirección al atardecer, sin saber que en ese mismo autobús el chico con quien había estado durante las últimas horas reía como un demente, apretando su frente caliente contra el frío vidrio del autobús, hasta que el vehículo lo dejó frente a su edificio.

-Quizás no mate a Junsu por esto, después de todo – Rió bajito, buscando las llaves de su departamento en su bolso

‘De hecho, creo que hasta le regalaría un viaje al Caribe por esto’ Pensó, riéndose de su propia exageración. Cuando se le enfriara la cabeza, ya se encargaría él de bajarle el perfil a la situación, pero por ahora, se dedicaría solo a disfrutar de los efectos Post-Jaejoong.

Horas después, estando Changmin ya en su cama, envuelto en sus sábanas como si fueran un capullo, su mente comenzaba a desagitarse un poco. Un poco siendo las palabras claves. Y entonces, como si el sueño se estuviese esforzando para no dejarlo volver a la realidad, su celular vibró, el breve sonido emitido avisándole que tenía un nuevo mensaje de texto.

Jaejoong (01:34 am)
Hola otra vez (:


Fin

12 comentarios:

  1. Anónimo2/10/2010

    ohhh!!! me encanto...El JaeMin hace una linda pareja...
    Tan lindos los demas q hiciron un plan para reunirlos ^_^

    ResponderEliminar
  2. estaba taaann entretenida leyendo ke no me daba kuenta ke tanto faltaba para akabar la historia y derepente aparecio la palarbra fin ante mis ojos, aaahh por keee??!! io keria leer kuando de volvian a ver, aaa kiero maasss, me gusto, amo el jaemin!!

    ResponderEliminar
  3. Miyu-Chan2/10/2010

    AHAHAHAHAHAHAHA desgraciada sabes que amo este fic asdf *OOOO*!! Pucha no me di cuenta de que habían hecho actua, yo kería ser la primera en comentarte ghei de mi corazaun xDDDDDD *3*

    EHHH HOLI *-*!! AJSHAJSHAJS no se es que es tan mamón este fic que como que se te sube el azucar y asdf *OOOO*!!!!!!!!!!!!! *baila la cucaracha*

    sadjhsajdsahjdsa me acordé de Mirotic versión reggetón no se porque xDDDDDDDDDDDDD ya chao wna xDDD TE ODIO PERO CON AMOR (L)!! xDDDDDDD

    ResponderEliminar
  4. que lindo
    sobre todo el final

    ResponderEliminar
  5. kyaaa k tiernos tan timidos ellos ^^ genial

    yo kiero conti siiiii por favor wiiii

    ResponderEliminar
  6. Que lindos!!!
    y mas el mensaje >.<

    ResponderEliminar
  7. Anónimo4/21/2010

    asdafdsafdsafa es que yo tenia que comentar ESTE HERMOSO FIC!!
    chucrut sabes cuanto amo como escribes?
    escribes tillible bakan
    cuando me mostraste esta historia me enamoré de ti D= XDD no pero ya enserio me enamoré de la historia es tan Sweet~
    I love U chucrut escribe mas po D=
    no abandones a tus fans!
    bye~

    ResponderEliminar
  8. de verdad kiero mas no lo dejes asi
    no seas mala kiero saber k pasa

    ResponderEliminar
  9. youngsshii5/16/2010

    ola otra vez?? :O xD

    ResponderEliminar
  10. xochiquetzal7/20/2010

    Xd k Lindo @.@ ese par de antosiciales. De verdad será que para un antisocial hay otra cucaracha antisocial?, jajaja
    "No me gusta la gente, pero tú sí. " al leer esta frase mi vida tuvo sentido de repente, jajajaja sólo falta sentirse como para decirla.
    Me gustó mucho, y el final ^^ hasta me emocioné pensando en el mensaje
    grax por rolar el fic

    ResponderEliminar
  11. Anónimo9/09/2010

    Encanto de couple :D
    Adoro al JaeMin! Son tan cutes :D Estuvo muy lindo...
    "Shim Changmin, el mejor amigo Junsu, el cual es novio de Yoochun, quien es primo de Yunho, cuyo mejor amigo es Jaejoong."
    eso me mató de risa XD Haha... gracias por compartir una historia así a nosotras las fans del SoulFighter couple =D

    ResponderEliminar
  12. Xochiquetzalli11/13/2013

    ¡Qué lindo! A mí también me cayó de repente la palabra "fin", jaja, ya estaba anticipando qué pasaría.

    Me gustó mucho el toque humorístico ligero, casi casi accidental que le pusiste al fic; me llamó mucho la atención como usaste las negritas, el subrayado, etcétera para enfatizar los comentarios, me pareció un muy buen detalle.

    Cortito pero muy entretenido y lindo.

    Gracias por compartirlo ^^

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD