Frisson - Cap. 5.2

0 comentarios
Jung Yunho

 Salimos del edificio de ensayo solo cuando yo estuve satisfecho de mi aspecto. Al salir le eche un ojo al chico….Changmin. Parecía recién salido de un anuncio de osos de peluche para navidad. Me reí un poco para mis adentros. Demasiado dulce. Demasiado….abiertamente tímido. Aunque nada tonto. Eso no hacía falta que nadie me lo dijese.

No tardamos mucho en encontrarnos con Shiwon, quien estaba ya bastante borracho, después   de tener que aguantar las batallitas de otras noches juntos que Joongie le fue contando al chico durante todo el camino. Maldito bocazas!

 Y si yo no quería que él supiese todas esas cosas de nosotros… de mi! Ni dándole codazos en esas flacas costillas se dio cuenta…. De verdad, Jaejoong, como podías ser tan….

-          Guapisimo!!! Tu dongsaeng es guapísimo!! – Dijeron las chicas a un tiempo hablando de Changmin.

Estupendo. ¿Ahora las chicas se olvidaban de que yo estaba aquí?

-          No estabais locas por ver a Yunho? Ahí esta.- Les tuvo que recordar Shiwon.

Y al fin… la noche comenzaba! Todos teníamos nuestra propia idea de lo que era triunfar una noche….Para Shiwon era con cuantas se podía besar al mismo tiempo y que le aguantaran eso solo por tener su turno.

Yo por mi parte solo quería tenerlas alrededor para admirar como bailaba y que dijesen cosas buenas de mi, dejarlas con las ganas.

Ahora bien, Jaejoong era realmente raro. Prestaba atención a todas y cada una de ellas en el comienzo. Cuando encontraba a las mas guapas.. finjía interés para luego ridiculizarlas, después en su cara alababa a las más feas y menos favorecidas. Y al final, acababa quedándose con el numero y hablando con las que tenían mejor conversación y haciéndolas creer que eso valía para ganar algo con el tras varias semanas de conversaciones que nunca terminaban en nada.

Pero a él le encantaba eso.

Su complicado juego. Pero así conseguía todos esos contactos de los que siempre hacia buen uso.

Para mi era demasiado trabajo. Maldito sociópata. Tenía que admitir que el 90% del talento de Jaejoong estaba fuera del estudio. En mi caso era al revés. Y ambos no nos soportábamos y a la vez admirábamos precisamente por eso.

No se cuanto nos iba durar, hasta que realmente comenzásemos a tirarnos los trastos a la cabeza. En realidad me daba miedo porque, nos conocíamos muy bien. Nos podíamos hacer mas daño que nadie el uno al otro. Preferí alejar todo eso de mi cabeza.

No era difícil cuando las chicas ya comenzaban a tocar mis músculos disimuladamente buscando alguna excusa. Ok. Me encantaba eso.

Cuando era demasiado obvio me hacía el recatado. Y eso las hacía intentarlo de nuevo. Ese era el simple juego que a mi me gustaba.

-          Bueno, Changmin, qué te estás pensando? Vas a atacar ya?- Escuché gritar a Jaejoong al oído de Changmin cuando fuimos a buscar nuestra tercera ronda de copas a la barra. Shiwon tenia la boca demasiado ocupada para beber desde hacia ya un buen rato.

-          Ni hablar.- Contestó el chico muy seguro.- Justo a esa le gustas tú.

-          Qué dices?- Dijo Jaejoong riéndose. Yo conocía esa risa. Era puro sarcasmo.

-          No te intentes hacer el tonto conmigo Jaejoong. Lo sabes de sobra. Solo me esta poniendo las manos encima para intentar ponerte celoso. – Dijo el chico antes de beber otro trago de su copa. Jaejoong perdió la sonrisa. Me miró y levanté una ceja como contestacióna su mirada. “Lo dije, el chico no es tonto”.-  Sólo quiero saber cuanto tarda en darse cuenta de que no te importa lo más mínimo.

Después de eso último sonrió a Jaejoong de soslayo y apuró la copa más rápido que nosotros. Hace ya rato  que me había dado cuenta de que Changmin no llamaba a Jaejoong como debía. Solo a él. A los demás nos hablaba con el debido respeto.

Si Jaejoong tuviese tantas confianzas con el chico yo lo sabría. Yo se todo lo que pasa en la compañía. El tema era… cómo era posible que Jaejoong permitiese eso? No era propio de él. Le había visto llegar a las manos por mucho menos.

Tsk. Lo iba a averiguar muy pronto.

-Entonces quien te interesa?- preguntó Jaejoong haciéndose el inocente. Pero conmigo no colaba….

-Para qué? Para que intentes ir tu a por ella? Jajaja ni hablar.- Contestó Changmin robándome los pensamientos. Vaya Jaejoong, con el chico tampoco colaba.

Me reí porque no hacía mas que poner a jaejoong en evidencia y acababa de hacer combo.

-Cuidado Joongie, no le trates de amateur aunque lo sepa porque el chico sabe jugar.- Le advertí aún riéndome.

Joongie me miró fugazmente, pero estaba centrado en aceptar el reto de la mirada de Changmin. ¿Cómo podían estarse metiendo en tal pelea de niños?
Pero Jaejoong sonrió muy poco mientras bebía su copa y se recostó sobre la barra del club.

-          Déjame adivinar, Changmin. Es la pequeña Suyong, verdad?- Aquí estaba el Joongie que yo conocía. Alardeando de quedarse con el nombre de todas las chicas. Sólo le había estoado probando. Sabía perfectamente donde estaban las cosas.

Changmin se rió abiertamente.

-          Gracias a tu admiradora manipuladora me he dado cuenta de que a Suyong le pone muy triste que su amiga me toquetee tanto, verdad?- Comentó Changmin nada sorprendido.

-          No te preocupes, la voy a consolar muy pronto.- Comentó Jaejoong. Y bueno, aquí estaba. Joongie no hacía eso conmigo, porque nos conocíamos, pero a parte de lo ya mencionado… Jaejoong se lo pasaba en grande sobretodo….

Quitándoles las chicas a los demás.

Y no es que a ninguno de nosotros no nos gustase en el fondo. Muy en el fondo. Era la prueba irrefutable de quién mandaba. Pero Jaejoong se lo tomaba tan en serio que lo había convertido en un arte. Ya se cuidaba él de  a quién hacérselo y a quién no.

Pero amaba con sentirse con el poder de hacerlo. Pronto averiguó que conmigo no se jugaba. Pero era el saludo de bienvenida de Jaejoong, y hoy le tocaba la novatada a Changmin. Esto se ponía interesante y Shiwon se lo estaba perdiendo. Mañana se lo contaría todo. Me daría su almuerzo a cambio, ya me aseguraría yo. Jajajaja. Si no fuese por todos los cotilleos que Shiwon se pierde, yo pasaría mucha más hambre.

-          Ni lo intentes Jaejoong, sólo vas a quedar en ridículo. Ella te ha calado desde el principio. No le gustan los chicos como tu… es a mi a quien quiere. – Dijo Changmin muy seguro.

Yo sabía todo esto de Jaejoong, porque nos conocíamos bien. Ahora que lo pensaba, Joongie jamás había sido tan abierto al respecto como lo estaba siendo ahora mismo con el chico. Bueno, a mi tampoco me gustaba hablar las cosas tan claras. Aunque habría jurado que a Changmin tampoco. Estaba claro que el chico sabía adaptarse de maravilla a las circunstancias. Tenía ganas de saber cómo se las apañaba con alguien como Joongie.

Jaejoong le sostuvo la mirada. Podía pasar desapercibido para los demás pero yo lo veía claro. Joongie acababa de aceptar el reto y apenas podía reprimir esa sonrisa pícara que luchaba por salir mientras pensaba como robarle el interés de esa chica a Changmin.

-          Vamos, Jaejoong, no te lo tomes como un reto, no seas infantil.- Le dijo Changmin. También lo había notado… no pude evitar reir. Imaginaba que  si hubiese menos ruido de ambiente, podría escuchar como el interior de Joongie sonaba a palomitas cocinándose.

-Au!- me quejé. Una de “mis” chicas me había mordido. Suavemente. Se estaban volviendo mas agresivas por momentos.- oye….

Mientras estaba distraído, Jaejoong y Changmin habían vuelto con el grupo de chicas que estaban bailando. Yo me acerqué a ellos un poco, para echar un vistazo de vez en cuando. Aunque me gustaría concentrarme a lo mío, también tenía que contarle el desenlace de la pequeña pelea de estos dos para ganarme su almuerzo de mañana, que no me debería comer.

Pero mi dieta se estaba restringiendo cada vez más, y esa era la única forma de comer algo de “contrabando”. Te registraban todo bien al entrar, para asegurarse de que no hacías trampa y te saltabas la dieta.

Bailando a lo mío, vi como Jaejoong hacía comentarios alagadores sobre la tal Su yong de vez en cuando, dejando a la chica muy sorprendida. Pero a Changmin le valían con sus miradas tímidas. Ni siquiera yo sabría decir si la miraba con interés o solo por coquetear. Changmin simplemente se veía con tal inocencia…. Mientras que Jaejoong….

Su cara parecía una máscara porque no quería que se le notara como se sentía realmente. Yo lo sabía. Si no se estuviese conteniendo, su sonrisa malévola y manipuladora aparecería. Pero eso era en realidad una de las pocas cosas naturales y adorables que a Jaejoong le quedaban de si mismo. ¿Cuánto tiempo tardaría en hacerlas desaparecer?

Finalmente, cuando Jaejoong se atrevió a hacer otro par más de comentarios alabadores respecto a la joven Su yong, Changmin intervino haciéndole ver que la estaba avergonzando y poniéndole en evidencia.

Joongie…. 1-0 . JAJJAJJA Debería haber apostado…. Si el idiota de Shiwon no estuviese….

-¿Qué coño haces?- le dije a Shiwon, cuando le vi acercarse y me cogió por la nuca.

Y sin más...

Me besó.

En los labios.

Pude escuchar un sinfín de gritos de histeria femenina a nuestro alrededor. Las chicas se estaban volviendo locas.

-Es una apuesta.- Me dijo al oído. Pero yo tardé en reaccionar. Miré las caras de las chicas, muchas de ellas se habían puesto coloradas hasta las orejas y se podía ver incluso con las luces del club. Eché a una ojeada hacia Jaejoong y Changmin. Jaejoong se estaba partiendo de la risa por la mitad.

Pero la mirada de Changmin me hizo sentirme… avergonzado. Parecía estar en completo shock. Sus ojos en completa sorpresa iban de Jaejoong a SHiwon, de Shiwon a mi, como si no pudiese creer lo que acababa de ver.

Parecía afectado.

-Maldito seas Shiwon!- le grité. Le di una colleja tras otra. ¿Por qué clase de gente nos iba a tomar el dongsaeng? ¿A quén se lo contaría él mañana? 

¡Maldita sea!

Y cuando una chica de alrededor se ofreció en broma para quitarme de encima la sensación, acepté su ofrecimiento y la besé sin pensarlo dos veces.

No era mi plan en absoluto el hecho de darle el honor y el increíble recuerdo de haber besado mis labios, lo hice muy muy rápido. Pero necesitaba hacerlo después de lo que acababa de ocurrir.


Una mancha de mora sólo con otra verde se quita.


Volví a mirar a Changmin quien ahora estaba concentrado en el fondo de su vaso. Bastante perturbado. Su mirada pareció buscar la de Jaejoong, quien aún no paraba de reírse. Le grité que se callase ya, pero la música ahogaba mi voz, y él no me hizo caso.

Changmin dejó salir una sonrisa insegura y no muy convincente. Y parece ser que aprovechó ese momento de revuelo para hablar con Suyong.

Lo siento Joongie. Acabas de perder.

Después de unos 30 minutos de CHangmin- Suyong, él se disculpó para ir al baño, quizá.

En menos de un minuto Joongie estaba a su lado, dando el todo por el todo, intentaría indagar sobre Changmin, sobre lo que habían hablado, intentaría darla esperanzas con Changmin… interceder por ella… y luego… mostrarle su propio interés. Podía leer la cara de Jaejoong cuando decía frases como “ Porque él es más atractivo que yo”. “Ojala la mejor chica se hubiese fijado en mi”.

Ay, Jaejoong, si todos vieran lo mal que se te da fingir algunas veces. Pero para una chica quien te tiene tan cerca, y tu mirada fija en ella, entiendo que no sepa ver otra cosa que tus ojos… otra cosa que a ti…. Confías demasiado en eso…

Al volver a la barra, donde había pedido otra copa para quitarme el cabreo, noté otro hombro junto al mío, mientras estaba apoyado allí viendo la escena de Jaejoong.

-Ay, changmin… me has sobresaltado.- Le dije.

-Tranquilo, no vengo a besarte, hyung jhajaja- Bromeó. Yo le pegué un poco en el hombro de broma y puse mi cara de enfado de mentira, para luego reírme.

Pero me desconcertó un poco. SI podía bromear conmigo sobre el tema…. Qué era lo que le había afectado tanto?

-No habías ido a algún lado? – le pregunté.

-No, solo mirando a ver qué intenta Jaejoong.- me dijo, sonriendo divertido.

-Pareces muy seguro.- le dije, justo antes de que finalmente nos sirvieran las copas. En realidad las dos eran para mi, pero le di una al chico, ya no estaba tan enfadado.

- Si, solo tienes que mirarla, Jaejoong no la inspira ninguna confianza.- Comentó.

- Es una chica lista, entonces.- Comenté. En ese momento, Jaejoong pareció despedirse, y con una sonrisa vino hasta nosotros.

- Bueno bueno, chicos…- Nos dijo, pasando su brazo por nuestros hombros.- Os invito a unos chupitos! No hemos apostado, pero igualmente hemos de celebrar quién se queda con la pequeña y aburridísima Suyong esta noche.

-Hey, tu, yo no quiero beber mas!- le dije.

-Si, esta si.- El camarero ya había preparado los chupitos, después de responder a un gesto de Jaejoong.

- Brindemos, hyung.- Me dijo Changmin con el suyo en la mano.- Por el triunfo de los donsaengs.

Todos bebimos, pero Jaejoong no perdía la sonrisa.

-          Tengo su teléfono.- Dijo Jaejoong muy contento.

-          Si…. Me lo has dejado a huevo….- Dijo Changmin guiñándonos un ojo. – Empezad a contar.

Dijo él, yendo hacia ella. Yo estaba desconcertado por su actitud. Jaejoong seguía riendo.

10

9

Changmin le decía cosas al oído a la chica, y la chica parecía preocupada. La mirada de Changmin era tan dulce.

8

7

6

Ella se atrevió a poner una mano sobre el antebrazo de Changmin. Changmin miró hacia otro lado. La sonrisa de Jaejoong pareció desvanecerse un poco.

5

4

3

La chica le dijo algo muy seria a Changmin, changmin apartó la mirada un poco y después se miraron a los ojos…

2

1

La chica se puso de puntillas y besó los labios de Changmin.

Escuché el sonido de un vaso golpear el suelo y hacerse añicos, sobre el ruido de la música del lugar.

Jaejoong había dejado caer su copa. Me había salpicado el bajo de los pantalones y yo le estaba regañando. Pero Jaejoong no me escuchaba. Jaejoong tenía la mirada tan perdida que de pronto ya no estaba seguro de que estuviese mirando a Changmin.

Le miré pero él tenía la mano sobre los labios. Las amigas de Suyong no parecían muy contentas, la hablaron a ella y casi se la llevaron del lugar a rastras sin dejar de decirla cosas al oído.

Dejando a Changmin con una mano en su bolsillo y bebiendo mi copa sin perder una sonrisa.

Jaejoong parecía estar a millas de allí. Ni siquiera me miraba.

Changmin se acercó lentamente hasta allí. La mirada de Jaejoong ya no tenía explicación para mi.
Yo también estaba sorprendido, no sabía que el chico fuera tan espabilado, pero por otro lado, ya sabía yo que no tenía nada de tonto.

Miré una vez mas a Jaejoong cuando Changmin llegó finalmente hasta nosotros sin sacar la mano del bolsillo y bebió otro trago de la copa manteniendo la mirada de Jaejoong, y de pronto me hicieron sentir como si yo ya no estuviese allí.

Pero me di cuenta entonces de que Jaejoong no tenía cara de sorprendido en absoluto. De hecho, no tenía ni idea de qué tipo de expresión era esa. Porque haciendo más de estos tres años que nos conocíamos, jamás la había visto hasta ahora.

Entendí mucho menos lo que creí haberle oído decir a Changmin en un tono normal de voz, demasiado bajo para el ruido que había en el lugar.

Aún así Jaejoong pareció escucharlo.

Aúnque lo dijo, Changmin no parecía preocupado de que nadie lo oyese.

En realidad, quizá después de todo podía interpretar intuitivamente esa mirada de Jaejoong.

Era como si ya hubiese entendido de algún modo lo que Changmin había dicho, antes de que lo dijese, tanto ....que no necesitaba oírlo. Tanto, que pareciese no querer oírlo.

Pero yo, ni siquiera escuchándolo lo entendí.

O entendí mal.

Creo que le dijo:

“Una mancha de mora, sólo con otra verde se quita”

0 comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD