Te amo incluso, cuando te odio - Cap. 4

2 comentarios
Amistad


Esa noche casi no pudo dormir, el corazón no dejaba de latirle fuertemente mientras recordaba cada minuto que había pasado junto a Yunho porque no quería olvidar nada de esa maravillosa tarde, su rostro se ruborizo completamente al recordar a Yunho totalmente desnudo, él era hermoso; tenía un cuerpo bien formado y debido a su personalidad se sentía atraído hacia él.



En la mañana aún mantenía una sonrisa boba por el hermoso cumpleaños que había pasado, se puso el reloj que le habían regalado y olvidándose por completo de Yoochun se sintió deseoso de ingresar al colegio solo para que al salir pudiera encontrarse con Yunho esperándolo en la puerta.


Al ingresar a su aula de clases y escuchar las burlas de sus compañeros de clase, finalmente recordó a Yoochun, disimuladamente lo busco con la mirada para poder anticipar lo que le esperaba en el recreo o la salida pero no lo vio por ningún lado y extrañamente se sintió triste fugazmente. Yunho no fue esa tarde a rescatarlo así que Jaejoong regreso tarde a su casa con la ropa embadurnada en harina y huevo, pues le habían quitado el poco dinero que llevaba y se sintió tan triste al no ver a su ángel de la guarda; que no se molestó en tomar un taxi y solo camino cuadra tras cuadra ante la mirada de los extraños hasta llegar a su casa.


Su padre lo vio entrar sucio de la cabeza a los pies pero no dijo nada, otra vez había bebido y parecía estar hablando con el fantasma de su madre en la sala pues no dejaba de aplaudir y alabar por el concierto de piano que estaba alucinando escuchar.

“Mi Iseul sigues tan hermosa como siempre”  “Nadie toca como tú” —Balbuceaba.

Jaejoong paso de largo con la mirada más sombría y con los ojos llorosos hacia su cuarto, aún no había sido capaz de descubrir una manera de rescatar a su padre del alcoholismo; ese alcoholismo que él había provocado al matar a su madre y por eso sentía que merecía ser castigado con la indiferencia de su padre.


Ese día lloro hasta que los ojos se le hincharon y finalmente cuando no hubo ningún reclamo más que se hiciera a si mismo su cuerpo cedió y se dejó vencer por el sueño, un sueño del cual no le hubiera gustado despertar nunca más.


Transcurrieron tres días más para que Jaejoong fuera capaz de ver a su ángel nuevamente, este tenía un vendaje en la mano lo cual le preocupo de sobremanera.

— ¿Qué t-e-e-e-e-e paso? — dijo ahogando un grito al ver la herida en el brazo de Yunho.
—Nada, solo me caí de la moto sobre unas piedras cuando estaba manejando
—Ohhh…de-de-de-deberías tener más c-c-c-c-uidado.
—No fue nada— mostrando una sonrisa
— ¿Y tú como estuviste? ¿Nadie te molesto cierto?
—N------------o yo estuve m-m-m-m-muy bien.
—Qué bueno, no sabes lo preocupado que estaba por ti— acariciándole la mejilla— me  temía que esos rufianes intentaran molestarte de nuevo.
—Ellos me mo-mo-mo-molestan siempre y--------a estoy a-a-a-acostumbrado.
—No puedes dejar que te maltraten, yo te protegeré— abrazándolo por la espalda.
—N-n-n-n-no es ne-ne-ne-necesario, y-------o…
—Si no quieres, entonces voy a  a enseñarte a defenderte de esos brabucones y después que les des unos buenos golpes, no volverán a molestarte nunca más.
—Y-------o no soy una pe-pe-pe-persona violenta, y----------o no podría go-go-go-golpear a nadie…
—No es golpear, solo estarías defendiéndote, pero si no te gusta, yo voy a mantenerme a tu lado siempre para cuidar que nadie te moleste.
—Y-o-o-o-o
—Sin peros, no admito reclamos
—No quiero q-q-q-que te metas en pro-pro-pro-problemas.
—Y no lo hare, pero aún así veré la manera de cuidarte y no puedes negarte…quise llamarte para decirte que estaba ocupado pero me olvide de pedirte tu número de teléfono.
—Ci-ci-ci-cierto yo también q-q-q-quise llamarte pero n--------------o pude hacerlo.
—Este es mi número— apuntándolo en el celular de Jaejoong y llamándose— y ya está, ahora ambos tenemos el número del otro, puedo llamarte a cualquier hora ¿cierto?
—S--------i
—Bien, tu puedes hacer lo mismo, cualquier cosa que necesites, no dudes en llamarme— tomándole de la mano para cruzar la avenida— llegamos a tu casa.
— ¿Qui-qui-qui-quieres pasar?
—Me encantaría pero hoy estoy muy ocupado solo me libere unos minutos para poder dejarte sano y salvo en casa.
—Ohhh— mostrando una mueca de decepción.
—Pero no te pongas triste— dándole un beso en la frente— vendré a recogerte todos los días de la escuela y te traeré a casa, así que en otra oportunidad aceptare tu invitación— haciendo un gesto de despedida antes de retirarse.

Yunho cumplió su promesa pues todos los días se encargaba de recogerlo en la escuela evitando algunos días que los secuaces de Yoochun lo molestaran. Esa semana Yoochun no asistió a clase, sin embargo esto no mejoro la situación de Jaejoong ya que los amigos de Yoochun parecían más descontrolados sin él a su alrededor pues no dejaban de insultarlo, pellizcarlo y empujarlo cuando se cruzaban por la escuela.


Para Jaejoong ir a la escuela se convirtió en la oportunidad de ver a Yunho y por eso era capaz de soportar toda la mañana para poder estar al lado de Yunho aunque solo fuera unos minutos.

Esa mañana en particular se sorprendió al ver a Yunho esperándole fuera del colegio.

— ¿Q-q-q-que haces a-a-aquí tan temprano?
—Me entere que Yoochun regresaba a la escuela, así que me decidí por secuestrarte para que empieces bien la semana y no lidies con él hoy.
— ¿C-c-c-como te enteraste?
—Tengo algunos amigos infiltrados en las filas de Yoochun.
—P----------ero hoy tenemos e-e-e-examen, no puedo fa-fa-fa-faltar.
—Es solo un día Jongie, solo por hoy tengo tiempo— mostrando una sonrisa matadora.
—E-e-e-está bien— dijo finalmente Jaejoong dejándose arrastrar por Yunho.

— ¿A dónde vamos? — pregunto después de viajar por unas horas en el auto de Yunho.
—Vamos a uno de mis lugares favoritos, el mar
—Pero n--------o hubiera sido me-me-me-mejor si hacíamos eso en S-s-s-seúl.
—Estamos yendo a Busan porque ese lugar tiene un significado especial para mí y es una mezcla perfecta entre mar y montañas
—Ahhh

Media hora después habían llegado a un hermoso lugar, una playa tranquila con un mar muy azulado, bajaron del auto y caminaron entre las rocas observando el hermoso paisaje con el sol deslumbrante en sus cabezas iluminando todo y la brisa marina golpeándoles en el rostro y refrescándolos del calor.

—Este lu-lu-lu-lugar es hermoso— murmuro Jaejoong— pe-pe-pero inac…cesible.
—Eso es lo que parece, pero yo conozco un camino entre las rocas.
—Enserio
—Si— ayudándolo a bajar por las rocas— aquí solía venir con mi madre constantemente…
— ¿Y y--------a no vienes con e-e-e-e-ella?
—Ella me abandono cuando apenas tenía cinco años— con el rostro muy serio.
—Ohhh…lo si-si-si-siento tanto, ¿e-e-e-entonces tus padres te adoptaron?
—No— sentándose en una roca y dejando que las olas toquen sus pies— mi madre me abandono en la puerta de la casa de mi padre.
— ¿T-t-t-tu padre no sabía de tu existencia?
—No, mi madre había sido su amante seis años atrás, cuando estaba comprometido con la que ahora dice llamarse mi madre.
— ¿No has pensado en buscarla?
—No— endureciendo el rostro— claro que no, ella me abandono; si alguien debe dar el primer paso es ella, ella debe buscarme pero yo creo que no lo hará, si no lo hizo en estos siete años es porque se olvidó de mí.
—Y----o sé que es di-di-di-difícil para ti Yunho, sin e-------mbargo debes buscar a tu ma-ma-ma-madre, yo creo que n-n-n-necesitas sus explicaciones para po-po-po-poder llevar una vida sin rencores.
—Sé que tienes buena intención Jongie pero respeta mi decisión por favor— intentando no derramar lágrimas— no tienes ni idea de lo que me costó aceptar que mi madre me abandono.
—Esta bi-bi-bi-bien; cuéntame más de es-es-este lugar
—Ya no recuerdo mucho pero no muy lejos de aquí hay un templo; creo que es el templo Haedong…
—He e-e-e-escuchado mucho de ese lu-lu-lu-gar ¿Podemos i-------r?
—Si no te importa quedarte una noche aquí por mí no hay problema, aunque no sé si seré capaz porque hace muchos años, desde mi madre no he vuelto al templo porque he querido olvidar todo con respecto a ella aunque eso parece imposible…—derramando algunas lágrimas.


Jaejoong consoló a Yunho en un abrazo y lo dejo sollozar mientras el mar se llevaba sus lágrimas.

—Y------o mate a mi madre— dijo Jaejoong ante la mirada atónita de Yunho que había dejado de llorar.
— ¿Tu qué?
—No re-re-re-recuerdo bien lo que paso, p-p-p-pero sé que fue mi culpa p-----------orque yo fui quien le pidió a mis pa-pa-padres para ir a C-c-c-cheomseongdae a ver las estrellas, mi mamá n-n-n-n-no quería ir pero mi papá y yo la o-o-o-obligamos y ella murió tra-tra-tra-tratando de salvarme— sollozando— y--------o la m-m-m-mate.
—Claro que no— dijo Yunho— solo fue un accidente.
—Mi pa-pa-papá se convirtió en un a-a-a-alcohólico y todo es a causa mi-mi-mi-mia, si yo hubiera mu-mu-mu-muerto en vez de mi madre todo s-s-s-sería mejor.
—Fue un accidente y te darías cuenta de eso si fueras capaz de recordar lo que paso.
—Ya lo i-i-i-intente pero nada parece fu-fu-fu-funcionar.
—Solo hay que tener paciencia— limpiándole las lágrimas— curemos nuestras heridas juntos— uniendo sus manos.
—E-e-e-está bien.


Ese día muy entrada la noche buscaron una posada cerca del templo y se quedaron a dormir, sentados fuera del lugar se deleitaron viendo las estrellas en el firmamento que a cada momento se oscurecía más y más. A la mañana siguiente luego de desayunar y de hablar sobre algunos recuerdos de Yunho mientras paseaban por el templo subieron al auto y regresaron a Seúl.


Jaejoong llego a su casa entrada la tarde y su padre ni siquiera se percató de su ausencia, pues había tenido que ir a trabajar medio alcoholizado y se había demorado realizando sus gestiones.


Al día siguiente asistió a clases completamente relajado y la presencia de Yoochun no cambio su humor, ni tampoco las burlas de sus compañeros. Cuando estaba retirándose ese día a su casa, fue interceptado nuevamente por los amigos de Yoochun pero estos no le hicieron nada porque se fueron en cuanto apareció Yoochun.


—Te ves demasiado tranquilo— dijo desafiante.


Jaejoong se quedó callado, no tenía ganas de hablar y además se sentía intimidado por la mirada furibunda de Yoochun; había algo en esa mirada que le hacía temblar pero no de miedo y él no lograba entender la razón.


— ¿Acaso ahora no puedes hablar? ¿Qué tanto hicieron tú y Yunho en Busan?
— ¿C-c-como sabes? — soltó sorprendido Jaejoong.
—Yo sé todo lo que le pasa a mi princesita— dijo sarcásticamente.

Jaejoong endureció la mirada molesto por el apelativo.

—Sé que mis amigos se pasaron de la raya contigo así que los he puesto en su lugar, no volverán a molestarte de la manera en que lo hicieron la semana pasada.
—Entonces a-a-a-a-ahora quieres que te agradezca por el ge-ge-ge-gesto.
—Pues creo que es lo mínimo que podrías hacer por la persona que está salvándote el pellejo.
—Ja— dijo Jaejoong en un amago de risa— tu ca-ca-ca-causas el problema y en v-v-v-vez de disculparte q---------uieres que yo te de las g-g-g-gracias— dijo molesto.
—Yo estoy salvándote el pellejo— empujándolo contra la pared— debes aprender a ser agradecido.
—P-p-p-pues no— grito Jaejoong furioso.

El rostro de Yoochun se tornó rojo al sentir las manos de alguien apartándolo violentamente de Jaejoong y haciéndolo caer al piso.

—Basta Yoochun— grito Yunho— si continúas así vas a arrepentirte.
—Claro que no— chillo— tú ocasionaste todo esto, tú y tus malditas apuestas, no sabes cuánto estoy odiándote ahora.
—Jaejoong vete al auto— grito Yunho— al ver que Jaejoong veía estupefacto la escena.

Jaejoong corrió hacia el auto desde donde preocupado no dejaba de ver el enfrentamiento entre Yunho y Yoochun. Después de unos cuantos golpes vio como Yunho se apresuraba a subir a su auto y arrancaba sin hacer caso a los gritos escandalosos de Yoochun.

— ¿E-e-e-estas bien? — pregunto Jaejoong en cuanto se alejaron lo suficiente.
—Sí, no te preocupes, ya te dije que si alguien trata de meterse contigo, ahí estaré yo para rescatarte.
—G-g-g-gracias, pero en esta o--------casión estaba manejando el pro-pro-pro-problema muy bien.
—No voy a dejar que nadie te grite o intente golpearte mientras yo esté presente…estoy molesto, dejemos de hablar del tema y vayamos a algún lugar a relajarnos— tomándole de la mano suavemente.
—Po-po-po-podemos ir aquí— dijo Jaejoong señalando un lugar en el GPS

Llegaron en 15 minutos al lugar.

— ¿Qué hacemos aquí?
—E-e-e-este es un lugar tra-tra-tra-tranquilo, la vez anterior t-t-t-tú me llevaste a un lugar e-----special, ahora era mi turno.
—Tranquilo puede ser, ¿pero que tiene de especial este lugar?
—Es u-u-u-n parque de diversiones.
—Pero no está en funcionamiento.
—Lo sé, a-------ntes de que mi madre muriera, so-so-so-solíamos venir aquí los fines de semana.
—Ok— paseándose entre los juegos detenidos.
—S------úbete a este—dijo Jaejoong jalando a Yunho de la mano hasta el carrusel.
—No, ya somos casi adultos— rezongo
—Solo su-su-súbete.

Yunho se subió a regañadientes en uno de los caballitos y Jaejoong se encargó de hacerlo correr.

—Ci-ci-ci-cierra los ojos— le pidió a Yunho.

Yunho balbuceo unas maldiciones antes de cerrar sus ojos y dejarse llevar.

—Co-co-co-concéntrate en sentir el viento en tu ro-ro-ro-rostro— susurro, disminuyendo la velocidad poco a poco.


Cuando el carrusel se detuvo por completo Yunho se mantuvo tranquilo por un buen rato antes de que Jaejoong interviniera y lo sacara de sus pensamientos.


— ¿Cómo te si-si-sientes?
—Bien, tenías razón, es relajante este lugar.
—C-c-c-cuando mi mamá me en-en-enseño a modelar me trajo aquí y p---------idió que detuvieran todo el lugar para mí un día, m-m-m-me dijo que en la pasarela debía sentir que vo-vo-vo-volaba, que debía tener la mente en b-----lanco y solo sentir el aire en mi rostro…ella hizo lo que a-a-a-acabo de hacer contigo para que cada vez que tu-tu-tu-tuviera miedo en la sesión de fotos o en la pa-pa-pa-pasarela me acordara de la tra-tra-tra-tranquilidad que sentí al estar a-a-a-aquí. Ella me enseño a v-v-v-valorar el silencio y encontrar paz en él, a--------unque lo había olvidado porque la p-p-p-paz sin ella no era paz para mí.
—Ahora que está detenido deberías venir más seguido a recordar a tu madre.
—Aún es di-di-di-difícil para mí, pero g-g-g-gracias a ti creo que s-------eré capaz de hacerlo, gracias por a-a-a-a-aparecer en mi vida.

Jaejoong regreso a su casa más tranquilo ese día, le agradaba tener con quien hablar, le gustaba que Yunho estuviera ahí cada vez que lo necesitaba porque le hacía sentir querido y protegido.


No supo exactamente qué fue lo que hablaron Yoochun y Yunho pero las burlas y constantes insultos cesaron un poco por parte de la pandilla de Yoochun, quienes no lo molestaban tan abiertamente como antes y casi ya no le agredían fuera de la escuela.


Yoochun parecía haber cambiado también porque en algunas ocasiones le escucho pelear con las personas que antes solían humillarlo.

—Dejen de hablar ya de él grito— Yoochun furioso.
—Ohh Chun, pero si fuiste tú quien convirtió a Jaejoong en el monigote de todos.
—Pues de ahora en adelante no más…

Jaejoong no pudo resistirse e ingreso al baño solo porque quería saber si serían capaces de seguir hablando delante de él.

—Pues no lo aceptamos— gritaron a coro los chicos que se encontraban en el baño.
—No querrán convertirse en el punto de esta escuela— susurro sarcásticamente Yoochun.
—Si no lo molestamos a él ¿entonces a quién?
—Eso lo verán ustedes, pero no está bien burlarse de las personas.

En cuanto Jaejoong fue visto por todos, las murmuraciones comenzaron  pero nadie se atrevió a molestar a Jaejoong al menos no delante de Yoochun.


Sin embargo Yoochun no podía evitar ser el mismo y atacar a Jaejoong principalmente cuando se acordaba de la vez que Yunho lo llevo de viaje a Busan, eso hacía que la sangre le hirviera de furia y no pudiera contenerse de atacar a Jaejoong al menos para que le contara lo que hizo en aquel lugar en esos dos días.


Y para Jaejoong los cambios para mejor que se habían dado en su vida, todos habían sido gracias a Yunho, una persona a la que apreciaba muchísimo, quería muchísimo, no estaba seguro de amarlo pero se decía a si mismo que si tenía una oportunidad con él no la desaprovecharía, aunque aún no entendía del todo porque se sentía atraído a alguien de su mismo sexo.

La amistad fue floreciendo entre los dos y los sentimientos y lazos que compartían se volvían cada vez más fuertes, volviéndolos inseparables.

2 comentarios:

  1. Yoochun esta celoso de Jae por que esta saliendo con Yunho acaso a Yoochun le gusta Jae y no quiere que Yunho se gane su corazón aunque ya lo tiene mas que ganado pero sigo con la duda de quien fue el que lastimo a Jae acaso seria Yoochun por celos de que Jae este con Yunho
    Gracias espero el siguiente no demores por fis

    ResponderEliminar
  2. Yoochun y Yunho se conocen, de hecho ellos hablan de Jae, y que será eso de la apuesta?, solo espero que no lastimen los sentimientos de Jae.

    Gracias!!!

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD