Te amo incluso, cuando te odio - Cap. 5

2 comentarios
Extraño Sentimiento


—Sabes que descubrí— chillo sonriente

— ¿Qué? — pregunto ansioso Yunho.
—Te acuerdas del ta-ta-ta— no pudiendo aguantar la risa— del tartamudo del que te hable.
—El que te arruino tu primer día de clases— carcajeándose.
—Ese mismo.
— ¿Y qué descubriste?
—Dicen por ahí que él es raro.
—Ehhh— confundido.
—…es gay— susurro.
—En serio ¿y qué tal está?
—Ay por Dios Yunho, tu no cambias.
—No te gustaría que lo enamorara, me aprovechara de él y luego lo desechara como a una basura.
—No, esta vez quiero ser yo quien haga todo eso.
—Y como piensas lograrlo si ya maltrataste al pobre gatito.
—Ya veré que hago pero no te metas con él.
—Lo siento mucho amigo pero no pienso mantenerme al margen— viendo un cartel que había sacado de las cosas de Yoochun— el gatito está demasiado lindo como para dejarlo pasar.
—No te atrevas— gruño empezando a molestarse.
—Me parece o el gatito es más importante de lo que quieres hacerme creer.
—Por supuesto que no es así; si deseas podemos hacer una apuesta, él que se acueste con él primero le compra un auto al otro.
—Trato hecho entonces— sellando su trato con una jugada de manos que solo ellos conocían.


Yunho conocía a Yoochun hace años y era muy fácil para él predecir que a pesar de la apuesta su amigo seguiría molestando al pobre Jaejoong lo cual le daba la ventaja de ser el héroe en la historia.


En ocasiones anteriores ya le había ganado de esa manera y esta vez no sería diferente además él tener amigos en común le dio la oportunidad perfecta para presentarse ante Jaejoong como su más grande “fan enamorado” rescatándolo del malvado Yoochun.


[…]


Yoochun estaba tan molesto con Yunho por arruinarle su juego que fue a su casa y destrozo su auto a golpes.

— ¿Qué te pasa? —grito Yunho furioso.
—Hiciste trampa y eso no se vale.
—Acaso no escuchaste que en el amor y la guerra todo se vale.
—No tenías que usarme para volverte su salvador.
—Apuesta es apuesta hermano y con esta— señalando el auto— ya son dos autos que me vas debiendo.
—Voy a mandar a un técnico a que te lo deje como nuevo y— con los ojos chispeantes— no te debo nada porque voy a ganarte la apuesta— apretando los puños fuertemente.
—Ya he recorrido más camino que tú, no va a ser tan fácil, yo puedo poner a Jaejoong en tu contra.
—No te atrevas— grito y en un arranque de furia empujo a Yunho contra el auto cercano haciendo que este se hiriera la mano con las esquirlas de la ventana— Me largo— dijo corriendo hacia su sótano, dejando a Yunho tirado en el auto.

A pesar de sus intentos Yoochun no logro prosperar con Jaejoong ya que este parecía odiarle y solo sonreír con Yunho quien intentaba desquiciarlo hablándole de su dichoso viaje a Busan donde había besado a Jaejoong. Simplemente no podía quedarse tranquilo necesitaba que Jaejoong le confirmara la historia, pero al enfrentarlo lo único que consiguió fue que le temiera más y que siguiera viendo a Yunho como su héroe.

Un mes después de no lograr gran avance con Jaejoong, Yunho se apiado de él.

—No me gusta ganar haciendo trampa— dijo Yunho— no digo que hiciera trampa sin embargo me aproveche de una información que tenía a la mano así que ahora te brindare una información importante que te puede ayudar con Jaejoong, de esa manera la pelea es más justa.

Yoochun estaba furioso pero no tuvo otra opción más que escuchar a Yunho y gracias a la información que le dio fue capaz de acercarse a Jaejoong y lograr más de lo planeado.


[…]


—Sáquenme de aquí— gritaba alguien en el sótano del colegio— auxilioooooo

Jaejoong solía bajar al sótano constantemente pues era el único lugar donde las personas evitaban ir por lo oscuro y tenebroso que parecía ser. Ese día como muchos anteriores saco unos libros de la biblioteca y sin que nadie se diera cuenta bajo al sótano.


Estaba bajando las escaleras cuando escucho los desesperados gritos de una persona que parecía estar encerrada en el sótano y golpeaba la puerta firmemente. Jaejoong saco el palo de escoba que estaba atorado en la puerta y la abrió de inmediato para poder ayudar a la persona que chillaba en el sótano.


En cuanto dio un paso dentro del sótano sintió una mano en su espalda que lo empujo fuertemente dentro del sótano volviendo a cerrar la puerta de inmediato.

— ¿Estas bien? — pregunto la voz que había evitado que se diera de bruces contra el suelo.
—S-------------i,  co-co-co-co-como  terminaste  encerrado  a----------qui
—Parece que mis amigos están jugándome una broma, llevo horas aquí y aun no puedo encontrar el interruptor.
—E-e-e-e-e-e-e-esta  po-po-po-po-por  aquí— tomándole de la mano y acercándose a una pared del sótano para presionar el interruptor.
— ¿Porque no enciende?— pregunto la voz temerosa.
—N-n-n-n-n-n-no  lo  sé  y-------o  baje  ayer  y…
—¿Es-s-estas temblando?
—M-m-m-m-mi  abrigo  se  q--------uedo  afuera— tiritando por el frio—se-se-se-se-sentémonos  tus amigos  abrirán  en algún  mo-mo-mo-mo-mo-momento.
—P-puedo abrazarte— pasando sus brazos alrededor de Jaejoong sin esperar respuesta— para ser sinceros—sentándose en el suelo— yo le tengo terror a los lugares muy cerrados y oscuros; cuando tenía 7 años me secuestraron a mí y a mi madre, y nos mantuvieron encerrados por días completos en un lugar como este. Cuando mi padre pago el dinero del rescate; nos llevaron a un lugar descampado para liberarnos sin embargo la policía estaba esperando a los malhechores ahí y cuando ellos se dieron cuenta me soltaron a mí pero se llevaron a mi madre como rehén, tras las persecución de la policía el carro de los maleantes sufrió un accidente y se incendió matando a mi madre en el proceso—sollozando.
—Y---------o  ta-ta-ta-ta-también  perdí  a  m-m-m-m-m-mi  madre  en  un  accidente  a  los  si-si-si-si-siete  años, y----------o  te  entiendo.
—Nunca pensé que tuviéramos algo en común.
—Y-y-y-y-yo  pe-pe-pe-pensé  lo  mismo  Yo-yo-yo-yo-yoochun.
— ¿Por qué continuaste hablando conmigo a sabiendas de lo cruel que he sido contigo?
—N-n-n-n-n-no  lo  sé  su-su-su-su-supongo  que  todos  le  te-te-te-te-tememos  a…
—Si pero eso no tiene nada que ver contigo, pudiste dejarme encerrado y hacerme pagar por todo lo que te hice.
—Y----------o  no  so-so-so-so-soy  así.
—Puedo decir que tengo suerte entonces.
—…
—No, yo creo que quien realmente tiene suerte es Yunho ¿están saliendo cierto?
—N-n-n-n-n-no  Yunho  y  y-------o  solo  somos  a-a-a-a-amigos— moviendo las manos.
—Eso me acaba de alegrar el día como no tienes idea.
— ¿P-----------or qué?
—Porque nada me impide hacer esto— tocándole el rostro delicadamente en la oscuridad, rozando aquellos labios con la yema de sus dedos para finalmente colocar su boca suavemente y presionar los labios contrarios en un cálido beso que poco a poco va tomando forma.

Jaejoong no esperaba esto de Yoochun se suponía que él lo odiaba; cuando bajo al sótano no identifico la voz hasta que la puerta se cerró nuevamente, al inicio fingió ser amistoso con Yoochun pues no quería que le hiciera algo, se dio cuenta desde el principio que la historia de Yoochun era falsa y solo trato de seguirle la corriente para no ser intimidado nuevamente sin embargo no esperaba que pasara algo tan íntimo y menos que le gustara.

Desde que hablaba y salía con Yunho frecuentemente considerándole un amigo especial soñaba con recibir su primer beso de él, nunca se hubiera imaginado enamorado de alguien tan detestable como Park Yoochun pero lamentablemente para él eso sucedió.

—Po-po-po-po-po-porque  lo  h-h-h-h-h-hiciste— recuperando el aliento después del beso.
—Yo no estoy seguro pero creo que me gustas.
—Y------------o  gu-gu-gu-gu-gustarte— totalmente sorprendido.
—Si me gustas y según me parece yo no te soy indiferente
—Y-y-y-y-y-y-y-yo  no…
—Tus labios— besándolo nuevamente de una manera tan delicada, tan embriagante que Jaejoong volvió a caer y respondió al beso— tus labios me dicen que te gusto.

Después de este incidente pasaron semanas enteras en las que Jaejoong salía con Yunho a pasear e iba constantemente a su casa, de la misma manera Yoochun había dejado de molestarle incluso ahora se peleaba con las personas que osaban burlarse de él


Jaejoong finalmente sintió paz  y tranquilidad dentro del colegio porque ya nadie se burlaba de él, aunque a pesar de ello no dejaba de ir al sótano, al principio sentía que era como una rutina ir y permanecer lejos de sus compañeros sin embargo con el pasar de los días se dio cuenta que iba para añorar el beso que se había dado con Yoochun y a veces se sorprendía soñando despierto.


[…]


Los que conocían a Yoochun se sorprendieron con su gran cambio; nunca se hubieran imaginado al matón del colegio siendo tan amable con él que fuera su víctima alguna vez.


Yoochun intentaba de todas las maneras posibles convencerse a sí mismo que todo lo que estaba haciendo era por la apuesta que tenía con Yunho y no por el beso que le había robado a Jaejoong. Lo que no lograba entender era el sentimiento de odio y envidia que sentía cuando veía a Jaejoong cerca de Yunho, quería separarlos y golpear a Yunho por osar competir con él pero ya que eso rebajaba su orgullo no se atrevía a hacerlo.


Se convencía a si mismo que no moría de ganas por besar nuevamente a Jaejoong, las primeras semanas salía volando hacia el sótano pero no se atrevía a entrar debido al miedo, solo se quedaba viendo a Jaejoong por largas horas, mientras más lo veía más hermoso lo encontraba; sentado entre todas las cosas guardadas y polvorientas Jaejoong se resaltaba completamente, era en definitiva el ser más hermoso que Yoochun alguna vez había visto.


[…]


Hola precioso
Puedo verte en la tarde
Tengo algo que decirte
Estoy en semana de exámenes
Voy a salir muy tarde
No creo que podamos vernos


¿Puedo esperarte?
Tengo clases hasta las 3pm
Y un examen a las 6pm
No puedo salir


Si me coló y nos vemos
En el sótano a donde siempre vas


¿No te meterías en problemas?


Claro que no precioso
Nos vemos en unas horas <3 span="">



—Kim Jaejoong— grito furioso el profesor— Sabe muy bien que no permito el uso de celulares en mi clase.
—P---------------
—Hágame el favor de traerme su celular inmediatamente.

Jaejoong apago su celular y resignado lo dejo en manos de su maestro de historia; sabía muy bien que no iba a ser capaz de ver su celular por un largo tiempo quizás hasta el siguiente año.


La clase duro más de lo que Jaejoong pensó y al no tener su celular no pudo contárselo a Yunho estaba irritado y molesto por la situación; en cuanto termino las clases salió corriendo hacia el sótano eran las cuatro de la tarde Yunho debería estar esperándolo.

—Precioso— abrazándolo por la espalda— te extrañe.
—P------------erdón  por  llegar  ta-ta-ta-ta-ta-tarde.
—No hay problema, ya espere años por ti unas horas no hacen la diferencia.
—N------------o seas…
—Solo contigo jongie—besándole en el cuello.
—N-n-n-n-n-n-n-n-no hagas eso.
— ¿Por qué? —mordiendo suavemente su cuello.
—…
—Tú me gustas y sé que no te soy indiferente— acariciando sus mejillas.
—Y-y-y-y-y-y-y-y-y-y-yunho…
—shhhh—poniendo un dedo sobre los labios de Jaejoong—no digas nada—abrazándolo— tenemos mucho tiempo aún para nosotros, yo…—dirigiendo su mirada a la puerta del sótano.
— ¿C-------------omo te fue con  tus…?—liberándose del abrazo y girándose para sentarse.
—Yo lo siento Jongie— cogiéndolo de la cintura y acariciando nuevamente su rostro— pero no puedo evitarlo— acercándose peligrosamente a centímetros del rostro de Jaejoong para finalmente besarlo.

Jaejoong no lo esperaba, a pesar de que en las últimas semanas Yunho se había vuelto más seductor y coqueto que de costumbre no esperaba ser besado por él; antes del suceso con Yoochun realmente deseaba ese beso pero ahora no sintió nada solo un vacío en el fondo del estómago, nostalgia por el recuerdo del beso de Yoochun y finalmente miedo; miedo al ver esos ojos negros viéndole desde la puerta, esos ojos iracundos que tantos días atrás lo perseguían por todos lados con una mirada diferente.


[…]


Park Yoochun no se dejaba mangonear por nadie por lo que después de entregar su celular al profesor de historia, planifico estratégicamente como recuperar su carísimo e importado celular de las garras del viejo profesor, se pasó toda la tarde siguiéndolo descubriendo donde quedaba su gabinete y principalmente donde guardaba las cosas que retenía de los alumnos.


Fue sumamente fácil para él abrir la cerradura de la desvencijada puerta recuperando su celular, simplemente nadie podía con él.


Yoochun aunque no quisiera admitirlo no podía quitarle los ojos de encima a Jaejoong por lo que en estas semanas se había dado cuenta de lo buen estudiante que era a pesar del problema que tenía, por eso mismo se sorprendió muchísimo cuando el viejo profesor de historia lo descubrió con el celular en la mano, eso no era algo que Jaejoong hiciera a menos que estuviera muy interesado.


Se moría de curiosidad por saber con quién conversaba Jaejoong y al mismo tiempo quería tener el celular como una excusa para poder hablar con él; por lo que al final de la clase cuando Jaejoong salió corriendo del aula se debatió unos minutos hacia donde ir no pudiendo evitar seguirlo, en cuanto lo vio ir al sótano se decidió por recuperar el celular primero, corrió hacia el gabinete del profesor y cuando nadie lo vio, abrió nuevamente la puerta, saco el celular y volvió a cerrar todo.


Para su buena suerte el celular de Jaejoong no tenía clave y eso le permitió saciar su curiosidad; reviso el historial de llamadas con el ceño fruncido y la ira corrió por sus venas en cuanto leyó los últimos mensajes.


Si me coló y nos vemos
En el sótano a donde siempre vas


No te meterías en problemas


Claro que no precioso
Nos vemos en unas horas <3 span="">


Se sentía iracundo no podía creer que el motivo fuera Yunho; esto no podía estar sucediendo, Yunho no podía quedarse con SU Jaejoong, corrió velozmente dirigiéndose al sótano. Llego jadeante y en cuanto abrió la puerta diviso a Yunho besando a Jaejoong en el mismo lugar donde él lo había hecho, casi de la misma manera, vio como Jaejoong respondía ante el beso. Vio sus ojos conectados con los de Jaejoong y no pudo pensar nada más.

—No lo toques más— grito separando a Yunho de Jaejoong.
—Chun que te pasa, no me digas que ahora también eres un mal perdedor—riéndose tirado en el piso.
—Cállate, cállate—grito enfurecido— cállate si no quieres que te vuele todos los dientes— amenazándole con el puño en el aire.
—No te atreverías.
—No me retes Yunho, tú más que nadie sabes de lo que soy capaz.
—Ni siquiera has sido capaz de besarlo— refiriéndose a Jaejoong que parecía anonadado por la situación.
—Tu que sabes, él es mío...
—No lo creo porque si fuera así, él no hubiera dejado que lo besara, no es así Jaejoong.
—…
—Tanto le ha gustado mi beso que ni siquiera puede hablar.
—E------------------so no es…
—Te apuesto que no sintió nada de nada contigo.
—Y-y-y-y-y-y-y-yo no tengo na-na-na-na-na-nada que ver con… me v-v-v-v-v-voy.

Jaejoong estaba huyendo del lugar muy desconcertado; no quería escuchar los reclamos de ninguno de los dos sobre todo los de Yoochun, no quería escuchar los insultos que seguramente le diría, no quería quedarse por miedo a escuchar nuevamente frases de odio de los labios de Yoochun. Sabía muy bien que era extraño, era muy extraño enamorarse de alguien por un simple beso pero no había podido evitarlo estaba enamorado de Yoochun y el beso de Yunho solo corroboro lo que él tanto temía.

—No puedes irte— una mano lo retuvo en la puerta.
—…—odiaba esta maldita tartamudez sobre todo cuando su boca se bloqueaba por completo, odiaba no poder gritar lo que quería y salir corriendo.
—No puedes irte sin antes oírme— susurro Yoochun arrinconando suavemente a Jaejoong contra la pared del sótano.
—Y--------------------o
—No sabes lo hermoso que te ves— arreglando un mechón de su cabello— yo te amo— susurro solo para que Jaejoong lo escuchara se acercó a su rostro y unió sus labios como días anteriores, como tantas veces quiso hacerlo.

Jaejoong tenía las manos retenidas por Yoochun pero durante el beso fue muy fácil para el liberarse, quería escapar y al mismo tiempo quedarse pero sus manos viajaron sin que se diera cuenta y se posicionaron en el cuello de Yoochun haciendo que el beso se intensificara mucho más. Se sentía desfallecer con el beso, era mucho más espectacular de lo que recordaba, era mucho más intenso tanto que su estómago se revolvía violentamente, tanto que parecía que se acababa de beber el bar entero de lo mareado, embriagado y alucinado que se sentía, realmente le parecía estar viendo fuegos artificiales.

Yunho se quedó absorto viéndolos; no esperaba que su amigo hiciera eso, presentía hace muchas semanas que no solo era por la apuesta y esta situación solo le estaba confirmando su teoría. Se sintió un poco frustrado por la situación no esperaba que Jaejoong se quedara con el “malo” de la historia como la típica novela rosa pero parecía que así terminaba esta historia, solo le quedaría esperar para pagar su apuesta aunque muy en el fondo quería hacerle una última jugada a su amigo antes de rendirse.

2 comentarios:

  1. o no no me espere que Yunho fuera así de cruel y estuviera jugando con el pobre de Jae yo creí que Yunho le quería y no fue todo una apuesta al parecer gano Yoochun ni modo Yunho eso te pasa por malo
    Gracias

    ResponderEliminar
  2. Yoochun se enamoró de Jae, pero como fue una apuesta haber que trama Yunho para desquitarse.

    Gracias!!!

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD