The Secret Code. Detective Agency: "The Curse of cupid" - Cap. 5

2 comentarios
—¿Sirenas?—A Changmin no le gustaba nada la forma en que muchos seres sobrenaturales fueron apareciendo en su vida. Para un hombre que se había prometido mantenerse alejado de la población no-humana, estaba fallando espectacularmente.

—Te ves muy bien. Tu aura brilla—. Kyuhyun flotó más cerca de Changmin.

—Apártate, gasparin—. Gruñó Yoochun, mostrando sus colmillos.

—¿Qué? No estoy haciendo nada. Además, ¿qué puede hacer un inocente fantasma?— Preguntó Kyuhyun.

—Los dos sabemos el tipo de daño que un fantasma puede hacer—respondió en un tono duro.

Changmin quería preguntar, pero el cansancio se dejó caer en sus huesos mientras se apoyaba en la barandilla, exhausto.

—Vamos, baby. Descubriremos qué te está pasando en la mañana. Las sirenas ya se fueron, podemos echar un vistazo alrededor más tarde. Necesitas descansar un poco—. Yoochun pasó el brazo por la cintura de Changmin y le ayudó.

Tan pronto como la cabeza tocó la almohada, Changmin cayó en un profundo sueño. Pensó que Yoochun dijo algo justo antes de que la oscuridad se hiciese cargo, pero sólo cogió unas palabras mientras lo observaba dormir. Changmin no sabía si debía estar tranquilo o con los pelos de punta.


~:♥:~:♣:~:♦:~:♠:~

Un murmullo se abrió en el subconsciente de Changmin. El sonido, suave y seductor, lo sacó de la oscuridad del sueño reconfortante. De mala gana, abrió los ojos para ver quién causaba la música tentadora.

—Shh—. Dijo irritado. Necesitaba más descanso. Puso su cabeza bajo la almohada, para intentar bloquear el sonido seductor.

—Despierta, precioso—. dijo una voz suave y masculina que le habló al oído.

—¡Aagh!— Changmin se despertó de golpe y se apartó.

El hermoso rostro de Jaejoong apareció a la vista.

—Buenos días—. Dijo Jaejoong.

—Hum. Buenos días—. Changmin buscó en la habitación desesperadamente a ver si alguien más se había colado en la noche. Apenas recordaba meterse en la cama.

—Pareces un bebé cuando duermes—. Comentó Jaejoong.

Changmin frunció el ceño.

—Hasta el día de hoy no pensé que tenía que preocuparme de que alguien me atacara en mis sueños—. Aunque antes, ni siquiera se habría preocupado porque lo atacaran mientras estuviera despierto.

—¿Qué estás haciendo aquí?— Yoochun entró en la habitación de Changmin, con una mirada de desaprobación en su rostro mientras observaba la presencia de Jaejoong, y con un plato de fruta picada en sus manos.

Changmin nunca había estado tan feliz de ver a un vampiro en su vida. Yoochun sonrío y le acerco el plato.


—Vine a ver lo que estabas protegiendo—Jaejoong se encogió de hombros—. Es muy atractivo—. El vampiro llegó a tocar a Changmin, sólo para que su mano fuera golpeada lejos por Yoochun, que se había trasladado a una velocidad sobrenatural a intervenir.

—¡No lo toques!— Yoochun gruñó—. No vuelvas a tocarlo.

—¿Qué te hace pensar que eres al único que quiere?— Se burló Jaejoong.

—¡Oohh, Jaejoong! Ya sabes que Yoochun no dudará en matarte si te acercas al glotón.— Dijo Kyuhyun, flotando a través del piso.

—No soy un glotón, sólo es un plato de fruta— ¡Por favor! Le gustaba comer y aquello sólo era la entrada del desayuno ¡Un momento!, no debería estar pensando en el desayuno—¡Todo el mundo salga de mi habitación o lo sacare a patadas!— Gritó Changmin. ¿Cómo podría estar su cuarto más ocupado que una estación de metro y todavía no estar recibiendo ninguna atención especial?

Ambos vampiros dejaron la disputa a la mitad de la frase y se volvieron hacia él.

—¿Qué?— Replicó Changmin.

—Si quieres algo de atención, cariño, yo estaría encantado de ayudarte.— Los ojos de Jaejoong brillaban con lujuria mientras repasaba con la mirada a Changmin.

—Aquí está el primero en salir—. Dijo Yoochun a Jaejoong deliberadamente. Inclinó la cabeza hacia la puerta.

—Está bien. La próxima vez que desees un favor, te lo envidioso que eres—. Jaejoong se deslizó de la cama y salió de la habitación.

Changmin no respiró hasta que el otro vampiro se había ido.
—Hey, todo está bien—. Dijo Yoochun en tono tranquilizador—. No dejaría que Jaejoong te tocara.

Antes de que Changmin pudiera decidir si eso era bueno o no, Yoochun le dio un beso. Changmin esperaba un golpe de calor o emoción.

Lo que sintió fue más como volver a casa.

La boca de Yoochun rozó la suya y otra vez hasta que Changmin se mareó por la falta de oxígeno. De mala gana, agarró los hombros de Yoochun y lo empujó. Falta de aire, examinó la expresión de Yoochun. La adoración en los ojos del vampiro no ayudó a su problema respiratorio.

—Lo siento, sólo necesito oxígeno—. Explicó Changmin.

Yoochun sonrió.

—Ha pasado un tiempo desde que me acosté con un ser humano.

Un escalofrío recorrió el cuerpo de Changmin. Al escuchar su creciente afecto reducido al nivel de sólo sexo era como tirar agua helada sobre su erección.

—Y no vas a estarlo ahora— . Se quitó a Yoochun de encima.

—¡Aww! No seas así—. Yoochun, evidentemente, no estaba tomando en serio a Changmin—. Te quité al vampiro empalagoso ese. ¿No merezco una recompensa?— Yoochun le dirigió una mirada suplicante como un cachorro que espera para su regalo.

—No soy una recompensa—. Espetó.

—Te estás infravalorando a ti mismo. Eres definitivamente una recompensa.— Le sonrió.

Poniendo los ojos en blanco, Changmin se deslizó fuera de la cama y se sorprendió al descubrir que todavía llevaba su ropa interior.

—No estás tan mal—. Dijo Kyuhyun, el cual estaba sentado sobre uno de los muebles, lo miraba con atención para reafirmar su respuesta ¡Maldición! Changmin había olvidado que el fantasma escalofriante aún estaba en la habitación.

—Déjalo, chico fantasma—. Gruñó Yoochun.

—Me voy—. Con una mirada desdeñosa al vampiro, Kyuhyun flotó hacia abajo a través del suelo.

Changmin agarró sus pantalones del suelo y se los puso, se sentía mejor, con un poco más de algodón que cubriéndolo.

—¡Changmin! Debes volver a la cama—. Dijo Yoochun en tono persuasivo—. Puedo sentir que nos estamis conectamos. Estaré encantado de mostrarte lo bien que se puede estar con un hombre que no necesita respirar.

Una risa salió de Changmin, rompiendo la tensión del momento. ¿Cómo podía estar enojado cuando Yoochun salió con una sola línea de esa manera?

—Por muy tentador que sea, creo que es mejor si me resisto. Tengo demasiadas complicaciones en este momento como para dormir con alguien.

—No te preocupes— le tranquilizó— , no dormirías.

Negando con la cabeza, Changmin tómo una camisa y se la puso sobre su cabeza.

—Vamos a reunir a todos y averiguar lo que podemos hacer. Pienso que tenemos que ir tras esa chica. Si la bruja está a la caza de hombres lobo, debemos advertir, al menos, a los que están a punto de convertirse en componentes de hechizos.

Yoochun perdió su sonrisa soleada.

—Puede que sea pronto para aceptar una advertencia de un ser humano. Su especie no es conocida por su preocupación por el bienestar de otros seres. Si no tienes cuidado, obtendrás una reputación—. Advirtió Yoochun.

—¿De qué? ¿Del amigo del hombre lobo feliz? Tengo suficiente en mi plato con la maldición. No me voy a preocupar por parecer demasiado amable con un ser sobrenatural. Tenemos que encontrar a la esa perra amargada para que me quite esa mierda de hechizo que llevó encima. No podemos esperar que Jaejoong me proteja para siempre.

Changmin no sabía qué sentir hacia el otro vampiro que lo custodiaba. Nunca había necesitado protección antes y ahora tenía un guardaespaldas sobrenatural para protegerlo de las multitudes que pululaban para tener relaciones sexuales con él.
—No te preocupes por Jaejoong, me lo debe. Cuidará de ti hasta el fin del mundo si se lo pido—. Dijo Yoochun con confianza.

—B... Bien— No sabía qué más decir. El exceso de aprecio hacia el otro vampiro sacó instintos territoriales hacia Yoochun. Lentamente se dirigió a la puerta. Ni siquiera vio el movimiento del vampiro hasta que Changmin se encontró presionado contra la pared.

—¿Qué?— Se acercó más— . ¿No hay beso de despedida?— Bromeó Yoochun.

—Voy a bajar, lavaré un simple plató, no iré a la guerra—. Respondió Changmin.

—No debes dejar a tu hombre colgado—. Yoochun cubrió las muñecas de Changmin contra la pared y le pegó un beso en los labios. El fuego que dio el beso que habían compartido antes se triplicó con fuerza, que estalló a través del cuerpo de Changmin como un infierno. Yoochun estaba presionando, guiando, besándolo profundamente y lo sostenía con tanta fuerza contra la pared, que no podía moverse. Mierda. Nunca había sentido nada tan erótico en su vida.

Cuando soltó sus manos, Changmin las puso en los hombros de Yoochun y lo agarró de la camisa n para retenerlo más cerca. No se cansaba del gusto del vampiro, y cuando este se echó hacia atrás, Changmin lo fue por más.

—Espera—. Dijo Yoochun, sin aliento. Inclinó la cabeza, con las manos contra la pared a cada lado de la cabeza de Changmin, y aspiró profundamente.

—¿Qué?— Preguntó. Su voz sonaba extrañamente ronca.

Yoochun sonrió. No, espera. Eso no era una sonrisa. Los caninos de Yoochun se habían extendido.

Changmin lo observó fascinado mientras el vampiro se pasaba la lengua por ellos ¿Se supone que debó sentir miedo? Suavemente, extendió la mano y tocó una punta muy afilada. Los dientes de este tipo podrían atravesar piel. Changmin inclinó la cabeza para dejar al descubierto su cuello. Lo que estaba pidiendo, no lo sabía, su cuerpo tenía la última palabra.

—No—. Dijo Yoochun. Con Changmin como apoyo a la balanza, él se puso de rodillas delante del otro. Mirando hacia él, con sus ojos oscuros llenos de preguntas, Yoochun comenzó a desabrochar sus pantalones, tirando de sus bóxers a un lado y, finalmente, tomó la erección de Changmin en su mano.

Changmin no era capaz de hablar al ver la punta de su miembro desaparecer en la caliente y húmeda la boca de Yoochun. ¿Se estaba imaginando el roce de los dientes en la punta, o poniéndolos en la gruesa vena que corría a lo largo de su pene?

—¡A la mierda!—Se las arregló para forzar la entrada. Yoochun lo tragó, literalmente, hasta la raíz. ¡Dios! Había beneficios de obtener una mamada de alguien que no necesitaba respirar. La combinación de Yoochun y sus dedos acariciando el peso de sus testículos y la succión rítmica, tenían a Changmin cerca de llegar.

—Yoochun...Yo…Yoy…

Yoochun aumentó el movimiento, más errático que sistemático y Changmin no podía saber lo que estaba haciendo, un movimiento o un trago de succión, todo era parte del juego.

Trató de apartar a Yoochun, pero el vampiro no se movió. Changmin podría jurar que oyó la voz del vampiro resonando en su cabeza, diciéndole que se viniese. Su orgasmo lo atravesó y sólo el sólido control de Yoochun lo mantuvo en posición vertical. Poco a poco, Yoochun se levantó y, mientras lo hacía, besó cada pequeña parte de piel expuesta y la garganta de Changmin. Por último, capturó sus labios en otro ardiente beso y su sabor estaba allí entre ellos ¿Alguna vez tendría suficiente del gusto y el tacto de Yoochun? Changmin suspiró, completamente sin energía.

—Hay que...—Su voz se fue apagando. Él no era un amante egoísta, por ese trabajo duro, él haría cualquier cosa a cambio.

—No, baby—. Susurró Yoochun—. Ver como perdías el control me hizo terminar. Eso no me ha sucedido en cientos de años—. Yoochun habló muy bajo, con los afilados colmillos literalmente a un soplo de su oído y garganta.

—Mmm—. Tarareó Changmin. Realmente necesitaba construir una inmunidad más fuerte, pero los labios de Yoochun eran más suaves de lo que podía recordar siempre en los labios de otro hombre que, sin duda, eran más suaves que los de su ex…

Yoochun apartó la boca.

—Preferiría si nunca más me comparas con tu ex—. El vampiro arrastró las palabras.

—Si te quedas fuera de mi cabeza, no sabrías si te he comparado—. Señaló Changmin.

—Pero nunca iba a aprender todas las cosas interesantes que pasan por tu cabeza—. Yoochun lo besó de nuevo.

El miembro de Changmin se endureció de nuevo. Incluso mientras luchaba para mantener las cosas frescas entre ellos, su cuerpo necesitaba a Yoochun. Enterrado profundamente dentro de él, Changmin quería sentir que era su dueño.

—Tenemos que ir a ver lo que las sirenas se llevaron después de anoche—. Jadeó Changmin. Se esforzó por encontrar las palabras, mientras que Yoochun apretó su cuerpo con la misma intensidad contra Changmin. Ahora el olor del vampiro llenó su nariz y no pudo evitar el gemido que escapó de sus labios.

—Estoy seguro de que el problema de las sirenas puede esperar unos minutos más.— Yoochun mordisqueó la garganta de Changmin.

« ¡Oh, sí!»

La coherencia se evaporó de la mente de Changmin cuando Yoochun procedió a mostrarle su interés en él era genuino y no lo veía como su próxima comida. Por un breve momento de locura, quería instar a Yoochun para morderlo, pero cuando los colmillos rozaron su garganta, él se echó hacia atrás fuera de su alcance.

—No lo creo—. Dijo Changmin. Sacó sus pensamientos revueltos juntos y tiró de la retención de Yoochun—. Libérame.

—Realmente no me quieres dejar ir.— Dijo Yoochun en tono persuasivo.

La sincera expresión del vampiro atrapó a Changmin por un segundo antes de darse cuenta de lo que estaba sucediendo. Yoochun estaba dentro de su cabeza ¡Ese maldito bastardo! Tenía que ser.... La furia se apoderó de él. Changmin vio con satisfacción como lo demostró más allá de toda duda razonable que dando un rodillazo en la ingle, lo hizo tan bien en el vampiro masculino como cuando lo hizo en los hombres humanos. 

Yoochun cayó al suelo.

—Si alguna vez utilizas tu encanto en mí otra vez, tendrás suerte si esto es todo lo que hago.— Dijo Changmin. La decepción hizo que le doliera el pecho. Había pensado que Yoochun era otro tipo de vampiro, pero al parecer, Yoochun haría cualquier cosa para salirse con la suya.

—Ay, no era…— Yoochun se quejó.

Changmin ignoró al pobre hombre en el suelo y salió de la habitación.

Llegó a la sala antes de que Jaejoong se uniese a él.

—¿Dónde está Yoochun?

—Hemos tenido un intercambio de opiniones—. Dijo Changmin.

Jaejoong miró a su alrededor para encontrarse a Yoochun acurrucado en el suelo, maldiciendo, con las manos agarrando sus bolas.

—¡Ouch!— Respondió Jaejoong.

—Ustedes, los vampiros, deberían aprender un poco de discreción. Los seres humanos no siempre apreciamos ser manipulados—. Changmin siguió por las escaleras, sin importarle si Jaejoong lo seguía o no.

Las acciones de Yoochun le habían demostrado a Changmin que incluso el vampiro más sincero se volvía a su verdadero comportamiento si no se salía con la suya.

La mano de Jaejoong en su brazo le hizo detenerse.

—No juzgues. No sabes lo que es ser nosotros.

Changmin sacudió su brazo.

—Y tú no sabes lo que es ser humano. Creo que la comprensión puede funcionar en ambos sentidos.

—Buen punto—. Jaejoong estuvo de acuerdo—. Vamos a tratar de ser más complacientes de las peculiaridades de cada uno.

—No considero que el tratar de controlar mi mente sea un capricho ¡Considero que es malditamente grosero!— Changmin frunció el ceño ante el vampiro. Podía ver que Jaejoong realmente no entendía el problema y Changmin tenía demasiado que hacer para perder más tiempo en las relaciones de vampiros y humanos—¿Cómo vas a mantener a las masas lejos de mi maldición?

Jaejoong dio una sonrisa torcida, no tan alegre como su expresión habitual hasta ahora.

—Mi madre es una sirena. He aprendido un montón de hechizos de su linaje. Eché un canto de sirena a la manzana para que cualquier persona que piense que te siga de repente quiera ir en la otra dirección para seguir mi canción.

—Pero ¿Qué pasa si un cliente quiere encontrarme?— Preguntó Changmin.

—Va a disuadir a todos, menos a los que naturalmente son inmunes al hechizo. Espero que encuentres la manera de anular el hechizo antes de que afecte a tu negocio. Además, a partir de lo que Yoochun me dijo, tienes suficientes clientes en este momento por lo que no es un problema para ti—. Dijo Jaejoong deliberadamente.

—Es cierto ¿Qué pasa cuando salga de la zona del hechizo? ¿Voy a ser inundado con los seguidores de nuevo?— Changmin se preguntó cómo iba a ser capaz de ganarse la vida si constantemente tenía que luchar con los admiradores.

—Pensé en eso—. Jaejoong sacó un objeto del bolsillo y lo agitó hacia Changmin con orgullo.— Esto evitará que la mayoría se acerque. Tiene un canto de sirena dentro de él para neutralizar la maldición.

El collar, hecho enteramente de conchas, parecía mercancía turística. Changmin casi se estremeció ante la idea de poner la cosa en el cuello, pero la expresión esperanzada de Jaejoong le hizo rápidamente aceptar la pieza y deslizarla por encima de su cabeza. Definitivamente no sería llamado para ser la portada de cualquier revista de moda, en el corto plazo que lo llevara.

—¿Por qué necesito el hechizo si tengo el collar?— Realmente no entendía toda la maldición.

—El collar solamente funciona unas seis horas. Después de eso, tendrás que volver aquí para recargarlo. Yo encantaré la bandeja de plata en tu oficina para actualizar el hechizo cuando no lo estés usando ¿De acuerdo? Sólo tienes que dejarlo allí cuando llegues a casa y tenerlo allí alrededor de una hora y estará listo para usarlo de nuevo. Ten cuidado de no quedarte fuera más allá de seis horas, porque cuando el hechizo de sirena se detenga, La Maldición de Cupido se apoderará de ti nuevamente—. La expresión seria de Jaejoong hizo que Changmin asintiese con la comprensión.

Se estremeció ante la idea de estar allí expuesto a decenas de personas cuando el hechizo le afectara de nuevo.

Con un rápido gracias a Jaejoong, Changmin se dirigió a su oficina. Después de estar seguro de que Yoochun se había ido, tomaría una ducha y se prepararía para el día. Ahora quería ver lo que las sirenas podrían haber hecho con sus cosas.

Al abrir la puerta, Changmin no tenía por qué ser un psíquico para averiguar el problema. Había un puñal clavado en su silla con una foto del miembro que faltaba de la tríada. Las palabras "Permanece Lejos" fueron escritas en tinta roja.

—Maldita sea—. Murmuró Changmin. ¿Por qué un conjunto de paranormales no quieren que se encuentre a otro de su especie?

—Estoy pensando que es porque son los secuestradores—. Dijo Yoochun, entrando en la oficina detrás de él.

El vampiro cojeaba un poco, pero Changmin se negó a sentirse culpable.

—¿Por qué iban a secuestrar a un miembro de la tríada?— Preguntó Changmin.

—Por el completo desequilibrio de su poder. Diría que ni quieren dejar que la tríada que haga algo o que obtenga un acuerdo en algo a cambio de su tercero—. Comentó Yoochun, mirando la foto.

—No tienen que atacar a mi inocente silla—. Changmin frunció el ceño—- Después de terminar esto, solo voy a llevar los casos de los humanos. No me importa que amenaza o demanda me hagan, no vale la pena la molestia.

—Sí, porque los seres humanos nunca luchan entre sí—.Dijo Jaejoong secamente.
—O no tienen diferentes facciones—.Añadió Yoochun.

—Adelante, disfruten de la diversión—.Murmuró Changmin—. Pero apuesto a que incluso una guerra entre bandas sería un mero inconveniente en comparación con esta maldita maldición.

—Posiblemente—.Yoochun estuvo de acuerdo—¿Qué vas a hacer ahora?

—Concentrarme en la niña. Es la única verdadera inocente en este asunto. No sé mucho acerca de la tríada, pero si el hombre dejó a los otros dos buscar en los clubes, entonces seguramente no es una prioridad. Tenemos que encontrar a la niña antes de que la bruja lo haga y rescatarla antes de que sea demasiado tarde—. Changmin podría tener un sentido de lo correcto en su decisión de establecerse en sus huesos.

—Querrás comenzar en los círculos de caza—. Dijo Kyuhyun.

Changmin casi se sobresaltó cuando el espectro apareció a su lado. Maldita sea, Kyuhyun le daría un ataque al corazón algún día con la manera en que el hombre flotaba entre los pisos y aparecía sin previo aviso.

En lugar de chillar como una niña en una película de terror, Changmin respiró hondo antes de abordar al fantasma.

—¿Cuáles son los círculos de caza?—Changmin había esperado un parque, pero la alegría maliciosa en el rostro fantasmal no puso sus miedos a descansar.

—Son lugares donde los hombres lobo se juntan. El mejor es un bar de hombres lobo al centro de la ciudad. Todos van allí para desahogarse—. Respondió Kyuhyun.

—De alguna manera dudo que una niña lobo vaya a estar en un bar—. Changmin frunció el ceño.

Kyuhyun negó con la cabeza.

—Eres un poco estúpido. Si algún lobo vio a tu chica desaparecida, estará en ese bar. En dos días será próxima luna llena, y siempre empiezan a congregarse unos días antes del evento principal. Vas a querer encontrarla antes de esa fecha.

—¿Por qué?— Changmin tenía la sensación de que no le gustaría la respuesta y no estaba decepcionado.

—Porque si la bruja tomó a la niña y ella es lo suficientemente madura para cambiar entonces la bruja va a querer matarla por su poder.— Dijo Kyuhyun.

Changmin frunció el ceño.

—Su padre no dijo que ella fuera capaz de cambiar…

—Los lobos no suelen compartir información privada de esa manera, pero ella es la hija de un alfa, así que da por sentado que es fuerte.— Jaejoong sonó pensativo.

—Entonces tenemos un corto período de tiempo para encontrarla ¿No?— Dijo Changmin. Él no iba a admitir que no tenía idea de lo que estaba haciendo o cómo la idea de entrar en un bar de lobos le ponía nervioso.

—No tienes que ir, Changmin—. Habló Yoochun—. Yo puedo ir e informarte de lo que pase.

—No seas idiota—.Jaejoong frunció el ceño.— No conozco a ningún hombre lobo que vaya a hablar con un vampiro. Hemos estado en guerra desde hace mucho tiempo.

Eso era nuevo para Changmin. Había leído los periódicos y los documentales de televisión sobre esto, pero tendía a evitar la sección de sobre sobrenaturales la mayor parte de su vida. Sabía que había tensión, pero que la tensión que se describe como guerra no sonaba bien…

—No se refiere a la guerra—. Corrigió Yoochun—. Simplemente no nos gustamos.

—¿Por qué no se gustan?

—Porque en otro tiempo luchamos por la misma comida—. Los ojos de Jaejoong brillaron con una amenaza—. Los seres humanos.

—¡Oh!—Changmin tragó saliva, tratando de obtener la humedad en su garganta repentinamente seca—. Bueno, entonces, es probablemente mejor que vaya solo.

No quería pensar en los hombres lobo o vampiros que comían carne humana luchando contra sí por los derechos de sangre. Cuanto menos pensara en ello, la vida sería mejor. Sí, ese iba a ser su nuevo enfoque.

La negación.

2 comentarios:

  1. Jajajaja no me sorprenderia que changmin se volviera loco tantas cosas y seres extraños que ha conocído xDD changmin figthing!!! Amé que jaejoong apareciera!!

    ResponderEliminar
  2. Anónimo8/29/2015

    Pobre Min xD jajajaja tener q aguantar a tods esos seres xD pero m gusta ese sexy vampiro ♡.♡ q Minnie ya no se resista tanto a Chunnie ;)

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD