Te amo incluso, cuando te odio - Cap. 3

2 comentarios
Ángel y Demonio



Una vez más en un nuevo colegio; odiaba ser el nuevo de la clase, lo detestaba como no tienen idea. Si pudiera evitaría este día para no parecer un nerd y tener que presentarse delante de todos esos estudiantes mediocres, sin embargo en esta ocasión no podía hacer caso omiso de las amenazas de sus padres; su última gran hazaña había dejado la reputación de sus padres por los suelos por lo que estos estaban muy furiosos con él y podían quitarle su mesada y otras cosas más ante la menor provocación.


-----Flashback-----


—Bienvenidos padres de familia al centenario de nuestra prestigiosa escuela; como su director, me gustaría decirle algunas palabras…Hace 100 años el famoso educador Geon Won Yeol, fundo nuestra escuela con la finalidad de desarrollar en nuestros estudiantes las destrezas necesarias para comerse al mun…ahhhhh— grito al sentir su rostro cubierto por la pintura.

El telón se abrió mostrando muchas pancartas con insultos hacia el director, la pintura que había caído desde el cableado de luces no solo baño al director manchándole de negro sino también a muchos padres de la primera fila, quienes empezaron a retirarse molestos.

Minutos después del incidente un adolescente se colgaba por la soga que abría el telón gritando a viva voz insultos hacia el director.

El director Lee no tiene pantalones
Porque usa tacones
El director Lee no tiene las bolas bien puestas
Porque las perdió en unas apuestas
.
.
.


El adolescente siguió gritando mientras se acercaba al lugar donde el director furioso no podía moverse debido a la vergüenza; al estar frente al director se giró, se bajó los pantalones y le enseño el trasero no solo al director sino también a los padres de la socialité que absortos no podían creer lo que veían.


Cuando parecía que la broma ya había terminado y los secuaces del director estaban a punto de atrapar al pequeño travesuras; el director sufrió la peor de las vergüenzas que jamás hubiera imaginado. El adolescente se le había acercado y con una fuerza descomunal se había encargado de rasgar sus pantalones llevándose en el proceso sus calzoncillos y mostrándole al mundo entero que el estribillo que aún se escuchaba no solo era metafórico sino real; el director no tenía testículos.


Los padres inmediatamente trataron de cubrir los ojos a sus hijos quienes no dejaban de reír por todo lo que ocurría. Al mismo tiempo el adolescente fue capturado y arrastrado a la dirección.


—Ni piense que voy a dejar pasar esto— grito el director cubriéndose— ustedes— señalando a una pareja que trataba de esconderse por la vergüenza en la tercera fila— señores Park, su hijo esta expulsado— gruño— expulsado me entienden; que clase de bestia crían ustedes—murmuro mientras se retiraba.


Las familias sentadas alrededor de la pareja no dejaban de murmurar y alejarse de los padres del adolescente problemas.


Y nuevamente Park Yoochun había arruinado la vida social de sus padres por lo que tuvieron que mudarse cambiándole de colegio por décima vez.


-----Fin Flashback-----


—S-------soy  un  alumno  nu-nu-nu-nuevo  po-po-po-po-podria  decirme  cual  es mi  salón— consulto Jaejoong en el área administrativa de su nuevo colegio.
—Por supuesto viendo su ficha de inscripción…tu aula está en el segundo piso, la I3

Esto es perfecto—pensó Yoochun formando una sonrisa divertida en su rostro.

—Hola
—Ho-------la— respondió al saludo del desconocido.
—Park Yoochun y tu— viéndole de la cabeza a los pies.
—Jae-Jaejoong
—Así que eres nuevo en esta escuela Jae.
—S-------i
—Estas demasiado ansioso, habla bien— palmeándole la espalda.
—N--------no  puedo— agachando la mirada.
—Claro que si solo debes respirar; inhala...exhala— haciendo muecas.
—…yo  de-de-de-de-debo  irme— tratando de alejarse de Yoochun.
—Yo estoy en el mismo salón que tú, así que somos compañeros— caminando a su lado— y como compañeros que somos debemos apoyarnos los unos a los otros, no crees.
—S----------i
—Pues hoy necesito de tu ayuda…
—Y-y-y-y-yo
—Sí; quiero que tu finjas estar mal del estómago.
— ¿Po-po-po-po-porque?
—Veraz; no me gustan las presentaciones, si tu finges estar enfermo yo puedo ofrecerme y llevarte a la enfermería.
—Y-y-y-y-yo  no  soy  bueno  mi-mi-min…
—Primero— deteniéndolo— trata de hablar bien, tranquilízate ya o me veré obligado a golpearte.
—N---------o  pu-pu-pu-puedo…yo  so-so-so-so-soy  tartamudo— sintiéndose avergonzado.
—Tartamudo— riéndose— que mal hubiéramos sido buenos amigos.


Jaejoong reanudo su camino y cuando ya estaba cerca de su salón Yoochun lo alcanzo.


—No importa lo que seas; debes ayudarme—acorralándolo contra la pared.
—Y-------o  no-no-no-no  pu-pu-pu-pu-puedo.
—Ya te dije que no me importa como lo hagas; sino me ayudas hoy, hare que tu vida sea un infierno en este colegio, escuchaste— susurrándole al oído y soltándole— hazlo bien.

Aula I3:

—Silencio alumnos— siseo la profesora— debo presentarles a dos alumnos nuevos; primero— haciendo pasar a Jaejoong— el alumno Kim Jaejoong, por favor preséntense.


—…**— respirando hondo para tranquilizarse y poder desbloquear su boca— Soy Kim Jaejoong me gusta fotografiar y pintar, espero que cuiden de mi…


—Alumno Jaejoong— dijo la profesora tocando su hombro levemente— por favor preséntese.


—Ehh— ruborizándose completamente al ver que ni siquiera había pronunciado una palabra y solo estaba imaginándolo todo— S-------oy Kim Ja-ja-ja-ja-jaejoong—pronuncio entrecortadamente tratando de controlar el temblor en sus labios— cu-cu-cu-cu-cuiden  de  m-------i.


—Aplausos— exigió la profesora seriamente logrando que todos dejaran de reír— el segundo alumno es Yoochun— invitándolo a pasar.


—Yo soy Park Yoochun—señalándose— y no, no voy a pedir que cuiden de mi sino del po-po-po-pobre ta-ta-ta-tartamudo Jaejoong—señalándolo con una mano— por favor cuiden mucho de él— con un falso fingimiento de empatía.


—Basta de sus bromas alumno Park, los dos pasen a sentarse de una vez, la clase está iniciando.


Ambos se sentaron juntos en la mesa de la tercera fila entre las risas y murmullos de sus compañeros.


—Te vas a arrepentir— susurro Yoochun abrazando a Jaejoong antes de sentarse.

Durante un mes Jaejoong realmente se arrepintió de no haber hecho caso a las advertencias de Yoochun; pues este se había encargado de que toda la escuela se enterara que él era tartamudo e incluso le tomo una foto sin que se diera cuenta y aparecieron miles de volantes en el colegio con su foto, su nombre y el problema que tenía.

“So-so-so-soy  Ki-ki-ki-ki-Kim  Ja-ja-ja-ja-jaejoong  el  ta-ta-ta-ta-tartamudo”


Ese era el letrero que leía en cada rincón de la escuela y por lo tanto todos se burlaban de él de una manera muy despectiva y cruel; eso sumándole al abandono de sus abuelos lo deprimieron demasiado porque sabía que nadie más lo apoyaría.

—P---------apá  ¿po-po-po-po-podemos  hablar?  
—Claro hijo pero que sea rápido porque dentro de poco tengo una cena de negocios y no puedo llegar tarde.
—Y------------o  sé  que  m-m-m-m-me  ca-ca-ca-ca-cambie  de  escuela  recién…
— ¿Pero qué hijo?—completando la palabra de su hijo.
—Q-q-q-q-q-q-q-q-q-quiero…
—Lo siento mucho hijo pero debo retirarme— viendo su reloj— hablamos mañana de lo bien que te va en la escuela, no sabes lo estresado que esta el trabajo, al menos no debo preocuparme por ti porque todo te va bien, no dejes de cenar— saliendo de la casa.


Y después de eso no fue capaz de tocar el tema con su padre por temor de ser una carga para él; una carga de la cual podía deshacerse fácilmente, a veces pensaba que lo mejor sería no seguir viviendo ya que todas las personas a las que quería terminaban abandonándolo, sin embargo no era capaz siquiera de idear alguna forma de morir porque rememoraba a su madre, se acordaba que ella había muerto por él y se obligaba a seguir viviendo.


Habían pasado tantos años ya que casi no podía recordar a su madre, ni siquiera tenía una foto de ella, porque su padre se había encargado de tomarlas todas para él y le impedía la entrada a su cuarto que era como un altar dedicado a su madre al que él no tenía acceso. Deseaba tanto ser capaz de verla aunque fuera una sola vez más y decirle que lo sentía, que la extrañaba; sin embargo ni siquiera en sus sueños la había vuelto a ver después de ese fatídico accidente.


[…]


Hoy era su cumpleaños, eran exactamente las 12 de la medianoche, y no podía dormir, se preguntaba si alguien en la casa se acordaría de su cumpleaños; sabía muy bien que los empleados lo harían su pregunta era más bien si su padre se acordaría de él en este día


Cuando eran ya las cuatro de la mañana Jaejoong finalmente fue capaz de dormir y por primera vez en muchos años sintió que los deseos si podían cumplirse al ver a una mujer acercarse hacia él, una silueta que conocía muy bien, unos brazos que nunca olvidaría y ese beso en la frente que nadie le daba hace mucho tiempo.


—Jongie no corras, espera te caerás.
  • ¿Trajeron a santa para mi cumpleaños?pregunto alegremente
.
.
.
—Y este es un regalo de parte de mamá— dándole un pequeño paquete— porque no lo abres.
—Es una cámara— grito ahora podre tomarle una foto a todo lo que yo quiera.
—Así es, préstale la cámara a mamá, ella te tomara una foto.
—Debo decir Kimchisonriendo.
—Sí, eso es pon la mano…eso muy bien, la foto salió perfecta— abrazándolo—eres todo un profesional— Feliz Cumpleaños Hijo.


No quiso despertarse pero le parecía tan real el sueño que cuando su madre giro e intento irse a comprarle unos dulces, el corrió tras ella e intento detenerla, pero no pudo atraparla. Despertó con el rostro mojado por el sudor  y con la frase “no te vayas mamá” atorado en su garganta. El sueño fue tan vivido que a pesar de haber despertado él quiso fingir que fue su madre quien lo visito y lo saludo por su cumpleaños así que se dijo así mismo que nadie iba a arruinar este día tan precioso, este día en el que cumplía un año más de vida.


Pensó en faltar al colegio y quedarse en casa; jugando en la cocina, hablando con el jardinero o viendo una película con el personal de la casa pero no pudo hacerlo porque su padre dijo que trabajaría en el despacho toda la mañana lo que indicaba claramente que su padre iba a embriagarse todo el día y seguramente se escucharían sus lamentos por toda la casa. Esa situación era muy difícil para él porque se sentía culpable de que su padre tomara tanto, y por eso se vio obligado de asistir al colegio.


Su alegría se fue disipando conforme la mañana pasaba, sus compañeros se burlaban de él como ya era costumbre; le tiraban las cosas, le quitaban el almuerzo y le hacían zancadillas cada vez que pasaba. Trato de mantenerse firme y de no pensar negativamente pero nada de eso le ayudo, no podía simplemente acostumbrarse a que todos lo insultaran de esa manera, trato de escaparse y encerrase en el sótano pero su profesor lo descubrió y prácticamente lo arrastro a clases. Fue una mañana terrible y se avecinaba algo peor de eso estaba seguro porque los amiguitos de Yoochun cuchicheaban cada tanto sin dejar de verlo.


El sueño que lo había animado en la mañana solo había conseguido que al llegar a la escuela se sintiera terrible al ver que nadie ni siquiera sus profesores lo tomaban en cuenta, porque no recibió ni una sola felicitación. Al término de las clases trato de escabullirse hacia el sótano pero al ver a Yoochun cerca se decidió por salir de la escuela para que no descubrieran su lugar secreto.


Corrió fuera de la escuela tratando de evitar que Yoochun lo alcanzara pero antes de que pudiera llegar al paradero más cercano para subirse a cualquier bus que pasara por allí, unos chicos del colegio aparecieron de pronto y le cerraron el paso.


—De-de-de-de-de-déjenme pasar— pidió con la cabeza gacha.


Pero los alumnos no se movieron y en cuanto se dio cuenta se vio rodeado por muchos más alumnos incluyendo a Yoochun.


—A donde escapaba la princesita— farfullo Yoochun.


Jaejoong no respondió cerro los ojos, mantuvo la cabeza gacha y rogo porque todo pasara rápidamente pero solo pudo escuchar el motor de un auto muy cerca de él.


—Cuidado, con el auto…el auto— gritaron los alumnos que lo rodeaban.


Jaejoong abrió los ojos para ver como una lluvia de huevos y harina eran lanzados hacia su posición, cerró nuevamente los ojos y trato de protegerse con sus brazos, escucho el sonido de los huevos rompiéndose  y sintió la harina en el aire pero no sintió dolor alguno, abrió los ojos nuevamente y vio a una persona que estaba cubriéndolo.


—A la cuenta de tres corres lo más rápido que puedas a ese auto— señalando un auto rojo que estaba muy cerca—...1   2   3


Jaejoong escucho al desconocido pero se quedó estático por la sorpresa y solo corrió en cuanto sintió la mano del desconocido tocando la suya y casi arrastrándolo, en cuanto llegaron al auto el desconocido arranco y  acelero hacia la autopista, por el espejo retrovisor Jaejoong podía ver el rostro furioso de Yoochun y sus amigos al no haber logrado su cometido.

Ya lejos del colegio Jaejoong se sentía un poco más relajado

—No vas a preguntar siquiera quien soy— pregunto sacándose el casco lleno de harina y huevo.
—T------ú eres mi a-a-a-ángel— viendo el rostro de su salvador no pudiendo evitar pensar en lo hermoso que este era.
—Si quieres que sea tu ángel pues eso exactamente seré para ti— dijo sonriendo.
—E-e-e-eres hermoso— susurro en un suspiro.
—Él que tiene una belleza incomparable aquí eres tú— acariciándole suavemente el rostro— y puedo yo saber tu nombre.
—Ohh c-----laro soy Ja-ja-ja-Jaejoong.
—Ese es un hermoso nombre igual que tú, pero puedo llamarte jongie.
—S--------i—sonrojándose.
— Bien jongie, yo me llamo Yunho, Jung Yunho.

Jaejoong se sentía en las nubes, el solo hecho de pensar en que alguien en todo el mundo se preocupaba siquiera un poquito por él como para protegerlo de las burlas, lo hizo sentirse dichoso.

—No vas a preguntar a donde estoy llevándote— pregunto sacándolo de sus pensamientos.
—Tu e-e-e-eres mi ángel y lo-lo-lo-los ángeles protegen no es a-----sí.
—Por supuesto que sí, sin embargo— sonriendo— creo que no deberías ser tan confiado, claramente no lo digo por mí pero no todas las personas son así de buenas.
—Es-es-es-está bien entonces a do-do-do-donde me llevas.
—Eso es una sorpresa— sonriendo y acelerando— ya vamos a llegar— en un susurro.
—Yo pe-pe-pe-pensé que íbamos a t----u casa.
— ¿Por qué pensaste eso?
—N-----o creo que te gu-gu-gu-guste salir a al-al-al-algún otro lugar en la ma-ma-ma-manera en la que estas.
—Ohh cierto me olvidaba— viendo su ropa— esos pillos me mancharon todo.
—Y-y-y-yo lo siento.
—No es tu culpa, es todo culpa de esos desadaptados envidiosos.

Minutos después llegaron a una mansión inmensa donde ingresaron; bajaron juntos del auto y se internaron dentro de la casa, específicamente al cuarto del desconocido.

—Voy a bañarme, no puedo estar así por más tiempo, porque no bajas abajo a la cocina y comes un poco.
—Y----o puedo es-es-es-esperar aquí.
—Bien, entonces mantente en silencio porque mis padres son muy estrictos.
—Pro-pro-pro-prometo no moverme— sonriendo antes de caer de espaldas en la cama donde estaba sentado.

Poco tiempo después Jaejoong lo vio salir del baño con una toalla en la cintura, estaba tan adormilado que no se movió de la posición en la que estaba. El desconocido debió pensar que estaba durmiendo por que se desnudó por completo y se vistió delante de él, Jaejoong se quedó absorto él siempre había creído que encontraría a alguien tan hermosa como su madre para enamorarse, nunca pensó que podía sentirse atraído por alguien de su mismo sexo hasta ese día.

Jaejoong se sentía extraño por lo que casi salto de la cama al sentir el tacto de la otra persona.

—Jongie no quería asustarte lo siento.
—Es-es-es-estoy bien.
—Qué bueno— sentándose tras él y cubriéndole los ojos con una moscada.
—Pa-pa-pa-para que es es-es-esto— tratando de quitarse la moscada.
—Es hora de tu sorpresa— abrazándolo— vamos yo te guio.
— ¿S-s-s-s-s-s-s-s-sorpresa? — inquirió ansioso.
—Sí, una sorpresa al cumpleañero más hermoso que he visto en toda mi vida, aparte de mi claro— riendo.
— ¿C---------------omo  su-su-su-su-supiste?
—Tengo mis fuentes— sacándole la moscada— aún no abras los ojos…Ahora…ábrelos ya.
—Wu--------------------------au
—¡¡Sorpresa!!
—C-c-c-c-c-c-c-como  sa-sa-sa-sabes  tanto  de  m-m-m-m-mi— señalándose.
—Tengo mis fuentes; espero que todo sea de tu agrado.

La terraza de la habitación estaba adornada por globos y serpentina con el rotulo de Feliz Cumpleaños por todas partes, la mesa central estaba llena de todos los platillos favoritos de Jaejoong y una enorme torta.

—Come despacio, nadie se va a llevar nada…y este— dándole una caja— es tu regalo, espero que te guste.


—…— abriendo la caja— wuau  q-q-q-q-q-que  hermoso  re-re-re-reloj  gracias.


—Te mereces eso y mucho y de ahora en adelante mi casa es tu casa y cualquier problema que tengas puedes venir a verme o si deseas puedo recogerte en tu colegio y llevarte a tu casa.


—G-------racias  por se-se-se-se-ser mi ángel de la gu-gu-gu-guarda.
—Nada de eso, para eso estamos los amigos no.


—Pu-pu-pu-pu-puedo  saber  cómo  m-m-m-m-me  co-co-co-conoces.


—Hace unos meses fui a visitar a un pariente lejano, él vivía al frente de tu casa y en una de las visitas te vi caminando por la acera, debes saber que realmente eres hermoso.


—E---------so  no  e-e-e-es  cierto— ruborizándose completamente.


—Claro que si deberías darte más crédito— acariciando sus mejillas.


—Y-y-y-y-yo  de-debo  irme.


—Aún es temprano quédate un poco más.


—N----------o  puedo  es m-m-m-m-muy…


—Está bien, por esta vez te dejare ir, pero la próxima te quedas en mi casa toda la noche.


Jaejoong se quedó totalmente deslumbrado desde la muerte de su madre en su casa no volvió a celebrarse el cumpleaños de nadie, al menos no de la manera como lo hacían antes; sus abuelos le preparaban una torta pero la fiesta era solo de tres, su padre nunca aparecía y los amigos que alguna vez había tenido lo dejaron de lado por completo. Era la primera vez que alguien era tan amable con él, que sabía de sus gustos, su cumpleaños e incluso le daba un regalo.



Notas de la autora:


—En las partes de Jaejoong que estén escritas de la siguiente manera —…— significa que Jaejoong se ha bloqueado; es común que las personas tartamudas se bloqueen y no puedan hablar, a veces aprietan los labios muy fuertes o los dientes y en ocasiones atascan la lengua detrás de los dientes y cuando tratan de hablar generalmente tiene que tensionar o forcejear la boca para poder hacerlo.

2 comentarios:

  1. por fin apareció el Ángel Yunho a el rescate de Jae y ni modo Yoochun ya tiene Jae quien lo defienda de ti
    Gracias

    ResponderEliminar
  2. Que cruel y malo es el inadaptado Yoochun, pero aparecio Yunho para hacer un poquito feliz al dulce Jae.

    Gracias!!!

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD