The Secret Code. Detective Agency: "The Curse of cupid" - Cap. 8

0 comentarios
Para un club que todavía estaba un par de días de la apertura oficial, ‘Bite’ estaba a tope. Los carteles de la puerta advertían que estaban prohibidos cualquier tipo de encantamientos y que las mordeduras serían denunciadas, sea de cualquier especie que fuera. Dentro de estas puertas habría vampiros, hombres lobo, faes... Incluso seres humanos.

Tan pronto como entraron, tuvieron atravesar por un mar de personas para llegar a la barra. Changmin sintió que destacaba con los mismos jeans y la camisa que había llevado al círculo de caza.

Todas las clases de seres vagaban alrededor del club, los vampiros solitarios y vigilantes, los hombres lobos agrupados en grupos. El hombre detrás del bar tenía lo que parecía una sonrisa permanente. Alto (pero no más que él), delgado y con el cabello castaño. Interesante. El chico cumplía todos los requisitos de Changmin. Bueno, los viejos requisitos. Los que había tenido antes de haber conocido a Yoochun...

«Guapo ¿No lo crees?»

Arriesgó una mirada a Yoochun, quien asintió con la cabeza hacia él. Sí. Estaba claro que había pensado lo mismo.

—Hola, bienvenidos a ‘Bite’ ¿Qué puedo servirles?— El castaño mostro una gran sonrisa amigable.

—Tres cervezas.

—Salen tres cerveza— el chico se apartó.

 Changmin miró a su izquierda a Yoochun, que estaba apoyado casualmente contra la barra. Vestido con unos malditos pantalones de cuero y camisa de seda apretada, estaba completamente apetecible. Su mirada cruzó el club, explorando a las multitudes. Jaejoong estaba a su derecha, absolutamente perfecto en pantalones cuero y una camisa escarlata, él también estaba atento y concentrado.

—Tus cervezas.

—Gracias. Me pregunto si has visto a este hombre—. Changmin deslizó la pequeña foto del fae que falta por encima del mostrador y el barman miró con curiosidad. Por lo menos buscaba, que era más de lo que la dríada había hecho en el círculo de caza.

—Sí, estuvo la noche anterior. Causó un gran revuelo por un tiempo, pero Jonghyun tuvo unas palabras con él y se fue—. El camarero deslizó una cerveza a un hombre lobo a pocos metros de distancia.

—¿Podrías señalarme a Jonghyun?— preguntó Changmin.

—Uhh…— Lo que el camarero había empezado a decir se perdió cuando un joven hombre lobo, un tanto más bajo que el barman, con pelo rubio platino y ojos marrones profundos, levantó literalmente al humano del suelo con la muestra más gráfica de besos públicos que Changmin jamás había visto. Definitivamente era suficiente contenido erótico para alimentar unos minutos y no ayudó cuando el camarero rodeó con sus piernas alrededor de la cintura del otro, aferrándose como una lapa, profundizando el beso. Después de por lo menos treinta segundos y toda una multitud llena de silbidos, el hombre lobo soltó al barman y lo abrazó cerca. El hombre empujó a su amante, sonriendo ampliamente.

—Alguien quiere hablar contigo, Jonghyun.

¿Este es Jonghyun?

Changmin le tendió la mano y Jonghyun inmediatamente la estrechó. Incluso dio la mano a Yoochun con un gesto amistoso. Era evidente que las relaciones de lobo/vampiro no eran tan tensas como en otros clubes.

—¿Cómo puedo ayudar?— Preguntó Jonghyun.

Changmin empujó la foto más cerca del gran hombre lobo y la golpeó.

—El camarero dijo que hablaste con él ayer por la noche.

—¿Eres un policía?

—Soy sólo un investigador privado, tratando de localizar a una persona desaparecida—. Changmin consideró sacar la foto del niño lobo también, pero algo detuvo su mano. No pedir un favor a un lobo para otro lobo era una de las lecciones que había aprendido. Tal vez podría hablar con el camarero al final de su turno. Si el hombre era un ser humano normal, no sería tan condenadamente territorial.

Jonghyun miró la foto y arrugó la nariz. Luego frunció el ceño.

—Jinki es mejor con las caras que yo— comenzó—, los faes me parecen todos iguales, pero si él dice que este fue el fae con el que hablé, entonces debe de serlo—. Estaba hablando bastante fuerte para sobreponerse a la música estridente. Changmin repentinamente deseó que el caso fuera más de pasar tiempo buscando pistas en tranquilas cafeterías que en clubs ruidosos.

—¿Podemos ir a algún lugar y hablar?— Dijo Changmin en voz alta.

—Sí, ve al final de la barra, podemos hablar en mi oficina.

Sonrió en agradecimiento y con Yoochun tras él, entró por la puerta privada. La música seguía fuerte, pero al menos se podía mantener una conversación sin alzar tanto la voz. Todavía tenía su cerveza en la mano y dio un trago largo. Yoochun se apoyó contra la puerta y cruzó los brazos sobre su pecho, siempre el papel de guardián vigilante.

—Entonces, ¿cómo puedo ayudarte?

—El camarero, Jinki…

—Segundo propietario. Mi compañero en los negocios y en la vida—. Jonghyun dijo esto sin margen para que cualquiera pudiera argumentar. Tal vez él tenía un montón de gente retrocediendo ante la mención de un lobo emparejado con un humano. Entonces Changmin recordó más de sus estudios paranormales.

¿Los lobos tienen compañeros? ¿Cómo era? ¿De por vida y todo eso?

—¿Su compañero es un ser humano?— Changmin preguntó con curiosidad e inmediatamente se arrepintió cuando sintió a Yoochun trasladarse a su lado. Mierda. ¿Estaba esperando problemas? Changmin nunca debería haber hecho una pregunta tan personal.

—Sí— respondió Jinki en su lugar—¿Quién lo hubiera pensado?— Sonrió—. Un hombre lobo enérgico y malo, y un humano simple y lindo ¿Eh?

Changmin sabía lo suficiente como para saber que estaba siendo molestado por hacer una pregunta personal tan directamente, se sintió avergonzado ¿Quién era él para juzgar? Por Dios.

—Mis disculpas— ofreció Changmin—. Esa fue una pregunta personal y no era mi intención ofender.

—No es cierto— Jonghyun respondió con una sonrisa irónica—. Hemos oído cosas peores. Pero sí, Jinki es mi verdadero compañero. Y sí, nos amamos. Y sí, nos mantenemos fuera para no soportar toda esa mierda. Ya te acostumbrarás a eso.

—¿Cómo?— Estaba confundido.

—Ya sabes, ser un humano con un paranormal.

—No soy...

Jonghyun sacudió la cabeza y soltó una carcajada.

—Apestas a él—dijo. Luego dio un gesto hacía Yoochun en el reconocimiento de lo que acababa de decir. Changmin miró directamente al dolor de la mirada de Yoochun.

¿Qué espera que haga? ¿Qué me suba sobre él como si fuera un árbol para demostrar al mundo que estaban teniendo sexo? Los vampiros no tienen pareja ¿Cierto? Estaban compartiendo sexo increíblemente y satisfactorio. La expresión de Yoochun se convirtió en impasible y su mirada se cerró. Changmin se dio cuenta de que probablemente lo había leído sin siquiera darse cuenta.

«Hablaremos más tarde» Pensó en su cabeza. Yoochun asintió con la cabeza.

—De todos modos— Jonghyun interrumpió los pensamientos de Changmin—. Este hombre estuvo aquí anoche. Trataba de hacerlo todo, bailar, besar, hablar, beber todo tipo de bebidas. No es que su acompañante estuviera impresionado con él, un tipo sirena, delgado. Ya sabes cómo son la mayoría de los faes, tensos, con los ojos que todo lo ven y acogedoras tríadas. La cosa es, que perdió a lo grande durante un tiempo. Entonces la sirena intervino e insultó a uno de mis empleados. Así que les lancé a la calle ¿Por qué necesitas encontrarlo de todos modos?

—Los otros dos en su tríada han informado de su desaparición—. Changmin no le importaba compartir información si ayudaba—¿Puede decirnos lo que dijo?

—Lo que los faes dicen no tiene mucho sentido, pero la sirena gritaba y decía cosas— se encogió de hombros—. No tengo mucho tiempo para sirenas así que lo que digo puede ser debido por lo que pienso. Sean advertidos.

—Está bien—sabía todo acerca de los prejuicios, eso era lo que lo mantenía a salvo.

—Me parece que el fae lo puso a raya. Le aparté del tipo sirena y le pregunté si necesitaba ayuda de algún tipo. Jinki y yo hacemos trabajo en el refugio de la quinta calle y podríamos haberle llevado allí, con o sin sirena.

—¿Quiso ir?— Preguntó Yoochun.

—Eso era lo raro. Para todo el alcohol que había bebido, y por todo el comportamiento fuera de lugar, insistió en que la sirena era con el único que se iba a casa ¿Qué más puedo decir?

—¿Podría el fae haber estado bajo un hechizo de sirena?

—Viste las señales en el camino. Tenemos una barrera, un nuevo sistema de vigilancia y bloqueo. No cualquiera podría entrar si se está utilizando un canto de sirena sobre él.

—¿Luego se fueron?

—Justo después de la medianoche. Los seguí hasta la carretera. Esa fue la última vez que los vi. A pesar de que sin duda le puedo dar el número de la compañía de taxis que vino y los recogió. Si te ayuda.

—Gracias—. Dijo Changmin serio. Una compañía de taxis significaba un conductor que podía recordar algo. Esa podría ser la pista que necesitan.

La puerta se abrió de golpe y Jinki entró en la habitación y luego cerró la puerta para evitar el ruido

—Hey ¿Todo bien aquí?— Miró curioso y cuidadoso y de inmediato se puso al lado de Jonghyun, entrelazando su mano con el lobo. ¿Había venido aquí para proteger a su amante? Eso, del alguna forma, era ser un dulce suicida, en dado que estuvieran en medio de un enfrentamiento de un vampiro/lobo si las cosas hubieran ido a mal.

—Todo está bien. Buscaban al fae que falta y les dije lo que sabía.

—Debes preguntarles, Jonghyun—. Dijo Jinki con firmeza.

—Ahora no, Jinki— extendió su mano a Yoochun y luego a Changmin. Changmin ignoró el último comentario extraño hecho por el otro ser humano.

—No... Espera— Jinki ordenó claramente. Changmin tenía la mano en el pomo de la puerta, pero se detuvo.

—Jinki. Te dije que no—. Dijo Jonghyun. No hubo advertencia en su voz.

—Nadie más está escuchando—. Espetó.

—Es mi trabajo, no hay nadie más.

—Es mi trabajo— respondió con suavidad. Changmin se volvió hacia la pareja. Jinki estaba mirando a Jonghyun con una mirada suplicante en su rostro. Jonghyun se limitó a estar de piedra y camino más allá enojado y moviéndose furioso—. Ella es mi sobrina…— Ante esas palabras, Jonghyun visiblemente se desplomó y luego se sentó en el sillón de cuero detrás del escritorio. El dueño del club era confiado pero en su lugar ahora estaba un lobo con la tensión y pesar pegados en la cara. Cuando Jinki cayó de rodillas junto al lobo, fue claramente su perdición.

—Pídeselos entonces— dijo en voz baja.

Jinki tocó a Jonghyun en la cara. Suavemente apretó los labios en cada párpado. Changmin se preguntó por los besos ¿Era una cosa de lobos? o simplemente algo que esta pareja hacía. Jinki puso su mano sobre el lugar donde el corazón de Jonghyun estaría.

— Te amo, Jonghyun

Changmin sintió que se estaba entrometiendo un momento íntimo, más íntimo que el show en la barra.

—Dinos—. Le animó

—Hay un niño lobo que falta. Una niña. Ella tiene cuatro años y creemos que la madre tuvo algo que ver con eso. La manada la está cubriendo.

Changmin esperó a Jonghyun para defender las acciones de su manada, pero el lobo, simplemente se encogió de hombros. Sabía que las manadas eran cerradas y territoriales, pero si lo que Jinki estaba diciendo era la misma niña que estaba buscando, entonces todas estas puertas cerradas eran cada vez más ridículas. Sacó la foto de la niña, dudó cuando estaba a punto de colocarla en posición horizontal sobre el escritorio, tanto para que Jonghyun y Jinki la viesen.

—¿Está vinculada con la manada Kangin?— Preguntó en su lugar.

Jonghyun lo miró y asintió con la cabeza y en ese momento Changmin colocó la imagen en la superficie.

—Es ella—Jonghyun asintió—. Esa es Yoonmi.

—Tenemos una hipótesis de que ha sido secuestrada por una bruja.

—No— Jonghyun se puso de pie con un gruñido, y Jinki se levantó en pie. Rodeó la mesa y Changmin dio un paso atrás. No había de que preocuparse. Yoochun estaba allí, un objeto inamovible entre él y el lobo—. Pensamos que era su madre está ocultándola del alfa para asustarlo. Ella lo ha hecho antes ¿Una bruja? Eso no puede estar bien. La manada no oculta cosas así...

—¿Cómo sabes eso?— Interrumpió Jinki. Tenía una mano calmante sobre Jonghyun, pero parecía tan angustiado como él. Changmin miró a Yoochun.

—Es sólo una hipótesis de trabajo. Pero tenemos que seguir su rastro y con cada lobo que tratamos de hablar se vuelve un callejón sin salida. ¿Qué puedes hacer para ayudar?

De repente, todos los pensamientos del fae desaparecido fueron empujados a un lado. La niña desaparecida era lo importante aquí.

—¿Cómo lo hiciste...? ¿Lo que hizo...?— Jonghyun lo miró sin palabras. Todo el mundo se sorprendió cuando la puerta se abrió y esta vez Jaejoong entró en la habitación. La puerta cerró el ruido y Jaejoong se quedó mirando a su alrededor con los ojos entrecerrados.
—Es de la manada Kangin— avisó Jaejoong—. La niña que falta es la hija de su cuñado—. Esperó la reacción y frunció el ceño cuando no hubo ninguna.

—Kangin es tu cuñado y el líder de la manada—. Changmin resumió cuidadosamente.

—Y Yoonmi es su sobrina— dijo Jinki con suavidad—. Hemos estado buscando, pero las puertas se estrellaron en nuestras caras tanto como en la tuya. Cuando Jonghyun me conoció, fue sólo a través de la participación de Kangin y fui aceptado como verdadero compañero de Jonghyun. No vivimos con la manada y no confían en nosotros.

Jonghyun abrazó a Jinki y enterró su rostro en el cabello rubio de Jinki, inhalando profundamente. El aroma pareció calmarlo y desapareció el mal genio y los dientes en un instante.

—Mi lobo odia que la manada no me deje hacer nada. Nunca abandones a un cachorro, pero quieren mantener todo muy cerca de ellos. Mi hermano tuvo un lavado de cerebro en el que piensa que sólo los lobos pueden ayudar a los lobos. Esa es parte de la razón por la que…— Se calló—. El alfa es un buen hombre atrapado en una red de política y de lucha contra los desafíos de los partidos de izquierda, derecha y centro. La manada no tenía nada más que un territorio que defender. Ahora, la manada de Kangin tiene participaciones globales, las escuelas, los fondos de la universidad... Y tantos otros tratan de luchar contra el Alfa por eso. Pensamos que fue un Alfa rival el que había tomado a la niña para proporcionar algún tipo de influencia, pero no nos pidió nada.

Toda la lucha había dejado exhausto a Jonghyun, quien se recostó sobre la mesa e inclinó la cabeza. Yoochun dio un paso adelante y puso una mano sobre el brazo de Jonghyun.

—¿Puedes cambiar aún?— Le preguntó.

Jonghyun enarcó las cejas.

—Todavía no. A pesar de que no pasará mucho tiempo— añadió con orgullo—. No en esta luna llena, pero tal vez la próxima ¿Eso es importante?

Yoochun miró a Changmin y todo lo que Changmin quería hacer era salir de la habitación y no romper el corazón de Jonghyun al decirle lo que pensaba. Al final, no pudo dar la vuelta y correr. Tenía que decirle a Jonghyun la verdad.

—Los hechizos de las brujas necesitan los huesos de un lobo, pero sólo los huesos de un lobo capaz de cambiar para que sean más fuertes.

—Eso creemos— Yoochun se apresuró a añadir.

Jinki entrelazó sus brazos alrededor de Jonghyun y le llegó el turno a enterrar su cara en el cuello de Jonghyun y mantenerlo cerca. Changmin observó este apoyo compartido y de repente deseó que Yoochun le sostuviera. La fuerza de la emoción en la habitación era tan intensa que le dolía.

—Encuentre su...— Jonghyun tartamudeó. La emoción se atragantó con su voz y parecía roto—. Tenemos que encontrarla.

—La encontraremos. Juntos podemos encontrarla— Yoochun simplemente respondió.

—¿Un vampiro y un lobo trabajando juntos? ¿Contra el sistema de la manada?— Murmuró Jonghyun. Hablaba más para sí mismo que para el resto de la habitación—¿Los problemas nunca cesan?

~:♥:~:♣:~:♦:~:♠:~

Changmin y sus vampiros dejaron el club sin más información real sobre la niña desaparecida, pero por lo menos con la posibilidad de trabajar con otros para encontrarla. No podían hacer nada hasta que se encontraran mañana en la parte trasera del club. Los olores de la ciudad eran demasiado por la noche y todos estuvieron de acuerdo en que necesitaban tener las cabezas tranquilas. Nadie había dicho una cosa cuando Jonghyun dijo que iba a estar fuera explorando esta noche, después de todo era el tío de la pequeña Yoonmi, primero había pensado que la niña era peón en un juego entre Kangin y su esposa, y ahora pensaba que su sobrina estaba realmente perdida. El lobo había dejado a Jinki en silencio en el bar cuando se había cerrado. Jinki estaba destruido y Changmin deseaba tener palabras para animar al otro humano. Un simple «Todo estará bien» era como poner una tirita en una herida de bala. No servía en absoluto.

Caminando de regreso a casa, desanimado permitió a Yoochun que le apretara la mano en silencio. Jaejoong estaba silbando una melodía en voz baja. Las notas que salieron de sus labios fruncidos se colgaban un momento en el aire de la noche antes de desaparecer en un instante. Los sonidos eran otra clase de hechizo, supuso. Una vez que estuvieron en la casa, de inmediato se dirigió a su oficina. No había manera de que él estaba dejando de lado la pista del fae. Dos llamadas más tarde tuvo una serie de pistas escritas en un pedazo de papel. Al parecer, el hombre que condujo, Myungsoo, era un buen hombre con una memoria fotográfica, eso ayudaría. El taxista estaría de vuelta en el servicio de la mañana, y por mucho que Changmin había intentado, no pudo conseguir el domicilio o número de este Myungsoo.

—Deberías dormir un poco—Yoochun estaba apoyado en el marco de la puerta y tenía un aspecto inmejorable. Changmin estaba apoyado en el mostrador. No había nada que pudiera hacer por unas horas y Yoochun tenía razón.

Él estaba cansado.

Yoochun tenía razón cuando Changmin cayó de bruces sobre el colchón, completamente vestido. Permitió que Yoochun lo desvistiese, incluso le permitió tirar de las sábanas sobre él. No discutió cuando Yoochun subió también y acercó su cuerpo caliente contra Changmin, y se puso de cuchara desde atrás.

Changmin estaba demasiado cansado para discutir.

De todos modos, era bastante agradable. 


0 comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD