The Secret Code. Detective Agency: "The Curse of cupid" - Cap. 10

2 comentarios
Changmin no podía ir a ninguna parte de la agencia sin encontrarse al fae alrededor de una pulgada de distancia de él.

—Puedes sentarte en mi oficina—. Le había dicho en más de una ocasión, la última de ellas cuando casi había tropezado con la masa inmóvil mientras ponía los archivos fuera del gabinete.

—No puedo— respondió el fae. Changmin suspiró. No podía dejar de pensar en el fae como 'el fae', sobre todo si tenía que decirle al individuo que se alejase del espacio personal de Changmin.

—¿Cómo te llamas?— Preguntó Changmin.

—Ellos no tienen nombres— Kyuhyun señaló. El fantasma era otra sombra que no parecía querer que Changmin tuviera tiempo para sí mismo.

—Tenemos nombres— protestó el fae—, son secretos—. Se acercó a Changmin y luego en un movimiento extraño inclinó la cabeza y apoyó la mejilla izquierda sobre su pecho, donde estaba su corazón. Él estaba presionando muy duro y Changmin estaba literalmente atrapado entre el gabinete y el fae. Sin más, empujó suavemente al fae y se deslizó entre él y el gabinete.

—¿Cual es?— Changmin preguntó de nuevo.

—¿Cual es qué?— Respondió el fae.

—¿Tu nombre?

—Oh, eso. Kibum.

—Bueno, Kibum, tengo que concentrarme en algunas cosas ¿Qué tal si Kyuhyun te lleva a la cocina y te muestra donde está el café?— ¿Acaso los fae tomaban café? Kibum había bebido una gran cantidad de todo lo demás en el bar del lobo, por lo que supuso que ofrecer café no era demasiado extraño.

—¿Puedo tocarte otra vez?— Preguntó Kibum. Se acercó más, pero esta vez Changmin había logrado abrir la puerta detrás de él y pudo huir. Pasó a Jaejoong en las escaleras. Él dio un paso atrás y salió de su camino.

—¿Qué pasa?— Le preguntó.

—Kibum es como un chicle— espetó—  por más que trato de quitármelo de encima, se me pega más. Él quiere tocarme por mucho tiempo.

—Tienes un efecto en él, algo que no he visto antes— contesto un Jaejoong pensativo—. Le calmas.

Changmin apartó los pensamientos de lo que eso significaba. Ya había asignado el frotarse como un gato al hecho de que Kibum estaba agradecido con él por el rescate. Pensando en cualquier otro motivo de la acción le hacía dudar de sí mismo, y por lo tanto no iba a ir por ese camino.

—Lo que sea—.Changmin resumió todo perfectamente.

Kibum apareció en lo alto de la escalera y miró a Changmin con una expresión de nostalgia en su rostro. Changmin puso a Jaejoong entre los dos y entonces entró a su oficina. Al cerrar la puerta dio un largo respiro, había demasiados paranormales en su vida.
¿No que los faes estaban desesperados por encontrar a su tercero? Se estaban tardando mucho.

—Jaejoong tiene un fae acorralado— anunció Yoochun cuando irrumpió en la oficina.

—Bien— murmuró Changmin—. Me estaba volviendo loco.

—¿Jaejoong?

—No, el fae, Kibum.

—¿Por qué?

—Estaba en mi espacio, y frotándose contra mí.

Yoochun consideró las palabras por un momento y muy deliberadamente cerró la puerta.

—Podría ser que, por un accidente o no, el fae te dio el don de la satisfacción sexual.

Changmin parpadeó al escuchar las palabras que vinieron del vampiro.

—¿Qué demonios?— Se preguntó.

Yoochun negó con la cabeza. No se veía más feliz de lo que acababa de decir a Changmin.

—Lo rescataste. Y por eso él cree que te debe algo.

—No lo necesito, gracias.

—Es un poco peligroso sumado a la maldición que ya tienes sobre ti.

—Soy un ser humano. Yo no soy parte de este mundo paranormal de mierda.

No podía dejar de estar enojado con Yoochun. Yoochun visiblemente retrocedió.

«Mierda»

—No, Yoochun—. Changmin agregó con impotencia.

—¿Por qué no puedo ser yo? ¿Porque soy parte del mundo paranormal de mierda?— dijo Yoochun con tristeza—. Has dejado claro que lo que tenemos es sexo, y no confías en que no estoy usando mi control sobre ti—. Se encogió de hombros—. Voy a pagar por la habitación de al lado para estar cerca de ti, pero no voy a obligarte a nada que no quieras hacer.

Exasperado consigo mismo y con su boca y la actitud abnegada de Yoochun, Changmin se levantó y se apartó de la mesa y apretó a Yoochun contra la puerta.

—Yo no quiero que te vayas a ninguna parte

—Está bien— contestó Yoochun con incertidumbre.

Changmin se acercó y acarició el rostro de Yoochun con sus manos

—Creo que tenemos algo que me asusta. Algo que está pasando tan apído que no puedo controlarlo, y eso también me asusta. Tú y yo juntos… eso se siente bien. Cuando no dejas de ser tan necio, cuando eres endiabladamente posesivo— cerró los ojos y apoyó su frente contra la de Yoochun—… Cuando estaba dentro de ti, cuando nos abrazamos, cuando me protegiste—… Fuera de toda esta locura, la única cosa que él no quería que sucediera era que Yoochun se alejara. De alguna manera sentía algo más que lujuria por este hermoso vampiro que estaba loco por él.

—Lo siento si he dicho algo malo— Yoochun ofreció suavemente—. No quiero ser como los fae, siempre en tu espacio y obligarte...

—Te quiero junto a mí— susurró. Tan pronto como las palabras salieron, casi deseó poder decirlas de nuevo ¿La maldición es responsable de estas palabras? ¿De verdad Yoochun es totalmente incapaz de usar su encanto sobre mí?

—Changmin, te amo más de lo que alguna vez se supone que amaría— esa fue la sencilla respuesta de Yoochun.
Changmin pensaba que era una declaración demasiado precipitada, pero ya que el vampiro podía leer su mente, decidió que la pensaría más tarde. Yoochun habló de nuevo—. Siempre lo haré.

El timbre sonó y Changmin se apartó de Yoochun. Examinó la expresión de la pálida cara con una mezcla de amor y cuestionamiento y tristeza en el vampiro. Se inclinó y lo beso. La puerta se movió detrás de ellos y de mala gana se separaron.

Los otros dos miembros de la tríada entraron en la oficina, detrás de un agitado Kyuhyun, que estaba murmurando en voz baja, algo acerca de "líos" y "gatos". Lo último que Changmin quería era tener un Kyuhyun molesto colgado alrededor de sus clientes.

—Gracias, Kyuhyun, eso es todo—. El fantasma lo miró con desdén y luego resopló ruidosamente antes de desaparecer en una estela de humo tenue de la habitación. Jaejoong y Kibum entraron en la sala y los tres fae se abrazaron durante mucho tiempo. Estaban hablando, pero Changmin no podía entender las palabras suaves. Esperó pacientemente a que Yoochun y Jaejoong se apoyaran en la puerta, vigilantes. Changmin sonrió cuando Kibum se volvió hacia él. Pero la sonrisa desapareció cuando, en un movimiento suave, Kibum lo arrastró hacia atrás en un beso digno de una película en blanco y negro. El beso hormigueó, luego quemó, y por ultimo una sensación recorrió a Changmin como ninguna otra. Hielo seguido por fuego y perseguido por mareos.

Cuando Kibum lo dejó en libertad, los ojos de Changmin fueron a Yoochun y Jaejoong. Dieron un paso más cerca, pero algo los hizo parar. Estaban allí como mimos presionando contra una lámina de vidrio invisible. «Una especie de barrera mágica» Yoochun asintió como respuesta. Kibum fue reemplazado por el fae número dos, cuyo beso era como un día de verano, fresco y brillante. Mierda, se sintió muy mareado. Débilmente, empujó al fae dos, pero eso sólo significó que el dos fue sustituido por el fae tres, que murmuró un encantamiento bajo y suave antes de robar un tercer beso.

Entonces todo se volvió negro.


~:♥:~:♣:~:♦:~:♠:~


—¿Changmin? Changmin, despierta, cariño—. Algo golpeó su rostro.

«Eso duele»

—Diablos, no va a despertar en todo el año— dijo Yoochun.

—Está abriendo los ojos— señaló Jaejoong.

—¿Qué ha pasado?— Preguntó Changmin. Él parpadeó mientras sus ojos se adaptaban a la luz, vio que estaba sólo él y los dos vampiros en la habitación— ¿A dónde fue la tríada?

—Ellos hicieron lo suyo y luego se fueron— respondió Jaejoong— Cuando pudimos acercarnos a ti, estabas en el piso y te llevamos al sofá— . Yoochun agarró su mano. Changmin sintió la presión y le dio la bienvenida. Comenzó a sentirse menos mareado.

—¿Lo suyo?

—Resulta que, la directiva 2573 de los Estatutos Paranormales/Humanos, significa que no pueden otorgar un "gracias" a través del sexo completo— esa era la voz de Kyuhyun que atravesaba la pared para unirse a la escena— pero pueden darte un beso.

—Ellos otorgaron ¿Qué? No lo entiendo...

—Has sido bendecido por los fae— dijo Yoochun en voz baja. Alargó la mano y tocó con un dedo la mejilla de Changmin—. Han dejado su huella en ti—. Changmin se tambaleó de pie y se acercó al espejo. Yoochun tenía razón. En el pómulo izquierdo había una pequeña estrella que brillaba cuando volvió la cabeza. Con un dedo, frotó la marca, pero no había manera de sacarlo.

—Me han tatuado—. Protestó Changmin.

—Los fae llevan runas en sus rostros. No veían ninguna razón para no hacerlo que marcarte de manera similar.

—Pero ¿Qué significa?— Changmin estaba confundido—¿Qué significa ser bendecido por un fae?

Yoochun se encogió de hombros

— No estamos completamente seguros. Se fueron antes de poder pedir los detalles completos.

—Si es algo como lo que le pasó a la sangre de Taekyung, entonces Changmin ahora está marcado como especial en el mundo de los fae— respondió rápidamente Kyuhyun.

— Taekyung se mató tan pronto como recibió la bendición— dijo Yoochun al instante. Él agarró a Changmin y se mantuvo firme—. No vas a morir—. Yoochun parecía desesperado.

— Taekyung no pudo con el toque de los fae— aplacó Jaejoong—. Le tomó tres semanas para recuperar la conciencia. Mira a Changmin, está despierto y se siente bien.

Ni tan bien. Se sentía cansado y con hormigueo y su mejilla estaba entumecida tal y como si un dentista le hubiera aplicado anestesia. Por lo demás, no se sentía triste, y mucho menos suicida.

—Estoy bien.

—Una de las cosas buenas es— continuó Jaejoong— que la tríada rompió La Maldición de Cupido. Puedes salir en público ahora.

—¡Gracias por los pequeños favores!— Murmuró Changmin—. Sin ánimo de ofender, pero ese collar de conchas era horrible.

—Nadie lo toma— se rió Jaejoong—. Voy a dejarlos para que solucionen sus cosas—. Salió y cerró la puerta tras de sí.

—No podía detenerlos—. Yoochun le susurró al oído—. Traté de hacerlo.

—¡Hey!— Gritó el fantasma— aun sigo aquí. Tengan la decencia de esperar a que todos los presentes se hayan marchado para empezar a hacer sus cosas— . Kyuhyun se esfumó por la pared con un aire muy indignado. Yoochun iba a acercarse a Changmin cuando el fantasma hizo un nuevo acto de aparición—. Por cierto, los faes dejaron tu paga en el piso de la entrada. Mejor vas por ella antes de que la Gárgola te la robe— y se volvió a ir.

Ambos rieron. Tal vez la compañía no es tan mala. Pensó Changmin.

—Lo sé— respondió a Yoochun—, te vi.

—Si algo te pasara, me gustaría irme contigo. Si mueres, entonces no morirás solo.

Si las palabras habían sido pronunciadas en voz alta con gran estilo vampiresco teatral, entonces Changmin las habría desechado. Pero la voz de Yoochun era tranquila y llena de emoción. Ese fue el momento en que Changmin sabía que los sentimientos que sentía hacia su acosador con colmillos eran reales.


~:♥:~:♣:~:♦:~:♠:~


El expediente del fae se cerró y Changmin no se sentía tan mal. Bueno, por lo que aún tenía, le faltaba un lobo que encontrar, pero una victoria es una victoria y la tomaría mientras decidía qué hacer a continuación para encontrar a Yoonmi. El timbre volvió a sonar y, cuando nadie hizo nada para abrir la puerta, Changmin fue a averiguar qué siguiente misterio podía aparecer en su puerta.

No había nadie allí. Pues bien, ninguna persona por lo menos. Había un gato, un gato de ébano con grandes ojos verdes... y una caja. Changmin no era una persona de gatos, pero estaba intrigado por la pequeña y sencilla caja que tenía su nombre escrito en él.

—¡Los hechizos de sirenas no funcionan en mí!— Gritó a la calle, en caso de que una sirena estuviera escondida esperando a que él cayera en la trampa.

—Por supuesto que no—. Respondió una voz. Changmin entrecerró los ojos y miró a su alrededor.

No había nadie allí e ignoró las palabras, después de todo, aun se sentía los estragos de los besos de los faes, así que tal vez eran producto de su imaginación. Él cargó la caja y cerró la puerta antes de dirigirse a su oficina.

La caja tenía una tapa suelta. Curioso, la abrió, en el interior había una nota y una sola cinta roja. Un escalofrío recorrió su brazo al tocar el material sedoso. Le pareció oír un niño llorando y sintió como un miedo rasgó a través de él. No era su miedo, era el de ella. Se detuvo cuando tomó sus dedos fuera de la cinta roja. Extraño, tocó de nuevo y reanudó el llanto ¡Malditos bastardos de mierda! Retrocedió, pero no antes de coger la tarjeta y darle la vuelta para leerla.

El mensaje era simple.

Esto me fue enviado. La sangre de mi hija está en esto. No puedo
oler su aroma, pero espero que puedas rastrear su procedencia.
Encuéntrala. Por favor.

Changmin se dejó caer en el sofá. Sin duda, un hombre lobo sería más adecuado para localizar la sangre. La puerta se abrió de golpe y Yoochun corrió hacia él, la preocupación grabada en su rostro.

—¿Qué pasó?— Preguntó Yoochun.

—Kangin dejó una evidencia, o al menos supongo que era él. No entiendo por qué. Es una cinta con sangre. ¿Seguramente puede utilizarla para olerla?— Preguntó Changmin.

Yoochun cogió la caja y respiró profundamente.

—La magia la encubre— resumió—. No puedo oler más que el grupo sanguíneo. Nada de un lobo, niño o no.

—Entonces ¿Por qué yo...?— Changmin no quería decirlo. Pero ¿Por qué iba a tocarla y oír un llanto?

—¿Por qué puedes qué?

—¿Recoges la cinta por mi?— Preguntó Changmin. Yoochun retiró la cinta de la caja y se la enrolló en la mano. Miró hacia abajo en la tela—¿Oyes algo?

— No— Yoochun frunció el ceño.

—No puedes. La oigo llorar y siento su miedo.

Yoochun puso la cinta en la caja y se puso en cuclillas frente a Changmin y le agarró las manos con fuerza.

—Es probablemente una cosa fae—. Yoochun comenzó con cuidado.

—Entonces ¿Qué estás diciendo? ¿Qué puedo escuchar la angustia y sentir el dolor de los demás? Eso no es un regalo, Yoochun.

—Voy a hacerte un café—tardo en contestar y eso no le gustó nada a Changmin— . Entonces vamos a sentarnos y pensar en esto.

—Está bien—. Esperó hasta que Yoochun salió de la habitación y luego hundió la cabeza entre las manos, él no quería experimentar el dolor de otras personas… Pero si así podía sentir una ubicación para la niña.

Sí, si se concentraba podía sentir el frío en los huesos y el estado de ánimo de la persona gritándole. Pero él no quería nada de eso.

—Bueno, tienes que aguantar—. Una voz le dijo en términos inequívocos.

Genial. Ahora la gárgola de su tío estaba hablando de él. Pero no en su habitual gruñido, demonios ¿Cuando había comenzado a leer sus pensamientos? Al abrir los ojos, Changmin se centró en la gárgola, pero la piedra no se movía de alguna manera para indicar que se había movido.

—Por aquí—la voz señaló. Changmin miró hacia el suelo, al mismo gato negro que había estado en la puerta.

 Me estoy volviendo loco, pensó

—Me estoy volviendo loco— dijo en voz alta—. Ahora escucho cosas.

—Es real— respondió el gato. Bueno, la extraña voz, por lo menos. La boca del gato no se movió. Estaba mirando a Changmin con una intensidad verde enfocada.

Yoochun regresó a la habitación con dos tazas, y las puso sobre la mesa.

—El gato me habló.

Yoochun levantó las cejas y miró a la figura felina que se enroscaba en las piernas de Changmin.

—Me preguntaba cuándo es que ella se presentaría.

—Soy él— pensó el gato.

—Es él— repitió Changmin. Luego cerró la boca. ¿Qué estaba haciendo hablando de una alucinación como si fuera real?

—Era inevitable que iba a encontrarte—  Yoochun se encogió de hombros

—¿Qué?— Changmin estaba confundido. El gato se estiró, luego saltó en el lado del sofá junto a Changmin—¿Cómo que me encontraste?

—Tan pronto como la maldición de la bruja estuviera rota, su familiar podría estar buscando un nuevo hogar. Buscando una más fuerte que la magia de bruja.

—¿Un familiar? … ¿El gato es como una entidad sobrenatural que ayuda a una bruja?— Recordó lo que había aprendido de sus días en la universidad ¿Las viejas brujas tienen gatos negros? ¿Gatos negros malos que ayudan a las malditas bbrujas?

—Mi nombre es Xia— pensó el gato—. Soy negro, pero no es malo ¡Prejuicioso!—. Xia se colocó delicadamente sobre el regazo de Changmin y se hizo un ovillo—. Me voy a quedar, Mágico-humano-Changmin.

Yoochun parecía tomar todo con calma, pasó a Changmin un café. Tomó su bebida entre sus manos, se sentó junto a Changmin y se apoyó en él.

—¿Estás bien?— Le preguntó preocupado, Changmin pudo notarlo a través su neblina mental ¿Qué carajos había pasado?

—Tengo el gato de una bruja como una mascota que habla conmigo—comenzó— . Por no hablar de que tengo un fantasma que le parece divertido molestarme con que es más inteligente que yo, y una gárgola que se pone de mal humor y le gusta husmear entre mis cosas; luego están los hombres lobos que amenazan con quitarme la cabeza de mi cuerpo si me meto en sus negocios de manada, y otros hombres lobos que buscan que les ayude en casos en los que no quieren que me entrometa; por si fuera poco, también hay dos vampiros, uno que coquetea conmigo y otro de quien me tiene prendado... No, Yoochun, teniendo en cuenta el hecho de que hace tres meses estaba en contra de lo paranormal y a favor de mantenerme en las áreas separadas de la ciudad, realmente no estoy bien.

—Creo que estás en shock— amablemente acarició su brazo con suavidad.

—¿Eso crees?— Resopló Changmin.

—Todo va a estar bien una vez que aceptes este nuevo camino de los tuyos. De todos modos, supongo que la cinta es una pista, sin embargo. Eso es bueno, ¿verdad?

De repente determinado, Changmin empujó a Xia de su regazo. El gato maulló en protesta cuando Changmin se puso de pie. Yoochun camino hacia él.

—Está bien—. Dijo Changmin con firmeza—. No podemos darnos el lujo de parar esto ahora que Yoonmi debe ser capaz de cambiar pronto. Necesitamos rescatarla y por alguna razón, un buen número de personas creen que puedo ser su única esperanza.

Yoochun cruzó los brazos sobre el pecho y asintió con la cabeza

—¿Qué quieres que haga?— Le preguntó.

Changmin se sentó detrás de su escritorio y sacó la cinta hacia él con un lápiz.

—Trae a Jaejoong aquí, y a Kyuhyun.

—Está bien.

—Tenemos un caso que resolver.




Fin del caso uno.

2 comentarios:

  1. Anónimo9/07/2015

    Esta muy interesante, quiero saber como termina el caso de la niña y que exactamente es changmin. Por favor continuenlo!!!

    ResponderEliminar
  2. Wooo, por alguna razón percibo esta historia como la de un anime xD, tienemomentos graciosos y personajes divertidos y variados, me encantó este fic, creo que changmim terminará siendo una magical girl xD x aquello de la mascota mágica ja ja, seguiré leyendo, me intriga lo de la pobre niña lobo

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD