Sí me tenías - Cap. 5

4 comentarios
EL GOLPE DE UNA TRAICIÓN


– ¡Suéltame!


Yoochun se vio forzado a dejar a Junsu debido al empujón que este le propinó. Así que cuando se separaron, fue fácil identificar la mirada furiosa del menor y su brillo labial ya corrido por el mentón.


– Tú respondiste al beso.


– Igual terminé detestándolo. Yoochun, solo déjame en paz.


En esta ocasión la voz de Junsu había sonado cansada. Yoochun acomodó su cabello y mirando hacia otro lugar murmuró


– No puedo dejarte, no sé si es porque te amo o te odio tanto…


En ese instante, los nudillos de los puños de Junsu se intensificaron.


– Idiota, en nosotros no existe el amor, nadie que se trate como lo hacemos ama. Estoy cansado de verte, de que quieras hacer lo que se te antoje conmigo. Yoochun, entiende que no tendrás nada de mí nunca. Puedo tirarme a toda a la universidad si así lo quisiera, pero jamás te daré el gusto de sentirme. Ahora solo déjame tranquilo y desaparece de mi vida que no haces más que molestar.


Yoochun quiso detenerlo, pero Junsu había sido más rápido y salió rápidamente de ahí.


Y eso pudo ser lo mejor.


Porque ya era tiempo que Yoochun dejara a Junsu para ser realmente feliz.


~~~
Te espero en el auditorio, quiero que conozcas a alguien.
                                                                                         Yunho


Yunho terminó de enviar un mensaje desde su celular y le sonrió nuevamente a la persona que tenía al lado.


– No sabía que participarías del Dream concert.


– Sí, te hablé de Jaejoong ¿Cierto? – Junsu asintió– Él está de regreso en la universidad y vamos a presentarnos.


– Eso suena genial.


La sonrisa manifestada por Junsu en ese instante no pudo ser más falsa.


– Yo también quiero participar ¿sabes?


– ¿De verdad? Junsu, serías un gran rival, te he escuchado cantar y eres asombroso.


– Sí, bueno…Gracias.


Jaejoong podía recordar perfectamente donde estaba el auditorio, así que, al leer el mensaje que le dejó Yunho fue de inmediato. A decir verdad, amaba estar ahí nuevamente, pero también le asustaba mucho, por eso es que necesitaba estar al lado de Yunho. Quería sentirse seguro.


Por eso, cuando divisó a Yunho al lado de un hombre más pequeño al que no le alcanzó ver el rostro, supo que tenía que acercarse.


Mientras bajaba las escaleras para por fin entablar una conversación con ambos, sintió esa figura algo más familiar.


Jaejoong afinó la mirada e incluso se detuvo


Porque sintió algo.


Quizás sus ojos no podían reconocerlo, pero su corazón sí.


  • ¿Qué pasa que no terminas de bajar?


Jaejoong sintió que Yunho saltó un par de escalones para tomarlo de la mano y hablar efusivamente.


  • Quería que lo conocieras, él es Kim Jaejoong.


Fue entonces que Jaejoong vio que esa persona por fin dejó ver su rostro. Después de eso, Jaejoong sintió que no podía moverse. Sus ojos estaban fijos en él.


Cabello rubio, lacio; labios rojos; mirada firme. Era la misma persona pero muy distinta de quien recordaba.


  • Junsu…


El mencionado sonrió y subió las escaleras necesarias para que Jaejoong pudiera verlo desde más cerca.


  • Es bueno que aún puedas recordarme ¿Cómo has estado?


Jaejoong apenas podía pensar en una respuesta, pero oía hablar de forma fluida a ese Junsu que lucía más confiado y hermoso que nunca.


  • ¿Jaejoong, ocurre algo? – Yunho habló tratando de hacerlo reaccionar-


  • No, es que… yo… estoy bien.


  • Vaya, parece entonces que ambos se recuerdan. Eso es bueno.


Junsu soltó una pequeña risa.


  • Es imposible que no recuerde a alguien como Kim Jaejoong. Me da gusto que él no me haya olvidado a mí también.


Jaejoong tenía la mirada baja hasta que escuchó ese comentario. ¿Junsu de verdad estaba actuando así de normal después de todo lo que pasó? Jaejoong tenía la mano de Yunho así que la ajustó un poco.


  • Bien ¿Qué tal les parecería un café? – Yunho preguntó un tanto sorprendido por la acción de Jaejoong-


Junsu seguía radiante, esbozando una sonrisa que parecía hasta sincera. Los ojos que no habían dejado de mirar a Jaejoong seguían firmes solo apartándolos un minuto para mirar sus manos enlazadas. Jaejoong pudo notar aquello y bajó un poco más el rostro, dándole a Yunho otro apretón.


  • Lo siento, yo tengo clase de música clásica. De todas formas ha sido un gusto volver a verte, Jaejoong.


Y así, como apareció, Jaejoong vio desaparecer a Junsu. Un minuto más tarde, Jaejoong se dejó caer en una butaca del auditorio, verlo ahí, había sido demasiado para él.


~~~


Junsu necesitaba salir de ahí, respirar algo de aire y cambiar esa cara de estúpido que había puesto al verlo.


Lo odiaba,


Sentía que lo odiaba tanto


Y contuvo sus lágrimas de furia


Porque sabía que un tipo como él no las merecía.


Porque odiaba verlo feliz, odiaba que de verdad su vida haya podido seguir normal.


Odiaba incluso que tuviera a Yunho.


Porque no era justo.


Entonces, fue en ese instante que se prometió que esa batalla la ganaría él. Como había sido desde un inicio.


Jaejoong debería salir destruido.


~~~


  • Puedes tomar un descanso, toma un poco de café.


Por la tarde el viento se intensificaba un tanto más, podía sentirse en los pasillos de la universidad y hasta en el salón de práctica del que se habían apoderado Minho y Changmin para ajustar algo de la letra de la canción.


  • Gracias.


Minho había recibido el café con una sonrisa, él amaba mucho a Changmin por cosas pequeñas como esa.


  • Luces cansado, no quisiera que te desgastes tanto en esto ¿Sabes que aún somos aprendices si nos comparamos con los demás, cierto?


  • Lo sé.


Changmin le sonrió y lo observó con ternura, conocía a Minho, lo de molestar a Park había sido una simple excusa para participar. Y ahora, él sabía que con ese comentario podía arruinarlo todo. Minho podía ser ya mayor de edad, pero en momentos así le parecía un niño que se ilusionaba y desilusionaba a la velocidad de la luz.


  • De todas formas vamos a hacerlo bien.


Y se sentó a su lado, frente al piano rodeándole por la cintura para sentirlo más suyo. Minho probó un poco más de su café para luego apoyarse en él, respondiendo tranquilamente.


  • Por supuesto.


~~~


  • ¿Qué pasa Jaejoong? ¿Acaso no puedes confiar en mí?


Jaejoong lo observó ponerse a su altura para tomar sus manos y mirarle a los ojos ¿Qué había pasado entre él y Junsu? Miles de respuestas rodeaban su mente. Yunho casi no quería pensar.


  • Yunho…


Las manos frías de Jaejoong soltaron las suyas para abrazarlo, Yunho pudo sentir que Jaejoong recostaba su cabeza en su hombro.


  • Sabes que para cualquier cosa que fuera yo estaré ahí para ti.


  • ¿De verdad?


Yunho sintió el cuerpo de Jaejoong temblar, así que dejó un momento el abrazo para tomar su rostro y enmarcarlo con sus fuertes manos.


–    Estoy tan enamorado de ti  que puedo aceptarte con cualquier cosa.


Jaejoong, entre lágrimas, sonrió. Desde ese momento supo que se había enamorado porque era Yunho el único capaz de hacerlo sentir bien cuando absolutamente todo estaba mal.


  • Junsu es parte de un pasado que no quiero recordar.


  • ¿Es tu ex novio?


  • Para nada. No te hagas ese tipo de ideas.


  • Jaejoong, está bien para mí si no me quieres contar, digo, todos podemos tener algunos secretos. De igual manera, quiero que sepas que nunca te voy a juzgar por algo que hiciste en el pasado, a mí me importa tu presente, en realidad, nuestro presente y nuestro futuro.


  • Tú eres demasiado para mí, tal vez debas conocer a otros, Yunho.


  • Pero a mí no me gustan los otros, yo te amo a ti.


Entonces, las manos de Jaejoong tocaron las de Yunho, esas que aún reposaban en su rostro, para sentirse más seguro. Yunho, se acercó, con cuidado, como siempre lo había hecho con Jaejoong.


Hasta que pudieron sentir sus labios tocarse para luego empezar una danza interminable.


Jaejoong sabía delicioso.


Su boca era dulce, suave y exquisita. Yunho, entonces, la aprovechó porque no dejó de acariciar cada espacio cuando introdujo esa lengua experta que supo qué hacer a la perfección. Jaejoong, por su parte, colocó sus brazos rodeando el cuello de Yunho, acariciándolo de la manera más suave posible.


Porque sabía que Yunho era como un milagro.


Y no pararon hasta que el aire se les acabó y tuvieron que separarse solo para respirar y tocar sus frentes sin dejar de acariciarse mutuamente.


  • Te amo Jaejoong, te amo tanto.


  • Yo te amo más, gracias por todo. Por estar aquí, por aceptar esto, por ser como eres.


  • Si yo hago todo eso es porque quiero y me hace feliz, no deberías dar las gracias por eso.


Jaejoong se lanzó nuevamente sobre él para abrazarlo.


  • Solo sé mi novio y yo estaré muy feliz


Y nuevamente el beso. Ese que selló un compromiso que había sido la mejor respuesta que Jaejoong le hubiera podido ofrecer.


~~~

El viento golpeaba el rostro de Junsu mientras caminaba hacia el estacionamiento de la universidad. Había sido un día pésimo. Su encuentro con Jaejoong le había puesto de un pésimo humor, así que al entrar a su auto había tirado la puerta para luego disponerse a manejar hasta que algo pasó.


Un hombre se había interpuesto en su camino.


Alguien bastante conocido.


Junsu, soltó el timón bufando molesto y bajó del auto.


  • ¿No pudiste encontrar otro momento para venir a molestar? ¿Qué diablos haces aquí?


  • Tú y yo necesitamos hablar.


Cabello oscuro, alto, delgado, vestido elegantemente, incluso hasta su voz. Yoohwan aparentemente había dejado de ser un niño hace mucho. Junsu pensó que ahora se parecía más a su hermano.


  • ¿Qué tienen los Park que quieren hacer solo lo que se les antoja?


Los puños del joven se cerraron y caminaron hasta Junsu tomándolo del brazo fuertemente arrastrándolo hasta su propio auto.  


  • No te refieras a mi familia nunca más.


En ese instante se escuchó la risa del rubio y los pasos de ambos dirigirse hacia el auto del menor.  


~~~


  • ¿Y ahora qué tienes?


Yoochun observó a Heechul caminar de un lado a otro, agitando sus manos y tomándose el cabello en señal de angustia.


  • No debe ser tan importante, tú haces un drama por todo.


  • No Yoochun, esto es importante, ya lo conocí. Al final resultó que ese tipo tenía gustos tan ordinarios …


  • Heechul ¿puedes contextualizar tu respuesta? No entiendo un carajo.


El pelirrojo dejó de moverse y le agitó su mano frente a Yoochun, necesitaba despedir un poco del fumo que el pelinegro desprendía gracias al tabaco.


  • Vi al tipo que sale con Yunho. El tal Jaejoong.


Y fue momento de Yoochun de movilizarse, nervioso.


  • ¿Jaejoong?


  • Sí, Kim Jaejoong, un tipo horrendo.


Yoochun tomó de la camisa a Heechul y lo acercó, necesitaba saber la verdad, saber si era él.


  • ¿Horrendo? ¿Cómo realmente es ese tipo?


  • Yoo…chunnie ¿Qué tienes?


  • ¡¡RESPONDE!!


Yoochun tomó a Heechul con más fuerza.


  • Está bien, está bien, es guapo, mucho.  Como ninguno de aquí. Cabello rubio, ojos marrones, muy delgado, piel bastante blanca, vestía…


  • BASTA, Heechul, ya sé de quién se trata…Yo tengo que ver a Kim Jaejoong.

~~~


  • Quiero que te alejes de mi hermano.


Junsu dejó la taza de café que tenía entre sus manos tan solo para soltar una risa bastante notoria. Eso hizo que el menor solo enfureciera un poco más.


  • Deja de burlarte, Junsu.


  • Deja de decir estupideces entonces, es tu hermano quien no me deja tranquilo. Yo lo detesto, causa repugnancia cada que viene a mí borracho.


Una pena grande se alojó en el cuerpo de YooHwan, seguramente Yoochun había hecho eso muchas veces porque sabía que su hermano aún estaba enamorado.


  • Eres tan ruin, Junsu. Mi hermano no es ni la sombra de lo que solía ser.


Junsu sonrió de lado, para luego responderle frente a frente.


  • ¿Ruin? Jajaja ¿me lo dices tú a mí?


  • No solo le destruiste la vida a mi hermano sino destruiste la mía también. Me separaste de mi hermano para siempre.


  • Cariño, yo no te puse una pistola para que lo hicieras.


  • Pero lo tramaste todo, solo para tu beneficio ¿Cómo pudiste?


  • Es que todos ustedes siempre fueron una tira de tontos.


  • Realmente eres una basura.


  • Podré serlo, pero tú y yo sabemos, que el peor de los dos, eres tú.


Junsu sacó un billete y lo tiró en la mesa, dejando solo a ese YooHwan que había contenido esas lágrimas hasta que lo vio irse.


  • ¿Por qué? ¿Por qué tuvo que pasar?  Yoochun, ojalá algún día puedas perdonarme…

~~~

  • Baby ¿Qué haces llorando? Es solo una película…


Yoochun tomó a Junsu de la cintura sentándolo en su regazo, le apartó un poco los mechones oscuros del rostro para mirar de cerca su rostro rojo gracias a las lágrimas.


  • Hey! Deja de llorar, así no podré irme.


  • ¿Qué dices? – sonrió entre lágrimas – Debes ir, mañana darás un gran concierto y ganarás ese concurso.


Junsu le acarició su rostro como grabándose cada parte de él.


  • Te amo tanto Yoochun.


  • Y yo a ti.


Fue entonces cuando Yoochun lo besó, acariciando esos labios que ya conocía a la perfección porque vamos que ya tenía un año de ser su novio y era la parte que más había explorado de él.


Porque Junsu era un chico tímido y tierno. Nunca le había dejado ir más allá.


  •      Chunnie, ya…


  •      No quiero irme.


  Junsu le acarició el rostro por última vez y le dijo


  •      Solo es un ensayo final en la universidad, yo estaré con YooHwan viendo una película ¿bien?


  •      Está bien.


Fue entonces cuando Yoochun le dio un último beso y se colocó ese abrigo que le sirvió para cubrirse del frío.


Desde el instante en que Yoochun  salió de casa, el plan de Junsu había iniciado.


Junsu era consciente de cada uno de sus atributos, así que había optado por usar una camisa blanca grande para cubrir su solo cuerpo. Sabía también que un buen brillo labial y un perfume embriagador eran fundamentales, así que cuando se los aplicó, se dirigió a la habitación de YooHwan.


  •      Hyung…No me siento tan bien.


  •      Hey! Bebé, déjame ayudarte…


Junsu llevó a Yoohwan a la cama, él menor lucía algo mareado y seguía tomándose la cabeza.


  •      Hyung, ¿dónde está Yoochun? Esa botella de licor que me diste está muy fuerte


  •      Yoochun no está, Yoohwan ¿No crees que hoy luzco bien?  


  •      Hyung….


Y YooHwan entre el extraño mareo que sentía pudo ver a ese hombre hermoso que traía frente a él. Junsu sonrió cuando pudo por fin ver la expresión del menor.


  • Sé que te gusto, YooHwan


  • Tú ¿lo sabías?


Entonces sonrió y tomó el rostro del menor, sorprendiéndolo con un beso tan apasionado que él a sus cortos 15 jamás había recibido.


Y cuando Junsu se apartó para dejar caer esa camisa mal abotonada, YooHwan se sintió más mareado porque pudo ver el cuerpo perfecto del novio de su hermano, ese a quien siempre había amado en secreto, ese que era prohibido porque antes que cualquiera estaba Yoochun.


Por eso que recordar esos pasajes lo hizo sentir tan débil…


Porque esa tarde él traicionó a ese querido hermano.


Junsu había sido suyo.


Él todavía podía sentir su piel y podía oír sus gemidos en sus pesadillas.


YooHwan, esa tarde se recordó tan patético.


Porque cuando abrió los ojos, ya más consciente, Junsu estaba sobre él, desnudo.


Y no pudo hacer otra cosa que mover a esa persona que al despertar lo miró diferente. Junsu ya no parecía el de siempre. YooHwan no estaba seguro a quien tenía a su lado.


  • Hyung ¿Qué pasó? No…nosotros…no…no


  • Cariño, eres excelente.


Y lo besó, posicionándose sobre él tocando cada parte de ese joven que fue débil en el momento incorrecto.


Porque  gracias a la adrenalina del momento ninguno había escuchado las pisadas de Yoochun caminar hacia su habitación.


Yoochun sabía de dolores.


Sus padres se habían divorciado desde que él tenía 10.


Se había quedado sin mamá desde entonces; ya que, su padre había arreglado todo para que sus dos hijos vivieran con él.


Yoochun odiaba ir a la escuela donde había un montón de tontos que lo seguían por su dinero.


Yoochun incluso había perdido a su última mascota por culpa de una alergia.


Yoochun sabía de eso y más.


Sin embargo, ese año él había sido tan feliz por Junsu.


Porque el amor lo había hecho sentirse vivo. Porque tener a Junsu a su lado se había vuelto un sueño. Yoochun sentía que tenía algo valioso, más que la música, más que su familia disfuncional.


Así que cuando Yoochun vio a Junsu sobre su hermano menor, al que creía su único compañero en esa mansión tan grande, el mundo se le vino encima.


Porque pudo ser con cualquiera


Menos con él,


Su hermanito.


Ese que había protegido de los gritos de sus padres en la infancia. Ese que ahora escuchaba sus penas y lo acompañaba a escondidas con una lata de cerveza.


Yoochun sabía de dolores, sí.


Sin embargo, este había sido el más fuerte.

Porque le dio en el corazón y le duró hasta el día de hoy.

4 comentarios:

  1. Anónimo8/02/2015

    Junsuuu hijo de tu gran madreee! ok me calmo, pero es que no puedo creer que le haya hecho eso a Yoochun, le dice que lo ama y lo engaña, no entiendo por que lo hizo y con el hermano de su novio, por qué? O.Ó
    Con respecto a Jaejoong que habrá pasado con Junsu en el pasado, por que se siente mal cada vez que piensa en él, no fueron novios, pero por que se siente culpable? y Junsu pareciera que lo odia mmmm... tantas dudas hsjdhsj...

    Gracias por la actu!, espero que puedas actualizar pronto!, me encanta este tipo de historias. Gracias! :)

    ResponderEliminar
  2. Aaaaaaaaa sigo esperando la actualización porfavorrrrr sigue lo T-T

    ResponderEliminar
  3. ese Junsu si que es malo sedujo a Yoohwan y por eso se pelearon Yoochun y el y que le aria a Jae que se odian tanto y por que lo esta buscando Yoochun que le harían a el pobre de Jae que tiene miedo de verlo
    Gracias

    ResponderEliminar
  4. Anónimo8/26/2016

    puto junsu se merece lo que le pasa...
    me hace sentir mal lo de Chun, Yoohwan y jae... todos solo fueron vistimas de junsu

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD