Te amo incluso, cuando te odio - Cap. 7

2 comentarios
Tragedia


Yoochun despertó con un dolor agudo en la cabeza, se sentía mareado aun y se moría de sed. Encontró una botella de agua al lado de la cama por lo que la bebió ávidamente tratando de recordar algo de la fiesta pero aquello no era posible como siempre su memoria le había fallado otra vez lo único que recordaba vagamente era estar bailando junto a Jaejoong de una manera tan sugerente que parecían estar haciendo el amor. Al rememorar este recuerdo busco a Jaejoong a su lado pero no lo encontró, salió fuera de la habitación reconociéndola como su habitación dentro de la casa de su amigo Yunho. Busco a Jaejoong por todos los lados posibles y no lo encontró, le llamo al celular infinitas veces pero siguió sin responder.



Decidió ir al cuarto de Yunho despedirse para seguir buscando a Jaejoong; abrió la puerta y se encamino dentro de la habitación, observo a su amigo quien estaba abrazado a alguien y aun dormía profundamente.


—Ese es mi amigo—murmuro—como es que te puedes llevar a la cama tan fácilmente a hombres y mujeres—sentándose en la cama y moviendo a Yunho— despierta Yunho— le grito al oído— o voy a encargarme de contarle algunos secretos a tu nueva conquista.


Yunho giro su cuerpo desuniendo el abrazo, jalando la cama en el proceso y descubriendo a su más reciente amante; en cuanto Yoochun volteo el rostro su mundo se derrumbó por completo, su Jaejoong, la persona que amaba y que estaba buscando se encontraba desnudo en los brazos de su mejor amigo.


Furioso e iracundo empujo a Yunho fuera de la cama haciéndolo caer fuertemente en el piso, las sabanas de blanco satín estaban cubiertas no solo de sangre sino también de semen; se sintió tan estúpido, tan idiota por haber creído en Jaejoong. Las lágrimas le desbordaban por los ojos mientras atónito no podía dejar de ver la escena.


—Qué te pasa idiota— grito Yunho adolorido— despertando a Jaejoong.
—Chun ya de-de-despertaste y----
—Ustedes dos—señalándolos— cállense— grito enfurecido— como pudieron traicionarme de esta manera, Yunho yo te considere mi mejor amigo por tanto tiempo por— sollozo— porque me traicionaste de esta manera.
— ¿D---------e que están h-h-h-h-h-h-hablando? — cuestiono Jaejoong lleno de incertidumbre.
—Y todavía tienes el descaro de preguntar— chillo— estoy hablando de la traición que me hicieron ustedes dos, como pudieron acostarse ustedes dos en mis propias narices.
—E----------------so no es ci-ci-ci-ci…
—Te dije que no confiaras en él— incito Yunho— te dije que llevaría a ese gatito a la cama antes que tú y lo logre…
—…—N----------------—Jaejoong trato de defenderse, de gritar de decir que no era cierto pero la ansiedad al pensar en perder a Yoochun hizo que su tartamudez incrementara impidiéndole pronunciar palabra por más que intentara hacerlo.
—Te gane la apuesta, acaso piensas que el “malo” de la historia rosa se queda con el premio al final, claro que no, es el héroe al que siempre persiguen y con Jaejoong fue lo mismo; el me seguía, me llamaba, me mensajeaba y cómo te pusiste tan necio decidí mostrarte la clase de basura que era tu “noviecito”.
—No me hables de basura, porque si alguien es una total mierda en esta habitación eres tú, porque tú eras como mi hermano, mi familia como te atreviste a hacerme esto sabiendo lo mucho que yo amo a Jaejoong.
—Él se metió a mi cama, quieres saber, él se arrastró hacia mí para ser mi perra.
—Cállate, cállate— grito entre el llanto para salir corriendo del lugar.


Jaejoong tenía el rostro bañado en lágrimas y una mirada de horror al ver al monstruo en el que se había convertido Yunho al decir tantas mentiras absurdas, no pudiendo reprimirse más, se levantó de la cama y golpeo a Yunho tanto como pudo hasta que fue capaz de hablar de nuevo.


— ¿Co-co-co-co-co-cómo pudiste h-h-h-h-h-hacernos esto? — mientras se vestía lo más rápido posible para seguir a Yoochun.
—Acaso no te basta con saber que no eres más que una simple apuesta—grito Yunho enfurecido.
—E-----------so no es así, Chun  m-m-m-m-m-m-me contó.
—Te conto puras mentiras, aun no entiendo como sigues con él, que arrastrado que eres— mostrando muecas de desaprobación.
—Y---------o lo amo y él me  a-a-a-a-ama a mí; nada de lo que hagas v-v-v-v-va a separarnos— saliendo de la habitación tras Yoochun.
.
.
.


Yoochun llego a su casa y toda su tristeza y dolor iba transformándose en ira y odio; si Jaejoong lo hubiera conocido lo suficiente hubiera sabido esperar unos días para verlo pero lamentablemente nunca había conocido esta parte de Yoochun porque él siempre se había encargado de ocultárselo. Yoochun estaba arreglando unas cuantas cosas en su habitación antes de bajar a su sótano a encerrarse cuando apareció Jaejoong.


—Vete, largooooo—grito.
—N-----------o  nosotros  de-de-de-de-debemos.
—Lárgate ahora que aún es tiempo, lárgate ya— grito empezando a temblar.
—N-n-n-n-n-n-no— abrazándolo por la espalda.
—Suéltame— tratando de respirar.
—Chun nada d-d-d-d-d-de lo que…
—Como te atreves— grito perdiendo por completo el poco control que le quedaba— como te atreves— empujando a Jaejoong fuertemente contra el piso— no eres más que una zorra barata— tomándolo por el cuello y estrellándole contra la pared— y todavía te atreves a decirme que vi mal—posicionando ambas manos en el cuello de Jaejoong quien indefenso solo podía suplicar a través de gestos para que lo soltara.


Jaejoong conoció ese día la parte más terrible de Yoochun; tuvo miedo, por primera vez tuvo miedo no de perder a Yoochun sino de no salir de ese lugar con vida, la tartamudez lo bloqueo por completo debido a la ansiedad y no pudo siquiera gritar por auxilio solo podía sollozar y temblar de miedo. Ese día Yoochun entre gritos y reproches golpeo el cuerpo de Jaejoong cual si fuera un muñeco de trapo, lo empujo infinidad de veces contra la puerta de su cuarto mientras le golpeaba en el estómago, el rostro, ese día le llovieron infinidad de patadas a Jaejoong que indefenso solo trataba de esconderse en la esquina de la habitación. Cuando parecía que la ira de Yoochun estaba terminándose Jaejoong vio con horror como Yoochun empezaba a desnudarse, era más que de seguro que iba a violarlo, estaba seguro por todo lo que acababa de pasar que en esta ocasión no habría caricias delicadas como la noche anterior.


Jaejoong fue violentado de la peor manera, tenía todo el cuerpo lleno de moretones sentía el crujir de sus huesos, la sangre manaba a chorros de su rostro y de otra parte más sensible de su cuerpo y no contento con eso Yoochun intento meterle objetos por el trasero, Jaejoong asustado intento huir haciendo que la ira de Yoochun hirviera nuevamente, así que este lo levanto por los hombros y con una fuerza descomunal lo tiro contra la puerta de vidrio que daba a la terraza de la habitación. Los vidrios le hicieron finas heridas en todo su cuerpo aumentando su agonía y dejaban prueba de ello con el hilo de sangre en el suelo. Se arrastró lejos de la puerta, lejos de aquellos ojos inyectados en furia; trato en vano seguir moviéndose a pesar de todo el dolor que sentía para poder salvarse.


—Así que quieres escapar, veremos cómo te va pues— susurro riéndose sin parar para segundos después, empujar el frágil cuerpo de Jaejoong del segundo piso.

El cuerpo de Jaejoong cayó de tal manera que termino rompiéndose la cabeza y perdiendo el conocimiento de inmediato.

[…]

Varios meses después…

— ¿Ya atraparon a ese criminal?
—No amigo, la policía aún no da con él pero en los aeropuertos y terminales están pendientes para que no se fugue.
—Ya ha pasado tanto tiempo y no aparece ese desgraciado
—Solo debemos esperar
— ¿Y su familia, aún sigue sin hablar?
—Su familia se comunicó conmigo…
— ¿Cuándo?
—Hace unos días, dijeron que querían llegar a un acuerdo y que van venir al hospital hoy.
—Eso no puede ser cierto, como siquiera se atreven a pensar en un acuerdo.
—Eso les dije yo, pero ellos quieren hablar contigo.
—Se trata de la vida de mi hijo como quieren que le ponga precio, no voy a llegar a un acuerdo, no importa que, no voy a hacerlo, ese desgraciado tiene que pagar por lo que le hizo a mi hijo. Si fuera posible yo lo hubiera matado con mis propias manos.


—Señor Kim— interrumpieron los señores Park— hablamos con su abogado el día de ayer y coordinamos para llegar a un acuerdo sobre el problema de nuestros hijos.
— ¡¡Problema!! — grito enfurecido— como osan llamar problema el hecho de que su hijo haya prácticamente asesinado al mío.
—No se exalte señor Kim, me refería al problema que aconteció después del incidente de nuestros hijos.
—Que no me exalte, como se atreven a pedirme eso, mi hijo lleva en esa cama más de cinco meses y quieren que no me exalte, como se sentirían ustedes si fuera su hijo el que estuviera allí en esa cama sin despertar y sin moverse.
—Nosotros entendemos el problema…nosotros somos padres y si nuestro hijo…
—Ustedes no entienden nada porque su hijo no es el que está en una cama de hospital luchando por su vida.
—Ese punto no se lo podemos discutir sin embargo nuestro hijo también ha perdido 5 meses de su vida…
—Por favor no me vengan ahora con que la culpa lo tiene mi hijo; fue su hijo quien casi mato a golpes al mío, si hay algún culpable aquí ese es el hijo de ustedes y yo me voy a encargar de refundirlo en la cárcel por ningún motivo voy a llegar a un acuerdo con…


El señor Kim enmudeció de inmediato al ver pasar instrumentos de resucitación por el área donde se encontraba internado su hijo.


—Entraron a la habitación de tu hijo— dijo su amigo sacándolo de su letargo.


El señor Kim camino presuroso a la habitación para poder ver a su hijo sin embargo las enfermeras no lo dejaron pasar solo pudo ver desde la puerta entreabierta como trataban de reanimar a su hijo. Poco después del incidente salieron los doctores.


— ¿Cómo está mi hijo? ¿Qué le paso? — apabullo el señor Kim.
—Su hijo ha sufrido un paro cardiorrespiratorio, no se preocupe— tranquilizándolo— ya logramos estabilizarlo.
— ¿Por qué tuvo el paro?
—No lo sabemos señor Kim pero la buena noticia es que su hijo ya está respondiendo a los estímulos.
—¡¡Mi hijo ya despertó!!— emocionado.
—No del todo por el momento ha respondido a estímulos dolorosos, vamos a dejar que se estabilice hoy verificando que no se produzca otro problema y ya mañana vamos a realizar más pruebas con su hijo para ver si se despierta.
—Eso es un gran avance, no doctor.
—Si pero eso lo vamos a verificar mañana con otros análisis que nos permitirán saber si la recuperación es completa, hoy no está permitido las visitas porque vamos estar monitoreando a su hijo pero mañana puede verlo sin ningún inconveniente.
—Gracias doctor


Después de seis largos meses Kim Jaejoong despertó; abrió sus ojos y pudo conectarse con su entorno. Sus reflejos eran muy limitados, la movilidad de su cuerpo era muy ligera pero a pesar de todo eso pudo responder con una hermosa sonrisa ante la visita de sus abuelos. Durante una semana completa Jaejoong paso por una serie de exámenes, resonancias, análisis y finalmente los doctores pudieron establecer que no tenía daño cerebral permanente; poco a poco pudo movilizar más su cuerpo y responder más rápidamente ante los estímulos. Sin embargo a pesar de haber logrado tantas respuestas en poco tiempo los médicos no podían explicar por qué aun no podía hablar si los resultados de la tomografía no presentaban nada anormal.


Al verificar los antecedentes clínicos dedujeron que el problema de habla estaba relacionado con el shock emocional que sufrió ya que anteriormente, por un problema similar empezaron sus dificultades para hablar.

[…]

Pov’s Yoochun

Park Yoochun era considerado en su casa más que una bendición, una maldición. Los señores Park solo se preocupaban por el dinero y el estatus social al que pertenecían además de divertirse y viajar constantemente por lo que en sus planes nunca estuvo tener un hijo.


Por eso cuando la señora Park se enteró que estaba embarazada, trato de abortar ingiriendo una gran cantidad de ansiolíticos sin embargo la oportuna intervención de los empleados logro salvar la vida del bebe aunque de ahí en adelante su embarazo fue considerado un embarazo de riesgo.


La señora Park que ya pasaba los treinta, aunque no los lucia, era víctima de las chismosearías en las reuniones indicando que tal vez ella era estéril, por lo que después de su intento de aborto cuando llego a casa y vio casi una fiesta de bienvenida por parte de muchas de sus amigas que con sonrisas falsas y fingidas la felicitaban por el embarazo se vio incapaz de intentar otro aborto para que la gente no hablara mal de ellos.


Yoochun fue un niño prematuro que desde un inicio tuvo que luchar por su vida por que nació a los siete meses cuando un movimiento irresponsable de la señora Park por tratar de lucirse frente a sus amigas modelando en la pasarela le ocasiono una caída y esto derivo en un parto prematuro.


Yoochun estuvo internado tres meses en una incubadora hasta que finalmente pudo salir, no recibió leche materna solo formula porque su madre siempre estaba acompañada de la nana y solo lo cargaba para las fotos de sociales y lo acariciaba cuando estaba en compañía de su amigas las cacatúas y fingidas.


De no ser por la nana Yoochun se hubiera caído muchas veces por las escaleras o de la cuna que no tenía nada de seguridad mientras su madre andaba de reunión en reunión recuperando los meses que ese vástago le había obligado a encerrarse en casa.


Park Yoochun, el niño problema como era determinado por muchos, sufría del Trastorno Explosivo Intermitente (TID) un grave trastorno de control de furia sin embargo no recibía el tratamiento correspondiente debido a sus padres.


Desde muy niño se convirtió en el dolor de cabeza de sus padres; él era muy inquieto, agresivo y violento cuando no conseguía lo que quería, muy pocas veces se le veía llorar porque justo después de eso se volvía más violento aun, rompiendo y destrozando cosas. Sus padres tuvieron serios problemas en muchísimos colegios debido a la agresividad de su hijo, quien era expulsado constantemente por su comportamiento agresivo y búsqueda de peleas continuas.


Ambos padres perdían la paciencia casi de inmediato con Yoochun por que este les tiraba juguetes les gruñía y demás y por eso solo la nana se encargaba de su cuidado. Solo cuando eran problemas serios ellos se mantenían pendientes para que el apellido no fuera manchado, desde niño Yoochun siempre maltrato a los empleados y a los animales ni que decir, podía hacer berrinches en los que no le importaba darse de golpazos en la pared para que todos vieran lo malos padres que eran los señores Park.


Ese día precisamente estaba renegando porque su madre no le quiso comprar su juguete favorito y aunque su madre fue astuta y logro sacarlo de la tienda a tiempo el no dejo de patalear en el estacionamiento del centro comercial para regresar, incluso se echó delante del auto y fue por eso que la señora Park no se dio cuenta que unos hombres se metían en su auto y segundos después no sintió el cloroformo que le echaron para adormecerla a ella y su retoño que seguía pataleando en el piso antes de desmayarse.


Para la señora Park acostumbrada a los lujos fue muy difícil verse encerrada en aquel deposito abandonado, frio, casi helado que le calaba los huesos, no había dejado de sollozar desde que despertó y trataba de rogar por ella y su hijo; quien no se inmutaba y solo permanecía en silencio casi aburrido por todo. Los secuestradores solo le dieron unos minutos para que casi aullara rogando por ser salvada ante su esposo. Yoochun no dijo nada y permaneció callado, mientras transcurrían los dos días que tenían del plazo para entregar el dinero uno de los secuestradores se encargaba de fastidiar a los rehenes, les escupía en la comida y los mantenía muy atados, demasiado de lo necesario.


Trascurrido un día Yoochun empezó a chillar y a tirarse al piso con todo y silla pero el guardia se acercó lo jalo de los cabellos y lo obligo a permanecer quieto amenazándole, se pudo ver destilar la ira por los ojos de Yoochun y por eso cuando el encargado estaba distraído viendo una película a alto volumen se acercó hacia la pared cercana dando saltos y empezó a golpearse contra la pared, como cuando estaba muy furioso, pronto su espalada estaba magullada al igual que sus manos, no dejaban de sangrar y la señora Park chillaba tratando de detener a su hijo. Debido al ruido el guardia se acercó con garrote en mano para golpear a Yoochun por hacer mucho ruido, sin embargo al ver que la silla estaba casi rota se sorprendió, busco otra y cuando se aproximó para volver a amarrarlo; Yoochun saco una pequeña estaca resultado de la silla rota y apuñalo en el corazón al guardia que segundos después cayó herido al piso intentando llamar a su amigos, aunque no fue capaz de articular palabra porque Yoochun agarro la silla que tenía a su lado y golpeo fieramente al guardia en la cabeza, luego ya calmado desato a su mamá y ambos huyeron, llegando a tiempo antes de que se realizara la transacción por el secuestro.


En ese momento los padres de Yoochun se dieron cuenta el grado de trastorno que tenía su hijo sin embargo decidieron dejarlo pasar ya que consideraban que el secuestrador se merecía aquellos golpes y que su hijo solo había reaccionado así por la situación.


Yoochun aprendió ese día que su descontrol de furia era algo bueno, porque le había permitido huir del lugar y debido a eso durante los siguientes dos años vivió sin remordimientos por sus actos agresivos. Para cuando Yoochun tenía 10 años el especialista al que fue llevado por su nana indico que el niño era un sociópata y que necesitaba con urgencia un tratamiento psiquiátrico y psicológico para cambiar su personalidad que había sido malformada por sus padres y entorno antes de que fuera demasiado tarde.


A Yoochun no le gusto que hablaran de él a sus espaldas y le fastidio en demasía que su nana le contara a sus padres de algunos castigos que él aplicaba a los niños que le molestaban, estaba tan molesto que empezó a tirar las cosas y romper todo como siempre sin embargo eso no aplacaba su ira, basto solo ver a su nana para que la ira hirviera en su cuerpo y la atacara con cuanto objeto encontró al punto de hacer que ella se cayera por las escaleras. Esa fue la primera vez que Yoochun se dio cuenta de la magnitud de sus actos y del daño que era capaz de ocasionar y por primera vez sintió remordimiento y culpa por lo que había ocasionado.


Esa fue también la primera vez que tuvo problemas legales; su nana era la mujer más buena del mundo y para Yoochun ella era como su verdadera madre porque siempre estaba pendiente de él y fue por eso que al verla en el hospital totalmente malherida y con los ojos reflejando terror al verlo se sintió como un monstruo.


—Tú lo has criado como tu hijo, como puedes siquiera pensar en denunciarlo cuando fue un simple accidente— dijo la señora Park.
—Precisamente porque lo quiero como a un hijo y sé que necesita tratamiento es por lo que voy a denunciarlo, si dejo las cosas así estoy segura que él puede hacerle lo mismo a otras personas sin darse cuenta.
—Mi hijo no está enfermo, es usted la que no entiende que fue un simple accidente.
—Eso no es cierto, usted solo piensa en el nombre de su familia si pensara en su hijo trataría de que él se curara para que no lastime más a las personas que ama.
—Usted no es nadie para enseñarme a como ser madre, si usted realiza la denuncia yo me voy a encargar de mover mis influencias para deportarla a su país.
—No puede hacer eso señora, usted sabe que tengo a mis hijos.
—Pues piense en ellos, reciba la compensación y yo me voy a encargar de buscarle un trabajo en otra casa.
—Pero Yoochun…
—Lo mejor será que no regrese a casa yo sé cómo encargarme de mi hijo.


Desde ese momento Yoochun no supo nunca más sobre su nana y estuvo deprimido por un buen tiempo; tenía miedo de dañar a las personas que quería por no ser capaz de controlar su ira, pero cuando trataba de hablar sobre eso con sus padres ellos fingían no oír, por eso él decidió ocultar esa parte suya con bromas pesadas pero no dañinas físicamente.


Sin embargo eso no fue suficiente porque Yoochun no podía evitar reaccionar ante la más mínima provocación golpeando y destrozando cosas; en esta ocasión fue simplemente porque su mejor amigo con el que estaba jugando le saco la lengua al ganarle, él no pudo tolerarlo y para cuando se dio cuenta su amigo se encontraba en el césped sangrando e inconsciente, lleno de golpes y moretones; y nuevamente se sintió como un monstruo.


Desde entonces se exigió a sí mismo a controlar su ira y lo consiguió al menos logro no explotar por 10 minutos y cuando ya estaba lejos de las personas destruía todo a su alcance hasta sentirse bien por eso cuando su nivel de ira era tal, que sabía era incapaz de controlar llegaba a casa gritando “Que nadie se me acerque sino quiere morir” y se escondía en el sótano por varios días seguidos a veces sin comer.


Cuando su novio Jaejoong lo siguió ese día, Yoochun no pudo evitarlo perdió el control rápidamente e igual que en otras ocasiones fue violento y brutal centrándose solo en su furia y no en la persona a la que estaba dañando. Sus padres siempre lo sacaron de cualquier apuro; cuando casi mato a su nana, le pagaron una cantidad inconmensurable y lograron callarla, lo mismo hicieron con amigos y empleados que sufrieron daños físicos de su parte.


Después de empujar a Jaejoong del segundo piso bajo para seguir golpeándolo pero los sirvientes intervinieron.


—Acaso quieren morir— grito enfurecido— les dije claramente que si osaban cruzarse conmigo— tratando de soltarse— iba a matarlos.
—No vamos a movernos señor, el joven Kim no está respirando.


Los seis empelados que retenían a Yoochun esperaron por más de 15 minutos a que la ambulancia llegara, en ese lapso Yoochun se calmó por completo y vio con horror el daño que le había causado a la persona que amaba.


—Jaejoong— soltándose— yo — llorando y besando sus heridas sangrantes— perdóname amor, yo no quise, yo realmente no quería dañarte— moviéndolo— por favor despierta amor.


La ambulancia llego y los paramédicos atendieron de inmediato a Jaejoong trasladándolo al hospital más cercano, los empleados impidieron que Yoochun subiera a la ambulancia porque tenía sangre en toda su ropa y era más que de seguro que si iba lo encarcelarían.


Yoochun no pudo ver a Jaejoong por mucho tiempo debido a la denuncia que le interpuso el padre de quien fuera su novio, estaba en la lista de los más buscados, no podía salir del país y al mismo tiempo sus actos violentos anteriores fueron todos descubiertos, sabía muy bien que si no llegaba a un acuerdo podría terminar muchos de sus años de vida en la cárcel y la verdad sentía que se lo merecía sin embargo antes de entregarse quería por lo menos ver una vez más a Jaejoong.


Sus padres lo contactaron para decirle que iban a llegar a un acuerdo y por eso él se aventuró a ingresar al hospital, tenía experiencia en pasar desapercibido y gracias a ello pudo ingresar al cuarto de Jaejoong sin que nadie se diera cuenta. Vio a Jaejoong dormido y su corazón se encogió, aun podía ver las cicatrices de lo que fueran sus golpes, la dislocadura del tabique de la nariz que desfiguraba el rostro de su amado, algunos moretones y huellas de cortes por la clavícula. Yoochun lloro amargamente al visualizar en lo que había convertido a aquel ser risueño y hermoso con él que compartió tantos momentos felices. Se aproximó a la cama, le toco el rostro delicadamente y beso sus manos de la manera más amorosa posible se quedó un largo rato viéndolo cuando de pronto esos ojos negros como el ébano se abrieron y segundos después la máquina que monitoreaba sus signos vitales empezó a pitar incesantemente. Yoochun fingió limpiar cuando vio entrar al médico y pedir la máquina de resucitación, se quedó hasta que Jaejoong reacciono y luego se retiró junto al personal médico para pasar desapercibido.


Ahora que lo había visto; no dejaba de pensar en cómo regresar para poder ver de nuevo a la persona que amaba y pedirle disculpas.


Notas de la autora:


—Sociópata: Para él caso de fic se refiere a las personas que hacen cosas malas sin tener remordimientos debido a que sus padres y él entorno le enseñaron que eso está bien.

—Trastorno Explosivo intermitente: Es cuando una persona explota y es capaz de llegar a matar ante la más mínima provocación y después de lo acontecido tiene un periodo de depresión y remordimiento por sus actos.


2 comentarios:

  1. pobre Jae lo paso muy mal y de la impresión de volver a ver a Yoochun casi le da un infarto del susto
    y pues no es la culpa de Yoochun de ser así es de los padres por no atenderlo a tiempo y ahora Jae paga las consecuencias de las loqueras de su novio que triste sus vidas
    Gracias

    ResponderEliminar
  2. Cuanta culpa tienen los padres de los actos de sus hijos por falta de atención, amor, dedicación, etc., cuanto han sufrido y han hecho sufrir, pero que pasará cuando Yoochun se entere que todo lo que le hizo creer Yunho fue mentira?.

    Gracias!!!

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD