The Secret Code. Detective Agency: "The Curse of cupid" - Cap. 3

5 comentarios
Changmin volvió a su oficina y se lanzo al sillón. Mordisqueo una la uña de su pulgar derecho, y revisó la lista.


—No deberías tomar este caso.


Alzó la vista para ver que Micky lo miraba con una expresión preocupada en sus ojos.


—¿Qué? ¿Por qué no? Lo necesito— . No iba a darles la espalda a sus primeros clientes, más aún por lo angustiados que estaban. Los paranormales no podrían ser su tipo favorito de gente, pero no iba a ignorar a la gente que buscaba a un familiar desaparecido.


—Ellos de desean— . El vampiro frunció el ceño ante Changmin como si fuera su culpa.


—Carajo. Apenas me miraron. Quieren que encuentre a su hermano.


Micky se encogió de hombros.


—Bien, no me creas, pero no iras solo a ninguna parte. Asegúrate de tener refuerzos.


¿Dónde diablos voy a conseguir refuerzos?


—No importa, me las arreglaré de un modo— le contestó con voz tranquila.


El vampiro rodó los ojos.


—Eres un mentiroso, no le puedes esconder nada a alguien que puede leer tu mente.


—¡Oh, sí!— Mierda, por un segundo había olvidado esa pequeña cualidad del otro— .Escucha, Micky. Sé que sólo estás tratando de ayudar— o al menos, eso quiero creer— , pero, francamente, no tengo a nadie. Estoy solo y probablemente voy a seguir así. Sólo quiero tener suficientes casos para pagar mis cuentas y ser independiente. Esperaba evitar a los paranormales, pero ellos llegaron.


—Voy contigo.


Changmin se echó a reír.


—No necesito a un vampiro malo para que sea mi guardaespaldas.


Micky negó con la cabeza.


—Necesitas a alguien para que cuide de ti más que a nadie que haya conocido antes.


—Por sí no te has dado cuenta, soy más alto que tú.


—Como si ser más alto atemorizará a los paranormales. Eso es lo más tonto que he escuchado en tantísimo tiempo.


—¡Fuera de mi oficina!


—¡Recuerda lo que te dije!— Lo señalo con el dedo en señal de advertencia— . No vayas solo a ninguna parte.


—¡Bien!


—¡Muy bien!— Salió pisando fuerte.


—Me parece que él quiere cuidar sus intereses personales. Te conseguiste uno posesivo—. Los pies de la gárgola hicieron un chirrido contra la madera de la mesa. Ahora Changmin sabía que todos los problemas en la superficie habían venido.


—¡Shhh! Eres una estatua, recuérdalo—. Le dijo a la gárgola, haciendo su mano para espantarlo.


Con un encogimiento de hombros, como si hubiera hecho todo lo posible, la gárgola se volvió de piedra.


El cansado investigador dejó caer la barbilla en la mano y se puso a mirar la lista de los mellizos.


—Las gárgolas son listas, pero los faes son otra cosa—. Micky estaba en la puerta, con el ceño fruncido. El vampiro no se había mantenido al margen lo suficiente para que la mente de Changmin se relajara un poco.


—¿Faes? ¿Es eso lo que eran?— El poder pulsante de los mellizos habían enviado un hormigueo por el cuerpo de Changmin. No quería saber lo fuertes que estarían con su tercero.


Micky rodó los ojos.


—Tú ni siquiera sabes lo que son y, ¿estás tratando con ellos?— Su tono indicaba que Changmin no tenía el cerebro de una gárgola.


El otro se encogió de hombros.


—No voy a tratar con ellos directamente, sólo quieren de regreso a su tercero. Mi trabajo es encontrar a las personas desaparecidas, incluso si es el tercero de una extraña triada paranormal.


—Ellos no dejan nada que les sea útil.


El tono serio del vampiro había hecho que Changmin le diera la lista para que el otro la revisara.


—¿Qué quieres decir?


—Quiero decir que— volteó hacía Changmin para mirarlo directamente— los faes siempre marcan lo que consideran valioso. Si tienes éxito en la búsqueda de su tercero, nunca se alejaran de ti. Te consideraran un recurso y volverán otra vez sin importar si quieras o no.


—¿Cuál es la alternativa? ¿Que desaparezca su hermano? Puede que no desee a los paranormales, pero no voy a darle la espalda a alguien en necesidad— . Ese era uno de sus puntos débiles, por mucho que no quería involucrarse con el otro mundo, no pasaría por alto la gente que realmente estaba en peligro. Los mellizos podrían ser raros, pero se notaba que estaban profundamente perturbados por la ausencia de su tercero.


—Entonces voy contigo—. Cruzó los brazos como si eso hubiera resuelto el problema.


—Déjame pensarlo… No. ¿Por qué habría que hacerlo? No necesito que me sigas como un guardaespaldas vampiro. Tengo que mezclarme en la multitud.


Micky echó atrás la cabeza y rió.


—Nunca te mezclarás, baby.


Mezclarse nunca había sido un problema antes. ¡Demonios! Incluso su amante lo había considerado lo suficientemente invisible para tener una aventura. Como si no existiera para ellos. Changmin gruñó.


—No me llames ‘baby’. Y no hay razón para que no pueda fundirme con la multitud.


—Es posible que hayas sido ignorado por el perdedor de tu ex, pero para mí y la mayoría de los paranormales brillas como un faro. No voy a dejar de vayas a cualquier club sin respaldo.


Changmin puso los ojos en blanco, no importaba lo que él quisiera, de seguro el vampiro encontraría una forma para salirse con la suya. Se resigno y dijo:


—Muy bien, pero si te metes en mi camino voy a probar en ti mis habilidades de disparo.


Micky le dedicó una sonrisa con sus blanquísimos colmillos incluidos.


—Estoy a tus órdenes.— Su tono bajo, seductor, había hecho que Changmin sacudiese la cabeza. La última vez que había oído una voz seductora, estaba en la universidad, cuando había accidentalmente entrado a los baños de súcubos.


—¿Estás seguro de que no eres parte súcubo?— Preguntó.


El vampiro se acercó, puso las manos sobre el escritorio y le dio un beso en la mejilla.


—Tal vez podrías averiguarlo, señor investigador privado—. Se enderezó, dio media vuelta y salió de la habitación.


No importaba la forma en que lo mirara, Changmin estaba en problemas.

~:♥:~:♣:~:♦:~:♠:~

Horas más tarde, Changmin decidió empezar por el único lugar que había reconocido en la lista.


 No es que hubiera estado en el lugar, pero había pasado por delante del Club Virgo varias veces en su camino a casa de su antiguo trabajo como bibliotecario. El Club Virgo estaba entre los dos mundos, justo en el borde de la zona normal y lo paranormal. Las investigaciones de Changmin habían mostrado que habría una mezcla de humanos y no humanos por el lugar, justo esa misma noche, lo que lo hacía buen sitio para comenzar, ya que los seres humanos podían soltar uno que otro dato rescatable.


Después de un debate interno, Changmin se vistió con su ropa vieja que usaba cuando visitaba clubs, un conjunto que no había desempolvado por lo menos en un par de años. Maldita sea, tal vez no era más que una de las razones de que su ex se había ido a otra parte en busca de más acción.


Los pantalones de mezclilla oscura se pegaban como una segunda piel y la camisa rozaba su cuerpo en las zonas indicadas.


—No te ves tan mal.— Le dijo a su reflejo mientras peinaba su cabello con un poco de gel y contempla su apariencia. Por lo menos la membrecía del gimnasio parecía estar dando sus frutos. Lo único que hacía era estar sentado detrás de un escritorio hasta el momento, pero había empezado a trabajar por las mañanas y algunas de sus partes blandas fueron endureciéndose.


— ‘¿No está mal?’ es una mierda de eufemismo—. Micky habló desde la puerta.


—Hey ¿Cómo te metiste en mi apartamento?— La ira de Changmin se desvaneció cuando vio el traje de Yoochun. Mientras que Changmin vestía pantalones de mezclilla, la mitad inferior de Yoochun fue encerrado en cuero, que sequía fielmente cada línea de su cuerpo, mientras que su mitad superior estaba cubierta con una camisa de seda roja que parecía muy tangible. La boca de Changmin babeaba. Tal vez no quería involucrarse con un vampiro, pero no había dicho nada de que no podía admirar el paisaje.


—Soy un vampiro. No puedo entrar en cualquier lugar sin vestir bien—. La malvada sonrisa de Micky le dijo al investigador que no necesitaba expresar su admiración, el maldito bastardo ya había leído sus pensamientos.


—Supongo que ni aunque te lo pida, te vas a quedar aquí—. No necesitaba un guardaespaldas y dudaba que nadie pensara que el vampiro y él eran sólo un par de conocidos. Después de todo, no era tan atractivo como para atraer a un hombre con la belleza del otro mundo de Yoochun.


—No—. Negó con la cabeza—. Confía en mí, no quieres ir a ese club sin mí ¿Quieres aparecer reclamado por alguien o ser el objetivo de alguien?


—Muy bien –dio un último vistazo a su imagen—, pero si me tomas del hombro, me abrazas, o por lo saltas sobre mí o intentas siquiera pellizcar mi trasero, ten por seguro que voy a golpearte—. Advirtió.


—Si pongo mis manos en ese trasero, valdrá la pena—. El vampiro sonrió.


Changmin no confiaba en el hambre que veía en los ojos de Micky sólo deseaba que la necesidad de responder a él pudiera ser un instinto pasional genuino y no el resultado del control mental que infringía sobre él.


—Vamos— Changmin suspiró, con la esperanza de que el vampiro pudiera leer su frustración, pero no su atracción.


Micky permaneció en silencio mientras que Changmin recogía su cartera y luego abandonaba su habitación.
Ignoró a su compañero mientras se dirigían al club, que estaba a sólo unas calles de distancia. 


—Por cierto, te recomiendo que no le des tu nombre a nadie –le dijo el vampiro antes de salir del edificio— . Es más, ni siquiera pienses en tu nombre cuando lo des alguien del club.


—¡¿Qué?! ¿Por qué?— Preguntó.


—Recuerda el incidente de la bruja— Cantó como respuesta.


—Ok. Lo entiendo. No lo tienes que repetirlo— sólo recordar el aroma que dejó la bruja lo hacía marear— ¿Qué sugieres que haga?


—Sugiero que uses otro nombre.


—¿Algo cómo ‘Micky’? –Se burló.


—¡Oye! He tenido tantísimos nombres, y es uno de los que más me ha gustado. Me trae buenos recuerdos.


—¿De la apertura de Disneylandia?


—Aunque no lo creas, estuve ahí. Pero ese no es tema. Si conocen tu cara pero no tu verdadero nombre, cuando intenten hechizarte se les saldrá el tiro por la culata.


—¿En serio?


—Por lo menos el efecto no será tan fuerte.


Changmin gruñó.


—Y el nombre ¿Tengo que cambiarlo por completo?


—No precisamente –dijo pensativo— ¿Y si sólo cambias tu apellido? Así puedes cubrir, en cierta forma, hasta tus lazos familiares.


—Tienes razón— . A pesar de que no sólo consideraba a su tío Wooyoung como único familiar, bien podría proteger a su familia ocultando su apellido. De hecho era una excelente idea, incluso así podría borrar la pista a personas indeseables.


—¿Qué tal si en vez de pensar en tu ex, pensamos en algo en lo del nombre? –Micky respondió molesto. Era claro que no iba a salirse de tu cabeza tan fácil.


—Deja el tema ¿Quieres? Mejor ayúdame con lo otro.


—Cuando quieras, dame una noche y haré que olvides hasta respirar.


Changmin no sabía si no anterior era demasiado excitante, o bien una advertencia.


—Sabía que me querías muerto, así que rechazo tu invitación.


—Tú te lo pierdes –El vampiro empezó a reir— ¿Qué tal Max? ¿No te gusta?


—¿Max?


—Sí, Max Changmin. Aunque parece más nombre de agente secreto que detective— . Micky estaba bastante alegre con su sugerencia.


De hecho no es tan malo, hasta tiene cierto toque de peligro.


»Vez ¿Sabía que te iba a gustar? Ahora seremos ‘Max y Micky’, investigadores privados.


—Te di la habitación, no el permiso de ser ni mi guardaespaldas ni mi compañero –. Gruñó, era difícil tratar con un vampiro empecinado a no alejarse de él— . Además, ‘Micky’ no suena a compañero de aventuras.


—Si tanto te molesta, puedes llamarme Yoochun— . El vampiro dijo con voz gruesa y más amable. En un rápido movimiento, se puso frente a él y le tendió la mano.


A pesar de que el vampiro parecía estar todo el tiempo tratando de meterse en sus pantalones, aquella actitud tan divertida le agradaba. Hacía tiempo que alguien lo hacía sentirse tan cómodo. Iba a extender su mano para contestar el saludo, pero un gruñido lo detuvo en seco.


Los pelos de la nuca se erizaron cuando un par de brillantes ojos amarillos se asomaron desde la oscuridad. En ese momento la presencia de Yoochun no se sentía tan sofocante. Cuando el vampiro le puso la mano en la espalda para hacerle saber que él estaba allí, Changmin sintió alivio en lugar de resentimiento.


—Hey ¿Tú eres el nuevo detective de la zona?— Una voz profunda gruñó.


—Sí.— No ofreció más información. La criatura de ojos amarillos le daba miedo y ya tenía la ventaja. Lo paranormal que salía a la luz podría tener ojos de color extraño, pero el resto de su cuerpo estaba bastante bien.


Cabello oscuro y despeinado enmarcaba un rostro atractivo. El desconocido tenía los hombros anchos y llevaba una estirada camiseta en la que trató de limitar su volumen. Los pantalones que llevaba le iban un poco mejor, ya que tenían algunos desgastes en las costuras, pero era el enojo en sus ojos lo que hizo a Changmin dar un paso atrás en los brazos de Yoochun.


—¿Hay algo en que te pueda ayudar?— Preguntó Yoochun. La frialdad de su voz debería haber causado hielo en el aire.


—Tú no—. Gruñó el hombre lobo— . Él— Señaló con el dedo a Changmin.


Changmin se aclaró la garganta. Trató de alejarse de Yoochun, pero el vampiro lo mantuvo junto a él


—Hum ¿En qué puedo ayudarte?


Los dedos de Yoochun se clavaron en los hombros de Changmin.


—Estamos juntos–. Gruñó con ferocidad.


—No, no lo están— insistió el hombre lobo—. Puede que quieras, pero todavía no es tuyo—.Olió el aire como cuando Changmin veía a los sabuesos hacer en la televisión—. Él no lleva tu olor.


El investigador empujo lejos de él a Yoochun y dio un paso adelante. En cualquier otro momento se habría preocupado por acercarse a un desconocido paranormal sin por lo menos un arma en su poder, pero la curiosidad ganó a lo largo de la precaución.


—¿Qué quieres de mí?


—He oído que no te gustan los paranormales, pero tengo el dinero suficiente para convencerte de que me ayudarás de todos modos—. El hombre inclinó la cabeza como si pudiera escuchar algo fuera del alcance de un simple humano.


—No voy a ayudar a nadie por un precio— coincidió.


—¿Cuál es tu precio?


—¿Cuál es el caso?— Replicó Changmin.


Sorprendentemente, el hombre lobo sacó una fotografía del bolsillo de su chaqueta.


—Mi hija Yoonmi, no la encuentro.


Changmin tomó la foto. La imagen de una niña sonriente con los ojos amarillos de su papá le dio una patada al estómago. No podía tener más de cinco.


—¿Q... Qué edad tiene?—Tenía un bulto atorado en la garganta, por lo que le era difícil hablar. Mierda, ni siquiera importaba que el hombre no fuera humano. Changmin tenía una debilidad por los niños.


—Cuatro. Desapareció hace dos días. Te voy a dar todo si encuentras a mi hija.


—¿Cuando se la vio por última vez?— Changmin pensó que esa era la pregunta adecuada. Dudaba que pudiera encontrar una niña hombre lobo, menos si su padre no pudo atrapar el aroma.


—En el parque Jirisan, en la séptima entrada.


Mierda, ese lugar es enorme.


—¿Quién estaba con ella cuando desapareció?— Tal vez estaba metiendo las narices en asuntos privados, pero necesitaba más información.


—Su niñera. Su madre y yo no estamos juntos, y ambos trabajamos. Hemos contratado a una niñera para cuidarla durante el día hasta que pueda ir a la escuela.


Changmin asintió con la cabeza. El lobo tenía los mismos problemas que cualquier otro padre. Atrás quedaron los días en los que había grandes viviendas de protección oficial. En estos días, la mayoría de los padres estaban felices de ganar suficiente dinero para pagar los impuestos sobre sus tierras de caza. Changmin dudaba incluso si él encontraba a la niña viva y sana, si iba a recibir dinero del hombre de pie delante de él. Mirando atentamente los amarillos, Changmin vio por primera vez un padre preocupado en lugar de un lobo esperando para comer un ser humano desprevenido.


—¿Cómo te llamas?


—Kangin.


Mierda.


Changmin no hubiera reconocido al hombre, pero sí reconocería el nombre. Kangin encabezaba el grupo más grande en el estado. Su lista de enemigos probablemente daba la vuelta al mundo. Suspiró largamente antes de contestar.


—Veré lo que puedo hacer.


—¿Puedo tener tu palabra? –Kangin le tendió la mano.


Dando al hombre lobo un apretón de manos en un acuerdo era tan bueno como un vínculo de sangre. Si lo rompía, Changmin sabía que su sangre decoraría las calles, las aceras y probablemente salpicaría los lados de los edificios como una advertencia a los demás. Yoochun se lo impidió. Changmin miró a los ojos preocupados del vampiro, negó con la cabeza sutilmente. Había un niño involucrado aquí.

«Una niña, Yoochun». Pensó.


—Soy Max Changmin, estaré encantado de ayudarte.


Yoochun cerró los ojos un instante y luego soltó a Changmin, tan bueno como el que da su aprobación. 


Tomando una respiración profunda, Changmin tomó la mano del hombre lobo. Kangin le apretó suavemente como si estuviera preocupado de hacerle daño.


—Gracias—. Kangin se volvió para irse.


—Antes de irte ¿Podrías decirme quien te envió a mí?— Changmin no había estado allí el tiempo suficiente para ganarse una reputación.


—¡Oh! Algunos fantasmas que dijeron que trabajaban para ti— . Dijo Kangin. Luego, con un rápido movimiento de cabeza gruño—¡Te encontraré!— Y desapareció en la noche.


—¿Eh?— Changmin no sabía si debía agradecer a Kyu y a sus amigos, los fantasmas del barrio, o darle un firme escarmiento.


Yoochun deslizó su mano alrededor del brazo de Changmin. 


—No creo que debas llevar el caso.


Changmin levantó la vista para mirarlo. 


—¿Crees que debería mantenerme al margen y dejar que algo le suceda a esta niña?


Yoochun asintió con la cabeza, sin inmutarse por el tono agudo de Changmin.


—Ya lo has oído. Ella se fue hace unos días. Las probabilidades son, si no se ha encontrado con vida, es que no vas a encontrarla.


Changmin se apartó de Yoochun y se fue hacia el club.


—Discúlpame si a mí sí me importa.— Molesto con la actitud del vampiro.


En la entrada, el cadenero –que tenía cierto aire de gorila– miró a Changmin.


—¿Tiene una invitación?

Maldita sea, no sabía que la necesitaba una.


Antes de que pudiera dar una buena excusa, Yoochun habló detrás de él.


— Está conmigo.


El portero se hizo a un lado.


—Vaya a la derecha, señor—. La boca de Yoochun se formó en una sonrisa y se volvió hacia Changmin.


—Te lo dije, me necesitas.


—Supongo que por una vez estas en lo cierto—. Replicó Changmin ¡Maldición! ¡Maldición! Se aseguró de que su rostro no revelase su agitación ¿Qué tipo de detective no investigaba el lugar que planeaba visitar para un cliente? Debería haber sabido que iba a necesitar una invitación. Realmente tenía que trabajar en lo básico, si no quería que le matasen.


—Vas a aprender—. Yoochun puso una mano en la espalda de Changmin, lo llevó hacia el bar—. El barman es siempre la mejor persona para hacer preguntas—.


—Lo sé—. Había visto suficientes series de detectives y escuchado historias de su tío.


Yoochun le dio un beso en la mejilla y Changmin apenas resistió el impulso de golpear al vampiro.


Al acercarse al bar, Changmin sonrió a la morena alegre que estaba preparando las bebidas más rápido que lo que permitía ver al ojo. No daba un apariencia paranormal, pero decidió que su velocidad demostraba que era un poco más que humana.


¿Qué puedo darles caballeros?— Miró a Changmin a Yoochun y viceversa.


—Whisky— . Respondió Yoochun antes de que Changmin pudiera hablar.


—¿Qué?— Se volvió hacia el vampiro.


—Los detectives beben whisky, todo el mundo lo sabe.


—No me gusta el whisky.


Yoochun sacudió la cabeza con tristeza.


—Nunca serás un detective adecuado.


—Voy a golpearte antes de que termine la noche. –Prometió al vampiro.


Giró para encontrar dos vasos de whisky alineados en el bar.


La camarera deslizó uno hacia Changmin.


—Esta es por parte de la casa—. Dijo con un guiño.


Poniendo los ojos en blanco, Changmin bebió el trago, tratando de no tenerlo en la lengua.


» ¿Y Changmin?— Volvió la mirada hacia la camarera. No le había dado su nombre, estaba seguro de ello. Debió de haber escuchado mal.


—¿Cómo...?


—La abuela dice— con una sonrisa fría—¡Hola, querido!— Y se dio la vuelta y se dirigió hacia el otro extremo de la barra.


Una extraña sensación de hormigueo atravesó el cuerpo de Changmin.


—¡Oh, demonios! ¿Qué carajo me dio?

5 comentarios:

  1. Asafsjdfnj la idea de un Yoochun como vampiro es tan sexy, y que decir de Changmin ;___;
    Me esta gustando demasiado, todo esto de tratar casos paranormales es extremadamente interesante <3
    Ojala y publiques pronto de nuevo!

    ResponderEliminar
  2. Anónimo8/17/2015

    Waaaa me encanta Chunnie d campiro :3 ojala actualizs pronto :) y gracias x compartirla :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo8/17/2015

      Jajaaja sorry xD de Vampiro :D

      Eliminar
  3. Jajajaja esto se pone cada vez mejor! Por favor no abandonen la historia!!! Espero con ansias la Actualizacion quiero saber que sucedió con changmin y todos sus casos ;)
    Figthing por la historia!!

    ResponderEliminar
  4. Waa esta historia está muy divertida e interesante xD, en serio me encanta, seguiré leyendo *^*

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD