Las navidades más memorables

18 comentarios
Titulo: Las navidades más memorables
Autor: Lady Mirotic
Pareja: JaeMin
Género: slash / Lime
Extensión: Oneshot
-----


Nuestra primera navidad...



Changmin y Yunho se encontraban conversando en el patio del internado sobre como este había cambiado sus vidas, Yunho le estaba contando lo divertido que lo pasaba con sus nuevos compañeros ( ya que no estaban en la misma clase), cuando Junsu llego para despedirse de ellos, ya que se acercaba la navidad y el decido viajar para celebrarlo con su familia, fue entones cuando vio de reojo a Jaejoong que se encontraba en la salida del colegio platicando con unos amigos llevando consigo sus pertenencias.(Nota de la autora: Aquí Jaejoong es compañero de Changmin pero estos se llevan mal, aunque Min siente algo mas por este)



-"Parece que también regresa a casa..."



-Minnie... changminnie, amigo, ponme atención...



-Eh...



-te pregunte que como lo estas pasando tú en la escuela?



-Ah si, lo siento- el pequeño retomo la conversación, olvidándose por un momento de Jae



La víspera de Navidad llego, y pese a que los alumnos que se quedaron en el colegio querían quedarse despiertos más tiempo, todos cayeron rendidos en sus camas, en cambio Minnie miro por la ventana, la luz de la luna se colaba tras esta, mientras ligeros copos de nieve cubrían la cuidad, no supo por que, pero mientras esta melancólica escena transcurría afuera de su ventana y el 25 de Diciembre nacía, el único pensamiento de Minnie era...



-Como estará Jaejoong?, espero que reciba muchos regalos, que este muy feliz con su familia….no puedo creer que este deseándole buenas deseos, si nos odiamos a muerte, pero aun así lo quiero, es algo que no pude evitar….



»¦«~ºº»«ºº~»¦«~ºº»«ºº~»¦«~ºº»«ºº~»¦«~ºº»«ºº~»¦«~ºº»«ºº~»¦«~ºº»«ºº~»¦«



Nuestra segunda navidad...



No sabia por que lo había hecho, realmente no lo sabia, ahora se repetía una y otra vez que no debía haberlo hecho, se golpeaba mentalmente por lo que hizo, pero ya estaba hecho y no podía echarse atrás.



Y es que para entretenerse durante sus vacaciones mientras esperaba alguna noticia de sus amigos, Changmin se ponía a dibujar, siempre le había gustado, además era una forma practica de matar el tiempo, lo hacia evadirse por largo tiempo de el odio que su familia le profesaba, sin embargo, tenia una pieza de madera bastante buena, era parte de un mueble viejo que unos vecinos habían tirado, y decidió intentar algo nuevo, apenas terminado el boceto de la pieza y consiguiéndose una navaja vieja comenzó a tallar, al final y luego de lijar la figura, le quedo una linda pieza de un Pegaso levantando las patas delanteras con las alas extendidas, como si fuese a levantar el vuelo. Se sintió muy orgulloso de si mismo, era la primera vez que hacia un tallado en madera, y lo guardo, no fuera a ser que se le rompiera o perdiera



En cuanto la navidad se acercaba, creyó que seria un perfecto regalo...pero no sabia a quien podría dárselo, por mas que pensaba en sus amigos, no quería que ninguno de ellos se sintiera menos por no haber recibido una figura igual, además, cada vez que la veía, no podía evitar pensar en Kim Jaejoong.



Le costo mucho pero al final se decidió, su pequeña y primera figura tallada seria para Jaejoong, la verdad era que le había agradado la primera vez que lo había visto, parecía un muñequito de porcelana con su piel tan blanca y fina, lo malo fue que se rompió la ilusión cuando se le ocurrió abrir la boca, no podía negar que pese a todo, el chico le agradaba, y creía que si le trataba bien, las cosas cambiarían...por ello le pidió ayuda al profesor de arte para que el tallado tuviera un mejor acabado, lo envolvió en papel y le coloco un listón plata, y junto con una tarjeta la coloco en su bolsillo, de manera que pudiera entregársela en el transcurso del día.



La oportunidad perfecta se presento cuando tuvieron la clase de gimnasia, ya no estaba tan seguro de entregárselo y eso era por que la poca confianza que se tenia se había esfumado, respiro profundo varias veces cosa que lo ayudo a encontrar la fuerzas que le hacian falta y sin que nadie lo viera dejo el obsequio en el casillero de Jaejoong, le seria fácil encontrarlo y sobre todo entender que era para el, después de todo la tarjeta decía tan solo Feliz Navidad Jaejoong, acompañado de sus iniciales MC, y ahora diez minutos después de haber realizado la hazaña de su vida, no podía parar de decirse a si mismo



-"Por que lo hice, no debí hacerlo, no debí..."



»¦«~ºº»«ºº~»¦«~ºº»«ºº~»¦«~ºº»«ºº~»¦«~ºº»«ºº~»¦«~ºº»«ºº~»¦«~ºº»«ºº~»¦«



Nuestra tercera navidad...



Genial, esta era por mucho la peor navidad que había podido pasar, primero Junsu se había comido la mitad de su almuerzo sin que el se diera cuenta (bueno estaba distraído viendo a cierto chico de cabellera negra (entiéndase Jae)) y un sin fin de cosas mas, sin embargo... aun no entendía POR QUE SEGUIA INSISTIENDO EN DARLE OBSEQUIOS DE NAVIDAD A JAEJOONG?!!!



Bien, aun estaba a tiempo de mandarle su regalo... había algo que le decía que debía dárselo, aunque la actitud de Jae lo desanimaba demasiado. Min suspiro, “bien” penso, ya estaba hecho, seria un desperdicio de tiempo el no dárselo, se levanto muy sigilosamente de su asiento y sin que se dieran cuenta de su ausencia, fue en busca de alguien quien lo ayudara, en el camino se encontró con un amigo de Jae y decidió hablarle



-Hola, lo siento pero tú conoces a Kim Jaejoong – Dijo Changmin haciéndose el que no sabía nada, pero era sabido que aquel muchacho era uno de los cercanos a Jae



-Si lo conozco, por que?-



-es que llego este obsequio que para el, se lo podrías entregar-



-Claro !-



-gracias, bueno … adiós- dijo Min alejándose y felicitándose a si mismo por su destreza actoral



Esperaba que le gustara, esta vez decidió hacerle un retrato, la inspiración llego un día que paseaba por el patio y lo vio, recostado contra el tronco de un árbol, las hojas cayendo debido al otoño, y el, durmiendo en completa relajación. No se pudo quitar esa imagen de la cabeza y lo dibujo varias veces y en su opinión, la que le mando era la que mejor le había quedado. Junto al retrato adjunto una pequeña nota que decía:



“Deseando que te guste, una muestra de mi aprecio, Feliz Navidad MC”



»¦«~ºº»«ºº~»¦«~ºº»«ºº~»¦«~ºº»«ºº~»¦«~ºº»«ºº~»¦«~ºº»«ºº~»¦«~ºº»«ºº~»¦«



Nuestra Cuarta navidad...



Las cosas no podían estar peor, al iniciar el curso creyó que tal vez podría comprar los regalos ahora que podía ir a la ciudad , sin embargo, con el torneo de fútbol encima, mas el inesperado ingreso de Junsu y de el al equipo y el dichoso baile de navidad, no le dejo mucho tiempo para buscar nada ni hacer nada para Jae, aun no averiguaba por que tenia esa manía de darle algo en navidad que con el tiempo se transformo en una verdadera necesidad, pero... prefería no pensar mucho en ello, sobre todo por que últimamente no tenia mucho tiempo para pensar. Y ahora se hallaba en un dilema... que le regalaba a quien lo tenía todo... o por lo menos eso era lo que presumía Jae, en ese momento lo recordó, el aun conservaba una pulsera muy hermosa de oro con adornos en plata que se había comprado hace mucho y que ya no la usaba eso podría ser un buen regalo ya que a Jae le gustan mucho los accesorios



-Pero, si se lo doy se vería demasiado obvio- se dijo a si mismo mientras se mordía el dedo nervioso



-Dijiste algo Min?



-Eh, no nada Junsu… y Yunho?



-Entro a esa tienda- señalo una tienda de artículos y accesorios de decoración



-Y para que?



-No lo se



Se acercaron para ver que había llamado la atención de su amigo y ahí vio el regalo perfecto para el ser de sus obsesiones, un par de aretes de plata en forma de cruz muy elegantes y bonitos que podrían hacer juego con su pulsera



-precioso... y perfecto, no puedo creerlo



-Que?



-Digo que no puedo creer la suerte que tengo de encontrar un par de aretes que hagan juego con la pulsera



-Si, aunque supongo que es caro?



-No se, tal vez, mejor pregunto



Devuelta en el colegio….



-Parece que no te fue bien Minnie



-Claro que no, yo le dije a la profesora que no sabia bailar, fue la peor cosa que me pudo pasar, prefiero mil veces jugar contra los otros equipos todos juntos yo solo, que volver a bailar en publico- dijo dejándose caer en el asiento, mientras discretamente buscaba con la mirada a Jae, y lo encontró, junto con una compañera de clase que no recordaba su nombre en la mesa del ponche-voy por ponche, quieren?- le hablo al grupo



-Yo si



-Yo también- contestaron los demás



-Err, te ayudo hermano-



-No, no te preocupes, yo puedo- dijo y sin esperar a Yunho se levanto y se acerco a la mesa- "ahora el problema es como se lo dejo caer en su bolsillo"



Sin embargo, como siempre, Jae aprovecho el momento para intentar molestarlo, pasando junto a el y empujándolo en el proceso



-"Bien, ya lo hice y... sigo sin entender por que le sigo dando regalos"



»¦«~ºº»«ºº~»¦«~ºº»«ºº~»¦«~ºº»«ºº~»¦«~ºº»«ºº~»¦«~ºº»«ºº~»¦«~ºº»«ºº~»¦«



Nuestra Quinta navidad...



Bueno, ahora si podía admitirlo, tenía algo con Jaejoong, aunque sea solamente en una dirección... de su parte. Tenia que admitirlo, por lo menos para si, que Jae, le gustaba... y mucho. Es una lastima que por su carácter, todo tuviera que quedar en un simple gusto de su parte, como un amor platónico y hasta ahí, ahora tenia que darse a la tarea de olvidarlo, de momento se le estaba haciendo relativamente fácil, con eso del campeonato de futbol, los exámenes de fin de semestre y aun así tenia en estos momentos el dilema de cómo le enviaba su obsequio de Navidad a Jae?...



-Min, mamá va a ir a la ciudad por algunas cosas que faltan para la cena, quieres acompañarnos?- pregunto Yunho a su amigo, que asomaba por su puerta



-"Gracias allá arriba quien quiera que sea"- pensó-Claro!, permíteme un minuto, ahora bajo



Yunho asintió y cerró la puerta para bajar a avisarle a su madre que Min también iba de compras. Cuando visito la tienda de ropa junto con sus amigos se desvió para comprar algunos útiles que le hacían falta y lo vio, el regalo perfecto, una hermosa figura de un ángel, lo que le llamo mas la atención de la estatuilla fueron las facciones de la cara, ya que eran muy similares a las de Jae, y lo compro. Ahora el problema en cuestión era el de mandarlo, pero eso era lo de menos ya se le ocurriría alguna forma.

»¦«~ºº»«ºº~»¦«~ºº»«ºº~»¦«~ºº»«ºº~»¦«~ºº»«ºº~»¦«~ºº»«ºº~»¦«~ºº»«ºº~»¦«



Nuestra sexta navidad...



Por fin podía vivir una vida normal, de nuevo agradecía aquel ente superior que le ayudaba y protegía, ya que al fin se había librado de su familia, después de años de vivir en un absoluto caos, ahora vivía con la familia de Yunho que amablemente lo había adoptado y le enseñaba todos los días el verdadero significado de “Amor de Familia”, pero había algo que nunca cambiaría y eso era su amor por… Jaejoong .



Bueno, el intento de noviazgo con Jibin no funciono, nota mental “ las chicas no me van bien”, así que ahora intentaría olvidarse de Jae de otra manera y esa era con Lijun. Hace un par de semanas el chico se le acerco pidiéndole una cita... EN PLENO ALMUERZO!!,todos lo voltearon a ver, Yunho escupió lo que estaba bebiendo cuando escucho la solicitud de Lijun, luego se desmayo cuando Min sonriente le dijo que si, cabe señalar que no paso ni una semana y el chisme de que el mejor jugador de futbol “era Gay” recorrió el mundo por decirlo de alguna manera, esto hizo que varios chicos no perdieran mas su tiempo y se acercaran pidiéndole citas. Era como si estuviera trayendo un cartel colgado al cuello, diciendo chicos soy material disponible, mientras que las chicas trataban de todas las formas posibles de seducirlo, haber si en algunos de esos intentos volvía por el “buen camino” como decían ellas. Sin embargo, la única persona que el añoraba como posible cita, ni lo miraba.

Jae no había dicho nada, no le pedía nada y parecía ignorarlo, la verdad era que todas sus esperanzas de tener algo mas con el estaban por el suelo, mientras caminaba distraídamente por el corredor camino a su habitación, escucho una voz que se le hizo muy familiar, se acerco a una de las puertas que lo rodeaban y para su asombro comprobó que provenían de la habitación de Jae, por lo que acerco su oreja a la puerta para escuchar mejor. Era una discusión entre el y su madre por un libro de edición actualizada de "Mil y una recetas de cocina " que se negaba a comprarle, al principio no entendió por que Jae quería un libro de cocina, pero al desayuno preguntando por aquí y por allá, se entero de que él al salir de la escuela quería convertirse en Chef y su familia, o mas bien su padre no lo permitían ya que por una costumbre familiar debía convertirse en abogado como su progenitor y su abuelo, pero Min sin pensarlo dos veces compro el dichoso libro, lo envolvió y añadió su nota correspondiente: “Se lo mucho que lo deseabas, espero que aun no lo tengas, con amor MC”



Si, con amor, para que negarlo, pero esperaba que no fuera por mucho, ya que no quería aferrarse a imposibles



»¦«~ºº»«ºº~»¦«~ºº»«ºº~»¦«~ºº»«ºº~»¦«~ºº»«ºº~»¦«~ºº»«ºº~»¦«~ºº»«ºº~»¦«



Nuestra séptima navidad...



Su ultimo año, y su ultimo regalo para Jae... mmm bueno, dicen que el tiempo y la distancia lo curan todo y Min esperaba con todas sus fuerzas que eso se aplicara a sus sentimientos por Jae, que ningún otro ser humano había sido capaz de borrar hasta el momento, por suerte no llego a ser novio de ninguno de los chicos que lo invitaron a salir, ya de por si se sentía mal aceptando salir uno que otro fin de semana con alguno de ellos mientras en su mente y corazón seguía la presencia de Jae intacta.

Fue una suerte enterarse que el muchacho quería ser Chef, eso le dejaba el camino mas fácil al momento de escoger el próximo regalo, se decidió por un cofre para transportar los condimentos e ingredientes al momento de cocinar, que vio en una tienda especializada en artículos de cocina, en su interior traía varios frascos y compartimentos para facilitar el traslado de los utensilios que un cocinero utilizaría en su labor. Fue una lastima que no le tocara Jae en el Juego del amigo secreto que organizara el presidente de la clase como el ultimo recuerdo del año, pero pensándolo mejor… no fue tan malo que las cosas salieran así, después de todo, no quería que se enterara de que el era su admirador secreto.



/////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////



-Sucede algo Boo



-Yoochun..- siseo en advertencia- cuantas veces te he dicho que...



-Que no te gusta que te digan Boo- corearon sus amigos



-Si miles de veces, las mismas que te sigo diciendo así, resígnate hombre, lo seguiré haciendo, así que dime que te sucede



-Nada



-Vamos cuéntame que te sucede- dijo Yoochun- te conozco bien y a ti te pasa algo



Jae suspiro



-Es solo que estoy esperando algo



-Que?- preguntaron sus amigos, sin embargo uno de ellos, contesto por el



-Que no es obvio, cada año, un admirador secreto le manda obsequios en navidad, este año es el ultimo y también es el decisivo, si le llega regalo significa que es de nuestro grado o mas joven, si no, significa que fue un compañero que ya salió.



-Pero, aun si hubiera sido mayor que nosotros, puede llegarle el regalo



-No, si hubiera sido mayor, el obsequio estaría con los del correo y estos se colocan en el árbol que esta en el hall, y no estaba ahí, así que solo queda la posibilidad de que, o ya salió y no mando nada, por que no sabia si te quedarías aquí o te irías a casa, o es de nuestro grado o mas joven



-Jae, toma esto es para ti estaba a la entrada de la habitación-dijo un amigo que recién entraba en la habitación



-para mi, dámelo…-dijo Jae saltando de su cama y arrebatándole el paquete-quien lo manda- le pregunto al recién llegado



-no lo se, lo encontré en el suelo cuando llegue



-pero abre el regalo- apresuro Yoochun- ya luego piensas quien pudo mandártelo



Jae solo asintió y hizo lo que su amigo le pedía, al abrirlo se encontró con un cofre bellamente labrado



-Un Joyero?- pregunto decepcionado Taegoon- y sin nota?



-Tal vez venga adentro- razono Yoochun- y no creo que sea un Joyero, más bien creo que es una cajita de música



No sabia cual de las dos opciones era peor, pero si sabia, que su admirador no le había olvidado y, la caja, aunque hermosa, no era de su gusto, gran equivocación, al abrirla, tanto el como sus amigos no pudieron mas que sorprenderse, la caja tenía diferentes compartimientos para colocar los frascos con los condimentos, herramientas etc., y la comprobación de que el obsequio era de su admirador



“Supe de tus planes a futuro, espero que este Kit te sea de utilidad y que cuando lo utilices pienses aunque sea un poquito en mi MC”



»¦«~ºº»«ºº~»¦«~ºº»«ºº~»¦«~ºº»«ºº~»¦«~ºº»«ºº~»¦«~ºº»«ºº~»¦«~ºº»«ºº~»¦«



Nuestra octava navidad...



Bueno, definitivamente quien dijo que la distancia traía el olvido había mentido, hacia meses que Min había salido del colegio y en consecuencia dejado de ver a Jae, pero el aun seguía clavado en su corazón como una espinita difícil de sacar, estuvo a punto de salirse de la academia de arte y entrar a la escuela de Cocina, solo para poder estar con el, gracias a Dios que se arrepintió a tiempo, pese a tener un excelente apetito ya que no había platillo en el mundo que le disgustara, el aprender y realizar recetas eran cosas totalmente diferentes.

Tiempo de cocción… ¿Qué era eso?... si, el podía cocinarse cenas simples que le permitieran saciar su hambre, pero de eso a dedicarse a la cocina profesional, no gracias.



Mañana seria navidad, por lo que Min se encontraba en el centro de la cuidad en su ejercicio favorito desde hace años “la búsqueda del regalo ideal para Jae en estas fiestas”, se encontraba medio disfrazado simple prevención de su parte, comprando unas plantas medicinales muy difíciles de conseguir, para enviárselas como regalo de navidad, plantas que servían como condimento y arreglaban bastante el sabor de las comidas. Decidió comprarlas ya que sabia que Jae les daría un buen uso.



Si, definitivamente esas plantas serian el regalo perfecto para él, sobretodo ahora, que sabia como hacerle llegar el presente… todo gracias a Yunho, cuya facultad al estar muy cerca de la de Jae, se había enterado que algunos alumnos internos al parecer se quedarían durante sus vacaciones en las instalaciones de la facultad y que Jae era uno de ellos.



-"Bueno, la primera parte fue sencilla"- Se dijo a si mismo Min, pues ya había comprado la planta, ahora el problema era que... EL MISMO TENDRIA QUE ENTREGARLA, y no estaba dispuesto a que Jae se enterara todavía que el era su admirador secreto... aun no - Disculpe, Kim Jaejoong?- pregunto en la recepción escolar



-Lo lamento, no puedo darle esa información



-Comprendo, sin embargo me mandaron a entregar un paquete de la florería, para el joven Kim Jaejoong, y no puedo regresar con el, ya sabe, ordenes de los jefes, si no se lo entrego en persona me correrán- dijo con angustia, sus dones actorales con el tiempo mejoraban notablemente y ahora lo comprobaba, por que el funcionario le sonrió y le brindo la información que el le pedía.

-Esta bien, edificio C cuarto 12, segundo piso



-Muchas gracias!!!- hizo una reverencia de agradecimiento y se encamino a la habitación del muchacho, cuando estuvo fuera de su puerta toco y espero impaciente alguna respuesta



-"Espero que no se haya ido de vacaciones"



-Si?- pregunto el pelinegro abriendo la puerta



-El señor Kim Jaejoong?- pregunto haciéndose el desentendido, claro que sabia que era el



-Si, soy yo



-OH gracias a Dios que lo encontré, aquí tiene



-Perdón?- dijo extrañado y regresando el regalo



-Es un obsequio, usualmente no entregamos a domicilio nuestros productos a menos que sea mayoreo, pero este es especial- dijo haciendo amago de volverlo a entregar, pero Jae tomo primero la tarjeta e ignoro a Min que tenia los brazos extendidos



“Dicen que son difíciles de conseguir, y mucho mas de cuidar, pero creo que tu harás un buen trabajo con ellas MC”



Después de leer la nota y su remitente, el pelinegro mas rápido que decir “hola” tomo su obsequio y le extendió un won al supuesto repartidor para luego cerrar la puerta en sus narices, Min solo sonrió y desapareció… así era Jae.



Por otro lado Jae apenas abrió el regalo y vio su contenido, corrió a la puerta para poder preguntarle al repartidor si sabía quien se lo había mandado, pero el joven... ya no estaba.



»¦«~ºº»«ºº~»¦«~ºº»«ºº~»¦«~ºº»«ºº~»¦«~ºº»«ºº~»¦«~ºº»«ºº~»¦«~ºº»«ºº~»¦«



Nuestra novena navidad...



Ya era definitivo, iba a matar a el que había dicho que el primer amor nunca se olvida, el muy... tenia razón y, por esa razón, no podía salir con nadie en otro plan que no fuera de amigos... JA!, ahora ni llorar le ayudaba a olvidar.

El año pasado se había mandado a hacer un cuaderno especial de hojas reciclables aunque no era del estilo de Jae era muy bonito y ni siquiera se notaba que era reciclado. El cuaderno, que más parecía libro por su tamaño poseía un índice. Era bastante útil y por eso tenia tres, uno era para el colegio, otro para sus dibujos, y el último lo ocupaba como un diario-cuaderno de notas. Como no sabia que mandarle ese año de obsequio decidió mandarle uno como el suyo, solo que esta vez lo mando a empastar, para que así lo aceptara mejor y para darle un toque más elegante en la portada tenia grabado su nombre.



Cuando preguntaron los fabricantes, por que con esas especificaciones, Min alego que un amigo suyo había visto el suyo y quería uno para navidad, pero lo que mas les imploro el joven era que mantuvieran su identidad en secreto, como los cuadernos eran naturales y exclusivos solo esa tienda los comerciaba y el no quería que Jae lo confundiera con algún otro chico si es que este comenzaba a averiguar. A los señores les extraño mucho la petición pero aceptaron gustosos.



-Listo... ahora el problema es como lo mando...- se dijo mordiéndose el labio y es que no tenia ni la mas remota idea de donde se encontraba casa de Jae



Guardo el obsequio y bajo las escaleras de la casa en la que vivía con la familia de Yunho



-Hola!!!



-Min, creía que aun dormías-le dijo la señora Jung



-No, ya estaba despierto señora Jung, pero estaba estudiando... y Yunho?



-Esta cambiando a Lian- sobrino de Yunho



-Mmm, espero que no tarde... veo que estaba viendo el periódico, algo interesante?



-No, solo habla de la fiesta Navideña de los Kim, hace años que no la hacen, tal parece que

El señor Kim festeja la reconciliación con su hijo, aun no entiendo para que nos invitaron

-Los invitaron?



-Mmm... creo que la invitación esta en el estudio, pero no iremos… tu quieres ir?



-Eh, no tengo planes "Gracias Dios, ahora se a donde mandar el regalo"



»¦«~ºº»«ºº~»¦«~ºº»«ºº~»¦«~ºº»«ºº~»¦«~ºº»«ºº~»¦«~ºº»«ºº~»¦«~ºº»«ºº~»¦«



Nuestra décima navidad...



Espero que le guste, Alex un compañero extranjero me dijo que en su país era muy popular la cocina y me dio un libro donde explicaban muchas recetas de comida



Realmente me sirvió mucho el hablar con el, me siento mas libre. Durante las vacaciones fui a Rumania, con Yunho y Junsu, ya que Alex nos había invitado a pasar una temporada en su casa, que mejor oportunidad para dibujar lugares nórdicos, que esta, sobre todo los lugares históricos. Fue mientras dibujaba que, le había abierto mi corazón, ocurrió en un momento en que el viento movió las hojas de mi cuaderno hasta un retrato de Jae. Alex, a diferencia de Yunho, no me replico ni me juzgo, conozco a este ultimo muy bien, si le hubiera dicho que estaba enamorado de Jaejoong, se hubiera desmallado, gritado, roto cosas y me hubiera retirado la palabra, todo en ese orden no por que me odie sino por mi condición sexual… a Yunho todavía le costaba aceptar mi homosexualidad, en cambio Alex, me comprendió y me apoyo, es un gran chico, incluso me dio el perfecto regalo para Jae. Con Ayuda del libro que me había dado fuimos recolectando distintos ingredientes típicos del país rumano con predominancia a los condimentos picantes, por que sabia que a él estos le encantaban, los guardamos en frascos y etiquetamos cada uno con su nombre correspondiente, al final juntamos como diez muestras distintas.

-Bueno... creo que esta vez si es el último regalo que le mando a Jae...- suspiro Min mientras veía la carta que estaba a punto de mandarle a Alex- creo que... aceptare su ayuda- expreso mientras cerraba su correo electrónico



Cuando platicaba con Alex no solo platicaba del largo tiempo que llevaba enamorado de Jae, sino de sus repetidos intentos fallidos de olvidarlo. Entre tanto intercambio de correos Alex le hizo una propuesta... ser novios, si el aceptaba, viajaría a Seúl hasta que el terminara su carrera y/o se olvidara de Jae, lo que sucediera primero, Alex era atractivo y estaba en una etapa de auto descubrimiento, según sus palabras, el le ayudaría a olvidar a Jae y Min le ayudaba a el descubrir si era gay o no, era un trato sencillo, si las cosas funcionaban y su relación maduraba seguían juntos, si funcionaban pero su relación no avanzaba, se separaban como amigos, y si no funcionaba, pues simplemente no pasaba nada.



»¦«~ºº»«ºº~»¦«~ºº»«ºº~»¦«~ºº»«ºº~»¦«~ºº»«ºº~»¦«~ºº»«ºº~»¦«~ºº»«ºº~»¦«



Nuestra onceava navidad...



-No te ha llegado?- preguntaba curioso Yoochun, que acompañaba a Jae a hacer las compras para su fiesta navideña, que seria al día siguiente

-No, y es extraño, en su regalo el año pasado... me pareció que, se despedía y...



-No lo puedo creer...



-Que?



-Así que si era verdad



-Que?!!!!- pregunto exasperado



-Eso- contesto girando la cabeza del pelinegro hacia una de las mesas de un local por donde pasaban, se encontraba un pelirrojo junto con un castaño que pudo reconocer claramente como Max Changmin



-según supe uno de los de intercambio, sale con Changmin, pero era un rumor



-Pues tal parece que no- dijo entre dientes



-Estas celoso?



-Quien yo?... por favor- negó Jae pero su actitud contradecía completamente a sus palabras ya que no podía quitarle la vista a los dos jóvenes que platicaban y reían alegremente en la heladería

///////////////////////////////////////////////////////

-Pero Minnie…



-Vamos Alex, no me pude resistir, no me regañes



El chico negó sonriendo, bueno por lo menos el trato funciono por una parte, Alex había comprobado que le gustaban los chicos, sobre todo Min, sin embargo este, a diferencia suya, no tubo buenos resultados con su parte del trato, aun así, seguían siendo "pareja"



-Y, cuando lo conseguiste?



-Recuerdas el viaje que tuve que hacer a Paris, con la clase?



-Claro, pude volver a mi trabajo por un tiempo gracias a ello



-Malo- lo regaño Min sonriendo- pues fui a un centro comercial esperando encontrar inspiración para mi trabajo final- el pelirrojo asintió- pues ahí lo encontré y lo compre



Si bien Jae y Yoochun, a lo lejos, no podían escuchar nada, sin embargo el peli oscuro si pudo ver el reloj que Min tenia en la mano, supuso que era un regalo para el chico Mcgastle... pues se veía caro.



Era algo tarde cuando por fin llego el correo que esperaba, como cada año, sin embargo su sorpresa no fue tan grata como pensaba. En la caja de obsequio se hallaba el reloj que había visto en manos de Changmin, un precioso reloj de cuerda, hecho de oro, de doble caja, con incrustaciones de piedras preciosas, tomo rápidamente la tarjeta



“Espero que te guste, lo vi en una tienda y pensé que debías tenerlo... con amor CM”



-Amor, si claro... pero ahora va a saber quien es Kim Jaejoong

////////////////////////////////////////////////////////////



-Me puedes explicar esto?- le gritaba Jae a un Min blanco como fantasma - es una burla?



-No!!!



-Seguro?... Por que hoy te vi muy cariñoso son tu novio pelirrojo



-Alex y yo no somos... bueno...



-No me interesa que tengas con ese pelirrojo, lo que me interesa es saber que clase de jueguito te traes, pero creo que...



-No es un juego, nunca lo fue, tu... me gustas... desde siempre y yo, simplemente comencé a mandarte una muestra de lo mucho que te quería- suspiro- te juro que no quise engañarte, es solo que jamás creí que me correspondieras y...



-Tienes razón, no lo hago, y te digo de una vez que no quiero que me sigas mandando obsequios ni nada mas, no quiero saber nada de ti- dijo y desapareció del lugar dejando a Min en medio del departamento con el corazón roto en mil pedazos



-Como se atreve a engañarme y demonios... - gimió frustrado rompiendo cosas, soltando insultos y demás antes de dirigirse hasta donde tenia los obsequios y las cartas, tomo primero todas las tarjetas y las intento romper, sin embargo no pudo... comenzó a pasarlas una por una, y ver cada uno de los obsequios, sabia que Changmin estudiaba artes, su abuelo le confirmo que aquella pieza tallada había sido hecha a mano, luego su retrato y todos los siguientes obsequios que demostraban que pensaba mucho en el y su bienestar... entonces solo pudo recordar el rostro triste y la voz rota del castaño y tomo una resolución



»¦«~ºº»«ºº~»¦«~ºº»«ºº~»¦«~ºº»«ºº~»¦«~ºº»«ºº~»¦«~ºº»«ºº~»¦«~ºº»«ºº~»¦«



Nuestra doceava navidad...



No podía ser mas feliz... este año tenia todo lo que había deseado en su vida, paz, una familia, amigos y amor... hacia dos meses que se había ido a vivir con Jae y estaba en su nueva casa, y que mejor manera de estrenarla que con una cena... esta era la primera navidad en su nuevo hogar, Yunho, Yoochun y Junsu se habían ido a terminar de celebrar junto a sus familias... ahora Minnie se hallaba sentado frente a la chimenea observando las llamas danzar con una sonrisa de oreja a oreja en su rostro al recordar a su novio, que seguramente se hallaba dormido, eran pasadas las tres de la mañana, seguía mirando el crepitar de las llamas envuelto en una manta pensando en todo lo que había tenido que pasar para poder gozar de tanta felicidad. De pronto sintió que unos brazos lo rodeaban por el cuello…

-Minnie, que haces ahí sentado?, por que no estas en la cama, es tarde- hablo mientras se acercaba mas al castaño



-Lo se, es solo que no podía dormir y baje para no despertarte- dijo, abrió la manta y tomo la mano de Jae invitándolo a sentarse entre sus piernas, este obedeció y se acomodo en el pecho del moreno mientras el lo cubría con la manta para protegerlo del frío



-Y bien?... me dirás que haces aquí sentado?



-Solo, recordaba



-Recordar?... Que?



-Todos los regalos de navidad que te di desde que te conocí- confeso con una sonrisa



-Ah... pero... tú no me diste regalo de navidad el año en que nos conocimos



-Claro que si te lo di- dijo levantando la cabeza de Jae un momento para mirarlo fijamente-solo que tu nunca lo supiste el primer día de navidad que te conocí, todos mis pensamientos fueron para ti, me preguntaba que estarías haciendo, que habrías recibido... -dijo abrazándolo y volviéndolo a acomodar en su pecho- siempre y durante cualquier actividad que realizaba, no podía evitar acabar pensando en ti, luego de eso comencé a mandarte obsequios, uno a uno sin darme cuenta de el por que lo hacia, el Pegaso que talle, el retrato que te hice, los aretes-dijo tocando a los recién mencionados



Jae se ruborizo, Min no solo le había empezado a mandar obsequios desde su segundo año, sino que también le dedico todos sus pensamientos desde aquel primer año que se conocieran



-Me siento algo raro, yo no te he dado ninguno, salvo aquel en séptimo, cuando hicimos ese tonto juego del amigo secreto



-No importa amor- dijo besando suavemente su frente- no estoy pidiendo nada- sonrió, y Jae lo miro, no entendía como era posible que aquel chico que lo sostenía entre sus brazos con tanto cuidado lo quisiera tanto, pero, se alegraba de que así fuera, ahora se daba cuenta que no podría vivir sin el. Aun recordaba el año anterior, cuando se entero que Min era su Admirador secreto, la forma en que lo confronto y sobre todo... la forma en la que le pidió perdón.



Primero le exigió que dejara al pelirrojo, pues el no aceptaba compartir lo que era suyo, no entendía como el chico Mcgastle había aceptado que Min le mandara obsequios, ni mucho menos el hecho de mostrárselos antes de mandárselos. El caso es que no le tomo mucho tiempo antes de regresar, pedir perdón, entregarse a Min y exigirle dejar al chico Mcgastle, todo en ese orden. Y sobre todo, no iba a olvidar nunca el rostro de Yunho cuando le dijo que eran novios y el desmayo que tuvo cuando les dijeron que se iban a vivir juntos



-Te amo- aseguro Jae mientras abrazaba fuertemente a Min

-Y yo a ti



-Y dime, ya que estamos despiertos y son las... cuatro de la mañana, cual es mi doceavo regalo?- dijo sonriendo de manera arrogante, aunque Min sabia que era pura apariencia



-En verdad quieres saber?- arqueo la ceja de la misma manera que su pelinegro novio



-Claro



Min le pidió a Jae que se pusiera de pie para luego arrodillarse frente a el

-Kim Jaejoong aceptarías ser mi esposo – Jae miraba el anillo que le ofrecía Min mientras buscaba en la cara de este buscando algún indicio de broma pero por la seriedad del asunto trato de tomar una actitud mas acorde con lo que estaba pasando

-En... serio?- Min, asintió sonriendo- estas seguro de esto?- volvió a asentir, con una sonrisa mas grande- Noooo- dijo a pleno pulmón sonriendo, no se lo podía creer- o sea digo si claro que me caso contigo.... te amo.... TE AMO… GRACIAS AMOR- dijo levantando a Min y colgándose de su cuello ya que este era bastante alto, mientras el moreno solo reía ante la reacción de su Jae al tiempo que se aferraba al cuerpo de este para no caer.

-Jae detente que me ahogo-dijo Min entre risas tratando de parar la euforia de Jae



-Discúlpame, es que no lo puedo creer te amo demasiado lo sabes… cierto-Jae estaba profundamente conmovido con la proposición de su novio, estaba a punto de ponerse a llorar pero quería resistir y no parecer una muchacha adolescente



-Si, ya lo se pero, ponte el anillo para ver como te queda- le dijo con una enorme sonrisa



Jae estiro su mano de ángel hacia Min y este la cogió y le coloco un hermoso anillo de oro con pequeños diamantes, la joya estaba diseñada por el mismo esto para que no fuera tan femenina.

-OH Minnie es hermoso soy el hombre mas feliz del mundo te amo como no tienes idea-



-yo igual te amo, te amo mas que a mi propia vida….. le puse una inscripción en el reverso, léelo te gustara-



Jae al instante se saco el anillo y busco la inscripción leyendo “Mientras este dentro de ti, mi corazón estará contigo” ~ MinJae



-te gusta-



-si, me gusta mucho- dijo mirando a los ojos a Min transmitiéndole todo su amor



Min solo sonrió y miro a Jae. Si, definitivamente esa navidad era la mejor de su vida y su doceavo regalo el mejor de todos los años, por lo menos hasta el año entrante, aunque este seria difícil de superar... pero bueno, ya vería que hacer entonces……



FIN

18 comentarios:

  1. Oh!! super tierno!! >.<

    lo acomodaron como Harry Potter jejeje, me encanto!!

    Nada de lemon, pero la verdad ni hace falta con una historia tan bien estructurada!!

    ResponderEliminar
  2. aaaa ke bonitooo!! lloro, hoy ando muy sensible, aaaaa ke lindo, ¿komo olvidar al primer amo? no se si pueda. io kero saber ke le podria regalar en las otras navidades, es ke, ahhh ke lindo

    ResponderEliminar
  3. Anónimo1/15/2010

    OMG OMG OMG es demasiado lindo T.T lloro lloro ...demonios me dejo sensible u.u
    espectacular!!
    me encanto muchas gracias por subirlo n_n

    ResponderEliminar
  4. puii! que lindo T.T
    aaaah que cosas tan lindas... lo malo fue que... le tomo 12 años estar asi DX
    ammm... yo creo que yo no puedo hacer eso xDD


    pero bueno
    espero que tu tambien hayas tenido una buena navidad LM :)

    ResponderEliminar
  5. OMG!!
    es lo único que puedo decir...
    OMG! OMG! OMG!
    lo amé, definitivamentee~!
    uno de los mejores MinJae!
    porque MINJae es amooor~!
    me ha encantadoo!! ♥

    Felicidades por el fic! *u*!
    esta muy bueno!

    ResponderEliminar
  6. T-T Fue perfecto...
    Siento que quiero decir mucho y que no puedo...
    OPD! le pidió matrimonio!
    me lo imagine en la vida real y chillé como histerica: se imaginan? Min pidiendo la mano de Jae? seeeh todas lo imaginan al leer tu fic xD

    Fantastico!

    ResponderEliminar
  7. Anónimo1/16/2010

    Muchas gracias por el apoyo es mi primer fic que publico estoy muy emocionada...^//^ al principio dude un poco en enviarlo , pero no me arrepiento


    Lady Mirotic

    ResponderEliminar
  8. Loca gozadora del xoclo ... Te dije que mandaras cosas asi desahogas todas tus perversiones.
    Sigue escribiendo que la Mayo te apoya ... ^^

    ResponderEliminar
  9. moneiba1/16/2010

    solo digo perfecto sin duda escribes genial que hermoso fin no soy muy de jaemin pero de seguro ame este fic felicidades por escribir tan bien

    ResponderEliminar
  10. stefis1/17/2010

    me encantooooooooooooooooooooooooooo!
    felicitaciones!
    viva el jaemin!!!!!!!!!!!!^^

    ResponderEliminar
  11. Anónimo1/18/2010

    Oye mayo como que gozadora del xoclo òó... pero te mandare mas fic para que opines de mi creatividad no bajes mi perfil diciendo esas cosas....pero igual sigues siendo mi reina jajaja

    ResponderEliminar
  12. Jaja ... que hereje negando a nuestro santo patron ahora tendre que llamarte por tu nombre clave "Lady Mirotic"

    ResponderEliminar
  13. sheccid1/18/2010

    waaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa me encanto
    te quedo lindicimo mil gracias
    que inspiracion waaaaa gracias
    mil gracias por compartir.

    ResponderEliminar
  14. Anónimo1/19/2010

    que no era a oz-sama nuestro santo patron ¬¬....gracias por los comentarios

    ResponderEliminar
  15. Laura(sky)1/25/2010

    q bonito
    me emocione y todo sin llorar claro
    como le envia todos esos regalos todos ellos personalizados
    amo al jaemin
    changmin es tan dulce yo quiero un novio como el

    ResponderEliminar
  16. me encanto que dulce

    me encantaron los regalos

    ResponderEliminar
  17. Hermoso!!

    Siempre mantuve mi sonrisa mientras leía! Haha... No cabe duda de que esta pareja es de las más hermosas :'D Espero leer algún otro fic de tu autoria, se disfruta mucho :3

    ResponderEliminar
  18. Cony-chan2/28/2011

    es hermosooo!!!
    nunca habia leido un fic en donde ellos se casaran
    me encantoo!!!
    y Min tan lindo!!
    dandole regalos todos los años

    aunq me hubiese gustado saber detalladamen como paso q se hicieron pareja

    pero ta muy weno

    ♥ ♥Viva el Jaemin!!♥ ♥

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD