La Mia Risposta

2 comentarios
Nombre: La Mia Risposta
Autora: Jae;Ale
Pareja: Yoosu
Género: Slash, Songfic
Canción: La Mia Risposta
Cantante: Laura Pausini
Extensión: Oneshot
----

El destino no existía para mi
Hasta que me lo haz cambiado tú
En mi barco navegaba con libertad
Con la vela de mi alma y nada más.



Arrastró sus pies hasta la entrada del condominio. Sus manos temblaron suavemente cuando introdujo la llave en la manija y mas aun cuando abrió la puerta, solo la oscuridad y el frío viento le recibió. La presión que sentía en su pecho fue en aumento, tornándose casi irresistible, incluso sentía sus oídos zumbar a pesar de todo el silencio reinante en el lugar, que en ese momento comenzaba a parecerle terrible.

En mis días no encontraba lógica
Cada noche era una duda más
Me sentía como flor de plástico
Olvidada en un rincón inhóspito.



Cerró la puerta tras de si, prendió la luz del pasillo y se encontró mas solo que nunca. Fue la primera vez que deseó escuchar las risas contagiosas de su compañero, también sus regaños por dejar regadas las cosas, incluso esas palabras de cariño que casi nunca respondía. Y quiso sentir en ese instante un abrazo, esos de tantos que a veces rechazaba.


Y yo bailaba en equilibrio hasta saber
Lo frágil que al caer se puede ser
Y frente al espejo cuantas veces pregunté
Si llegará el amor a mi también.



Entró a la cocina, prendiendo tanto la luz como la cafetera. Sentía que eran unos de esos momentos en los que odiaba estar en Japón, todo por culpa de aquél intercambio, odiaba el no tener amigos en ese lugar, odiaba el no tener vida social, odiaba el no poder despejar su mente; vio el pequeño reloj que se encontraba al lado del microondas y rió amargamente al ver la hora.

9:23.

Y claro que su compañero no estaría ahí, tal vez ahora estaba en algún club con sus amigos escandalosos y con chicas hermosas. Bailando y bebiendo, tal vez hasta teniendo una pequeña aventura.

Porque Park Yoochun si tenía vida, si tenía amigos, si tenía apoyo en ese lugar que a él le parecía tan desconocido. Y le envidió un poco, incluso le extrañó.

Ahora sé que mi respuesta eres tú
Porque vivo de ti.
Ahora se que mi respuesta encontré
Amor, si... tú.



Se sirvió el café en esa taza de color rosa con caritas felices que tanto amaba Yoochun, salió de la cocina y prendió la luz de la sala, se sentó en el sofá y dejó la taza en la mesita de centro. Aún había silencio, aún sentía frío. Y fue bastante irónico el que estuviera así, noches antes incluso rezaba para que su compañero se callase, o que tuviera una cita por ahí, para que le dejase estudiar en paz. Pero ahora solo quería volver a Corea. Y llorar, y decirle a su hermano cuanto le quería, y que lamentaba haberse ido de Corea sin despedirse de él.

He querido sin lograrme decidir
Corazón en exigencia.
Cada fuego era una huella efímera
Y mi huella una seña milésima.




Que lamentaba ser tan testarudo, que lamentaba el que no hubiese estado ahí cuando tuvo el accidente. Porque ahora, tal vez su mellizo se estaba muriendo en algún hospital de Corea, mientras el se lamentaba y lloraba en silencio.


He vivido en el centro de la apatía
Y mi tiempo está guardado en un baúl
Mi trinchera fue mi triste soledad
Y he rogado que llegaras tú.



En ese espantoso silencio.

Imaginándome otra vida junto a ti
De días felices
De hermosos días felices
Tal vez más fáciles y cuantas veces al espejo pregunté
En donde esta el amor que yo soñé



Lloró con fuerza mientras apoyaba sus codos sobre sus rodillas y cubría su rostro. Lloró como no lo hizo cuando le hablaron a la mitad de su clase para decírselo, y quería hablarle a su mamá, para saber como estaba Junho, para saber como estaba ella. Pero sabía que sería inútil, porque las palabras no salían de ese nudo que tenía en la garganta.

Porque Kim Junsu a sus 20 años de edad y a pesar de ser tan frío y distantes con las personas aún tenía miedos, aún tenía ansiedades. Aún quería un poco de amor, y menos de esa terrible soledad que lo torturaba en ese momento.

Y estuvo así por una hora
O tal vez dos, no lo sabía.

Y cuando escuchó la puerta abrirse, la taza de café que sostenía en sus temblorosas manos cayó al frío suelo. Aferró sus puños a la tela de sus pantalones mientras escuchaba los pasos firmes que probablemente eran de su compañero.


Ahora se que mi respuesta eres tú
Porque vivo de ti
No seré nunca la misma porque
Tendré tu amor para mi.



-Junsu, pensé que estarías dormido.- Aún a pesar de que no veía a Yoochun, supo que le veía con una sonrisa. -¿Junsu...?- Y esa voz preocupada hizo que nuevamente las lagrimas fluyeran, aún sin quererlo.

Porque Junsu sabía que no debía llevarse tanta atención de Yoochun, no cuando nunca le había demostrado ni si quiera un poco de cariño, pero cuando este se sentó a su lado y le acarició la cabeza para después descender a su espalda, solo deseó más de esas caricias, aun que fuese egoísta.

Tu amor me llegó, con esto me basta
Saber que no dudo de ti.
Como un circulo que el agua abriendo va
Como el alba que comienza a despertar
Que vuelve a despertar.



Y cuando sintió ese abrazo, correspondió sin pensarlo. Porque ahora era demasiado débil como para tener el orgullo de apartarlo de él, hundió su rostro en el cuello del mayor y lloró, sintiendo como Yoochun le acariciaba la espalda y besaba su frente de vez en cuando.

-Quiero irme a Corea, tengo que irme...- Y los sollozos interrumpían demasiado a Junsu, como para que Yoochun comprendiera. -Se está muriendo, y yo estoy aquí sin poder hacer nada...- Yoochun le estrechó más, aún sin entender mucho.

-Estas por terminar el semestre aquí, no puedes irte Junsu... ¿Qué está pasando?- Y Yoochun intentaba suavizar su voz mientras le hablaba al oído.

-Me hablaron a la universidad...- Y su intento por regularizar su respiración le fue inútil. -Mi hermano sufrió un accidente, y está mal...-

Yoochun guardó silencio un momento y besó la húmeda mejilla de Junsu.

-No puedes irte, perderás el semestre. ¿Que tal si te obligan a repetirlo? Vamos Junsu, se que es difícil pero...- Yoochun guardó silencio un momento.

-No lo entiendes, no hay nada aquí. Si lo tengo que repetir lo repetiré, solo quiero ver a mi hermano, estar con mamá. Ir a casa, no sentirme solo...- Y Yoochun sintió un nudo en el estómago al ver como Junsu cubría su boca con ambas manos, tal vez para que Yoochun no le escuchase tan mal.

-No, estás mal Su... no estás solo, estoy contigo.- Junsu sollozó tras sentir el abrazo de Yoochun, y ese nudo que se le hizo en el estómago le hizo morderse el labio. -Siempre estuve contigo, y también lo estaré siempre. Aun que me regañes o grites que me calle...- Y rió suave ante ese rubor casi imperceptible del menor. -Mañana todo irá mejor... ya lo veraz.-


Las tierras que en mi mundo tengo en ti
Las cosas tienen ya sentido así.
Y no regresarán jamás
Las dudas en mi.



Y Junsu no supo en que momento los besos que Yoochun repartía en sus mejillas descendieron hasta sus labios, y ese extraño sentimiento le decía que sobraban palabras, y solo se dedicó a poner su rostro entre el cuello del mayor mientras este le abrazaba, diciendo palabras en susurros sobre su oído y besándole la frente, mientras veía el café derramado en el piso.

Y repentinamente no había tanta soledad.
Incluso, podía decir que se sentía amado...

Ahora se que mi respuesta eres tú
Por que tú vives en mi
Ahora se que no hay más respuesta
Porque yo vivo de ti, vivo de ti.




FIN.

2 comentarios:

  1. Que lindo TwT
    Ese Yoochunnie es amor~~

    ResponderEliminar
  2. Anónimo1/03/2010

    aish me encanto chunie ere el mejors

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD