Perfect Life

10 comentarios
Titulo: Perfect Life
Autor: kou♥/Orenji
Pareja: JaeMin
Género: Lemon
Extensión: Oneshot
----

Shim Changmin era una persona afortunada, de esas que parecen no tener tristezas o desilusiones; de esas que parece nunca se enojan o se frustran; De esas que a ojos de los demás, habían nacido con todas las virtudes del mundo.


Desde pequeño siempre fue el más bonito, el más brillante; el que llamaba la atención con su resplandeciente sonrisa por sobre todos los demás.


Shim Changmin era una persona realmente afortunada; tenía unos padres comprensivos que siempre le dieron todo en bandeja de plata, y nunca le negaron el afecto, el cariño y el amor que necesitaba. Tenía una novia hermosa, añorada por muchos; actriz y modelo de una prestigiosa revista.


Changmin era una persona lista, inteligente, un completo prodigio; siendo esa la causa de que en secundaria, lo saltaran del primer grado hasta el tercero.
Y siguiendo la tradición familiar, heredada por su bisabuelo, esa de curar y salvar vidas ajenas; Se recibió de médico dos años antes de lo previsto.


Y Ahora, a sus 23 años de edad, estaba encargado de uno de los consultorios de la familia, desde hacía ya un año.

Carros, el que quería; Casa como quería; dinero, posesiones y amor…

Sin duda una vida casi perfecta.


Pero le hacía falta algo.
Algo que deseaba desde la primera vez que lo había visto.

Y claro que tenía nombre; nombre y apellido.

Su deseo se llamaba Kim Jaejoong.

Su sexy secretario universitario; estudiante de segundo año en enfermería.
Cara perfecta, cuerpo perfecto, actitud perfecta… Sin duda la última pieza para completar su mundo perfecto.

Él era la razón por la cual solo trabajaba en las tardes, porque el chico estudiaba en las mañanas.
Y si Jaejoong no estaba, Changmin no trabajaba.


Todos los días, todo el tiempo, a cada momento, se tragaba las ganas de empotrarlo contra la pared y penetrarlo, echárselo en el escritorio, o tirárselo en la camilla; En el piso, en el baño, donde sea.

Kim Jaejoong era su deseo más anhelado y podría presumirse que el único.

Él debía tenerlo…






Un Biip hizo eco en el cuarto y descolgó el teléfono.


- Dime… - Contestó mientras firmaba unas recetas; no necesitaba preguntar para saber quién era.

- Dogtor Shim… - se escuchó la suave voz del otro lado de la línea. – Ya lem mango al siguiengte paciemte. Y le llamóm la señogritam Lee Yeomhee.

- Jaejoong ¿Estás comiendo? – preguntó con falso tono de regaño.

- …

- …

- … Nom.

- Bien… - carraspeó un poco - ¿Le dijiste que estoy ocupado?

- Si.

- Perfecto. – A punto de colgar, recordó algo – Jaejoong…

- Dígame.

- ¿Cuántas consultas me faltan? - se escuchó el rápido sonido del teclado y un ligero “shit se ensució el mouse”.

- Mmm, la Señora Park canceló la cita de las siete; Queda la de las cinco 5:30, y la de las 6:20.

- Más perfecto aún… - respondió con un tono que el mayor no supo descifrar. – Cuando se vaya el último paciente vienes a mi oficina.

- Entemdidom – masticaba de nuevo.

- Y me guardas un poco de lo que estás comiendo – dijo riendo divertido y colgó sin esperar contestación; El siguiente paciente esperaba en la puerta – Buenas tardes, pase.



El tiempo corrió rápido, entre consulta y consulta.
Había llegado un enfermo de imprevisto, pero presentó un pequeño catarro que no necesitó más de veinte minutos.


Miró el reloj, las 7:10; Sonrió mientras aventaba la pulcra bata blanca en el escritorio y fue un buen momento para que su ayudante entrara después de tocar dos veces.


- Doctor Shim.

- Pasa Jaejoong, necesito que veas algo – señaló la computadora sin quitarle la mirada de encima, mientras movía la silla de lado a lado.

- ¿Qué pasa? – preguntó recargando una de sus manos en el escritorio, justo al lado de la bata que fue dejada unos momentos antes.

- Acércate, no verás bien – el mayor quedó parado junto a la silla giratoria de su jefe – Más cerca, aquí – tanteó su propia pierna, indicándole con esa mirada seductora que se sentara ahí.

- Eh…

- Vamos, así verás muy bien…


Inseguro se sentó en el muslo del médico, después de todo era su jefe ¿no?, él le pagaba y por consiguiente él mandaba. Y como resistirse a ese sensual prototipo de hombre…


- Mira… - señaló unas tablas en la pantalla, mientras que con su otra mano, acariciaba su cintura. El mayor se removió incómodo. – quiero que canceles todas mis citas del día catorce.

- Cator… ¿Qué? P-pero, es mañana… - dijo quejumbroso, pensando en todas las llamadas que tenía que hacer lo más pronto posible; olvidándose completamente de la posición en la que se encontraba.

- Exacto. Hay lugares el lunes y el martes, puedes pasar las citas a esos días… - habló recargando su mentón en el delgado hombro del estudiante, quien dio un pequeño bote cuando el caliente aliento chocó contra su oreja.

- Entonces… - puso su índice en la pantalla, señalando los recuadros con nombres escritos dentro; tratando de evitar que el otro notara como sus bellitos se ponían de punta – puedo pasar… - la mano bronceada del menor se posó sobre la suya.

- Esta, estas dos…. Y esta – dijo mientras movía la mano del rubio por sobre las tablas – las pasas al lunes, las demás al martes.

- Entendido… - se rascó la mejilla - ¿Una cita con su prometida?

- Una cita… no con ella, pero si con alguien especial.

- Umm… - respondió mirando el suelo.


El menor apretó su brazo en la angosta cintura y llevó la mano del mayor hasta la altura de su rostro, depositando un dulce beso en la palma; El cuerpo de Jaejoong sintió una corriente eléctrica.


- Huele a fresas… - susurró y suavemente tomó el mentón del estudiante; lo giró, besando su boca de forma delicada; solo acariciando con los suyos los rosados y carnosos labios que tanto había deseado probar.

- ¿Doctor…? – habló quedito, atontado por la acción de unos segundos antes; sintiéndose mareado de repente.
Su corazón retumbaba en sus oídos.

- Sabe a fresas… - habló pasando su lengua por los labios del mayor. – Me gusta…

- D-doctor Shim, yo… - fue levantado por las caderas y sentado a horcadas sobre el castaño y sexy médico en menos de un segundo.

- ¿Por qué doctor Shim? ¿Cuántas veces tendré que decirte que me digas Changmin…? – acarició sus mejillas con la punta de sus dedos y dejó un sutil beso en una de ellas.

- Changmin…

- Si… así suena mejor… - soltó una risita y volvió a juntar sus bocas, abrazándole fuerte; las manos del rubio se sostuvieron de sus hombros y su beso fue correspondido al instante.


Sus lenguas se acariciaban de forma lenta, se abrazaban; respiraban fuerte, intentando alargar el momento lo más que podían.


Changmin entreabrió uno de sus ojos, mirando las cejas fruncidas de forma adorable, los ojos bien apretados, y las mejillas rojas, tan rojas como tomates maduros.
Sonrió entre el beso, para luego empezar a mover su lengua con más ahínco, entrelazándola con la contraria; sintiéndose en las nubes al sentir que cuando empezó a acelerar el ritmo del beso, era correspondido con la misma intensidad.

Debe ser un sueño pensó.


Empezó a acariciar su lengua con tal desenfreno, que Jaejoong sintió su cuerpo entero temblar y perder toda la fuerza; pasó sus brazos por el cuello, mientras este lo apretaba más contra sí para levantarse de la silla, cargándolo con tal facilidad como si de una pluma se tratara.


Jadeó al sentir las manos apretando su trasero; e inevitablemente sus caderas se rozaron de forma exquisita, haciendo esta vez, que soltara un alarido de placer.


- Changmin…


El mencionado apurado, tiró las cosas del escritorio y sentó allí al aprendiz de enfermero, quedando entre sus piernas; éste subió un poco sus brazos, entrelazando sus dedos con esos castaños y sedosos cabellos, sintiendo la suavidad y el dulce aroma de estos al moverlos entre sus manos.
Acarició su cuello sutilmente, escuchando un suspiro de su jefe.


Abrió un poco más las piernas para después rodear con ellas la cadera de Changmin, sintiendo su duro miembro rozar su parte trasera. Un sensual jadeo resonó en su oreja.

El cuarto empezaba a calentarse como un horno.


Sus mentes se desconectaron de un momento a otro, solo sintiendo las caricias bajo la ropa del contrario, sumergiéndose en la boca del otro. Regresaron a la realidad al verse gimiendo sudorosos, rosando sus cuerpos con intenso deseo.


Separaron sus labios respirando entrecortadamente, sus ojos se encontraron mirándose con profundo deseo.
El mayor lo tomó de la corbata atrayéndolo hacia sí, recargando la espalda en la mesa.


- Jaejoong… - el médico abandonó sus labios para bajar lentamente, repartiendo húmedos besos desde su oreja hasta su cuello, donde empezó a dar suaves mordidas.


- Chang… - Enterró sus manos en la cabellera oscura, jalándolo, juntándolo más, desesperado por sentir con más intensidad. - mgh... ah... - dejó escapar un erótico gemido al sentir el ardor de una mordida en su cuello; siendo como música para los oídos del de complexión más gruesa, quien regresaba a su boca salvajemente.


Se separaron en busca de oxígeno, momento que aprovechó para desabrocharse los pantalones, bajándolos solo lo necesario y hacer lo mismo con los pitillos negros del mayor.


Apretó los suaves glúteos y lo levantó para entrar de una en el delgado cuerpo; Sin preparación, sin ritual para acostumbrar el angosto interior del mayor. Y es que no podía esperar, no podía hacerlo.


Un chillido de dolor resonó por todo el consultorio y sintió su miembro ser apresado por las calientes paredes de Jaejoong.


- ¡duele…! - se quejó sintiendo las lágrimas salir de sus ojos, intentando hacer que el otro saliera; pero éste lo abrazó más por la cintura.

- espera… - jadeó.

- N-no…

- Ya pasará… - resistiendo las ganas de embestirlo salvaje, lo tomó del mentón, besó sus mejillas mojadas y llegó hasta su boca, besándola despacio. El cuerpo entre sus brazos empezaba a temblar – Tranquilo…

- Duele… - escondió su cara en el cuello del menor – Es la… primera vez que…

- aguanta… - suspiró - después pedirás más… - un golpe en el hombro le hizo reír un poco y repartió suaves besos por la tersa piel; besó los ojos, la nariz, las hermosas mejillas y los perfectos labios.

- Changmin… - dijo después de un rato lleno de suspiros y tiernos topes de labios.

- ¿Si…?

- ya…

- ¿ya?... ¿Ya qué? – otro golpe en el hombro; y riendo dio la primera embestida; gruñó con placer y las manos abrazadas a su espalda se apretaron. - ¿Estás… bien?

- Si…


Todo a su alrededor desapareció de repente; se besaban con hambre, se acariciaban con frenesí… Solo se preocupaban por sentir, sentir, sentir y sentir.


- Dilo…

- ¿q-que?... Ah… ¿qué cosa…?

- Mi n-nombre… - gimió en su oído – Suena tan… erótico en tu boca…

- Chang…min… Changmin…


Embestida, embestida…
Gemido, embestida, suspiro.


- Ah… ¿Changmin…?

- ¿mmm…?

- voy a… me voy a… - su cuerpo se sacudió, su espalda se encorvó; sus uñas se enterraron en la fuerte espalda y un fuerte gemido salió de entre sus labios.

- Lo… lo siento… - murmuró jadeante al ver la mancha blanca en el vientre del menor.


Embestida, embestida…
Gruñido…
Y el interior de Jaejoong se llenó de un líquido espeso.


Se dejó caer sobre el cuerpo recostado en el escritorio, tratando de regular su respiración.


- Está bien…. – contestó después de un rato y cazó de nuevo los labios contrarios.


No escucharon el sonido de la puerta al abrirse.

- Amor~, el pelafustán de tu secretario no… ¡Changmin! – El grito taladró sus oídos y separaron sus bocas, uno asustado y el otro sereno. - ¡¿Q-Qué significa esto?!


Jaejoong intentó subirse los bóxers, acomodarse la ropa, lo que sea; solo deseaba desaparecer de la bochornosa escena. Pero las fuertes manos que lo detenía de la cintura no lo dejaron huir.


- Doctor… - susurró bajito mirándolo suplicante, éste le dio una sonrisa dulce y regresó su mirada a su prometida, quien en ese momento ya sorbía los mocos y su maquillaje se corría con las lágrimas.

- ¿Tengo que explicarte a pesar de lo que estás viendo?

- ¡¿Cómo te atreves?! – gritó haciendo pataleta - ¡Eres un! ¡Esta me la vas a pagar! ¡Maldito pobretón! – gritó ofensiva hacia Jaejoong y salió azotando con fuerza la puerta.

Y Jaejoong pensó que con la pintura corrida no se veía para nada hermosa.


- Genial… me gané una zorra de enemiga… - se murmuró a sí mismo mordiéndose el labio. Una risita tintineó en sus oídos.

- No te hará nada… - lo tomó de las mejillas y depositó un beso en su frente – de eso me encargo yo…

- nnn… - asintió mirando a su jefe con esos ojos brillantes y una pequeña sonrisa.

- Jaejoong…

- dígame…

- Te amo…


Sus manos se entrelazaron y sus bocas se juntaron.


- Yo también…


















- No hice las llamadas para cancelar las citas… - murmuró acomodándose los pantalones.

- Puedes hacerlo desde tu casa – rió el menor mirando todos sus movimientos desde la silla girándola, girándola de lado a lado.

- ¡Ash! Ya me voy – hizo puchero tomando su bolso. Haría caso a su jefe, después de todo ya era tarde y le daba miedo andar por las calles oscuras.

- Mañana paso por ti a las ocho para nuestra cita.

- ¡¿Eh?!



Pensándolo bien, la vida de Shim Changmin si era perfecta.

Él era una persona afortunada.


Nota: Adaptación de un JongKey "SHINee" (lo pongo al final para no perder la magia(?))

10 comentarios:

  1. adsfajdhAFYDUAGDgiygdiasdsdf

    LO
    AMÉEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEE!!!
    <3 dskjflsdf quedé estúpida *-*

    ResponderEliminar
  2. OMFG Sun!!!!! adsfadsfadsfadsfa quede impactada!!! que buen lemon!!!! que buen One-shot!!!! y aunque si le quito el encanto la nota de la ultima parte... pero hay que ser justas... este fic adaptado a un MinJae es fantabuloso!! esta hecho a la medida de los personajes!!! encaja perfecto con ellos!!!! ^^

    ResponderEliminar
  3. KYAAAAAAAAAAAAAAAA LO AMEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEE QQ gracias por compartir algo tan lindo con nosotras!!

    ResponderEliminar
  4. hace tiempo que no leia un Jaemin !!!! *---* me gusta *-* ♥

    ResponderEliminar
  5. xD!!! doctor shim pron! xDD

    ResponderEliminar
  6. woooow!!! yo quiero a ese doctor y ese secretario!! *o*

    ResponderEliminar
  7. katyna7/03/2011

    por eso digo el jaemin es genial gracias esta super ....^^

    ResponderEliminar
  8. changmin de doctor acosador y jae de secretario sexy asdasdadsadsad *¬* me gustó

    ResponderEliminar
  9. XDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDD
    hahahahha PObre la prometida
    aunke en su lugar talvez me pondrìa como ella *^^*
    >< Oh talveza *¬* 0////0 observaria? XDDD
    me encanto! Por primera vez..o más bien por fin leo un jaemin .XD

    ResponderEliminar
  10. Waaa!!!!

    Por que tan poco kekekeke ^ o ^ No es cierto pero de por si es muy corto yo queria leer mas kekeke ^ o ^ Pero aun asi estubo genial mi lo ama ♥

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD