Cuando Dices Annyeong: Cap 13

0 comentarios
—  ¡VAMOS! Comenzaremos de nuevo con la escena 15 — el director examino con la mirada a Yoochun caracterizado, maquillado y listo para el comienzo de la filmación del día, lo único que le confirmaba que seguía en el mismo tiempo, por que si hubiese sido por Junsu ... él creería que ahora de nuevo estaba en aquel tiempo en el que el menor había desaparecido, pues no había hablado con él, ni lo había visto, en aquellos últimos días.

Estaba completamente seguro de que Junsu le estaba evitando, no era una invención suya, el menor estaba astutamente ignorando y eludiendo ...
Yoochun no sólo fue capaz de deducir aquello por que Junsu no contestaba sus llamadas o mensajes, sí no también por aquel extraño comportamiento que había utilizado inesperademente, en el que tampoco aparecía en sus horarios

[ — ¿Kim Junsu? Hace un tiempo que se ha marchado. — le dijo aquella vez el hombre que supervisaba la sala de ensayos del teatro cuando Yoochun extenuado había llegado hasta allí a la misma hora en la que siempre visitaba a Junsu. ]

Era obvio que Junsu había sido incluso capaz de romper su rutina con tal de no encontrarse con Yoochun y de ese modo esquivarlo. Cosa que aún no lograba entender el mayor, pero sabia que Junsu prefería siempre olvidar los problemas y acababa siempre evitándolos (pues aún recordaba la actitud de Junsu en los problemas pasados).

Aun siendo así, Yoochun no lograba entender, o mas bien recordar, que era lo que pasaba, pero era indiscutible que estaba conectado con lo que había sucedido aquella pasada mañana, y de la que era incapaz de hacer memoria ya que en aquellos momentos su mente estaba nublada y ebria.
No tenia ninguna razón por la que sentirse culpable o arrepentido, pues no lo recordaba.
Aunque ahora intentaba reflexionar y concentrarse era incapaz de sacar alguna frase o acción que hubiese sucedido entre ambos y molestara a Junsu. Lo que era bastante irritante, pues tampoco era capaz de preguntarle a Junsu, quien era como una liebre inalcanzable.

¿Podría ser esa situación mas fastidiosa?. Yoochun se sentía incapaz de soportar más días aquella situación. Si Junsu seguía evitándole en aquellos momentos en el que el tiempo transcurrían mas deprisa que nunca él seria incapaz de poder evitar su futuro, y aún era más consciente de ello cuando observo que el día señalado en rojo intenso marcaba el mañana, justo el día siguiente, y Junsu aún evitandole. No era lo que había planeado.

A pesar de su preocupada y saturada mente, Yoochun había logrado memorizar con cierta facilidad el guion con el que iban a comenzar a rodar en aquel día. La actriz que le acompañaba se había asegurado también de aprenderse las lineas, y quedo impresionada cuando tras el grito de "ACCIÓN" la expresión de Yoochun había realizado un giro abismal y su voz ligeramente cambio.

El rodaje no finalizo tan mal como había pensado, solo tuvo que actuar exageradamente para no dejar ver sus emociones, ya acostumbrado a hacerlo de ese modo.

— No te ves especialmente motivado. —  comento la actriz tras terminar la filmación, siendo desmaquillada — Por otra parte, siempre eres bastante negligente y has acabado haciendo tus lineas demasiado bien, Yoochun — le alago.
— Gracias, pero es cierto que hoy no estoy motivado. — afirmo Yoochun, intentando que su rostro no se contrajese al recordar el minutero —Fue complicado, hemos tenido que repetir la escena bastantes veces — continuo diciendo.
Ella sonrió, afirmando eso con aquella sonrisa femenina. Abrió de pronto sus ojos, ahora despejados, y comento preocupada:
— ¿Te encuentras mejor? El día en el que festejemos con los demás, te marchaste bastante mal ... Espero que te encontraras mejor después de que te llevarán a casa — dijo aquella actriz y compañera.
— Sí, estoy agradecido de que soportaran aquella situación, me siento avergonzado. — Yoochun intento bajar varias veces la cabeza apenado — ¿Viste alguna actitud extraña en mi? — añadió la pregunta de pronto.
Ella negó con la cabeza, y con aquella negación se fue otra de sus opciones por deducir lo sucedido aquella vez.
— Solo se que estabas muy ebrio, y hablabas cosas difíciles de deducir — finalizo la conversación. Respuesta que no ayudo mucho a Yoochun.


~~~~~~~


Él vehículo oscuro y opulento esperaba a Yoochun a la salida del estudio en el cual un día mas había terminado la filmación. El manager quien le acompañaba, se había dispuesto a llevarle directamente al siguiente trabajo de su apretada agenda ese día, pero nada mas acomodarse en la parte trasera del automóvil Yoochun negó con voz firme ir rapidamente al siente horario.

— ¿Entonces? ¿Dónde exactamente quieres ir ahora, antes de tu siguiente cita? — le preguntó el manager, quien ya había puesto en marcha el vehículo.
Yoochun tenia muy clara la respuesta ....


~~~~~~~


Es negro automóvil se estaciono justo enfrente de aquella lujosa zona residencial.
Yoochun se apeo del vehículo haciendo un gesto a el conductor de que le esperara, a la vez en la que se colocaba bien su masculino traje, el que no se había quitado desde la anterior filmación.

Sabia que quizás su llegada hasta allá había sido un viaje inútil , pero allí estaba, frente a la puerta del apartamento del "desparecido" Junsu.

Cuando Yoochun toco directamente el timbre, su corazón quedo en espera.
Toco una vez más al cabo de unos segundo. Y otra tercera vez al cabo de otros largos segundos. Pero nadie contestaba, abría o daba señales de vida.
¿De que serviría llamarle por su nombre a la vez en la que volvía a tocar a la puerta? Carecía de sentido. Aun así, Yoochun lo hizo, toco de nuevo con el puño de su mano la puerta a la vez en la que se acercaba mas a esta, y dijo un alto: — ¿Junsu? — que no fue respondido.

Yoochun completamente desilusionado se aparto definitivamente de la puerta. <<. Mañana ... .>> pensó frotando con sus manos la cara ante la impotencia.

[ En el interior, Junsu, quien estaba sentado en el extremo de su cama, aguardaba a que aquel sonido cesara, consciente de que se trataba de su compañero al escuchar aquel leve "Junsu", fingía no estar sabiendo que al final Yoochun se marcharía ... ]

Yoochun se introdujo de nuevo en el asiento trasero del automóvil a la vez en la que resoplaba.
En el agonioso interior de aquel transporte deseaba llevarse un cigarrillo a los labios, pero se contuvo, escucho decir alguna cosa al conductor, quien se trataba de su manager, pero no le presto mucha atención al distraerse mirando por la ventanilla de el inmóvil auto, observando incrédulo como una figura conocida salia a las tranquilas calles.

— ¡Espere! — grito Yoochun al conductor para que no intentara arrancar.  Observo desde el interior del vehículo como Junsu acababa de salir de su casa.
<<. Estabas dentro ¿verdad? ... .>> le hablo de modo mental, mientras le observaba.
Junsu estaba tan despreocupado como siempre, con unas lentes oscuras cubriendo gran parte de su rostro caminaba despacio por la calle y Yoochun le observaba de una manera seria, fija y dolida desde el interior del auto.

Encontró rápidamente su celular y marco velozmente el numero de Junsu. Al ponerse el teléfono sobre el oído y escuchar el sonido de espera observo como Junsu, en la calle, paraba y graciosamente rebuscaba en sus bolsillos su celular.
Yoochun aguardo a que el menor diera con aquel maldito aparato, pero para su sorpresa, cuando Junsu agarro entre sus manos su teléfono y observo la pantalla instantáneamente volvió a guardar aquel aparato en el bolsillo, ignorando completamente la llamada, sin hacer el intento de contestar.

<<. ¿Qué es lo que pasa contigo? Quiero saber que e hecho mal.>> pensó Yoochun ofuscado cortando la llamada.
— Sigue a Junsu — le ordeno al manager quien estaba al volante.
— ¿Quieres que pasemos el tiempo antes de tu siguiente horario persiguiendo a alguien? —
Yoochun volvió a hacer unas señas, señalando al menor quien se alejaba. — Sí — afirmo, sintiendo como al fin el vehículo se ponía en marcha.

Desesperado y aún recordando el reciente desplante recibido por el menor, Yoochun volvió a utilizar su celular para realizar otra llamada.
#— ¡Yah! ¿Yoochun? —# se escucho la voz alegre tras el otro lado.
— Jaejoong, escuchame ... — inició Yoochun.
#— Estoy bien, gracias ... —# contestó con ironía, pues no había recibido ningún "Hola, ¿qué tal? por parte de Yoochun.
— ¿Hablaste últimamente con Junsu? — su voz sonó directa y firme.
#— Sí, recientemente ... —# contesto con voz neutral.
Yoochun sintió que aquella seria la solución: — ¿Te dijo algo de mi? —
#— Sí —#
<<. ¿Jaejoong sabe que sucedió? .>> se preguntó Yoochun al escuchar aquella afirmación.
— ¿Sí? ¿Qué fue, Jaejoong? — pregunto sin poder disimular su emoción.
#— Me dijo que le habías ayudado con una canción ..., y te estaba agradecido, o algo parecido ... —#
— ¿Nada más? — completamente desilusionado.
— Nada. ¿Por qué? Yoochun ... ¿Habéis vuelto a pelear? ¿Qué le has hecho esta vez? Nunca os he visto discutir tanto como ahor-... —
Le colgó, antes de que nadie pudiese para su voz.


El automóvil se detuvo de pronto. Ya había llegado al mismo destino que Junsu. Esta vez la ágil liebre no tendría hueco por el que huir, ni problemas que esquivar.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD