Mi guardián - Cap. 2

1 comentarios

Posterior a nuestro encuentro de aquel día y de lo que había pasado, nuestra relación se fue haciendo mas fuerte, ahora no solo tenía esa obligación de levantarme por la escuela, si no mas bien porque ahora tenía una mayor razón para levantarme, solo por que lo vería a él. Es como si me diera una razón más para sentirme feliz, ya la vida que llevaba era solo un cumplir con obligaciones, un seguimiento que tenía que hacer . Incluso hasta mentirle a mi padre de que haría tareas como finales parciales, para tomarme esa excusa e irme con Yunho, no es como si fuese hacer algo malo pero conociendo a mi padre, para mi no seria cómodo tenerlo en casa y que mi padre nos este asechando, aunque no pretendo ocultarlo toda la vida, solo... quiero vivir.

Visitarme todas las noches se había vuelto algo cotidiano, al rededor de media noche lo esperaba acostada en mi cama mientras escuchaba como trepaba para poder entrar a mi habitación, nocturnas de platicas que incluso me quedaba dormida en sus brazos y por las mañanas amanecía de un excelente humor, solo que la diferencia a que mientras más me acostumbraba, a veces anhelaba el despertar y aun verlo junto a mi. En ocasiones, Yunho se descontrolaba un tanto y por momentos temía  que me devoraría en mi propia cama, se que entre mas tiempo pase, nuestra relación tiene que ir subiendo de nivel y no es que desconfiara de él, al contrario, le quería bastante pero no me sentía lista. A lo único que hemos llegado es solo retirarnos las prendas de encima, poco a poco me estaba acostumbrando a sus caricias, a sus grandes y calientes manos, a su manera de marcarme por toda parte visible para él; mordiendo, lamiendo y besando cada parte de mi piel que solo lograba a que mordiera mis labios y querer arrancar las sabanas. Pero al querer seguir mas, era inevitable que yo de pronto lo frenara, le pedía que esperara pero el solo sonreía y me abrazaba para besar mi frente y decir que todo estaba bien. Dentro de mi sabia que no lo estaba, se que el quería ir mas allá pero a la vez agradecía que fuera comprensivo porque no quisiera arruinarlo por solo querer complacerlo.

De algo que me había dado cuenta de las veces que Yunho se desnudaba, en uno de sus brazos tenia una marca como un tatuaje, aunque nunca podía verla bien debido a que solo en las noches es cuando se retiraba su camisa, una de tantas capto mi curiosidad así que le pregunte pero el solo respondió que muy pronto me lo diría. Solo llegue a pensar quizás se trataba de alguna moda de tatto.

Seguí asistiendo mis últimas semanas de escuela, pero algo que me aturdía, era algo que me observaba, estaba segura que alguien lo hacia pero no lograba ver de quien se trataba o quizás solo eran imaginaciones mías.

Una de tantas veces, le pregunte a Yunho en donde vivía, ya que prácticamente no sabía nada lo que le rodeaba, había mencionado que dentro del bosque, y en tantos unos de mis arrebatos quise averiguar en donde se encontraba, imagine que no estaba exactamente dentro del bosque, así que seguí el camino por donde había visto a Yunho tomar, así que lo que había imaginado, no estaba tan lejos como parecía, solo estaba retirada. Sonreí entre mis adentros pero ahora ¿le agradaría a Yunho verme ahí? de seguro ahí dentro también estaba su familia y no tenía idea de quienes pudieran ser o cuanto familiar viviera junto con él pero sobre todo si sería bienvenida. Estaba en mis interrogantes cuando me vi interrumpida al escuchar voces que salían por aquellos arboles que estaban detrás de esa casa, yo me escondí rápidamente del árbol que estaba cerca mío para poder ver de quienes se trataba, pude visualizar alrededor de 5 chicos entre ellos estaba Yunho, solo venían conversando para entrar en aquella casa, estaba observando mientras me decidía por que hacer cuando de pronto alguien toco mi hombro sobresaltándome.

- ¿de que te escondes? - pregunto la chica de tes morena
- yo.. eh.. solo venia ah..
- ¿perdón? - interpelo la chica y yo solo daba pasos hacia atrás - ¿estás asustada? - interpelo de nuevo con burlesca
- un poco, me tomo de sorpresa su presencia
- supongo que te he descubierto mirando hacia mi madriguera, ¿a caso planeas algo?
- solo quería saber donde vivía... Yunho - susurre despacio pero al parecer ella lo escucho claramente
- ¿Yunho? así que una niña como tu anda persiguiéndolo ¿no es así? - volvió a mencionar con un tanto burlesco - solo te digo que no pierdas tu tiempo, créeme es lo mejor, él... no es cualquier persona y tiene compromisos que hacer y no los puede romper. Te lo digo por tu bien niña, aléjate.

Aquella chica paso por a un lado de mi, era más alta que yo e incluso más grande en años, no comprendía porque de sus palabras y del porque tenía que alejarme de él. ¿Compromisos? ¿a caso Yunho estaba comprometido? ¿y en que? comencé de nuevo con miles de preguntas que no podía responder, pero sabía de una persona que si las tenia. Observaba como la chica llegaba a su "madriguera" mientras otros chicos estaban por fuera cuando vi algunos detalles como volteaban hacia donde yo estaba así que espere a que volvieran a ingresar para poder marcharme y mientras esperaba que eso sucediera, esos dos chicos comenzaron a caminar hacia donde yo estaba, sus rostros reflejaban maldad, travesura algo que no se me hacía que esto saldría bien así que sin ocultarme mas decidí abandonar donde estaba para dar a una marcha un tanto rápida para después echarme a correr.

Cuando había tenido una ligera  diferencia de distancia, voltee a ver si ellos venían tras de mi pero no vi nada, desacelere un poco mi velocidad para tomar aire, me apoye en mis rodillas mientras inhalaba y exhalaba fuertemente tratando de aliviarme pero al abrir mis ojos me encontré con algo peor. Desde las orillas del camino salían a unos lobos ¿lobos? no sabia si lo eran, eran mas grande de lo común, incluso se veían mucho mas aterradores que de aquel felino. Gruñían y sacudían su cabeza mostrando un tanto sus caninos, ellos avanzaban y yo retrocedía, sabia que seria estúpido salir corriendo cuando de un brinco me derribarían pero mas estúpido si me quedara parada esperando, así que por naturaleza me eche a correr.

Temiendo por mi vida por segunda vez corría desaforada, mientras escuchaba esos pasos pesados tras de mi, gruñidos y jadeos hacían el momento totalmente insoportable, no llegaba la hora en que pondrían una de sus inmensas patas con esas filosas garras encima, quizás estaban esperando a que me rindiera o cayera para poder así hacer lo que quisieran, escuchaba sus mandíbulas chocar, simulando mordidas, era un momento aterrador. Dentro de mi imploraba que esta agonía acabara, pero sobre todo nombraba cada una de las personas que quería, a mi padre, a mis amigos y por último a Yunho, el cansancio me obstruyo el recorrido para  al fin darme por vencida, me gire para ver a esos enormes canes acercarse hacia a mi, mis piernas estaban pesadas incapaces de dar un paso mas, uno de ellos se adelanto dando a trote decidido a echarse encima, cuando éste brinco, instantáneamente lleve mis brazos para cubrirme pero un chillido fuerte me aturdió dejándome con una severa marca en mi brazo que comenzó a chorrear sangre, me queje bajo llevando mi mano derecha a tocarme la herida que comenzaba a punzarme a horrores, pero mas horrible fue ver que otro mas se había sumado, ahora se trataba de tres canes enormes pero el ultimo que por alguna razón tenia sometido aquel lobo que no dejaba de chillar por unas  fuertes mordidas hacia su cuerpo, observando como esas mordidas podrían deshacerme en segundos sin embargo no herían aquel can. Por un momento llegue a pensar en alejarme,  me arrastre unos cuantos centímetros pero el lobo libre me miro fijamente y gruño acercándose lentamente, paso tras paso hasta que llego a mi, podía sentir su respiración en mis piernas, abriendo su hocico para pasear su lengua por todo éste, sabía lo que significaba aquella acción, comencé a temblar, volví a pedir por mi vida y que tan doloroso me resultaría morir.

Esperando ya al sentir aquellos colmillos en alguna parte de mi cuerpo, una silueta mayor apareció por detrás gruñendo, logrando que el can que estaba encima de mi doblara sus orejas hacia atrás haciéndose pequeño encima de mis piernas, aquel lobo solo rodeaba donde estábamos gruñendo bajo, poco a poco el animal que estaba encima fue retrocediendo, el gruñido de ese animal tan cerca me erizaba la piel.

No sabia si se trataba del alfa o de cualquier otro lobo un tanto mayor que ellos, pero sabia el control que tenia sobre ellos hasta que un gruñido mas violento logro hacer chillar como perros lastimados para salir huyendo. Posterior a unos segundos, el enorme can se acerco a pasos cautelosos, no gruñía, no mostraba sus a filosas garras ni mucho menos sus colmillos, estaba de manera sumisa. Al quererme alejar me queje por apoyar mi brazo herido, devolví mi atención hacia él cuando su cercanía estaba a centímetros, sus ojos dejaron de hacer contacto visual para mirar mi herida; al estar a un costado, se apoyo en sus patas traseras para sentarse y acercar su rostro mas a mi cuerpo. Un escalofrío me envolvió al sentir la cálida y rasposa lengua que se deslizaba por mi brazo, gemí en respuesta logrando que sus orejas se irguieran, cosquilleos sentía con cada lamida que daba. Al terminar, observe la herida y ya no tenía ningún rastro de sangre excepto donde tenia rasgado, mire confundida al enorme can, con un poco mas de voluntad decidí pararme y aun así no lograba rebasarlo en estatura a pesar de que estaba sentado. Me acerque cuidadosamente, no sabia si estaba loca o no pero me dio por elevar mi mano y colocarlo encima de su cráneo, por consiguiente su cabeza se agacho permitiéndome que le tocara. No sabía el porque lo estaba haciendo, ni por que él lo estaba permitiendo, ¿cuales serian sus intenciones? así que tome valor y tome su parte baja del hocico para elevar su rostro.

- ¿porque me has salvado? - pregunte - ¿quién eres? - tras preguntar, el enorme can se levanto, comenzando a caminar al rededor de mi, para después tomar camino y perderse entre los árboles, ya estaba anocheciendo y me pregunte ahora por donde me iría. Antes de que tomara cualquier alternativa, escuche ruidos por el mismo lugar donde le había perdido la pista al gran lobo gris, esperando que cosa pudiera ahora venir, viendo de quien se trataba - yu.. ¿yunho? - se encontraba de tras de aquellos arbustos, sin camisa y con su rostro inseguro pero serio. Me acerque a él esperando alguna respuesta pero antes de que me acercara lo suficiente me freno
- no te acerques mas - menciono
- ¿porque?
- yo... solo quiero mantener distancia - al quererme acercar mas el solo negó
- ¿porque apareces de pronto? ¿a caso tu...? - Yunho solo suspiro y llevo una de sus manos a su cabellera - Yunho, estoy confundida.. yo, iba a morir y de pronto..
- se que no es fácil de asimilar, me gustaría que no hubiese sido así, pero...
- que es lo que escondes Yunho - le mire fijamente, quería la verdad
- yo... no soy alguien normal, tengo otro lado que solo mi familia sabe y nadie mas
- ¿es malo? - con cada pregunta, Yunho se desesperaba
- es aterrador... y tu te has dado cuenta de ello - sin comprender mucho, me acerque mas a él sin intenciones de retroceder
- quiero oírlo de ti
- a lo que me refiero es que... soy... soy un licántropo - era la respuesta que me había imaginado pero no creí que fuera real, pero a lo que acababa de ocurrir tenía bastante sentido; lobos, gigantes, pero sobre todo, ese dócil lobo
- entonces tu... eres, eres
- un hombre lobo - menciono levantando una ceja
- el lobo gris - susurre. Ahora tenía sentido, aquellos dos chicos tras de mi que al creer que no me habían alcanzado, habían aparecido en su forma canina - ¿tú me salvaste?
- de nuevo - menciono - siempre metiéndote en problemas - expreso sonriendo para aliviar la atención mientras yo trataba de digerir todo
- lo siento - es lo único que logre articular
- entiendo si después... no quieras saber nada de mi, se que es difícil asimilarlo pero
- eso no pasara. No importa si tengas otra naturaleza... tu eres mi salvador, mi guardián
- puedo dañarte y eso.. es lo que menos quiero. No puedo ponerte en peligro
- peligro tendré si no estás cerca... - no quería escuchar mas de esas absurdas palabras de alejarme. Sin siquiera darle tiempo a que Yunho renegara pase sobre aquellos arbustos para tenerlo cerca, él solo se sorprendió y por inercia se alejo y se coloco de lado. Mis ojos viajaron por todo su torso, dándome cuenta que estaba completamente desnudo, su cuerpo era un autentica maravilla, todo había memorizado; sus definidas piernas, trabajadas y esa delgada linea "S" que se dibujaba con su glúteo y espalda. Su mano estaba apretada fuertemente, comprendí que estaba siendo observado por mi morbosa mirada, pero era imposible no mirarlo de pies a cabeza, su cuerpo era sublime. Me acerque mucho mas a él para poder verlo de frente pero solo evitaba verme, era la primera vez que lo veía tan desprotegido e inseguro de si mismo, curve mis labios para darle entender que todo estaba bien, pase mis brazos por su cintura para pegarme a su cuerpo, estaba cálido como siempre, escuchaba claramente su corazón latiendo rápidamente. No sabía como describir lo que sentía en esos momentos teniéndolo así
- esto... es - susurraba
- se como te sientes, pero eso puede cambiar - me separe un tanto de él, sabia que no comprendía lo que quería decir así que sin explicaciones comencé a quitarme la blusa. Sus pequeños ojos se abrieron ante lo que estaba haciendo, sin embargo no era la primera vez que me veía solo en sostén, di seguimiento con mis acciones, desabrochando mi pantalón para bajarlos hasta que al fin Yunho pudo hablar
- que.. ¿que estás haciendo?
- aligerando la tensión, así que... trato de estar en tus mismas condiciones - "¿que?" articulo alterado, yo me limite a sonreír al estar solo en ropa interior frente a sus profundos ojos.
- no lo hagas - suplico cuando comencé a bajar mis tirantes, lo mire desafiante incapaz de frenar lo que hacía - ¿porque lo haces? dios... - susurro ladeando su cabeza - no es necesario
- ¿seguro?
- si... por favor, ponte la ropa de nuevo
- ¿y si no lo hago? - Yunho suspiro
- no hagas las cosas mas difíciles
- ¿que es lo difícil yunho? - parecía niña pequeña preguntando cada vez que hablaba
- si no lo haces yo... - trago saliva ruidosamente - no.. podre contenerme
- no lo hagas
- no comprendes - sabia por parte a lo que se refería pero, verlo en ese estado era bastante satisfactorio. Lleve mis manos al broche de mi brasier, mientras que Yunho tomaba de mi blusa pero al momento de des tenderlo frente a mi, me deshice del sostén. Camine hacia él y le quite la prenda de sus manos, lo volví a abrazar para colocar mi barbilla en su pecho y verlo desde ese ángulo, solo se limito a voltear hacia arriba y en unos segundos volvió a observarme con otros ojos, con esa mirada que ya había visto antes. Deseo.

Una de sus manos tomo mi nuca para acercar su rostro y así al moldear nuestros labios para dar seguimientos a esos candentes besos, jadee por su cálido aliento y de su mano que paseaba por toda mi espalda, esa misma mano viajo hasta mi muslo para alzarlo y poder tener mayor conexión. En un respiro, Yunho tomo de mi otra pierna para cargarme y llevarme contra el árbol, sus labios se dedicaron a humectar mi cuello mientras que yo luchaba por no desvanecerme, por primera vez sentía su torso desnudo junto al mio.

- De tenme... - menciono quedito - no me lo permitas
- Yunho yo... no, no te limites
- no sabes lo que dices... sabes perfecto que te deseo a morir, que quiero hacerte mía, pero no bajo a estas circunstancias. No quiero dañarte
- también te deseo y estoy lista, no comprendo... - yunho negó
- este... es el peor momento, no quisiera lastimarte y no poderme contener
- ¿porque lo dices? ¿Porque crees que vas a lastimarme?
- es luna llena... y mi lobo interno esta pidiendo cacería, pide sangre y sobre todo mis impulsos están a flor de piel. Si me dejo llevar por este deseo... la lujuria de mi bestia me sobrepasara y no se que podría pasar, y de hacerlo de manera tan salvaje y descontrolada es lo que menos quiero, seria la peor experiencia para ti
- entonces... ¿como logras saciar ese deseo cada luna llena?
- nunca me había pasado, nunca había deseado a alguien hasta estos días... y por ese motivo represento un peligro, porque ni yo mismo se cómo podría actuar y lo que requiere mi naturaleza en estos momentos, es saciarse. Debo alejarme de tu esencia porque será insoportable y no me ayudas en tus condiciones (refiriéndose al desnudo) - mordí mis labios ante lo necesitado que podría estar Yunho, pero si ya había hecho chispas al menos debo terminar lo que había empezado
- tómame - le mire directo para darle entender que hablaba seriamente
- no juegues
- no estoy jugando.. hablo en serio
- ¿porque no me obedeces?
- es mas divertido no hacerlo... - Yunho oscureció su mirada y miro serio - ¿vas a castigarme?
- estás jugando con fuego
- ¿y que si lo hago?
- saldrás calcinada
- ¿así? eso.. tendré que comprobarlo

Me separe un tanto del árbol para acércame a sus tentativos labios, el calor que comenzaba a sentir era por dentro, necesitaba liberarlo o verdaderamente aquello me quemaría, tome de su labio inferior para morderlo y humedecerlo; con ese simple hecho basto para que Yunho volviera  estamparme contra el árbol encajando y haciendo el beso mucho mas profundo. Sus manos como serpientes paseaban por todo mi costado, desde las rodillas hasta mis hombros, pero si algo estaba poniéndose realmente caliente, era algo que estaba comenzando a acariciar parte de mis muslos y restregarse tentativamente a mi intimidad. Tales roces me causaban escalofríos y de eso se percato Yunho, bajando su intensidad para solo otorgarme generosos besos por todo mi cuello y dirigirse a mi rostro llenándolo de estos mismos. Con lentitud fue bajándome, extrañándome por tan repentino abandono.

- ¿Yunho?
- te llevare a casa - hablo tenue. Sin esperar a que yo respondiera desapareció frente de mi para segundos después aparecer en su forma salvaje. Sin mas me coloque la ropa, resignada me coloque aun lado de él; bajo de nivel, dándome entender que debía montarme en su lomo. Tome parte de su pelaje para asegurarme de no caer y fue así para emprender camino de vuelta casa.

...


Después de lo sucedido en el bosque, nuestros encuentros fueron haciéndose menos concurrentes, yo entendía que no seria para siempre así, pero a veces Yunho se portaba serio y un tanto frío, actitudes que a minorías mostraba y solo cuando estuviera enojado o molesto por lo cual preguntaba cual era el problema o si había hecho algo que lo haya molestado, y fueron esas veces en que discutíamos y tomábamos caminos diferentes. Mi corazón era tan débil que odiaba llorar como alguna vez había pensado que era absurdo que adolescentes se encerraran en sus alcobas a llorar por culpa de un hombre, así que trataba por lo menos ocultar aquellos problemas por mi padre ya que suponiendo que se le haría difícil  cargar con  decepciones amorosas de su hija.

Los días comenzaron ser agobiantes, ya que estaba en la última carrera para al fin terminar la escuela, las pocas amigas que tenían hablaban nada menos que de la fiesta de graduación, cuando comenzarían a hacer las pruebas de sus vestidos y sobre todo de quienes las invitarían a ir, por mi parte no estaba tan interesada, mis ánimos estaban bajos, lo único que quería era volver a estar como semanas antes.

- los chicos ya comenzaron a invitar... estoy nerviosa ¿Y si no me invitan? - hablaba persona ajena a mi relación social que estaba de tras de mi
- ¡estoy igual que tu! no quiero llegar sola a la fiesta

Estaba atendiéndome con las chicas que estaban "hablando" entre ellas, que mas bien todo aquel que pasara podía escuchar su charla, ya no sabia ni como matar el tiempo antes que tuviera la última clase, estaba demasiado frustrada y afligida, pero me sentí mas extraña cuando capte que alguien me miraba, sus ojos se desviaron rápidamente y yo lo mire entrecerrando los ojos por lograr identificar a la persona, ya lo había visto un par de veces pero nunca le había prestado atención, ¿que se traía?. Sin darme cuenta el chico volvió a voltear haciendo contacto visual, tal vez por haber sentido mi obvia mirada atravesar le la espalda, tenía esa manía de mirar a las personas y estar pensando en otras cosas. La persona solo sonrió cálidamente, me sorprendí por el acto y mi sentí caliente, de seguro me había avergonzado.

El timbre sonó asustándome, maldiciendo por tal susto me dirigí a el aula que tocaba la última materia. Ahora ni siquiera en clase me sentía cómoda, algo me pesaba en los hombros, quizás el cansancio, me enderece para moverme hacia los lados y en esos momentos reconocí a alguien... era de nuevo el chico, ¿que demonios hacia ahí? nunca lo había visto en esa clase, tal vez se trataba de esas personas tan "cultas" que ni saben que alguna vez estuvieron contigo. De nuevo me quede viéndolo por un periodo un tanto largo me di cuenta de lo predecible que había sido disculpándome con él, di gracias a dios que el profesor no se había dado cuenta porque eso aumentaría mas la vergüenza. Por obra del señor, el timbre sonó anunciando la salida, como si me tuvieran enjaulada salí disparada del salón de clases, caminando a paso apresurado queriendo llegar lo mas rápido a casa a descansar; al estar a medio camino busque ente mis pertenencias el celular, al no encontrar me dio un infarto ¿ahora donde demonios lo había dejado? comencé a recorrer mentalmente por todo el camino pero no había echo nada como para provocar que saliera, fui mas atrás y recordé que lo había dejado en el pupitre. Me volví a maldecir miles de veces por lo despistada, este día estaba realmente estúpida, rogaba por que nadie lo haya tomado, con las esperanzas de que pudiese encontrarse ahí.

Sin aliento, recorrí los pasillos hasta llegar al aula, pero con la surte que cargaba no lo encontré, mi neurosis comenzó a subir, quejándome en voz alta. Lo único que se me ocurría era marcar a el numero, así que tuve que pedir prestado crédito para poder marcar. "Por favor, contesta.. contesta" la linea sonaba pero nadie atendía, hice una rabieta al momento en que me mandaron al buzón, volvi a remarcar pidiendo a que contestaran ahora si.

- ¿diga?
- ¡dios!.. quiero decir... emm.. ¿podría devolverme mi teléfono?, habla la dueña del celular - mordí mis labios implorando a que no colgara
- claro, ¿en donde la puedo ver?
- oh bueno... estoy en la preparatoria de....
- en unos momentos llego

Me paseaba una y otra vez, esperando a que alguien apareciera, mi estomago comenzó a rugir, estaba dándome hambre, últimamente no comía nada, para calmar esa ansiedad decidí esperar sentada. Comenzaba a pensar de que había sido una mentira, desepcionándome pero cuando menos lo esperaba alguien me toco sobresaltándome, encontrándome con el misterioso chico.

- perdón, no quiera asustarte - con mas calma me suavice para levantarme
- no hay problema, últimamente estoy muy sensible - exprese
- bueno... aquí tiene tu celular - antes que le agradeciera coloco sus manos en cruz - no pienses que me lo quisiera quedar, lo tome con la intención de devolvértelo pero no estabas, desapareciste rápido
- oh.. bueno, creo que si sale un poco apresurada. De todas formas te lo agradezco
- oh no es nada... por cierto soy Lee chi hoon
- claro.. el gusto es mio

Sin mas, se ofreció acompañarme a casa, hablábamos cosas sin sentido pero el tema del baile gradual salio a la luz, poniéndome nerviosa.

- así que dices que no estas interesada en la graduación.. ¿porque? es el ultimo baile escolar
- no lo se, no es que no me importe, se que quizás sea la última vez que ve algunos conocidos pero... no estoy en muchos ánimos - me encogí de hombros ante lo profundo que podía ser su mirada
- ¿tienes problemas?
- algo... pero no graves, es simplemente... - no pude evitar pensar en Yunho y en lo distante que se había vuelto - un mal trago amargo que seguro pasara
- supongo. Tienes que estar mas positiva, por lo menos en estos momentos que nunca volverán ¿no?
- así es... uno se gradúa una sola vez, bueno... falta la universidad pero creo que finalizar mas de una década de estudio básico y superior es... - Chi hoon solo rió para colocarse su mano su boca, fue la primera vez que pensé que era ¿lindo?
- lo siento, no quise reírme.. no me mal interpretes - el chico comenzó a inclinarse muchas veces tan rápido que pedí que parara

Llegamos a casa así que me despedí de él; cargaba una amable sonrisa en su rostro demasiado delicado para ser hombre, preguntándome ¿como podía haber pasado desapercibido? en si me despabile esas ideas que rodeaban por mi cabeza, mi padre ya se encontraba en su recamara así que no quise molestar para ir al cuarto y dejar mis pertenencias. Al cerrar la puerta suspire de alivio, estaba debatiéndome si comer primero o duchar así que sin que me diera mucha alternativa mi estomago volvió a rugir, lo que tome como la primera opción que debía hacer, me dirigí al baño para asearme las manos, voltee a verme en el espejo dándome pena en las condiciones que me encontraba, cerré el grifo para tomar la toalla cerca y de nuevo volverme a ver al espejo llevándome otro infarto.

- ¡Por dios! que susto me has dado - exprese molesta - ¿porque apareces así? - me gire para verlo directo
- estaba esperándote, hace 20 minutos que saliste de clase
- así es, pero tuve un percance
- ¿a si? ¿y se podría saber a cual? - esas preguntas con tono irónico comenzaban a molestarme
- olvide el celular y tuve que regresar me
- ¿eso te tomo 20 minutos?
- el celular no estaba donde lo había dejado así que tuve que pedir prestado crédito para esperar si alguien contestara, mas el tiempo que espere a esa persona para que lo devolviera, eso fue todo - finalice para darme la vuelta y salir de la recamara
- ¿estas escondiéndome algo? - me volví a girar para verlo indignada
- Yunho... ¿estás dudando de mi a caso? ya te lo dije, no paso nada si eso es lo que crees, solo se ofreció a acompañarme -  no muy contento ladeo sus labios chasqueando
- ¿te gusta? - mi cara fue de "no lo puedo creer" cerré mis ojos y fruncí el ceño
- si, me gusta y mucho Yunho.... - le hable con ironía - ¡por supuesto que no! lo acabo de conocer, ¿como se te ocurre? - nos quedamos en silencio, suspire de lo cansada que estaba, rasque mi cabeza y le volví a mirar. Ya no soportaba mas la situación así que me acerque a él y lo abrace - ¿podemos dejar de pelear? - su respuesta fue tardía, creyendo que quizás Yunho en realidad si se había enojado. Unos cuantos minutos nos quedamos en esa misma situación y después decidió separarme
- tengo que irme
- ¿no te quedaras?
- lo siento, no puedo... tengo cosas que hacer
- últimamente has estado ocupado ¿que es lo que tanto haces? - no respondió y solo sonrió acariciando mis hombros
- nada de lo que te pueda ser de tu interés
- lo que hagas me interesa... ¿ahora eres tu el que esconde algo? - cuando creí que todo se había normalizado volvía a convertirse en una molesta desconformidad por el saber del otro - ¿a caso no confías en mi?
- sabes que si... pero no puedo contarte todo lo que hago, ¿o es a caso que tu también me cuentas todo lo que haces? - hice un puchero de mala gana
- no veo la necesidad de decirte que es lo que platico con mis huecas amigas, solo hablan últimamente de vestidos y hombres que desean para la graduación... por lo menos lo tuyo es mas interesante
- ¿vas a graduarte? - asentí ligeramente
- Yunho, esto sonara raro pero... crees poderme acompañar ese día - solo levanto sus cejas, iba a articular algo pero se limito a quedar en silencio - ¿Yunho?
- lo lamento... no creo.. que pueda
- ¿estarás ocupado en... cosas que no son de mi interés? - pregunte secamente - sabes, tomate el tiempo que quieras, has lo que tengas que hacer - respire profundamente tratando de no escucharme débil - ten por seguro que ya no te presionare para que me des cumplimiento, al fin y al cabo.. tu naturaleza es ser libre ¿no es así? - me miro confundido, pero tampoco quería decir porque no estaba segura, solo era un insinuación de "ruptura" pero en realidad no lo quería así
- ¿estas... terminando conmigo? - me sorprendí a que podía captar lo que muy débilmente quería dar entender
- no, solo estoy dándote tu espacio, se escuchara feo pero por así decirlo... soltándote mas la cuerda, pero si eso es lo que crees mas conveniente - trague salive tratando de contener el contacto visual
- y tu.. ¿lo crees así?
- cualquier cosa que tu decidas estará bien...
- ¿estarás bien si terminamos?
- ¿y tu.. estarás bien si terminamos? - devolví la pregunta
- por supuesto - hablo fijamente, comenzaba a tener esos molestos nudos en mi garganta - seria un completo desastre - jadee, no lo soportaba mas, mis lagrimas comenzaron a caer. Sus manos tomaron mi rostro para limpiar mis lagrimas, posterior a que sus labios ahora estaban encima de los míos, no dejaba de temblar, había sido horrible de tan solo imaginar ya no tenerlo cerca - lo siento... lo único que he hecho es hacerte llorar - apreté con mas fuerza su camisa tratando de calmarme - no soporto verte así y menos si yo soy el causante

Esa vez, Yunho decidió quedarse, a pesar de que no se hablo mucho, solo por mimos, caricias y besos en el cabello bastaron para que volviera a sentirme en paz, pero mas tranquilidad me daba al sentir como entrelazaba sus dedos con los míos, dándome la mayor seguridad de que estaría conmigo. Quería estar lo mas despierta posible, quería disfrutar de su compañía pero con cada beso que me daba sentía dormirme en él, besaba tan lento que me quedaba a medio dormir pero no soporte lo suficiente y quede dormida.

Movimientos bruscos y cosquilleos comenzaban a molestarme, abrí mis ojos para ver de que se trataba; sorpresa que me lleve al ver aquellas amigas huecas en mi cama sonriendo amplia mente, abrí desmesuradamente los ojos preguntando a lo alto que demonios hacían ahí.

- ¡yah! levántate queremos que te pruebes unos vestidos que trajimos - las mire con un signo no literario en mi cabeza
- ¿que? ¿vestido?
- así es... te has echo tonta estos días y no nos has ido a acompañar a ver vestidos ¿a caso tu ya tienes el tuyo y no nos los quieres mostrar? - por consiguiente negué tratando de volverme a poner la colcha encima
- estas siendo muy discreta con todo lo que haces... ¡como lo de ayer! bien guardado te lo tenias ¿no? - ese chica ojos grandes me quito de mi protección para pegarme levemente el hombro
- ¿de que demonios hablas? ¿ocultando yo algo? ¡están locas!
- no te hagas... ya sabemos que ayer paseaste con un chico
- si y al parecer es un buen partido, ¡que suerte! de seguro ya tienes asegurado tu pareja para el baile - menciono con desgano
- no tenía pensado ir con nadie, de echo no voy a ir con nadie y ese chico apenas lo acabo de conocer como para ir con el al baile
- ayy~ ¿porque no? ¿a caso es feo? - cerré mis ojos y mi mente me lanzaron las imágenes de Chi hoon. Imaginaba si les dijera de quien se trataba, echarían un grito al cielo
- si, es feo...
- que mal... en fin, eso no quita que no te midas estos vestidos que escogimos con mucho esmero ¡y si no te gustan iras a ver mas en las tiendas!

No tuve mas opciones que medirme cada vestido, esas amigas que quería ahorcar de vez en cuanto me obligaron hacer pasarela en mi cuarto, pero ninguno era de mi gusto, me gustaría haberles dicho que me quedaría con uno pero no me sentía cómoda, as que al ver mis negativos, me arrastraron fuera de casa para ir de compras e ir viendo mas vestidos. Y como había ocurrido en mi casa ahora lo hacia en las tiendas, haciendo pasarela, hasta que al fin encontramos y fue definitivo. Así que después de tanto ajetreo decidimos ir a una refresquería cerca, charlábamos mientras tanto alguien entro al establecimiento queriendo devolver  lo que estaba tomando, ni siquiera tuve tiempo de camuflarme cuando se acerco.

- hola -saludo amablemente, des tendiendo sus manos a mis dos amigas que sabia que no le quitarían la vista de encima
- hola Chi hoon - aclare mi voz antes de saludar
- ¿que tal?
- oh nada... tomando un receso después de compras
- ¿es un vestido? - yo asentí como si fuera un robot
- faltan dos días para el baile chicas ¿tienen con quien ir? - ellas se sobre saltaron y negaron
- no aun los chicos que queremos que nos inviten no han llegado y temo que lo hagan.. a lo mejor ya les dijeron a otras - menciono a mi costado una desalienta mujer
- no hay que perder las esperanzas, seguro vendrá algo bueno - el sonrió, era tan gentil que si fuera posible, mis amigas estuvieran derritiéndose ahí mismo
- ¿y usted ya tiene con quien ir? - quede muda y negué de la misma manera casi robótica
- que mal... o mejor dicho, es perfecto... - lo mire extrañado, mientras que las otras cabezas huecas voltearon siniestramente
- ¿e-eh?
- ¿te gustaría ir al baile conmigo? - en una rapidez mire a los ojos de las chicas, no tenían que decir nada, con la simple mirada me comían
- yo.. eh.. pues... no lo se - sentí un fuerte golpe en la espinilla
- ¿no lo sabes?
- perdónala no sabe lo que dice... considera eso como un si ¿verdad? - giraron a verme amenazante así que no tuve otra alternativa
- esta bien - Chi hoon sonrió ampliamente para después despedirse y en cuanto salio, estallo el lugar en gritos
- ¡por dioooos! era un autentico galán
- ese chico esta precioso, guapo creo que le queda corto - una de ellas me tomo la mano fuertemente - ¿¡como se te ocurre dudar con algo así!?
- ¿tendrá amigos guapos? argghh~ no quiero ir sola
- les doy la oportunidad de rifar quien ira con él... o llegar cada quien en sus brazos ¿que les parece? - no tardo un golpe seco en mi cabeza
- ¿estas tonta? ¡algo como eso no se desprecia ni se comparte! aiish~ quiero agarrarte a golpes

Así y muchas mas maldiciones llegaron hacia mi persona, así que me resigne, tenia un compromiso así que no había marcha atrás. Aun así... me hubiese gustado que haya sido otra persona.

...


- ¡hija! ¿ya estas lista?
- ¡ya voy... solo... ya voy! - grite colocándome los últimos accesorios para ponerme la colonia que normalmente uso.

En ese momento, escuche voces, eso solo significaba algo...

- ¡hija.. él ya está aquí! - grito. Suspire por última vez para verme en el espejo, voltee a ver a la ventana y estaba esa hermosa luna alumbrando - ¡niña que no vas... - al fin estaba a la vista de ese par de hombres que estaban en la puerta y yo con los nervios de punta - santo cielo, ¿esa hermosura es mi hija? - me sonroje de inmediato por tal mención de mi padre
- se que no está acostumbrado a verme así papa, así que más vale que grabe esto en su mente porque quizás eso no vuelva a pasar - bromee
- mi mente está deteriorando, mejor usemos tu cámara - después de una seria de fotografías mi padre volvió acercarse a nosotros
- solo puedo decirle que se diviertan y por favor joven... cuide bien de mi hija. Es lo mas preciado que tengo
- no se preocupe señor, seré como su guardián - ante lo ultimo no pude evitar pensar en esa persona ausente, pensando en lo que había dicho aquella noche antes de marcharse.

"La razón por la que no podre asistir es porque... tendré una lucha, una lucha que no se lo que pueda pasar, de eso dependerá mi acenso como alfa, no es algo que pueda evitar, es una obligación. Por favor, compréndeme."

Con una sonrisa maquillada me despedí de mi padre para al fin marcharme con Chi hoon a dicho baile. Durante el camino no dejaba pensar en lo que pudiese estar pasando, yo de gala a punto de ir a una fiesta mientras que Yunho en una lucha donde nos e que resultado pueda suceder, estaba inquieta, no cabía en mi tranquilidad. Llegamos a dicho lugar, Chi hoon bajo rápidamente del auto para abrir la puerta, con una amable sonrisa le agradecí, me ofreció su brazo; deslizando mi brazo por dentro de ese luego comenzamos a ingresar a el casino.

Matices de colores, de iluminaciones y música inundaban el lugar, todos con una reluciente y a veces melancólica sonrisa adornaban sus rostros, caminos mas dentro del lugar hasta que aquellas chicas alocadas se abalanzaron sobre mi, mostrando finalmente a sus parejas. Su felicidades y alegría me invadía poco a poco, agradecía por tener personas así rodeándome, la música fiestera se torno a una mas romántica, observe a mis lados viendo como todos se abrazaban y comenzaban a danzar lento, tome una de las mano de mis amigas en forma de suplica, no quería bailar pero ella se negó y salió corriendo por su pareja, al no tener alternativa me gire hacia Chi hoon que de igual forma estaba observando a sus lados hasta que me miro.

Con esa radiante sonrisa me extendió la mano para tomarla, después de todo, es la única persona que se ha dado la tarea de acompañarme, de estar a mi lado a pesar de mis dudas y rechazos. Coloque mis manos en su hombros y los suyos en mi cintura para comenzar a bailar, mientras mas avanzaba la música, mas cercas nuestros cuerpos estaban hasta el punto de rosar su mejilla con la mía, suspire profundo y con ello me llene de la colonia que Chi hoon traía, removió todo mi interior haciéndome estremecer. Separe mi rostro y voltee a verlo, era lo mas cercano que habíamos estado, sonrió y se acerco a depositar un beso en la mejilla. Cualquiera que pudiese estar en mi lugar, no hubiera resistido a cierta distancia con él, era tan caballeroso y amable persona, que seguramente te enamorarías en menos de un segundo, pero yo lo estimaba, ya tenia por quien suspirar. Al vernos de nuevo, Chi hoon se relamió los labios y paso saliva, paro un momento nuestro bailar para acercarse lentamente, desaparte la vista  evitando no verlo, sintiendo cada vez mas su respiración cerca, visualizaba la sobra de las personas bailar y en una libre visión alguien estaba en la entrada, entrecerré mis ojos hasta que una de las luces lo ilumino y lo reconocí rápidamente.

"Yunho" susurre deteniendo en seco la acción de Chi hoon, me soltó un tanto de la cintura y lo aproveche para acercarme a esa persona, caminaba entre las parejas tomando mi vestido para mayor facilidad de caminar hasta llegar al final de la pista y verlo de frente. Lo mire de pies a cabeza, era una autentica maravilla, si no lo conociera podría jurar que se trataba de algún ser extremadamente inalcanzable, y eso note en las miradas curiosas que ya se habían dado cuenta de su presencia, sus ojos conectaron con los míos, fue como si me hubiesen cortado le aire. Mis mejillas ardieron al esta enfrente de él, se veía tan atractivo con el traje que traía puesto, no salía ninguna palabra de mi boca, estaba demasiado sorprendida.

Ni siquiera podía mirarle a los ojos, pero deseaba verlo...


 (Es un gif de Yunho :B)- Yunho.. ¿que haces aquí? - pregunte en un susurro
- vine por ti... ¿sabes lo hermosa que te vez? - sonreí torpemente, en esos momentos desee lanzarme en sus brazos pero tenia que tener un poco de cordura
- diría lo mismo, estas esplendido... quisiera - callé. Tome de su mano para retirarnos de ese lugar que comenzaba hacer presión

Al estar fura de visión de cualquier individuo, no soporte mas la necesidad de querer probar esos apetecibles labios, me colgué de su cuello para bajarlo a mi nivel y así poder saborearlos, pero al hacer presion en sus hombros se quejo.

- lo siento...
- no te preocupes estoy bien - susurro
- creí que estarías... que tu... estaba tan angustiada
- fue difícil pero, salí victorioso - expreso no de muy buena gana
- no te oyes contento... ¿ha pasado algo? - apretó sus labios y me abrazo fuerte, aquello me consterno y yo solo respondí a su abrazo - Yunho, ¿que pasa? - seguía sin responder,me estaba desesperando y decidí encarar lo - lo que tengas que decirme dímelo ya... no me tengas así - al verlo de nuevo, su rostro no estaba nada bien, era la primera vez que veía de esa manera
- yo... te amo - erala primera vez que lo escuchaba, no pude evitar sollozar
- también yo...
- perdóname - se disculpo de nuevo con una voz ahogada
- ¿porque? Yunho habla de una vez - de nuevo se tomo su tiempo, un largo y agonizante silencio
- debido a mi acenso como alfa, tengo ahora como responsabilidad encabezar a todos los de mi clan... - no quise preguntar nada, preferí dejarlo hablar - ellos ahora dependen de mi, pero debido a las tradiciones yo... debo unirme... con alguien mas
- te refieres a que...
- tener a alguien como unión, emprimar me con alguien del mismo clan...
- una compañera para toda la vida - articule en desaliento
- rechacé mi puesto pero me fue imposible hacerlo... a pesar de haberme negado a unirme con alguien mas, fui  reprochado por no seguir esa regla, si no lo hacia... seria expulsado, eso no abría importado pero tengo una hermana a la que no quiero abandonar, depende de mi
- ¿tu sabias esto desde el principio?... ¿¡sabias que esto algún día podría suceder!? - bajo su cabeza en señal de arrepentimiento, ya no podía amargarme mas la existencia con aquello
- escúchame bien Jung Yunho... a partir de hoy.. no quiero volverte a ver, ocúpate de tus asuntos y a mi, déjame en paz
- ¿piensas que voy a dejarte ir así después de todo?
- ¿y que pretendes? ¿seguir viéndonos cuando ya tienes a una mujer esperándote en casa? - vocifere molesta
- todos saben que esa mujer yo no la quiero, la aprecio como familia y nada mas...
- ella sera tu mujer ahora, dependiente mente aunque ella sepa que no la amas ¿crees que seria agradable saber que su pareja se va con la persona que estuvo antes con ella? me pongo en su lugar y eso seria demasiado denigrante - tome mi ultimo aliento para arrojarle las ultimas palabras que tenia en mente - no quiero tener ningún vinculo que tenga que ver contigo, espero con ansias el poder largarme de aquí para así poder enterrarte
- ¿Es así ah? pues mientras estés aquí no pienso dejarte sola ni por un instante
- no importa si andas de tras de mi, cuando me largue todo esto se abra terminado
- eso dirá tu boca pero no tu corazón, lo conozco perfecto y eso es lo que menos deseas
- lo que deseo en estos momentos es que te desaparezcas de mi vista, lo único que hiciste es ilusionarme ¿¡que pretendías con todo esto!? eres despreciable Yunho, y estas mal si crees que voy a ser la otra - me gire enfurecida, no quería verlo, quería golpearlo por haber echo esto, ni siquiera me importaba si quedaba a kilómetros de casa, solo quería refugiarme en donde últimamente lo hacia

No se cuantos metros llevaba, mis pies comenzaban a punzar, al no tener mas resistencia decidí quitármelas, mi coraje e impotencia no bajaban, tenia ganas de golpear, de morder, gritar. Una luz alumbro por detrás de mi parandose en seco aun lado, ni siquiera tuve la necesidad de voltear cuando esa persona ya estaba frente a mi

- por dios, estaba preocupado ¿porque te fuiste así? ¿quien te ha echo daño? - no quería responder, no quería hablar, lo que quería era desaparecer, dormir por horas y días.

...


≡ ץ೮ηђσ ≡


- Yu-yunho.. por favor tócame - rogaba la chica que estaba prendida en su pecho
- e-espera.. no
- ¿porque no? seré tu mujer ¿que a caso no te gusto? - no dejaba de besar por ningún momento al moreno que solo cerraba los ojos y luchaba por desapartarla
- por favor, no hagas esto - la chica enojada se desaparto
- ¿porque te estas resistiendo? ¿a caso tienes a otra? - Yunho enmudeció ante a eso - ¡contesta! - Yunho se limito a arreglar su ropa para salir de ahí - ¿no me digas que se trata de esa niña estúpida que vino a visitarte aquella vez? - el mayor paro en seco volteándose confundido
- ¿de que hablas? ¿que niña? ¿visitarme?
- si.. fue hace días, la encontré espiando tras de un árbol... no recuerdo el día exactamente pero fue en una noche de luna llena - Yunho recordó rápidamente aquel avista miento cuando sus "hermanos" desaparecieron por un rato y fue en busca de ellos, para encontrarse con la sorpresa que la estaban agrediendo
- ¿tuviste algo que ver con la persecución? - la mujer enmudeció para negar - no te creo,  ellos tienen claro que tienen prohibido atacar a las personas, y debido a como te has referido a ella no dudo ni un poco que tu hayas echo esto
- ¿porque le das tanta importancia? si mas te recuerdo ya no seras un hombre libre, un adolescente por ahí seduciendo a chicas, ahora seras un líder...
- eso lo se... pero aun así, eso no borrara lo que siento por ella, así que te advierto de una vez que no te atrevas a hacerle nada
- ¿si no que? - los ojos de Yunho se volvieron grisáceos cenizos y su mirada como un centenar de cuchillas amenazantes
- vas a arrepentirte - en tono grave amenazador

≡ єη∂ ≡

...


- papá deseo irme de aquí - exprese viendo como mi padre dejaba el periódico
- ¿porque de pronto? ¿que no estudiarías aquí?
- si pero...  quisiera probar suerte en otra parte, quiero hacerme independiente papá
- ¿estas segura?
- completamente

Superarme y hacerme eran una de las cosas que quería lograr para mi persona, pero mas bien quería huir de todo lo que me recordaba a él. Tenia un examen que hacer fuera de la ciudad y eso seria bastante gratificante para despabilarme de todo, Chi hoon se había ofrecido a llevarme, a pesar de tantas veces lo rechace como siempre, logro que accediera. Antes de salir a la autopista llegamos a llenar el tanque lo necesario para viajar, en eso aproveche para entrar a la pequeña tienda y comprar agua para el camino, al tener ya lo necesario fue con la cajera a pagar. Cuando salí, le volví a ver ¿como podía ser tanta coincidencia? no tardo demasiado para darse cuenta que yo estaba ahí así que trate de montarme al auto lo mas pronto posible.

- no huyas - hablo tras de mi
- ¿que es lo que quieres? no tengo tiempo, tengo que viajar
- ¿con él?
- si, con él. ¿Algún problema? - levante mi ceja esperando respuesta pero no hablo, así que me gire para subirme al auto. Chi hoon se monto también para encender el motor, pero Yunho tapaba la salida. A pesar de que le sonó el claxon  e hizo rugir el motor del carro, Yunho no movió ningún musculo, y cuando lo hizo fue para acercarse por mi costado para abrir la puerta y jalarme hacia afuera con muy poca amabilidad - ¿que estas haciendo? ¡suéltame! - gritaba pero solo se limitaba a tomarme de las muñecas y que no le golpeara
- ¿¡que no entiendes!? Suéltala - aquel grito hizo que Yunho parara en seco y se girara
- ¿disculpa? - Yunho carcajeo.Esto no saldría bien
- Yunho.. ni se te ocurra tocarlo - amenace
- lo que oíste, ¿que no lo ves? ella no quiere nada contigo, déjala en paz, resígnate - las mandíbulas de Yunho se apretaron fuertemente, me soltó para cercarse hacia él
- no sabes nada de lo que quiere, es a mi a quien quiere... - no escuchaba de lo que susurraban solo se que se veían horrible
- ¿tan seguro estas? quien querría estar aun lado de un hombre que solo le hace daño, ¿A caso es lo que quieres seguir haciendo? solo la haces infeliz. Date cuenta... ella dejo de pertenecer te
- cierra esa boca niño que te la puedo partir. Ella me ha pertenecido y con la única persona con la que la comparto es con su padre y amigas... no permitiré que un bocon y cara bonita como tu quiera hacerse ahora dueño de ella
- hablas como si tuvieras derecho sobre ella, el que debería de dejar de hablar estupideces eres tu. Tuviste la oportunidad, la desaprovechaste.. ahora te toco perder
- aqui el que va a perder los dientes eres tu
- quiero verte intentarlo

Y lo que menos quería que pasara sucedió, comenzaron a golpearse, era horrible escuchar como los puños azotaban en la piel del otro, me acerque a ellos con la inútil idea de detenerlos, pero eran salvajes y tenia miedo salir golpeada.

- ¡Yunho suéltalo ya! ¿¡quieres matarlo!? - en ese descuido que hizo Yunho al verme, recibió un golpe directo en la cara, fue tan fuerte que callo de un costado, antes de que Chi hoon se le echara encima lo tome de la cintura y lo jale para empujarlo lo mas lejos - ¡ya es suficiente! par de salvajes... - Yunho se incorporo para limpiar su ropa, lo mire y tome de su mano para hablar con él - creí haber sido claro Jung Yunho, no quiero verte en mi vida, ¿no lo entiendes? ya superarlo y deja de creerte el dueño de mi porque no lo eres, yo no estoy en tu clan como para liderar me, solo... quiero llevar esto en paz - mi voz comenzó a temblar al ver a Yunho en ese estado


- no puedo, no dejo de pensar en ti... quiero estar contigo, como antes... amándonos - tomo de mi rostro con una de sus manos, podía ver en sus ojos ese brillo, aun era débil ante su presencia, creo que nunca podría superarlo hasta que no lo viera en mucho tiempo
- eso... ya no es posible, tu..
- al diablo con eso... yo te amo, ni mi propia bestia me deja en paz, no se que hacer, estoy echo un lío, te necesito ¿no comprendes? estoy así desde el día en que te vi en el bosque, con tu rostro asustado y angustian te, desde ese día supe que tenia que protegerte
- Yunho... - sin darme oportunidad, se acerco lo suficiente para tocar sus labios, tenían sabor a sangre sin embargo eso no fue suficiente para que pudiera alejarme de él
- permiteme pasar una noche contigo y te demostrare todo lo que no he podido hacer...
- estas siendo muy...
- ¿a caso ya no me deseas? ¿no piensas en mi? dime que ya no me quieres y entonces.. seré capaz de renunciar a ti

...


Pieles rosándose, caricias que no piensan ceder, temperatura de ambos cuerpos aumentando con cada segundo que pasaba, besos húmedos, palabras sueltas, suspiros pesados, mente en blanco... era momento de pensar y de solo sentir. Aquella luna siendo le único testigo de aquel acto libidinoso, el moreno acaparando todo el cuerpo de la chica siendo comprimida contra el suelo, sus piernas desnudas moldeándose en la cadera de su amante, incapaz de poder pronunciar alguna palabra coherente, su estado estaba deteriorándose, sus sentidos estaban inundándose de ese placer, su cuerpo estaba totalmente expuesto ante los ojos dilatados del mayor, sin perderse ningún detalle como si estuviese estudiando a su victima, encontrando puntos débiles y en donde atacar. Desde los tobillos hasta sus pechos, el menor tocaba con sus yemas,  tratando de grabar esa textura en su tacto mientras de deleitaba de ese néctar bucal que comenzaba a salir a hilos entre la comisuras de sus labios en cada hueco para respirar y volver a conectarse y acariciarse con sus lenguas para tomar el sabor del otro.

El bulto que el moreno tenia ya apunto de querer romperla tela; acariciaba los muslos de la chica y con gran gentileza, ésta llevo sus manos para bajar sus pantalones y su ropa interior sintiendo de nuevo esa sensación entre sus piernas húmedo y candente, con un poco de indesicion decidió tomarlo entre sus dedos y acariciar tímidamente viendo la reacción de la persona de arriba, sonrió entre sus adentros al ver lo que podía provocar así que lo hizo mas seguidamente; aquello crecía en su mano, dudando si estaba lista para recibirlo, pero no se echaría atrás, soportaría cualquier cosa con tal de que al fin fueran uno. Las grandes manos de Yunho se posaron las caderas de ella, acariciando su vientre para llevar una de sus manos a su hinchado miembro para acariciarse así mismo y así solo colocar la punta en su entrada, al rozar mordió sus labios y miro a la chica, quería su aprobación para poder ingresar, con un inhala miento profundo, la chica sintió y cerro los ojos fuertemente esperando lo que viniera. El moreno poso una mano un poco debajo del cuello de la chica e ingreso su glande, ella solo se arqueo ante el intruso, solo tomando de la tierra entre sus manos para apaciguar el malestar, se quejo pero sin embargo pidió que ingresara, pero después se arrepintió cuando aquello ingreso unos cuantos centímetros incapaz de contener un grito, sus labios fueron ocupados por su compañero, una de sus manos viajo hacia donde estaba su unión para tocar esa parte en donde las mujeres tienen exactamente para el placer, con dos de sus dedos removió aquel punto que hizo que la chica comenzara a jadear y a gemir agudamente, volviéndolo loco, queriendo comenzar sus embestidas y al fin corromperla.

La joven empujo con sus piernas para que este ingresara, pensando hasta cuando aquello al fin estaría completamente dentro, había tocado la largura de aquel miembro pero se le hacia eterno. Un par de segundos mas, aquel regocijo comenzó a agitar a ambas personas, insaciables caderas se movían con sutileza, le basto unas cuantas estocadas para hallar el punto exacto en donde golpear, las plegarias de la chica no tardaron en escucharse, viendo esto; Yunho acelero y aplico mucho mas rudeza en sus embestidas, ahora comenzaba a jadear por el placer que viajaba como torrente por todo su cuerpo, en ese estado del mayor comenzó a rugir bajo "mía, mía, mía" varias veces comenzando a perlarse de sudor, esa piel morena brillaba con la luz de la luna que le permitía poder ver el rostro de su amante, llevándolo al limite sus gemidos, peticiones, sus movimientos y la estreches de su interior. Entre sus manos tomaron la pequeña cintura de la chica para separarla de suelo y así colocarla entre sus muslos, moviendo sus caderas ahora hacia arriba, dándose cuenta que incluso podía llegar mas a fondo.

No tenían para cuando terminar, la joven sollozaba por el placer ya poco soportable sin embargo incapaz de poder detenerse, tiraba del cabello de Yunho, rasgaba sus hombros y espalda, mordiendo sus labios y piel tostada que estuviera frente a ella. De esa manera, Yunho también estaba llegando al limite, clavando sus cutículas en la cadera de la chica, haciendo el esfuerzo de seguir moviendo sus pelvis que golpeaban la retaguardia de su ahora mujer, porque la había echo suya y la marcaría para siempre, podía escuchar como aquella bestia dentro de él  lloriqueaba de vez en cuando cuando la chica gemía a lo alto y agudo, en es momento la chica comienza a estremecerse y sus músculos se contraen avisando el final, ante eso Yunho  toca de nuevo aquella parte para estimular logrando a que gritara su nombre desaforadamente, al escucharla, no pudo ser capaz de detenerse y embestir mas profundo, sintiendo como su interior se comprimía y le presionaba delicioso su miembro. Pero las mujeres tienden a hacer multi orgasmicas y por tal estimulacion que Yunho seguía haciendo provoco otro seguido, esta vez sintió el ardor de sus uñas clavarse y rasgar su piel para al fin liberarse y derramar toda su semilla.

Sus cuerpos se fueron destensándose y presentando una clase de sedante en su cuerpo, toda la resistencia se había usado hasta el limite por lo cual sus cuerpos quedaron totalmente agotados, aun después de tranquilizar su ritmo cardíaco y la respiración, la chica aun sentía escalofríos del clímax que había tenido, llevo sus brazos para rodear el torso, acariciando apenas hasta que Yunho respingo, toco de nuevo esa parte con mas cuidado sintiendo una espesura dándose cuenta que era sangre, se incorporo abruptadamente .

- Yunho, lo lamento... te he lastimado - se disculpo la chica apenada
- no te preocupes, estoy bien, de echo... no había sentido el malestar
- aun así no quita que te haya lastimado
- prefiero este tiempo de daño que cualquier otro... este es... indescriptible - hablo Yunho cerca, haciéndole estremecer a la chica - supongo que hice un buen trabajo para haber recibido estas marcas ¿no lo crees?
- estas enfermo ¿a caso eres masoquista?
- sin duda lo volvería hacer... es, maravilloso verte y sentirte de esta forma - Yunho sonrió tranquilamente haciéndole sonrojar - eres perfecta
- eres un tonto - refunuño
- soy tu tonto
- ¿mi lobo feroz?
- el que te comerá todos los días...
- tendrás que hacer méritos, si quieres premio - señalo la chica para colocar su barbilla en el hombro del moreno
- haré lo que sea, no solo por mi premio, porque para mi ya eres una prioridad de vida
- para mi también, gracias a ti estoy aquí, pude graduarme y sobre todo... haber estado contigo esta noche - susurro la chica en su oído
- esta noche y muchas mas - Yunho giro su rostro para sellar sus labios delicadamente, para abrazarla y susurrarle el tan repetitivo de esta noche del "te amo" respondido por un "también te amo mi guardián".

Fin.

1 comentarios:

  1. Me ha encantado tu fic, no estás en facebook, buscame, soy Lis Joon Kim... quisiera publicarlo en una pág. de face Fan Fiction Boys Over Flowers

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD