Why / empty?: Cap. 3

2 comentarios
El primer problema (Vol. I)


 —  Ven, te quiero enseñar algo ... — Jaejoong extendió su mano para que Yunho se levantara también de la silla.

 — ¿Qué es lo que pretendes?  — le preguntó Yunho tomando su mano para que le impulsara de manera exagerada (no parecía que el joven Jaejoong tuviese  fuerza, por lo que sorprendió a Yunho)  y así ambos quedaron en pie tras haber terminado apresuradamente de comer.

 — ¿Qué crees que es lo que pretendo? ... — le respondió con otra pregunta.
Yunho no sentía ningún miedo por aquel misterio, a pesar de aquella sensual pregunta.

 Jaejoong se acerco al mostrador de aquel lamentable restaurante — ¡Neung Mi! ... Neung Mi — comenzó a gritar para que aquella mujer corpulenta apareciera de nuevo.

— ¿Qué son todos esos gritos? — preguntó la mujer alterada al salir de aquel pequeño escondite (que se trataba de la cocina).

Jaejoong sonrió a la vez en la que comentaba con voz tierna — Ya es hora de que marche. Todo estaba delicioso. Gracias — hizo una pequeña reverencia que Yunho copio.

La mujer miro a ambos un tiempo en silencio, dirigió la mirada a Jaejoong mientras le señalaba con su dedo de uña larga y femenina.

— Por favor, Jaejoong no te metas en más problemas, y ten cuidado, ¿de acuerdo? ... — le dijo la mujer oronda en modo de amenaza, tal y como una madre haría con su hijo. Por lo que Yunho entendió por que todos confundían aquella relación.

— Sí — contesto Jaejoong pesadamente, mientras se dirigía a la salida.


~~~~~~~


Una vez fuera, en la tranquilas calles, Yunho quedo pensando en aquella mujer. Parecía que Jaejoong era un chico difícil de controlar.
Ambos caminaban a la par, de modo tranquilo, por lo que se animo a preguntar:

— ¿Ella sabe que ... ? — a penas pudo terminar su frase, pues Jaejoong le miro y le contesto directamente:

— No. Al menos hasta donde yo sé. Nunca me a mencionado nada — contestó.

Ese diablo debía adivinar los pensamientos, o algo así pensó Yunho.

— Me has dicho que me vas a enseñar algo, pero aún no sé hacia donde estamos caminando — dijo sin temor y solo con más impaciencia por saber a donde se dirigían sus pasos, pues únicamente seguía a aquel chico de cabellos negros  ...

— No esta muy lejos, así que no tienes por que impacientarte — le dirigió una sonrisa, estaba completamente impresionado por lo paciente que era Yunho, pero sobre todo por lo sereno que se le veía, muy a pesar de su cara fuerte y piel curtida.

Mientras caminaban bajando por las calles, Yunho comenzó a hablar, pues el silencio no era una buena compañía:

— Al final … tu historia resulto inconclusa ... ¿Donde está la persona que te metió en todo este problema y al que llamabas amigo? —

Jaejoong pareció pensar sobre ello a la vez en la que no paraba de caminar guiando a su acompañante:

— Sinceramente, no lo sé. Hace tiempo que no sé nada de él. La distancia es siempre así .... Yo decidí distanciarme, por lo que ignoro que fue de él —

Yunho sintió pena de que aquella amistad resultara un fracaso para una persona que recién se hospedaba en un nuevo lugar.

— Veo que tu entrevista hacia mi nunca termina. Tendré que empezar a buscar preguntas que hacerte a ti, Yunho  ... — Jaejoong  le miro desafiante mientras giraba una esquina  que les llevo a una estrecha y sombría callejuela, bastante mísera, donde unos ojos les miraban a ambos mientras ellos ignoraban que eran observados.

— ¿Qué es esta calle? — preguntó sorprendido por aquel sitio al que había sido guiado.

Jaejoong respondió a la vez en la que se quedaba parado frente a una amplia puerta — Aquí es donde vivo ... Creí que para una persona tan curiosa como tú saber algo así seria como una explosión de emoción, ¿no? —

— Es realmente interesante ... — Yunho dio un vistazo a aquel lugar, al parecer se trataba de un pequeño edificio, y al entrar en el confirmo que se trataba de un grupo de casas tan pequeñas como una simple habitación. Justo en el pasillo, donde ahora se hallaban ambos chicos, se encontraba iluminado de forma tenue, unas puertas (unas junto a otras)  hacían un largo pasillo.

Jaejoong saco sus pequeña llave: — Dije "Quiero enseñarte algo", y sabes las cosas que hablan de mi, tienes información que te he sincerado, vamos a mi casa, ¿y aún así la frase "Quiero enseñarte algo" no te asusta? — le pregunto

Yunho negó con su cabeza — ¿Por qué debería asustarme? — respondió. Cosa que sorprendió a Jaejoong. Yunho sin duda no era un chico normal.

Mientras ambos aun seguían en el pasillo frente a la puerta de aquella habitación numero 06 (que se trataba de la de Jaejoong)  un hombre de espalda doblada, pelo canoso casi inexistente, y ojos pequeños, se acerco a ambos y con voz fuerte y repetitiva dijo:

— Oh ¡NO! ¡NO! ... ¡NO! — casi gritaba, hasta quedar frente a Jaejoong y Yunho, este último confuso al ver que aquel hombre que no conocía le miraba con odio
— ¿No te da vergüenza joven? Deja a este muchacho y marchate ... — le grito mirando directamente a los ojos de Yunho. Después desvió su mirada y la dirigió a Jaejoong: — Te dije que no volvieras a traer a nadie, todos se quejan y viven molestos y avergonzados por tu culpa. No quiero avisarte mas. Este sitio es para gente decente muchacho, ves aprendiendo eso —

Las mejillas de Jaejoong se hincharon a modo de enfado, intentando guardar en ellas un montón de cosas feas que seguramente quería responder y que por respeto trago:
 — Perdone, ¿A recibido alguna queja de los vecinos últimamente? Seguramente no sea así, ya que intento respetar completamente lo que me dijiste, no quiero perder este sitio — le dijo al hombre mayor y  decrépito.

— Intentas respetarlo ... ¿y ahora? — señalo a Yunho.

— Es sólo un amigo ¿Acaso no puedo? —

— Estaré atento de que no causes mas problemas ¿entendido? — le amenazo por ultimo antes de marcharse tras sus pasos.

Incluso cuando Jaejoong abrió la puerta y entraron en aquel hogar, Yunho aún seguía sorprendido.


— ¡Él es un hombre horrible! — exclamó el pelinegro nada mas cerrar la puerta — Lo siento mucho. En realidad no me meto en tantos problemas ... — se justifico.

Yunho se empezó a reír suavemente con una sonrisa casi silenciosa. Nadie decía que Jaejoong fuese un ángel, salvo aquellos que solo le miraban la cara
— ¿Qué es lo que a pasado? ... —  aun no podía quitar de su mente como el hombre le increpo sin sentido.

— Yunho, no te preocupes — tenia el don de que sus palabras sonaran realmente hermosas cuando hablaba de modo amable, pero de pronto se volvía oscura y afilada: — Ese hombre la tiene conmigo, es el casero, dueño, propietario … llamalo como quieras.  Y desde que todos los vecinos de este lugar se quejaron de mi, más me odia. Preferí no añadir esto en la historia que te conté. Estas paredes .. — Jaejoong paso una de sus manos por la pared cercana de color canela de su pequeño apartamento — no son como el papel, directamente es como si no existiesen. Al comienzo, mucha gente venia a casa, y no precisamente a hablar, como lo estoy haciendo contigo ...—

Sorprendido y apenado contestó: — Me siento un poco mal, ahora que se que ese hombre me a confundido con ese tipo de persona. Y no he venido hasta aquí con alguna de esas intenciones ... —

— ¿Estas seguro de que no tienes esas intenciones? —

Yunho negó con su dedo. Los comentarios de Jaejoong siempre eran irónicos, de mente perversa y desconfiada, pero no era algo que le molestara al hablar con él.

— Jaejoong ¿vives en este lugar? — le preguntó al echar un vistazo a su alrededor. Observo lo pequeña que era la habitación en la que vivía Jaejoong. No era sucia, pero tampoco estaba ordenada, más bien, lo que mas impactaba de ella era lo pequeña que era en comparación con una casa modesta.

Aquel era un apartamento de una sola habitación, por lo que la cocina se encontraba en el mismo lugar que el comedor y el dormitorio, todo en un reducido espacio, la única habitación apartada y privada se traba del aseo, lo demás estaba en una única estancia, donde incluso para una sola persona se hacia minúsculo ... pero no lucia demasiado horrible.

Jaejoong asintió: — Por supuesto. ¿Creías que vivía en una mansión? ¿En una casa particular? ¿Qué pensabas exactamente de mi? ¿Qué pensaste de mi la primera vez que me viste? — sus preguntas salieron rápidas de sus gruesos labios.

Pensó la respuesta antes de contestar sencillamente a la última pregunta: — La primera vez que te vi pensé que eras una persona solitaria ... —

— Pero no quiero serlo ... Irónicamente, no me gusta estar solo — Yunho le miro preocupado por su respuesta. Jaejoong señalo la cama a la par que le decía: — Siéntate en la cama, no te preocupes, como ya has escuchado antes hace tiempo que no follo en ella —

— Demasiado directo. — susurro Yunho, realizo sus ordenes descansando sus piernas al sentarse sobre aquella cama tan baja que casi rozaba el suelo, diferente a la mesa, la cual estaba prácticamente en el suelo — ¿Dónde haces "ese" tipo de cosas? — le pregunto de pronto.

Jaejoong quien aun seguía en pie sonrió contestando:

— No sabes nada ¿verdad? ... ¿Quieres que te lo diga para ir a hurtadillas y espiarme? — dijo a la vez en la que se dirigía al frigorífico pequeño y blanco, abriéndolo de par en par —¿Quieres beber alguna cosa? Me encanta tomar ... Cuando recibo dinero muchas veces lo primero que hago con el es comprar bebida, tras ello, también un paquete de cigarrillos, preservativos  y finalmente, ahorrarlos para la renta y ... la comida —  lo último lo dijo como si no fuese algo realmente importante.

— ¿Sabes cocinar? — preguntó Yunho, incapaz de terminar su extensa entrevista a un chico inexplicable.

— Claro, Neung Mi me enseña. Ella trabaja duramente en la tienda de comida. Una de las razones por las que no puedo trabajar en tal negocio es la falta de dinero en el. Ella pasa momentos malos, ¿cómo podría pagarme? Es imposible, en un negocio en el que casi no aparece gente ... — contestó cuando había sacado dos botellas de fría cerveza, lo que mostraba que bebía sin problema a pesar de su edad.

— Es triste, ella realiza una comida realmente deliciosa — apostillo Yunho cuando el pelinegro se aproximo y le ofreció una de aquellas botellas de vidrio — Gracias — dijo cuando la acepto en su mano.

Jaejoong se sentó junto a él en la pequeña cama

— La gente no se acerca a mi con intenciones de hablar, ¿Por qué no quieres tener sexo conmigo? — le pregunto mirándole directamente a los ojos — Tienes pareja, una chica, o algo así ... — dio un trago a su botella, la cual a pesar de contener alcohol parecía completamente inocente en una boca tan rosada.

— No. —

Jaejoong quedo sorprendido por la respuesta: — Es extraño, te ves bien ... — le alago aun sin apartar sus inmensos ojos de Yunho, quien se veía un chico atractivo y masculino. Jaejoong paso su mano por su brazo cubierto, pensó que debía de ser de ese color atezado como su rostro amable.

Sus dedos apretaron el brazo de Yunho a la vez en la que comento:  — ¿Eres fuerte? Diría que tú también te metes en problemas mas de una vez — aseguro al sentir entre sus dedos un brazo duro, muy lejos de ser un brazo enclenque, aunque tampoco era un musculo notable.

Ante la presión de sus dedos y su atrevida mano, Yunho se quejo: — Jaejoong ... —

Jaejoong se aparto un poco, decepcionado: — Puedes rebuscar entre mis cosas, y husmear mis cajones ... no encontraras nada de interés, ni nada raro. No realizo nada extraño en mis relaciones. Seguramente sobre mi te dirán que hago de todo por dinero — (y así se lo habían hecho saber sus amigos) — Pero mi mente tiene un limite, y soy una persona bastante sencilla. Poca gente busca más de mi ... Sólo tienen curiosidad, o una fogosidad de la que quieren desprenderse, y les da igual que sea de un modo ordinario. Es complicado de explicar ... —

¿Ordinario? Yunho pensó en aquel primer encuentro con Jaejoong:— Cuando te vi en la calle ... tú estabas con dos chicos ¿recuerdas? —

Jaejoong intento hacer memoria: — Sí. No me importa especialmente que fuesen dos ... Sigue siendo ordinario y común —

No entendía como podía hablar de ello con tanta naturalidad mientras daba un trago a su botella.

— ¿Tenias novia? — Yunho pregunto aquello y al parecer la pregunta  despertó el recuerdo del mas delgado:

— Oh, sí, sí ... Antes de todo esto, sí. Pero ella no llego a ver esto de mi. Es penoso. Cuando la gente esparció este rumor de mi,  hacían mención de que yo había tenido relaciones con hombres, nunca ninguna chica se acerco a mi y me pido las cosas que ellos me piden. Nunca. Yo he llegado a la conclusión de que algunos son mas descarados e irrespetuosos. Las chicas siempre se muestran afables y vergonzosas, en su mayoría, incapaces de acercarse a mi y decirme que haga cosas por dinero. En cambio ellos, en su mayoría, lo necesitan. Necesitan manejar a alguien ... — explico.

El moreno asintió, entendiendo su teoría, comprendiendo perfectamente por que Jaejoong era incapaz de tener pareja en esos momentos.

Pero no podía quedarse de brazos cruzados y pensar que ese chico de su casi misma edad no tenia nada mas que ese difícil presente— ¿Y tus sueños? —

— ¿Sueños? — Jaejoong parecía no entender esa palabra

— ¿No tienes? Te independizaste de tu casa ... seguramente fue por un sueño ... — dedujo Yunho aun sentado sobre la cama junto a su acompañante.

— Si alguna vez tuve un sueño ... ya no recuerdo de que se trataba. ¿Tú tienes alguno? Quizás ... ¿acostarte conmigo? —

A pesar de la sucia pregunta, Yunho no pudo evitar sonreír— No es ese ... — afirmo seguro — Me gusta bastante bailar ... — confeso

— ¿Enserio? —Jaejoong quedo asombrado — baila ... — le pidió

— No voy a hacer eso ahora ... — por primera vez Yunho se vio avergonzado— Pero seguro tienes un sueño. Algo que se te de bien hacer ... —

Jaejoong se quedo pensando antes de contestar: — Montarme encima de la gente. Es algo que se me da bastante bien. ¿No crees? —

Yunho se sintió entristecido por aquella respuesta:

— La gente te infravalora, Jaejoong — le dijo, su voz sonó dura en un cuerpo joven — Te han dicho tantas veces que solo sabes hacer eso, que crees lo que han dicho de ti ... — se levanto de la cama, aun con la cerveza en su mano.

Miro a Jaejoong a los ojos, esos iris negros e inmóviles parecían de un animal asustado:

— Tienes que ser como yo. ¿Qué chico no tiene un sueño?. Somos jóvenes. ¿Por qué dejas que la gente te encasille en algo? ¿Por qué dejas que los demás adsorban tu confianza? Da igual que un idiota te hiciese daño, pero fuiste incapaz de levantarte tras ello ..., y aun sigues tumbado. Sigues encerrado en ese aseo en el que lloraste. Pero tienes que salir ya de allá ... —

Jaejoong parecía por primera vez serio tras escuchar a Yunho. Todo su teatro de naturalidad y despreocupación por su situación se derrumbaba cuando esta nueva persona le hablaba como nadie antes le había hablado.

— Yunho, tú eres diferente ... — bajo su mirada, incapaz de volver a atrás, de deshacer lo que ahora se había convertido por culpa de los demás.

— No soy tan diferente a ti ... — afirmo Yunho dando un trago a la bebida.

— Gracias ... —



~~~~~~~


Ambos salieron de aquel pequeño domicilio. Para Yunho fue interesante saber donde vivía aquel chico.
Cuando ambos salieron, aún unos ojos los observaban a lo lejos...

— Yunho ... — se escucho de pronto.

Yunho miro a su alrededor, y observo como sus dos amigos aparecían aproximándose a él.
El chico de voz chillona, y el de los ojos minúsculos.

— Chicos — exclamo Yunho, sorprendido de ver a sus compañeros, quienes se acercaban con una cara de enojo parando frente a ambos — Jaejoong, estos son mis amigos y ... — comento Yunho antes de ser interrumpido:

— No continúes ... — le advirtió su amigo de ojos inexistentes — ¿a caso estas loco? —

— No te dijimos que no te acercaras a él .... — comentó el de voz chillona

Jaejoong se mantenía distante e incomodo al saber que hablaban de él.

— ¿Qué hacías tanto tiempo en su casa? Te hemos visto entrar, y aguardábamos a que salieras y no fueses tú, pero ... mirate, sales de esa casa con ese chico como si nada ... ¿Qué has hecho?—  le pregunto con ojos aún mas rasgados por la cólera de ver a su amigo junto a Jaejoong. — ¡Que asco! Mejor no nos lo cuentes ...— puso una cara de repulsión  — ¿Qué diablos te a pasado? —

Yunho negó con sus manos: — No sé que es lo que estáis pensando, pero ... Jaejoong y yo hemos estado hablando, él es un chico realmente amable y ... — de nuevo fue incapaz de hablar, su amigo de voz chillona le interrumpió con voz furiosa:

— ¿Cuando hablasteis? ¿antes o después de metersela a esta puta? —

Jaejoong pareció no moverse ante tal insulto, observaba aquella discursivo como si él no estuviese involucrado en ella.

— ¿Qué estáis diciendo? — preguntó Yunho, su voz sonó irritada y sus cejas se arquearon, por lo que daba pavor.

— ¿y tú? ¿Qué pasa contigo, Yunho? No queremos hablar con una persona así ¿Qué no entiendes? Ya te hablemos de él — su amigo de ojos insignificantes.

— Es una persona horrible, y extraña — afirmo el de voz aguda.

— No es así ..., Jaejoong es una persona cálida, muy diferente a la primera impresión ... es un chico bastante común, con carácter, pero normal. — intento explicar, ya que solo intentaba que Jaejoong se integrara con los demás como al comienzo de sus días en ese lugar. Pero sus amigos estaban completamente reacios a aquella posibilidad.

— ¿A quien llamas normal? ¿De que nos sirve querer conocer a una persona así? ¿Por qué nos presentas? —

—  Sí vas a tener ese tipo de amistades ...  olvidate de la nuestra — finalizo el otro amigo con voz alta.

Yunho quedo estupefacto por aquel ultimátum en plena calle.
Pareció pensarlo durante unos segundos mientras miraba asombrado a sus amigos frente a él.

— Esta bien — dijo Yunho al fin, dirigió una mirada a Jaejoong, quien aun aguardaba en silencio.
Y nuevo dirigió la mirada a ambos amigos diciendo con voz firme: — Podéis iros —

Ambos amigos quedaron con sus bocas abiertas—  ¿Estas de broma? ¿verdad? — preguntaron al unisono  — Realmente fue extraña y divertida tu broma, pero  basta ... ¿Enserio quieres ser amigo de este tipo? — le preguntó uno de ellos señalando con desprecio a Jaejoong, quien al fin pronuncio algo:

— Yunho ¿Siempre tuviste amigos tan estúpidos? — dijo al fin — Creí que tus amigos serian tan amables como tú .. —

— Yo también lo creí ... — Yunho dio media vuelta, intentando seguir su camino sin añadir nada mas a aquella discusión.



~~~~~~~


— Este es como el primer problema que tienes por hablar conmigo ... — le comento el pelinegro mientras de nuevo caminaban juntos por las calles.

— Siento mucho que te hicieran pasar por eso — Yunho parecía preocupado por todas aquellas cosas inesperadas que sus amigos habían dicho a Jaejoong.

— ¿Despreciarme? ¿Insultarme? No me tome enserio sus palabras, fue como si las ratas tuviesen el don de hablar ... No les hice ningún caso en especial. Pero tuve unas tremendas ganas de dar una gran bofetada en sus caras ...— comenzó a reír, después paro su risa infantil y miro a Yunho con cierta seriedad: — Pero ... ¿Por qué me defendiste? ¿Por qué estas ahora a mi lado? — le preguntó

— Sentí que era lo que debía hacer. Dije que eras una persona amable, te has sincerado conmigo en tan poco tiempo .... No estaba bien, que tras todo lo que te han dicho, yo me marchara con ellos ... Traicionar tu confianza ... — Yunho parecía una persona leal.

Jaejoong no entendía por que había decidido defender a alguien como él: — Son tus amigos ... —

— Parece que no tanto ... — suspiro

Jaejoong declaro con sonrisa siniestra:— Eres un estúpido ... no sabes lo que has hecho ... —


2 comentarios:

  1. muuuuuuuuuuuuy bien por yunho que defendió a jae de los que se dicen llamar amigos de yunho pero así es la vida existen personas irracionales que se guían por otras estúpidas que nomas repiten lo que otros tontos dicen y no tienen la confianza de conocer a las personas mas a fondo y verán que no todos son como unos piensan por que se pueden llevar la sorpresa de que es una persona muy dulce y cariñosa muy diferente a la impresión que da a primera vista

    ResponderEliminar
  2. Awww yunho sigue asi lentamente jaejoong caera redondito a ti y tndra otro concepto y manera d ver la vida
    XD seguro se enamra de ti
    O yunho d el?

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD