Cuéntame la leyenda del Conde y su sirviente - Cap. 23

2 comentarios
Traición

POVS JAEJOONG

Intenté ignorar esos estúpidos rumores que decían, habías caído en batalla… pero esto sin dudas me superaba.
Me levanté corriendo de la cama y agarré a Hyunah en mis brazos… comenzamos a correr, ella no podía parar de llorar y yo no podía consolarla, ya que estaba por seguir el mismo camino. Minho y Key nos acompañaron y cerraron la puerta, fue casi una despedida cuando se marcharon… solo le tape los ojos a mi niña, por que ella era mi hija, la de nadie más.

¿Dónde estabas Yunho?¿Qué te habían hecho?¿Quién te había traicionado?¿Ibamos a morir?

- Omma… omma… ¿Qué está ocurriendo?
- Tranquila bebe… tranquila…

La sostuve y abracé lo más fuerte posible, le tapé los ojos al oír un fuerte golpe en la puerta. Se podía oler ya la madera quemada, la sangre derramada, el vapor de la lluvia mezclada con el fuego.

- Omma, ¿donde está appa?¿Vamos a morir? – me decía mientras comenzaba a llorar y apretaba mi espalda… ya no podía más y me estaba rompiendo el alma. No era justo que con sus cuatro años de edad tuviera que vivir todo esto.
- No vamos a morir Hyunah, tu respira hondo y pase lo que pase no abras los ojos… encontraremos un lugar para esconderte, pero lo más importante… no salgas.

[…]

POV’S CHANGMIN


- Apártate  Changmin… fue un placer hacer negocios contigo, pero hasta aquí llego nuestro convenio.
- Estás loco… nuestro convenio se terminó el día en que te volviste un idiota enamorado Typhoon.
- Jajaja, no me hagas reír… ¿Enamorado?¿Yo?¿Acaso me conoces tanto?
- No es necesario conocerte tanto…
- Yunho ya está muerto… yo mismo lo maté, no me representa ningún problema apoderarme de su maldita prostituta, así que no se de que me estás hablando…
- ¿Entonces para qué mierda vienes aquí? Si Yunho ya murió… el trono es tuyo… déjame llevarme a mi sobrina… ¡ella jamás reclamará su puesto!¡No es tan basura como tu! – no iba a responderme, lo sabía… estaba aquí no para llevarse a la niña si no, para llevarse a Jaejoong… - lo ves… no tienes nada que decir, por que tengo razón, porque vienes por él.
- Cierra la maldita boca… y córrete si no quieres correr el mismo destino que el idiota de tu primo…
- Así… ¿Tan fácil? Tu y el viejo presumido de Seo Kwon se cargan a la gente… que asco me dan… traicionaron a mi primo, me traicionaron a mi, traicionaron a mi gente, y todo por intereses personales… - eran una vergüenza de principio a fin, y no me importaba morir calcinado aquí, iba a decircelo antes de irme al infierno junto a Yunho, si es que realmente muerto estaba.
- Planeaba no matarte a ti también… tal vez, hasta terminabas ayudando a mis futuros cocineros,  lavando platos o… recogiendo mi basura, pero veo que no deseas cooperar…

Typhoon desenvainó su espada, sin contar con que yo también llevaba la mía…
No iba a permitir que mataran a mi sobrina, que se llavaran a Jaejoong… después de todo no iba a modificar nada en mí, aunque si me daba rabia, ya que había aprendido a tolerarlo después de todo y no se merecía estar con una basura como él.
Era dificil pelear en esas condiciones… el fuego, reducía el oxigeno, y el resto de los soldados que avanzaba destruyendo todo me impedían concentrarme. ¿Qué había sido de los otros cinco sirvientes?
Sin dudas el pequeño Taemin ya estaba descansando en el cielo, y en cuanto a los otros cuatro si aún se encontraban luchando como verdaderos hombres… poco les quedaba.
Era muy bueno con su arma, pero era tramposo y le pidió ayuda a uno de sus soldados…  que no dudó ni un momento en dársela y que me sostuvo para que él se encargará de atravezar mi estómago con su filosa espada.
Supe entonces, que hasta ahí había llegado, que entre la escases de oxígeno y la sangre que comencé a perder, cada vez estaba más cerca de volver a ver a Yunho.

[…] POV’S JAEJOONG

- Vamos Hyunah adentro del armario ¿Si? Y pase lo que pase… tu no sales…
- Bien omma…
- ¿Me lo prometes?
- Si omma… - lagrimeaba mientras me afirmaba con la cabeza… ella siempre tan obediente, hubiese sido mi máximo deseo poder llevármela bien lejos y ofrecerle una vida feliz, sin tanto dolor y gente oscura alrededor.
- Ni aunque sea una persona que tu conozcas la que entre, por que hoy todos son malos… solo si vez a alguno de tus sirvientes o al tío Changmin por supuesto.
- Bien, así será omma.
- Un beso, dame un beso.

Y me dio un tierno beso en le mejilla y yo luego en la frente.
La encerré en el armario, lo mas fuerte que pude y disimuladamente, para que no se notara que alguién estaba dentro.

Fue él último golpe a la puerta, antes de que se abriera y lo pudiera reconocer… y detrás de él vi las llamas… mientras me encontraba tirado debajo de la ventana.
Por un momento, incluso creí que iba a encontrarme a un soldado coreano, pero no, fue nada más ni nada menos que Yunho el que apareció…

Sí, mi Yunho, mi Conde.

[…] Fin pov’s.

Ambos se miraron y dudaron si no estaban soñando, pero no… era la misma realidad aquella que estaban viviendo.
El rubio fue el que comenzó a llorar, luego de casi darlo por muerto y de pasar noches completas convenciendose de que no iba a volver a verlo.
Fue incapaz de pararse, así que solo lo esperó, mientras que él se arrodillaba y lo abrazaba desesperadamente, sujetando sus brazos y acariciando su pelo, como si le impidiese que se moviera de ahí.

- No voy a irme a ningún lado amor… no, no estés nervioso… tranquilo…
- Shhh…shh…. Solo, quedate en silencio. – el moreno le susurró al oído, para luego besarlo, suspirando aliviado al encontrarse con él después de tanto tiempo. – Hyunah… ¿Hyunah dónde está?
- Escondida… pero, ¿Estás convencido de que esto es seguro?
- No, no lo estoy así que mejor déjala unos momentos más… solo una parte de mi ejército me fue fiel, el resto acompañó a Typhoon y a Seo Kwon, ellos están detrás de todo esto.
- No digas más nada… solo no me sueltes, por favor no…

Tuvieron miedo, muchísimo miedo de ser separados otra vez, y ya la visibilidad se les hacía dificultosa debido al incendio intencional creado por los soldados…
Yunho estaba herido… desmejorado y exhausto… había tenido que volver practicamente escondido de quienes habían sido sus propios hombres algún día, todo por culpa del Gran Señor.
Sabía que tal vez, no podría sobrevivir esa noche… pero al menos había podido ver el rostro de Jaejoong una vez más… había olido su perfume, sentido la finura de su piel y escuchado su melodiosa voz…  se lo contaba a sus dos mejores coroneles… él estaba enamorado del hombre más maravilloso de la tierra y cada vez que salía a luchar solo pensaba en él y en su hija.

- Jaejoong… - el moreno tomó las manos del rubio y las llevó a su estómago, temblaron ambos, cuando empezó a brotar la sangre de aquella herida de bala que cargaba – ¿lo sientes verdad? No es como aquella vez… esta vez… son balas… y son dos, y me están matando.
- Yunho… no por favor, no puedes irte ahora que has llegado tan lejos…
- No seas egoísta y piensa en nuestra hija… - el corazón del sirviente se detuvo el escuchar aquella frase… es que el propio padre le había dado el consentimiento de llamarla suya a la propia Hyunah, esa niña que el tanto había aprendido a amar – tu deberás cuidarla por mí… mantenerte perfil bajo y criarla, para que en un futuro sea una gran heredera, junto a Changmin y el resto de los sirvientes… ¿Me oíste?
- Si Yunho… te oí…
- No llorés idiota… - y como era de esperarse Jaejoong no podía evitar llorar, por que esta vez, si se estaban despidiendo. – Ahora ve a buscarla y toma esta llave… recuerda el día en que te expliqué como era con exactitud la ubicación del castillo…
- Lo recuerdo bien, muy bien…

Intentaron levantarse, pero el moreno ya no pudo hacerlo… la herida estaba dominándolo por completo. El rubio no lo pensó y lo besó en los labios... era la primera vez que el iniciaba con tal caricia de un modo tan brusco. Al cerrar los ojos, sus lágrimas brotaron y al separarse su corazón se detuvo, así como antes de conocerse.
Fue como experimentar de nuevo una vida sin el hombre que amaba, recordar todo la frialdad y dolor que rellenaban sus noches en el burdel…

- Si somos idiotas Yunho, somos estúpidos, y por eso merecemos estar enamorados.
- Por eso, por eso es que te amo… - respondió el moreno
- Por eso, por eso también te amo. – sujetaron sus rostros y se miraron fijo, nada les importó a tal punto que no notaron la presencia de un hombre nuevo en la habitación.
- No me olvides… por favor, nunca me olvides…
- Tendre que vivir dos veces, para poder olvidarte…


Y al terminar de pronunciar aquella frase, Jaejoong lo vió entre las llamas cruzando la puerta… con un arma en la mano y con el rostro lleno de furia, completamente indignado.
Se quedó eclipsado, y simplemente no tuvo palabras para decir.
En ese momento el Conde entendió, que había llegado su hora.

- Buenas noches.

Dijo el general y disparó sobre quién había sido su hermano de corazón, Yunho Jung.

Jaejoong solo gritó de dolor al verlo caer hacia un lado y al sentir su sangre manchar su rostro… era una película de terror, después de haber vivido en una romántica durante tanto tiempo. No pudo escuchar el llanto de la niña, ni los escombros caer… solo su respiración entre cortada producto de los espasmos y del shock.
Thypoon se acercó y lo tomó del suelo sin decirle ni una sola palabra… ni siquiera preguntó por la heredera… ahí quedó en evidencia que el trono poco le importaba.

El Conde simplemente había caído…
Ya su cuerpo se encontraba totalmente echado e incapaz de volver a levantarse, sus últimas fuerzas decidió gastarlas en débiles susurros, esperando que su amante pudiera oírlas…

- Jaejoong... en el burdel, volveré a verte en el burdel algún día… un día cualquiera, parecido al que nos conocimos
- Yunho Ah… no… no… suéltame, desgraciado… no… por favor… ¡No!
- Recuérdalo…iré cada año hasta morir de viejo, si es necesario…
- No planees más nada hermano, porque tu vida, finaliza aquí – Typhoong sonrío perversamente y lo miró por última vez - Buenas noches Yunho, nos veremos en el infierno.

Y se retiró con quién algún día había sido sirviente del “Conde de la muerte”, proclamando como suyo el trono, todas sus riquezas e incluso la victoria sobre el pueblo coreano y la idea del pacto para finalizar la guerra a favor del pueblo japones.

No contó, sin embargo, con algunos detalles que luego iban a cambiar su vida y la del mismísimo Kim Jaejoong.

2 comentarios:

  1. Porqueee?!!
    como que ese hijo de puta mato a Yunho?!!
    no es justo TT TT
    Jaejoong solo odia a ese tioo
    Que clase de vida va a llevar
    Agggrh

    ResponderEliminar
  2. Malditoooo TypoX. YUNOOOO no mueras(¡.¡) ay por Dios que terrible ChangMin no murió o sí??? Estoy depre Min traiciono a Yunho pero no puede morir(¡.¡) zaaaz A que Mi Chunnie se le seco la boca con la sorpresa de que todo fue real jajaj

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD