Don't Leave - final

0 comentarios
Era como el miedo acaparando cada parte de su ser, atando su cuerpo a la invisible capa de miedo y terror acumulados tras dos años de distancia.
Miró hacia la ventana del lugar cerrado, las luces opacas de la ciudad dictaban que era quizá pasadas las diez, su tiempo de estadía en Canadá había terminado por revertir sus horas de sueño y ubicación.
Con un suspiro cansino sus pasos continuaron lentos mientras su mano se deslizaba por la ventana.
—Ha sido un largo tiempo…él ha estado en prisión un año, yo eh estado lejos de aquí por dos años…—suspiró soltando el vidrio para continuar su camino.

Se había hecho ilusiones vanas, creyendo que cuando volviera, él lo seguiría esperando, era ilógico de su parte lo sabía perfectamente porque aunque sucediera en todas las películas en la vida real las cosas no eran así, seguramente Jaejoon ahora tenía una buena vida junto a alguien más, había reconstruido todo lo que se dedicó perder desde hace muchos años antes de si quiera conocerle y él por su parte, como un estúpido, como un niño que cree aun en cuentos de hadas y el amor eterno había estado esperando que Jaejoong apareciera frente a sus ojos así como así para decirle que lo había estado esperando todo este tiempo y ahora no lo dejaría ir.
—Estúpido…—se susurró a si mismo mientras escondía sus manos en su gabardina, caminando lejos de ese lugar.
Había pasado tanto tiempo desde la última vez que lo vio y es como si en su mente solo hubiera sido un largo sueño del cual no había podido despertar hasta ahora, los recuerdos de su vida y trabajo en Canadá en compañía de JiYeon y EunJung parecían tan lejanos como si hubiese pasado hace muchos años, como si fuese un recuerdo de infancia, en cambio lo vivido en casa de su verdadero padre Lee BaekYoung, lo vivido con Jaejoong, todo el llanto, las desesperanzas y la esperanza mezcladas parecían haber sucedido hace solo unos segundos, porque todavía sentía su corazón latir erráticamente y su cabeza un caos como cuando Jaejoong terminó con él.
Pero su recuerdo más vivido era su salida del aeropuerto y Jaejoong parado en medio de la pista y esas palabras que leyó a duras penas mientras sus ojos no dejaban de empañarse y las lágrimas no dejaban de caer.
Caminó por las atiborradas calles llenas de nieve de Seúl, como si fuera una ciudad desconocida y nueva para él, aunque él la conocía a la perfección, se dejó llevar por la brisa del viento a quien sabe donde, pensando y repensando todas las veces que había imaginado volver a este lugar y reconstruir lo que había creído destruido por una mentira para protegerlo.
Los reclamos que quería hacerle a Jaejoong y las explicaciones que quería pedirle a todo el mundo parecían tan lejanos de su mente que casi las había olvidado.
Ya sintiendo el típico calor de sus lágrimas bajo sus parpados decidió entrar a un bar, en Canadá a pesar de los reclamos de EunJung en especial, se desahogaba bebiendo, había encontrado un poco de consuelo en el amargo sabor del alcohol deslizándose por su garganta y había comprendido un poco a Jaejoong cuando era más joven, él había sufrido mucho durante su vida y quizá la bebida producía un efecto similar al que tenía él actualmente con ese líquido amargo.
Cuando tuvo la primera copa de Whisky en sus manos sonrió con pesar, acercándola a sus labios, bebiéndola de un trago, el ardor que sintió le obligó a dejar caer las lágrimas que contenía desde hace ya varios minutos, la segunda copa le hizo soltar suspiros continuos y la tercera soltar las lágrimas que no podía dejar de contener.
Se imaginó a Jaejoong casado con una mujer bonita y de buen carácter, sonriente y amable dándole un par de hijos hermosos y poniendo sonrisas en su bello rostro continuamente, luego pasó a una imagen más trágica, Jaejoong acompañado de un extraño cada noche, bailando en clubes nocturnos y bebiendo hasta que Yunho debía ir por él para llevarlo a casa, luego se imaginó algo que a su mente le parecía más real, Jaejoong sentado en una silla mirando hacia un gran ventanal como esperando que pronto llegara algo para él.
La segunda botella le supo salada mientras no dejaba de llorar, dejó su vaso un momento para atender su celular que no dejaba de fastidiar desde hace unos cuantos minutos, vio el número que JiYeon le había dado antes de partir para casa de los padres que había perdido hace cuatro años.
“Oppa, todo fue bien, ya estoy con mis padres, siento que quizá no podría ser más feliz ahora.
EunJung te llamará mañana no te preocupes. ¿Cómo te fue a ti? Si no fue bien no vayas a beber por favor, espero que estés de vuelta en el hotel pronto, te llamaré allá, si no estás ahí en media hora le diré a EunJung que vaya por ti al bar en el que estés”
Una sonrisa hipócrita bailó en sus labios mientras deslizaba su mano por la mesa hasta tomar el vaso que había dejado pero cuando lo notó el vaso ya no estaba donde lo había dejado.
Miró por toda la mesa y vio que solo estaba la botella, levantó la mirada y se encontró con la de una persona que no había visto desde lo ocurrido en el cementerio de Busan, que hablando de ello era una de las más grandes incógnitas en su mente.
—Tanto tiempo sin verte…—le dijo con una sonrisa en los labios, Changmin no pudo hablar de la sorpresa, presionando sin querer el celular en sus manos que al final terminó por resbalar y caer al suelo.
Se levantó con brusquedad y salió corriendo del bar esperando que Yoochun siguiera sus pasos, pero cuando iba como seis cuadras corriendo notó que quizá solo lo había perseguido con la mirada hasta que desapareció de su campo visual.
Decidió irse directamente al hotel sin pensar en beber absolutamente nada más, solamente tirarse en la cama y dormir hasta que sus preocupaciones lo agobiaran tanto que tuviese que despertarse, para su suerte el teléfono de su habitación sonó justo cuando llegó teniendo que aguantar los reclamos de JiYeon un buen rato hasta que ella misma pareció cansarse, le insistió ir a visitarla al día siguiente para conversar un poco, quizá de su moral y su error para con la bebida y otras cosas que Changmin sabía no iba a poder superar a no ser que sufriera un terrible accidente que le causara perdida irreversible de memoria total.
Pensando en la nada, en Jaejoong, en la nada, en Yoochun y en la nada de nuevo se quedó dormido hasta medio día, cuando el teléfono de la habitación del hotel comenzó a sonar, entonces recordó que por estúpido había perdido su celular en un bar.
— ¿Diga?
—Oh, ya te encontré, baja un momento al hall, almorcemos juntos
— ¿Qué? —preguntó aturdido, frotando sus ojos con fuerza mientras intentaba pesar con claridad, su sueño no había sido lo suficientemente fantasioso como para ayudarlo a diferenciar el sueño de la vida real
—Soy Yoochun, te advierto que no vas a huir de mí, así que mejor baja, almorcemos y hablemos un rato
— ¿Estas loco? Yo no tengo nada que hablar contigo
—Por supuesto que hay mucho de que hablar, a menos que el tema Jaejoong en verdad ya no te interese…—Changmin se mordió el labio inferior con fuerza hasta hacerse sangrar, soltando un bufido de molestia
—Ya bajo…—colgó el teléfono con fuerza, pretendiendo romperlo aunque no pudo. No quería hablar, no ahora, no nunca pero sabiendo como era Yoochun quizá incluso lo estuviese esperando en la puerta de su habitación para sacarlo a rastras si se negaba, además no es como si tuviera más opciones, de todas formas quizá sería su única manera de saber como se encontraba su mayor dolor de cabeza antes de…antes de volver a Canadá.
Bajó minutos después, con el rostro cansino a pesar de haber dormido teóricamente temprano y hasta tan tarde parecía demasiado cansado, como si no hubiese pegado el ojo en días.
Ni bien estuvo en el Hall Yoochun lo recibió con una sonrisa que le había recordar el pasado, su amabilidad y sus bromas que salían de la nada.
—Hola…—le dijo con una sonrisa, mientras con la cabeza le indicaba que lo siguiera, Changmin asintió en silencio, siguiéndolo hasta una mesa del restaurante del hotel— ¿Qué quieres comer?
—No tengo mucha hambre…solo…solo vayamos al grano…
—Ya llegaremos al punto pero primero necesitas comer, ese rostro tan delgado no es el del Changmin que conozco, parece que no hubieras comido en años
—No soy el mismo que conociste…—Yoochun suspiró, aun sonriendo
—Lo sé, dos años hacen mella en la actitud de una persona y lo digo por experiencia, sin embargo no sé de que otra manera actuar contigo…—Changmin suspiró esta vez, el mesero se les acercó, Yoochun soltó su pedido como un experto mientras el menor titubeo un rato hasta elegir un plato simple al cual Yoochun le aumentó dos platos más ante su atenta mirada—Será una conversación para rato y…estas muy flaco—Changmin dejó que una sonrisa bailara temerosa sobre sus labios mientras bajaba la mirada—A por cierto, toma, dudo que tus amigas se pongan de buen humor si no pueden encontrarte, parecen muy preocupadas por ti…—Changmin tomó su celular y los mensajes nuevos de EunJung y JiYeon
—Bien…quieres hablar, hablemos…
—Por donde empezar…por cuando terminaron o por…
— ¿Por qué me atacaste en Búsan…?
—No te adelantes, a eso llegaré cuando conozcas toda la historia. ¿De acuerdo? —Changmin asintió, el mesero volvió a aparecer, entregándoles sus pedidos, para después volver a retirarse—Bien…no deseo que me interrumpas a no ser que sea una duda  extrema en medio de lo que hable. ¿De acuerdo?
—Si…
—Bien…iré por el principio…hace aproximadamente siete años yo conocí a Jaejoong, él había dejado la escuela y por problemas económicos yo tuve que hacerlo también, nos conocimos en una delegación de policía, a mi me detuvieron por error, bueno no fue un error, estaba apunto de matar a unos tipos que intentaban hacerle daño a mi hermano
— ¿Hermano?
—Si tuve un hermano, luego te explico porque no he hablado nunca de él—Changmin asintió un poco aburrido y dejó que Yoochun continuara con sus palabras—Bien, Jaejoong había sido detenido por intento de robo, como debes suponer en ese entonces ambos éramos menores de edad y para ninguno de los dos había alguien que nos rescatase de aquello. Mi madre había fallecido y mi padre era un alcohólico que desde hace un tiempo yo no tenía idea de su paradero. Yo había dejado la escuela por que no había dinero para los útiles que pedían y mi hermano estaba enfermo, por lo cual el dinero que apenas podía conseguir al ser tan joven y no ser profesional lo utilizaba para sus medicamentos. Esa tarde en especial estaba aterrado porque mi hermano estaba solo y necesitaba de mi, los policías habían dicho que no me dejarían salir hasta que mis padres vinieran por mi, estaba mal, Jaejoong se acercó a mi y me dijo que dejara de llorar, que llorando no conseguiría nada, ni siquiera que mi hermano lograra salvarse, primero pensé en golpearlo pero luego me di cuenta que en menor o mayor grado tenía razón.
.>>Pasamos una noche ahí hasta que al día siguiente llegó un tipo muy extraño que dijo ser mi padre y me sacó de ahí, yo sabía por supuesto que no era mi padre, pero por YoonHwan yo haría lo que fuera así que también pretendí que él era mi padre, cuando salí me metieron a un auto y nos quedamos ahí hasta que otro hombre entró y sacó a Jaejoong de ahí y lo metieron al auto conmigo. Así conocimos a Lee BaekYoung, era un hombre déspota y hablaba poco y lo que hablaba era bastante directo y seco, nos hizo una propuesta que por donde la vieras era la mejor en nuestra situación. Nos ofreció trabajar para él y él le daría a Jaejoong una casa y dinero para sustentarse, a mi me ayudaría con mi hermano, lo hospitalizaría y se haría cargo de todos sus gastos médicos además de darme un lugar donde vivir.
.>>Como es de esperarse no rechazamos la oferta pero BaekYoung dijo que antes de que pudiéramos realmente trabajar para él y recibir su ayuda debía hacernos un par de pruebas, Jaejoong terminó siendo parte de los que BaekYoung llamaba cobradores, al ser un hombre con dinero y poder había mucha gente que caía en su telaraña de engaños y terminaba por pedirle dinero sin saber que después podía pagarlo muy caro, Jaejoong era parte de un grupo de…algo así como golpeadores, iban a las casa de quienes pedían dinero prestado y los amenazaban, intimidaban, golpeaban y cosas así, además que Jae tenía la tarea especial de que en caso de la huída de algún imbécil que pensaba que así se libraba de pagar debía buscarlo hasta debajo de las rocas.
—P-pero… ¿No mataban a los que debían?
—Solo a los que habían sacado una gran cantidad de dinero, es decir sobre los cinco mil dólares, pero Jaejoong jamás mato a nadie, esa era tarea de otros, después de un tiempo el solo iba a amenazar a la gente y después se encargaba únicamente de buscarlos, era algo definitivamente sencillo pero para los demás empleados era amenazante por la simple razón que Lee era demasiado condescendiente con Jaejoong, temían el día en que una misión realmente importante le fuera asignada y ahí todos caerían porque no les convenía, por ejemplo a Noah, él al saber de la existencia de un hijo de BaekYoung supuso que era ya de por si un peligro para él que había estado intentando ganar la confianza del jefe para que terminara por darle el poder sobre la organización cuando se sintiese lo suficientemente viejo para no poder continuar aunque eso parecía nunca ocurrir, para colmo de males Jaejoong parecía recibir más confianza por parte de Lee que Noah y cuando BaekYoung supo de tu paradero y le dijo a Jaejoong que se hiciera cargo de ti Noah sabía que estaba a nada de perderlo todo
—Yoochun… ¿Lee…Lee BaekYoung mató a mi familia? —Yoochun soltó un pesado suspiro, casi olvidando todo lo que estaba por decir
—Bien…vamos a retroceder un poco a lo que estaba por contarte…BaekYoung te buscó más exhaustivamente más o menos un año antes de que llegaras a manos de Jaejoong, más seguro, un año antes de que tu familia muriera, BaekYoung sabía por supuesto que existías pero suponíamos que no tenía idea de donde podrías encontrarte por lo cual desistió de buscarte, justo antes de ir presos BaekYoung nos contó que la razón por la cual empezó a buscarte fue porque estaba enfermo y aunque el médico le había asegurado que podría vivir varios años más, él sabía que su muerte estaba más próxima a los diez años que el médico había dicho y comenzó a buscarte, nosotros en ese entonces lo ignorábamos incluso Jaejoong no tenía ni idea, hasta que llegó un momento en que comencé a sospechar algo cuando BaekYoung se la pasaba más tiempo encerrado en su despacho que gritándole a los gorilas que cuidaban su espalda, entonces él pidió específicamente a tres de sus matones más sigilosos que fueran a matar a unas personas, ese tipo de ordenes eran casi sorpresivas, BaekYoung ordenaba explícitamente matar a alguien únicamente cuando el dinero que se le debía tenía un tiempo sin paga exageradamente largo o alguien estaba por abrir la boca con la policía y al conocer todos en la organización lo que podía sucederles nadie deseaba hacerlo ni por chiste, entonces BaekYoung le dijo a Jaejoong que debía hacerse cargo de un niño, Jae pensó que BaekYoung había empezado a desconfiar de él para ordenarle algo tan tonto como cuidar a un niño que había perdido a sus padres pero tras que Yunho averiguara un para de cosas nos dimos cuenta de que la misión que BaekYoung le estaba asignando a Jae era algo serio porque Lee no pedía que se cuidara a nadie a no ser que fuese su propia persona, al final Jaejoong terminó cediendo y con muchos documentos alterados que terminaban por hacer a Jae parte de tu familia de una manera muy extraña logró que él se convirtiera en tu tutor hasta tu mayoría de edad.
—Espera… ¿Por qué debía matar a mi familia? ¿Era expresamente necesario para que llegara a él? ¿No hubiera sido más fácil ir a verme?
—Por supuesto que era más fácil, pero piensa, las circunstancias en que tus padres se separaron no eran las más óptimas para que tu madre cediera a que vieras a BaekYoung
—Ni siquiera sé como se separaron, BaekYoung me dijo algo pero no puedo estar seguro que haya sido la verdad
—Bien, esto lo supe supongo que una hora o dos antes de que te fueras a Canadá y supongo que es hora de que ya no hayan más manchas negras en tu historia. Si tu estas de acuerdo en saber yo no tengo ningún problema en contarte
—Prefiero saberlo a vivir en la ignorancia el resto de mi vida
—Bien…por lo que sé tu madre y BaekYoung se conocieron desde la secundaria, BaekYoung había insistido con salir con tu madre por mucho tiempo hasta que en el primer año de universidad ella cedió y comenzaron una relación que se alargaría por unos años hasta que sin previo aviso tu madre quedó embarazada de ti pero en medio de esa alegría de la cual BaekYoung no se enteró hasta mucho después él recibió la noticia de que su padre que había caído enfermo le exigía hacerse cargo de los negocios familiares, es decir volverse la cabeza de la organización Lee, según BaekYoung hasta ese entonces él no tenía ni idea a qué se dedicaba su padre solo que en lo que quiera que hacía ganaba mucho dinero, por la presión que recibía de ese lado antes de que tu madre lograra contarle que tú estabas en camino comenzaron a pelear deteriorando a pasos agigantados su relación hasta que cuando BaekYoung se enteró de tu existencia tu madre al mismo tiempo se enteró de a qué estaba empezando a dedicarse el padre de su hijo, como es lógico ninguna mujer con moral y honestidad le gustaría que su hijo fuese criado para ser cabeza de una organización criminal, pensando en eso ella decidió huir de BaekYoung, desaparecer del mapa contigo para que jamás supieras lo que era tu padre, pero no podía hacerlo sola porque BaekYoung ya tenía ambos ojos puestos sobre ella y cualquier movimiento que se le ocurriera hacer, supongo que Lee no contó con que uno de sus amigos estaba enamorado de tu madre y que la ayudaría a escapar y no solo eso si no que la convertiría en su esposa.
.>>El mismo BaekYoung terminó por rendirse cuando tu madre desapareció del mapa, quizá temiendo herirla y herirte decidió dejarlos en paz cuando recibió la noticia de tu nacimiento, así pasaron los años hasta que BaekYoung se enteró de su enfermedad y comenzó a buscarte, sabía que estabas a pocos años de cumplir tu mayoría de edad y eras el único al cual le dejaría todo lo que poseía pero…BaekYoung nos dijo que fue a la salida de una de las escuelas más comunes de secundaría y sin querer te encontró, según él era imposible no darse cuenta que eras tu porque tenías un parecido tan extraordinario con tu madre que era innegable y las dudas se disiparon más cuando te vio junto a tu madre. BaekYoung pretendía dejarlos tranquilos quizá buscar verte de otra manera o lo que fuera y nunca lo sabremos pero en algún momento él se enteró de lo que en verdad había ocurrido y lo tomó de la peor manera porque a pesar de todos los años que habían pasado BaekYoung seguía tan enamorado de tu madre como al principio, se enteró de que tu madre se había casado con el que en algún tiempo fue su mejor amigo, que él actuaba como si fuera tu padre e incluso te había dado su apellido y para colmo había tenido dos hijas más con quién para él era una mujer intocable; supongo que él no fue capaz de soportarlo y hizo lo peor que se le pudo haber ocurrido, matar a tu familia, antes de morir BaekYoung nos dijo que aun se arrepiente de haberlos matado y quizá esa fue su peor tortura desde que sucedió porque era una mala manera de agradecer a la persona que más había amado, al hombre que le había hecho el favor de criar a su hijo como si fuera suyo y darle una vida digna que él en su condición no hubiera podido darte…—Las lágrimas comenzaron a resbalar por las mejillas de Changmin sin poder contenerlas, ya ni siquiera podía reclamarle eso a BaekYoung porque todos estaban muertos y no había más remedio—Creo que quizá le dolió demasiado el haberlo hecho. Nosotros no sabíamos que el niño al que Jaejoong debía cuidar era el hijo de BaekYoung porque en caso de que lo hallara nosotros pensábamos que iba a pedirnos que te lleváramos directo con él y no que te mantuviéramos tan alejado, por lo cual supusimos que quizá eras alguna clave para encontrar a su verdadero hijo por lo cual Jaejoong no tenía ni idea que en realidad eras el hijo de BaekYoung cuando se empezó a hacer cargo de ti…
— ¿Pero después lo supieron verdad?
—Por supuesto pero mucho después, solo unos meses antes de que Jaejoong se viera obligado a terminar contigo…lo sospechamos en algún momento pero para ser sinceros desistimos porque no podía haber persona más distinta a BaekYoung que tú. Pero a lo que voy no es eso, me desvié
— ¿Qué es a lo que quieres llegar?
—Bien, lo que pasa es que…ha…te dije como conocí a Jaejoong, él era un completo tempano de hielo, alguien que no se inmutaba por nada, un año después de conocerlo me enteré que desde pequeño había sido rechazado por todo el mundo y había tenido una vida difícil desde el comienzo, alguien que es rechazado tiende a actuar como si no le importara nada, a cerrarse y no hablar de sus problemas con nadie, supongo que confió en Yunho, Junsu y por supuesto en mí porque los cuatro habíamos sufrido un pasado triste, gente que no nos apreciaba y por ello terminamos estancados en el mismo lugar, tuvo que arreglárselas siempre él solo y estaba acostumbrado a una vida con necesidades por lo cual el anhelar subir de rango con BaekYoung era importante pero todo cambió cuando comenzó a hacerse cargo de ti, supongo que incluso contigo le costó portarse amable pero las cosas comenzaron a aflojarse porque quizá se vio identificado contigo
— ¿Identificado? ¿Por qué si aun cuando me lo has contado nuestros pasados son muy distintos?
—Ese no es el punto, es que Jaejoong solía contarnos que la única persona que nunca lo había rechazado había sido su madre y había muerto cuando él era muy pequeño, dejándolo a merced de gente que solo buscaba herirlo quizá por celos o envidia, es algo que él ignora hasta ahora y dudo que quiera saberlo. En fin, a lo que me refiero es que tú lo habías perdido todo, estabas solo en este mundo y Jaejoong sentía lo mismo, también estaba solo
—Pero los tenía a ustedes…
—Y tú tenías a KyuHyun…—Changmin agachó la cabeza—Ninguno podía hacer nada por el otro más que escucharlo e intentar apoyarlo, ambos estaban solos, Jaejoong pensaba en un inicio que habías sido muy cobarde y que no había porque reaccionar así pero luego, esa noche que él llegó tarde y sufriste un shock nervioso se dio cuenta que solo un poco más habías sufrido más que él, porque tu habías visto los cuerpos de las personas que amabas destruidos, habías visto como su vida se iba y te quedabas solo en el mundo por lo cual intentó calmar tu dolor, se encariñó contigo porque tu eras algo así como...el dolor que había escondido dentro de sí, tú llorabas libremente las lágrimas que él no había llorado, eras como la representación viva de lo que Jaejoong sufría en su interior, supongo que solo por eso comenzó a quererte al principio pero sin darnos cuenta el cariño que te profesaba se fue extendiendo y el Jaejoong que nosotros conocíamos hasta entonces comenzó a desaparecer, primero pesamos que se estaba transformando pero luego notamos que el Jaejoong que ahora era era el verdadero, el que sería todo el tiempo si no hubiera sufrido desde pequeño, tú lo habías sacado a la luz, ignorábamos como pero lo habías logrado, era más alegre, sonreía la mayor parte del tiempo, era más comprensivo más cariñoso, supongo que luego se empezó a dar cuenta que eso había sido por ti y que ya no te veía como el sufrimiento que no mostró si no más bien como parte de su vida, porque le hacías compañía y le hacías sentir bien, quizá ese sentimiento de confortabilidad se extendió hasta que Jae no pudo con él y solo se dejó llevar y si calculo bien eso pasó cuando te beso la primera vez y luego la segunda y al final su relación se volvió una más solida, por supuesto que Jaejoong sabía que su felicidad no podía durar siempre debido a que eras un encargo de BaekYoung por lo cual decidió escaparse contigo
—Eso no es cierto…
—Por supuesto que lo es…—Changmin negó testarudamente con la cabeza, sin darse cuenta el plato frente a él ya estaba vacio— ¿Alguna vez Jaejoong te hablo sobre viajar juntos? ¿Te preguntó sobre algún lugar al que quisieras ir?
—Si pero…
—No se realizó porque cuando Jaejoong le pidió a Yunho que consiguiera un pasaporte legal para ti nos dimos cuenta que BaekYoung te tenía bien controlado, desde el restaurante que habían abierto hasta tu recorrido en bus desde el instituto hasta el departamento de Jaejoong por lo cual intentar huir sería un suicidio por parte de Jaejoong y si él moría sabía que tu quedarías a merced de alguien demasiado bajo que llegaría a ser Noah, por lo cual desistió y prefirió continuar con su vida como hasta entonces, sabía que se arriesgaba mucho estando contigo pero….para alguien que nunca había sentido felicidad, el dejarla ir era una completa estupidez, es decir tú eras su felicidad y sin querer su punto débil. Por lo cual no vio la tormenta que iba acercándose. Luego cumpliste tu mayoría de edad, entonces yo me enteré que eras el hijo de BaekYoung, Jaejoong reaccionó lo suficientemente mal como para casi volverse loco, y no lo culpo porque simplemente el relacionar a alguien como Lee contigo provocaba hasta risa, no podía haber dos personas más distintas la una de la otra pero al saber que era cierto supusimos que en verdad debías ser exactamente igual a tu madre y no haber sacado más que la sangre de BaekYoung, porque eras amable, dulce, atento, siempre sobreponías la opinión de los demás antes que la tuya en lugar de BaekYoung además no solo era tu carácter si no también lo físico, el hombre que nosotros conocíamos era corpulento, algo gordo, de cabeza redonda y ojos pequeños, nariz chata, piernas pequeñas y todo pero en cambio tú eras alto, delgado, de rostro pequeño y muy apuesto, parecías salido de una revista y eso coincidía con que ser hijo de BaekYoung era algo imposible pero prácticamente no había lugar a dudas, entonces Jaejoong comenzó a temer por ti y la relación que había compartido hasta ese entonces, supongo que no tuvo mucho tiempo para reaccionar sobre que hacer tampoco porque justo una noche recibió una llamada de BaekYoung diciéndole que necesitaba una reunión con él pronto, parecía confuso pero después de lo que nos dijo Yunho supuse que Jaejoong ya sabía para que era la reunión, lo peor sucedió el día de la reunión te juro que jamás vi a nadie tan mal como vi a Jaejoong a partir de entonces, lloró con nosotros como por dos horas y recién nos enteramos que debía terminar contigo, de manera expresa BaekYoung le había dicho que debía terminar contigo de manera que tu no quisieras volver a ver a Jaejoong jamás.
— ¿BaekYoung sabía de nuestra relación?
—Según sé algunos que ya suponían que tú pronto irías a ocupar el lugar de BaekYoung en la organización y no querían eso porque ellos anhelaban conseguir ese puesto, intentaron desacreditarte con BaekYoung buscando pruebas de que no eras ni digno de ser su hijo y consiguieron una foto tuya y de Jaejoong besándose en un lugar público y se la mostraron pero la reacción de BaekYoung fue muy contraria a la que ellos esperaban, mantuvo calma hasta que le pidió a Jaejoong aquello, le dio un plazo para que lo hiciera y no nos dejó ayudarlo, Yunho me dijo que Jaejoong se negaba a hacerlo y lo hizo justo su último día del plazo, aceptó nuestra ayuda, nosotros contratamos el taxi que te llevó hasta la casa de BaekYoung para que estuvieras seguro hasta llegar  y supongo que luego tu sabes lo demás…
— ¿Ahora si puedes responderme lo de Busan?
—Ah…eso…bueno, sucedieron cosas extrañas por ese tiempo y Junsu descubrió que Noah pretendía hacerte daño, también descubrimos que estaba traicionando a BaekYoung con otra organización japonesa, justo viajaste a Busan y al estar sin el cuidado constante de Lee sabíamos que Noah haría algo en contra tuya, también teníamos que hacer reaccionar a Jaejoong, hacer notar a BaekYoung que corrías peligro y como el tiempo se nos venía encima hicimos lo primero que se nos ocurrió a Junsu y a mi porque Yunho estaba en Corea del Norte y no teníamos de otra así que fui directo a ponerte en peligro y Junsu a hacerle un drama a Jaejoong sobre lo que estaba por hacerte y así pasó, para nuestra mala suerte después de eso todo sucedió muy rápido, esa misma noche nos enteramos de cosas que ignorábamos y te fuiste, Jaejoong apenas pudo alcanzarte antes de que se fuera el avión casi pensábamos que se había vuelto loco cuando pidió un marcador pero al final no sirvió de mucho. ¿Cierto? —Changmin comenzó a mover nervioso sus manos, sabía que luego de eso había llegado el final de la larga conversación con Yoochun, que ya sabía las incógnitas que había preferido no saber hasta ese entonces y entonces llegaba el momento de acabar con todo eso— ¿No tienes ninguna duda?
— ¿Y tu hermano?
—Ah…cuando se recuperó opté porque una familia buena se hiciera cargo de él, se lo llevaron a estados unidos, recibo una carta suya una vez al mes, es un gran niño…bueno ya no es tan pequeño—Changmin sonrió débilmente— ¿Tienes alguna otra duda?
—No…sin embargo si hay algo que quiero preguntarte—Yoochun sonrió afable mientras llevaba una papa a su boca, asintiendo con tranquilidad— ¿Cómo esta…cómo esta Jaejoong?
—Bueno, pues luego de que los cuatro nos fuimos a prisión, era lógico trabajamos para BaekYoung y sabíamos de sus crímenes pero jamás dijimos nada, debimos hacer recibido cinco años pero ayudamos a la investigación y recibimos algo de apoyo de BaekYoung que no nos involucró en todo nos dieron dos años, la condena se redujo por buena conducta y trabajo por lo cual salimos al año, Jaejoong estaba bien en lo que cabe…ha estado bien en lo que cabe hasta ahora, está trabajando en el restaurante, recién consiguieron otro cocinero…la anterior semana estrenamos menú, supongo que te gustaría ir a verlo…
—De hecho…yo…—Changmin soltó una sonrisa, algo triste y bailaba en sus labios intentando apagarse—Solo quería saber si él se encontraba bien…si tenía una buena vida luego de estos años
— ¿Sólo eso? ¿Qué quieres decir?
—Ya sabes que estuve en Canadá un largo tiempo, terminé mis estudios allá y tengo abierto el campo laboral por lo cual…yo…yo…yo vine aquí solo para saber si estaba bien…dijo…si estaban bien, para devolver a EunJung y a JiYeon a sus familias, no tengo nada que me ate aquí, sería un poco tonto de mi parte quedarme aquí…
—Changmin…
—No hyung…dejé que el tiempo pasara, fui cobarde al no venir antes con las miles oportunidades que tuve para hacerlo, el sentimiento que tengo por Jaejoong no ha cambiado pero al no haber hecho algo por ese sentimiento antes me hace indigno de sentirlo, dejé que las dudas y las mentiras me hicieran pensar mal de él cuando pude haber atado cabos antes y no dejar que todo lo que sucedió sucediera…no pensé en Jaejoong, no quise hacerlo por egoísmo y orgullo y quizá mate lo que él sentía por mi
—Te estas equivocando…
—No, Jaejoong puede ser muy feliz al lado de otra persona que no sea yo, muy feliz, puede hacer una familia y trabajar bien, es una gran persona y es muy fuerte también, yo saque lo mejor de él pero eso no me hace merecedor de él…—Changmin dejó que las lágrimas que había estado conteniendo desde hace un rato bañaran sus mejillas desesperadamente, con una sonrisa triste pintada en sus labios, Yoochun no sabía que decir, bueno si sabía pero no podía hablar ante el razonamiento tan erróneo que tenía Changmin en ese momento—Si me disculpas…tomaré un vuelo mañana temprano y tengo que ir a ver a EunJung y a JiYeon antes de irme, sería muy injusto irme in verlas
— ¿Y no es injusto que no veas a Jaejoong?
—Si el no sabe que he vuelto no puede hacer peor las cosas. ¿Cierto? Por que…lo que no sabes no puede herirte…si él no lo sabe todo seguirá como hasta ahora y continuará su vida yo prefiero que sea así…ah…ah revivir el pasado…lo siento. Adiós hyung…—Yoochun solo pude ver la figura de Changmin alejándose de él velozmente.
Sabía que Changmin tenía razón al decir que si Jaejoong no se enteraba de que había vuelto no lo heriría pero…pero…Jaejoong había estado sufriendo durante los últimos dos años y la verdad más tiempo no ayudaría a que la ausencia de Changmin dejase de afectarle, porque al contrario de lo que pensaba Changmin, Jaejoong parecía vivir eternamente en el pasado, diciendo todos los días que su Min iba a volver algún día.
No había de otra así le provocaba dolor Jaejoong podría hacer algo para evitar que se fuera o al menos entender que no había vuelta atrás, pagó la cuenta de lo consumido y se fue directo al restaurante a verlo, como de costumbre estaba cocinando, atento a quien quiera que venía a decirle si alguien había aparecido buscándolo.
—Jae…
—Hola Yoochun… ¿Ya almorzaste?
—Si, acabo de almorzar…
—Ah que bien…—dijo sin interés revolviendo una bandeja
—Jae…hay algo que debo decirte
—Si vas a venir con otro sermón mejor te lo guardas, así te ahorras gastar saliva y a mi un dolor de cabeza
—No es eso…—Jaejoong sonrió un poco y pasó un par de platos por el espacio que separaba la cocina del mostrador donde su nuevo empleado recibía los platos— ¿Qué pasa si te digo que Changmin ah vuelto?
Jaejoong soltó el pocillo con salsa que tenía en manos ese momento, ignorando por completo el desastre que había hecho, mirando con ojos desorbitados a Yoochun que soltó un suspiro
—Es solo una pregunta retórica—Jaejoong suspiró esta vez, limpiando el desastre
—No sé…esperaría a que viniera
— ¿Y si él tuviera miedo venir a buscarte?
—…yo iría por él…
— ¿Y si está apunto de irse de nuevo?
—Tus preguntas retóricas dan miedo…—Yoochun sonrió irónicamente y le ayudó a servir otro pocillo con salsa— ¿A dónde quieres llegar? —le preguntó cuando terminó su tarea, Yoochun prefirió no hablar porque eso significaría herir a Jaejoong con lo que Changmin había dicho, suficiente dolor se estaban provocando ambos como para aumentar algo más.
Sacó un papel de su bolsillo y obligó a Jaejoong a tomarlo.
—Royal Hotel, piso diez, habitación seis a… ¿Y esto?
—En esa habitación esta algo que te interesa…tienes solo hasta mañana muy temprano…
— ¿Algo que me interesa? Sabes que lo único que me interesa es…—Jaejoong abrió los ojos impresionado, Yoochun soltó un suspiro sin decir nada, no hubo necesidad de decirlo tampoco, Jaejoong se quitó el delantal, tomó su chaqueta y se fue corriendo, Yoochun se sentó en el mesón de la cocina pensando en si eso lograría hacer entrar en razón a Changmin.
...
—Voy a estar bien JiYeon…estuve ahí dos años no es problema…
—Pero…
—No hay nada que pueda detenerme ahora EunJung, de todas maneras voy a llamarlas para que sepan que estoy bien…ustedes deben vivir tranquilas con sus familias a partir de ahora, nada debe perturbarlas ni siquiera yo
—Esta bien…pero…promete que te cuidarás, es difícil no preocuparse cuando muchas veces estuviste apunto de consumirte
—Ahora no lo haré, lo prometo, ya váyanse, sus padres se preocuparán, yo si fuera ellos no las soltaría—Ambas sonrieron
—Adiós oppa…
—Adiós…—ambas se fueron, mirando numerosas veces en su dirección con el rostro notablemente preocupado, Changmin decidió hacerles caso a partir del siguiente día porque ese día tenía ganas de beber hasta olvidar su nombre, aunque no pudiera olvidar jamás el de Jaejoong, pero quería olvidarse de su propia existencia para así mermar un poco su propio dolor.
Se fue directo a su habitación pidiendo un par de licores más fuertes de los que había en su habitación, se tiró en el suelo y comenzó a beber, mientras ridículamente las lágrimas caían como ríos de sus ojos, esa tarde y algo de la noche dejaría que todo el dolor que tenía dentro se escapara de su interior así cuando estuviera lejos no tendría tentación de dejar salir el dolor que le oprimía.
Comenzó con la primera botella, sin saber porque el alcohol le subió más rápido de lo usual, al comenzar la segunda botella había empezado a hablar cosas sin sentido y para la mitad de esa botella comenzó a cantar canciones de amor a la nada, dejando que sus sollozos hicieran de la melodía una tonada aterradoramente triste.
Cuando la cuarta botella estaba a nada de ser abierta el teléfono sonó, estaba todo descompuesto y dudaba mucho que pudiera siquiera formular bien alguna frase que no tuviera que ver con alguna canción.
Pero como su raciocinio en ese momento era tan nulo como el de una silla contestó.
— ¿Diga?
Joven Shim, hay alguien en recepción que desea verlo
—Déjelo subir…—dijo sin ganas, colgando el teléfono al instante, pensando en que quizá EunJung y JiYeon habían vuelto para seguir preocupándose por él y al ver como estaba le regañarían pero no importaba ya.
Se tiró junto a la puerta, abriendo al fin el corcho del vino que ya no quiso verter al vaso y comenzó a tomar de la botella.
— Donna ni sobanii demo
(No importa cuanto tiempo este a tu lado)
Kimi no mirai kawasanai kakiri
(Mis sentimientos no se volverán realidad)
Kono omoi wo kanaeru koto wa dekinayo
(A menos que destruya tu futuro)
Hitoki no yume
(En un momento de mi sueño)
Itai hodo suki nano ni
(Te amo tanto que lastima)
Yoru ga omotteku
(Pero la noche está terminando)

La puerta sonó dos veces, Changmin decidió que quizá sería mejor tirarse a los brazos de quien quiera lo estuviera visitando, para ahogar sus penas en los brazos de alguien, intentar callar un poco sus gritos en el hombro de alguien.
Estiró la mano hasta tomar la perilla y soltarla, empujando suavemente con su mano la madera hasta que la puerta se abrió un buen tanto, dejando que la persona accediera a su habitación, no se preocupó por ver quién era, siguió cantando sin importarle si quiera donde era que se había quedado en aquella canción, repitiendo la letra sin ton ni son aunque para su corazón solo aquella parte tenía sentido.
—Dakishimetai, dakishimete itai
(Quiero abrazarte, quiero abrazarte fuertemente)
Dakedo kimi wa boku no mono jyanai
(Sin embargo no eres mío)
Ibitsuna, kokoro ga ima
(Y eso hiere mi corazón)
Dakishimetai dakishime chye kenai
(Quiero abrazarte, pero no puedo abrazarte)
Afureru hodo tokeru hodo wotomete irunoni
(Tanto te quiero que esto se esta desbordando, se está derramando)
Jaejoong abrió los ojos enormemente al ver a Changmin, parecía una ilusión, un mal sueño mientras miraba como cantaba esa triste canción con una botella casi vacía tambaleándose en sus manos, las demás botellas estaban en el suelo un poco más allá. Fue inevitable recordar aquella horrible noche donde Changmin destruyó todo en su intento por dejar salir todo el dolor que le consumía.
Escuchó sus sollozos al terminar de cantar, quizá habiendo perdido el hilo de lo que cantaba, tarareo el resto de la canción mientras sus hipidos se hacían más audibles.
—Tú también has estado sufriendo…—habló con calma, buscando no asustarlo a pesar de que no lo consiguió, Changmin saltó en su lugar aterrado mirando a todas partes hasta encontrarse con el rostro de Jaejoong, Changmin sonrió estúpidamente, soltando la botella, provocando que su tinto contenido se vertiera en la alfombra color arena
— ¿Eres un sueño? ¿Morí? —Changmin se levantó a pasos torpes, casi cayendo varias veces hasta poder quedar frente a Jaejoong, tomando su rostro con delicadeza, como si fuese a romperse o a desaparecer.
—Si estoy soñando, es un sueño demasiado real…es un muy lindo sueño—La sonrisa de Jaejoong desapareció, mostrando una expresión destrozada y lastimera—Eres un muy lindo sueño…
Jaejoong tomó los brazos de Changmin con fuerza, no esperaba que su reencuentro fuera así, quizá imagino algo más rosa o más simple, o triste pero no así.
—Quiero seguir soñando contigo Jaejoong…por favor…—Changmin se abrazó con fuera a su cuello, escondiendo su cara en el hueco entre su cuello y su hombro—Llévame contigo…
—Changmin…—Las lágrimas comenzaron a agolparse en los ojos con lentitud, mientras trataba insulsamente de agarrar a Changmin cuando sus mismas fuerzas comenzaban a fallar
—Así seas un sueño di que era verdad…lo que leí en el avión, que esperarías por mi, di que es verdad, que esperaste por mi todo este tiempo…sé que no lo merezco, no te merezco pero…pero en verdad quiero que esperes por mi, que sigas queriéndome así yo no haya sido capaz de confiar ti y en los sentimientos que me profesabas, si hubiera sido un poco más inteligente me habría dado cuenta antes de que habías terminado conmigo por otra razón, que era imposible que Yunho hyung y tú me hubieran engañado…lo siento Jaejoong, este sentimiento me ha estado carcomiendo mucho tiempo. ¿Pero qué más puedo hacer? Prefiero que seas feliz…ya eres feliz…sin mi…—Jaejoong apretó su abrazo, sin atreverse a hablar porque su vos no salía—pero mientras seas un sueño ámame un poco…hazme sentir tu amor, así sea un sueño…por favor
Changmin volvió a tomar su rostro con torpeza, irguiéndose igualmente, hasta enfocar sus llorosos ojos sobre los de Jaejoong que estaban en el mismo estado que los suyos. Jaejoong vio que los labios de Changmin se movían en alguna palabra que no pudo escuchar y luego solo sintió la tibieza de sus labios sobre los suyos, esos suaves labios que había extrañado tanto, dejó que lo besara, aprisionando su cintura en sus brazos mientras profundizaba la caricia dejando que el alcohol de la boca de Changmin se impregnara en su boca también, atontando sus sentidos.
El beso fue lo suficientemente largo como para acabar con la fuerza de sus pulmones, viéndose obligados a separarse, Changmin sonrió un poco menos atontado, viendo fijamente a Jaejoong, denotando en su rostro lo poco que había cambiado, al menos físicamente.
— ¿Eres real? —preguntó con calma, soltando el fuerte agarre en su cuello, dejando que sus brazos cayeran a sus costados. Jaejoong sonrió titubeante, tomando él esta vez el rostro de Changmin entre sus manos
— ¿Cómo puedes creer que no te esperaría? Si dijiste que si confiabas en mi amor. ¿Por qué no podías confiar en que te iba a esperar…?
—Por que no lo merecía, porque parecía insulso que creyera que luego de todo ibas a…
—Eso debiste haber pensado tú luego de todo lo que hice. Lo tuyo no es nada con lo que yo hice Changmin, te mentí desde el inicio, mi pasado, mi familia todo lo que te dije durante el tiempo que estuviste conmigo fue una mentira, yo era el que no merecía que lo perdonarás jamás…y aún así tu te creíste que no merecías mi afecto. En verdad siento que has salido de un cuento…cada parte de ti siempre fue como un sueño del que nunca quise despertar…no me dejes ahora, no me dejes cuando eh estado esperando por ti por dos años y si te fueras te esperaría toda mi vida
— ¿Por qué simplemente no puedes continuar y dejarme atrás? ¿Por qué no continúas con el restaurante y eres feliz con alguien que pueda darte hijos, que pueda darte una familia…?
—Yo no deseo una familia y aun si lo deseara te preferiría a ti Changmin, no puedo porque todo este tiempo solo eh pensado en ti, no he podido dejarte ir…no puedo hacerlo…no quiero…no quiero hacerlo…solo podía esperar a que vinieras a buscarme, solo quería que me encontraras o yo encontrarte pero era lo suficientemente cobarde como para no ir por ti, porque creí que no ibas a perdonarme jamás por lo que te había hecho…
—Eres un imbécil…—Changmin bajó la mirada, intentando contener las lágrimas que insistían con seguir saliendo
—Lo sé…pero así de imbécil como soy te amo demasiado…por favor, a no ser que no correspondas mis sentimientos quédate conmigo, si…si no me quieres ya lo entenderé te dejaré ir…lo juro
—Imbécil…imbécil….eres un estúpido imbécil. ¡¡ ¿Crees que estaría bebiendo y llorando por ti si no te amara?!! ¡¿Crees que hubiera vuelto si no me importaras?! Te quiero demasiado como para siquiera soportarlo, es tonto de mi parte pero te amo a pesar de todo, así me hayas mentido siempre siempre tu actitud y tus sentimientos conmigo eran sinceros y eso era lo que amaba de ti, no amaba tu pasado o las mentiras que me decías, te amaba y te amo por la persona que eres en sí, no me importa como llegaste a trabajar con BaekYoung, como se te ocurrió decirme que me engañabas con Yunho, como le hiciste para llegar al aeropuerto esa noche, no me importa, no me interesa, lo que me importa es que estas aquí conmigo y que aunque haya llorado demasiado por tu causa y me hayas mentido mucho lo hiciste por mi bien, por que si hubiera sabido la verdad desde el inicio te hubiera odiado…pero no lo hago…te castigue demasiado y me herí demasiado como para ahora ser tan irracional y no quedarme contigo…—Jaejoong sonrió, abrazando a Changmin con fuerza, ahora todo el sufrimiento parecía una pesadilla olvidada en algún rincón, algo inútil e inservible en su mundo.
Ambos elevaron el rostro, mirándose a los ojos sonriendo, aun con las lágrimas derramándose por sus ojos sin poder ser controladas, se besaron de nuevo, cerrando la puerta de la habitación, terminando por adentrarse en ella para consumar el amor que se tenían de la forma más física que podía existir.
 A la mañana siguiente, abrazados entre las sábanas se olvidaron incluso que había un avión que había partido sin Changmin, olvidaron todo el pasado y dejaron paso a algo nuevo, como si una nueva vida luego de un largo sueño empezase, como si la pesadilla al fin hubiese terminado y diera paso a una vida juntos, a un nuevo camino.

Tres años después
Los gritos se dejaron escuchar por toda la estancia mientras Yunho hacía fuerza para intentar sostener a Jaejoong que se había desmayado de la nada, Junsu miró a Changmin que permanecía con una boba sonrisa en el rostro, quizá por nervios Yoochun comenzó a carcajearse como si lo que acabara de decir el menor fuera algo realmente gracioso.
—No es como si hubiera dicho que estaba embarazado…—dijo Changmin con calma, soltando un suspiro mientras intentaba ayudar a Yunho a recostar a Jaejoong en el sillón
—La verdad es que sonó a eso…—dijo Junsu con una expresión analítica—Textualmente dijiste “Vamos a tener un bebé” Cualquiera reacciona mal Changmin
—Que tenga un hijo es biológicamente imposible así Jaejoong insista en que debería poderse, por lo cual pudo haber pensado primero antes de dar por hecho que estaba embarazado—Yoochun dejó de carcajearse y se acomodó en el sillón, pensando seriamente
—La verdad es que todos pensamos en eso Min, si dices ‘vamos a tener un bebé’ asegúrate de que antes estuviéramos hablando de adopciones y esas cosas no que mientras hablamos del mundial de fútbol tu saltes de la nada con que van a tener un bebé
—Es que…estaba buscando el momento adecuado para decirle que había ido a una casa hogar y me encariñé con una preciosa bebé…no pude evitarlo Yoochun—los tres suspiraron, volteando a ver a Jaejoong que parecía estar volviendo en sí, cuando al parecer recobró todos sus sentidos se sentó en el sillón mirando a todo el mundo, pasó sus manos repetidamente por su cabello y miró a Changmin
—Minnie… ¿Puedes explicarme que es lo que acaba de suceder? —Changmin sonrió
—Te estaba diciendo que vamos a…—Yunho le tapó la boca antes de que su bocaza le provocara un paro cardiaco al mayor de los cinco
—Changmin mejor elijes bien tus palabras antes de hablar…—soltó Yoochun con calma, poniendo una mano en el hombro de Jaejoong
—Bien pues…vamos a…vamos a adoptar un bebé—dijo con calma, Jaejoong suspiró soltando un suspiro
—Por dios…juro que casi me muero del susto…—dijo con calma, parándose para sentarse junto a Changmin—Habla con claridad por favor, no vengas a asustarme así…
—Lo siento, es que sentí que era el momento propicio para decírtelo
—Por supuesto que era un momento propicio, un momento perfectamente propicio para provocarle a Jaejoong un shock cerebral—dijo Junsu acariciándose las sienes
—Bien, ahora explícame como es eso de que vamos a adoptar…
—A eso, es que el otro día fui con JiYeon y EunJung a una casa hogar, se están dedicando a hacer trabajo social y me pidieron las acompañara así que lo hice y conocí a una bebé preciosa, te la muestro…—Changmin sacó su celular rápidamente de su bolsillo y le mostró la foto de él y una preciosa bebé de ojos enormes y castaños, muy similares a los de Changmin.
Jaejoong sonrió ampliamente mirando a Changmin, solo bastó eso para estar de acuerdo por completo.
No hace falta decir que después junto a la pequeña Bomi, Changmin y Jaejoong formaron una bella familia, no importaba lo que la gente dijera de ellos o siquiera las cosas malas que a veces solían suceder, para ellos todo eso era parte de su vida, parte de aquello que tanto habían anhelado tener, no pasó mucho tiempo para que Bomi tuviera un hermanito que llenó de más felicidad su vida.
Por otro lado Junsu y Yunho así fueran las personas más lentas sobre la faz de la tierra habían logrado establecer bien su relación, hacían una linda combinación en cuanto a muchas cosas y al parecer la a veces exagerada sobreprotección de Yunho no parecía molestarle a Junsu
Hablando del solitario Yoochun parecía al fin haber encontrado un poco de felicidad en un chica amable y linda que había conocido sin querer cuando se reunió con su hermano recién llegado de Estados Unidos, JiMin era preciosa y parecía encajar a la perfección con la actitud de Yoochun, a veces peleaban pero no era nada que Yoochun no pudiera arreglar con su típico romanticismo.
Las cosas parecían ir bien para todo el mundo y aun si iban mal, eso…es parte de otra historia.

Fin

Que manera más rara de terminar, juro que le puse todo mi empeño y para mi esto esta en verdad corto a diferencia del primer capítulo o el segundo ;o;  merezco morir (ultimamente me quiero morir mucho xD) pero lo terminé, es lo primero largo que escribo en Yaoi y me alegro de haberlo hecho, creo que así empezaré con más animo el siguiente serial y los que vengan ^^ tenganme paciencia por favor.
Gracias por seguir la historia, así sean muchos los que la lean o sean pocos estoy muy contenta de que la hayan seguido y comentado aun si no comentaron gracias por leer, su apoyo logró que no me rindiera desde la primera vez ^^
Hasta la siguiente historia ^^/

0 comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD