Why / empty?: Cap. 4

5 comentarios
Difícil de abandonar (Vol. I)


  — ¡Yunho! ¡Yunho! Siéntate junto a mi  — exclamó Jaejoong a todo pulmón cuando observo que Yunho se introducía en aquel (como siempre) desolado restaurante, al que Jaejoong llamaba como su segundo hogar.

Jaejoong era diferente a aquel primer encuentro que habían tenido en aquel solitario lugar .... Ahora era más cálido y afable que en aquel frió comienzo.

 — ¿Has venido a verme?  —  le preguntó, Yunho asintió mientras se sentaba frente a él — No hagas eso muy a menudo  — le pidió.

Pero Yunho no podía evitar pasar tiempo con él preocupado por su estado en esos días en los que había cesado sus "trabajos indecentes" tras la conversación que habían mantenido ambos días antes, la cual abrió la mente al pelinegro y se propuso avanzar de otro modo.

Yunho preocupado por ello preguntó: — ¿Cuanto dinero tienes? — siendo consciente de que los únicos ingresos que obtenía eran realizando dichos servicios sexuales.

 — Estoy bien  — le tranquilizo Jaejoong  — Sólo se siente extraño  — se vio intranquilo — Supongo que cuando alguien se habituá a algo resulta difícil dejarlo atrás —

— ¿Alguien se puede habituar a algo así? — preguntó Yunho sin poder evitar su expresión de sorpresa.

— Sí. Tenia sexo todos los días con personas a las que no tenia ningún aprecio. No me apasionaba, pero te habituás a ello — contestó seguro.

— Olvida eso. Buscaremos un trabajo mejor — le aseguró Yunho con una agradable sonrisa.



Y todo parecía estar extrañamente tranquilo hasta la aparición inesperada de un nuevo individuo en aquel lugar, quien entro tal y como un rayo en el establecimiento.

— ¡Jaejoong! — se escucho de pronto, a la vez en la que un chico delgado y joven aparecía en el negocio con voz vivaz y pasos rápidos hasta situarse justo al lado de Jaejoong, sentándose en una silla junto a este. Yunho observo aquella escena desde enfrente de ambos.

— ¡Largate, Park! — le gritó Jaejoong sin decoro —¡Marchate! Maldita sea, ya dije que no me gusta que me molesten en este sitio — con sus manos, y aún sentado, empujo al joven chico que acababa de hacer su presentación.

— Después de tanto tiempo sin vernos, ¿esa es manera de recibirme? — pareció hacer un puchero — ¡Yah! ¿Tienes favoritismos? — le preguntó sorprendido a la vez en la que miraba a Yunho y le señalaba indignado.

— Dejalo ... — le advirtió Jaejoong. Aquel chico, al que había llamado Park, paso su brazo sobre sus hombros.

— Ah, hace tiempo que no te veo, ¿ahora te encierras en casa? — le preguntó risueño — ¿Qué pasa contigo? ¿Es tu novio o algo así, y te a prohibido salir a jugar? —

Yunho no estaba nada sorprendido por aquel nuevo personaje, tan desagradable en su manera informal de hablar, pero para nada era anti-estético, se veía apuesto.

— ¡No! y no me importunes más — le volvió a gritar Jaejoong a la vez en la que intentaba alejarse de él y sus manos.

— ¿Así que estás interesado en Jaejoong? — aquel chico dirigió la mirada a Yunho, le preguntó tan directamente que Yunho quedo sin palabras durante unos segundos.

— Dejalo ... — le volvió a repetir Jaejoong poniendo gesto de enojo.

Aun así, aquel Park, continuaba hablando hacia Yunho mientras seguían sentados en aquella retirada mesa:

— Seguramente sea por su cara ¿no es así? Jaejoong es realmente hermoso ¿verdad? — le comenzó a preguntar de nuevo mientras pasaba su larguirucha mano por el rostro aniñado del joven Jaejoong.

— Sí, lo es — contestó Yunho, haciendo que el pelinegro sonriera de manera victoriosa por aquella confesión.

— Lo que más me gusta de Jaejoong son sus hombros — su mano se translado de su terso rostro a su oculto hombro. Desplazo un poco su ropa para dejar al descubierto una piel tan traslúcida en un hombro   aún más atrayente al desnudo —  tiene la piel muy pálida, y sus hombros se ven realmente preciosos ¿verdad? —

— Sí, lo son — contestó de nuevo Yunho.

Jaejoong abrió sus ojos sorprendido: — ¿Enserio? ¿Esos son tus pensamientos? — le preguntó con sonrisa mordaz. Era cierto que Jaejoong adoraba ser halagado, y le sorprendió enormemente ser adulado por Yunho. — Tú también eres hermoso Yunho-ah — le devolvió aquel cumplido con una voz dulzona atípica en él, que rápidamente cambio a su tono agrio cuando gritó: — ¡Basta ya de manosearme! — al chico que aún seguía a su lado que con manos largas acariciaba al pelinegro tal y como si fuese un minino.

— Eres tan arrisco, malhumorado y arrogante como siempre — se quejo Park mirándole disgustado.

— Y tú eres terco por lo que veo — dijo Yunho sorprendiendo a ambos, alzo su brazo el cual paso por encima de la mesa que les separaba, hasta llegar con su mano a la zarpa atrevida de aquel sinvergüenza para así alejarla del inmóvil (y de angelical aspecto) Jaejoong  — Te ha dicho que quiere que le dejes — comentó directamente.

Jaejoong se sintió incomodo — Eres realmente molesto, muy molesto — se quejo a la vez en la que intentaba mover su silla y alejarse de su lado.



La mesa en la que se encontraban sentados en aquel restaurante, estaba justo al lado del gran ventanal que daba a las apacibles calles donde se podía observar a los pocos transeúntes que pasaban por aquel lugar, y donde de pronto se podía ver a un numero de jóvenes congregados justo enfrente de aquella ventana.

Uno de ellos estrello el dorso de su dedo en el cristal golpeándolo a modo de llamar la atención a las personas del interior.

— Jaejoong, parece que te reclaman — comentó Park.

Todos dirigieron su mirada hacia la ventana. Yunho al ver a aquellos chicos un escalofrió de inseguridad recorrió su cuerpo:

— No tienes que ir si no quieres — le dijo a Jaejoong, pero este último ya se había levantado.

— Créeme, es mejor que vaya para allá ... y no haga esperar — comentó sin dar más explicaciones y desapareciendo de la mesa.

Yunho no sabia de que se trataba todo eso, mucho menos quienes eran las personas que se presentaban afuera, pero su intuición le mantenía en alerta.

— Sé por  tu cara lo que te estás preguntado ... —  dijo de pronto aquel chico llamado Park que se presentaba frente a Yunho y le miraba atentamente ahora que estaban solos  — "¿Quienes diablos son esos chicos?" — había acertado rotundamente. — Jaejoong siempre a estado en problemas. Yo le conozco de hace un tiempo. Y esas personas son un problema grande, ¿has visto sus caras? son sin duda siniestros. — y así era, se veían unos chicos tenebrosos — Aún así, Jaejoong no tiene a nadie que le obligue a hacer lo que hace. ¿Por qué sabes lo que hace, verdad? — explicó.

— Pero no hace esas cosas por que él lo desee. Lo veo en sus mirada cuando me habla de ello — Yunho hablo con total confianza y el joven no pudo hacer más que reír:

— Si, en esos enormes ojos engañosos y falsos. Deja de protegerle. — le advirtió. Yunho echo un vistazo al ventanal que se presentaba junto a él, donde pudo observar a Jaejoong allá fuera.

Park aclaro su garganta y continuó hablando: — He estado enamorado de Jaejoong desde que le vi. Es diferente a los demás ... supongo. —  aquello sorprendió a Yunho, era la primera vez que conocía a alguien que dijese conocer tanto a Jaejoong, y estar "enamorado" de él siendo un chico —  Y en realidad estoy agradecido de haberle conocido haciendo lo que hace. ¿Quien tiene la suerte de enamorarse de alguien y al segundo ser suyo? Es una ventaja. — Yunho negó con la cabeza en desacuerdo —  Si estas buscando un modo de que él cambie, te aviso ... no hay solución. —

— Tampoco la solución es darle la espalda, o utilizarle — seguro de sus palabras volvió a dirigir la mirada hacia el exterior.
Jaejoong era un chico con carácter, no había duda de ello, pero seguía pareciendo débil frente aquellos chicos de pieles grasientas, estaturas altas, vestimenta inconformista y fuertes rasgos marcados y oscuros. Sin duda daban miedo, y Jaejoong junto a ellos parecía realmente frágil. Yunho llego a ver como uno de ellos, bastante desagradable, agarraba a Jaejoong de su delgado brazo. Hablaban, pero Yunho era incapaz de escuchar nada desde su posición en el interior del restaurante.

Alarmado por el trato que el horripilante muchacho hacia uso en Jaejoong, Yunho se levanto de la silla dispuesto a parar aquella situación, pero sintió como una mano sobre su muñeca le detenía obligandole a sentarse de nuevo sobre la silla:

— No vayas. ¿Acaso estás loco? — le pregunto Park sorprendido.

— Pero ... No puedo dejar que continue de este modo. — Yunho mostró en su duro rostro joven un matiz de dolor.
Jaejoong había actuado esos días como él deseaba ser, era difícil ver a una persona dirigirse al punto de partida.

— Es GangJa ... — explicó de pronto Park, señalando a aquel tipo desagradable que tenia a Jaejoong algo atemorizado en el exterior.

—  ¿GangJa? ¿No significa "un ser fuerte"? No es un nombre ... — preguntó confuso.

 — ¿Y por qué crees que le llaman de ese modo? — preguntó con ironía sin poder evitar reír — Es mejor no contrariarle. Si se le antojo tomar a Jaejoong, es mejor dejar las cosas así — comentó vencido, pero ese comentario no hizo que Yunho desviara sus rasgados ojos oscuros de aquel ventanal en el que pudo observar inesperadamente como aquellos rosáceos labios de su nuevo amigo se adjuntaban de manera fuerte y casi pasional sobre aquellos enormes y repulsivos labios agrietados de aquel chico que al parecer gran mayoría temían.

Yunho dio un rápido vistazo al interior para cerciorarse de que aquella corpulenta mujer no se presentaba para presenciar tal escena. Al ver que realmente no estaba, volvió a dirigir su mirada hacia el exterior, aún incrédulo. Ante la escena Yunho quedo sorprendido, pues aún habiendo escuchado la historia de Jaejoong, incluso de la propia voz de él, aún no había visto como aquel delgado chico besaba a algún otro, y por mas que había tratado de imaginarlo su mente no había recibido imágenes tan claras como ahora.

Al ver aquella escena sintió una especie de turbación en su interior que le paralizo inexplicablemente el corazón durante unos segundos reflejando aquello en su rostro.

  — ¿Nunca has visto a Jaejoong besar a personas nauseabundas? Entonces no le conoces ... — aquello sorprendió a Yunho quien seguía con su vista puesta en la escena. Al escucharle volvió la mirada hacia aquel chico frente a él, aún con su rostro confuso — Lo extraño es que aún quieran besar esos labios, ¿o no te a mencionado las cosas que han entrado en su boca?. — Yunho intentó hacer caso omiso a su atrevida pregunta pero aquel chico continuó riendo: — Oh vale, lo admito, yo también deje que la miá entrara entre sus labios. Fue entretenido, ¿A ti también te gustó? —

Prefirió no imaginarse tal escena. <<. ¿Hay personas que realmente se divierten así? .>> pensó Yunho incrédulo por las palabras de aquel chico quien aún continuaba hablando feliz de sorprender con sus incómodos comentarios, ya que el rostro de Yunho se oscurecía con cada una de aquellas frases a las que no contestó.

— Jaejoong debería de estarme agradecido. — dijo Park de un modo alegre — Soy el único que le trata con cierta ternura. Los demás solo buscan cosas extravagantes —

Jaejoong había clasificado como "común y ordinarias"  sus relaciones, pero Yunho era consciente en ese momento que aquello solo fue una mentira para no alarmarle.

Mantuvo su rostro duro y serio que había adquirido desde el comienzo de sus comentarios.

— Soy como una bocanada de realidad ¿cierto? Es duro ver a un amigo tuyo haciendo esas cosas, quizás eso soluciona la pregunta de por qué Jaejoong no tiene muchas amistades en estos momentos, por mucho que se esfuerce. Yo creo que ... —

— ¡BASTA YA! — le detuvo. La voz de Yunho era grave cuando sonaba enojado, sus ojos se arqueaban junto a sus cejas, y dio un fuerte golpe a la mesa con la palma de su mano como en señal de estar realmente cansado de escucharle. Sólo quería que la ausencia de Jaejoong no se alargase mas.

Park, frente a él, quedo sorprendido por la voz autoritaria: — Te conozco Yunho ..., también eres un tipo muy popular, pero no en el mismo ámbito en el que lo es Jaejoong. ¿Por qué no sigues bailando y te olvidas de este chico?. Solo le conoces de unos días, yo solamente te doy aviso .. —

Tras decir aquello último se levanto justo en aquel instante en el que la puerta principal del restaurante sonó de manera chirriante y apareció Jaejoong de nuevo.

— Tu amigo demente, casi sale de aquí al rescate ... Realmente tiene agallas — le dijo antes de marcharse definitivamente.

— No hacia falta que hicieses algo así, he podido solucionar las cosas por mi mismo ... — le comento Jaejoong una vez se sentaba de nuevo frente a él, tan seguro en sus palabras como un firme soldado.

— Entonces, te mantendrás tal y como ahora ¿verdad? — le preguntó Yunho severamente.

— Por supuesto — asintió con su cabeza de cabellos negros — No quiero resignarme. Pero como has visto ... no es tan sencillo como aparenta — pareció decaer al recordar lo sucedido anteriormente — Es como si la gente te hiciese una marca, una señal ..., donde aparece una palabra con la que ya te han identificado. Es imposible borrarla, es imposible desprenderte de ella. Se ha quedado grabada en tu piel y en la mente de todos. Quieres alejarte, pero vuelves inútilmente al mismo punto. Es simplemente agotador ... — suspiro cansado. Era la primera vez que se le veía tan abatido.

Pero pronto se desprendió de aquella desolación y pregunto con una sonrisa en sus joviales labios:
— ¿Park te dijo algo que te molestara? Es un tipo muy molesto —

No había duda: era muy molesto. ¿Había logrado salir de su boca algo agradable? Todo le había molestado.
— No, no dijo nada — fingió, y después escucho el sonido del estomago de Jaejoong rugir, estar allá sin comer algo no tenia sentido, por lo que antes de marcharse, tal y como aquella primera vez, decidieron comer juntos.



~~~~~~~


Preocupado por lo última vez que había visto a Jaejoong, hacia ya unas horas, y habiendo anochecido, Yunho se dirigió allí donde vivía él, y donde ya había estado días anteriores.

A pesar de que ya había caído la noche por aquellas desapacibles calles, Yunho no pudo evitar sentirse preocupado por aquel aún misterioso chico. Su preocupación era debida a la aparición de aquellos chicos en la tarde, y no lo pudo olvidar aún cayendo la noche.

Guiado por aquella mala intuición, Yunho llego a aquel edificio desgastado en el que Jaejoong ocupaba una de sus pequeñas habitaciones.
Nada más introducirse, en el pasillo se encontró por casualidad a aquel hombre decrepito y curvado, quien ya conocía anteriormente como propietario del desdichado lugar, que aún se mantenía en pie a pesar de la hora que era.

El hombre se quedo un tiempo mirando a Yunho, con sus ancianos y pequeños ojos:

—¡Hey, muchacho! — dijo de forma poco cordial. Yunho hizo una reverencia para saludarle y prestarle oído — ¿Vienes buscando al chico de la habitación nº6? —

Yunho confirmo con voz preocupada — Sí, señor. —

El hombre se vio inquieto de pronto, entre sus canosas cejas.

— Ese chico .... lo vi llegar a su hogar hoy. ¡Ah, pobre! Estaba realmente mal. Le quise preguntar que le pasaba, pero ese chico es muchas veces muy descortés —

— ¿Cómo que llego mal? —

— Oh, sí. Se cubría su rostro con sus manos. Andaba tan despacio como tambaleante. Y parecía tener sus negros ojos humedecidos, pero no paraba de cubrirlos y maldecir, con su lengua sucia diciendo muchas palabras igualmente sucias en el pasillo antes de llegar a su habitación sin prestar atención a nada mas — explico el anciano en un tono preocupado y enfadado  — Ve a visitarlo, anda, joven, ve. —

Yunho se acerco a la puerta en la que se veía el desgastado numero 6. Miro a su alrededor antes de tocar a la puerta, observando que aquel señor había desaparecido. Nervioso ante el dato que el anciano recién le había comentado, Yunho tembloroso después tocar miro como aquella puerta al fin se abría frente a él.

Tras la puerta entreabierta pudo observar atentamente e impactado a Jaejoong ...


5 comentarios:

  1. o por dios que le han echo a jae han de haber sido esos maleantes de la tarde lo golpearon o que paso yo creo que yunho se eta enamorando de jae por eso su preocupación por el ahora yo estoy con la duda de que pudo averle pasado a jae por fis actualiza pronto esta muy interesante y ya quiero actu no tardes BYE BYE

    ResponderEliminar
  2. Que le paso a Joongie?, yunho debe cuidarlo y ayudarlo mas para que se salgaqsw ese tipo de trabajo
    Yunho estaba celoso y le empieza a qerer y minimo sabemos que gusta de el

    Actualiza pronto *-*

    ResponderEliminar
  3. heartminsi7/27/2013

    que le paso a JJ t,,,,,,,t
    pobrecito T,,,,,,T
    conti

    ResponderEliminar
  4. Nooo esos maldito le hiceron algo a jae verda? ;^; y supongo que el tal park es yoochun y mori cuando dijo que esta enamorado de jae por que mi segunda pareja es el soulmate aunqie chun fue un idiota al decir tpdas esas cosas quiero mas !!!!!! Ojala actualicen pronto.

    ResponderEliminar
  5. pobrecillo jae, sera q unos abusivos lo golpearian? :'(

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD