Don't Leave - tercera parte

0 comentarios
Antes de poder decir algo más Changmin escuchó movimientos arriba así que se asustó. EunJung lo tomó de la mano.
―Vete ya…pero no olvides que nosotras estamos aquí oppa…―dijo con suavidad, Changmin asintió y salió corriendo dirigiéndose casi automáticamente a la cocina sirviéndose un vaso de agua, una de las empleadas entró asustándose al verlo

―Joven Changmin…no debería estar aquí abajo a estas horas, su padre llegará pronto…―dijo angustiada Changmin asintió con tranquilidad
―No te preocupes sólo vine por un poco de agua…―la empleada se fue, dejándose escuchar el sonido de las puertas de las habitaciones del lado opuesto de la casa, Changmin decidió tomar las llaves y volver a cerrar la puerta de acceso al sótano, porque era peligroso volver y tal vez porque si notaban que la puerta estaba abierta después sospecharían.
Luego de cumplir su tarea volvió a su habitación, angustiado por ellas…sin querer imaginarse por qué en realidad estaban ellas ahí, no faltó mucho, mientras él se perdía en sus pensamientos para que la puerta principal sonara y él se metiera a la cama simulando dormir.
Pasaron los minutos mientras el movimiento de los recién llegados iba cesando, se escucharon pasos subir y bajar, hasta que el silencio se hiso total y su puerta se abrió, Changmin se escondió entre las sábanas simulando dormir, los pasos se acercaron hasta él, hundiendo peso a un lado de su cama, luego sintió las sábanas retirarse de su rostro hasta sentir el frío de una mano sobre su cara
―Aunque me lo hayan prohibido…en verdad, en verdad no haré caso…tú Changmin caerás en mis brazos aunque sea lo último que haga…―sintió las frías manos descender por su mejilla hasta chocar con sus labios, se estremeció un poco y decidió murmurar algo ‘dormido’
―Jaejoong hyung…―susurró en un suspiro, sintiendo su alma todavía doler al pronunciar su nombre, la mano se alejó.
―Y no te preocupes…conmigo olvidarás a ese inepto que cometió el estúpido error de enamorarse de ti…

~

― ¡¡¡¡¡¡Yunho!!!!!!!!—Exclamó Jaejoong enojado al verlo dormir aún, tenía una escoba en las manos, lista para comenzar a golpear a su menor que dormía boca abajo.
―No deja de molestar Jaejoong, falta mucho…
― ¿Cuál faltar mucho? Deberías estar en el aeropuerto listo para hacer el Check In eres un tonto ¡¡Levántate ya!!
―Aish… ¿Qué hora es?
―Las dos y media…
― ¡¡¡ ¿Qué?!!! ―exclamó levantándose de golpe, vistiéndose tan rápido como pudo, cuando estaba a medio ponerse los pantalones se fijó la hora― ¡¡Son las diez de la mañana!!
―Por eso, debes desayunar…
― ¿Dormiste bien?
―Si…supongo…aunque pude sentir su ausencia a mi lado…una almohada no puede reemplazarlo
―En definitiva…pero…Jaejoong, te calma, te aseguro que él tampoco debe estarla pasándola bien, ya oíste lo que dijo Junsu
―Pero el tiempo me mata…
―Ya…sólo ten calma estas no son cosas que pueden solucionarse de un día para otro así de fácil, es una situación en por demás complicada y lo único que te queda es tener calma para no arruinar todo lo que nos costó planear todo esto…
―Ok…ya…vamos a desayunar…
―No me evadas porque te conozco desde hace mucho y sé perfectamente que ni bien me vaya piensas correr hacia él e intentar decirle la verdad
―Hm…

~

¿Enamorado?...
Pensó Changmin, por alguna extraña razón luego de la furtiva visita de Noah no pudo cerrar los ojos en toda la noche ni en la mañana porque su cerebro se movía inquieto de un lado para otro pensando en JiYeon y EunJung, luego venía a su mente la afirmación de Noah…
Que Jaejoong estaba enamorado de él, pero eso no tenía sentido ni fundamento por la simple y sencilla razón de que si estuviese enamorado si quiera un mínimo de él no lo habría engañado, no habría terminado con él ni nada de ello a menos que…


―Ya…no seas llorón, ya verás que tendrá uno de esos finales cursis que tanto te gustan
―Changmin…tú crees…tú crees… ¿Ser capaz de perdonar una traición?
―De la clase de la traición que habla la película tal vez, no lo sé, dependiendo las razones que lo acometan ¿No crees? Aquí Bo Yoon se vio obligado a mentirle porque de lo contrario matarían a Hana, si tú me dijeras alguna mentira hiriente por una razón aún más fuerte probablemente te perdonaría
―…
― ¿Por qué la pregunta?
―Por nada, me dio curiosidad

¿Acaso esa pregunta tenía algo que ver? La verdad era que unos días antes de esa salida al cine Jaejoong se comportaba extraño y que él recordase por esos días no se había visto con Yunho muy seguido, salvo por el día en que estuvo en su casa y Jaejoong recibió la llamada preocupante que lo puso de ese estado especialmente para con él…y esa pregunta.
―En verdad…en verdad…será que todo fue una mentira o…
Por más que intentaba buscarle un quinto pie a esta horrible situación su cerebro no parecía querer cooperar, usualmente se imaginaría un conjunto de situaciones que le ayudaría a llegar a la verdad pero ahora no le llegaba más que dos pequeñas conclusiones.

Jaejoong me ama…
Jaejoong no me ama…

Pero las pensaba tan torpes y estúpidas que todo le resultaba el tonto juego de adolescentes en su mayoría chicas que despedazan una flor pétalo por pétalo para quedarse con una decisión que es casi obvia contando el número de pétalos que contiene la flor y con qué opción comienzas.
¿Pero qué más podía hacer?
Porque siendo sincero no quería dejar esto atrás, no quería conformarse con lo que Jaejoong le había dicho, no quería porque su alma se lo rogaba, era por eso que no terminaba de despedazarse, era porque una parte de él creía que esto era una absurda mentira que el mayor había inventado por alguna extraña y misteriosa razón.
―Mandoongie… ¿Tú que piensas? ―Le preguntó a su perrita, la bolita de pelos blanca se levantó de su camita y fue hasta su dueño, parándose en dos patas hasta que este se dignó a levantarla y ponerla sobre su regazo― ¿Tú crees que Jaejoong dijo la verdad cuando terminó conmigo? ―Preguntó mirando a los obscuros ojos de la cachorra que soltó un simple ladrido― ¿Eso es un Si un no o un tal vez?
La puerta sonó con dos toques, Changmin se levantó encontrándose con una de las empleadas que tenía en sus manos una bandeja con su desayuno
―Buen día joven Changmin…―Susurró apenas, entró en la habitación, dejando la bandeja sobre el mueble que había a los pies de la cama, hiso una exagerada reverencia e intentó salir
―Disculpa
― ¿Si diga joven Changmin? ¿En qué puedo servirle?
―Puedes…puedes llamar a Noah… ¿Por favor? ―La muchacha frunció el ceño pero asintió con la cabeza saliendo de la habitación. Changmin iba a salir de dudas ahora, como sea, no le importaba hacer una inmensa tontería aunque dado el caso una pequeña traición superficial era nada con el amor que le tenía a Jaejoong, insuperable aun con tantas mentiras y dolor de por medio.
No pasó mucho cuando Noah entró a su habitación cerrando la puerta. Changmin estaba tomando su leche y le sonrió.
― ¿Para qué me llamó príncipe?
―Para nada en especial…en verdad eres muy eficiente
― ¿Es decir que fue una llamada de broma?
―Para nada…quería…quería preguntarte algo
―Pues adelante
― ¿Te gusto? ―Noah sonrió socarronamente, y se sentó a su lado, pasando su brazo sobre los hombros de Changmin que se quedó estático, no atinando a nada más que dejar su leche en la bandeja y tomar una galleta
― ¿Hay algún problema con ello?
―No…no creo, eres un hombre sin compromiso, yo no tengo ningún compromiso, ¿Qué podría haber de malo en ello? ―Noah sonrió ampliamente, Changmin lo ignoró mordiendo su galleta, pero ni bien la tuvo en la boca Noah se acercó a él y le quitó la otra mitad, estando sus labios apunto de rozarse.

― ¿De qué son estas galletas?
―Jengibre… ¿Te gustan?
―Si mucho…―dijo Changmin mordiendo otra y siguió haciéndolo hasta que la canastita quedó vacía
― ¿Quieres más?
―Si
―Te doy la mía…―Jaejoong extendió su mano hasta poner la galleta en los labios de Changmin que gustoso abrió la boca introduciendo la mitad de la galleta en su boca, antes de que la mordiera Jaejoong se acercó y metió en la boca la otra mitad, partiéndola, Changmin masticó su parte de la galleta y luego sonrió. Jaejoong se acercó y lo besó.

Noah intentó acercarse más pero Changmin ladeo la cabeza, quedando los labios de Noah en su mejilla.
―  ¿Por qué no me dejaste hacerlo si dijiste que estaba bien?
―Jaejoong no me besó hasta que pasó más de un año…
― ¿Siempre vas a quedarte pensando en Jaejoong?
― ¿Cómo podría olvidarlo? Él hiso...él hiso mi corazón latir…me hiso sentir bien, me trató con cuidado…jamás olvidaré porque él fue mi primer….
―Ok, lo entendí...pero te lastimó te hirió y eso no se debería hacer si se ama…
― ¿Y acaso tú me amas? ―Noah volvió a sonreír, acercando su rostro al cuello del menor
― ¿Qué harías si te dijera que sí? ―Changmin sonrió, irónicamente. Noah dejó un beso en su cuello y llevó su mano a la cintura del menor
―Te diría que no te me acerques en lo que te queda de vida porque yo no creo en el amor…
―Entonces no te amo…
―Pero sí te gusto…te gusto como para…como para sólo llevarme a la cama y deshacerte de mí
― ¿Acaso eso no fue lo que Jaejoong hizo?
―Él y yo jamás estuvimos juntos de esa manera…él siempre pensó en mi bienestar y nunca me irrespetó ni intentó pasarse de la raya…
―Probablemente por eso haya terminado contigo, porque…tenemos necesidades. ¿Y qué sentido tiene si tu pareja no te da nada de nada?
―…
―De seguro buscó eso en alguien más cuando tú no se lo diste y…le gustó y te dejó
―Al menos le agradezco que conmigo haya sido sincero y me haya dicho que me engañó, le debo eso…
―Será imbécil decir que te engañó…yo que él te hubiera quitado todo lo que tenías para dar y recién te hubiera dejado
―Pero él no es como tú…él es bueno, inteligente, sincero…cómo no encariñarse con él…
― ¡¡ ¿Qué tiene él que no tenga yo?!!
―Amor…amor por montones eso tiene
― ¿No acabas de decir que no crees en el amor?
―No creo en el amor…no creo en tú amor pero sí creo en el amor de Jaejoong…
― ¿Amor? ¿En verdad crees que te ama?
―Por supuesto…tú lo dijiste anoche…―Noah abrió los ojos impresionado, él había jurado que Changmin estaba dormido, pero lo había engañado y había escuchado― ¿O acaso ibas a mentirle a alguien que está supuestamente inconsciente y no te puede escuchar? ¿No lo creo?
―Ah…serás ingenuo…es obvio que no lo dije enserio…―Changmin escuchó unos pasos fuertes y duros cerca de su habitación. Entonces jaló a Noah del cuello y lo acercó a él poniendo su cabeza en el espacio entre su cabeza y hombro, por acto reflejo Noah sostuvo las muñecas de Changmin alejándolas de él. Changmin se estiró hacia arriba logrando chocar con su cabeza la bandeja con su desayuno aún no terminado provocando un estruendo en la estancia que lo más seguro llamó la atención de la persona que estaba afuera.
Noah no tuvo ni tiempo para reaccionar cuando la puerta de la habitación del ‘príncipe’ se abrió y se vio a un ceñudo BaekYoung viendo la escena más horrible que se pudo haber imaginado.
Noah estaba sobre Changmin sosteniéndolo por las muñecas mientras ‘besaba’ su cuello. Changmin parecía aterrado.
Sus nervios no soportaron la escena caminando inmediatamente hacia Noah, jalándolo de los cabellos empujándolo hacia la pared.
―Te lo advertí…te dije que si le ponías un dedo encima ibas a morir…―dijo con desprecio. Noah abrió los ojos asustado, levantándose apenas―Ve a mi despacho…ahora…
―Papá…―susurró Changmin, con una vos fingidamente perturbada, BaekYoung dio vuelta contrariado―Sólo…sólo aléjalo de mí…no le hagas daño…sólo no dejes que vuelva a acercarse a mi…
BaekYoung asintió, cerrando la puerta de su habitación dirigiéndose a su despacho.
Changmin suspiró cuando escuchó a su padre bajar las gradas, pensó por un momento que todo se saldría de control y en verdad terminaría siendo…ultrajado por ese tipo.
Pero había logrado algo…había logrado confirmar que Noah no mentía aunque lo hubiese negado su cara de sorpresa cuando lo mencionó era la prueba final.
Algo extraño había tras la mentira de Jaejoong y no sabía por qué pero algo le decía que estaba estrechamente relacionado con el hecho de que EunJung y JiYeon estuviesen encerradas ahí abajo, también con BaekYoung y las cosas raras que sospechaba sucedían alrededor de su supuesto padre.
Sería un tonto si no se diese cuenta.

~

Los ojos de Jaejoong se abrieron con lentitud, impregnado en el aroma de Changmin, luego de que Yunho se fuera esa tarde había entrado en otro estado de depresión masiva, vaciando el armario de Changmin que aun contenía varias prendas suyas tirándolas sobre la cama.

Changmin abrió los ojos lentamente, encontrándose con los de Jaejoong sonriendo.
—Tus ojos son preciosos…—susurró Jaejoong, Changmin sonrió
—Tú tienes los ojos muy grandes
—Te estoy alagando y siento que tú me insultas
—Es que tus ojos me dan miedo…
—No eres nada romántico. Eres mata pasiones
—Que bien…


―El amor…el que decide jugar al amor debe saber a qué se atiene y que si en verdad ama debe saber perder…pero ¿Yo en verdad perdí?
Entonces fue como un frío balde de agua cayendo sobre su cuerpo, recordando un momento el cual la presencia de Changmin a su lado le había borrado por completo.
Recordaba vagamente el día en que reportó que ya tenía al menor bajo su custodia había escuchado a Noah y a SeungHyun hablar sobre dos chicas testigos de algo, no fue mucha averiguación para descubrir que esas chicas eran testigos del asesinato de la familia Shim.
― ¿Qué habrá sido de ellas? ―se preguntó confuso, un poco mareado…lo más seguro era que hubieran sido asesinadas casi al instante o las hubieran vendido o algo.
Por alguna razón…ahora eso le daba curiosidad.
Con velocidad tomó su celular y marcó a Yoochun
― ¿Sabes que fue de los testigos del asesinato de la familia de Changmin?
―No sé…hace un año el estúpido de SeungHyun dijo algo sobre un intento de escapatoria y un castigo por parte de Noah, por lo que entendí se refería a dos chicas ¿Cómo estar seguro que son las mismas? Dos años son demasiado, además sería muy negligente por parte de BaekYoung dejarlas vivas…
―Eso es lo que pienso pero…las dejaron vivas un año si es que en verdad se trata de ellas…dos años no sería raro
― ¿Qué pretendes?
―Ni yo lo sé…

~

Noah bajó la cabeza después de recibir la bofetada de BaekYoung.
― ¡¡¡Te lo advertí!!!
― ¿Y va a matarme luego de que se lo pidió?
―Haría todo por ganarme su cariño y confianza por ello te mantendrás vivo…pero escúchame bien Noah…si lo vuelves a tocar e intentar pasarte de listo con él, aunque me lo ruegue llorando voy a matarte con mis propias manos… ¿Entendido?
―Lo entiendo…pero…debería saber que…que su hijo en realidad es muy ingenuo y es capaz de ir tras Jaejoong
―Eso es imposible
―Por lo que dijo pienso que no, él cree que lo ama y sé que él lo ama también…
―Pues eso no quitara mi amenaza y eso no afectará en lo que respecta la relación conmigo y mi hijo y es más…aun con todo lo que pasó Jaejoong mantuvo a salvo a Changmin todo este tiempo, eso es algo que le debo con mi vida, por sobre la relación que mantuvieron
―Pero…
―Si estás intentando referirte a Changmin y Jaejoong en un ámbito erótico pues…eso no me interesa, mi hijo lo hiso por su voluntad, no porque un bastardo se le lanzó encima para aprovecharse de él
―Yo no…
―No quiero escuchar más, sal de mi vista ahora o no haré caso a mi hijo―Noah miró con resentimiento a su jefe saliendo de su despacho dejando al hombre solo―Podría…podría matar a Jaejoong pero en realidad le debo la vida…cuánto durará todo esto…hasta que muera y si mi hijo tiene suerte…no será mucho

~

Changmin suspiró de nuevo mirando concienzudamente al chofer por un rato hasta que su padre apareció en el asiento del copiloto con una lánguida sonrisa.
―Vámonos―Changmin no dijo nada en todo el camino, se dedicó a repasar que cosas llevaba para aquel viaje hasta Busan, hasta asegurarse que no se olvidaba de nada importante.
Cuando llegaron a la universidad era poco más de las tres de la tarde y el Bus que los llevaría hasta el aeropuerto y de ahí a Busan ya los esperaba, Changmin bajó rápidamente saludando a KyuHyun y a Siwon que parecía más interesado en una chica de la facultad de ciencias políticas que los acompañaría hasta el aeropuerto.
―Joven Changmin…su equipaje ya fue empacado y ya su padre y yo nos retiramos…―Changmin soltó un suspiro y fue hasta BaekYoung y secamente dijo:
―Gracias…volveré el jueves en la mañana
―Hasta entonces Changmin…hijo―Changmin dio vuelta ignorando la última alusión, subiendo al bus que partió casi enseguida, sentía algo raro haciéndole peso en el estómago y no tenía nada que ver con la langosta que sirvieron para el almuerzo.
―Kyu…
― ¿Qué pasa?
―Tú… ¿No estás preocupado?
― ¿Por qué debería estarlo? ¿Acaso piensas que podría suceder algo malo en este viaje?
―No…sino siento como si fuera a suceder algo
―Ya deja de preocuparte todo irá bien no tienes de qué preocuparte
―Aish no entiendes
―Si entiendo, por eso te digo que no te preocupes, además no voy a dejarte solo…
―Eso ya lo sé…―Changmin decidió no decir nada más, no le dijo nada tampoco cuando ya estaban en el avión y cuando llegaron ya bastante tarde no dijo nada tampoco, peor aun cuando llegaron a sus habitaciones del hotel, pero no pudo no decir nada cuando una nota junto al teléfono llevaba su nombre―Kyu…
― ¡Aleluya! Pensé que jamás me ibas a volver a dirigir la palabra…
―Mira esto…
―Lleva tu nombre…―Changmin abrió el pequeño sobre donde habían solo unas cuantas palabras pero lo suficientemente misteriosas y perturbante como para ignorarlas y no hacer crecer su ferviente curiosidad
―Muelle industrial, buque de las seis treinta, muchas cosas misteriosas que se esconden detrás…
― ¿Y eso que quiere decir?
―No lo sé…pero o alguien me está tomando el pelo o…alguien quiere que me entere de algo
―Prefiero pensar que es la primera
― ¿Por qué? Es horrible que alguien guste de tomarte el pelo
―Porque si es verdad la segunda opción tú no te detendrás hasta saber qué es lo que esconde ese estúpido buque…
―No te equivocas…
―Hay no…no me metas en esto
―No me importa…puedes hacer lo que mejor te parezca
― ¡¡¡Ya te ayudaré!!! ¡¿Por qué me chantajeas así?!
―No sé de qué me hablas…

~

―Maldición, maldición, maldición
― ¡Ya deja de maldecir!
― ¡¿Y qué quieres que haga?! ¡Es Yunho! ―Yoochun contestó rápidamente el celular― ¡Dime!
―Escucha rápido…Soo JinYoung, Kwan ChunHee, Park Ryo, Takashima Hikaru…esos son los norcoreanos encargados y el japonés es el más ligado a tratos sucios con BaekYoung…debo colgar…―Yoochun alejó el teléfono de su oído y anotó rápido
― ¿Y ahora qué?
―Yunho consiguió los nombres, pero ahora tenemos que hacer algo rápido…porque de lo contrario algo muy malo puede suceder…no sé qué demonios vamos a hacer…
―Estás seguro…
―Por supuesto…el imbécil de BaekYoung no lo ha notado porque confió ciegamente en Noah pero ese tipo no es de confiar, no sé porque pero se le ocurrió revelarse ahora…de seguro sucedió algo y no sé porque tengo la impresión de que Changmin tiene algo que ver en esto, en fin…debemos hacer algo rápido porque si en verdad es lo que estoy pensando…pensará en hacerle algo a Changmin aprovechando que está aquí sin protección
―…Yoochun…
― ¿Qué?
― ¿Dirías que es muy descabellado si te dijera que…debemos llamar la atención de BaekYoung…más que todo con la seguridad de Changmin?
―Qué estás planeando…
―No planeo nada en realidad, sólo pienso que…debemos algo así como poner en peligro a Changmin de una manera segura antes de que Noah lo haga en verdad y su vida corra peligro
―Tienes razón Junsu…quién lo diría pero acabas de darme una enorme idea pero primero, quiero que llames a Jaejoong y le digas que tome un avión a Busan en las próximas tres horas o Changmin morirá lenta y dolorosamente en mis manos, porque…porque…porque dijo que tú y Yunho están en riesgo de morir a manos de BaekYoung porque los descubrió juntos, porque…Yunho fue el traidor que lo engañó contigo y Junsu lo estaba encubriendo…
― ¿Qué?
― ¡No preguntes! Sólo hazlo
―De acuerdo…
―Debemos movernos rápido tu llama a Jaejoong y cuando te diga que ya está aquí…haré algo muy loco, solo sé que debes llevar a Jaejoong cuanto antes al cementerio
― ¡¿Al cementerio?!
―Eso fue exactamente lo que dije, apúrate, ya de seguro Changmin ya está por terminar su trabajo en el muelle con suerte nota el movimiento y escucha el nombre de BaekYoung, fue un desastre que nos mandaran como misión resuelta por culpa de ese imbécil.
―Ok…estoy llamando… ¿Quieres que suene desesperado, lloroso o asustado?
―Cómo prefieras si son las tres mejor
― ¡Jaejoong hyung!

~

Jaejoong dejó caer el teléfono al suelo, temblando ligeramente sin poder reaccionar aún reaccionar a lo dicho hace instantes por Junsu.

Pero su mente comenzaba a caminar.
Traición
Changmin
Muerte
Yoochun
Busan

Changmin había traicionado a Yunho y a Junsu en un arranque de furia, diciéndole a BaekYoung que los traidores eran Yunho y Junsu…el primero había sido el culpable de difundir información confidencial a la armada coreana y ya iban tras ellos, y Junsu…cayó junto a Yunho porque Changmin descubrió que él sabía desde un principio la relación entre Yunho y él y no había dicho nada.
Sin atinar a nada más corrió por sus papeles llamando de urgencia a un vuelo que justamente salía en veinte minutos hacia Busan, tomó el auto como un loco y fue directamente a tomar su vuelo en cuanto llegó, pero para su desgracia cada segundo que pasaba se ponía mucho más nervioso.
Porque conocía a Yoochun desde que tenía doce años y sabía que así como era muy razonable y pensaba antes de hacer las cosas, cuando algo excedía su control poniendo en peligro a sus seres queridos era capaz de matar a alguien. Y no dejaría que le pasara nada a Changmin.
Menos por un error, de alguna manera se podría remediar.
Cuando llegó a Busan lo primero que hiso fue llamar a Junsu que sonaba aterrado y apenas podía hablar.
―Se lo llevó…se lo llevó al cementerio hyung… ¡¡Lo va a matar!!

~

La puerta sonó dos veces apenas Changmin logró tirarse a la cama en el hotel para descansar, KyuHyun se excusó diciendo que iría a bañarse y lo dejó descansar pero al parecer el insistente sonido de la puerta no lo dejaría. Se levantó con pesadumbre abriéndola.

―No tengo mucho para esperar Changmin…―dijo Yoochun secamente, sacando una navaja de su bolsillo, Changmin no supo como reaccionar, si reírse por la broma o pensar que todo era real, en su vida como esta era no sabía que podría esperarse. Pero aun así el pánico acudió a su cuerpo cuando la mano de Yoochun se ciñó a su cuello colocando la navaja lista para rebanarlo—Quédate callado y no voy a matarte

~

Jaejoong casi choca dos veces en el auto rentado hasta que al fin logró llegar al lugar, viendo la desolada y poco movida calle con atención, logrando divisar dos sombras corriendo al interior del lugar que extrañamente estaba abierto.
Corrió tras las siluetas no logrando alcanzarlas hasta que estaban en el lugar de los mausoleos familiares, donde pudo ver a Changmin tirado en una esquina, temblando ligeramente, intentando levantarse.
—Changmin
La fila superficie se posicionó en su cuello mientras el ancho brazo rodeaba su cintura impidiéndole escapar. Jaejoong llegó corriendo casi al mismo instante en que el hombre que sujetaba a Changmin se dio vuelta.
―Yoochun que…
―Vengo a cobrar venganza
―Changmin no tiene nada que ver con esto, déjalo en paz
―Yo sé que si tiene mucho que ver Jaejoong, demasiado, sabe demasiado e hiso demasiado…
―Mátame de una vez, si eso es lo que quieres―susurró Changmin, con la vos fría y carente de sentimientos, Jaejoong intentó decir algo pero la vos se le atoró en la garganta, cargando el cúmulo de estas en media laringe sin poder decir nada.
Unas cuantas lágrimas cayeron del rostro de Changmin y sonrió de la manera más tétrica que le pudo conocer.
―Hazlo…qué esperas―Jaejoong se acercó un poco intentando no asustar a Yoochun, sin poder evitar que su mente se bañara en recuerdos de lo doloroso del pasado y los errores que ambos habían cometido, en especial él que ahora se veía en la necesidad de sacrificarse por él, por la persona que ilusionó y enamoró hasta dejarlo hecho pedazos por su estupidez.
— ¡No lo hagas Yoochun!...Mátame a mi…porque yo fui el que habló en un momento de desesperación—Changmin esta vez se sorprendió mirando a Jaejoong ataviado, no tenía ni idea de que estaba sucediendo pero era verdad que solo quería desaparecer del mundo ahora que se le daba la oportunidad. Yoochun pareció cesar su agarre y solo sintió el suelo bajo su cuerpo, viendo como Jaejoong y Yoochun se hallaban frente a frente—Te lo prometí Changmin y lo voy a cumplir…voy a cuidarte siempre…

Cayó al suelo repentinamente. Yoochun agarró a Jaejoong y salió corriendo con él casi arrastras, Changmin solamente miró las lápidas a su alrededor con la cabeza en el suelo, sintiendo el suelo calarle los huesos.
No entendía absolutamente nada, pero sus dudas estaban un poco disipadas en lo que respectaba a Jaejoong, si no lo amara. ¿Por qué en verdad hubiera hecho lo que acababa de hacer?
Había ido hasta él, los había encontrado y lo había salvado de la extraña furia de Yoochun que era un incógnita para él a pesar de que habían intentado explicarlo o algo así.
Sólo sintió sus ojos cerrarse sin importarle morir ahí por hipotermia.

~

— ¡¿En qué estabas pensando?!
—Si no lo hacía los hombres de Lee no iban a moverse y Changmin correría un peligro inminente en manos de Noah
— ¡Me vale Noah! ¡Me vale un…!
—Ya lo sé, pero al parecer Noah creó un interés enfermizo por Changmin y no sé porque pero estoy suponiendo que Changmin también hiso algo para que esto empeorara, si no lo ponemos a salvo este psicópata va a hacer de él lo que se le venga en gana y sé que no es algo que permitirías Jaejoong
—Lo sé pero…
— ¡¡Jaejoong hyung!! ¡¡Yoochun!! —Ambos se miraron y salieron corriendo tras Junsu
— ¿Qué pasa…?
—Buenas noches señores…les aconsejo que traigan sus abrigos que haremos un vuelo largo…—Los tres se vieron sorprendidos BaekYoung salió de la habitación, no teniendo más remedio que seguirlo o de lo contrario lo que sucedería no sería muy bueno. Tomaron sus cosas y bajaron junto a él hasta subirse al auto—Primero…quiero agradecerles por ponerme en sobre aviso sobre la situación de Noah, pero…quiero saber. ¿Por qué lo hicieron? Y prefiero que sea Jaejoong el que hable primero. Y antes de que me lo preguntes Changmin está ya en un vuelo privado hacia Seúl
—Pregúntele a Yoochun que yo aún no termino de entenderlo
—Me refiero Jaejoong…por qué viniste hasta aquí cuando tranquilamente pudieron ponerme en sobre aviso ellos solos…
—Eso puedo responderlo yo…—dijo Yoochun suavemente, a través del espejo retrovisor BaekYoung lo miró—Pero no estoy seguro que usted pueda entenderlo completamente…
—A estas alturas estoy seguro que puedo entender lo que sea…


~


Había abierto los ojos de pronto, viendo todo obscuro a su alrededor. Escuchaba ruidos raros y cosas moverse a distancia.
Una pequeña luz se prendió.
—Changmin…—escuchó en un pequeño susurro perteneciente a una vos masculina. Volteó la mirada viendo el sombrío rostro de BaekYoung a centímetros del suyo
— ¿Qué hago aquí?
—Ya estas en Seúl…te trajimos de emergencia
— ¿Qué pasó?
—Changmin, hay algo que es indispensable que entiendas. Corres peligro y no estoy dispuesto a ponerte más en riesgo por lo que la cosa será muy sencilla. O te vas o te quedas.
— ¿Qué?
—Te estoy dando la oportunidad de que continúes una vida normal sin tener que presionarte para que seas parte de esta asociación de delincuentes que me ató a mi desde que era un bebé. Tu nombre esta limpio, tú estas limpio y quiero que lo sigas estando sin embargo es solamente tu decisión…Hazlo ahora…no puedo dejarte ir así como así porque ahí correrás más peligro y sé que cuando muera tu madre va a mandarme al infierno por haberte causado tanto daño. En fin, cuando todo esto se vuelva un hervidero de sangre si decides irte podrás huir, con las dos chicas que están en el sótano aún, sé que las conoces y ya las has visto. Te haré entrega de un folder donde están todos los papeles que necesitarás y no te preocupes son legales en cuenta de los tres. Pero lo difícil será que deberás irte hoy mismo en cuanto toquen las campanadas del reloj del recibidor, para poner las cosas fáciles habrá un auto a quinientos metros de esta casa que tiene las llaves y provisiones. No podrás decirle a nadie por un tiempo y pienso que eso es mejor…porque si alguien encuentra a los asociados a esto ellos también caerán y aquí se incluye a Jaejoong, Yoochun, Yunho y Junsu…bien tú decides
Changmin se quedó perplejo, recordando vagamente lo sucedido hace unas horas en el cementerio de Busan, seguía sin entender muchas cosas pero no tenía ni cabeza para preguntar, solamente logró articular un leve ‘quiero irme’ antes de que BaekYoung le entregara un folder grueso y le dijera un suave adiós antes de irse y bajar a todo el trajín que había afuera.
Seguía con la cabeza en otro lado, hecha un tumulto sin saber en que concentrar sus pensamientos.
Solamente sabía una cosa, los negocios de su ‘padre’ habían caído y estaban por agarrarlos a todos por el pescuezo y mandarlos al bote sin importarles un reverendo rábano los demás.
Se levantó con velocidad, mirando el reloj de su muñeca dándose cuenta que sólo tenía diez minutos. Cargó la mochila que estaba junto a su cama sin importarle que contuviera y bajó corriendo las escaleras, fue al sótano y notó que la puerta estaba abierta, entró con sigilo, nervioso y con las manos casi sudándole.
JiYeon y EunJung lo vieron temerosas.
El reloj sonó.
—Vengan conmigo—Las chicas se miraron pero obedecieron al instante, salieron corriendo de la casona, avanzando con cuidado por el jardín hasta salir de las rejas y comenzar a correr por el sendero, deteniéndose en una instancia donde Changmin vio el auto—Entren…
Ambas obedecieron, entrando al auto, EunJung soltó una exclamación al ver una bolita de pelos blanca en el asiento, Changmin sonrió vagamente al ver a Mandoongie, pero no pensó en nada más, poniendo su mochila en el asiento del copiloto y arrancando el auto, conduciendo por el sendero hasta perderse en el camino que llevaba a la ciudad de Seúl.
—JiYeon…hazme el favor de ver que hay en el folder que traje…—JiYeon obedeció al instante tomando el folder, encendiendo la luz del auto
—Son…unos papeles de una cuenta bancaria, un pasaporte…dos…tres pasaportes…—EunJung se estiró temblorosa hasta tomar los pasaportes fijándose en que eran auténticos y estos pertenecían a los tres
—Ahora entiendo lo de las fotos…
—Pensé que eran para otra cosa…hay también tres pasajes de avión sin fecha límite ni destino. Destino a escoger con nuestros nombres…y otros documentos…—Changmin soltó un suspiro. Su celular comenzó a sonar, mostrando el número de KyuHyun. Tomó el teléfono y lo lanzó por la ventana
—Vayan pensando un lugar cualquiera al que quieran ir, iremos sin detenernos hasta Icheon…

~

—A estas alturas…ellos ya deben estar lejos…—Jaejoong bajó la cabeza—Es mejor para todos ustedes que no sepan a donde van por un tiempo, es inevitable que vayan a ser agarrados por la policía pero su condena puede ser mínimamente de meses por lo que no traerá consecuencias…pero la mía es un caso distinto, me encargaré de que Noah caiga muy hondo, porque él juró que si yo caía él lo haría conmigo y será así. Sólo ustedes quedarán libres de todo esto pero Jaejoong, necesito que lo jures, por él y por la primera cosa buena que hago en mi vida
-…
—Quiero que cuando esto acabe en definitiva y todos nosotros estemos refundidos en la cárcel, cuides de él. Te necesita, más de lo que está dispuesto a admitir y más de lo que yo puedo aprobar.
—Yo…
—No quiero cavilaciones sólo una afirmación o una negativa
—Lo cuidaré con mi vida
—Eso es suficiente, en cuanto a ustedes pueden quedarse junto a Jaejoong o como quieran es decisión suya pero…también tiene recompensa lo que hicieron por mi hijo…

~

Changmin se quedó mirando a las chicas, temblando como una hoja de papel, pensando y repensando en los asuntos inconclusos, en el miedo y sobre todo en Jaejoong.
—Changmin oppa…
Miró la salida del aeropuerto que estaba bastante lejos ya, esperando que alguien apareciese por ahí pero sabía que no sucedería, volteó de nuevo, viendo a las dos chicas que traían puestas unas pelucas y cargaban a Mandoongie en una jaula que había estado preparada en el auto, se habían cambiado de ropa y estaban preparados para irse.
Volvió a dirigir su mirada a la puerta y luego soltó un suspiro.
—Del vuelo 754 a…Toronto—dijo con suavidad, la mujer asintió y les indicó colocar el equipaje en la pesa, para después pasarlo atrás
—El vuelo empezará el embarque en veinte minutos, disfruten su viaje…
—Muchas gracias…
El destino desde aquel momento iba a ser distinto y lo sabía a la perfección, sin embargo no sabía que más hacer o decir, sólo resignarse a las incógnitas contenidas en su cabeza, manteniéndose en ella como lagunas mentales que se llenarían tal vez nunca.
No había más que hacer, aun si su suposición era cierta y Jaejoong lo amaba él ya partía a un lugar muy lejano, donde quizá no se volverían a encontrar y por más que doliese él creía que era mejor así.

— ¡¡Jaejoong!!
— ¡¿Qué?! ¡¿Se quema la casa?! —exclamó asustado el mayor saliendo de la cocina apresurado. Changmin estaba parado sobre el sillón saltando, luego lo miró y se le lanzó desde el sillón con suerte de no caer ambos al suelo como si fuesen un enorme costal de papas— ¡¡Changmin por Dios!!
— ¡¡Ganamos!! ¡¡Ganamos!! —exclamó el menor abrazándolo mientras seguía dando saltitos arrastrando a Jaejoong
— ¿Ganamos?
—Si, dos cero contra Vietnam. ¡¡Ganamos!! —Jaejoong abrazó la cintura del menor y ambos comenzaron a saltar, se sentaron en el sillón después de la comida, viendo una y otra vez los goles del partido y los comentarios sobre el juego hasta tarde. Jaejoong había tomado una botella de cerveza y mientras hablaba el director técnico de Vietnam Jaejoong se perdió en los castaños ojos de Changmin, sonrió suavemente mientras tomaba firmemente el rostro de Changmin con sus manos.
Fue cuestión de segundos, largos y torturantes segundos en los cuales los labios de ambos se tocaron apenas.
Changmin había perdido su primer beso, pero extrañamente una sonrisa apareció en sus labios luego de ello. La heterosexualidad y el camino correcto podían irse a la Patagonia en este momento.

Sonrió suavemente, recordando la primera vez que vio a Jaejoong con otros ojos, que no fuesen de hermano o amigo, si no como…hombre, en sentido más romántico, viéndolo como otra persona pudiese verle.

Ese era tal vez el recuerdo más doloroso y bonito que tenía de Jaejoong inevitablemente.

Con un suspiro dejó su recuerdo en su corazón dando vuelta para entrar a embarque que comenzaba a ser llamado, JiYeon y EunJung lo siguieron, después de pasar migración exitosamente con los papeles cedidos subieron al avión.

Desde la ventana Changmin veía la pista, era temprano aún y de seguro llegarían a Toronto en una diez horas a más.
Suspiró de nuevo.

—No es divertido
—Pero a mí me pareció muy divertido
—Pues a mi no, y me voy a mi habitación
— ¡Changmin! ¡No te enojes! —Changmin hiso un puchero a todo comentario, alejándose de Jaejoong cada vez más rápido— ¡Sólo estaba de broma! ¡¡Ven aquí!!
Changmin comenzó a correr, tropezándose con la alfombra cayendo de cara al suelo, Jaejoong saltó sobre él.
— ¡¡Por todos los cielos!! ¡¡Estás hecho una vaca hyung!! —exclamó Changmin pataleando para quitarse al mayor encima. Jaejoong no cedió aprovechándose de su ‘peso vaca’ no lo soltó solo dejándole campo para voltearse— ¡¡Quítate!!
— ¡No quiero! ¡Eso te pasa por decirme vaca!!
— ¡¡Estas gordo!! —Changmin pataleó y siguió gritándole ‘gordo’ hasta que Jaejoong decidió darle un pico para que se callara, pero siguió
— ¡¡No me provoques!! —Changmin le sacó la lengua, Jaejoong volvió a darle un beso un poco más largo.
Changmin se calló quedándose quieto mirando sus ojos.
Jaejoong volvió a besarlo con más profundidad logrando perderse en los labios ajenos hasta que Changmin enroscó sus brazos en su cuello.

Changmin volvió a suspirar, acomodando su mochila sobre su regazo, JiYeon lo miró por un rato sin atreverse a decir nada.
Una pequeña lágrima se deslizó por su mejilla junto a un suspiro mientras el sonido de las turbinas del avión comenzaba a sonar.
Entonces lo vio, en media pista, antes de que el avión comenzara su carrera para elevarse, en media pista, la sonrisa de Jaejoong y un letrero pintado precariamente.

‘I am waiting for you’

0 comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD