Cuéntame la leyenda del Conde y su sirviente - Cap. 17

2 comentarios
Sus primeras palabras.

El ambiente del bar se había vuelto tenso en la última media hora.
Eran cada vez más los grupos que se reunían para hablar… pero todos en voz baja.
Era imposible escuchar lo que decía el otro… pero todos se miraban entre sí con desconfianza.
El joven en la barra parecía tener algo que ver con ese ambiente, ya que se acercó hasta la mujer dueña del lugar para decirle unas palabras… el solo sonrío e invitó a algunos chicos a beber algo.

- La carrocería del Conde… ¿Alguna vez la han visto? – preguntó el señor, del cual todavía ninguno sabía el nombre. Ni la pareja, ni su amigo.
- No la vi personalmente… pero si he escuchado hablar de ella. – la muchacha siempre respondía primera con confianza, sin dudas era la más interesada en hablar del tema.
- ¿Te gustaría verla algún día?
- Claro que no, sería peligroso…
- ¿Por qué?
- Porque es del Conde… no quiero cruzarme con él… ¿Qué tal si es verdad que está loco? O peor aún… ¿Qué es un fantasma?
- Vamos Ji Min… no seas prejuiciosa… - Junsu la retó, pero ella pareció darle poca importancia.
- Así que… le tienen miedo al Conde…
- No hay porque temerle… si está muerto… ¿No? – Yoochun preguntó en voz alta, pero nadie, ni siquiera el contador de cuentos le respondió.

- ¿Donde demonios está? – la Condesa llegó alterada desde la casa de sus padres y nada mejor que encontrarse a Jaejoong al cruzar la puerta.
- ¿Por qué demonios yo tendría que saberlo? – el rubio le respondió, copiando el sucio vocabulario que ella había usado anteriormente.
- Un esclavo atrevido y desobediente… hazte cargo de su hija… ¡Su hija…! No para de llorar… y mi padre quiere verlo, necesita decirle algunas cosas.
- Intenta buscarlo en algún lugar… y, ¿Hacerme cargo de su hija? es tu hija también, no solo la de él…
- O hazlo tú… ¡Tu eres el sirviente aquí! Qué el te trate diferente, no significa que yo también tenga que hacerlo. ¡Poco y nada me importa si es mi hija o no!
- Así que tu problema es personal conmigo…
- Por supuesto que sí.
- Pues, no voy a ir a buscarlo.
- No me desafíes.
- No pienso ir a buscarlo.
- ¡Changmin! ¡Jonghyun!

La capacidad de Jaejoong para encontrar el lado problemático de Bo Ah era increíble.
No habían pasado ni 10 minutos de su llegada al castillo y ya tenía ganas de matarlo, pero literalmente.
Tiffany llegó con la niña en brazos e intentó dársela, pero ella no quiso ni siquiera mirarla.

No era su hija. Era solo un problema más que Yunho había creado en su vida.

El rubio se hizo cargo, echándole mala cara por no querer cumplir su rol como madre. Mientras tanto, ella solo continuaba gritando, esperando que alguno de los chicos se acercara al salón.

Ambos llegaron al mismo tiempo.

- ¡No responde a mis órdenes! ¿Quién demonios permite que siga aquí? ¿Eh? ¿Es el idiota de mi esposo? ¡Yo voy a encargarme de que vuelva a ese antro, del cual nunca tendría que haber salido!
- Tranquila cuñada… pase a descansar, yo hablaré con Jaejoong luego.
- ¡No quiero que hables con él! ¡No quiero que nadie le hable! ¿Es tan complicado entender eso? ¡La única solución es que se vaya de esta casa!
- ¡Estás loca! ¡Ya no grites, Hyunah volverá a llorar si escucha tu voz! – el rubio le respondió entre tantos ataques, pero a ella parecía importarle poco y nada el estado de su hija.
- ¿Lo ven? Otra vez faltándome el respeto… ¡Hasta se da el lujo de llamarme loca!
- Ya basta Jaejoong. – la voz seria de Changmin que intentaba traer paz, sin embargo empeoraba todo.
- Vamos Changmin… dile a ella que se tranquilice. ¡Está haciendo un escándalo!
- Cuñada, por favor, trata de controlarte… mi sobrina intenta dormir…

Ese fue el límite de Bo Ah, que estaba siendo regañada incluso por el primo de su esposo.
Cruzó la habitación totalmente fuera de sí y sujetó el brazo del rubio, olvidando completamente que llevaba a la niña en brazos.
Tiffany y Jonghyun intentaron calmarla, pero ella les respondió con una mirada intimidante… mientras que volvía a lo suyo para continuar gritando.

- ¡Te vas de aquí ahora!
- Suéltame que llevo a tu hija en brazos y puede caerse.
- ¡Te vas y dejas de hablarme tan informalmente! – tironeó de él, provocando que  Hyunah empezara a llorar de nuevo, pero más fuerte todavía.
- ¡Mira lo que haces! ¡Estás loca! ¿Acaso no te importa ni siquiera Hyunah?

Changmin intervino como última opción, tomando a la niña en brazos y alejándola de la pelea.
Se la entregó nuevamente a Tiffany, mientras que Jonghyun ya se encontraba sosteniendo a Jaejoong para sacarlo de la habitación… pero éste, no colaboraba lo suficiente.

- ¡Maldito! Ya quisieras que la niña fuese tu hija y no la mía… ¿Recuerdas lo que te dije aquella noche? ¿Eh? Antes de que te fueras…
- Si lo recuerdo… ¡Tiraste tus inseguridades sobre mí! ¡Como haces siempre!
- ¿A que le llamas inseguridad? ¿A recordarte que hagas lo que hagas siempre perderás en esta situación?
- Y tú… ¿A que le llamas perder? ¿Me llamas perdedor a mí? Discúlpame pero no soy yo el que no logra seducir y satisfacer a tu esposo…
- ¿Y que demonios sabes tú de eso? ¿Qué tan seguro estás?
- Es tan simple… ¡No me hubiese hecho el amor ayer a la noche… en tú cama, si es que tu lo tienes tan satisfecho! – el rostro de la Condesa se volvió irreconocible cuando Jaejoong dijo aquello. Definitivamente, todos los códigos se rompieron a ese momento. ¿Amor? Eso había salido de la boca del rubio… Bo Ah no quería creerlo - ¿Qué miras así? ¡Escuchaste bien! Dije… “hacer el AMOR”.
- Eres una puta, ¡Desgraciado! Volverás a ese antro, para revolcarte con viejos más asquerosos que tú… ¡Que es lo que te mereces y de donde nunca tendrías que haber salido!
- ¡Perra! ¿Quién se merece eso? ¡Tal vez tú tendrías que conocer aquellos antros para empezar a tratar bien a las personas!

Y se lanzaron a pelear de manos como los niños.
Changmin simplemente no podía creer lo que estaba viendo… Jonghyun menos…

A todo esto, Hyunah cada vez lloraba más fuerte en los brazos de Tiffany, que intentaba calmarla pero sin éxito… parecía empezar a quedarse sin aire.

Eso los preocupo, así que tuvieron que dejar a la pelea en segundo plano.

Bo Ah se encontraba sobre Jaejoong tirándole del cabello, así como él tiraba el de ella.
No paraban los insultos, y eso atrajo la atención del resto de los sirvientes de la casa.

La niña, de a penas 7 meses, ya empezaba a sufrir los efectos de las peleas diarias en la mansión, cerraba sus pequeños puños y golpeteaba los brazos de la sirviente, exigiéndole que la suelte… pero eso era imposible en aquella situación.

Simplemente se agachó para dejarle tocar el suelo, probando si eso por lo menos lograba calmar  un peligroso ataque de tos que le había agarrado…  Changmin se dirigió a detener el descontrol. Ya habían tocado fondo.
La bebe continuaba llorando, pero algo les llamó la atención… parecía poder mormurar cosas entre las lágrimas. ¿Serían acaso sus primeras palabras?

- ¡Omma! ¡Omma!

El grito desesperado de Hyunah que hizo detener el tiempo en la sala… incluyendo el enfrentamiento. El rostro de sorpresa de Jaejoong y Jonghyun… la sonrisa orgullosa de Changmin… el terror dibujado en los ojos de Tiffany y el desconcierto de la Condesa, que se acercó suspendiendo la pelea para cargar a su hija… la cual lamentablemente no sentía como propia.

Pero la niña no se dejó ni siquiera tocar y continuó gritando.

- ¡Omma! ¡Omma!

El rostro de Bo Ah se volvió blanco e inexpresivo… mientras observaba como Hyunah iba gateando hacia Jaejoong y se apoyaba sobre su pecho… aprovechando que el rubio aún se encontraba echado en el suelo.

Por supuesto, dejó de llorar.

Quizás ese fue el momento en donde Bo Ah perdió la cabeza por completo.
Se llenó de odio, envidia, rencor, asco, vergüenza… y muchísimos sentimientos devastadores más.

Su propia hija, la había rechazado y nada más ni nada menos que por la persona que más odiaba en el mundo… la persona que le había quitado el corazón del hombre que más amó.

No quiso pensar más nada, solo en hacerlo desaparecer… pero de dolor.

Necesitaba demostrarle a Jaejoong lo que era el dolor… lo que era sentirse más miserable que un esclavo, más insignificante que un insecto, menos querido que una plaga…

Tiffany se acercó para preguntarle si se encontraba bien… pero ella, solo salió sin decir nada.
Junto a Jonghyun fueron a buscarla, temiendo que hiciera alguna locura.

Jaejoong… solo se quedó en el suelo con la niña en brazos. La abrazó y la felicitó por haber podido hablar. No podían dejar de sonreír… ninguno de los dos.
Le acomodó el cabello y abrochó un moño en su escaso cabello, le dio un beso en la frente… y aquella escena hizo que Changmin se quedara sin palabras… sin entender por que sentía que el rubio era lo único que necesitaba su sobrina para ser feliz.

Entendió… que aquello que había pasado, solo traería más dolor y peleas a la inestable mansión Jung.

[…]

Si bien, Yunho no se había presentado en el castillo durante todo el día… su nombre resonaba en cada una de las conversaciones.
La familia de Bo Ah se había retirado al enterarse que el Conde no estaba allí.
Prometieron volver lo más rápido posible.
Nadie salió a despedirlos, solo Changmin y el resto de los sirvientes.
Jaejoong no dijo ni una sola palabra… porque no fue necesario. Aunque los ojos de las hermanas Kwon se encontraban sobre él.
De mala o buena manera… uno nunca sabe.
La menor se acercó a saludarlo, dándole un tierno beso en la mejilla… cosa no muy normal en aquella época, mientras que las otras dos, la miraban con mala cara e incluso llegaban a regañarla.
Definitivamente… el rubio terminaba por caerles mal.
La mirada más peligrosa y misteriosa, sin dudas provenía del padre de la Condesa… él sabía de los rumores que se corrían en los pueblos y en el mismísimo ejército sobre el sirviente coreano que amenazaba con robarle la cordura al Conde… y, aunque Typhoon y otros generales se lo habían comentado, él se negaba a creer… porque creía conocer a Yunho, y él, no era de comportarse de ese modo.

Pero ninguna prueba más valida, que la presencia de Jaejoong con su nieta en brazos aquella accidentada tarde.

- Volveremos a vernos Changmin… y dile a tu primo que cuide más de la salud de mi nieta. – dijo el padre de su cuñada, Seo Kwon.
- Así es señor, le diré a mi primo y nos prepararemos mucho mejor para recibirlos la próxima vez.

[…]

Mientras tanto en el lado opuesto de la mansión… Bo Ah intentaba encontrar la calma para hablar con Typhoon y terminar de confirmarle que también participaría en su plan de sacar al rubio de la casa o amenazarlo para que cambie sus actitudes.

Lo odiaba, como nunca antes había odiado a nadie en su vida.

Escribió una carta y envió a uno de sus sirvientes rápidamente a entregarla.
La consigna fue clara: “quiero velocidad y 100% de efectividad en esta orden, o si no, cuando logre hundir a Jaejoong, tu caerás con él”.

“… me lo he pensado y lo decidí General… no va a importarme ensuciar mis finas manos. Estoy simplemente superada y no creo poder verlo (~ sí, hablo de quien usted desea convertir en su amante) mucho tiempo más por estas zonas faltándome el respeto. Voy a convertirme en una asesina y eso para nada sería bueno. Me había hablado de un plan para hacerlo volver sumiso… pues, hágalo efectivo rápidamente. Si acaso necesita que yo le haga llegar algún mensaje a Jaejoong para que pueda verlo y comenzar con el plan, solo envíemelo por medio de mi sirviente. Solo será una tregua momentánea, ya que se supone, usted está intentando robar el puesto de mi esposo… aunque veo que sus prioridades hoy en día son otras. ¡Lastima me dan los hombres como tú! Pero eso no viene al caso en este momento. Ya que Yunho no me permite echarlo, por lo menos enséñele como debe comportarse gracias al lugar que le tocó ocupar. Por favor, sea rápido…”

2 comentarios:

  1. Boa hija de puta serpiente venenosa egoista patetica e infeliz, aunque se vaya jae, yunho jamas la va a mirar solo lograra que yunho la deteste, joder

    LA bebe le dijo omma a jaejoong **-**

    ResponderEliminar
  2. Graaaciaaaas¡¡¡¡ Ya decia que Jae conquistaria a la Beb¡¡¡¡ Ay ChangMin en ves de que andes tonteando mejor asepta que se aman y ponle un estate quieto a la ardida de BoAh que es quien va a contribuir como traidora de Yunho, Increible que los dos dieran semejamte show.

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD