Lonely Heart - Cap. 2

4 comentarios
Malicia


Llevo aproximadamente una semana en este lugar y ya siento que voy a morir. El lugar no es del todo malo, los chicos son entretenidos, la comida es relativamente buena y el espacio es grande, solo que no se deja de sentir como si estuviera en prisión. No nos dejan salir, no tengo noticias de mi familia, quisiera estar con mis amigos del barrio, ir a donde quiera y hacer lo que quiera.

Acá todo es tan repetitivo, nos levantamos, desayunamos, jugamos, intentan algún tipo de clase que termina en fracaso, almorzamos, jugamos, hablamos, vemos tv, cualquiera de esas cosas, cenamos y otra vez a la cama. Creí que la mayoría de tipos acá serian peligrosos, ya que vienen de familias disfuncionales y pobres, pero la mayoría son solo problemáticos, solo eso.

Por fortuna el lugar no es pequeño. Nuestra sección es una casa de dos pisos con varias habitaciones esparcidas a lo largo del segundo de estos pisos. Hay una cocina gigante, un comedor también gigante, una sala y un patio enorme justo en el centro de la casa. También se encuentra un gran jardín detrás de la vivienda, en donde se encuentra una pequeña caseta de madera. Y a pesar de todo esto, todavía me siento como un pequeño pájaro encerrado en su diminuta jaula.

Dicen que antes era muy fácil escapar de acá, pero que al parecer ahora han reforzado la seguridad y es casi imposible huir sin ser atrapado. Mierda. Pero a pesar de todo lo que digan yo se que escapare, nada me queda grande y conociendo bien el lugar, se que lo lograre. Esa es mi nueva meta.

Este es mi octavo día aquí y la repetitiva rutina comienza de nuevo.

Llego temprano al comedor para recibir mi desayuno, lo bueno de estar acá es que puedo comer decentemente sin tener que mover ni un solo dedo. Si estuviera en mi casa probablemente tendría que salir a buscar un poco de comida o dinero, o tendría que trabajar por ello.

Por lo temprano que llegó, no hay nadie en el comedor aparte de aquel chico que me guio la primera noche a mi habitación. Me han contado sobre él, dicen que es raro y callado, que jamás se junta con nadie y que lo único que hace es leer y leer una y otra vez. Es un poco escuálido y pálido, con el cabello negro medio largo y ojos grandes. Casi siempre lo veo con la cabeza gacha y el cuerpo encogido como si estuviera siempre desganado. Su timidez también la he notado yo, ya que en el tiempo que he estado aquí, jamás lo he visto hablar con nadie o socializar con los demás chicos. Supongo que no es raro, solo demasiado tímido. También me contaron que es uno de los más antiguos acá, que es huérfano ya que sus padres lo abandonaron cuando era un bebe. Eso es triste. Aun más triste es ver cómo lo molestan, insultan y se burlan de el tan solo por ser así como es. Supongo que no soy nadie para juzgarlos, Yo no he hecho nada para detenerlos, no me quiero meter en problemas, no es de mi incumbencia y además el chico parece estar muy acostumbrado a eso.

Me mira de reojo mientras coge su bandeja y se sienta en una mesa vacía. Creo que le gusta su privacidad, sino ya hubiera buscado amigos hace mucho tiempo, o eso creo yo. En mi caso no podría soportar estar toda una vida solo, ni siquiera puedo aguantar estar un día a solas. Siempre me ha gustado la compañía. Cojo mi bandeja del desayuno, me volteo y pienso en donde sentarme. Por un instante, pienso en sentarme junto a él para hacerle un poco de conversación, pero descarto la idea al ver a los otros chicos entrar apresuradamente en el comedor. De todos modos, no estaba muy interesado en hablar con él.

Sentados todos sobre la mesa, jin (creo que se llama así) se voltea hacia jaejoong (también creo que se llama así, no lo sé, soy muy malo para los nombres), y le grita - ¡Espero que hayas disfrutado recogiendo todas esas hojas ayer por la noche!- soltando una gran carcajada después.

Todos los demás se ríen con él y yo tan solo me limito a tomar mi taza. No le veo lo divertido, la verdad. Jaejoong se encoge en su asiento y come sus huevos sin atreverse a mirar hacia la mesa. Pobre chico, soportando siempre esas crueles palabras…bueno, así es la vida, no se puede hacer nada, unos nacen con estrella y otros nacen estrellados.

Otros lo siguen molestando con el asunto, gritándole y burlándose de él.

- ¿Acá no nos sacan algún lado? - pregunto queriendo desviar el tema del chico escuálido y su castigo, que en realidad me importa muy poco.

- No lo hacen- contesta un chico del cual tampoco recuerdo el nombre. Rayos - antes lo hacían, pero en esas salidas casi siempre se escapaban los muchachos así que dejaron de hacerlo.

- justo cuando llegue acá – suspiro frustrado cuchareando la comida en mi plato.

- Hey no te desanimes- dice ky hyun- igual todos esos lugares al que nos llevaban eran una total mierda, como templos y lugares porquería como esos. Podemos escaparnos alguna vez e ir a los burdeles, eso es más entretenido.

Fruncí el ceño – ¿Qué acaso no era muy difícil escapar?

- Es cierto, pero a veces hacemos pactos con uno de los encargados de aquí, el nos lleva a esos lugares con la condición de que no nos escapemos. Así los dos ganamos yendo a esos lugares.

Bueno eso sonaba más interesante. Sonaba mucho más interesante.

- Veras que la vida aquí no es tan aburrida como parece – menciona otro de los chicos cuando ya estábamos terminando de tomar nuestro desayuno.

Desvió mi atención al chico solitario quien ya esta levantándose de su mesa, colocando la bandeja en su sitio y procediendo a salir del comedor.

- Eso espero – le digo mientras hago lo mismo que aquel chico solitario.

_________________________________




Otro día pasa exactamente igual al anterior, y al anterior, y al anterior.

Todos los de esta sección del orfanato (menos uno) estamos sentados en una de las habitaciones, bebiendo un poco de soju que ky hyun había logrado conseguir no sé cómo, no sé de dónde. No indague más en el tema porque en verdad necesitaba un buen trago.

- Mi padre se suicido debido a las deudas y mi madre también lo hizo hace 8 años.

No sé si era el ambiente melancólico que traía consigo la bebida pero todos habían comenzado a comentar sus historias acerca de como terminaron en este lugar. La mayoría de estas historias eran muy tristes, algunas más tristes que otras, pero todas tenían en común el mismo culpable: los padres. Casos de problemas de alcohol, drogas, delincuencia, abandono, pobreza extrema, violencia intrafamiliar, locura. Etc. De todo se puede encontrar acá.

- Así que yunho, ¿Cómo llegaste aquí? – me pregunta jeon guk, cuando había llegado el momento de relatar mi historia.

Trueno los dedos de mis manos y todos acercan sus caras en señal de expectativa, ansiosos de lo que voy a decir.

- Vine acá porque mi madre es vendedora de drogas. Mi padre nos abandono cuando mi hermana acababa de nacer y mi madre se vio envuelta en estos negocios sucios. Ella los vendía escondiéndolos en algunos productos cotidianos, como cosas de aseo o comida. La descubrió la policía la semana pasada y ya que yo y mi hermana somos menores de edad terminamos en estos hogares, hasta que se aclare la situación de mi madre.

- ¿Se aclare, acaso no es culpable? – pregunta el miembro más joven de nuestro grupo que tan solo cuenta con 14 años.

- Es culpable pero ella nunca lo aceptara, realizara todas las artimañas para poder salir de ahí. Yo conozco a mi madre- digo con aires de suficiencia. La mayoría de personas no se enorgullecerían de eso, pero yo siempre había apoyado a mi madre, a pesar de que fuera una delincuente. Además, esto me hacía sentir un poco más interesante hacia los chicos, aunque sabía que eso no era necesario. Creo que ya me he vuelto lo suficientemente popular.

- entonces también estabas en ese mismo negocio ¿no? – pregunta jin.

- No, yo no, trabajo en un taller, no tengo el mismo empleo que mi madre si eso es lo que están pensando.

Me miran con cara de no creer mucho lo que estoy diciendo pero yo sé que es la verdad. Allá ellos.

- Bueno huk gak sigues tú.

Justo cuando el que se encuentra a mi lado está listo para contar su historia, la puerta se abre bruscamente, revelando al furioso director que entra a pisoteadas a la habitación.

Ky hyun esconde la botella de soju detrás de su espalda pero ya es demasiado tarde. El director sabe de ella.

- ¿Me podrían explicar que es lo que pasa aquí?

- Solo estábamos hablando – me atrevo a decir.

- ¿Ah sí, me cree estúpido joven yunho?

Yo me quedo callado y el continua - En este orfanato está terminantemente prohibido beber algún tipo de bebida alcohólica. Démelo – señala hacia ky hyun y este entrega la botella al director.

- Tal parece que ustedes se olvidan de que esto es una casa hogar, nosotros podríamos botarlos como basura a la calle sin importarnos nada, pero para su cochina suerte todavía tienen nuestra comida y nuestro refugio. ¡Así que será mejor que se comporten y dejen de dar problemas si no quieren ir a la calle!

Todos nos quedamos callados.

- ¡Por 5 días no podrán salir al patio ni ver la televisión, y yo personalmente me encargare de que esto se haga cumplir. No se burlaran de mi, ¿me entendieron?!

Se escuchan las protestas, quejas y reclamos de mis compañeros pero el director las ignora, saliendo dando un gran portazo en la puerta.

- ¡Mierda ky hyung! – Golpeo jin la cabeza de ky hyun- ¡todo es tu culpa! ¡Dijiste que habías tenido cuidado en entrar el trago!

- ¡Lo tuve! Alguien debió de habernos acusado…

- ¡¿Quién si todos estábamos aquí?!

- ¿Quién más? Pues kim jaejoong, ese mocoso nos tiene rencor desde que le echamos la culpa y lo dejamos que cumpliera el castigo él solo.

- Es cierto- cayó en cuenta jin – ese maldito nos las pagara.

A pesar de que conozco a jaejoong desde hace muy poco, no creo que haya sido capaz de hacer eso. No se veía del tipo que andaba acusando a las personas alrededor de el, más bien era del tipo que se mantenía alejado a todo lo que sucedía a su alrededor. Se mantenía en su propio mundo.

- ¿Qué planeas? – pregunta interesado ky hyun a jin con una sonrisa perversa pintada en su cara.

- Habrá que hacerle una broma.

- ¿Qué broma?

- bueno ya que ese iluso siempre ha querido que lo adopte una familia, deberíamos jugarle una broma con eso, ¿no lo creen?

Sería una mentira decir que nunca le había jugado una broma a alguien, era divertido lo sé, y estando una semana aquí necesitaba algo de emoción, pero lo que planeaban ya era bastante cruel.

- Engañémoslo diciéndole que va a ser adoptado, y cuando llegue a donde supuestamente lo conocerán, démosle el susto de su vida – dijo otro de los amigos de jin y ky hyun.

- Utilicemos la caseta que se encuentra en el jardín de la casa, está sola y abandonada, llena de lodo, ratones, culebras y otros animales asquerosos de los cuales se puedan imaginar – menciona ky hyun.

- Seria gracioso que se quedara ahí por unas horas, a ver si hace otra cosa más aparte de leer - se burlo jin.

Algunos parecen de acuerdo, otros simplemente no dicen nada y yo realmente no se que decir.

- Yunho tienes que ser tu el que le diga – me dice jin.

- ¿yo? ¿Por qué yo? – replico.

- Porque si le decimos uno de nosotros, va a sospechar, en cambio si le dices tú, no lo hará porque eres nuevo.

- No lo sé – digo – la verdad no estoy muy de acuerdo con esto.

- ¿yunho de qué lado estas? – me pregunta ky hyun en un tono de voz que sinceramente no me gusto.

- ¿acaso tengo que estar del lado de alguien?

- Por su culpa, estamos castigados.

- Ni siquiera sabemos si fue por su culpa.

- Quien pudo haber sido sino fue el ¿acaso fuiste tú?

- ¿Eres estúpido o qué?

El ya me está hartando.

- Hey tranquilos, yunho, será divertido, vamos acepta ¿sí? – dice jin.

Lo medito un poco y luego de varios minutos, lo termino aceptando. Bueno solo iba a ser una pequeña broma, sé que no es lo correcto, pero no es como si fuera a matar a alguien. Me gusta divertirme también, aunque sea debido al dolor ajeno.

Los demás chicos empiezan a planear como será la broma y yo tan solo bebo el resto de soju que queda en mi copa.

_________________________________




No fue difícil encontrar a jaejoong la mañana siguiente, normalmente se encontraba en la biblioteca o apoyado contra una de las paredes leyendo algún libro. Parecía que no hacía otra cosa.

Los chicos me habían dicho que decir, así que no estaba nervioso hasta el momento en que lo vi sentado tranquilamente sobre el piso. Bueno me había comprometido a esto y no podía echarme hacia atrás, aunque una parte de mi decía que lo hiciera, que esto no era correcto.

- Hola – me siento a su lado y el voltea sorprendido – creo que tu eres el único con el que no me he hablado desde que llegue aquí ¿Cómo estás?

- bien – dice casi en un susurro.

- eres kim jaejoong, ¿verdad?

- sí.

- entonces si eras al cual buscaba.

Me mira confundido - ¿Por qué?

- Ayer escuche que iban a adoptar a uno de nuestra sección, a un huérfano – miro hacia al frente no pudiendo mirarlo al pronunciar mi mentira – oí que ibas a ser tu, que una familia coreana residente en Europa te iba a adoptar.

Volteo y veo como sus ojos de abren, esperanzados. Dios en que me metí.

- ¿Qué?

- Bueno eso…ayer vino una pareja, ellos dijeron que no tenían ganas de adoptar a un bebe ya que no tenían ganas de cambiar pañales y todo eso, que querían a un joven adolescente. El director les mostro las fotos de los huérfanos a esa edad y dijeron que les gustabas tu. Luego, ellos te observaron sin que te dieras cuenta y quedaron convencidos de que eras el perfecto.

Una gran sonrisa se forma en su cara y yo me siento aun más culpable.

- ¿Cómo son?

- Ehh…como una pareja normal, ya sabes, jóvenes…bueno no tan jóvenes…supongo que están en sus 30 llegando a los 40.

- ¿En qué país de Europa…?

- Ehh…parís – digo lo que se me viene a la mente.

- ah…Francia – sonríe bajando la mirada. Me hace sentir como un ignorante al decir que parís era un país.

- ¿Cuándo los podre conocer? – me pregunta débilmente después de un tiempo, a pesar del tono de su voz, su aura proyecta una especie de felicidad.

- Esta misma tarde, oí que iban a venir hoy a conocerte personalmente, yo te avisare.

- Gracias – me agradece y siento que el corazón se me va a romper al ver su cara.

- De nada - Me dispongo a irme, pero su voz me retiene.

- ¿Por qué lo haces?

Sé que se está refiriendo al hecho de venir a avisarle acerca de su “supuesta” adopción, pero para mí, fue como una pregunta de por qué le estaba haciendo esta cruel broma precisamente a él.

- No lo sé - Contesto honestamente.

___________________________________




- Yunho…. ¡Yunho! – Me transportan de nuevo a la realidad- avísale ya, estamos listos – dice ky hyun aguantándose la risa.

Le asiento y salgo en busca de jaejoong, algo me dice que es mejor no encontrarlo…pero ahí está, parado en medio del corredor, con una media sonrisa en la cara, brillando como si no existiera nada más en este mundo además de él.

Me le acerco y noto como se ha alistado, veo que se ha peinado más de lo habitual y su ropa la ha escogido cuidadosamente para la ocasión. Viéndolo así, me hace notar que en verdad es diferente…diferente de una manera buena. Su rostro es más delicado que el de la mayoría de los chicos, sus facciones y sus rasgos son muy únicos, el es muy único.

Me llama por mi nombre al ver que no digo ni una sola palabra.

- Ya están aquí – justo después de decir eso, noto como una gran sonrisa se posa en su cara. Si tan solo supiera…

- ¿Dónde?

- sígueme.

Me quedo estático un segundo, dudando si hacer esto o no.

- ¿El director no debería estar aquí? – dice y siento que nos va a descubrir.

- El me mando por ti – respondo hábilmente.

El asiente y me sigue mientras caminamos por los grandes corredores de la casa.

Atravesamos el gran jardín detrás de la casa y lo guio hasta una pequeña caseta de madera que se localiza en una de las esquinas de aquel inmenso jardín.

- El director me dijo que aquí te esperarían ya que deseaban un lugar alejado para poder hablar – miento.

El parece dudar acerca del lugar pero la ansiedad lo puede más.

Abre la puerta lentamente con la palma de su mano y yo puedo ver como la caseta está totalmente a oscuras. De repente, detrás de mí, llega a toda velocidad ky hyun, quien sin importarle ni un poco, empuja a jaejoong dentro de la caseta y cierra la puerta. Los demás chicos salen de sus escondites y ayudan a ky hyun a cerrar la puerta.

- ¡Conoce a tus nuevos padres jaejoong, las ratas y los murciélagos! – le grita ky hyun sosteniendo fuertemente entre sus manos la manija de la puerta.

- ¡No sáquenme de aquí! – siento como jaejoong solloza y golpea la puerta tratando de escapar de aquella caseta.

Ky hyun y sus secuaces se ríen a carcajadas a costa del sufrimiento del pobre chico, mientras que los otros tan solo muestran sus sonrisas, queriendo cumplir con el papel de divertirse aunque yo se que en el fondo se sienten culpables.

Culpables como yo, esto es terriblemente cruel e infantil.

- ¡Revuélcate en el lodazal jaejoong! – grita jin desde afuera.

Jaejoong no grita, solo se limita a golpear la puerta.

- ¡vámonos! – grita ky hyun a los demás y todos emprendemos la huida, corriendo hacia la casa, dejando al pobre jaejoong atrapado en aquella caseta.




Ya es de noche y aun no hemos sacado a jaejoong de esa horrible caseta. Aunque me siento mal no soy capaz de ir a ayudarlo. Simplemente siento que ya no debo entrometerme más.

Sentados en el comedor, comiendo la cena, todos dan su teoría de lo que tal vez le había pasado a jaejoong. Que si había sido comido por las ratas, que si se había desmayado, que si se había ahogado en el lodo, que si había sido mordido por un murciélago. Las teorías eran totalmente ridículas, pero de igual forma todos se reían. Yo me quede callado.

- ¡Hey yunho!, ¿por qué tan callado? normalmente nunca paras de hablar – me dice chosung, otro de los chicos de aca.

- ¿mariquita, sientes algún tipo de remordimiento o qué? – cuestiona ky hyun, con ese tonito de voz que odio.

Voy a responderle pero veo que por una de las puertas de la cocina, llega jaejoong totalmente empapado en lodo. Su cuerpo esta encorvado. La sala entera se queda en silencio hasta que las risas destruyen ese silencio. El tan solo nos mira con ojos llorosos mientras procede a salir lentamente de ese espacio, dando paso a paso pisadas cada vez más débiles.

Su pose se ve derrotada.

¿Cómo habrá salido de allí? Es lo primero que cruza mi mente. Tal vez pudo salir por sus propios medios o tal vez alguien lo encontró y lo ayudo.

Arrastra torpemente los pies por sobre el piso y cuando sale completamente del comedor, me volteo hacia mi comida, saboreando otra vez el sabor amargo de esta.

_________________________________




El director se entero de nuestra bromita a jaejoong y por esa razón, literalmente nos arrebato la comida que estábamos comiendo y nos mando derecho a nuestros dormitorios. Rayos y con esta hambre que tengo.

A la media noche, siento como mi estomago comienza a rugir debido a la falta de alimento. Hubiera pensado dos veces el hacer esta broma, si eso implicaba poner a sufrir a mi estomago.

Dando pequeños pasos sobre la punta de mis pies, salgo silenciosamente de mi habitación y me escabullo a través de los pasillos en dirección a la cocina. Cuando estoy a punto de entrar en ella, veo como una tenue luz de al parecer una esta prendida en su interior. Me detengo y ojeo por la inmensa puerta revisando quien rayos podría estar adentro a esta hora.

Lo que veo me deja en shock…es ese chico…jaejoong, con la cara bañada en lagrimas y sosteniendo en su mano una especie de cuchillo apuntando directamente a su vientre.

  ¿El estará pensando? ¡Oh dios no!

4 comentarios:

  1. que piensa hacer espero que no intente quitarse la vida pobre ya es demasiado lo que lo torturan y ya no a de poder estar así y todavía que confío en yunho este también lo traiciono y todo por seguir a esos tarados espero y que yunho entre en razón y ayude a jae y que le den remordimientos por como se a portado con el sin que jae merezca que lo traten mal y lo apoya y este con el para que jae ya no se sienta tan solo en ese lugar y le de un poco de felicidad que el se merece espero y actualices pronto pues lo as dejado muy interesante y quiero saber que pasara con jae y espero todo le salga bien

    ResponderEliminar
  2. Super bueno !!!! Me dejaste intrigada pobre jae.si de por si su vida ea dificil ahora el bobo de yunho se ha unido a la bola de inutiles. Pero que jae no se haga daño ;^; que le demuestre a esos imbeciles que el puede mas. Y me dio tanto coraje yunho que espero que no lo perdonen tan facilmente aunque se haya sentido mal despues de haberlo hecho pero merece sufrir por un poco de odio por parte de jae ademas haria mas interesante la historia jejeje pero bueno es tu fic ♥ ojala actualicen rapidp hasta la proxima

    ResponderEliminar
  3. Anónimo7/28/2013

    Me gudto mucho ya termine con ese arroz con leche wiiii malo yunho x un momento sentí cólera cuando dijo mejor ya no m entrometo y si lo hizo antes tarado y ahora pobre jae pero esta verde q se enamoren x lo menos yunho ya vio q es unico

    ResponderEliminar
  4. Esto es demasiado
    Esto es demasiado
    Esto es me cai de la silla.
    Maldito Yunho ;---: Y Jaejoong esta..estara muy lastimado ahora pero seguro se hara mas fuerte gracias a ese golpe tan duro.

    DIOS Justo como ha terminado! TENGO MIEDO.
    Envia el tres por favor;;

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD