No mi lobo - Cap. 10

8 comentarios
Yunho lanzó un aullido feroz a la luz de la luna, el último que daría para atacar, los suyos respondieron al unísono preparándose para lanzarse sobre los otros, ellos, dispuestos a recibirlos.
Rugió lo más fuerte que pudo y se lanzó al ataque, estaba decidido a atacar con toda su fuerza, no iba a rendirse tan fácilmente, tenía que ser un líder hasta el final, debía serlo, no sólo por él, sino por los suyos, era su deber transmitir confianza y esperanza donde no la hubiera.

Aullidos lastimeros sonaron en el bosque, la proporción era 5:1, ningún lobo podría con eso, pero estaba en su naturaleza pelear hasta el final, pelear y no rendirse, defender su existencia, porque, comparados con la mayoría de los vampiros, ellos procuraban el bienestar de la humanidad, siempre protegiéndola desde las sombras, y éste, era uno de esos intentos de protegerla.

No había lobo que luchara sin saber que no viviría para ver de nuevo salir el sol, no había lobo que no supiera que perdería la vida, pero eso los motivaba a luchar más, a no rendirse hasta la muerte, hoy, eran ellos quienes peleaban, mañana, serían otros los que defendieran.

Yunho podía derribar sin problemas al que se le pusiera enfrente, pero, al detenerse un momento, observó a su alrededor, los suyos caían como moscas, sin morir, los vampiros se divertían con ellos en su agonía, aunque quisiera, no podría ir a auxiliarles, pues, al ser de los pocos en pie, la proporción cambiaba notoriamente.

Se lanzaron sobre él como buitres hambrientos, sabían, que una vez derribado el alfa, la manada perdería un pilar de fuerza, entonces, sería fácil matarlos, después, Jaejoong era su objetivo, luego sería Junsu…y Yoochun correría la misma suerte, el único que tenía posibilidades de vivir, aunque sólo unos meses, era Changmin, pero sólo atrasaban su muerte.

E irremediablemente, terminó tendido en el suelo, con varios de ellos manteniéndolo firme en su lugar, luchó, luchó hasta el final, no se rendiría. Uno de los vampiros se acercó sonriendo, estaba preparado para darle el golpe final, Yunho lo miró furioso, rugía y gruñía luchando por liberarse, aunque sabía que no podría hacerlo.

Ni siquiera cerró los ojos cuando observó al otro lanzarle el golpe final, no le daría el gusto de verle aceptar su destino, aunque ya lo había hecho.

Pero entonces, pasó algo que nadie esperaba, algo que hizo detenerse al otro, nadie se imaginaba que algo así pudiera suceder, nadie creía jamás ver algo así, no en mucho tiempo, ni siquiera en el pasado había sucedido, ni en las peores situaciones.

-Imposible…-susurró Ji Sung desde lejos, pues podía percibir lo que sucedía en la lucha.

Un solo aullido feroz sonó en medio del bosque, un lobo, un alfa, se había interpuesto entre el vampiro y Yunho, frenando con sus garras el golpe, gruñó fuertemente haciendo retroceder a los vampiros, Yunho se quedó tendido en el suelo viendo al alfa que lo había salvado; éste gruñó una vez más advirtiéndoles a los vampiros que no se acercasen o sufrirían las consecuencias.

Se giró hacia Yunho, quien estaba mal herido, y con su cabeza le instó a levantarse, empujándolo levemente para darle soporte, Yunho se tambaleó un poco, pero se levantó sin dejar de observar a su salvador ni un momento, preguntándose por qué lo había hecho.

Más aullidos de lobos se escucharon en el interior del bosque haciendo que todos los presentes giraran la mirada hacia donde algunos de los árboles comenzaban a ceder a poderosos pasos que provocaban que el suelo temblase, las aves huían temerosas ante la nueva presencia en el bosque.

Yunho pudo verlos, salían detrás de las colinas, manadas se acercaban a ellos, gruñendo molestos, acercándose amenazadoramente, provocando que los vampiros retrocedieran inevitablemente, observándose unos a otros, ahora, la proporción era muy parecida, era difícil establecer un vencedor; y detrás de cada manada presente, su alfa observaba el panorama.

Primero, apareció el alfa líder de la manada femenina más poderosa del país, Lee Chae Rin, ella era conocida por su excelente organización y certeza en los ataques, muy pocos podían contra ella y las suyas, porque su manada era conformada por mujeres en su mayoría, ágiles y fuertes en los ataques, como amazonas.

Después…

-Hyun Joong- sonrió Jaejoong al reconocerlo, un viejo amigo que siempre lo apoyaba en cualquier circuntancia.

Su manada no era muy poderosa, pero era eficaz, era astuta y rebelde en cierto sentido, si había algo que debía reconocerle, era que nunca se rendían, por más difícil que fuera la situación, se mantenían de pie y presentes aunque no estuvieran activos.

Ji Yong era el alfa que había salvado a Yunho, de pie junto a él,  era bien conocido que su manada y la de Chae Rin eran muy cercanas, casi hermanas, siempre una junto a la otra, Ji Yong era alfa de la manada más agresiva de la zona, la que en sus ataques era mortal, que no mostraba piedad con sus enemigos, donde estuviera una manada, estaba la otra.

Y lo mismo sucedía con las manadas de Leetuk y Taeyeon. La manda de Leetuk era la que más miembros poseía entre todas las manadas existentes, algunos iban y venían, pero todos dispuestos a luchar cuando se les llamara, imponiendo presencia poco a poco, ganándose el respeto de las demás. Taeyeon era el alfa de otra manada femenina, sus integrantes eran muy diferentes entre sí, todas y cada una de ellas tenía una cualidad única que servía demasiado a su raza.

Yunho los vio a cada uno, aún sin creerlo del todo, se preguntaba qué hacían ahí…cómo los habían encontrado, ellos sólo lo miraron a través de sus ojos de lobo, acercándose poco a poco con los suyos, todas las manadas uniéndose frente a su enemigo común.

Los recién llegados echaron hacia atrás a los miembros de las manadas de Junsu y Yunho, ayudando a los heridos a levantarse y a retroceder, podía verse que estaban cansados, Ji Yong se plantó frente a Yunho, gruñendo sin dejar de verlo, Yunho entendía que quería, pero no se haría hacia atrás nada más así, quiso renegar, pero Hyun Joong se paró a su lado, viéndolo primero para después girar en dirección de Jaejoong.
Yunho gruñó inconforme, pero aceptó, dio la orden con un gruñido a su manada de retirarse, los suyos le siguieron, ahora, su única preocupación era proteger a Jaejoong y a Changmin, esa era la orden de los demás alfas.

Los vampiros mostraron sus afilados dientes,amenazando, pero ninguno de los alfas se inmutó ante la acción, sino que lanzaron gruñidos temibles, no les temían, ira estaba contenida en ellos, ira provocada por los mismo vampiros, ahora, esta era su oportunidad de vengarse. No dieron tiempo a nada más, un gruñido al unísono fue el detonante para comenzar a atacarlos, seguido de ladridos, mordidas, crujido de árboles y sangre corriendo por el verde pasto.

Yunho giró la mirada, estaba hasta el final de su manada, se detuvo para ver la inmensa batalla que ahora se desataba, los lobos aún eran menos, pero la fuerza y certeza era mejor, ellos, con una fuerza brutal, ellas, con agilidad y certeza que poseían, era difícil que perdieran.

-¿Yunho?- preguntó Jaejoong cuando llegó a su lado.

Los que estaban de pie se dedicaron a ayudar con sus heridas a los demás, Suk Won les proporcionaba hierbas medicinales que estuvieran cerca.

-Yo no les he llamado- dijo Yunho cuando volvió a su forma humana.
.
.
.
.
-¿Pretendes hacerme creer que llegaron por su cuenta?- preguntó molesto Ji Sung a Yoochun.

-Mis alfas no han llamado a ninguna de las manadas ahí presentes- renegó Yoochun.

Ambos miraron a Junsu.

-A mí no me miren, yo ni enterado estaba hasta que mi hermano me llamó- dijo Junsu.

-¡¡Bruja!!, esa has de haber sido tú- atacó Min Ji mientras trataba de golpear a Ye Rim.

-¿Y qué ganaba con eso, ah? Algunos de esos alfas quieren matarme- Ye Rim le asestó un golpe que tiró a Min Ji.
.
.
.
.
Flashback

-He escuchado que hay un altercado entre la manada Kim y los aquelarres- dijo Chae Rin, cómodamente  sentada en el sofá de la enorme estancia, justo como a ella le gusta, recargada en uno de los brazos, con las piernas en el otro, como si estuviera acostada en el diminuto sillón.

-¿Qué clase de altercado?- preguntó Ji Yong, quien estaba de pie frente a su ventana, observando sus jardines, una mano en la cadera y otra recargada en el marco de la ventana.
-Se rumora por ahí, que Ji Sung desea a un lobo de la manada para deshacerse de los nuestros.

-¿Cómo?- preguntó Ji Yong con duda, no entendía muy bien qué es lo que quería decir.

-No lo sé, Dara no ha escuchado mucho que nos sea de utilidad, pero parece ser que este lobo es importante, puede llevarnos a la ruina…o no, depende de si Ji Sung lo atrapa…ha dicho que la manada de Jaejoong y Yunho, de la mano con la de Junsu, han ido en su rescate…

-¿Dos manadas?

-Sabes como todos, que Junsu y Jaejoong son hermanos, ninguno abandonaría al otro, pero me preocupa…

-¿Eh?

-No es un solo aquelarre contra el que se enfrentan, todos hemos sido ciegos, nos hemos negado a ver…

-¿De qué hablas?- JI Yong por fin volteó a verla.

-Ji Song ha estado creando alianzas con más aquelarres, siendo él el líder…son dos manadas contra varios aquelarres…

-¿Y con qué propósito me dices esto?

-Ninguno de los alfas está relacionado sanguíneamente con el lobo..me pregunto qué es lo que los hace enfrentarse a una muerte segura sólo por salvarlo…

-Exageras…

-¿Crees? Dara ha dicho que Ji Song tiene un arma que podría destruir nuestra raza…

-Imposible…

-Aún así, no creo que sea prudente sólo quedarnos sentados, esperando la noticia de la muerte de ambas manadas.

-Esas manadas no son débiles, no pueden morir.

-¿En serio?- Chae Rin preguntó con interés- Ji Song salió antes del atardecer a recuperar al lobo…¿por qué está tan desesperado en tenerlo? ¿Por qué se arriesgaría a salir a la luz del sol? Nunca antes lo ha hecho, ni siquiera cuando intentó atacarte…

Ji Yong iba a responder, pero la puerta fue abierta, entrando su beta Seung Hyun.

-Ji Yong…los alfas Taeyeon y Leetuk están aquí…

Chae Rin sonrió.
-¿Coincidencia?

Ji Yong no le respondió, se giró a su beta.

-Déjalos pasar…

Al momento entraron los alfas, los cuatro se miraron con cara de pocos amigos, no es que en realidad no se llevaran bien, es sólo que…es difícil congeniar en todo con alguien que tiene tu mismo temperamento y posición.

-Tenemos que hablar…-dijo Taeyeon seriamente- Y rápido…

El sol apenas comenzaba a ocultarse en el horizonte, señal de que pronto los vampiros tendrían más poder.

Fin Flasback.
.
.
.
.
La pelea era por demás sangrienta y certera en cualquier lado, cuando un vampiro caía en manos de un lobo, éste no perdía tiempo y le desgarraba la garganta con furia, sus garras llenas de sangre, nunca les darían una oportunidad de vencer.

Los alfas observaban de vez en cuando el panorama, asegurándose de que ningún vampiro se escapara, no sabían muy bien qué es lo que estaba pasando o siquiera por qué peleaban, pero era seguro que estaban haciendo lo correcto, lo presentían, ver a Yunho defenderse y luchar hasta el final se los había confirmado, como lobo, cualquiera lo habría hecho, pero ninguno hubiera mostrado la misma determinación que Yunho, luchaban por una causa noble, aunque la desconocieran.

Junsu estaba aburrido, no estaba haciendo nada, Ji Sung y Yoochun luchaban uno contra el otro, las “Hermanas del Mal”, como les había puesto, peleaban sin ser serias, las manadas contra el aquelarre que Ji Sung había formado de varios aquelarres, Yunho y Jaejoong cuidando a los heridos…..

-¡¡Y yo qué!!- gritó molesto.

Min Ji cayó al suelo, Ye Rim no le dio tiempo de levantarse, colocándose sobre ella, con  una daga en su mano, sosteniendo con la otra su cuello, la miraba furiosa…entonces, su mirada comenzó a entristecer, las lágrimas habían comenzado a surgir de sus ojos sin dejar de ver a Min Ji.

-Tú eras la favorita de mamá…-comenzó a decirle- ella nunca me amó como te amó a ti…-Min Ji dejó de luchar- ella me temía…odiaba lo que yo soy…tú piensas que ella salía a pasear conmigo…pero no era así, ella me llevaba para tratar de asesinarme…quería que yo muriera….quería que fuera normal…..”¿Por qué no eres como Min Ji?” “¿Por qué me castigan así?”- las lágrimas salían de los ojos de Ye Rim- Me miraba con horror…nuestra madre creía que yo era un mostruo…un adefecio…pero yo no pedí nacer así…yo no pedí ser quien soy…
-Ye Rim…

-Cuando te fuiste…ella me culpó, dijo que yo te había matado con mi simple presencia…¿cómo iba  a hacer eso? Yo te amaba…eres mi hermana…jamás te hubiera hecho daño de ningún tipo…cayó en la locura por mi culpa…y tú eres lo que eres por mí…siempre creíste que yo era la mejor…¿pero sabes? Yo siempre quise ser como tú…te envidiaba…pero no podía odiarte…no podía…

Ye Rim guardó silencio sin dejar de llorar, sin dejar libre a Min Ji.

-Con el tiempo, sé que nunca debía haber nacido, mi existencia no debe continuar….y tampoco la tuya- Min Ji la miró asustada, volviendo a luchar para liberarse- Tú y yo debemos morir…ninguna tiene el derecho de seguir viviendo…

Junsu se levantó para separarlas, las palabras de Ye Rim no tenían sentido, pero una fuerza invisible le impidió todo movimiento, dejándolo en su sitio.

-No te metas…- le dijo Ye Rim.

-¡Oye, escucha lo que estás diciendo! ¡Es una incoherencia!

-¡¡Silencio!!- Ye Rim lo miró enojada- Min Ji…nacimos juntas…y moriremos juntas…

Junsu las miró, no se parecían en nada como para que fueran gemelas.

-¡¡Ye Rim!! ¡Reacciona!- Min Ji se retorcía debajo de ella, no conseguía liberarse.

-Tú siempre nos culpaste a mamá y a mí de la muerte de papá…pero el único culpable de su muerte, es Ji Sung, él lo asesinó...la persona que tú idolatras asesinó a papá…y luego, tú, ilusamente entregaste a mamá bajo la promesa de hacerla inmortal como tú…para que ambas viveran bien…lejos de mí…te dijeron que no sobrevivió a la transformación ¿verdad?- Min Ji no respondió- La verdad es que nunca le dieron la oportunidad…fue lanzada directo al matadero como comida para ellos…

-No es cierto- Min Ji comenzaba a llorar.

-Pregúntale a tu novio…Ji Sung te responderá…él sólo te ha usado…

-¡¡Mentirosa!!

Min Ji miró a Ji Sung, éste sólo la vio unos segundos…ella esperaba que fuera a ayudarle, en cambio, salió corriendo hacia el bosque con Yoochun siguiéndole el paso enfurecido.

-Ji Sung…-dijo en un susurro.

Ye Rim no esperó más, sino que clavó la daga directamente en Min Ji, al tiempo que Min Ji clavaba la suya en Ye Rim cuando ésta la soltó por un leve momento, Junsu quiso liberarse y correr hacia ellas, esto no debió terminar así, pero todavía era incapaz de moverse.
.
.
.
.
El sol comenzaba a amenazar con salir, ya no importaba, las manadas habían arrasado con casi todos los vampiros, pocos quedaban en pie, ninguna baja más, como era de esperarse.

Ji Sung podía sentir que estaba perdiendo, no había considerado que las mandas se unieran, aunque no fueran todas, sabía que jamás le hubiera pasado por la mente aquélla alianza, los líderes no se llevaban bien, siempre estaban unos contra otros, eso lo había tomado como una ventaja, pero se había transformado en desventaja.

Por que no era una manada contra la que se pelaba, sino una raza…una raza que había subestimado, y ahora, estaba pagando su error. Tenía que refugiarse, pronto, el sol estaba saliendo, pero con Yoochun furioso detrás de él, sería algo difícil de conseguir.

Yoochun corría detrás de Ji Sung, estaba molesto, no lo dejaría escapar, acabaría con él de una vez por todas, no se merecía siquiera pizca de compasión, nada, él había causado todo eso por su ambición, y aunque no hubiera sido él, algún descendiente de él en un futuro lo hubiera intentado, amenazando siempre a los suyos.

Lo mejor era acabar con esto de una vez, cuando acabara con Ji Sung, no habría más descendiente vampiro de Song, no habría más amenaza de un posible híbrido, no habría más que peleas simples entre ambas razas, incluso entre manadas o aquelarres, pero nada fuera de lo normal como lo que vivían ahora.

Un paso en falso fue la oportunidad perfecta para Yoochun de alcanzar a Ji Sung, rodando colina abajo con él mientras le atestaba poderosas mordidas, como si fuera un lobo rabioso, Ji Sung no podía defenderse del todo, la silueta de Yoochun era mucho más grande que la suya, y aunque Yoochun no podia sujetaro directamente, sus colmillos y garras ocasionaban un daño severo.

Cuando llegaron al suelo se separaron sin remedio, Yoochun se incorporó y se sacudió las hojas y tierra de su pelaje, Ji Sung apenas logró incorporarse, sangrando por las heridas que Yoochun ocasionó. Yoochun se preparó para lanzarse al ataque.

-¡¡Espera!!- rogó Ji Sung, con las manos al frente como si pudiera detenerlo- No tenemos por qué terminar así..-sonrió temeroso- Podemos convivir…en paz…sólo…sólo pido una oportunidad…lo único que quiero es un hijo…¿acaso es mucho pedir? Yo…

Pero Yoochun no lo escuchó, lo tomó del tobillo son sus dientes y lo lanzó lejos, nada de lo que le dijera lo iba a hacer cambiar de opinión, había intentado herir a Changmin, había provocado la muerte de algunos de sus amigos, había jugado con su raza, no escucharía nada que viniera de la boca de Ji Sung.

Ji Sung no podía defenderse, estaba demasiado débil, el amanecer estaba cerca, y él estúpidamente había salido al atardecer para cazar a Changmin, no resistiría los ataques de un lobo furioso…
.
.
.
.
.
-¿Qué ha pasado?

Yunho llegó donde estaba Junsu, éste sostenía en sus brazos a Ye Rim, quien parecía estar dormida, pero sabía que no era así.

-Han peleado hasta matarse…-dijo Junsu- incluso cuando se dieron un golpe de muerte…se levantaron y siguieron luchando…ella no me dejó actuar…

-Junsu..-Jaejoong puso una mano en su hombro, ayudándole a incorporarse.

-¿Dónde está Yoochun?- preguntó Changmin buscando alrededor.

Todos los alfas miraron buscando, hasta que apareció Yoochun arrastrando consigo a un casi muerto Ji Sung, Changmin sonrió al verlo.

-Queremos una explicación después de esto- dijo Ji Yong seriamente.

-¿Quieres decir que vinieron a ayudarnos sin saber por qué?- preguntó Junsu asombrado, los alfas sólo desviaron la mirada avergonzados.

Yoochun volvió a su forma humana, yendo enseguida al lado de Changmin, quien le ofreció ropa para que se cubriese. Yunho se acercó a los líderes nervioso, porque Jaejoong no estaba en condiciones de entablar una conversación seria, y Junsu no tenía ganas de hacerlo.

-Yo…este…-Yunho se rascó la nuca nervioso- Gracias…gracias por todo- sonrió.

-No fue nada…sólo…sólo queremos una explicación.

Yunho asintió, después de descansar les explicaría todo, no tenía que precipitarse, tenían que ver por sus heridos, y recoger a los caídos, había mucho que hacer antes de conversar con los alfas.

-¿Y ahora qué?- le susurró Changmin a Yoochun.

-No lo sé…puede que una cosa termine, y otra inicie….

-¿Qué haremos con él?- preguntó Yunho molesto, observando a Ji Sung aferrarse a la poca vida que le quedaba.

-Sería precipitado matarle…pero de no hacerlo…-opinó Leetuk- Desconozco por qué lo atacaron, o los atacó, pero estoy seguro que será un problema si lo dejamos vivir…

No se dijo más, Taeyeon sonrió y se acercó a Ji Sung, tomando su cabeza sin dejar de sonreír…todos saltaron en su lugar, había sido muy sádico, pero Ji Sung ya no vivía, Taeyeon no dejó de sonreír, daba miedo.

Nadie decía nada más, simplemente sonreían tímidamente unos a otros, años han sido los que fueron “enemigos”, años de no apoyarse unos a otros, pero ahora, un incidente los ha unido como los hermanos que son, como la raza que siempre debió existir y forjarse.

-Así que…¿qué día podré ver a Ji Hye?

Yunho sólo sonrió mientras veía el amanecer, un amanecer hermoso.
.
.
.
.
El día avanzaba con una calma absoluta, el bosque parecía de ensueño iluminado por los rayos del sol,  como era época de lluvias, todo estaba verde y hermoso, las flores habían crecido favorablemente, las manadas estaban en absoluta paz y armonía, los aquelarres habían casi desaparecido, aunque era seguro que buscarían venganza, pero no en este tiempo, tal vez, en el futuro.

Las aves cantaban armoniosamente, las sonrisas habían vuelto a las caras en la manada, Junsu había decidido pasar mucho tiempo con la manada de Yunho y Jaejoong, le gustaba estar ahí, incluso pensaba que lo mejor sería unirse definitivamente con ellos, pero eso todavía era un tema a discutir.

-¡¡¡JUNG YUNHO, TE EXIJO QUE VENGAS EN ESTE INSTANTE!!!

Yunho se cubrió con el cojín de su sofá la cabeza, quería esconderse, quería 5 segundos de paz  y tranquilidad.

-¿No piensas ir, Yunho?- preguntó Junsu un poco preocupado.

-No…dile que salí…dile que no estoy…-suplicó Yunho a Junsu.

-¡¡DIJE QUE VINIERAS EN ESTE INSTANTE!!

-Yunho…si no vas, será peor…

-¿Qué? ¿Qué puede ser peor?- “lloró” Yunho.

-No lo sé, pero sea lo que sea, sabes que será peor…

-¡¡¡YUNHO!!!

Yunho miró tristemente a Junsu, éste sólo le dio una mirada lastimera mientras lo veía caminar hacia su habitación, sí, le tenía lástima, pocas semanas han pasado desde aquél día, una alianza con las manadas se ha forjado, y Jaejoong ya está próximo a dar a luz, como era de esperarse, avanzaba rápido, y con ello, siempre venían cambios de humor repentinos, como si fuera el primer trimestre.

Si era un cambio bueno, toda la manada celebraba, pues Jaejoong ofrecía fiestas, comida, o simplemente salía a pasear con Yunho. Pero si era un cambio malo de humor…era Yunho quien lo pagaba, de una forma u otra, y eso lo estaba desgastando mucho.

Yunho lo volteó a ver una última vez antes de abrir la puerta, aun suplicaba con la mirada un poco de ayuda, pero Junsu no era idiota como para ocupar su lugar.

“Lo siento, Yunho”

-Yo…este…creo que Ji Hye me necesita….¡¡Adiós, Yunho!!- y salió corriendo de ahí, ni siquiera Yoochun se atrevía a poner un pie dentro de esa casa con el carácter de Jaejoong.

Yunho estuvo a punto de gritarle que se quedara, pero un aura sombría captó su atención, pasó saliva, sabía que “corría” peligro si entraba…pero también corría peligro si no lo hacía, abrió la puerta lentamente, la habitación estaba oscura, Jaejoong mantenía las cortinas cerradas, pero de forma que algo de luz entrara.

Yunho asomó primero la cabeza, la sombra le impedía ver el rostro de Jaejoong, pero podía ver una sonrisa perversa en sus labios, como la que le dio alguna vez a Tae Won mientras lo amenazaba.

Jaejoong estaba sentado en medio de la cama, apenas cubierto con una sábana, inmóvil, observando a Yunho en la puerta.

-Adelante…entra Yunnie…-le dijo cariñosamente.

“Sé fuerte, Yunho. Sólo es Jaejoong…la persona que amas….eres un alfa, lo sabes, incluso tú eres quien domina en la relación….vamos, demuestra tu valor…”- Se dijo a sí mismo mientras entraba, pero puede ser que ese sea el problema, es Jaejoong de quien estamos hablando.

Yunho entró lo más calmado que pudo, sonriendo como siempre le sonreía a Jaejoong.

-¿Necesitas algo, Jaejoong?- su voz pudo sonar lo más calmada y segura, incluso ante cualquier persona, pero Yunho sudaba frío y estaba casi temblando.

Sabía que Jaejoong era incapaz de herirle de alguna forma, pero eso no impedía que estuviera nervioso.

-Ven aquí, Yunnie- Jaejoong golpeó ligeramente la cama a un lado de él, sin dejar de sonreír.

Yunho tuvo que hacer uso de toda su fuerza de voluntad para no salir corriendo y empeorar las cosas, caminó con porte seguro y serio hasta Jaejoong, sentándose a su lado en la cama.

-¿Qué pasa?- preguntó de nuevo.

Jaejoong no respondió, sino que le sonrió de nuevo y le tendió la mano, esperando que Yunho la tomase. Yunho lo miró a los ojos, y después su mano, pasó saliva nuevamente y con lentitud y nerviosismo tomó su mano; pero en el instante en que la tomó, Jaejoong usó toda su fuerza para hacerlo caer de espaldas al colchón, colocándose rápidamente sobre él para impedir que huyese.

-¿Jae?- sonrió Yunho nervioso.

Jaejoong tenía su brazo izquierdo bajo el cuello de Yunho, sosteniéndolo, como si su brazo fuese una almohada, y con su mano derecha acariciaba cariñosamente el rostro de Yunho, sin dejar de sonreír, sin dejar de mostrar esa sonrisa perversa en su rostro.

-Dime una cosa…-su voz mandó escalofríos por toda la espalda de Yunho- ¿Quién eres?

Yunho lo miró extrañado, ¿Quién era? ¿Cómo que “quién era? Sabía que si respondía simplemente “Yunho”, o “Jung Yunho” iba a enfurecer más a Jaejoong de lo que ya estaba, miró hacia el techo, como si ahí estuviera escrita la respuesta, la sonrisa de Jaejoong se amplió más, Yunho sabía que era señal de que se estaba desesperando al no obtener una respuesta rápida.

“Piensa…piensa….”

Se decía Yunho una y otra vez, necesitaba las palabras correctas si quería salir casi ileso del enojo de Jaejoong, por fin, como si el diminuto rayo de sol que entraba por la ventana lo hubiera iluminado, Yunho dio con lo que esperaba, fuera la respuesta correcta.

-Soy el compañero del alfa de esta manada, su pareja, suyo….soy…soy el alfa Jung Yunho….

“Por favor…por favor…que sea la respuesta correcta…”

Jaejoong amplió más su sonrisa, sin darle oportunidad de moverse o hacer nada, aunque Yunho no lo haría de todas formas, por temor a herirlo o a su bebé.

-Correcto, Yunnie, eres mi pareja…

“Oh, no, aquí viene” pensó Yunho.

-Y si sabes que eres MI COMPAÑERO- dijo alzando un poco la voz- ¿Me puedes explicar por qué andabas sonriendo mucho con In Hyeon?

-¿Quién?- y esta vez Yunho decía la verdad, no tenía idea de quién era esa persona.

-Recuerda…-sonreía Jaejoong entre dientes- Vino esta mañana….a dejar un mensaje…

Yunho lo pensó un rato, sí, en la mañana había recibido un mensaje sin importancia, y sí, le sonrió a esa persona…¿pero acaso no le sonrió también al panadero, a algún miembro de la manada durante el día?

-Sé lo que piensas…pero no es lo mismo, ellos son parte de la manada y saben quién eres y quién soy…pero…pero un extraño…- Jaejoong chasqueó un poco la lengua en señal de desaprobación- Un extraño es otra cosa, Yunho….

-¿Eh?

-Me has enfurecido mucho…-“Oh, no”- Y sabes que jamás me quedo de brazos cruzados cuando algo me molesta- “Alguien…por favor…”- Y como no puedo ir al bosque a buscar a In Hyeon por mi estado…- “Alguien…”- Eres el único que queda para saldar cuentas…

“¡¡¡Ayuda!!!”
.
.
.
.
-¿Estás bien?-preguntó Ji Hye a Junsu cuando se estremeció bruscamente.

-Sí, creo que sí…es sólo que…sentí como si alguien me llamara….

-¿En serio?

Junsu asintió y miró en dirección de la casa de su hermano, sabía que Yunho debería tener dificultades con Jaejoong en este mismo instante.

-Y lo abandoné cobardemente….-susurró.

-¿A quién abandonaste?

Yoochun llegó en ese momento sonriendo, últimamente se le veía de muy buen humor y con excelente semblante, comparado con Yunho, por supuesto. Junsu no le respondió.

-Mmm…bueno…iré a ver a Yunho, necesito hablar con él de unas cosas- dijo comenzando a caminar hacia la casa de los alfas, pero Junsu lo detuvo del brazo.

-Yo no iría si fuera tú.

-¿Por qué?

-Te los voy a decir todo con pocas palabras…Yunho le sonrió al mensajero que vino esta mañana…

El semblante de Yoochun palideció y su sonrisa se desvaneció por completo mirando asombrado a Junsu, Ji Hye los miraba sin entender gran cosa.

-Bu…bueno…este…creo que iré más tarde…-dijo Yoochun tartamudeando- Nos vemos….

Comenzó a alejarse a paso veloz de ahí, como si quisiera huir o algo parecido, Junsu sabía que debía hacer lo mismo si quería estar bien lo que restaba del día.

-¡¡¡¡YOOCHUN!!!! ¡¡¡¡JUNSU!!!!

Y ambos pararon en seco cuando escucharon a Jaejoong llamarles, giraron lentamente hasta toparse con la mirada de Jaejoong en su ventana, observándolos, ambos se miraron y caminaron con miedo hasta la casa, Ji Hye los miraba y sonreía, parecían críos que estaban a punto de ser regañados por su padre.

-¡¡Entren!!- dijo Jaejoong antes de meterse de nuevo.

-T…tú primero…-empujó Junsu a Yoochun.

-No…no, entra tú, eres su hermano…y…y un alfa…como beta…es mi deber entrar después…

-B..bueno…entonces, te ordeno que entres primero…-sonrió Junsu mientras volvía a empujarlo.

-Oh, no…eso sería descortés…

-No seas necio, Yoochun- sonreía Junsu de dientes para afuera.

-Tú no seas el necio, Junsu…- sonreía de la misma forma Yoochun.

Ambos continuaban “sonriendo” mientras empujaban al otro.

-¡Ya! ¡Por Dios! No somos niños chiquitos como para temerle…¡estamos hablando de nuestro amigo!- se desesperó Yoochun.

-Aun así…¿quieres que entremos juntos?

-B..bueno….

Y así lo hicieron, cuando entraron, Jaejoong estaba sentado en su sofá sonriéndoles.

-Siéntense, por favor- dijo, ambos obedecieron, sentándose lo más cerca posible uno del otro, como buscando protección.

Junsu buscó con la mirada, ni rastro de Yunho, entonces, su mirada se posó en la puerta de la habitación, podía escuchar ligeros quejidos, olía a sudor…y a excitación…seguro era Yunho, pero por lo que podía percibir, no podía moverse…ni hablar…y se percibía que estaba frustrado, demasiado excitado…atorado en esa excitación…sin poder liberarse…

-¿Pasa algo, Junsu?

-¿Eh? No…nada…-sonrió Junsu, Yoochun lo golpeó con el codo ligeramente, seguramente ya lo había percibido también.

-Muy bien, les llamé porque quiero que hagan algo…-ambos asintieron- Quiero que vayan al bosque a buscar a In Hyeon para….

-Jaejoong, para tu carro ahí- se atrevió a cortarlo Yoochun- ¿Buscar a In Hyeon? ¿Para qué? ¿Para que descargues tus celos ridículos como lo haces en este momento con Yunho pero de una forma diferente?

-Yoochun…-advirtió Jaejoong.

-No, nada de “Yoochun”, es suficiente- dijo Yoochun seriamente- ¿Hasta cuándo vas a seguir con esto? Creo que a todos nos ha quedado claro que Yunho es tuyo, así que deja de querer asesinar a todo aquel que lo mire….

Jaejoong no respondió, Junsu miraba de uno a otro asustado.

-¿Qué acabas de decir?

-Ya me oíste, es suficiente, tengo mucha felicidad en mi vida en este momento  como para que tú vengas a quitármela con tus tontos cambios de humor…

Yoochun se levantó bruscamente y levantó a Junsu con él.

-Nos vamos, si tienes algo realmente importante que decirnos, ya sabes dónde estamos- dijo mientras salía con Junsu de ahí.

-¿Sabes lo que acabas de hacer?

-Me vale, no tengo tiempo de estar pensando en esas idioteces.

-Solo lamento que no pudimos rescatar a Yunho…

-Oh, eso, espera aquí.

Yocohun caminó de regreso a la casa de Jaejoong y Yunho, entró sin siquiera tocar la puerta, Junsu esperó preguntándose qué pasaba, entonces, a los pocos segundos, Yoochun salió corriendo despavorido hasta él.

-¡¡Vámonos, Junsu!!

Junsu no tuvo tiempo de reaccionar cuando Yoochun lo jaló del brazo y ambos salieron corriendo lejos.

-¡¡¡YOOCHUN!!!

Junsu giró la mirada, Jaejoog estaba en su puerta enfurecido, sabía que no los seguiría, pero cualquier cosa podía pasar, así que no preguntó nada hasta que estuvieron un poco lejos y a salvo, Yoochun se detuvo y comenzó a reír.

-¿Qué es tan gracioso? Acabas de firmar tu sentencia de muerte…

Yoochun no dejaba de sonreír.

-Tenía a Yunho atado y amordazado- seguía riendo- Estoy muerto…

-¿Qué? ¿Por qué?
-Le he quitado el anillo que tenía….lo he liberado…-sonrió Yoochun pícaramente, Junsu se sonrojó.

-Definitivimente, estás muerto….

-Lo sé- sonrió Yoochun- Ahora, si me disculpas, tengo que ir a ver a Changmin….

8 comentarios:

  1. pobre yunho xDDD
    hay JJ lo tiene sufriendo y yoochun esta muerto en cuanto lo
    atrape x haberle quitado el juguetito q le habian puesto jajajajajja
    waa x un momento crei q le pasaria algo malo a yunho q bueno
    q las otras manadas llegaran *-*
    gracias x la actu me encanta el fic :3

    ResponderEliminar
  2. pobre de yunho este jae si que lo tortura por sus malditos celos yunho tiene que pagar pobre XD lo bueno es que yoochun lo ayudo sino que seria de el ha y jae muy muy enfadado pero el tiene la culpa por portarse así con el pobre yunho

    ResponderEliminar
  3. jae si que esta sensible con el embarazo y el pobre yunnie paga los platos rotos, no puede ni sonreir a nadie jajajaja jae es tan posesivo XD me encantaaaa

    ResponderEliminar
  4. Ese jaejoong es de temer embarazado
    Descarga su furia con inocentes y el pobre yunnie que ya no sabe donde esconderse xD
    Posesivo mil por ciento

    ResponderEliminar
  5. Super super celoso es Jaejoong embarazado, ni ganas le va a quedar a Yunho de tener otro bebé, pobre...

    ResponderEliminar
  6. ME ENCANTA JAE EMBARAZADO TAN POSESIVO VA VOLVER LOCO AL POBRE YUNNI DUDO QUE QUIERA TENER OTRO BEBE BUENÍSIMO.....GRACIAS

    ResponderEliminar
  7. ME ENCANTA JAE EMBARAZADO TAN POSESIVO VA VOLVER LOCO AL POBRE YUNNI DUDO QUE QUIERA TENER OTRO BEBE BUENÍSIMO.....GRACIAS

    ResponderEliminar
  8. Jajajajaj Ese par me mato de risa¡¡¡ inaginarlos en su momento pre mortem fue tan gracioso¡¡¡¡Oh mi amado Yoochunie, se fué grande diciendole sus verdades a Jae, pero su pintada de meter mano en propiedad ajena jajaja Dios muero de risa tan mono el YOosu¡¡ jajaja. Pobre Yunho ni como ayudarlo jajaja

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD