Eternal

5 comentarios
Título: Eternal
Autor: Melissa
Pareja: Junsu x Jin Akanishi
Género: Slash
Extensión: Oneshot
------


- Vamos, no quiero llegar tarde- le apremió tirando de su brazo.
- ¿Cómo vas a llegar tarde si faltan 3 horas?- protestó.
- Pero habrá mucha gente- hizo un puchero.
- Bien- aceptó a regañadientes dejándose arrastrar.

Aun no sabía cómo era que su hermana le había convencido de asistir a aquel concierto. Según había dicho ella, era muy famoso, tanto que ni siquiera podía recordar el nombre… ¿Yamata?, ¿Yamasita?, si, algo así. Ah había otro… suspiró, no podía recordarlo. Levantó la cabeza al chocar con alguien.

- Ay, ten cuidado- protestó su hermana golpeando su brazo.
- Lo siento- se disculpó, se encontraban frente al gran auditorio.
- Te dije que habría mucha gente- susurró apretándole el brazo emocionada, miró alrededor y un montón de chicas gritaban emocionadas moviendo pancartas. Él optó por ponerse sus audífonos y recargarse en la pared en lo que esperaban que los dejaran entrar.

Después de esperar por horas, al menos eso le había parecido, al fin estaba en su asiento, que gracias a la insistencia de su hermana era en primera fila. Las luces se apagaron y todo el auditorio guardó silencio. De debajo del escenario salió un chico de cabello castaño ondulado. No tuvo que preguntar el nombre porque se escuchó un coro diciendo: ¡Yamashita! Volteó a ver a su hermana, quien gritaba emocionada al borde del asiento. Sin poder evitarlo sonrió y se decidió a disfrutar del concierto aunque no fuera su música favorita, además le gustaba ver a su hermana tan feliz.

Llegaron a al medio tiempo y su hermana no dejaba de hablar de aquel chico. Sin previo aviso, las luces se volvieron a apagar y todos guardaron silencio, y de entre el humo salió una figura alta, todos rompieron en aplausos y la música comenzó a sonar en el momento en el que el joven vestido completamente de negro con sombrero a juego, se paraba a orillas del escenario.

Algo en aquel chico llamó su atención, tal vez la fluidez con la que bailaba, el misterio de su miraba bajo aquel sombrero negro, su voz hipnotizante o lo sensual de sus movimientos. Y sin saber cómo ni en qué momento, pronto se encontró con toda su atención centrada en él, de vez en cuando recordando su gusto por el baile, el cual había dejado debido a una pequeña lesión en su rodilla. Y luego lo mejor, justo cuando el evento llegaba su fin y el público estaba más que emocionado a su alrededor, la mirada de aquel joven y la suya se encontraron, y todo desapareció…

- Junsu, ¡Junsu!
- Eh, ¿qué?- miró a su hermana sobresaltado- ¿qué sucede Boomi?
- Ya terminó y tu no reaccionabas- le reprochó- ¿no que no te gustaba esta música?- le miró suspicaz.
- No me gusta- asintió siguiéndola por el pasillo.
- Pues no le quitabas la vista de encima- observó.
- Sólo pensaba en volver a bailar- se justificó sin mirarla.
- Claro- rió divertida- de cualquier forma gracias por acompañarme- lo abrazó- eres el mejor hermano del mundo.
- Claro- sonrió divertido haciéndole cosquillas.
- ¿Cómo estuvo el concierto?
- Hola Chunnie- saludó sonriente Junsu al ver a su mejor amigo sentarse a su lado- pues bien, Boomi estaba encantada.
- Y, ¿a quiénes fueron a ver?- le miró interesado.
- Mmm era Yama… Aka… ay no recuerdo- suspiró.
- Esa mala memoria- rió.
- Cállate- le empujó.
- Oye estaba pensando en ir a bailar hoy en la noche, ¿qué te parece?- le miró sonriente.
- ¿Quiénes van a ir?- preguntó dudoso.
- Pues solo le he dicho a Jae hasta ahorita, y bueno mi hermano- respondió pensativo- anda, tiene mucho que no nos acompañas- le animó al ver su mirada de desconfianza.
- Bien- aceptó resignado, últimamente se le estaba haciendo costumbre.

Por alguna razón se sentía desanimado, como si le faltara algo y sólo hacía las cosas por hacer, su vida se había convertido en una continua monotonía, completamente aburrida.

No pudieron continuar conversando ya que el profesor había entrado dando por iniciada la clase, sólo alcanzó a escuchar el susurro de su amigo.

- Paso por ti a las 8.

Después de eso lo único que escuchó fue la somnolienta voz del profesor de filosofía.

- Que bueno verte por aquí- sonrió el mayor de todos al ver al chico castaño llegar con Yoochun y el hermano de este.
- Hola Jae- lo abrazó.
- Bueno, pues entremos- los animó Yoochun ansioso.
- No cambias- observó Junsu siguiendo a sus amigos.
- En realidad no te perdiste de mucho- se encogió de hombros Changmin.
- Changmin, si no querías venir entonces…- comenzó a regañarle Yoochun.
- Ya, ya hermano, calma, así no conquistaras a nadie- bromeó palmeando su espalda a lo que todos rieron.
- No necesito a nadie más que a mi Joongie- protestó rodeando la cintura de su novio, aumentando la risa de todos.

Una vez dentro Yoochun invitó a bailar a Jaejoog y poco después se les unieron Junsu y Changmin. Después de bailar por un rato Junsu se fue a sentar en la barra, mirando a sus amigos mientras bebía de su cerveza. De repente algo llamó su atención, un poco más allá de donde se encontraban sus amigos un joven bailaba completamente perdido en la música, pero había algo en él… esa mirada, había algo en esa mirada…

- Deja de mirarlo así, parece que lo estas acosando- se sobresaltó al escuchar la voz de Yoochun a su lado, quién le miraba divertido.
- ¿De qué hablas?- desvió por completo la mirada concentrándose en su amigo.
- Desde que te sentaste no le has quitado la vista de encima- explicó aun sonriente.
- Cállate- protestó haciendo un puchero, de repente su cuerpo se tensó, justo cuando dirigió su mirada de nuevo a sus amigos Yunho llegaba a saludarlos.
- ¿Cuándo lo vas a perdonar?- preguntó su amigo quien había seguido su mirada.
- Pensé que solo seríamos nosotros- dijo ignorando su pregunta.
- Seguramente fue Minnie, después de todo es su novio- se encogió de hombros- ¿vienes?
- Creo que me quedare aquí- negó serio.
- Bueno, solo recuerda que venimos a divertirnos- le revolvió el cabello antes de acercarse a saludar al recién llegado quien se había quedado estático al ver a Junsu, por su lado el castaño, al encontrarse con su mirada, la desvió dándole por completo al espalda.
- ¿Otra cerveza?- preguntó alguien a su lado, Junsu ni siquiera se molestó en voltear.
- Casi no bebo- fue su única respuesta cortante.
- ¿Qué te parece bailar?- insistió aquella voz que por extraño que resultara, comenzaba a parecerle conocida.
- Paso- suspiró cansinamente con los brazos sobre la barra.
- ¿Un mal día?- tanta insistencia hizo que por fin volteara a ver a su interlocutor, ¿era su imaginación o era el dueño de aquella misteriosa mirada?
- Algo así, últimamente siento que mi vida es muy monótona- y ahí iba dando explicaciones a un completo desconocido, ¿o no? Trataba de recordar en dónde le había visto, sentía que había sido recientemente pero no podía recordar en donde.
- Te entiendo- una suave sonrisa apareció en aquel enigmático rostro- todos los días pasan sin cambio alguno, con personas que quieren decidir por ti…
Junsu abrió los ojos sorprendido, una extraña sensación anidó en su estomago. En un extraño impulso se puso de pie.
- ¿Te vas?- preguntó el extraño.
- Si, ya me cansé de este lugar- respondió sin mirarle.
- Pero, ¿no venías con tus amigos?
- Ni siquiera notarán que me fui- se encogió de hombros.
- ¿Te parece si vamos a otro lugar para seguir platicando?- aquella propuesta sonaba tentadora, parecía la oportunidad perfecta para dar un cambio en su vida, la emoción de salir con un extraño le invadió.
- Claro- sonrió dirigiéndose a la salida.
- Soy Jin- sonrió aquel joven una vez fuera tendiéndole la mano.
- Junsu- dijo tomando su mano, de repente se sintió mareado y se llevó una mano a la cabeza.
- Vamos, te invito a tomar un café- sonrió divertido Jin al ver los efectos del alcohol en el menor, quien solamente asintió y le siguió en silencio- aquí sirven un café muy bueno- explicó parándose frente a la cafetería, Junsu levantó la mirada, parecía un lugar caro pero no tuvo tiempo de protestar porque Jin ya había entrado.
- ¿Qué puedo ofrecerles?- preguntó el camarero.
- Un café americano para él y yo un cappuccino por favor- respondió Jin, a lo que el camarero asintió llevando la orden.
Junsu simplemente le miraba en silencio, sorprendido de que ni siquiera le hubiera preguntado lo que quería. Aguardaron en silencio hasta que llegó su orden. Junsu sintió muy reconfortante el calor del café y suspiró relajándose en la silla.
- ¿No deberías mandarles un mensaje a tus amigos para que sepan que estas bien?- preguntó Jin llamando su atención, a lo que Junsu respondió con un puchero.
- No quiero.
- Deberías valorarlos, hay veces que los amigos son lo único que tenemos- le dijo suavemente.
- Bien- accedió sacando su celular- y, ¿qué hay de ti?- preguntó enviando el mensaje.
- Cuando vives en un ambiente como el mío no hay cabida para amigos…- susurró y Junsu pudo ver por un momento ¿tristeza?, ¿soledad?, comprendió que no era un buen tema así que dijo lo primero que se le ocurrió.
- Me gustan los perros.
- ¿Eh?- le miró extrañado al verse interrumpido.
- ¿No te gustan los animales?, a mi me encantan, tenemos un huski, se llama Shaki, es blanco y esponjoso, es genial tener una mascota como amigo- comenzó a explicar haciendo gestos y ademanes un poco exagerados- aunque no es tan bueno cuando se adueñan de tu cama, ha estado a punto de tirarme varias veces- finalizó levantando la mirada con un puchero.
Jin le miró en silencio por un momento y de repente comenzó a reír como no había reído en mucho tiempo. Al inicio el menor se sintió avergonzado, tal vez había exagerado, pero al identificar sinceridad en la mirada del joven un placentero estremecimiento le recorrió, y una suave sonrisa apareció en su rostro, había conseguido hacerlo sentir mejor.
- Eres muy divertido- dijo Jin limpiándose unas cuantas lágrimas- gracias- le dedicó una sonrisa, tan sincera y hermosa, que Junsu se quedó en blanco- y dime, ¿por qué fue que te molestaste con tu amigo?- le miró interesado acomodándose en su silla.
- En realidad fue una tontería- suspiró, pasando por alto que Jin había sido muy específico en la pregunta, ¿le había estado observando?- los cinco siempre hemos sido muy unidos, pero especialmente con Yunho, incluso llegó a vivir por un tiempo en mi casa así que lo considero como un hermano- confesó- un día salimos mi hermana, él y yo, como otras tantas veces, pero todo ese día se la había pasado coqueteando con mi hermana, en la noche decidimos ir a un bar él y yo y al parecer bebió demás porque acabó besándome, me enojé mucho esa vez- frunció el ceño mirando su taza- al poco tiempo comenzó a salir con Changmin- terminó en un susurro.
- ¿Te molestó que saliera con Changmin?- preguntó confundido.
- No, ya sabía desde antes que le gustaba, por eso se me hizo raro que se estuviera haciendo el tonto con mi hermana, creo que lo había visto con alguien más, algo así.
- Entiendo, pero estaba ebrio, deberías hablar con él- sugirió suavemente.
- Lo sé, pero me siento incomodo cuando lo veo- se justificó infantilmente logrando hacer sonreír al mayor.
- Seguramente él se siente igual.
- Tienes razón, ya tiene mucho tiempo, estoy siendo muy infantil- sonrió suavemente levantando la mirada.
- Bueno, es tarde- suspiró Jin después de platicar un rato más, hizo una mueca pensando en su apretada agenda.
Junsu miró su reloj, ¿las tres de la mañana?
- Vaya, que rápido se va el tiempo- susurró sorprendido, ni siquiera lo había sentido, y para cuando levantó la mirada Jin ya había pagado.
- Vamos- le animó poniéndose de pie, el menor asintió siguiéndole- te llevo a tu casa, mi auto esta cerca- propuso una vez afuera comenzando a caminar.
- Espera, no es necesario- intentó detenerle, avergonzado- ya fueron muchas molestias.
- ¿De qué hablas?- rió- no es molestia, además no puedo dejarte ir solo, ya es muy tarde- agregó serio.
- Puedo cuidarme sólo- protestó infantilmente.
- Eso no lo dudo- le miró divertido de arriba a abajo.
Por otro lado Junsu se sentía agradecido, por alguna razón no quería separarse de aquel joven, había algo en él que le daba curiosidad, le daba la impresión de que escondía más de lo que podía, seguramente estaba pasando por momentos difíciles.
- ¿Crees… que pueda volverte a llamar?- preguntó dubitativo, sin mirarle. Pero no fue necesario, su tono lo decía todo y confirmaba lo que sospechaba Junsu, soledad…, aunque se mostraba como alguien muy seguro y egocéntrico en el fondo se sentía perdido… igual que él…
- Claro- sonrió emocionado dictándole el número de su celular- la próxima vez invitaré yo- le guiñó un ojo dándole más confianza.
- Es un hecho- le sonrió aliviado de que no se hubiera negado a darle su número. Junsu se despidió bajando del auto.
- ¿Se puede saber en dónde estabas?- preguntó Yoochun sentándose frente a la barra en donde su amigo se encontraba preparando un par de bebidas.
- Les mandé un mensaje- se justificó concentrado.
- ‘Ya me fui. Estoy bien’- recitó de memoria- ¿a eso le llamas un mensaje?- le reclamó molesto.
Junsu dejó de preparar las bebidas deteniéndose a pensar, ¿había escrito eso?, no podía recordarlo, seguramente había estado aun bajo los efectos del alcohol y eso que no había bebido mucho. Su amigo tenía razón al reclamarle, él también se habría preocupado.
- Yunho dice que te vio salir con alguien- continuó Yoochun al ver que su amigo no respondía. Al escuchar eso Junsu dio un respingo.
- ¿Vino Yunho?- preguntó mirándole por fin.
- ¿Eh?- le miró confundido por el cambio drástico- pues si… estamos todos en donde siempre- respondió encogiéndose de hombros y antes de que pudiera decir más Junsu había tomado las bebidas, y se dirigió a la mesa en donde se reunían siempre entregando de paso la orden que llevaba.
- Yunho, ¿podemos hablar?- dijo apenas murmurando un ‘hola’ a sus amigos.
- Claro- asintió sorprendido poniéndose de pie. Ambos salieron en silencio bajo la mirada atenta de sus amigos.
- Junsu, sobre lo que paso esa noche yo…- comenzó Yunho una vez estuvieron afuera, era su oportunidad de arreglar las cosas.
- Ya no importa- le interrumpió Junsu sonriendo- discúlpame por haber sido tan infantil, después de todos los años que llevamos siendo amigos no quise escucharte y lo siento, sabes que te considero un hermano- dijo mirándole sinceramente.

El mayor permaneció en silencio, sorprendido, no esperaba nada de eso, después de todo el había sido el imprudente.

- Junsu, no hay nada que perdonar, fui un idiota, no debía besarte solo por estar molesto- apoyó sus manos sobre los hombros del menor.
- ¿Amigos de nuevo?- sonrió Junsu infantilmente colgándose del cuello de su amigo.
- Por supuesto- le estrechó con fuerza decidido a no volverle a perder.
- Vaya, ya era hora- bromeó Changmin.
- Chicos- susurró Junsu separándose.
- Si, se tardaron mucho, comenzaban a preocuparnos- asintió Jaejoong- que bueno que pudieron resolverlo- palmeó la espalda de ambos.
- Y ya que todos estamos felices, ¿nos quieres contar que demonios hiciste ayer?- preguntó Yoochun mirando a Junsu
- ¿Ni siquiera puedes esperar a que termine mi turno?- protestó Junsu con un puchero.
- Bien, pero esperaremos ahí sentados- accedió señalando la mesa en donde siempre estaban.
- De acuerdo- suspiró.
Una vez terminó de trabajar se fue a sentar con sus amigos y les contó a donde había ido.
- Junsu, pero no eres de los que acepta salir con un extraño- observó Jaejoong sorprendido.
- Lo sé, pero algo en él me dio confianza- se encogió de hombros, no sabía por qué hacían tanto escándalo si las probabilidades de volverle a ver eran pocas, sobre todo después de comprobar quien era realmente.
- ¿Era el mismo al que estabas acosando?- preguntó Yoochun interesado.
- Que no le estaba acosando- protestó lanzándole una mirada asesina- y si, fue él.
- Junsu, pudieron haberte secuestrado- le reclamó Yunho serio.
- Calma, no iba a pasar eso- aclaró divertido.
- ¿Cómo dijiste que se llama?- preguntó Changmin.
- Ah, se llama Jin.
- ¿JIn?, ¿Jin qué?- dijo Yunho aun molesto.
- No me…
- ¿Akanishi JIn?- preguntó Jaejoong interrumpiendo al castaño.
- Si, estoy seguro que es él, ¿cómo lo conoces?- le miró sorprendido.
- Estuvieron promocionando mucho su concierto con un amigo suyo- se encogió de hombros.
- El mismo concierto al que fuiste con Boomi?- le miró incrédulo Changmin.
- Si, aunque la verdad no lo recordaba hasta que llegue a casa y vi un poster de mi hermana- confesó apenado.
- Pues tienes buenos gustos- comentó Jaejoong sonriéndole cómplice.
- ¿De qué hablas?- le reclamó Yoochun molesto.
- No te pongas celoso- rió divertido besándole la mejilla- sólo soy sincero- se encogió de hombros.
- O sea que estuviste con alguien famoso y tu sin saberlo- preguntó Changmin sin poder creerlo.
- Calma chicos, ni siquiera es seguro que lo vuelva a ver, seguro está muy ocupado.
- Pero le diste tu número- le recordó el menor.
- ¿Por qué tan interesado?- le miró sospechosos, Yunho.
- Solo es curiosidad- hizo un puchero.
- Claro- bufó.

Había pasado una semana desde aquel extraño encuentro y Junsu no sabía nada de Jin, aunque se la pasaba negando que le importara muy a su pesar debía admitir que en el fondo esperaba su llamada. Suspirando resignado salió de la cafetería en la que trabajaba, sus amigos se habían ido temprano porque todos tenían una cita. Caminó lentamente, cansado por lo larga que le había parecido la semana hasta que una melodía llamó su atención, alguien llamaba.

- ¿Junsu?, ¿te acuerdas de mi?- dijo la voz al otro lado del teléfono.
- ¿Jin?- preguntó dubitativo deteniéndose, por alguna razón su corazón comenzaba a latir acelerado y ansioso.
- ¿Estas ocupado?
- N… no.
¿En dónde estás?
- Eh yo…- se sentía tonto porque no lograba decir una oración coherente y se golpeó mentalmente- eh ¿qué te parece si nos vemos en el parque?- sugirió tratando de imaginarse la razón por la cual querría verle.
- Seguro, estaré ahí en 10 minutos- y colgó, Junsu miró alrededor, no le quedaba muy lejos así que se dirigió ahí tratando de controlar sus nervios.
Se sentó en una banca a esperarle aunque los minutos le parecían eternos.
- Hola, ¿esperaste mucho?- preguntó una voz alegre frente a él.
- No, no mucho- se apresuró a responder poniéndose de pie.
- Que bien- sonrió, se quedaron en silencio un momento mientras Jin se sentaba a su lado, ninguno parecía saber que decir- ¿Cómo has estado?- preguntó tratando de romper aquel incomodo silencio pero sin mirarle.
- Bien- se encogió de hombros- pensé que no llamarías- confesó suavemente.
Jin dio un respingo, no esperaba aquello, al contrario, se había imaginado que Junsu le había olvidado y por eso no se había atrevido a llamarle.
- He tenido mucho trabajo- respondió sintiéndose culpable pero eso a Junsu le bastó porque había recuperado su sonrisa y le miraba infantilmente.
- ¿Tienes hambre?
- Eh- le miró confundido por su cambio.
- Vamos conozco un lugar muy bueno cerca de aquí- le tomó de la mano sin esperar a que respondiera y tiró de él haciendo que le siguiera. Caminaron un rato hasta que llegaron a un pequeño establecimiento.- No es la gran cosa pero sirven las mejores hamburguesas que haya comido- explicó infantilmente, su mirada brillaba- espero que te gusten las hamburguesas- de repente su puso serio.
- Claro, me encantan- sonrió conmovido.
- Genial- recuperó el brillo en su mirada y ordenó por los dos, después se fueron a sentar y Junsu le contó cómo le iba en la escuela y las cosas que había hecho con sus amigos, por supuesto agradeciéndole el haberle animado a hablar con Yunho.
- Me alegra saber que se arreglaron las cosas- sonrió Jin.
- Si, todo volvió a ser igual- asintió dándole una gran mordida a su hamburguesa- deberías conocerlos, te agradarían, aunque con eso de que están saliendo juntos casi no tienen tiempo- agregó entrecerrando los ojos.
- Y tú, ¿no tienes pareja?- preguntó Jin alzando una ceja.
- No- respondió mirando su comida.
- Ya veo- una suave sonrisa apareció en su rostro- vaya, ya terminaste- miró sorprendido el plato del menor.
- Tenia hambre- dijo apenado.
- Gracias, estuvo muy rico- finalizó por fin.
- Que bueno- salieron del establecimiento para caminar un poco- ¿y tus amigos?
- Yo… pues no tengo- confesó con tristeza.
- ¿De verdad?- le miró asustado de que algo así pudiera pasar.
- Pues es que en donde trabajo todo cambia tan rápido que es muy difícil mantener una relación así- suspiró- surgen rumores y malinterpretaciones… Yampi y yo dejamos que eso nos afectara y fuimos lo suficientemente orgullosos como para dejarlo pasar- Junsu sintió ganas de abrazarlo al verle tan decaído.
- ¿Es alguien especial?- preguntó con suavidad.
- Si, éramos amigos desde que tengo memoria, luchamos juntos por cumplir nuestro sueño y cuando lo conseguimos nos dejamos cegar olvidando lo valiosos que son los amigos.
- Pero nunca es muy tarde, me lo demostraste tu- le animó Junsu, como si hubieran sido siempre amigos.
- En mi caso si lo es- sonrió con tristeza revolviéndole el cabello- además ahora creo que es mejor estar sólo.
- Pero no estás sólo, ¿qué hay de mi?- protestó con un puchero, sin siquiera pensar en lo que decía.
- No quiero lastimarte Su- ¿Su?, el menor tardo en procesar la situación y respondió como no se habría atrevido a hacerlo si fuera otra persona.
- ¿Quién dice que vas a hacerlo?- rió- te lo dije, soy fuerte- le pegó a modo de juego en el hombro para reafirmar sus palabras- no pienso irme, me quedare contigo- asintió decidido- no es bueno estar sólo.

Jin permaneció inmóvil mirándole sin saber que decir, aquel chico era especial, por algo había llamado su atención desde aquel día en el concierto, porque si, jamás olvidaría aquel brillo en su mirada, y el destino quiso que volviera a encontrarlo en aquel bar. Sin poder evitarlo le envolvió en sus brazos.

- Ni siquiera me conoces- susurró Jin en su oído.
- Pero quiero hacerlo- confesó Junsu abrazándole con fuerza- quiero ayudarte a curar tus heridas- no podía creer que había dicho eso, sintió sus mejillas arder ante el atrevimiento. Por otro lado, Jin sintió su corazón detenerse, nadie le había dicho algo parecido y se sintió el más afortunado.
- Gracias Junsu- sintiendo aquello que pensaba no volver a sentir, sintiéndose vivo. Se separó lentamente de él y le miró sin soltarle, permaneciendo así un minuto.
- Vamos, te invito un helado, eso siempre me alegra- dijo de repente el menor soltándose y comenzando a caminar.
Jin le alcanzo divertido, el resto del día se la pasaron platicando de cosas sin importancia y jugando.
- Mira Jin, la fuente tiene luces de colores- señaló emocionado la fuente.
- ¿Hermoso, cierto?- rió salpicándolo.
- ¿Qué?, pero que…- reaccionó persiguiendo a Jin por toda la fuente mientras Jin corría y le mojaba cada que podía, riendo como un niño pequeño. A pesar de llevar muy poco conociendo a Junsu supo que jamás le dejaría, a su lado podía ser él mismo, sin máscaras, sin sonrisas falsas…

De repente se detuvieron uno frente al otro, mirándose fijamente en silencio, completamente mojados, sus rostros acercándose lentamente… cuando sus labios por fin se rozaron, un chorro de agua cayó en ellos haciendo que Junsu brincara y se abrazara al mayor, Jin rió divertido.

- Su, quiero estar a tu lado- confesó en su oído haciéndolo estremecerse y que su corazón latiera acelerado- sé que nos acabamos de conocer pero me encantaría tener la oportunidad de…- Junsu le interrumpió besándolo.
- Yo también te quiero- susurró sobre sus labios.

Jin sonrió, se sentía tan feliz que creía poder hacer cualquier cosa. Lo estrechó con fuerza levantándolo un poco del suelo y giró con él para después tomarlo en brazos logrando que Junsu se sonrojara violentamente. Se recostaron en el pasto mirando las estrellas, con sus manos entrelazadas, felices de comenzar una nueva etapa.

Después de aquella noche, nadie podía quitarle la sonrisa a Junsu, quien incluso se esforzaba más en la escuela.

- Vaya, nuestro Junsu está enamorado- canturreó Yoochun mirando al sonriente castaño llevándoles sus bebidas.
- ¿Cómo te va con Jin?- preguntó interesado Jaejoong empujando a su novio, después de todo, todos sabían que era mayor, incluso que ellos.
- Muy bien, todos los días me habla o me manda mensajes- respondió orgulloso.
- Debo confesar que al inicio estaba preocupado- dijo Yunho serio- después de todo es un artista y seguramente tiene poco tiempo, además no sabemos qué tantas cosas haga.
- Jin es bueno- protestó Junsu pegándole con la carta en la cabeza, todos rieron.
- Y, ¿cuándo lo vas a ver?- le miró Yoochun.
- No lo sé- hizo una mueca.
- Pues eres muy afortunado Junsu, mira que conseguir salir con alguien famoso- observó Changmin guiñándole un ojo.
- ¿Y eso en que se supone que me convierte?- preguntó Yunho ofendido.
- En el mejor novio normal del mundo- respondió el menor encogiéndose de hombros, todos rompieron en risas menos Yunho.
- ¿Y ya te lo dijo?- preguntó Jaejoong, preocupado como siempre por sus amigos.
- No- suspiró con la mirada baja- es raro no poder desearle suerte en sus presentaciones, pero esperare a que me lo diga, no quiero presionarlo.
- Esta bien, tiene mucha suerte de haberse encontrado con un chico como tu- sonrió orgulloso Jaejoong palmeando su brazo.
- Junsu- dijo una voz detrás de él haciéndole brincar.
- ¿Jin?- preguntó volteando, Jin se encontraba frente a él, de nuevo vestido de negro con lentes oscuros y sombrero, sonriéndole, Junsu se lanzó a sus brazos feliz- ¿qué haces aquí?- le miró sorprendido, no era la primera vez que iba a visitarle a su trabajo pero normalmente era en la noche.
- Quería verte- confesó acariciando su mejilla, un suave rubor cubrió las mejillas del menor.
- Ah, ya que estas aquí, quiero presentarte a mis amigos- recordó en donde se encontraban y volteó para nombrar a sus amigos.
- Mucho gusto- sonrió Jin- ¿Cómo han estado?
- Muy bien- respondió Yunho, mirándole con curiosidad.
- Gracias por cuidar tan bien a nuestro pequeño Junsu- sonrió Jaejoong ganándose una mirada asesina por parte del aludido.
- Al contario creo que quien me cuida es él- rió divertido rodeando los hombros del castaño.
- Te gusta bailar, ¿verdad?- preguntó Yoochun.
- Por supuesto, me encanta, estoy tratando de convencer a Junsu de que vuelva a sus clases.
- Deberías acompañarnos algún día a bailar- propuso Yoochun emocionado.
- Seguro, suena divertido- aceptó.
- Hermano, ¿hay algo más en lo que pienses que no sea ir a bailar y beber?- preguntó Changmin.
- Por supuesto, en Jae- le miró retador rodeando los hombros de Jaejoong.
- Niños deberían comportarse, seguro tiene algo que decirle a Junsu- interrumpió Jaejoong.
- Ah, cierto- recordó Jin- ¿ya terminaste?- se dirigió al castaño.
- Pues, me faltan diez minutos- dijo pensativo.
- Bien, te espero- sonrió- quiero mostrarte algo importante.
- Esta bien- asintió sintiéndose de repente nervioso- intentaré no tardarme.
- Vamos siéntate- le invitó Jaejoong. Mientras el menor se fue a cumplir su turno dejando a Jin conversando con sus amigos, sólo esperaba que no le contaran cosas vergonzosas sobre él.
- Es una sorpresa- dijo vendándole los ojos en cuanto se encontraron en el auto.
- Esta bien- susurró nervioso.
- Tus amigos son muy agradables, Yoochun nos invitó a una fiesta la próxima semana.
- Porque no me sorprende, a él le encanta estar de fiesta, no sé como Jae lo soporta- bufó.
- Pues a mi me parece divertido- se encogió de hombros.
- Lo es, y es muy buen amigo- asintió, incómodo por la venda. Siguieron platicando y después Jin le guió por lo que le parecían pasillos, afuera escuchaba muchos gritos pero no podía imaginarse de en donde se encontraba.
- Espera aquí- le pidió quitándole la venda, se encontraban en un cuarto vacío.
- De acuerdo- asintió sintiéndose sólo al verle salir.
- ¿Sería tan amable de seguirme?- dijo un señor grande y fuerte entrando a la habitación después de unos minutos que le parecieron eternos. Lo guió a unos asientos, era lo que parecía el escenario de algún programa de música, y en cuanto se sentó presentaron a Jin, sí era Jin el que se encontraba en el centro del escenario con un micrófono, interpretando Eternal, canción que había escrito y compuesto especialmente para Junsu.

El menor se dejó envolver por la melodía, sintiendo que su corazón saldría en cualquier momento de su pecho, estaba tan feliz que podría correr y lanzarse a sus brazos, pero se contuvo disfrutando de cada palabra, cada nota, cada movimiento de Jin.

Al finalizar la canción, el mismo hombre que le había llevado ahí le guió de regreso a la misma habitación donde esperó pacientemente a que llegara Jin.

- Junsu, no sabía cómo decirte que yo…- pero no pudo continuar ya que nada más entrar el menor se había colgado de su cuello, besándolo.
- Lo sé, lo sé- dijo entre besos sin querer separarse de él.
- ¿Lo sabías?- preguntó sorprendido rodeando su cintura, no creía que se acordara de él después del concierto, ni siquiera estaba seguro de que realmente le hubiera visto y sabía que Junsu estaba muy alejado de ese tipo de música.
- Si, desde el primer día que nos encontramos y lo comprobé con las cosas de mi hermana- asintió con su mirada brillante.
- ¿Por qué no me lo dijiste?
- Esperaba a que me lo dijeras tu, no quería presionarte, sé que esto es lo que te hace sentir sólo- le miró sinceramente. Jin sonrió conmovido, seguramente no había sido fácil para el menor- aunque eres muy bueno.
- Si sabes que es difícil, ¿por qué me aceptaste?
- Porque yo tengo al verdadero Jin- le sonrió depositando un suave beso en sus labios antes de abrazarle- gracias por la canción, fue hermosa- susurró recargado en su pecho.- te amo
- Gracias, Su, por haber entrado en mi vida, no te dejaré nunca- prometió besando su cabeza. Ambos felices de haber encontrado lo que les hacía falta, una razón para seguir viviendo y enfrentar cada desafío que se presenta con una sonrisa porque se tienen uno al otro… incondicionalmente… juntos eternamente…

Fin

5 comentarios:

  1. moneiba6/12/2010

    waoooo amo a jim y con m,i adorado junsu es el nirvana

    ResponderEliminar
  2. =D Nunca lo imagine... pero no es imposible *¬* los dos son tan sexys...

    ResponderEliminar
  3. AHH... MUCHAS GRACIAS como me olvido de agradecer ^////^ lo siento, me gusto mucho

    ResponderEliminar
  4. es genial..
    me encato esta pareja..
    has otra te quedan de pelos

    ResponderEliminar
  5. Kyyyyaaaaaaa esta preciosoo este fic!!!!!

    Leer que el amor de mi vida (osea Jin Akanishi) este con uno de los dioses es genial!!!!

    Muchisimas gracias primero por escribir una historia con él, segundo por compartirla con todas nosotras y tercero por escribir taaaannn bonito!!!

    Me encantó!!!

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD