Uncle dearest

19 comentarios
Título: Uncle dearest.
Autor: Aemin
Pareja: YooMin
Género: Slash, Lemon
Extensión: One shot
Advertencia: Sadomasoquismo e Incesto
---

Estaba aterrado. El cuchillo en su mano brillaba, incandescente, mientras algunas lágrimas se mezclaban con las gotas escarlata. ¿Cómo es que todo había llegado a eso? Miró de nuevo el cuchillo cubierto de sangre y derramando más lágrimas volteó hacia la puerta de la habitación. Yoochun no diría nada, pero, ¿y si alguien más lo sabía?

“Ella nos está jodiendo la vida, Changminnie… somos felices sólo tú y yo…”.

Siempre sabía exactamente qué decir y cómo decirlo en el momento adecuado. Después de decirle eso le había besado en los labios, recordó, acariciando su labio inferior con el pulgar. Así lo enganchó en todo eso. Estaba tan sólo y confundido...

Eran vecinos desde que tenía 7 años más o menos mientras él tenía veintidós, así que había crecido cerca de él e incluso algunas veces había sido su niñero. Eran cercanos, se conocían bastante bien y después Yoochun se casó, pero su cariño por Changmin no había hecho más que aumentar.
Hasta que llegó ese día. Estaban de fiesta en el jardín, era el cumpleaños de su madre, y había globos de colores, comida, decoraciones, manteles blancos en la gran mesa con comida. Y Yoochun estaba ahí, su esposa estaba en un viaje de negocio por lo que había venido solo; le había comprado a su hermana mayor un hermoso colgante de perla negra, y a su sobrino una caja de colores para dibujar. Changmin los aceptó a pesar de sentirse muy grande para regalitos así, sobre todo cuando su cumpleaños 15 había pasado hacía más de tres meses. Comieron y aprovechó un momento de plática de adultos para ir a dejar los colores en su habitación. Al salir, casi choca con Yoochun en el umbral de la puerta.

-Tío…
-Perdona, vine a buscarte, me mandó tu mamá.
-Ah, sí, vine a dejar mis colores nada más…
-¿Te gustaron?
Changmin asintió.
-Gracias…otra vez.
-No hay de qué. ¿Ya los abriste?
Min negó.
-¿Te parece si los estrenamos?
Changmin se encogió de hombros.
-Además, hace mucho que no convivimos así…
Era cierto, hacía mucho que no hacían alguna actividad juntos. Changmin asintió.
-Está bien, tío. Pero hay que regresar al jardín, a la fiesta de mi mamá…
-No creo que nos extrañen, tu mamá está ocupada hablando con unos amigos, igual tu papá, además no tardaremos mucho, ¿o sí? Sólo será un dibujo. ¿Dónde guardas las hojas?

Yoochun se puso a buscar con la mirada dentro de la habitación y se acercó al escritorio. Buscó entre las cosas de encima y en las repisas superiores. Changmin suspiró, se acercó y sacó unas hojas de papel del cajón de la derecha, poniéndolas sobre el escritorio. Yoochun sonrió y tomó la caja de colores de la cama, poniéndola en el escritorio. El menor se sentó y miró las hojas, luego al tío y abrió la caja, sacando el color negro. Hizo unos trazos, dándole vida a un paisaje simple en el papel. Yoochun lo observaba, inclinado, con una mano en la silla y la otra en el escritorio. No perdía de vista ningún movimiento, y pronto esa cercanía resultó algo incómoda para Min, pero lo disimuló, después de todo era el tío al que tanto quería.

-Muy bien, Chang, sólo que quedaría mejor así…

Yoochun tomó su mano y la movió sobre el papel, dibujando con él la textura del follaje de un árbol. A los pocos segundos el sobrino continuó coloreando de esa forma, pero Yoochun no apartó la mano de la suya; por el contrario, su pulgar acariciaba los nudillos del moreno. Luego uno de sus brazos pasó sobre su hombro, recargándose sobre el del menor, y su torso se apoyó en la silla y un poco en su espalda.

-¿Tío?
-¿Uhm?
Changmin no respondió pero Yoochun comprendió.
-Ah. Quiero ver el dibujo de más cerca. Está quedando excelente.
Min tragó saliva, algo incómodo, y se concentró más en el dibujo, inclinándose sobre el escritorio un poco más. Yoochun se inclinó más también.
De pronto, Yoochun puso sus manos en su torso y posó sus labios en su cuello. Changmin se enderezó e intentó apartar sus manos con las suyas.
-T-tío…
-Sólo quiero invertir más tiempo en Y y C…

Changmin siguió intentando apartar sus manos, pero más bien parecía que sólo le incitaba a tocarlo y besarlo más. Una mano se coló bajo su chaleco elegante y la otra descendió hacia su pantalón. Al sentirla, el cuerpo de Min se apartó por impulso, pegándose por completo a la silla, pero la mano persistió. Cuando sujetó esa mano para luchar por apartarla, tirando de ella hacia arriba, Yoochun sujetó su zona más íntima con firmeza, sobre la ropa. Changmin se quejó. Los labios en su cuello no dejaban de besar, dejándole marcas húmedas. Luego sintió su lengua delineando su quijada y el lóbulo de su oreja, mientras con el otro brazo le abrazaba por el pecho. Changmin giró su cara hacia él para protestar pero los labios le acallaron, posándose sobre los suyos. No le correspondió pero los experimentados y abultados labios consiguieron acomodarse entre los suyos. Y aunque sujetaba sus manos, no podía detenerlas, simplemente le sujetaba por las muñecas mientras hacían con su cuerpo lo que querían. Era tan joven y su cuerpo ardía tan deprisa… Yoochun, quizás, estaba sacando ventaja de eso.

Le desabrochó el chaleco y acarició sus pezones sobre la ropa, pellizcándolos. Le quitó el chaleco y desabrochó su camisa mientras besaba su mejilla, las manos del menor aún luchando por detener las suyas y aún así continuaba.
-Yah…deténgase…tío, por favor…
-Dime Yoochun…-susurró en su oído antes de lamer y mordisquear su oreja.
-Yah…yah…

Empujando una pata de la silla con el pie y el respaldo con una mano, Yoochun logró girarlo un poco para tener espacio. Lo puso contra la silla, inclinándose sobre él, y lo obligó a besarlo. Changmin intentó apartarle nuevamente. Luego le besó el cuello, abriendo por completo la camisa continuó por su pecho, Changmin sujetándose del asiento. Le besó un pezón y luego lo lamió, delineándolo con su lengua, endureciéndolo al instante.

-Tío…no…

Yoochun continuó con su labor, sin responderle, mientras sus manos acariciaban su torso y su cuello. Luego bajaron, desabrochando el pantalón mientras sus labios besaban su abdomen. Lamió su aún infantil ombligo y luego se entretuvo dejando sus bóxers húmedos sobre su hombría. Changmin no supo en qué momento empezó a gemir tanto, pero intentaba controlarlos aún. Yoochun parecía disfrutarlo, sobre todo cuando retiró el bóxer y pasó a lamer su base y luego su entrada.
-No…tío Yoochun…por favor…para…deten…te…
-No tengas miedo, Minnie…no te voy a lastimar.
-¿Qué le pasa a mi cuerpo…?
-¿No lo has visto aún en las escuela? Relájate y verás lo bien que se siente…
-Pero…es…raro…ahí no… Yoochun…ahí no…
-No…no juntes las piernas…uhm…así está mejor…
-Para…p-para…eso no…no se toca…Yoochun…

Su cuerpo, con las hormonas a mil, se movía por instinto, buscando más su toque, sus labios, su lengua, aunque lo poco que le quedaba de razón le pedía a gritos que se contuviera. ¡Era otro hombre! ¡Y era su tío!

No recordaba exactamente cómo, pero había terminado sentado en las piernas de Yoochun, una de las blancas manos masajeando su miembro, la otra dilatando su entrada con sus dedos, cada una de sus largas piernas, bien separadas, a un lado de las del mayor. Luego sintió su miembro, húmedo y punzante, presionando su entrada, pujando por invadirle. Dolía bastante, pero su quejido lastimero fue pronto acallado por esos labios y esa lengua. Sus cuerpos se movían juntos de atrás hacia adelante sobre el asiento, ambos miembros igual de erguidos, uno manipulado por largos dedos y el otro masajeado por el virginal interior. La mano libre de Yoochun acariciaba su pecho para darle más placer y seguridad, sus labios insaciables devorando su boca, que aunque lo negara estaba hambrienta de placer. Mientras el menor apretaba sus pies contra las pantorrillas desnudas ajenas, las piernas blancas abriendo y cerrando ligeramente, provocando las sutiles embestidas que los tenían enloquecidos, jadeantes.

Escucharon la voz de su madre abajo y ambos miraron hacia la puerta, Changmin jadeando con terror, luego Yoochun agarró un libro del escritorio, de esos con tamaño bíblico, y lo arrojó, terminando de cerrar la puerta entreabierta. Salieron de nuevo al jardín un rato después y la fiesta terminó.

Había pasado poco más de un año de eso. Changmin lo recordaba bien. Sintió los moretones en sus muslos y las cicatrices, no todas cerradas, de sus brazos. ¿Cómo? ¿Por qué llegaron a tanto? O la pregunta correcta sería, ¿por qué aceptó llegar a tanto? Quizás había empezado cuando se lastimó en la clase de gimnasia con un tornillo. Yoochun, en lugar de tener cuidado con el corte mientras tenían sexo candente, le había quitado la gaza y había lamido y succionado su sangre. Changmin se quejó y como no lo soltaba le dio un golpe. Yoochun le regresó el golpe y lo miro fieramente a los ojos, para luego saltar sobre él y darle el revolcón de su vida. A partir de ahí habían experimentado tanto…

Montado sobre él, podía sentir su miembro desgarrándole, introducido sin ninguna preparación previa, no como antes, mientras su mano jugaba con su hombría, misma que no podría liberarse si no le quitaba ese anillo. Así le gustaba torturarle. O pasaba el vibrador por su base, haciendo que sus Changminitos se estremecieran, urgidos por soltar su líquido. Le

Había estado confundido, pero no tanto como ahora. No quiso hacerlo, de verdad. No, si quería hacerlo, pero no por odio, de verdad amaba a su tía. Era una mujer grandiosa. Pero Yoochun había dicho tantas cosas… que les tenía celos, que no lo satisfacía, que ella era una hipócrita y no amaba realmente ni a su marido ni a su sobrino. Que todo sería mejor sin ella…y sin el primito que sólo pasaría a robarle la atención de Yoochun.

-Yoochun…divórciate…
-En eso estoy, mi Chang…pero es un proceso tardado que lleva tiempo…
-¡Está llevándote demasiado tiempo!
Yoochun acaricio sus mejillas, infladas en un puchero.
-Changmin…te amo y cumpliré mi promesa. Seremos sólo tú y yo, muy pronto…
-¿Qué tan pronto ésta vez?
Yoochun sonrió y besó sus labios a pesar de que él intentaba alejarse.

Los celos, la ira, y esa extraña pasión y afecto por su tío, lo habían conducido a esto. A esto, se repitió mentalmente, mirando el cuchillo.

Se había quedado a dormir con ellos pues sus padres habían salido de viaje. Y la noche anterior Yoochun se había colado en su cama con algunos juguetitos. Lo esposó y puso sus brazos detrás de su cabeza, para luego torturar su cuerpo con un vibrador. Mientras sus lengua peleaban una contra la otra. El cuerpo del menor se debatía entre olas de placer provocado por la vibrante sensación. Luego el mayor cambió el vibrador por sus labios, besando y después mordiendo con muy poca delicadeza. Mientras le masturbaba introdujo un pequeño dildo en su entrada, sin lubricante ni nada que facilitara la intromisión. Changmin se quejó, pues a pesar de la costumbre era aún incómodo. Luego encendió el dildo presionando un botón de un control externo, haciendo que las piernas del menor se agitaran y que de sus labios escaparan gemidos fuertes y ansiosos. Se inclinó sobre él y cubrió firmemente su boca y nariz con ambas manos, impidiendo su respiración. Cuando el rostro de Changmin no podía ponerse más rojo, soltó el agarre, permitiéndole gemir y jadear unos segundos, pesadamente, para luego volver a cubrirle, otras dos o tres veces. Después de dejarlo recuperar el aliento unos segundos, acercó su miembro a su rostro, lo frotó con su mejilla un par de veces y luego lo empujó contra sus dientes, de inmediato Min abrió la boca y lo engulló sin dejar de gemir, su cálida respiración saliendo a intervalos por su nariz. El dildo continuaba vibrándole dentro y una de las manos de Yoochun se encargaba de ponerlo cada vez más erguido, su otra mano firmemente sujetando su nuca, marcando el ritmo con que le engullía. Luego, satisfecho de las atenciones proporcionadas por la lengua y garganta adolescentes, sustituyó su miembro por una bola horadada y con un listón que la atravesaba, mismo que, bien atado a la nuca, mantenían la esfera atorada entre los dientes de Min. Esto hacía que salivara de más. Colocó un anillo en su miembro, impidiéndole venirse pasara lo que pasara, y luego lo giró boca abajo. Le arañó la espalda y lamió las marcas, luego mordisqueó su hombro hasta hacerlo sangrar y lamió su sangre. Changmin se sentía a punto de perder la conciencia, era demasiado, pero sabía que para Yoochun era apenas el inicio. Volvió a voltearlo y lentamente quitó la esfera, relamiéndose al notar lo enrojecidos y húmedos que estaban sus labios, devorándolos con los propios y con sus dientes después. Comenzó a invadirlo despacio, sin quitar el dildo, la vibración enloqueciéndolo cada centímetro que entraba. Comenzó a embestirlo de inmediato, pegando su cuerpo al suyo; luego le acercó el brazo a los labios.
-Muérdeme.
Changmin lo mordió con fuerza hasta hacerlo sangrar y lamió la sangre que goteaba sobre sus labios. Yoochun se movió más rápido, como siempre que el dolor hacía el placer insoportable. Se salió de él, sólo para sacar el dildo, y luego volvió a invadirlo con fuerza, ambos gritaban. Por fin Le quitó el arillo y se corrió con fuerza, casi violento, y esa imagen hizo a Yoochun correrse.

No había pensado en su tía en ese momento, no se había preguntado dónde estaba mientras ellos se “portaban mal”. Sólo pensó en ella cuando tomó el cuchillo de la cocina después del almuerzo, subió las escaleras y…


El mundo había girado más de una vez bajo sus pies, y pronto daría aún más giros. Si tan sólo Yoochun viniera a abrazarle…quizás eso cesaría tanto giro. De pronto se escucharon las sirenas, cada vez más fuertes, atronadoras. Luego gritos. Sintió las luces roja y azul titilando, penetrando en el pasillo por la ventana. Los gritos entraron a la casa, por abajo, y pronto llegaron a donde él estaba. Se levantó, completamente helado y tieso, excepto sus manos que temblaban hasta que el cuchillo cayó de su mano. Los hombres en negro fueron sobre él, lo sujetaron entre varios, lo arrastraron en vilo hasta la calle, él ni siquiera lo sintió sino hasta ver una silueta en la puerta.

-Yoochun…
La silueta sólo observaba desde el umbral.
-Yoochun…Yoochun ah… ¡Yoochun ah! ¡YOOCHUN AH!


Fin

Un agradecimiento a Mino, que si bien no siempre lo reconozca por escrito, gran parte de la razon por la que escribo YooMin es por ella. TQM BFF

19 comentarios:

  1. Oh por Dios TOT por qué Yoochun tuvo que ser tan desgraciado como para abandonarlo. Changmin comprendo tu desesperación al verlo ;O; *llora*

    ResponderEliminar
  2. Buen fic.

    Yoochun maldito si no hubiera incitado así a Min no le hubiera echado a perder su vida tan feo... Pero bueno, al final lo dejó solo.

    ResponderEliminar
  3. no entendi al final micky no queria tanto a changmin para defenderlo o fue por miedo? o el mismo fue el que llamo a la policia pork el era el unico que sabia de la muerte no?

    ResponderEliminar
  4. Mai-chan7/31/2011

    que... asdassad que buen fic!
    Pobre Changmin y Yoochun hijo de **** D: >.<

    ResponderEliminar
  5. Anónimo7/31/2011

    Oh Dios me encanta ! :'D
    Aunque admito que fue un sadomasoquismo en exceso >:3 Ahora entiendo que las advertencias hay que leerlas xD

    De verdad, está muy bueno, me encanta !!
    Además que es Yoomin y OH MI DIOS! Yo amo el Yoomin *----------------*

    Te felicito, está genial ;D

    ResponderEliminar
  6. Anónimo8/01/2011

    chica has un serial! has la segunda parte! pero no lo djes asiiiiiiiiii!! mmataste!! congratulation!! la amee!!!♥ YM!!♥

    ResponderEliminar
  7. woooooooooow Aemin que yoomin tan lemonesco y sado xD
    me gusto xD woooow
    aunq yoochun lo abandono ;O;
    pero pues muy bien por lo demas hahaha
    genial fic conti conti
    a no verdad! que es one-shot xD
    que ahora salga del reformatorio el pequeño min xD conti conti
    q se encuentre a jae XD o al ho XD
    ok ya divague
    genial me gusta leer tus fics
    aemin fighting!!!

    ResponderEliminar
  8. Anónimo8/02/2011

    XD gracias por los comments, soy Aemin con problemas de red no me deja comentar como usuario etc... me queda la duda de quer esultados hubo o-o porq este es del concurso...

    Sobre el final: acompletenla como quiera, todo es valido, si Yoochun tuvo miedo, si no lo amaba tanto, si se arrepintio, etc..es cierto lo que crean que lo es ^^

    ResponderEliminar
  9. ahhh morí cuando lo leí con primicia XD, ojalá gane tu fic pri, es el mejor >.<!! además es Yoomin XDD... *-*...

    Si gana me debes una comida ¬¬, te ayudé! y lo sabes XD

    ahhh *lo vuelve a leer*

    ResponderEliminar
  10. Anónimo8/02/2011

    no no no! mi cabezita no da para hacerla yo un final! T_T escribes bien Baby! ojala escribas otros asi! ^^ ♥ suerte!!! t leeré!
    lulú

    ResponderEliminar
  11. waaaa lo ame !! ame tu fic !! es lo mejor del mundo y el yoomin *¬* ma mataaa amo el yoomin y tnbn te amo a ti por escribir el fic !! de verdad te quedo genial !!!tienes que escribir otro !! sisisisis plis te lo ruego, te lo suplico escribe otro fic como este !! y bueno eso creo que me emocione XDDD MUCHAS GRACIAS POR ESCRIBIR
    PDT: porfis piensa en escribir otro fic como este XD

    ResponderEliminar
  12. Wauuuuuuuuuuuuuuuuu!!!!!

    Realmente fue uno de los fic más impactanes que he leido...

    maldito Yoochun como deja a Minnie así luego de haberlo insitado y enviado por el camino del mal... ;___; ahora mi pobre Min estara en la carsel quien sabe por cuanto tiempo y aparte juzgado por la sociedad y en especial por su familia...


    ;__; maldito YOOCHUN!!!!! Nunca pense en que legaria a odiarlo.... U;__;U

    En fin el fic estubo de pelos....

    ResponderEliminar
  13. Pues yo pensé lo peor de Yoochun...que lo planeó todo para quedarse con la plata de la tía (demasiadas telenovelas) claro le tenía ganas a Min y bueno ¿a quién no le gusta el Min? Solo que no pensé que también el pobre la mejor persona del mundo no es y enfermo sí es, así que también pudo haber desarrollado sentimientos aunque al final lo usó y lo abandonó de todas formas. Es una idea original y está bien redactado, un final impredecible, nunca lo habria imaginado, quedé WOW. Ahhh Changmin medio violado siempre me da tanta penita, que se aprovechen de alguien tan puro me hace sentir mal, ay Yoochun por qué siempre eres tú el pedófilo ajajaja...

    ResponderEliminar
  14. Anónimo8/16/2011

    waaaaaaa quede traumada de por vida .___.
    maldito Yoochun ToT como le haces eso!!! pobre Min!! un niño inocente y puro T.T
    lo traicionaste!!! lo enfermaste!!
    mueroo que buena historia ;o; me hiciste sufrir
    Min T-T omg!! que feo final... Yoochun eres de lo peor ._.

    ResponderEliminar
  15. que chulo pero me da un poco de pena min pero por que yoochun lo abandona no se suponia que lo queria

    ResponderEliminar
  16. Anónimo12/13/2011

    O_O Me he traumado O_O

    O_O O_O O_O O_O

    ResponderEliminar
  17. Y bueno~ entré a este fic y a penas vi tu nombre ahí en el autor pensé 'AH, NO. ESTO ES EL DESTINO!' ...Ha sido maravilloso como era de esperarse. Y sí, el final de nuevo me ha cagado la vida. Dios mío, el final fue hermoso (?).
    Fue la desesperación misma y eso que sólo fue una línea xD Me siento manipulada por ti (???)

    Ugh, soy pésima, no se me ocurre un post lo suficientemente bueno como para recompensarte esto ;3; eres genial T___T

    ResponderEliminar
  18. Irisse o_o dafuq XD bueno bueno gracias por los comments chicas~

    ResponderEliminar
  19. Anónimo3/19/2015

    Dios mío ¡Ya no sé cuántas veces he leído este fic! pero la verdad es que es tan asquerosamente bueno que te hipnotiza *u* <3
    Los géneros retorcidos son mis favoritos.
    ¡Te quiero de regreso Aemin! ♥

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD