La lluvia, el mejor recuerdo de ti

7 comentarios
Título: La lluvia, el mejor recuerdo de ti
Autor: Lucero
Parejas: Jejung y tú
Género: Hetero Lemon
Estado: One-shot
Sumario: Todo empezó con la primer lluvia del año.
----


¿Quién no ha recordado a alguien o algo cuando ven caer la lluvia?...
Para muchos traen recuerdos tristes... de algún amor perdido, o de la persona que se marchó de esta dimensión. Todos alguna vez disfrutamos de ese ciclo que la naturaleza nos da, pero siempre está en ese color particular que prácticamente para nosotros no tiene vida, ese color gris que se torna cuando llueve.

Como se esperaba en estos meses en Corea, la lluvia de seguro se haría presente en esta estación del año. Me encontraba en un país extranjero con mis “hermanos” porque ellos eran todo para mi, se habían convertido en el momento que formamos a TVXQ, aunque todos pasamos momentos difíciles y trabajo duro… estamos disfrutando de nuestro éxito y reconocimientos. De alguna forma ese mismo día, que estoy seguro que jamás olvidare mas sin embargo… me llenaba de tristeza y solo lo tengo como un recuerdo hermoso lo cual hizo que me encantara tanto la lluvia, que de seguro las cuantas veces que vea llover en mi vida, siempre la tendré en mi mente…

Antes del Debut

- Kim Jaejoong…
-Presente…- contesté sin ánimo alguno, no me gustaba para nada la escuela, pero tenía que ir… ya que mi madre no me permitía salir de la escuela y dedicarme solamente al trabajo.
-Bueno chicos comenzaremos esta clase…- y blah, blah, blah… la clase se tornó tan aburrida que sentía mis ojos pesar y estoy seguro que no era el único hasta que dijo esas benditas palabras y otorgarnos la libertad.

Iba hacia mi casa, ya que se me había hecho tarde trabajando y estaba esperando recibir mi sueldo para ayudar a mi madre con los gastos. Éramos una familia humilde con pocas oportunidades, mi padre trabaja para poder mantenernos al igual que yo... ya que éramos los únicos hombres. Tenía 8 hermanas, lo sé... es un número considerable de hermanas, ¿no? Bueno... no hace mucho que me entere de que era adoptado, pero no tenía ningún resentimiento alguno hacia la persona que me entregó tal vez porque no pudo mantenerme o algo así, las típicas razones por lo cual muchas mujeres entregan a sus hijos. Llegué a casa y como siempre mi madre esperándome con su deliciosa cena, aunque insistía que no trabajara más de lo debido, yo no hacía caso, quería sacar de la ruina a mi familia aunque con lo que me pagaran por dos semanas no podría pagar todos los gastos de casa.

-Mi Jaejoong, es muy tarde hijo para que estés a estas horas de la noche en la calle- me regañaba con un tono de preocupación.
-Omma, sabes que lo hago por ayudar a mi appa a mantenernos bien.
-Si... y te lo agradezco que te esfuerces pero no es para que te expongas- me repetía eso una y otra vez cada día que regresaba a esas horas.
-Está bien, prometo llegar más temprano.
-Eso espero, no sabes con la angustia que me tienes- siempre mostrándome ese cariño acariciándome cuando como, la verdad me sentía como una mascota.

Un día me decidí a dejar la casa para tratar de cumplir mi sueño, lo cual era un gran desafió al arriesgarme a ir a lugares nuevos que de seguro no tendría ni idea de cómo moverme. Más sin embargo, todo sacrificio te trae algo bueno. Me fui a Seúl, la capital del país; como lo había imaginado, era grande y muy transitada, era otro mundo a diferencia de donde yo vivía. Rente una habitación lo más económica posible, tenía que descansar para ir a esa audición que de seguro habría demasiados y mis oportunidades serian menos.

-¡Ah! ¿Qué hacen?... ¡déjenme en paz!- gritaba con suplica al ser atacado por esos delincuentes escolares…
-Hay pobrecito... ¿tienes miedo? Danos lo que traes y te dejaremos libre- me ordenaba al tenerme tirado en el piso ya con unos golpes proporcionados.
-No traigo nada, no tengo nada que ofrecerles…- suplicaba de nuevo.
-¡Agh! Cállate, ¿quieres? Deja de lloriquear como una nena, igual como tienes esa cara de niña bonita lo tienes también... ¿sabes? Eres más bonita que mi novia- me tomaba del mentón y me acercaba a él, de verdad me daba miedo de que es lo que se le vendría a la mente.
-¡Chicos! Pero, ¿qué es lo que están haciendo?- se escuchó a alguien que venía con la respiración agitada. Ella se paró enfrente de ellos al aparecer los conocía si no, no se hubiera arriesgado.
-¿Qué es lo que quieres aquí?- le contestó uno de los vándalos.
-Iba hacia mi casa cuando de pronto escuché los gritos y los vi... por dios chicos vean como lo tienen, esta aterrorizado, pero ¿qué demonios les pasa por la cabeza?- cuestionaba cada vez con más tono molesto.
-No estábamos haciéndole nada, solo nos divertíamos a demás... ¿que no lo vez? Parece una niña, y sabes que no soporto a los chicos afeminados.
-No lo culpes por ser más bonito que Yinah, junto con ustedes- protesto ella, de verdad me empezaba a preocupar de que ellos le hicieran algo. -Además que solo sea un niño bonito no significa que sea afeminado.
-Si claro... creo que es mas afeminado que tú, es justamente como reaccionaria una nena en cambio tu… estoy seguro que los golpearías con lo que tuvieras a tu alcancé, él ni esfuerzo alguno hizo- el chico estaba haciendo comentarios hacia a ella que al parecer no le agradaban en nada.
-Porque mejor no te callas y te largas con los perros que tienes… ¡ah! quien diría que el chico malo caería en las redes de un niño bonito que le hiciera delirar- ¿qué? esta chica de verdad tenia agallas, ¿que yo hacía delirar a quien?
-¿Pero qué demonios estás hablando?- dijo alarmado.
-Si no quieres que tu querida Yinah se entere de que golpeas a una “niña”, tu reputación se vendría abajo.
-No te atreverías- cuestionó él.
- … obsérvame.
-¡OK! Deja ese celular, no mandes nada… no perdería la reputación por un maricon, ¡vámonos!- el chico se retiró y ella se aseguró de no quitarle la vista a ellos hasta que desaparecieran.
-¿estás bien... no te golpearon muy fuerte?- se acercaba con cautela como si temiera a hacerme algún daño.
-No... estoy bien, gr-gracias.
-¿Cómo te llamas?- preguntó con curiosidad.
-Jaejoong, Kim Jaejoong- le respondí levantándome.
-Un gusto Jaejoong - dijo algo avergonzada… ¿avergonzada?
- eres..
-¿Extranjera? Lo sé.. creo que puedes verlo a simple vista, ¿no?- comentó con una de sus sonrisas, que de seguro me volvería a encantar a ver otra vez. -Dime Jae... ¿en qué escuela estudias?
-Emm… de hecho deje de estudiar por venirme aquí.
-¿En serio? ¿Vienes a realizar algún sueño o algo?- cada una de sus preguntas mostraba mucho interés, lo cual… me hacía sentir extraño.
-Pues si... quiero ser… cantante- le confesé apenado.
-¡Oh! Me parece excelente. A mí también me gusta cantar, de hecho me inscribí en un curso de verano para mejorar mi vocalización, pero de seguro tú debes de tener mejor voz que yo- esa chica me hace sonrojar tanto que estoy seguro que ya lo ha notado.
-Bueno, en realidad yo no…
-Estoy segura que ganaras algún lugar en ese casting- comentó con mucha seguridad.
-¿Cómo lo sabes? Si no me has escuchado- la cuestioné.
-Bueno, entonces... tú te encargaras de demostrarme que lo que digo es cierto- ¿eh? a que se refería, ¿a que cantara? -Ha, ha está bien… no quiero que te sientas forzado a hacerlo, pero de verdad me gustaría alguna vez escucharte.
-Bueno... tal vez y pudiéramos cantar juntos, ¿no crees?- le sugerí, jamás creí que con ese comentario ella se pusiera tan nerviosa.
-¿E-eh? En verdad, ¿quieres que cante contigo?
-¡Claro! ¿Por qué no?- de alguna forma u otra me gustaba hacerla desatinar.
-Pues... eso estaría bien- durante todo el trayecto ella desviaba la mirada cada vez que se encontraba con la mía, eso era raro porque normalmente yo era quien quitaba la mirada si alguna chica lo hacía conmigo.
-Pero miren quien viene…- al escuchar eso, el humor de ella se esfumó por completo. -quien diría que la chica de el sueño americano se juntara con una clase inferior.
-¿No tienes otro negocio más que molestar a la gente?- le respondió ella fastidiada.
-Uy perdón… ¿a caso te eché a perder algún encuentro sentimental con tu enamorado? Además... te va bien, es igual de poca cosa como tú.
-¡Ha! Como si tú fueras mucho… ¿crees que con fastidiar a la gente te va hacer grande? ¡Por favor! A eso se dedica la gente mediocre como tú que no tienen vida propia y solo están para fastidiar a los demás.
-Digas lo que digas, sigues siendo poca cosa… igual que tu amigo, ve nada mas- dijo señalándome y viéndome como bicho raro, en verdad estaba perdiendo la paciencia - Parece que lo sacaste de la calle.
-Lo haya sacado de donde sea, pero sabes… tiene más cerebro, que incluso un perro no es tan cabeza hueca como cierta persona que estoy mirando, además el es más bonito y sexy que tu- ¿qué? acaba de decir ¿que soy sexy?
-Eso no es cierto- dijo furiosa.
-¿A no? Tus fieles amigas no me van a dejar mentir, si desde que estás redundando ellas no dejan de verlo además... su cara es mil veces más suave, tersa y sin maquillaje que la tuya, por algo dicen que usan maquillaje las que son feas- de alguna manera no pude ocultar mi risa y eso hizo que ella se enfureciera. -La basura como tú... siempre será basura- nos alejamos dejando a esa chica tirando chispas por todas partes.
-Ustedes deben de ser amigas- le dije un comentario para poder suavizar el ambiente.
-¡Ni dios lo mande!- alzó la voz cambiando su frustración por algo de tranquilidad. -¿Qué día no?
-Si… que día- dije algo agobiado.
-Parece que va a llover... de hecho no falta mucho- comentó ella mirando hacia al cielo, ahí fue donde pude contemplarla por un momento. Y de pronto las gotas de agua comenzaron a caer. -¡Oh por dios! Esto es genial.
-¿Genial? Como puedes decir eso... ¡nos vamos a enfermar!- dije alarmado, no quería exponerme a un resfriado.
-¡Oh vamos! No es tan malo además... es la primera lluvia de este año, hay que disfrutarla no seas aguafiestas, o ¿será que arruina tu maquillaje?- comentó divertida… oh eso si me enfureció y comencé a perseguirla.

Estuvimos corriendo como un par de niños, hace mucho que no me divertía de esa forma y menos con una chica, me hacía sentir bien y todo esto que paso fue… como decirlo, ¿excitante? Bueno no lo se... en estos momentos experimentaba nuevas emociones, pero de pronto en un tropiezo caímos rodando hacia sabe dónde, quedando cerca de un río, nos quedamos en silencio mirándonos uno al otro, se escuchaba solo el correr de el agua y la lluvia golpeando sobre él, hasta que me decidí a besarla. Al parecer ella al igual que yo estábamos desesperados, tomó de mi cabello masajeándolo mientras yo posaba una de mis manos en su cintura, no sabía qué hacer, no había besado a una chica. De pronto sentí como su tibio miembro bucal se adentro a mi boca suave y lentamente que eso hizo que gimiera, mi excitación crecía cada vez más y me dolía. Nos separamos por falta de aire y sin poder evitarlo, posé mis ojos en sus pechos, su blusa se había pegado en su cuerpo haciendo visiblemente su sostén, no sabía qué hacer era realmente excitante estando en ese lugar… solos y la naturaleza siendo testigo de todo aquello. Ella tomó mi rostro para volver a besarnos, pude sentir como sus manos acariciaban mi torso y mi espalda, haciéndome vulnerable ante ese tacto, tomó de mi camisa y la retiró para comenzar a repartir besos por mi cuello hasta la clavícula. No podía evitar gemir, y lo hice más fuerte cuando sentí su mano acariciar por encima de mis pantalones, estaba haciendo que perdiera la cabeza. La fui levantando hasta retirar su blusa y poder apreciarla mejor, la alcé un poco para poder desabrochar su sostén que me tenía algo desesperado por despojarlo hasta que lo hice. Aprecié la imagen encantadora y pura que me proyectaba, sin pudor alguno me acerque a besarlos de la manera más suave y fue cuando escuché sus primeros suspiros que después se convirtieron en gemidos, escucharla me hacia hacer mas adicto a ella hasta que escabulló una de sus manos por mi pantalón haciendo presión en la entrepierna que me dolía. Con desesperación desabrochó mi pantalón bajándolos un poco para exponer mi miembro, se separó de mí para dirigirme una mirada de lujuria pero aquel tacto tan íntimo hizo que mis ojos se cerraran automáticamente, disfrutando de ese masaje que me volvía loco.

-Mmh... es-pera- no podía articular alguna palabra, el placer me nublaba por completo.
-Mh... ¿Qué pasa Jaejoongie?- preguntó como una niña inocente.
-Yo... ah yo nunca...
-Ni yo pero... ¡Dios! Jae haces que te desee como nunca pensé desear a alguien- confesó con esa voz cargada de excitación que solo hacia ponerme más ansioso.

Ella cambio los papeles quedando arriba, se separó para que la frías gotas cayeran en mi erecto miembro haciendo que éste se contrajera, nunca había visto a mi “amigo” en ese estado.

-Mira eso... esa punta esta por explotar- comentó ella son quitar la mirada de él.
-me… me duele mucho- tomé mi miembro dispuesto a saciarme enfrente de ella, no soportaba mas… estando ella descubierta y en ese estado.

Antes de comenzar a tocarme, ella me retiró la mano para posar su mano en él, comenzó de nuevo con ese delirante masaje hasta que sentí como algo cálido se deslizaba por toda su extensión y la visión que tenia para mí era demasiado, ella estaba lamiéndolo como si fuera un manjar para después introducirlo completamente en su boca ¡por Dios! Se sentía tan bien... pero necesitaba más, su ritmo lento me mataba así que la tome por el cabello y comencé a imponerle un ritmo.

-¡Oh Dios! Voy a... ahh, mmh- sentía ese hormigueo en mi bajo vientre, pero de pronto se detuvo. -¿Eh? pero que... ¿porque te detienes?
-Ah Jaeboo no quiero que te corras antes de tiempo… y además tus gemidos no me ayudan en nada, si seguía escuchándote me hubiera venido también… así que prefiero que tu y yo...- dejó de hablar para bajar su mirada algo penosa.
-¿Quieres… quieres hacer el amor conmigo?
-Etto yo... mmh... pues...
-¿Me deseas?- le pregunté sin pudor alguno, sinceramente me estaba desesperando quiero saber si ella quería estar conmigo.
-Yo... si- contestó algo avergonzada.
-Entonces... yo... te haré mi mujer- le dije acercándome a ella para después susurrarle -Lo haremos despacio… sin prisa.

Recibí un suspiro de respuesta, lo cual no necesitaba más para desvestirla por completo, estaba anonado ante ese cuerpo desnudo, intacto, esperando a que alguien lo poseyera así que comencé desde arriba, marcando su piel como mía y de eso me encargaría yo. Mientras más descendía sus gemidos aumentaban, me volvían loco hasta que llegue a su feminidad para acariciarla…

-¡Dios jaejoong no puedo más!- estaba tan desesperada al igual que yo, pero no quería lastimarla, por más que me revolcase de deseo tenía que ser cuidadoso.
-No comas ansias, ¿sí?
-Es lo único que hago en estos momentos.

Me acomodé entre sus piernas para luego mirarla a los ojos...

-yo quiero que… me mires a los ojos mientras te hago mía- le dije antes de comenzar a introducirme. Ella asintió y rodeo sus manos en mi cuello para luego ver su rostro de dolor. -¿Estás bien… te estoy lastimando?- le pregunté alarmado, al ver su rostro estaba seguro que salían algunas lagrimas a pesar de ver las gotas por la lluvia.
-Es-estoy bien… se supone que la primera vez duele.

Seguí introduciéndome más hasta que ella aparto la vista, me estaba preocupando así que decidí salir, no quería lastimarla pero sus piernas me lo impidieron, empujándome hasta adentrarme por completo y sentir su estrecha cavidad rodear mi miembro era... era inexplicable, nunca creí sentir más placer.

-N-no hagas… e-eso, te lastimas- le regañé…
-Mhh Jae... me llenas por completo.

Comencé a embestirla con aquella ansiedad que ya no podía aguantar más, ese vaivén me hacia delirar…

-Eres tan deliciosa... tan estrecha... e-eres tan encantadora... te amo.
-Jae... ahh mas rápido amor...

Hice lo que me pidió, aceleré mi ritmo y mis estocadas eran más profundas llegando aquel punto que sabía que le daba el mayor placer así que traté de acertar tantas veces sin bajar el ritmo...
-Allí... ¿te gusta?
-Aah si Jae ¡sí! Dame mas te lo suplico.

Ya sentía delirar, el húmedo choque que hacían nuestros cuerpos y el placer, inundaban mis sentidos… tal vez sobre cantar juntos lo estábamos haciendo en ese momento; cada de esos gemidos que salían de tus labios eran melodías para mí... hasta que sentí como te contraías avisándome que estabas cerca al igual que yo... alcanzamos la última nota para después marcarte como mía.

Desde ese entonces, estuvimos juntos todo el tiempo, saliste de clases para luego ingresar a ese curso del que tanto hablabas y yo asistí a los ensayos que como lo predijiste… ¡bruja! Fui uno de los seleccionados. Aunque teníamos horarios que no coincidían tratábamos de aprovechar el tiempo que nos brindaba, esas noches que a veces te ayudaba escapar de tu casa o me quedaba hasta tarde en tu recamara, que siempre que tratábamos de hacerlo, había algo que lo impedía así que solo llegábamos a tocarnos íntimamente. Hasta que decidimos citarnos en aquel lugar que fue nuestro primero beso y la primera vez, tu retardo me desesperaba hasta que te vi llegar.
Te abalanzaste sobre mí para besarme con tanta profundidad, y comenzar lo que tanto deseábamos, de nuevo te hice mía, ansiaba tanto tenerte pero todo lo que habíamos construido se derrumbo… te fuiste de mi, esa misma tarde tu partías lejos y fue tu despedida, eso explicaba esos sollozos en tus gemidos… aunque por un momento sentía que estabas mal, tu sonrisa en el rostro me dispersaba todo aquello quedándome con la idea de que tal vez era por el placer que sentías.
Estaba destrozado, cada noche era una tortura para mí, estaba inconsolable, llorándote todas las noches y visitando aquel lugar que muchas veces soñaba que cruzarías y me dirías que estaríamos juntos pero nunca paso, me hiciste jurar que no abandonaría mi sueño y no lo hice.

~ TVXQ ~

Me encuentro en L.A, en la ciudad que alguna vez me contaste que querías conocer cuando vivías en América y algún día visitarías. Todo me recordaba a ti, cada año que pasaba y en este día era tan melancólico, cada vez que recordaba aquello no podía evitar sollozar y pedir por ti, que tal vez estés con alguien en estos momentos, preguntándome si me extrañabas tanto como yo, pero tenía que resignarme y dejarte ir… ya había decidido hacerlo porque seguía haciéndome más daño, pero era inevitable no recordarte durante la lluvia y justamente hoy.

Trate de despejarme un rato al ver la televisión, los chicos no estaban, aunque me gustaría que hubieras conocido a los demás, aunque conociste a Yunho y Junsu. Tomé el control remoto para cambiar, tocaron desde el exterior y era la mujer de intendencia así que deje que pasara para que hiciera la labor. Mientras cambiaba los canales, una noticia capto mi atención sobre un accidente automovilístico y aunque no entendiera nada de pronto... Pasaron un reportaje sobre ¿ti? Estaba seguro que eras tú, mis ojos te veían de nuevo después de tantos años.

-Veo que le gusta - la voz de la chica me desconcertó, al parecer hablaba japonés. - Es bonita y canta muy bien, en estos momentos ella está haciendo una serie juvenil en México y creo que después hará su primer World Tour.

Volteé a ver de nuevo el reportaje y justamente como lo había dicho ella, aparecías en escenas y en una donde tu besabas a alguien más, fue una puñalada y aunque fuera actuación, esos labios que tanto anhelo volver a besarlos sentía que ya no me pertenecían, pero aun así estaba seguro de que sabias perfectamente que nadie te amaría tanto como yo y que no desaprovecharía de verte aunque sea de lejos.

7 comentarios:

  1. woooo jajajaj en mi seria una novela colombiana jajajja estubo genial esto aunke creo ke yo seria mas inosente jamas seria capas de decirle a jae !!!ah si Jae ¡sí! Dame mas te lo suplico.!!! ni loka jajajjaja XD pero estubo bueno!!!

    ResponderEliminar
  2. Anónimo10/04/2011

    LO ame *-* ♥♥♥

    ResponderEliminar
  3. Anónimo4/06/2012

    aaah.... jaee *.* hahahaha.. yo tampoco
    soy capas de dicirle algo asi a jae o.o hah
    me gusto n.n
    abra otro cap? o.O

    ResponderEliminar
  4. hermoso...me quede sin palabras T_T

    ResponderEliminar
  5. Anónimo7/01/2012

    continuala porfis es hermoso has otro capitulo en donde se reencuentren porfis porfis.esta genial

    ResponderEliminar
  6. si por favor has un capi donde se rencuentren de forma dramática plz!!!!! te lo suplico!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  7. Mas allá del lemon, este fic me hizo acordar al relacionamiento serio de 4 años que JaeJoong tuvo que acabar por su ajetreada vida de trainee. Realmente te quedo super!!

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD