Trick or Treat

6 comentarios
Título: Trick or Treat
Autor: Sayuri
Pareja: JaeMin
Género: Slash
Extensión: Oneshot
----

Ding, dong. Treinta y uno de Octubre del año 2009, y suena el timbre del departamento de los famosos Dioses Nacientes del Este. Ya marcaban pasado las diez de la noche, y frente a la puerta, con una bolsa de supermercado en cada mano, Shim Changmin esperaba pacientemente a que alguno de sus Hyungs se dignase a abrirle. Tocó nuevamente – porque estaba segurísimo de que nadie había escuchado que llamaban a la puerta, debido a lo fuerte que tenía la música.-

<<.¿Qué demonios…? Ábranme ya.>>

Se quejó mentalmente mientras miraba a su alrededor. No es que estuviese muy entusiasmado por entrar. Adentro estaban de fiesta con algunos chicos de la compañía y miembros del staff para celebrar Halloween, y no era antisocial, pero hoy no tenía ánimos de festejar, y menos vestido como estaba. Y es que el menor de los TVXQ, Shim Changmin, estaba disfrazo de nada más y nada menos que de vampiro.

-Hola Minnie.- Lo saludó su siempre respetable Yunho Hyung, quien por fin, abrió la puerta de entrada.- Lo siento, no escuché.- Se disculpó con una sonrisa- Pasa, pasa.
- Traje lo que me pediste.- Dijo el menor de mala gana, entrando como un rayo a la cocina, evitando ser visto por cualquiera de los invitados- Dulces, galletas, frituras y cerveza.
- Gracias- Dijo mientras sacaba todo de las bolsas y los ordenaba en potes.- ¿Qué pasa, porqué esa cara?
- Creo que no va a alcanzar con todo esto…Son más invitados de los que pensé.-
- Bueno, si no alcanza…
- Ni loco. No voy a volver a salir de compras con esto puesto.-

Se cruzó de brazos y frunció el ceño. Si, estaba disfrazado de vampiro. ¿Recuerdan? Y no cualquier vampiro, Yoochun y Junsu se había encargado de hacerlo lucir como un niño que se tomaba enserio eso de salir a pedir dulces. Tenía su cabello peinado como siempre- porque ni loco iba a dejar que esos dos le tocaran un solo pelo.-, sus labios pintados de un tono oscuro, y desde su labio inferior caía ‘sangre’. Traía puesta una camisa blanca, unos cuantos botones abiertos, una capa larga y negra, pantalones de tela y botas. Todo un conde Drácula.

- ¿Oh, porqué no?- Yunho hizo un puchero.
- ¿No crees que ya es un abuso?- Gritó- Estoy disfrazado, y encima la cajera me miraba como si fuese algo comestible.- Hizo una mueca de asco.
- Grrr, un vampirito sexy.
- Tenía más de 50 años Hyung, eso te lo firmo.- Yunho rió a su lado, aunque a +el no le hacía nada de gracia ser el único disfrazado. – Lo que me recuerda… ¿Dónde está Jaejoong Hyung?
- ¿Jae…?- Se detuvo a pensarlo unos segundos- Está encerrado en su pieza, pero Mi—

No alcanzó a terminar la frase, puesto que el menor había salido disparado por la puerta, enojado. ¿Qué Jaejoong estaba encerrado en su cuarto? Tenían que estar de broma. Hoy en la mañana, habían hecho una estúpida apuesta, y los dos perdedores deberían sacar un papelito, que tendría el nombre de un disfraz que deberían usar en la fiesta que darían junto a sus amigos para celebrar el día de brujas. Y luego de perder épicamente contra Junsu, no tuvo más remedio que aceptar su último lugar y tomar el castigo.
Pero no había sido el único castigado…

- ¡Jaejoong Hyung!- Gritó golpeando la puerta de la habitación del rubio, habiendo evitado las miradas curiosas de los demás invitados al atravesar el departamento.
- No estoy- Escuchó la angelical voz del mayor.
- No me jodas- Se quejó el castaño- Ábreme la puerta de una vez.-
- No quiero.-
- Ashh, no sé porqué hago esto. Tengo mis llaves.- Dijo suspirando, y de su bolsillo sacó un par de llaves. Por fin, abrió la puerta.

Click. La puerta se abrió. El menor entró, un tanto lento, teniendo cuidado de caerse. La habitación estaba completamente a oscuras. A penas se sintió cómodo adentro, volvió a cerrar. Con llave.

- ¡No entres!- Se quejó en un chillido Jaejoong, metiéndose rápidamente a su closet.
- Hyung, no seas tonto. Yo también estoy disfrazado.- Dijo caminando hasta el closet.
- No, no quiero que me veas.- Decía- Me veo ridículo y me da mucha vergüenza, Minnie…-
- Vamos, yo también me veo ridículo.- Rió un poco, y tomó la puerta del closet entre sus manos. Pero el rubio se oponía desde adentro a abrir la puerta.- Yo estoy de vampiro, y hasta los labios me pintaron esos dos. No creo que lo tuyo sea tan terrible.
- Lo es.- Aseguró.
- A ver…- Empezó- ¿Estás de bruja?
- No…-
- ¿De pirata?-
- No…- Suspiró.- Ojala fuese algo así.
- Se me acaban las ideas…- Se quejó Changmin-Ya sé… ¿De momia?
- No, es menos ropa que eso.-
- ¿Qué mierda, estas de stripper o qué?- Preguntó alarmado.
- No, no es eso- Hizo un puchero.- Min, ya deja de tirar la puerta y déjame en paz. No quiero que me veas, entiéndelo de una buena vez.
- Eso jamás. Tú y yo perdimos ese maldito juego, y tú y yo regresaremos a la fiesta a cumplir el castigo como es debido. Yo tuve que ir a comprar al supermercado con esta cosa encima, así que te toca a ti pasar un poco de vergüenza. Es lo justo.
- ¡No!- Gritó.

Pero Changmin siempre había tenido más fuerza que Jaejoong. Al menos fuerza bruta. De un solo tirón, el castaño abrió la puerta del closet, tan fuerte que el mayor salió disparado junto con ella, y cayó de boca al suelo. A pesar de la oscuridad, Changmin pudo ver muy claramente de que estaba vestido su querido Hyung…

<<.Oh, Dios mío…>>

El rubio traía puestos unos cuernitos rojos en la cabeza, un collar de púas alrededor de su cuello, una muy corta camiseta – roja- , que dejaba a la vista su bien trabajado abdomen, y unos pantaloncillos rojos. De ellos colgaba una larga colita de diablito.

- Ja—Jae Hyung…- Miles de pensamientos pervertidos invadieron la mente de Changmin es ese momento. Ni si quiera en sus más oscuras fantasías habría tenido una visión como aquella.- Estás…De…De….-
- De Diablito.- Respondió levantándose, ocultando su rostro bajo sus cabellos mientras miraba hacia el suelo, incapaz de levantar la vista hacia su dongsaeng.- Junsu y Yoochun son tan crueles conmigo.- Dijo dolido.
- Yo…- Intentó decir algo coherente, pero lo único que rondaba su mente era Jaejoong atado a su cama, gimiendo de placer.
- ¡Me da tanta vergüenza!- Chilló tapándose de la cara con las manos, para que el pequeño no notara su fuerte sonrojo.- Por eso no quiero salir. Me muero si alguien más me ve así.-
- Es comprensible…- Soltó el menor, viendo como su Hyung temblaba de frío y de nervios. - ¿Sabes? Al demonio con todo esto de la apuesta. Te puedes enfermar si te quedas con tan poca ropa.
¬- Pero Min, tengo mi orgullo también.- Respondió.- No voy a dejarme humillar así de fácil. ¿Te imaginas lo que me harán si me cambio de ropa ahora? Son muy malos, no me tienen nada de respeto esos pervertidos. Yo que les cocino, les lavo, les…Aish, encima me veo tan ridíc—

Se detuvo al sentir un leve calor en su espalda, y entonces subió su rostro, para encontrarse con Changmin mirándole fijamente, y con una capara sobre sus hombros. Y entonces recordó que no había visto al castaño con su disfraz puesto. Y sinceramente, hubiese sido mejor no verlo, porque de inmediato comenzó a sentir un leve calor en su entrepierna. Changmin se veía tan jodidamente salvaje.

-Minnie…- Suspiró y de pronto el menor lo abrazó con fuerza por la cintura. Tembló un poco al sentir las cálidas manos del chico subir y bajar por su espalda, casi por completo desnuda debido a lo corta que era la camiseta que traía puesta.
- Jae…- Comenzó, acercándose a la oreja del más bajo- No te ves ridículo.
- ¿Qué…? Nnng…- Se quejó al sentir un leve mordisco en el lóbulo de su oreja.
- Yo creo que te ves extremadamente sexy.-

Sin decir nada más, buscó los gruesos labios del rubio, y los besó con pasión, pero a la vez, de forma muy suave. Al principio Jaejoong no reaccionó. Mantuvo sus ojos abiertos de par en par mientras trataba de entender lo que pasaba. Poco a poco sus ojos se fueron cerrando, su cuerpo se fue relajando, y terminó cediendo. Posó sus manos alrededor del cuello del más alto, y jugó con sus castaños cabellos, mientras lo empujaba contra la cama.

- ¿Qué pasa Joongie?- Preguntó al caer de espaldas a la cama con Jaejoong sobre él, rompiendo el beso, mientras el más bajo mordía su labio inferior.- Pensé que estabas enojado porque no te gustaba tu traje.
- Pues, eso es muy cierto Minnie- Sonrió con picardía- Pero no tengo ganas de quitarme esta cosa de encima.
- ¿Ah no?- Preguntó nuevamente, sorprendido.
- Quiero que tú me la quites.- Y con eso, pasó al terso cuello del castaño, succionando la piel con lujuria, causando que gemidos de placer escaparan de la boca del más pequeño.
- Jae…- Gimió.
- ¿Dulce o Truco, Changmin?

Fin

6 comentarios:

  1. me gusto!!
    waaa que lindo estos dos...
    y esos dos par de pervertidos que los disfrasaron...
    gracias!

    ResponderEliminar
  2. Lemon! Lemon! Lemon!!
    porque lo dejaste ahí?!! *¡*
    omg! q buen lemon se hubieran gastado
    esos dos kkk~!
    Muy buen JaeMin! lo ame! *Q*!

    Atte: Kitty

    ResponderEliminar
  3. "¿Dulce o Truco, Changmin?" me encanta esa frase xD

    Pues, eso es en verdad cortar lo que prometía ser buen lemon pero igual esta muy bien xD

    Gracias por compartirlo! ^^

    ResponderEliminar
  4. orale q bueno q estubo me gusto *-*
    son amor **
    hay me imagine a changmin de vampiro sexy *babas*
    jae de diablito lol
    q final me dejstes con ganas de qrer leer mash
    la parte lemonesca ><
    (bueno no dejo para mi imaginacion jiji)

    saludos ^^

    ResponderEliminar
  5. xochiquetzal7/31/2010

    jeje, una señora de 50 lo veía como algo comestible... jajaja, no es por nada, no tengo 50 pero creo que lo verìa igual, jejepobre Min.
    Y ese Jae, tan sexy y penoso, pero a la mera hora no.
    Grax por subir, ojala viniera adjunta una invitación a esa fiesta, njeje

    ResponderEliminar
  6. waaaaa
    waaaaaaaaaaa
    waaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
    me gusto hahahahaha ia me imagino a Jae y a mi Min

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD