Vendetta

7 comentarios
Título: Vendetta
Autor: AnSaGuCa
Parejas: YooSu / SuYoo
Género: Romance, Drama, Lemon
Extensión: Oneshot
Trama: La venganza es la mayor de las motivaciones.
Dedicatoria: ¡Esto es gracias a ti, Quinn!

------

Poco a poco, mientras nos deshacíamos de nuestra ropa, yo iba besando cada parte que fuera quedando al descubierto. El calor aumentaba y con desesperación lo arrojé a la cama. Me posicioné sobre él, besando su cuello y bajando lentamente.

-No… no hay tiempo para eso.

Se incorporó y tomó mi mano, lamiendo 3 dedos y dirigiéndolos hacia su entrada. Introduje el primer dedo y segundos después el siguiente, comenzando a moverlos en círculos; el tercero acompaño a los otros dos y comencé a moverlos adentro y afuera, simulando lo que vendría más adelante.

-Demonios, hazlo de una vez –me ordenó.

Sonreí y llevé mi miembro hasta su entrada, penetrándolo con suavidad, era cierto que no era la primera vez, pero tampoco quería lastimarlo. Comencé lentamente un vaivén que era difícil de controlar a ese paso. Su espalda se arqueaba y jalaba las sábanas, soportando el dolor que pronto se convertiría en placer.

-Más –me pidió jadeando.

Obedecí, más por no poder mantenerme así que por complacerlo, comencé a ir más aprisa, disfrutando la sensación y llenando mis oídos con sus gemidos.

Sus piernas me rodeaban y de vez en cuando levantaba la cadera para permitirme tocarlo más profundamente. Nos acompasábamos perfectamente, inundando la habitación con una inigualable unión de nuestros gemidos.

Mis embestidas fueron perdiendo rapidez y puntería y ganando fuerza conforme se acercaba el final. Le vi morder su labio hasta casi sangrar tratando de reprimir un grito de placer, lo hacía cada vez que llegaba a su límite y jamás había podido; gritó mi nombre en un último gemido ronco y su anillo se cerró entorno a mí haciéndome perder el sentido por el placer unos segundos; di un par de golpes más y terminé dentro de él.



Con la fuerza que aún me quedaba salí de su interior y me dejé caer a su lado, tratando de controlar mi respiración.



Le miré dormitar junto a mí, ni siquiera se había tomado la molestia de taparse, sólo estaba ahí, justo como había terminado, incapaz de encontrar fuerza para cambiar de posición; me reí de él.

Este era el día en que al fin cobraría mi venganza, pero ahora ya no me sentía tan confiado y quería echarme atrás, sintiéndome culpable, pero meses atrás había decidido que sería de esta forma y no sería yo si me retractara.



Yo era la pareja de Micky YooChun, sí, yo, Xiah JunSu salía con él.

Comenzamos casi desde que TVXQ se formó, varios años juntos, creyendo que nada nos separaría y él me botó como si todo fuera así de sencillo. Él me había citado un día y, girándose muy serio hacia mí me dijo “Lo siento Susu, pero ya no puedo continuar con esto”; lloré, claro que lloré, pregunté por qué, pero no me dijo nada. Me sumí en la depresión, creyendo que yo era el culpable de que ya no me amara, quise morir y no podía disimular más frente al resto del grupo… hasta que la vi a ella. La razón por la que Chunnie me había cambiado era esa zorra, su nueva novia y “prometida”. Le reclamé, pero me rechazó nuevamente, y se fue sin mirar atrás. Y fue entonces, cuando en lugar de llorar, decidí que me vengaría de él.



Si él había podido olvidarme, yo también podría, y se lo restregaría tal como él había hecho conmigo. En un principio no estaba seguro de cómo o con quien hasta que lo encontré, justo delante de mí, con una sonrisa como el sol, estaba él, quien me ayudaría, sin saberlo, en mi venganza. YooHwan, su propio hermano.



No fue difícil engatusarlo, modestia aparte, y cayó fácilmente en mis engaños. Quizá es que ya sintiera algo por mí, o tantos años con YooChun me habían vuelto un excelente amante.

Hice de YooHwan mi pareja… pensé que si quería que le doliera, no habría mejor forma que acostarme con su querido y apreciado hermanito, sin embargo, las cosas no resultaron como yo pensaba. Ellos se parecían mucho, tenían gustos similares y esa hermosa sonrisa que me había enamorado; varias veces, en compañía de YooHwan había dejado escapar, susurrando, el nombre de YooChun.

Sin embargo, creí, muy estúpido, que aquello no me afectaría en mi venganza. Pasó el tiempo y me sorprendió darme cuenta sobre el cariño que le había tomado a YooHwan; aún quería dañar a YooChun, pero no quería que su hermano tuviera algo que ver, no quería que él saliera herido.

Pensé que era porque se parecían y nada más, y estaba aún más resentido con YooChun por esa razón, pero al tenerlo finalmente como había sido mi objetivo, había disfrutado enormemente de todo lo que YooHwan podía ofrecerme sin pensar, ni una sola vez, en la persona por la que había comenzado todo.


Fue en ese momento cuando me di cuenta de que estaba enamorado del pequeño Park y me auto regañé por ser tan estúpido. De esa vez habían pasado ya dos meses y había olvidado cual era el asunto, me dediqué sólo a disfrutarlo.



Ayer, YooChun salió con su novia y no regreso a dormir, me enfurecí porque, aunque ya no me importaba lo que hiciera con esa flaca sin talento, aún deseaba que sufriera un poco por la forma en la que me había tratado, porque era él la razón de que justo ahora estuviera en tal dilema y tuviera que elegir entre aceptar que estaba enamorado de YooHwan y mi venganza.



Escuché la puerta de la entrada y me asusté, sabiendo que era él quien acababa de entrar y que se dirigiría al cuarto donde yo estaba. Renuncié totalmente a YooChun y comencé a vestirme para impedirle el paso y evitar que viera a su hermanito durmiendo desnudo en mi cama. Llegué tarde.

YooChun abrió la puerta justo cuando yo estaba por salir, se sorprendió de verme parado ahí y no miró hacia la cama, era mi oportunidad de vengarme, pero quería sacarlo de ahí.

-¿Qui… quieres un poco de agua? –dudé-. Te preparo algo, vamos a la cocina, debes estar muy cansado.

-¿Por qué tan amable de repente? –me descubrió y como si fuera un acto reflejo giro la vista hacia la cama y vio a YooHwan, reconociéndolo de inmediato. Abrió mucho los ojos, sorprendido y se quedó sin habla. Giro hacia mí con una mirada acusadora. No sabía como explicarme, la idea había sido sonreír de forma cínica en señal de victoria para verlo sufrir, pero ahora buscaba una excusa que protegiera a YooHwan de toda consecuencia.

-Yo –no pude decir nada más. YooChun arremetió un golpe contra mí justo en el rostro y sentí como mi labio se abrió y comenzó a brotar una hilera de sangre. Me quedé callado.

-¿¡Cómo pudiste acostarte con mi hermano!? –me gritó.



YooHwan se despertó, asustado por el ruido.

-YooChun –dijo, sorprendido.

-¡Vístete! ¡Nos vamos! –le gritó. Bajé la mirada, angustiado y frustrado por no poder hacer nada sabiendo que era mi culpa.

-¡Dios! ¡JunSu! ¿Estás bien? –YooHwan corrió hacia mí y se inclinó para verificar que mi herida no fuera grave.

-¡Vístete! –volvió a gritar.

-Disculpa, hermano –le dijo de forma frívola-. ¿Quién eres tú para ordenarme eso?

-¿Qué?

-No puedes venir y golpear a mi pareja sólo por lo que tengas en la cabeza. Discúlpate.

YooChun se quedó boquiabierto, yo también.

-¿Qué dices?

-Kim JunSu es mi pareja, salgo con él, somos amantes, nos queremos.

-¡Cállate! No sabes lo que estas diciendo, él era mi pareja hasta hace 4 meses y sólo esta contigo por…

-¡Porque me quiere! –gritó-. ¿No te estás dando demasiado protagonismo? ¿Siempre todo debe ser por ti? ¿Por qué no puede enamorarse de mí?

-YooHwan, vístete, discutiremos esto en otra parte –dijo, con menos confianza en la voz.

-No voy a ir a ningún lado contigo. Discúlpate con JunSu.

-No voy a hacer eso.

-¿Por qué? Ahora tú estás con esa mujer, ¿Por qué no dejas ir en paz a JunSu?

-No… él…

YooHwan entró al baño, se vistió y trajo un poco de alcohol del botiquín que guardábamos debajo del lavabo, puso un poco sobre una motita de algodón y me limpió la sangre; me quejé.

Sin previo aviso me besó, dulcemente. Cuando se separó hizo una mueca de disgusto al sentir la sangre que aún emanaba de mis labios. Se giró nuevamente hacia YooChun, que observaba molesto la escena.

-Él no te perdió a ti. Tú lo perdiste a él y yo lo encontré -estaba realmente sorprendido.

-Perdón por golpearte -YooChun salió de la habitación, derrotado.



Me puse de pie y YooHwan me abrazó fuertemente.

-¿Estás feliz? –me dijo-. Ya obtuviste tu venganza. ¿La disfrutas?

-No –le dije, sincerándome al verme descubierto.

-Ahora que ya eres libre ¿Te quedarás conmigo?

-¿Cómo es que sabías que…?

-Mi hermano y yo no nos vemos mucho, pero nos contamos todo. Yo sabía que ustedes dos andaban juntos casi desde el principio… también supe que planeaba dejarte, no te diré sus razones. Y cuando te acercaste a mí adiviné enseguida cual era tu propósito. No planeaba ayudarte, en realidad quería estar cerca para asegurarme de que YooChun no sufriera, pero… hiciste bien al lograr ponerme de tu lado en este tiempo juntos… y al parecer yo también hice bien ya que no dijiste nada en contra de mi hermano.

-¿Por qué le dijiste eso?

-¿Acaso no es verdad?

Dudé, ya no sabía si había resultado mi plan o no, o si estaba saliendo como quería, en realidad, hasta ese momento me había sentido como el rey del juego y movía las piezas a mi antojo, ahora me daba cuenta de que sólo había sido un peón con aires de grandeza y solo había logrado llegar al otro lado gracias al verdadero gobernador del juego, YooHwan.

Porque me ayudó dejó de preocuparme; él tenía mucho del carácter de su hermano y aunque yo fuera quien golpeaba en su interior, muchas veces pensaba que no era yo quien dirigía esta relación.

Le besé demandante y el sonrió, aceptándome. Quizá ahora había tomado la decisión adecuada…
¿No?


Fin

7 comentarios:

  1. Lo amé *o*

    Te quedó muy bien narrada la situación y amé a Yoohwan, casi nadie lo tiene en cuenta al pobre... pero este se merece un premio, manipulando y siendo el rey del tablero xDD es amor <333

    AnSaGuCa fighting ~!!!

    ResponderEliminar
  2. wooooo
    esto fue
    ...
    wooooow
    ...
    sin palabras (es halago eee!)
    me encantó!!!!

    ya decía yo ke ese niño tenía algo entre manos...
    je je je

    ja ja, es un yoosu...o un suyoo... pero no el ke yo tenía en mente XD
    muy bueno de verdad!

    ResponderEliminar
  3. o.o wow nunca habia leido algo asi... uno esta acostumbrada a los yoosus pero bue... me gusto mucho!!!!! de verdad ke lo ameeee

    la venganza e slo mas dulce de la vida ^^

    ResponderEliminar
  4. Wowow me encantoooo.
    demaciado buenooo!!!
    Yoohwan Ame su astucia *O*
    simplemente perfecto.

    ResponderEliminar
  5. No no no no no!!!
    Yo anda muy happy navegando por los fics del blog cuando veo "Vendetta" (Junsu por Yoohwan) y yo: AYYYY CHAMAAAAAAA!!!!
    Nunca había visto un fic con esa pareja XDDD quede con los ojos cuadrados y de inmediato me dispuse a leer - tu sabes, la curiosidad me picaba full xDD.

    Menos mal que lo leí, ¡ESTUVO TAN OMG!!!!! OOO: .. No deje de moverme en la silla xDDD fue tan AYYYY CHAMAAAA! XDDDD - enserio, me dejaste loca u__u.

    Perdón si me expreso muy mal, pero es que me dejo loca tu fic xDDD
    O sea, Junsu de maloso? NOOOO xDDDD cuándo? XDDD y después llaga el chico Park a mover el mundo del delfín! No no no no, me inclino y te aplaudo *O*
    Cuida ese cerebro *---* vale oro *O*
    Kissus ^^
    PD: aún sigo loca por tu fic xDDDD enserio enserio lo amé XDDD <3 Gracias por compartirlo ^^

    ResponderEliminar
  6. Anónimo6/15/2013

    OOOOO me encanto! simplemente genial! aunk me gustaría k se hiciera un serial de esta historia! con muchos capis! kkkkkk continuar desde aki o esplicar todo lo de las razones de yoochun y todo!

    ResponderEliminar
  7. Yo buscando tanto tiempo sobre historias con YooHwan y ahora estoy feliz de poder leerla, ni idea que estaba aquí pero me alegra..

    Aunque sinceramente no me lo imaginaba de pasivo, al contrario pero ya con los roles vía redes sociales ya ni le tomo importancia jajaja
    Lo amé, sinceramente, me fascinó cómo manejaste al lindo Park menor, me enamoré más de él.

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD