A Not So Pampered Pet. Epílogo

9 comentarios
“Travieso, gatito”


Dos semanas.

Dos malditas semanas.

Jaejoong cortaba las verduras con venganza, golpeando y cortando con el cuchillo las desprevenidas cebollas. Las tiró en el wok, sonriendo, ya que saltaban en agonía por el ardor del aceite de oliva. Los pimientos verdes fueron los siguientes, se unieron a sus compañeros de muerte.

La arrocera sonó, señalando que el arroz estaba listo, Jaejoong arrojó las verduras alrededor, y luego arrojó un pedazo de lo que solía ser una vaca, tiras de carne de res marinada chisporroteaban en voz alta.

"Dios, ¿qué te pasa hoy?", Preguntó Junsu.

Jaejoong le sacó la lengua. "Nada. Vete a la mierda"

"Alguien está sexualmente frustrado", cantó Junho, Jaejoong tenía ganas de arrojarle la comida caliente en la cara.

"Cállate", murmuró Jaejoong.

"Tú estás..." Los ojos de Changmin estaban bien abiertos. "Pensé que Yoochun y tu estaban…"

"No," dijo Junho. "Ellos sólo se abrazan y se besan por la noche."

"Huh. Entonces supongo que ya no debería llamarte puta"

Jaejoong luchó contra el impulso de lanzarle el cuchillo a Changmin. Ellos no eran precisamente amigos, pero ya no se gritaban el uno al otro.

Junho se echó a reír. "Es difícil ser una puta cuando ya no te lo hacen".

Jaejoong gruñó y le enseñó los colmillos a Junho. "Cállate".

Junsu se rió detrás de sus manos. "Supongo que eso significa que Changmin es más puta de lo que tú eres ahora."

Changmin se puso rojo cuando los dos hermanos compartieron una mirada de complicidad.

Jaejoong se quedó mirándolos mal y Junsu se rió una vez más mirando a otro lado. "Junho".

Junho le dio una mirada muy inocente y falsa."¿Qué?"

Changmin murmuró algo y abandonó la mesa rápidamente.

Jaejoong hizo una nota mental, debía arrinconar a Junho más tarde y preguntarle qué estaba pasando entre ellos tres, pero por ahora, estaba jodidamente frustrado como para oír hablar las aventuras sexuales de otras personas. Apagó la estufa y se dio la vuelta."Se pueden servir ustedes", les espetó y salió de la cocina. Jaejoong subió las escaleras, frustrado, molesto e irritado. Y sobre tdo caliente. Dios, tan jodidamente caliente.

Yoochun había llevado esta situación de no apresurarnos al extremo.

No es que no hicieran sexo oral o se masturbaran. Lo hacían, y Jaejoong lo amaba. Pero no habían tenido relaciones sexuales en dos semanas y su cuerpo lo sentía. Su mente estaba volviéndolo loco con las teorías de que Yoochun en realidad no lo quería y de que se lamentaba por permitirle vivir allí. Sabía que eso era estúpido.

También sabía que Yoochun estaba muy ocupado. El simple y confidencial caso se había transformado en una batalla legal en la corte y Yoochun salía con más frecuencia. Muchas noches, él sólo tenía la energía suficiente como para besar a Jaejoong antes de quedarse dormido.

Jaejoong estaba caliente, y masturbarse en la ducha ya no era suficiente.

Se dirigió a su habitación, y luego se detuvo. Definitivamente no quería estar allí. Antes del almuerzo, Yoochun había dicho algo sobre tomar una rápida siesta con Jaejoong, pero justo su teléfono sonó con el tono de timbre que señalaba que era Siwon y en vez de quedarse, Yoochun se fue su cuarto.

Jaejoong se dirigió allí, decidido a acorralar de golpe a Yoochun con la superficie más cercana posible hacerle sexo oral, apoyarse en su regazo o algo así!

La puerta de su habitación estaba abierta y Jaejoong la azotó contra la pared. La habitación estaba vacía, el vestidor, el cuarto de estar y el baño también.

Jaejoong suspiró y se sentó en la cama lujosa de Yoochun. El hombre estaba probablemente en su estudio. Jaejoong había contado el número de horas que Yoochun había dormido en la última semana y le había exigido que durmiera más. Junsu dijo que la única razón por la que estaba comiendo era porque Jaejoong lo estaba obligando. Él no solía comer cuando estaba trabajando en un caso, sobrevivía a base de café, alcohol y cigarrillos.

Jaejoong tenía la sensación de que la única manera de obtener relaciones sexuales con Yoochun era jugar con él. A su pervertida y sensual manera.

Yoochun sin duda tenía un poco de perversión fluyendo a través de su pene, por lo que Jaejoong miró la habitación y se preguntó dónde ese bastardo pervertido guardaba sus juguetes. Se levantó de la cama y se dirigió al vestidor. Jaejoong dejo pasar los cajones en donde Yoochun guardaba sus bóxers, medias, camisetas y suéteres. La cómoda del costado tenía ropa de invierno, y en ella también estaban las cosas que Jaejoong había estado buscando.

"Oh, miau", susurró Jaejoong, mirando todos los vibradores, consoladores, esposas, tapones, dilatadores anales…

Con una sonrisa, Jaejoong tomó un anillo de silicona para el pene. Se erecto con tan sólo mirar los juguetes y se bajo el pantalón hasta las rodillas. Ciñó con fuerza el anillo en la base de su pene, gimiendo por un momento luego tomo un tapón anal azul. En otro cajón había todos los tipos de sabores imaginables de lubricante.

¿Cómo diablos este hombre adicto al sexo sobrevivió durante dos semanas?

Jaejoong se preguntó por un momento si Yoochun estaba recibiendo sexo de algún otro lugar, luego desestimó lo dicho. Yoochun estaba tan caliente como él, pero él sólo lo mostraba con miradas de deseo.

Jaejoong cubrió el tapón con lubricante de vainilla y luego se inclinó lo suficiente para poder torturar su entrada. Lo empujó, maullando cuando su cuerpo estrecho se extendía a su alrededor. Su visión se entrecerró y se apoyó en la cómoda para no caer. Tal vez debió haberse preparado un poco.

Respiró profundamente unas cuantas veces para relajarse lo suficiente para que el juguete entre en él, luego respiró un poco más para colocarse de nuevo el pantalón y abotonarlo encima de su erección. Quería controlarse de alguna manera, pero no estaba seguro de cómo ocultar… Una pequeña sonrisa aparecio en sus labios.

Tomó unas esposas de cuero, unidas por una cadena, se colocó uno de los lados en la muñeca. Fue a la cómoda de "invierno" de Yoochun y encontró una holgada sudadera con capucha. Definitivamente perfecta. Cerró el cajón de juguetes, pero vio unos destellos metálicos. Se detuvo, metió la mano bajo todas las cosas grandes y encontró un conjunto de pinzas para los pezones.

"Oh, dios" dijo Jaejoong con escalofríos. ¿Cuándo fue la última vez que se puso pinzas? Se arrancó la camiseta y luego con manos temblorosas, Jaejoong se las coloco alrededor de las areolas sensibles de sus pezones. Su cuerpo comenzó a temblar, un orgasmo tratando de sobrepasar el anillo en su erección. Sus rodillas se doblaron y otra vez tuvo que utilizar la cómoda para mantenerse de pie.

Recuperándose lo más que pudo, Jaejoong se dirigió fuera del vestidor. Por último, cogió una de las corbatas de seda de Yoochun que estaban colgadas cerca de la puerta. Una azul, para que combine con el tapón.

Con las piernas muy inestables, Jaejoong bajo por las escaleras. Se detuvo en su habitación el tiempo suficiente como para tomar su collar. Él no lo había usado durante varios días, pero ahora parecía el momento perfecto. Se aseguró de que no pareciera que estaba cubierto de juguetes sexuales y con cuidado se dirigió al estudio de Yoochun.

Yoochun estaba hablando por teléfono. Levantó la mirada y le sonrió, luego volvió su atención de nuevo a la pantalla.

"No lo sabía", decía. "Bueno, no es algo terrible para el caso, sólo hace las cosas un poco complicadas... Tenemos que ser capaces de demostrar que Taemin perteneció al gobernador antes de que hagamos otra cosa..."

Jaejoong se volteó y cerró la puerta con llave. Él se movió a través del estudio catalogando las cosas y viendo donde podía atarse. Pensó que una silla iba a funcionar muy bien por ahora. Se coloco su collar, y luego se quitó la sudadera dejando su torso desnudo.

Yoochun aún no había levantado la vista, incluso cuando Jaejoong se sentó en la silla frente a su escritorio. Se quito el pantalón, mordiéndose el labio callando un gemido que quiso salir cuando el tapón se movió dentro de él. Lo último que hizo fue taparse la boca, amarrándola con fuerza, amordazándose.

Más o menos. Aún podía maullar.

"Miau?", Dijo Jaejoong.

Yoochun lo miró, hizo una toma doble y su boca se abrió.

Jaejoong se dio la vuelta, mostrándole el tapón en su trasero. Se arrodilló en la silla y enganchó la cadena de las esposas alrededor de ella. Haciendo uso de su otra mano, se coloco la otra con fuerza y tiró de ellas, para probar cuanto soportaban. Abrió las rodillas tanto como pudo y bajó sus caderas. Maullando de nuevo.

"Siwon, yo... tengo que irme. Te llamo luego"

Jaejoong sonrió y gimió. El teléfono cayó, y un momento después, unas manos cálidas tocaron su trasero.

"mierda, Jaejoong."

Jaejoong inclinó la cabeza hacia atrás con sus ojos oscurecidos de lujuria y negó con la cabeza, su collar de identificación tintineo.

Yoochun agarro el collar y tiró de él. "Hero." Fue apenas un susurro, y Jaejoong se estremeció, gimiendo en torno a la mordaza.

"Parece que un gatito curioso ha estado hurgando en áreas que no debería", continuó Yoochun.

Sus dedos tocaron el extremo del tapón, empujándolo más profundo en el cuerpo de Jaejoong.

Jaejoong gemía, su cuerpo se sacudía cuando otro orgasmo lo recorrió. Torturándolo.

"Eres un gatito travieso," susurró Yoochun. Le dio una palmada a Jaejoong. Y Jaejoong sabía que era sólo una prueba para ver lo que podía soportar. Jaejoong gimió, su trasero estaba temblando por más. Yoochun no lo defraudó y le tiro una palmada de nuevo, más fuerte. La siguiente le sacó un maullido agudo.

"Arrodíllate en el suelo", dijo Yoochun. Su voz era todavía un susurro.

Jaejoong se apoyó del respaldar de la silla para mantener el equilibrio en su camino hacia el suelo. No estaba seguro de lo que Yoochun quería. Una vez que estaba de rodillas, Jaejoong soltó la silla, dejando sus brazos caer, estirándolos.

"Date vuelta".

Jaejoong volvió la cabeza y le lanzó una mirada confusa a Yoochun.

"Date. Vuelta. ", Dijo Yoochun, y giro su dedo.

Jaejoong volvió a mirar la cadena y luego respiró hondo. Agachó la cabeza por debajo de su brazo y se volteo. Terminó sentado en el suelo con las manos sobre su cabeza, la cadena de las esposas torcida. Volvió a maullar cuando el juguete se frotó contra sus paredes interiores. La silla le hacia arquear la espalda, por lo que le era difícil relajarse.

Yoochun se humedeció los labios. Se apoyó en la mesa, con los brazos cruzados y miró a Jaejoong. Jaejoong sintió la mirada como un rayo láser en su piel: por sus hombros, sus pezones, hasta su estómago. Su erección temblaba bajo la mirada intensa de Yoochun.

"Dios, eres hermoso."

Jaejoong se sonrojo, agachando la cabeza.

Yoochun se inclinó hacia él, agarrando el collar de nuevo. Tiró de el, haciendo sobresaltar a Jaejoong.

"Esta demasiado flojo, creo", dijo Yoochun con esa voz profunda que te prometía sexo y dolor. Yoochun soltó la hebilla, el enlace entró en otro agujero, ajustando más el collar. La visión de Jaejoong estaba borrosa. Nunca había tenido el collar tan ajustado. Cuando Yoochun tiró de nuevo, Jaejoong gimió, sintiendo el cuero incrustándose en su cuello.

"Mejor"

La corbata también estaba ajustada haciendo que Jaejoong abriera la boca. Contuvo el aliento pesado y parpadeó. Su visión estaba muy borrosa.

"Quiero tener acceso a tu boca, pero ¿qué debería hacer con esto?", Reflexionó Yoochun. Se arrodilló entre las piernas abiertas de Jaejoong, sin romper el contacto visual. La corbata se arrastraba hacia arriba y abajo de su sensible cuerpo.

Yoochun tomó una de las piernas de Jaejoong, sujetando su rodilla la empujó hasta que chocara contra la silla. Utilizó su propia pierna para mantenerla allí y luego envolvió la corbata alrededor de su pierna. Jaejoong gimió por lo ajustado que estaba, su otra pierna estaba doblada, tratando de aliviar la presión.

"Estas muy precioso", murmuró Yoochun, sus dedos trazaron el muslo expuesto de Jaejoong, acariciando sus nalgas. Sus dedos apenas tocaron el juguete antes de alejarlos. Tomó la otra pierna de Jaejoong y la envolvió alrededor de su cintura. Se inclinó y lo besó, arqueándolo hacia atrás sobre la silla.

Jaejoong gimió, moviendo la cola. Nunca había sido atado de esta manera.

La lengua de Yoochun lamió sus labios, incitándolo a tener un beso adecuado. Jaejoong tiró de las cadenas, tratando de agarrar a Yoochun con fuerza.

"Hermoso, Hero, pero no del todo perfecto. Si te saco el anillo de tu erección, ¿te vendrías? "

Jaejoong casi respondió con palabras pero decidió asentir con un maullido suave.

Yoochun sonrió y dijo: "Estoy seguro que si te dejo venir ahora, tendrás ganas de venirte otra vez, ¿no?"

Jaejoong asintió frenéticamente con los ojos muy abiertos de la anticipación.

Yoochun se echó a reír. "Pero es muy divertido verte sufrir", dijo, con esa profunda voz de nuevo.

Jaejoong maulló por la decepción.

Sentado, Yoochun se quitó los zapatos, rápidamente desató uno tirando del cordón negro. Volvió a dejar que caiga sobre el sensible cuerpo. Jaejoong estaba jadeando por las sensaciones.

Yoochun tomó el cordón con ambas manos y la ató en la erección de Jaejoong. Sus ojos se agrandaron cuando vio lo que Yoochun estaba haciendo y su respiración se aceleró por el miedo.

Yoochun se dio cuenta y le sonrió a su gatito nervioso."No te preocupes. Es como tener un anillo. Sólo que un poco más doloroso"

Jaejoong gimió y su cabeza cayó hacia atrás entre sus brazos. El cordón se ceñía con fuerza alrededor de la base de su erección, los dedos de Yoochun acariciaban sus testículos. Punzadas de dolor viajaban por su columna vertebral cuando sus testículos también fueron atados con el cordón. Jaejoong no podía dejar de temblar.

El calor se cernía sobre él, labios apretados contra su garganta. "¿Necesitas alguna palabra de salvación, Jaejoong?"

Jaejoong tragó saliva y le susurró: "No, no por lo general." Estaba orgulloso del humor que transmitía aun cuando su voz sonaba desesperada. "Pero la mía es escultura"

Sintió la sonrisa de Yoochun contra su piel. Jaejoong había escogido esa palabra después de haber comprado su escultura, porque le recordaba cómo los humanos solían tratar a sus gatos.

Yoochun agarró el tapón y penetró a Jaejoong con dureza. Jaejoong maulló, casi fue un grito, su boca permanecía abierta, jadeando cuando trató de venirse de nuevo. Su piel se estremecía por todas las sensaciones.

"Eres un gatito travieso", dijo Yoochun mientras le besaba el pecho a Jaejoong. Su boca se cerró sobre una de las pinzas de sus pezones y la succionó fuertemente, soltando otro largo maullido de la garganta de Jaejoong. Jugó con el metal, mordiéndolo y tirando de él. El dolor aumento, Yoochun gemía cuando lamía la sangre que caía por el pecho de Jaejoong. Se mudó hacia el otro pezón e hizo lo mismo, jugando hasta que la piel se abriera alrededor de la pinza.

Se inclinó hacia atrás apoyándose en sus pies y le sonrió, mirando el charco de sangre que caía por la pálida piel. Apoyó sus manos en la cintura de Jaejoong y le entregó un sangriento beso.

"Espero que sepas en lo que te has metido, gatito", susurró. Lo apretó con fuerza, más y más hasta Jaejoong empezó a quejarse, se aseguró de no dejar moretones en la hermosa piel.

"A… amo", Dijo Jaejoong, con voz áspera por la presión del collar.

"¿Sí, gatito?"

Jaejoong gimió, porque no tenía nada que preguntar. Nunca pensó que Yoochun podría ser así. Era travieso. Pero esto... esto era algo completamente diferente. Tan violento y dominante.

Con una sonrisa traviesa, Yoochun se puso de pie. Luego inclinó el cuerpo hacia adelante. Jaejoong vio a través de su visión borrosa que Yoochun se había desabrochado el pantalón. Su boca se abrió para recibir a Yoochun. Yoochun gimió y jugó con la punta de su erección sobre los labios de Jaejoong antes de meterla en su boca. Jaejoong levantó la cabeza para un mejor ángulo, tratando de obtener más, pero Yoochun lo retiró.

"Gatito malo", dijo y golpeó la mejilla de Jaejoong con su erección. "Abre la boca."

Jaejoong tragó saliva y abrió la boca tan grande como pudo. Una vez más, Yoochun jugó con él, metiéndolo un poco más allá de sus labios. Gimió de placer cuando el colmillo de Jaejoong atrapo la punta, lo metió dentro y fuera de la boca de Jaejoong, sintiendo el dolor una y otra vez. Jaejoong se preocupo cuando sintió el sabor de la sangre, pero a Yoochun no parecía importarle en absoluto.

"Mierda, Hero, eres un gatito sucio", envolvió las manos en el cabello de Jaejoong, sus dedos capturaron las orejas. Tiró con fuerza y penetró su boca rápidamente.

Le dieron arcadas a Jaejoong, por la rápida acción. Le tomó un par de segundos para que pudiera relajar su garganta, tan pronto cuando lo hizo, Yoochun gimió en aprobación y se movió más rápido. Su cuerpo protestó por el tratamiento, pero Jaejoong sólo gemía por la necesidad, amándolo mientras le hacía daño. El agarre de Yoochun fue más fuerte, y luego su erección ya no estaba, semen regado por todo el rostro de Jaejoong.

Jaejoong abrió la boca, se limpió los labios y lamió hasta donde podía alcanzar.

"Vamos perra", dijo Yoochun, abofeteando a Jaejoong con su erección de nuevo."Abre".

Jaejoong abrió la boca.

Yoochun gimió cuando lo metió de nuevo, lento y profundamente, empujando contra la cara de Jaejoong antes de retirarse. Se alejó un momento para arrodillarse colocando una mano en la silla. Se inclinó y lamió el rostro de Jaejoong para limpiarlo, besándolo y compartiendo su semen con él. La pierna libre de Jaejoong se envolvió alrededor del cuerpo de Yoochun. Gritó cuando la mano de Yoochun apretó sus testículos, masajeándolos con fuerza.

"A… a… amo", le susurró Jaejoong, con todas las sensaciones en su cuerpo trató de hablar. Le dolía mucho, pero no quiso usar la palabra de salvación. No por algo tan sencillo como esto.

"¿Qué pasa, hero?"

Jaejoong se estremeció por la profunda voz. "Ve… venirme. Lo necesito, por favor. "

Yoochun se echó a reír. "Todavía no, gatito travieso." Le dio un beso en los labios y luego liberó su pierna.

Yoochun lanzó sus brazos al costado haciéndolo caer al suelo, Jaejoong no se lo esperaba. Yoochun empujó la silla lejos de ellos y lo volteó a la fuerza.

"De rodillas, Hero. De rodillas".

Temblando, Jaejoong se puso de rodillas. Con la mano Yoochun empujó su cabeza contra el suelo. Después de un ligero golpe en el trasero, Yoochun se inclinó sobre él, lamiendo la línea de su columna vertebral. Jaejoong se estremeció y envolvió su cola alrededor del cuerpo de Yoochun.

Yoochun gimió por placer y embistió contra Jaejoong, su erección empujaba el tapón que tenía Jaejoong.

Jaejoong entrecerró los ojos y abrió la boca cuando el juguete se movió, cada vez más profundo en su interior.

"Estas estrecho, gatito. ¿Por qué?"

"N… no…" Jaejoong cerró los ojos y trato de pensar."No me prepare. Sólo… lo metí..."

"¿Te metiste esto sin haberte preparado?

Jaejoong asintió.

"Mierda, hubiera deseado haber visto eso." Yoochun movió su cuerpo otra vez. Le dio una palmada más fuerte y luego dijo: "Dame tus manos."

Jaejoong deslizó las manos detrás de su cuerpo permitiendo que Yoochun reajustara las esposas de cuero. Acaricio las nalgas de Jaejoong, apretándolas por un momento viendo como se movía el juguete.

"Muy sexy", murmuró.

Las manos de Yoochun se detuvieron y dejaron su piel. Jaejoong respiró profundamente, tomando ese momento para tratar de calmarse. Pero eso sólo le hizo darse cuenta de que sus testículos y sus pezones dolían, era muy difícil tragar saliva en esta posición.

Sus testículos fueron apretados y Jaejoong gimió débilmente. La corbata de seda estaba en su espalda. Una increíble presión se disparó por su cola, Yoochun la cogió, con la punta hacia abajo.

"Esta corbata está conectada al cordón que esta alrededor de tus testículos." Yoochun acaricio su cola, aliviando el dolor en sus testículos. "Eres tan endemoniadamente sexy".

El juguete fue retirado violentamente de su cuerpo, Jaejoong sólo tuvo el tiempo suficiente para gritar antes de que algo más presionara su entrada.

"En el cajón superior del de los juguetes estaban todas mis cuerdas. Yo realmente no quiero ir a traer una, pero creo que esta corbata y cordón van a ser suficiente. Sé que no puedes verlo, gatito Hero, pero déjame decirte lo hermoso que te ves con un nudo de la corbata presionado contra tu entrada y con tus testículos atados con tanta fuerza."

Jaejoong lloriqueó de nuevo ante la imagen. Jungmin tenía esa manía de ser atado y Yunho con frecuencia lo llevaba al escenario para cubrir su cuerpo con cuerdas finas de nylon. Jaejoong siempre se había preguntado cómo se sentía.

Yoochun empujó el nudo en su cuerpo y Jaejoong maulló fuerte arqueando su cuello.

"Y ahora, talvez necesitas usar tu palabra de salvación"

El azote de un cinturón se escuchó en el aire aterrizando sobre su espalda con un golpe. Jaejoong gritó, lágrimas cayendo inmediato cuando otro azote aterrizó sobre su espalda baja. Su erección palpito con la siguiente, al querer entrar a su entrada. Comenzó a caerse, el pie de Yoochun lo sostenía. El siguiente azote le cayó en el trasero y en la parte posterior de sus muslos. El final del cinturón atrapó sus testículos hinchados, Jaejoong gritó cuando el dolor se disparó por su columna vertebral.

Su mente se quedó en blanco, concentrándose en el dolor. Adivinando donde aterrizaría el siguiente azote y como lidiaría con el. Pero incluso eso no impidió que el placer recorriera su cuerpo.

Cuando los azotes se detuvieron, Jaejoong se tensó, esperando el siguiente, pero nunca llegó. Un calor se desplegó por toda su espalda. Jaejoong sonrió internamente, Yoochun era definitivamente sádico si es que el podía venirse con tan sólo azotar a alguien.

De nuevo, las esposas de cuero fueron liberadas. El cuerpo de Jaejoong se relajó por un momento, y luego se quejo cuando la corbata y el cordón fueron sacados a la fuerza.

"¿Necesitas venirte, gatito?"

Jaejoong asintió con la cabeza, con el rostro contra la alfombra. "Por favor, amo, por favor."

"Pronto"


La corbata fue removida y el calor de Yoochun se estableció detrás de él. Sus manos se apoderaron de sus adoloridas nalgas. Abrió a Jaejoong y luego metió su erección en él de una vez. Jaejoong maulló, arqueando la espalda. Su cola se enrollo alrededor del cuerpo de Yoochun, deslizándose por la piel sudorosa. Él puso sus manos debajo de él y empezó a embestirlo, pidiendo más con su cuerpo. Los dedos de Yoochun se clavaron en su cintura atrayéndolo violentamente, empujando hacia adelante al mismo tiempo. Sus pieles se golpeaban entre sí. Su codo colapsó haciendo que arañara la alfombra. El placer lo recorrió una vez más, haciéndolo querer venirse, su cuerpo se movía drásticamente contra la erección de Yoochun.

"Mierda", exclamó Yoochun. "Mierda y mierda."

Jaejoong separó más las rodillas bajando sus caderas. La erección de Yoochun se deslizó sobre su próstata. Yoochun gimió y después de unas cuantas embestidas más lo sacó.

Jaejoong gimió por la desesperación.

Yoochun se echó a reír y luego se echó al lado de Jaejoong, tendido en el suelo, con la cabeza apoyada en su brazo. Sonrió, luego se inclinó y besó a Jaejoong suavemente.

"Quiero ver tu cara cuando te vengas, lindo gatito."

Jaejoong se ruborizó, trató de mirar a otro lado pero Yoochun le agarró la barbilla y lo besó profundamente. Agarró los brazos de Jaejoong, todavía besándose lo dirigió sobre su regazo. Una vez allí, acomodó a Jaejoong, colocándolo a horcajadas sobre sus muslos. El gatito sumergió su visión en los músculos y cuerpo desnudo de su amo.

Yoochun se sentó. Enrolló un dedo alrededor de la cadena de las pinzas de sus pezones y la jaló.

Sus pezones estaban entumecidos hace tanto tiempo que Jaejoong se había olvidado de eso. Hasta que el dolor azoto a través de su piel. Sus ojos se cerraron con un pequeño maullido. Yoochun quitó las pinzas, lamió y besó cada pezón adolorido y desgarrado.

"Eres increíble, Hero. Dios"

Jaejoong trató de sonreír por el halago.

"Manos arriba", dijo Yoochun.

Jaejoong apoyó las manos sobre su cabeza. Yoochun jugó con el cinturón de cuero, hasta que sus manos y brazos estuvieran atados y no pudiera bajarlos.

"¿No dijiste que querías montarme hasta que te desmayaras?" Yoochun susurró, con los labios contra las orejas de Jaejoong.

Jaejoong se estremeció y asintió con la cabeza."P…por favor".

Yoochun sonrió. Metió la mano por debajo de Jaejoong, jalando sus testículos, y luego agarró fuertemente la erección de Jaejoong mientras se sentaba, penetrándolo de una vez. Ambos gimieron, haciendo una pequeña pausa mientras Jaejoong encontraba un buen ángulo. Yoochun se echó hacia atrás, apoyado sobre sus codos y con las rodillas flexionadas, embistiendo contra el cuerpo de Jaejoong.

"Móntame, gatito. Móntame fuertemente"

Jaejoong gimió y apretó los muslos, levantándose a sí mismo. Esperó hasta que la erección de Yoochun casi saliera de su cuerpo y luego empujo hacia abajo.

La cabeza de Yoochun cayó hacia atrás, cerró los ojos murmurando una maldición.

Jaejoong lo hizo de nuevo, probando y luego aceleró, manteniendo el equilibrio incluso cuando Yoochun levantó las caderas, golpeándolas contra el trasero de Jaejoong.

"Más rápido, bebé, más rápido".

Jaejoong no estaba seguro de poder hacerlo, pero lo intentó, maullando constantemente porque su cuerpo protestaba por los movimientos.

Cuando la mano de Yoochun cogió su erección, Jaejoong gritó y cayó hacia adelante. Yoochun lo agarró, levantándolo con una mano.

"Vamos, bebe"

"No puedo... no puedo, por favor." El cuerpo de Jaejoong se tambaleaba por el agotamiento. Su visión era gris y con manchas, su erección le dolía tanto. "Por favor, miau, miaaaaauu."

Yoochun lo recostó. Jaejoong abrió la boca, inhalando el olor de su sudor. Yoochun agarró su trasero y lo levantó hacia arriba y hacia abajo. Jaejoong maulló en su piel.

Yoochun lanzó un gruñido y luego los hizo rodar. Se deslizó fuera del cuerpo de Jaejoong sólo por un momento y con un agarre firme en las rodillas de su gato, se metió de nuevo dentro de él. Jaejoong lloró y suplicó con maullidos. Las lágrimas resbalaban por su rostro. El placer dolía, todo dolía y el tenia tantas ganas venirse. Necesitaba venirse.

La erección de Yoochun se clavaba en él, una y otra vez, sentía como si estuviera siendo desgarrado por la mitad. Sus gemidos se hacían más fuertes, y Yoochun se movía más rápido. La respiración de Jaejoong se entrecortaba por el hipo, sus ojos se cerraron con fuerza.

Quería parar, sólo por un momento, para recuperar el aliento, para... para venirse. ¡Oh, dios, tenía que venirse!

Yoochun agarró su erección de nuevo y los ojos Jaejoong se abrieron gritando su nombre. Los dedos tocaron todo su cuerpo. Aumentando la presión, la parte superior del cuerpo de Jaejoong fue alzado del suelo. Su boca se quedó abierta con un grito silencioso. El primer orgasmo se derramo contra su pecho y estómago. Su cuerpo comenzó a temblar por las oleadas de placer. Cayó al suelo fuertemente, golpeándose la cabeza, pero al fin su cuerpo se relajó. Su visión era borrosa. Pero estaba seguro de que Yoochun le estaba sonriendo, trató de devolverle la sonrisa antes de que todo se oscureciera y se pusiera negro.

(=^ェ^=)

Jaejoong gruñó e intentó darse la vuelta. Algo lo sujetaba, su cuerpo estaba muy adolorido.

"Uhmm, bebé, duerme", murmuró Yoochun por encima de su hombro.

Los ojos de Jaejoong se abrieron. Yoochun tenía sus brazos alrededor de él haciendo que se relaje Jaejoong. Ronroneó cuando Yoochun acaricio su cabeza, con sus dedos jalo de sus orejas. Todavía se encontraban en el estudio de Yoochun, acurrucados en el sofá.

Con una sonrisa, Jaejoong mordió el pecho de Yoochun.

Yoochun gimió y agarró con más fuerza su cabello tirando su cabeza hacia atrás. Jaejoong hizo una mueca de dolor, pero su sonrisa seguía ahí.

"¿Qué?", Dijo Yoochun.

"Eres un pequeño pervertido", cantaba Jaejoong, burlándose.

Las cejas de Yoochun se elevaron. "¿Y tu no?"

"Sí, bueno, se puede esperar de mí pero no de ti, Sr. Abogado de la Casa Lujosa"

Yoochun se rió. "Te aburres cuando eres rico."

Jaejoong se acurrucó de nuevo en su cuello y suspiró de felicidad. "Lo siento mucho... ya sabes, por interrumpirte. Sé que este caso es importante, pero yo estaba frustrado".

"Honestamente puedo decir que está bien, y no me importa en lo más mínimo. ¿Vamos a la ducha y luego a la cama? "

"Sí, eso suena bien. ¿Vas a dormir conmigo esta noche? "

"Por supuesto. Toda la noche y no me levantaré hasta que tu lo hagas, para que no te despiertes solo"

Jaejoong sonrió.

"Te amo", le susurró al oído.

Jaejoong se congeló y se sentó, con las manos sobre el pecho de Yoochun.

"¿Qué?", Dijo Yoochun. "Lo hago".

Jaejoong se mordió el labio con sus dientes afilados.

"Me puedes decir que es demasiado pronto o que no sé lo que estoy hablando, pero sí, Jaejoong. Te amo, y amo todo sobre ti"

Jaejoong apartó la vista, confundido. El amor era una cosa tan voluble. La única persona que había estado cerca de amar era Jungmin. Sin embargo, su corazón se alegraba cuando Yoochun lo miraba y su piel se estremecía cuando lo tocaba. La idea de dejar a Yoochun hacia que cada parte de él le doliera por la tristeza. ¿Esto era amor?

Yoochun le tocó la mejilla. "No es necesario que tu me ames, bebe. Pero espero que algún día lo hagas. Sé que es duro. Pero he aprendido que cuando amas a alguien, debes decírselo antes de que sea demasiado tarde. Me arrepentiría si nunca te dijera que te amo."

Jaejoong lo miró a los ojos, se ruborizo y se acurrucó de nuevo en su pecho. "Yo realmente, realmente, realmente te quiero, Yoochun. Lo hago"

Yoochun se echó a reír. "Eso es suficiente por ahora."

Jaejoong cerró los ojos y abrazó con fuerza a Yoochun. "Quiero amarte, en serio, pero yo... no lo sé. Yo..."

"Siempre que quieras, y estés dispuesto a dejar que te demuestre cuánto te amo. Eso es todo lo que necesito. Eso es todo lo que quiero" Yoochun le besó la cabeza. "Ahora vamos. Vamos arriba, a una habitación que sea un poco más insonorizada que esta. No quiero que los demás piensen que te estoy torturando".

Jaejoong se sentó de nuevo y sonrió. Su pene tembló y se erecto lentamente. "No creo que eso a mi me importe"

La mirada de Yoochun se ensombreció y colocó su mano alrededor de la erección de Jaejoong. "Soy más que un pequeño pervertido, Jaejoong." Su voz se volvió profunda cuando le advirtió haciendo temblar a Jaejoong.

Jaejoong sonrió. "¿En serio? No lo demostraste mucho cuando utilizaste el cordón para atar mis testículos y me azotaste con el cinturón hasta que mi espalda sangre"

Yoochun se sentó y puso sus brazos alrededor del cuerpo de Jaejoong. "Entonces tal vez necesitas otra demostración."

Jaejoong se echó a reír, abrazando a Yoochun con fuerza. "¿Ahora?"

"No. Después de que tu cuerpo se haya recuperado y te haya mimado haciéndote lo que más te gusta hasta quedarnos dormidos"

Los ojos de Jaejoong se cerraron con un suspiro de felicidad. "No puedo esperar"

Fin

9 comentarios:

  1. wahhhhhhhhhhhh lo ame!!!!! hace tanto que no leia un buen lemon, te felicito escrbes super hiper bien jejeje... xD... a sido una historia muy buena, me encanto y eso que no suelo leer mucho Jaechun, pero este definitivamente se coloca como uno de mis favoritos xD... me hubiera gustado saber que pasaba entre Changmin y el hermano de Junsu jajajja seria demasiado entrete plisss porque no escribes un extra sobre ellos de verdad que te adoraria por eso xD... gracias por el fic estuvo excelente!!!!! ^^

    ResponderEliminar
  2. OMOOOO I LOVE IT!! me encanto suiper genial felictaciones genial gumasmida!! esta en mis favoritos ^^

    ResponderEliminar
  3. jaechun4/21/2012

    La autora del fanfic hizo una continuacion del fic concetrandose en el trio Changmin,Junsu y Junho lo voy a traducir cuando tenga un tiempito porque ahorita estoy con todos los trabajos de la universidad TT_TT

    ResponderEliminar
  4. Anónimo5/01/2012

    fue genial..... hasta ahora es la mejor que he leido
    pero lastima que fue corta.....
    este me dejo #.# (choqueada)

    felicitaciones y doy agradecimiento a la persona que tuvo esta gran imaginación =)

    ResponderEliminar
  5. Anónimo5/17/2012

    hola!!
    muy buen fic la verdad
    pero m gustaria leer la continuacion q mencionast ants spero q la puedas traducir pronto o si no dim como se llama pliss
    graxx n_n

    ResponderEliminar
  6. Anónimo2/10/2013

    Omg la relación de BDSM del jaechun es tannnn mmmhhh!.....sin palabras!!! Me encanta!!! Nunca me imagine que yoochun fuera tan pervertido!!! Y la historia los gatos le pone un morbo interesante y sexy a la historia!
    Estuvo ful entretenido leer este fic, gracias por compartirlo :))

    ResponderEliminar
  7. Anónimo9/23/2013

    En serio me emcanto mmmmm Yoochun es un sadico pero uno muyyy sexy lindo guapo Wooooooo excelente narracion super lemmon

    ResponderEliminar
  8. Buenísimo me encanto
    Gracias

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD