¿Por Qué te deje ir?. Cap 9

8 comentarios

-------------------------Presente-------------------------------

Sabía que eran vísperas de Navidad, pero ¿Era mucho pedir una habitación?, todos los hoteles a los que había ido estaban llenos, ni una habitación tenían, a este paso terminaría yendo con Junsu, y para como había empezado a nevar, por lo cual saque un abrigo grueso una bufanda y unos guantes de mi maleta.

Suspire frustrado, fue cuando vi a un chico que tambaleaba al caminar y aun cuando tuviera la cabeza gacha podía ver que estaba pálido, y no era de extrañar, estaba nevando y aquel chico solo llevaba una pequeña polera sin mangas, de repente se le doblaron las piernas y sin saber cómo logre sujetarlo de su cintura antes de que callera al suelo, no se veía nada bien, y me preocupe.

-Oye ¿Estás bien?-

Pero no me contestó, sus ojos estaban puestos en mí, pero su mente se encontraba muy lejos de ahí, por lo cual me desespere

-Vamos contesta-

Y seguía sin contestarme ¿Qué iba a ser con el si se desmayaba?, estaba pensando en sacar mi celular y llamar a Junsu para que me dijera donde había un doctor, cuando pude escuchar cómo me hablaba, o más bien susurraba.

-¿Changmin?-

¿Cómo demonios sabía mi nombre?, fue cuando me di cuenta que no me había detenido a observar su rostro, y ahí estaba frente a mi aquella persona por la cual había dejado esta ciudad, y aquella persona que por nada salía de mis pensamientos “Jaejoong”.

Sentí como mi cuerpo se tensaba, ¿Por qué me lo tenía que encontrar? Lo había estado evitando todo este tiempo, y exactamente tenía que ser él la primera persona con la que me topaba, vi como con dificultad se formaba una sonrisa.

-Eres tu Min, has vuelto-

Y antes de razonar algo mas sentí como se desplomaba y terminaba completamente apoyado sobre mi cuerpo, había quedado inconsciente, por lo cual tuve que agarrarlo con más fuerza si no terminaría en el piso  con él encima de mí.

¿Y ahora que hacía? No tenía un cuarto o algún lugar donde llevarlo, y si lo llevaba con Junsu, seguro que no salía de ahí, y suspire, fue cuando se me ocurrió buscar en la cartera de Jaejoong su identificación para ver en donde vivía, y cuando lo hice me sorprendí al encontrar la misma dirección donde antes vivíamos, era algo raro pero no tenía más remedio que llevarlo ahí, por lo cual lo puse sobre uno de mis hombros como un costal, todos se me quedaron viendo por la forma en que lo cargaba, pero era más fácil de esa forma, tome mis maletas y me dirigí a la avenida para tomar un taxi, no estaba muy lejos, pero estaba pesado y no pensaba caminar con él hasta allá, y así el taxi se dirigió a aquel lugar el cual compartimos años atrás.

----------------------  6 años antes  -----------------------------

Era sábado, el lunes no tendría clases, ya que eran vacaciones, y las cosas no podían estar mejor, mi Hyung y yo nos llevábamos muy bien, Junsu bueno pues seguía insistiendo en sacarme la información, pero me había podido librar de él, y todo gracias a mi Hyung y Yoochun.

Salí de mi habitación, tenía mucha hambre, y ya que ninguno de los 2 sabíamos cocinar, la mayoría de las cosas que comíamos era huevo, pizza agua y café, por lo cual siempre me quedaba con hambre, hacía mucho que no  comía bien, pero sabía bien que el estar aquí no sería igual que mi casa, en la cual mi madre siempre me cocinaba siempre que tenía hambre (y eso era muy seguido).

Llegue a mi habitación y vi como mi Hyung azotaba la cabeza con la mesa (de nuevo), era la segunda vez que lo veía a ser eso, ¿Qué era lo que le frustraba tanto para llegar al extremo de tenerse que golpear la cabeza?

Hyung ¿estás bien?

Giro a mirarme y de nuevo pude ver cómo me estaba mintiendo al responderme.

-Si Min, solo estaba estudiando-Aquello me dio la oportunidad de molestarlo un poco, así que decidí hacerle una pequeña broma, lo que no sabía es que se la fuera a tomar tan enserio.

-No sabía que golpearse contra la mesa fuera un método de estudio- Me miro con aquella expresión amenazante, realmente no se lo había tomado muy bien, y lo único que pude hacer fue disculparme -Vale perdona, pero es raro que alguien azote la cabeza en contra de la mesa-

Y me miro sorprendido, al parecer no había escondido sus emociones tan bien como él había pensado.

-No Min, no te disculpes, es solo que no entiendo nada, y creo que me desespere- Me lo dijo con un tono de arrepentimiento, yo solo pude sonreír y acercarme a el

- ¿Qué estudias?- Le pregunte mientras le quitaba su libreta, quería saber el motivo por el cual mi Hyung estrellaba su cabeza contra aquella mesa, vi aquella libreta llena con un motón de problemas -¿Calculo?- Solo vi como asentía, ¿Qué no entiendes Hyung? Giro su cabeza hacía aquella ventana y me contesto.

-Creo que la pregunta correcta sería ¿Qué es lo que entiendo?, y aun así la respuesta sería “nada”-

Aquello me dio una gracia cómo no tienen idea, y sin poder evitarlo comencé a reír, no era mi intención hacerle burla, pero su manera de responder era única y tan divertida, pude ver cómo me fulminaba con la mirada.

-Lo siento Hyung, p… pero eso fue gracioso- Mordí mi labio para poder no reírme, pero fue en vano.

-Oh ahora verás lo que es gracioso Min-

El se acercaba hacía mi, y por alguna razón me eche a correr y el atrás mío, ambos reíamos cuando escuche un golpe detrás de mí, me detuve y vi a mi Hyung en el piso, lo más seguro era que se hubiera tropezado, y mi risa se hizo más fuerte, de repente sentí su mano en uno de mis tobillos para luego jalarme y caer al piso, mi risa se paro, yo solo intentaba razonar que pasaba, cuando sentí como mi Hyung se sentaba sobre mis caderas y me miraba maliciosamente, por alguna razón mis mejillas se sonrojaron, sentí como llevaba mis manos sobre mi cabeza y las sostenía con una de las suyas, y de repente no pude dejarme de retorcerme y reír, mi Hyung había usado su otra mano para hacerme cosquillas, solo podía escuchar su pequeña risa, mi vista se estaba nublando, y lo sabía me estaban saliendo lagrimas de tanta risa, y fue cuando paro.

-Ves eso si es gracioso- Me dijo con esa hermosa sonrisa sincera.

-Hyung- Le reclame, y sin poder evitarlo hice un puchero de protesta, y el solo se rio.

Se levanto y me dio la mano para que yo también pudiera hacerlo, y una vez de pie sonreí, estaba más que feliz de estar aquí con mi Hyung, además había decidido ayudarlo.

-Oye Hyung, ¿Quieres que te ayude con cálculo?- El me sonrío ampliamente y asintió -Te parece bien si empezamos el lunes, estoy muerto, ha sido una larga semana-

-Claro Min, tienes razón realmente fue agotadora.

Y así llego el lunes, yo no sé cómo es que mi Hyung decía no entender nada, si una vez que le explicaba podía resolver un ejercicio perfectamente, pero no dije nada, me agradaba tener estos momentos con él y así se fueron casi todas las vacaciones, realmente mi vida era mejor de lo que yo había pensado.

Aquel día tuve que salir, aquellas fastidiosas cartas del hospital me seguían llegando, y cada cierto tiempo tenía que irme a hacer análisis y pruebas de no sé qué, que acaso no entendían que estaba bien, al principio de todo mi problema era la Psicóloga, y ahora el hospital.

Mi cara era de fastidio total, ahora podría estar con mi Hyung estudiando, comiendo o viendo una película, a pero no, estaba aquí tendido sobre una cama de hospital con un suero, y una gran aguja dentro mi brazo, y solo porque me habían encontrado bajo de peso, y según ellos no había estado comiendo, y no era eso, simplemente no comía lo que antes, por las mismas razones de que había perdido a mis padres y yo no sabía cocinar, por lo cual me tenía que conformar con lo que comprábamos mi Hyung y yo.

Y si antes estaba enojado ahora estaba furioso, ya era oficial, esto había sobre pasado mis limites de paciencia y ahora  tenía una razón más para odiar los hospitales, me acaban de decir que tenía que pasar la noche aquí en observación, y yo podía pedirles que me dejaran ir, por qué al ser menor de  edad no puedo salir sin su consentimiento, fruncí el seño, mas les valía no cobrar por esto, porque no pensaba pagar ni un solo centavo, pero lo que más me preocupaba era mi Hyung, pasaría afuera la noche y ni si quiera podría avisarle, suspire, tendría que inventar una buena excusa por no llegar a dormir, pero bueno tenía toda la noche no.

Por fin después de  esta noche de tortura me dirigía a mi departamento, para colmo el estar en el hospital solo había hecho que me diera más hambre, y luego no había encontrado alguna idea que decirle a mi Hyung, cuando llegue no había nadie, aun era temprano así que supuse que estaba dormido, tal vez, solo tal vez no se había dado cuenta de que no había pasado aquí la noche, no quise despertarlo, por lo cual tome el teléfono de aquel lugar y marque a una pizzería, y ordene 2 pizzas familiares, cuando llegaron decidí despertarlo para poder  comer, fui a su habitación y toque.

Hyung ¿Estás ahí?-

Pero no recibí respuesta, decidí dejarlo pasar, tal vez estaba cansado, por lo cual me dirigí al comedor para así poder comer porque me estaba muriendo de hambre, y para cuando me di cuenta ya era demasiado tarde, y mi Hyung no había aparecido en todo el día, tendría sus motivos para no estar aquí por lo cual me fui a dormir.

Pasaron varios días y mi Hyung no aparecía, constantemente me pasaba por su cuarto y tocaba a su puerta, pero jamás salía ni respondía, por lo cual comencé a preocuparme, sabía muy bien que cuando una persona se desaparecía por mucho tiempo era malo, y yo era el vivo ejemplo de eso, un día salí de mi habitación y cuando estaba entrando en el  comedor vi a mi Hyung-

-¿Hyung?, ¿Dónde has estado? Y ¿A dónde vas?-

Le pregunte ese último al ver como traía una pequeña maleta y estaba a punto de irse, el solo sonrío cansadamente, y alboroto mi cabello, mi cara era de total confusión.

-¿Qué acaso te quedaras aquí Min? Mañana es navidad, y voy a pasarla con mi familia- Y fue cuando la realidad me golpeo.

Sabía que eran vacaciones, pero había olvidado la razón de eso, eran vísperas de navidad, sentí como se formaba un nudo en mi garganta, estaría en navidad solo, porque mi Hyung se iría con su familia, intente balbucear algo, pero el sonido de su celular interrumpió cualquier respuesta de mi parte y solo como pude ver como contestaba.

-Si diga… si voy de salida –Y colgó –Lo siento Min luego hablamos me tengo que ir- y volvió a alborotar mi cabello

Se dirigió hacia la puerta y volteo a verme, para luego seguir con su camino, sentía como mi alma se salía de mi cuerpo, ¿Realmente se iba a ir?, ¿Realmente me iba a dejar?, se que él no lo sabía, pero tenía miedo de estar solo.

Esos días me la pase solo en el departamento encerrado en mi cuarto, me perdía en la ventana donde veía a la gente pasar y reír, veía todas aquellas decoraciones en las calles, todas esas pequeñas cosas que anteriormente me hicieron feliz ahora solo quería que terminara, deje de mirar aquella ventana para dejar de torturarme, me deje llevar por mis pensamientos, realmente tenía miedo, y no solo miedo, pánico de que jamás regresara, me puse a meditar un largo rato y varias imágenes de él se arremolinaron en mi mente, un sonrojo apareció en mi rostro, de repente una voz me saco de mis pensamientos “Te gusta” ante aquello me espante y busque a mi alrededor dándome cuenta que estaba solo, rápidamente cerré los ojos y moví mi cabeza de un lado a otro para alejar aquellos pensamientos, “Y no solo te gusta ¿Cierto?”, fue cuando me di cuenta que esa voz sonaba en mi cabeza, en ese instante estaba dispuesto a pararme e ir con aquella psicóloga, creo que después de todo si necesitaba terapia, pero de nuevo la volví a escuchar “No estás loco, solo estas enamorado” ante aquello solo pude abrir mis ojos por la sorpresa.

-No se dé que me hablas- Genial ahora le hablaba a la nada, pero aun así aquella voz me respondió. “Vamos no lo niegues, tu y yo sabemos muy bien lo que sientes” sostuve mi cabeza entre mis manos, y de nuevo aquella voz volvía a hacer eco en mi cabeza “Lo amas, lo amas, lo amas”, aun sin quitar las manos de mi cabeza me senté en mi cama, y lentamente una sonrisa junto con un sonrojo aparecieron en mi rostro, sin poderlo evitar suspire y me di cuenta de lo que mi mente intentaba decirme, estaba enamorado de mi Hyung, ¿Desde hace cuanto? No tenía idea, pero el hecho de sentir miedo de no volver a verlo hizo que me diera cuenta.

Caminaba por aquellas calles, y me detuve en una vitrina viendo aquellas flores, y sonreí, compre 2 ramos de lirios azules, sonreí esas flores eran las favoritas de mi madre, y mi padre se llevaba muy seguido, a si que suponía que no le importaría que le dejara un ramo a él también.

Llegue a aquel lugar, donde se encontraban mis padres, acaricie aquellas 2 lapidas donde en una de ellas decía “Shim Sun-Woo 1955 – 2000 Amado padre y gran esposo, un gran hombre con un corazón de oro”, mientras que en la otra decía “Shim So-Young 1960-2000 Amada madre y gran esposa, una mujer que nació para amar”, deje un ramo en cada tumba y sonreí.

­-Feliz Navidad Mamá, Papá-

Me senté entre aquellas 2 lápidas perdido en mis pensamientos y en mis recuerdos, estaba feliz de haber descubierto lo que sentía por Jae, y a la misma me alegraba poder decírselo por lo menos a mis padres, porque aun no sabía si podría decirle o no, pero así no me lo quedaba callado, me quede ahí hasta que me di cuenta que ya había oscurecido, me levante y me dirigí a mi apartamento, una vez que llegue directamente fui a mi habitación, estaba muy cansado, por lo cual solo me cambie y caí rendido.

Ya llevaba despierto unos cuantos minutos, sin muchas ganas me levante de la cama y me dirigí al comedor, para ver si encontraba algo que comer, fue cuando me di cuenta que mi Hyung estaba en la cocina y sonreí-

-Buenos días Hyung- Volteo a verme y sonreí lo mejor que pude, pero aun así se notaba mi cansancio, fue cuando me di cuenta que estaba preparando algo -¿Estas cocinando?- realmente estaba sorprendido, en el tiempo que llevábamos juntos no había cocinado ni había mencionado nada de eso.

Ante eso el comenzó a reírse, y cubrió su boca con una de su manos, aun cuando se me hacía tierno eso, mi mirada era de total confusión.

-Solo decidí cocinar Min, además no es bueno estar tomando café y comiendo pizza todos los días-

Ante aquel comentario sentí como mi felicidad crecía.

-¿De verdad? Waaa me apurare para poder comer-

Y sin decir más salí corriendo a mi habitación para cambiarme, mi felicidad no podría ser más grande, no podía creerlo, después de casi 5 meses comería una comida cacera, y no solo eso, mi hyung la prepararía, además de que me ahorraría futuros internamientos en el hospital por “desnutrición”

Me sentía en el cielo, la comida de mi Hyung estaba deliciosa, había terminado mi 4to plato y le estaba pidiendo otro, comía como si no hubiera un mañana, realmente adoraba la comida de mi Hyung, al terminar el 5to plato voltee a verlo, y vi como me miraba con asombro, y un sonrojo apareció en mi rostro y solo pude agachar mi cabeza, me sentía un poco avergonzado al haber comido tanto

-Lo… lo lamento Hyung- le dije arrepentido

-¿Por qué te disculpas Min?-

-Creo que no debí comer demasiado, yo… es solo que estaba muy rico, y hace mucho que no comía así-

-Creo que lo único por lo que deberías preocuparte es porque nos alcance el dinero, porque comiendo así…- Con aquel comentario me sentí mal, y agache mi cabeza, mi mamá alguna vez me dijo lo mismo, y lo que menos quería en este momento es recordarlo, ya que estaba con mi Hyung  –No te preocupes Min solo estaba bromeando.- Creo que mi cara de tristeza se noto demasiado

-No no es eso Hyung es que…- Hice una pequeña pausa al recordar el momento en el que me lo dijo y no él recordar que jamás me lo volvería a decir –Es solo que me recordaste a mi mamá, ella siempre me decía que si por alguna razón terminábamos en quiebra sería por mi y por mi estomago de pozo sin fondo- no pude evitarlo y solté una carcajada.

-Extrañas a tus padres cierto- No pude evitar sorprenderme ante aquel comentario, ¿Tanto se me notaba? Intente preguntarle pero no me dejo -No preguntes porque lo sé, es demasiado obvio Min, siempre que sale un tema familiar te pones un poco melancólico, pero no te preocupes los verás este Año Nuevo.

Yo solo pude asentir él no sabía que yo jamás podría volver a verlos así que cambie de tema –Oye Hyung ¿Dónde estuviste hace unos días? Estuve preocupado  de que algo te hubiera pasado al no aparecer en varios días-

­-Yo… yo estuve… estuve encerrado en mi cuarto, lamento no haberte contestado es solo que… que quería estar solo- Lo mire con curiosidad ¿Qué había estado todo ese tiempo encerrado entonces por que jamás me respondió? -Lamento haberte preocupado Min, quería estar solo porque…- No lo deje continuar

-No tienes porque decírmelo Hyung, debes tener tus razones- Y le sonreí, era  cierto, cada quien tenía sus razones para no querer hablar, yo hacía lo mismo, además de que note que él también se había puesto algo melancólico con el tema.

Y así llegó y pasó año nuevo, y al igual que en navidad mi Hyung se fue con sus padres a pasarla, de nuevo me quede solo, y de nuevo aquellos 2 días fueron torturantes, y solo pude encerrarme en mi recamara, incluso perdí el apetito, ya que no me podía imaginar comer otra cosa que no fueran sus comidas, y lo único que comí fueron las sobras que habían quedado, pero al final aquella tortura termino y mi Hyung regreso junto a mí.

Mañana terminaban las vacaciones y tenía que regresar a la rutina de pararse temprano, la verdad aquellas vacaciones habían sido las mejores, además mi Hyung se comportaba extraño, después de que regresara me había dicho  que no le siguiera ayudando con calculo, pero no le hice caso, para mí era un pretexto para estar junto a él.

Aquel domingo estábamos estudiando, y por alguna razón sentía su mirada en mí, aquello me ponía nervioso, humedecía constantemente mis labios y sumido en aquel cuaderno, para poder concentrarme.

-Min-

Aquella voz hizo que alzara mi mirada, y cuando lo hice mi Hyung estaba tan cerca de mí que por inercia retrocedí, y pude sentir como el calor se acumulaba en mis mejillas.

-H…hyung, que… que estás haciendo- genial, estaba tan nervioso al sentirlo tan cerca que ni siquiera podía hablar bien

-Esto- Fue lo único que dijo antes de sentir como pegaba sus labios a los míos, estaba en shock y no pude evitar abrir mis ojos por la sorpresa, sentía como hacía presión contra mis labios, pero no sabía cómo reaccionar, por algo era mi primer beso, después ya no sentí sus labios -Yo… lo lamento Min-

Pude ver como se giraba, y yo seguía como idiota viéndolo como se iba, y en un impulso lo tome de la muñeca, cuando me miro confundido  no pude esquivar su mirada sonrojado. Sentí como tomaba mis muñecas y me daba un pequeño jaloncito, todo después fue tan rápido que apenas si podía procesarlo, sentí como mi rostro chocaba contra su pecho luego sus manos sobre mi rostro, y cuando pude darme cuenta nos estábamos mirando, me sentía tan avergonzado.

-Min ¿Te molesto el beso?- Aquella pregunta me tomo por sorpresa, no supe que decir y opte por volverme a esconder mi rostro en su pecho y negar con la cabeza, volví a sentir como me forzaba a verlo a los ojos  -No te escuche Min- Creo que mi sonrojo no podría ser más grande ¿o sí?

-No- Susurre, aquello apenas si fue audible pero aquella mirada me daba fuerzas para seguir hablando -No me… no me molesto Hyung solo que… fue mi primer beso y yo no… realmente estaba nervioso y no podía hablar -Es solo que a mí me… me gustas desde hace un tiempo y no… no creí que yo te gustara- Después de aquello sentí como quitaba sus manos de mi rostro, y aproveche para poner mi rostro nuevamente en aquel lugar, que desde ese momento sentí que era el mejor escondite, ya que sentía el movimiento de su respiración, los latidos de su corazón, su aroma y aun mejor, sentía aquella sensación de calidez que solo mis padres lograban, y sin poder evitarlo rodee con mi brazos aquella cintura y pegue mas mi cabeza a su pecho, aquella fragancia que despedía me encantaba, y después pude sentir sus brazos correspondiendo mi abrazo, ante tal acto mi cuerpo se tenso, y nuevamente sentí aquellas cálidas manos sobre mi rostro, encontrándome nuevamente con su rostro y de nuevo sentir aquellos labios y esta vez moví torpemente mis labios, pude sentir el latir de mi corazón, estaba feliz, cuando nos separamos pego su frente a la mía, y sonreíamos al mismo tiempo, , aquel sin duda fue uno de los mejores días de mi  vida, y no lo cambiaría por nada en el mundo, por lo cual no podía estar más feliz.

8 comentarios:

  1. Ari_JaeMin4/29/2012

    Waaaaa me encantó, super interesante ver la historia bajo la perspectiva de Changmin, espero que el malentendido entre él y Jaejoong se aclare. Jaemin is love <3

    ResponderEliminar
  2. Pobre de Changmin, no sabe lo que va a pasar.

    ResponderEliminar
  3. Awww que tierno , espero que las cosas se arreglen , ambos se aman
    Me encanta tu fic *-*

    ResponderEliminar
  4. waaaaaaaaaaaaaaaaa me lo lei todo de eun jalon *-* que bonita historia ... ojala actualices pronto~ me encanta~♥

    ResponderEliminar
  5. buenisimo muy interesante.................espero que la sigas!!!!!!!!!!escribiendo me encanto

    ResponderEliminar
  6. buenisimo muy interesante.................espero que la sigas!!!!!!!!!!escribiendo me encanto

    ResponderEliminar
  7. Anónimo5/10/2012

    oooooooooo

    ResponderEliminar
  8. Anónimo6/02/2012

    Hola me encanto tú fic está hermoso espero k lo actualíces rápido xk me quedé picada con el k le día jaé a min cuando hablen atto: dulcy o dethithazz

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD