Sin alas que protejan: Cap 18 parte 2

7 comentarios
Una tranquilidad inquietante le hizo volver en sí. Lo primero que vio fue el blanco techo de donde se encontraba.

-¡Ha!. ¡Despertaste!- Escuchó.
-¿Quien...- Talló sus ojos. -¿Ryeowook?- Se trató de incorporar.
-Creo que no deberías hacer eso, según dijeron, estas débil-
-¿En donde estamos?-
-¿En donde más? En el hospital-
-¿Qué pasó?-
-¿No te acuerdas?. Te desmayaste, y tuviste suerte de que Yo estuviera ahí- Dijo.

Changmin le miró. Aquel chico tenía la misma mirada que Jaejoong, es decir, parecía malo pero viéndolo detenidamente daba otra impresión. Sonrió.

-Muchas gracias-
-...- Le observó alzando una ceja y le devolvió la sonrisa.
-No es cierto, ¿verdad?-
-¿He?-
-Cuando Jae te ve, reacciona como si fueras una amenaza. Pero no eres una mala persona, ¿verdad?-
Ryeowook le miró y bajó la mirada.
-¿Enserio piensas que no lo soy?-
-Si lo fueras me hubieras dejado a mi suerte cuando me desmaye-
-Bueno Yo... Hice lo que cualquiera haría- Dijo modesto. -La verdad, soy una basura de persona-
-¿Porqué?-

En ese momento la puerta se abrió de imprevisto. Jaejoong entró por ella y enseguida se dirigió al menor.
-Changminnie- Dijo preocupado. -¿Estas bien, mi niño?- Se sentó en la cama.
-Si, si. Estoy bien, no te preocupes- Dijo y volvió la mirada al otro chico en la habitación.
Jae también le miró.
-¡¿Qué fue lo que le hiciste maldita escoria?!- Gritó. Se dirigió a él y le propinó un puñetazo.
-¡Jae ¿qué haces?!, ¡déjalo!-
-¡No lo defiendas!-

Lo levantó tomándolo por la camisa dejando ver sangre en la nariz.
-No le hice nada, te lo juro-
-¡Maldito bastardo!- Esta vez el puñetazo fue directo a su estomago haciendo que se sofocara.
-¡Ya por favor déjalo!-
Una cuarta voz hizo parar la pelea.
-¡HEY! ¡QUIEREN CALMARSE DE UNA VEZ!- Gritó.
Jaejoong y Changmin dirigieron la mirada a la entrada.
-¡Respeten este lugar! ¡Arreglen sus problemas afuera, por favor!- Dijo autoritariamente.

Jaejoong soltó bruscamente a Ryeowook y salio de la habitación. Este también hizo lo mismo.
Una vez salieron aquel par, la doctora se acercó a Changmin con una noble sonrisa.

-¿Ya te sientes mejor, Minnie?-
-Eso creo- Sonrió. -¿Qué fue lo que me paso?-
-Fue una descompensación, lo que te provocó un desmayo. Pero para estar seguros te mande a hacer examenes- Dijo mientras revisaba unas hojas. -¿Estas comiendo como se debe?- Frunció el ceño.
-Si, aunque últimamente no tengo hambre-
-Mal- Dijo. -Tienes que comer aunque no tengas hambre, aunque sea poco- Le regaño.
Changmin asintió.
-Llegas a tu casa y comes algo- Dijo. -Pero quiero que de verdad lo hagas- Le volvió a sonreír. -Llamaré a tu padres para que vengan por ti-
-¡No!- Expresó haciendo que la doctora Nanchung se detuviera en seco mirándole. -Es que, ya no vivo con ellos-
-¿En-Enserio?-

El chico comenzó a explicarle todos los hechos de los últimos casi tres meses.
-...Y ahora vivo con mi novio. El rubio que acaba de salir-
-¿Enserio él es tu novio?-
-Si, jeje. No se preocupe, no es agresivo, bueno conmigo nunca a sido así-
La doctora hizo una mueca de conformidad forzada.
-Espero que así sea- Dijo. -Por que si te llegara a tocar un solo cabello, Yo misma lo mato-

Changmin le observó y se le soltó una pequeña risita.
-No te rías, hablo bien enserio-
-Ok, ok. Es solo que... bueno, no importa-

La doctora le observó y sonrió de nuevo.
-Bueno, solo déjame pedir la orden para que te den de alta y te podrás ir-
-Gracias-
Changmin se levantó de la cama, tomó su chamarra y se la puso.
-¿Listo?- Escuchó susurrar.

Jaejoong entró.
-Solo espero a la doctora y nos vamos-
Jae asintió.
-¿Qué te paso?-
-Tuve una descompensación- Dijo. -Pero no es nada grave-
-Hum... Disculpa por lo de hace un momento- Dijo avergonzado.
-Ryeowook me trajo. El estaba ahí cuando me desmaye-

El mayor suspiró.
La doctora entró y miró seriamente a Jaejoong de arriba a abajo.
-Listo, te puedes retirar. Ven por tus resultados el Sábado- Arrancó una hoja bicolor de un bloc. -Ten, con esto los recoges con mi asistente- Después se dirigió a Jae. -Y tu, vigila que coma bien-
-¿He? ... ¡Ha, sí!-

.........
Cuando llegaron a casa lo primero que hicieron fue ponerse a cenar.
Changmin observaba la comida, no tenía hambre y el olor le molestaba.

-¿Min? ¿Porqué no comes?-
-No tengo hambre-
Jaejoong le miró con preocupación. Se acercó a él y entrelazó una de sus manos sus manos con una las suyas.
-Come, por favor. No quiero que te vuelva a pasar lo de hoy-
El chico escuchó atentamente. Tomó el tenedor y dio el primer bocado. Le costó trabajo pero se terminó casi todo.

-Tengo sueño- Dijo con pesadez. -Me voy a dormir-
-¿Ocupas algo más?-
-No, estoy bien. Buenas noches-

Se encerró en su habitación, se tiró en la cama y poco a poco cerró los ojos.
................

-¿Jae?- Le llamó Yunho.
El mencionado le miró.
-Tu papá te quiere ver en su despacho-
-¿Que quiere?-
-No lo se, pero no tiene buena cara-
Rápidamente se dirigió a donde su padre se encontraba, la puerta estaba abierta.
-¿Papá?-

El señor Sang estaba sentado detrás de su escritorio. Leía unas hojas.
-Jae. Pasa, toma asiento-
-¿Pasa algo malo?-
-No, nada de eso. Solo quiero saber si ya pensaste muy bien en que es lo que vas a hacer cuando te deje esta responsabilidad-
-Solo te puedo decir que si, si se perfectamente que voy a hacer con todo esto- Dijo muy seguro.
El señor Sang sonrió.

-De acuerdo, con eso me basta. Confío en ti, hijo-
-¿Puedo irme ya?-
-Si, buenas noche que descanses-
.................

A la mañana siguiente, Changmin se encontraba tomando la primera clase cuando una mujer, personal de la universidad, pasó interrumpiendo momentáneamente la clase.

-Buenos días, jóvenes- Dijo. -Desde el día de hoy se unirá a ustedes un nuevo compañero, pasa por favor-

Un chico de tez pálida pasó al aula.
-Ryeowook...- Susurro.
-Buenas días- Dijo. -Mi nombre es Kim Ryeowook, me trasfirieron de una universidad de Japón. Espero llevarme bien con ustedes-
-Bien, toma asiento por favor- Indicó el profesor de esa hora. -Señor Shim, ¿quiere ayudar al Señor Kim a ponerse al corriente mostrándole el programa, por favor?-
Changmin asintió.
Ryeowook tomó asiento a un lado del chico y sonrió.
-Hola-
-Hola- Contestó.

Changmin notó el pequeño moretón en una de las mejillas del otro chico. Trató de ignorarlo explicándole lo del programa.
En el descanso, salieron a comer.
-Oye- Comenzó Changmin. -Disculpa por la paliza que Jae te puso ayer-
-Jeje. No hay problema-
-¿Como de que no? ¿Acaso no te has visto al espejo?-
-Si. Pero esto es consuelo a comparación con el que tengo en el estomago-

Quedaron en breve silencio y luego se echaron a reír. Changmin tomó de nuevo en cuenta la voz del chico.
-Tu voz se me hace conocida. ¿Estas seguro que nunca nos habíamos visto?-
-Seguro. Puede ser por las llamadas-
-¿Llamadas?- Frunció el ceño, empezaba a acordarse. -Espera... ¿Tu eres el que me había estado llamando?-
-Si...-
-¿Y porqué sonabas tan amenazante?-
-¿Soné amenazante?- Realmente se sorprendió. -Lo siento, no fue mi intención. De verdad, lo siento-
-Esta bien-
-Pero todo fue con un motivo- Dijo más seriamente. -Jaejoong no atendía mis llamadas, no contestaba mis mensajes. Por eso te tuve que usar a ti como ultima opción para llegar a él-

Changmin trató de comprender eso. Tendría que haber una fuerte razón y desesperación para querer hacer eso.

-¿Qué fue lo que pasó entre Jae y tu?-
Ryeowook ya no estaba seguro si querer contarle o no, pero parecía que así ganaba su confianza.
-¿Enserio quieres saber?- Suspiró. -Bien, lo diré rápido pero entendible. Un día, Jae llegó a mi casa, se metió sin que me diera cuenta y me descubrió teniendo sexo con otro hombre en mi cuarto- Calló. -Jae, jamás me perdonó, es más, dijo que jamás quería verme otra vez-

Changmin le miró atónito.
-Bueno, para ser franco, Yo hubiera reaccionado igual- Dijo.
-...No te preocupes- Dijo. -De todas maneras todo se paga en esta maldita vida ... y Yo ... pagué muy caro ese error. Aún lo hago-
-¡Olvidaste algo, Ryeowook!- Escucharon.
Jaejoong estaba tras ellos dos.
-¡Olvidaste decirle que no conforme con burlarte de mi, todavía te diste el lujo de irte de aquí con aquel bastardo!- Dijo.

Los dos chicos no dijeron nada, solo se quedaron mirando al rubio.
-¿Qué planeas, Ryeowook?- Preguntó serio. Pero antes de que el mencionado pudiera defenderse, Jae volvió a hablar. -No te quiero ver cerca de Changmin. ¡¿Me oíste?!- Dijo enojado.
-...-
-¡Lárgate de aquí!-

El chico bajó la mirada, se dio la media vuelta y se fue caminando rápido.
Changmin le miró irse y sintió algo de lastima por él.
-No tenías por que ser tan grosero-
-...- No le contestó.
-Parece estar arrepentido-
-Las personas como él jamás se arrepienten. Por favor, no te dejes engañar- Miró su reloj. -Tienes que regresar a clase y Yo también- Le besó y sonrió. -Nos vemos en la noche-
...

El resto de la semana fue pesada para ambos chicos, Ryeowook trató de no conversar con Min y cada vez que este quería entablar platica el otro le ponía un alto con una o dos palabras en tono serio, pero algo triste a la vez.


SÁBADO:

Changmin se levantó muy temprano, antes de ir a trabajar quería ir a recoger sus resultados y visitar a la doctora que tanto quería.
Entró a aquel lugar y se dirigió directo a su consultorio. Había gente esperando entrar así que decidió no interrumpirla y solo recoger los resultados.

-Disculpa- Dijo. -Vengo a recoger esto- Le entregó la hoja.
Aquella mujer la revisó, se levantó y empezó a buscar entre un montón de sobres. Sacó uno.
-¿Eres Shim Chang-Min?- Preguntó.
-Si- Respondió.
-Acompáñame, la doctora me pidió que cuando llegaras pasaras con ella-
Lo encaminó unos cuantos pasos y se detuvieron frente a una puerta la cual la asisten abrió.
-¿Doctora? El chico que dijo ya está aquí-
-Que pase, por favor- Ordenó.

Changmin pasó y cerró la puerta.
-Hola Changmin- Por el simple hecho de le haya saludado se sintió nervioso y no presentía nada bueno.
-...Hola-
-...- La doctora Nanchung revisaba y otra vez una documento.
-¿Pasa algo malo?-

La doctora suspiró y puso sus ojos en los del chico.
-Changmin. ¿Cuanto tiempo te falta para terminar la universidad?-
-Un año y medio- Respondió nervioso y confundido por la pregunta. -¿Porqué?-
-¿Y a tu novio cuanto?-
-Doctora, ¿que pasa?- Dijo.
-Por favor, primero responde a mis preguntas- Dijo seria, pero sin perder la amabilidad.
-Él...- Dijo. -...Medio año, tal vez menos-
-...- La doctora desvío la mirada.

Changmin estaba helado de nervios.
-¿Tengo algo malo?- Preguntó temeroso. -¿Algo grave?-
-No- Respondió a secas. -Bueno, no sé si sea algo grave para ti-
-¿He? No, no entiendo-
-Changmin, los resultados demuestran que tienes un perfecto estado de salud, solo un poco debilidad por no alimentarte bien. Pero ahora más que nunca tienes que hacerlo-

La doctora volvió a suspirar.
-Minnie, estas embarazado-
Changmin le miró del todo sorprendido. Su respiración empezaba a hacerse más pesada.
-¿Esta segura?- Preguntó después de un largo periodo de silencio.

La mujer frente a él asintió. El chico bajo la mirada.

-De acuerdo- Dijo y se puso de pie. -Bueno, me tengo ir. Además usted esta muy ocupada por lo que veo así que no le quito más el tiempo-
-Minnie, espera-

Pero el chico ya había salido de ahí a toda prisa de ahí.
Ese día no hacía más que pensar en aquellas palabras: “Estas embarazado”. No es que no le hubiera agradado la noticia, es solo que le tomó por sorpresa.

En el trabajo apenas si podía mantenerse atento, con esfuerzos podía atender a los clientes que preguntaban si tenían discos de tal cantante.
Estaba ansioso y a la vez preocupado. Quería actuar rápido y tendría que hablar con Jae a come de lugar.

Esa misma noche lo esperó hasta tarde pero el sueño lo venció.
Estaba profundamente dormido pero aún así sintió como su cobija era levantaba y su cuerpo reacciono en un sobresalto recordando hechos pasados.

-Sh... Tranquilo, soy Yo- Dijo Jae. -Pensé que no estabas del todo dormido- Dijo.

El menor suspiró.

-Te estaba esperando- Dijo. -Pero no llegabas-
-Perdón, estaba con mi papá y unos socios de él en una cena-
-Hum...- Talló sus ojos. -Nunca me has dicho que hacen tu papá y tu- Dijo.
-...-
-¿Jae?-
-¿He? A pues, para que lo entiendas mejor es un negocio de compra-venta de varios productos comerciales- “productos ilegales” pensó para sí.
-Ya veo-
Jaejoong se acostó a un lado él.
-Jae, ¿a ti te gustaría que formáramos una familia?- Preguntó directamente.
-...-

El corazón de Changmin comenzó a latir rápidamente al no haber respuesta del mayor.

-Por supuesto que si, lo desearía más que nada- Dijo. -¿Porqué la pregunta?-
-Curiosidad- Dijo. Este sería ahora un buen momento para decirle.
-Pero- Comenzó a hablar de nuevo. -No es conveniente en estos momentos. No es que Yo no quiera, es porque, a lo que escuche esta noche, hay un problema en el negocio o más bien contra el negocio. Si supieran de algún bebé, se irían contra él-
-¿Porqué?-
-Por que lo verían como un heredero y por lo tanto un peligro. Lo que quieren hacer es que el negocio de mi papá no se prolongue- Calló por unos segundos. -No me perdonaría si algo te llegara a pasar algo por mi culpa, o a nuestros hijos. ¿Me comprendes, verdad?-
-...-
-¿Min? ¿Me comprendes?-
-Si- Soltó con desaire.
Se hizo otra pausa de silencio.
-Ok, será mejor que me vaya a dormir- Dijo Jae. -Hasta mañana-

Changmin no le contestó, solo escucho la puerta cerrarse y las primeras lágrimas se hicieron presentes.
Lo que restaba del fin de semana esstuvo pensando en mucho más de lo que espera, no solo tenía que confesar que estaba esperando un bebé sino que tenía que enfrentarse a Jae y sus ideas de que no convenía un niño ahora.

...Y pronto pensó en la solución, solo tenía que reunir el suficiente valor para ver a Jae, hablar con él y decírselo...

..............

Cierto día de la semana, el rubio estaba en la planta de abajo en aquella inmensa casa, era el momento preciso para decírselo. Incluso lo había ensayado, solo era cuestión de decir: “Jae, estoy embarazado y lo pienso tener, así que si no estas de acuerdo lo comprendo, pero no quiero que nos intentes buscar”. Así de simple era, todo resumido pero difícil de digerir.

Suspiró, salió de su habitación y bajo.
-Jaejoong. Tenemos que...- Changmin vio a Jae dirigirse a la salida, se veía enojado. -¿A donde vas?-
Jae no dijo nada, abrió la puerta pero se detuvo antes de salir por completo, se giró y su mirada se cruzo con la de su novio. Se vieron el uno al otro por un largo momento. Después le dedicó una sonrisa.
-Nos vemos después, Minnie- Y salió a toda prisa de ahí.

Changmin, que seguía en las escaleras, se quedó de una sola pieza ante esa reacción.
No quiso perder más tiempo y volvió a su habitación a arreglarse para ir al trabajo. Sentía una presión en el pecho, pensó que eso era normal en su estado.

Ese día estuvo muy ocupado. Ir de un lado a otro ordenando, buscando y atendiendo clientes. Estaba agotado. La hora de su salida llegó. Se despidió de sus compañeros y empezó su retorno a casa encerrado en sus pensamientos y ordenándose hablar con Jae así tenga que obligarlo.

-Changmin- Le llamaron.
Este giró y vio a Yunho.
-Ha, Yunho-

Changmin observó más detenidamente su aspecto. Tenía la mirada triste y sus ojos marcaban señales de como si hubiera estado llorando.

-¿Yunho?- Preguntó ahora preocupado y un poco asustado. -¿Paso algo?-

Bajó la mirada lo que desesperó al menor quien se le acercó y le sacudió.

-¡HABLA! ¡¿QUÉ PASO?!- Gritó, su respiración se hizo agitada.
-Vamos- Fue lo único que dijo con su voz entre cortada.


7 comentarios:

  1. waaaa ya entendí se saltaron un cap T-T que feo U.U espero que pronto haya continuación plis

    ResponderEliminar
  2. Ohhh, me alegra leerlo, habían un par de cosas que se me hacían confusas sin esta parte del capítulo.

    ResponderEliminar
  3. Esta mas claro lo que pasa en el siguiente capítulo:)

    Esta doctora si que no me gusta. Deci que va a matar a Jaejoong si le hace algo a Changmin pero bien que no le hizo nada al padre.

    ResponderEliminar
  4. @whatifgirl86

    "Deci que va a matar a Jaejoong si le hace algo a Changmin pero bien que no le hizo nada al padre."

    Que buena observación XD.

    ResponderEliminar
  5. Oh! my goddd!!!

    esta segunda parte estubo mas que buena es genial, ya ahorasi puedo empezar mi semana con una sonrisa de oreja a oreja : ) gracias por actualizarlo este fico es uno de mis favoritos ^ o ^

    ResponderEliminar
  6. Me encanta!


    Me encanta!!!



    Gracias!!!
















    ResponderEliminar
  7. Le ha pasado algo serio a Jae, no puede ser ahora que Min tiene la posobilidad de darle un bebé. Se fuerte Jae Minnie te necesita más que nunca. Ay Yunho si no fuera por tí ambos estaría demaciado solos. Me preocupan Junsu y la tal Kari na... así de calladitos se siente que traman algo.

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD