Sin alas que protejan: Cap 19

15 comentarios
Hace 7 horas y media:

-Jae, hijo. Tienes que venir, las cosas se van poner algo tensas aquí-
-Vamos, obviamente se las pueden arreglar sin mi, son más de cincuenta hombres- Reprochaba el rubio. -Además están Yunho y Junsu-
-Si ya se que somos muchos pero tu eres uno de los que mejor puntería tienen-
-Pero, Papá- Se quejó. -Quiero salir con Changmin hoy en la noche-
-Te prometo que nos desocuparemos pronto- El señor Sang empezaba sonar molesto.
-No. Papá enserio Yo no...-
-Jaejoong, por favor-
-Es que enserio Yo no...-
Pero seguía ignorando cualquier reclamo de su hijo.
-Lo siento Jaejoong. Pero ya mande por ti- Dijo. -Nos vemos aquí-

Y colgó en seco. Guardó el celular y suspiró. Sabía que si no iba se sentiría culpable por haber dejado solo a su padre. Volvió a suspirar, salió de la sala y se dirigió a la salida, el enojo se le reflejaba en el rostro.

-Jaejoong. Tenemos que...- Escuchó la voz de Changmin, quien venía bajando por las escaleras, pero no le prestó atención. -¿A donde vas?-

Jae no dijo nada, abrió la puerta pero se detuvo antes de salir por completo, se giró y su mirada se cruzo con la de su novio. Se vieron el uno al otro por un largo momento. Después le dedicó una sonrisa.

-Nos vemos después, Minnie- Y salió a toda prisa de ahí.
Afuera, una camioneta color marrón le esperaba. Se subió de mala gana y la camioneta arrancó rápidamente.

........................

Al llegar a su destino bajó de la camioneta y se detuvo frente a una pequeña cabaña donde se encontró con su padre, Yunho y Junsu.
-Jae- Dijo. -Discúlpame, hijo. Pero esto es importante-
A Jaejoong se le había esfumado el enojo, el trayecto de su casa a ese lugar tan retirado le relajó.
-Descuida- Sonrió. -¿Qué hay que hacer?-
-Pedí una reunión con los contrarios- Dijo. -Realmente pienso que no tomaran nada bien mis propuestas-
-¿Y cuando llegaran?-
-Justo en este mismo momento, muchacho- Sonó una voz detrás de él.

Aquel hombre parecía ser el líder de aquella formación que se hacia llamar “los contrarios”, que era la competencia directa del señor Sang en ese bajo mundo.
Un señor mayor pero solo aparentaba eso, en realidad se movía como si tuviera menos de veinte años.
-Kim Sang, mi querido... enemigo- Continuó. -Jeje. Hace cuanto que no te veía. ¿En verdad estamos ocupados con todo esto?-
-Basta ya de cortesías- Contestó el señor Sang. -Entra en la maldita cabaña y hablemos-

Aquellos dos hombres entraron solos a la cabaña. Sus respectivas escoltas se quedaron fuera observándose las unas a las otras con ganas de abatirse a duelo con las rápidas y ágiles armas de fuego que portaban.
Jaejoong se sentó bajo un árbol a esperar. Suspiró.

-¿Pasa algo?-
-Pasan muchas cosas, Yunho- Respondió. -Quería llevar a Changmin a cenar esta noche- Dijo con desanimo.

Por su parte, Junsu, quien les daba la espalda, realmente no podía dejar de sentir rabia cada vez que Jae hablaba de Changmin. Detestaba que lo tratara como si fuera la persona más importante del mundo.

-Vamos, seguro otro día será- Dijo demostrando optimismo.
El rubio se llevó las manos a la cara y gruño.
-Se que podría haber otro día para eso- Dijo. -Pero quería que esta fuera una noche importante para los dos, una noche que quería hacer inolvidable-
-¿A sí?- Yunho se sentó a su lado. -¿Porque?-
Junsu giró un poco la cabeza curioso de la respuesta que daría Jae.
-Porque aunque solo hemos estado casi cinco meses juntos, lo conozco demasiado para saber que debo estar y cuidar de él en todo momento- Sonrió. -Es por eso que quería pedirle que se casara conmigo-

Junsu se quedó boquiabierto al escuchar lo que, para él, parecía ser la estupidez más grande del mundo. Se giró por completo pero antes de que siquiera los otros dos se dieran cuenta que lo había hecho un estruendoso sonido proveniente de la cabaña se hizo presente.
Aquellos dos muchachos se pusieron de pie, alarmados.

-¿Qué pasa?- Dijo Yunho.

Jaejoong tomó la delantera casi corriendo, empuño su arma y se adentró al lugar.
El sujeto, líder del bando contrario ya hacía en el suelo con una perforación de bala en el brazo, retorciéndose del dolor.

-¿Papá? ¿Estas bien?-
El señor Sang solo asintió.
-¡Maldito seas, Kim Sang!- Gritó aquel hombre. -¡Mátenlos a todos!- Dio la orden.

En ese momento, afuera se desató el caos. Los movimientos de ambos bandos se intensificaron, el enfrentamiento no llevaba más de cinco minutos y ya se podían visualizar cuerpos sin vida sobre el suelo.
El señor Sang, Jaejoong, Yunho y Junsu se unieron al enfrentamiento. Cada uno tomó un camino diferente.

..................

Un recluta de los contrarios se hizo de la muerte de diez hombres anulándolos de un solo disparo a cada uno. Parecía disfrutar aquel acto mientras esbozaba una siniestra sonrisa.
-¡Ey tú!- Le llamaron.
El sujeto se dio la vuelta lentamente encontrándose frente al cañón de un revolver. Sin duda se habría encontrado con su inminente fin.
-De acuerdo, dispara ya- Dijo resignado, pero a la vez orgulloso.
-Veo que tienes buena puntería-
-Déjate de halagos y termina- Ordenó.
El otro chico bajo su arma dejándolo al hombre confuso.
-Hagamos un trato-
-¿Porqué lo haría?-
-Por que perdonaría tu patética existencia-

Aquel hombre pensó por unos segundos eso. Reconoció de inmediato al sujeto frente a él, muchos con los que compartía habían dicho algo así como “ese engreído es el sobrino, o por lo menos algún familiar, del tal Sang”. Más nunca habían dicho su nombre.
-¿Qué tipo de trato?-
-Sígueme- Sonrió malicioso.

...........

Por otro lado, Jae y los demás acababan con los pocos contrarios que aún quedaban en pie.
-¿Dónde demonios estabas, Junsu?- Preguntó Yunho.
-Tuve problemas, fue un milagro que pudiera salir vivo- Respondió.
Una vez terminado todo se reunieron.
-Bien- Suspiró el señor Sang. -Creo que por hoy acabó todo. Volvamos a casa-

Se encaminaron con sumo cuidado hasta las camionetas y los carros.
El ambiente se llenó de un silencio inquietante.
Jaejoong iba en silencio, se daba auto-ánimos diciéndose que pronto se presentaría la oportunidad de convertir a Changmin en su prometido luciendo el hermoso anillo que había comprado para él y que por el momento reposaba en un cajón de su cómoda.

Un movimiento en la oscuridad que empezaba a caer le hizo salir de esos pensamientos, una sombra se abrió paso a unos cuantos metros de donde ellos estaban y apunto en dirección a la cabeza del señor Sang. Reaccionó ante el ataque y empujó a su padre recibiendo él el impacto de la bala por la espalda a la altura del pecho.

Yunho y Junsu, que vieron todo persiguieron a aquel sujeto acabando con su suerte casi inmediatamente. Ninguno dijo nada, respiraban agitados. De pronto escucharon la desgarradora voz de su líder.

-¡Jae! ¡Hijo!- Gritaba Sang, quien sostenía el inconsciente cuerpo de su hijo.
Se apresuraron a llegar a los autos y trasladarse lo más rápido posible a un hospital.
El chico estaba en estado critico, las apresuradas observaciones de los enfermeros eran que había perdido mucha sangre y que su respiración disminuía al igual que los latidos de su corazón.
-Esperen aquí, por favor- Indicó un médico.
-Doctor. ¿Como esta mi hijo?- Preguntó asustado el señor Sang.
-Es muy pronto para darles un diagnostico final- Dijo. -Volveré en un momento-

En la sala de espera, todos oraban por que no fueran malas noticias.
Junsu miraba por la ventana, intentando despejarse, se preguntaba si eso que había hecho había sido una buena idea.
Después de dos largas y tortuosas horas salió el mismo médico. Todos sintieron un nudo en la garganta y como la piel se les erizaba cuando lo vieron.

-¿Familiares de Kim Jaejoong?- Dijo.
-Si, si- Contestó el señor Sang. -¿Qué pasa?-
El médico se quitó el cubre boca y suspiró.
-Logramos detener la hemorragia, extraer la bala y normalizar su ritmo cardiaco-
-Entonces... ¿Esta bien?-
El doctor volvió a suspirar, bajo la cabeza y después negó.
-El chico cayó en coma-
El corazón de los otros dos chicos se aceleró al escuchar eso.
-...-
Trataban de asimilar tal aclaración.
-¿Coma?- Repitió Junsu.
El médico asintió.
-Si quieren pueden pasar a verlo- Dijo.

Los tres siguieron al hombre quien los encaminó a la habitación donde Jae era atendido.
Sus ojos cerrados, una bata blanca en vez de su ropa, expresión inmóvil, una sabana cubriéndolo de los pies hasta su abdomen. Parecía estar dormido.
El señor Sang se sentó en una silla al lado de la cama y tomó la mano de su hijo.

-...Jae...- Susurro y sintió como sus ojos se ponían húmedos.
-¿Señor?- Preguntó Yunho. -¿Está bien?-
El mencionado secó algunas lágrimas que ya habían comenzado a salir y asintió.
-Si- Dijo.
Calló por unos momentos.
-Yunho. Será mejor que vayas con Changmin-
-¿He?-
-Ve con él. Dile lo que esta pasando- Dijo. -Tráelo-

Yunho dudo pero asintió. Salió de ahí, miró su reloj y por la hora que era sabía que debía seguir en el trabajo así que fue por él.

................

En la sala de descanso de los doctores, la doctora Nanchung revisaba expedientes y alguno que otro resultado de exámenes.
De pronto entraron dos jóvenes enfermeras, la saludaron y después tomaron un cono de papel cada una y se sirvieron un poco de agua en el dispensador.
-Doctora- Le llamó una de ellas obteniendo toda su atención. -¿Ya se enteró a quien tenemos aquí en el hospital?-
Le miró intrigada.

-¿A quien?-
-Al hijo de uno de los mafiosos más peligroso de toda Corea-
-¿Enserio?- Sonrió de medio lado sorprendida.
-Si, de hecho un compañero que le ha tocado atenderle le tomó una foto y me la mandó-
La chica buscó en su teléfono la dichosa foto y se lo entregó a la doctora.
-Mire- Dijo.

La doctora tomó el teléfono y observando detenidamente la foto. Instantáneamente reconoció al chico.

-Oh, Dios mio- Expresó en voz baja. -¿Hace cuanto que lo trajeron?-
-Hace poco más de dos horas. ¿Porqué?-
-¿Qué le pasó?-
-Creo que fue una bala en la espalda o algo así y ahora está en coma-

Nanchung dejó el teléfono y salió rápidamente de ahí. Si ese chico estaba en el hospital Changmin podría estar con él, solo esperaba que no le hubiera pasado nada a él.
Al estar a unos pasos de llegar a las escaleras lo vio entrar.

....................

Changmin entró al lugar como alma que lleva el diablo, sentía que el corazón le iba a estallar, las lágrimas ya empezaban a salir pero era más su deseo de encontrarlo con vida. Las palabras de Yunho fueron: “Jaejoong está herido, le han disparado”.
Supuso que debía de estar en una de las torres, ahí se encontraban las áreas especializadas en casos severos.
Yunho venía detrás de él pero iba muy rápido para alcanzarlo.
Se dirigió a las escaleras.

-¡Changmin!- Le llamó la doctora, pero no obtuvo respuesta. -¡Changmin! ¡Espera!-

Le alcanzó antes de que subiera una segunda hilera de escaleras. Se aferró a él y el muchacho se volvió débil, incapaz de seguir viendo por la culpa de sus propias lágrimas. Ambos se deslizaron por la resbalosa pared sentándose en un escalón.

-Minnie- Dijo la doctora. -Tienes que tratar de tranquilizarte-
-Qu---iero verlo- Dijo forzando la voz.
-Te llevaré. Pero tienes que tranquilizarte primero- Le abrazó. -Ven, vamos a mi consultorio-
Ayudó al chico a ponerse de pie. Momentos después apareció Yunho.
-Changmin- Ayudó a sostenerlo.
-¿Lo conoces?-

Yunho asintió.

-¿Puedes ayudarme entonces?-

Volvió a asentir.

Una vez en el consultorio, la doctora empezó a revisar a Min, quien ya se había logrado calmar un poco. Suspiró.

-Todo en orden-
-¿Le pasó algo?- Preguntó Yunho.
-No. Por fortuna no- Le sonrió.
El chico suspiró aliviado.

-Por favor, Yunho- Volvió a sonar su voz aún quebradiza. -Llévame con él-
-Pero... Min-
-Por favor- Suplicó.
-Minnie- Dijo la doctora. -Quédate un momento más-
-Mejor hazle caso- Continuó Yunho. -Estas todavía alterado-

El menor no se sentía nada a gusto con lo que la doctora y Yunho le decían, su expresión de enfado lo demostraba y sentía que no comprendían su angustia de ese momento. Por todo aquello, un pequeño dolor le atravesó por el estomago.

-Agh- Expresó, aferrando su antebrazo a su vientre.
-¿Pasa algo?- Se acercó la doctora. -¿Te duele algo?-
-...- Negó con la cabeza.

La pequeña sala quedó en total silencio por unos instantes. Tiempo necesario para que la doctora tomara una decisión. Bajó la cabeza e hizo una mueca de desacuerdo consigo misma.

-Esta bien- Dijo. -Te llevare ahora mismo con él-

Changmin se levantó rápidamente al escuchar eso.

-Pero prométeme que vas a estar tranquilo. Pase lo que pase vas a conservar la calma-

El chico asintió.

-Acompáñame-

La doctora Nanchung encaminó a Changmin por largos pasillos y las interminables escaleras, seguido de Yunho quien no dejaba de descuidar a su “hermanito”.

Al estar a unos pasos de la habitación de Jaejoong, aquella mujer que lo dirigió hasta ahí le volvió a advertir.

-Minnie, quiero que estés tranquilo, si comienzas a tener algún malestar me avisas y entrare por ti ¿de acuerdo?-

Min solo asintió, se paró frente a la puerta y suspiró fuertemente esperando tomar bien todo eso. Pero nada más entrar sintió como sus lágrimas regresaban a sus ojos. Ver a Jae en ese estado era algo fuerte, por lo menos para él.

Se aproximó hasta él y le tomó de la mano.

-Jae...- Removió cabello de su frente. -Estoy aquí. Despierta- Volteó a ver al señor Sang, quien seguía en la habitación. -¿Cuando va a despertar?-

Aquel hombre bajó la cabeza y negó.

-No lo sé- Se acercó y puso una mano en su hombro. -Chico... Jaejoong está en coma-
-......¿Coma?- Repitió sorprendido. -¿Entonces no va a despertar?-
-No, no- Le calmó. -Nos han explicado que puede despertar en cualquier momento, pero es impreciso, puede durar horas, días... incluso años-
-¿Años?-

Sang asintió.

El menor tomó asiento en una de las sillas, junto a su Jae.

-Min- Continuó el hombre. -Vamos a estar afuera por si necesitas algo-

Asintió. Después Sang y Junsu salieron y este ultimo le dedico una mirada completamente llena de odio.

Una vez solo, se acercó más a su rostro y besó su frente.

-No quiero verte así- Dijo. -Tienes que despertar- Intentó sonreír para calmarse así mismo. -Tienes que despertar pronto, hazlo por tu papá, por mi, por...- Se interrumpió y secó sus lágrimas. -...¿Sabes? Nunca pensé que te lo diría en esta situación- Suspiró, ahora con una sonrisa forzada y nuevas lágrimas en sus ojos. -Vas a ser papá, Jae. Estamos esperando un bebé-

Una enfermera entró en la pequeña habitación.

-Disculpe, joven- Dijo cortésmente. -Tiene que salir ahora. El acceso a las habitaciones de los pacientes es restringida a esta hora-

Changmin asintió, se levantó y una vez más besó al rubio en la frente.

-Vendré a verte- Le dijo antes de salir.

Una vez aquel muchacho quedó solo en la habitación y sin que nadie pudiera darse cuenta, una lágrima se escapó de uno de sus ojos. Sin duda había escuchado cada palabra que su novio dijo; “Vas a ser papá” “Estamos esperando un bebé”.

15 comentarios:

  1. Pobre Jaejoong, justo cuando le iba a proponer matrimonio le tuvo que pasar eso.

    Lo bueno, por ahora, es que Changmin si espera un hijo de Jaejoong.

    ResponderEliminar
  2. Waaaa ya sabia que estaba embarazado pero .... waaa
    por que en ese momento Jae cae en coma T-T snff Jae se fuerte Changmin te hara papa waaaa lo siento me llego en sentimiento esperare la conti n.n

    ResponderEliminar
  3. wwwwwwwwwwwwwwwaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa gracias gracias ¬¬ Junsu maldito egoista sin corazon!!!! aish pobre minnie, no sale d euna y ya se le vienen dos... fuerza!!!

    ResponderEliminar
  4. kyaaaaaaaaa!!!! como me encanta este fic T3T pobre de changmmin y jae xq no los djan estar juntos !

    ResponderEliminar
  5. despues de tanto tiempo actualización TT_______TT
    Justo cuando Changmin tendra un mini Jae pasa esto u.u
    Jae despierta y pidele matrimonio * se va a llorar su rincon desconsoladamente*
    amo tu fic

    ResponderEliminar
  6. ¿Para cuándo el siguiente? No nos dejes esperando mucho tiempo ;_; ¿Ok? ¿Please?

    ResponderEliminar
  7. Noooo por favooorrr Jaee despierta pronto, no puedes dejar solo a Min!!!!

    El corre peligro con su padre a su lado!!!

    Por faa espero pronto actua!!!

    una pregunta al autor (a) del fic: ¿tienes blog? y si lo tienes por fa nos das la dirección?

    ResponderEliminar
  8. Oh! my god!!!!!!!!!!!!

    por que el capo tiene que ser haci de corto!!! men!!!! kekeke : ) es que este fico me ha encantado es uno de mis favoritos por favor ; _ ; mi quiere leer conti *llora* y Junsu por jode tanto al pobre de Jae si sabe que ni le hace caso u.u y Minnie pobre apenas le pedirian matrimonio y que ponen a Jae a dormir u.u

    ResponderEliminar
  9. awwwwwwwww pero... me lo has hecho muy malo a junsu =( ... aunque me encantoo tiene que seguir!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  10. pliss contii me enkanto

    ResponderEliminar
  11. Anónimo4/13/2012

    clarooo...ahora me lo matas...
    T___T
    bueno esta en coma pero es igual...
    porqueeeeeeeeee??!!! buuuuu!!
    pobre Jae....pobre Minnie!!!

    ResponderEliminar
  12. @Tsuki Si, si tengo :D pero aún no empiezo a yaoizarlo XD de hecho lo tengo descuidado al pobre..... esta es la dirección http://culturapopmundial.blogspot.mx/

    ResponderEliminar
  13. Anónimo4/25/2012

    noo porque justo cuando todo era felicidad(?) changmin embarazado XD (me da risa decirlo ._.) y le pasa esto a jae abuu T_T jae hubieras dejado qe tu papa muera e.e ok no xd
    Conti!..

    ResponderEliminar
  14. En estado de coma, pero si escucho que va a ser papá, espero que sea una gran noticia para que el reaccione.

    Gracias!!!

    ResponderEliminar
  15. Qué demonios te pasa Junsu??? Eres un traidor, egoista, y la consiencia no te remuerde. Jae esta feliz por la noticia pero si es triste que su feliz momento haya sido arruinado. Sera fuerte sanará por esta hermosa noticia que Minie le a dado. Este bebé su será sostenido entre los brazos se su Umaa.

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD