Embarazando a Changmin

8 comentarios
Titulo: Embarazando a Changmin
Autor: Rose
Pareja: Jaemin
Extension: Oneshot
Genero: Lemmon, Lime, MPreg, humor
Secuela: Embarazado de Jaejoong

Bostezo ampliamente parpadeando en un tintineo mientras se removía entre las sabanas aun con algo de pereza, fijo la vista en el reloj que reposaba en la mesita notando gracias a su propia luz que eran cerca de las tres de la mañana. Se giro en su propio cuerpo tanteando un lado de su cama ya que la obscuridad de impedía ver bien, topándose de inmediato con el cuerpo de su amante que parecía estar recostado en su dirección, y sonrió, aliviándose de que aun estuviera ahí.

No se podría decir claramente que eran “amantes” aunque el mismo le llamara así, sabia que para la persona en cuestión, su relación no era tan seria. Tenían sexo, si y mucho, pero llegada la hora después de que la pasión disminuía su sexy pareja se vestía, dejándole un “te llamare después” y se marchaba pavoneando su preciosidad por las calles de Seúl.

[…]

Había conocido a muchos de sus “amigos” en las contantes salidas a los bares mas populosos de la capital de Corea del sur, en una de esas salidas le habían presentado a aquel precioso hombre de cabello negro y ojos felinos, piel canela y piernas desquiciadamente largas, y luego de coquetear un rato y de sacar todas sus armas y acompañarse de aquella cara que por alguna razón el cielo le había dado, consiguió que pobremente “le diera un beso”, si, mientras bailaban y se le insinuaba de la forma mas descarada logro agarrarle del cuello y lo beso, de la forma mas sucia posible.

Ahí cometió el primer error, y luego los “amigos” que se lo habían presentado se encargaron de remarcarle su tremenda equivocación “Te enamoraste primero –le dijeron en burla- ahora jamás te tomara en serio” Con pesadez recibió aquellas palabras pero las ignoro, seguro de que aquel bombón al que le había clavado los ojos desde el primer segundo iba a caer rendido a sus pies. A el, a ese bello chico de cabello color miel, labios pulposos y rosados y piel blanca como la nieve siempre lograba hacer lo que quería con quien quería, pues no importa lo que hicieras para resistirte, el te envolvía, te llamaba, te seducía, como un pobre insecto cae en sus redes, te despedazaba y te dejaba tirado cuando ya no le servías.

En ese caso, ambos eran muy similares.

Pero Changmin, nombre dado al objeto de deseo en esta historia, no era cualquiera, tenia el encanto particular de atraerte solo levantando una ceja –cualidad que también poseía Jaejoong, el personaje que desea al objeto en esta historia- pero el era como una fruta exótica, la veías, te atraías y luego te dejabas distraer por su inusual sabor, adictivo y tajante, y cuando menos te lo esperabas, el disfrute se acababa y conseguir aquella fruta de nuevo, era demasiado difícil.  Así era la realidad, una vez Changmin decía “Ya no mas” se acababa, y el limite de tiempo que todos le ponían era siempre “Solo tres meses”.

Luego de aquella primera salida vinieron otras, en las que todos se invitaban con todos, y Jaejoong presionaba para que Changmin fuera incluido en los planes a como de lugar… Jaejoong se hizo de rogar varias veces, tratando de no verse tan fácil ante los ojos de Changmin, pero una vez se tomo la segunda botella, su cuidado desapareció y de esa forma cometió el segundo error “Te metiste fácilmente en su cama, ahora menos que nunca te tomara en serio” y se percato de ello, solo al día siguiente, cuando vio ese delicioso pedazo de hombre reposar envuelto entre las revueltas sabanas de algún fino hotel de la zona, desnudo y a su lado, y el en las misma condiciones.

Continuaron viéndose, continuaron teniendo sexo, y con el tiempo ya no necesitaban verse en un bar para hablar, tenían teléfonos y correos y habían experimentado las posiciones del kamasutra en el apartamento del otro.

[…]

Y de esa forma transcurrió el tiempo y llegamos al presente… La 2da semanda del 2do mes, con el tiempo limite a las puertas y un Jaejoong desesperado porque el tiempo se le agotaba…

Se había enamorado de la forma mas increíble de aquel chico, pero este no había cambiado mucho, aunque ahora al menos se iba cuando el sol salía, no había echo nada en particular para asegurarle que seguirían juntos una vez los tres meses acabaran. Y odiaba tener que preocuparse de aquella advertencia, por que aquello le entorpecía el disfrutar de la unión de sus cuerpos cuando estaban juntos.

Intimidado porque, no sabia cual noche seria la ultima, cuando Changmin le diría “Dejémoslo así” y aquello solo le llevaba a, en mitad de sus secciones, penetrarlo con mas fuerza buscando dejarle grabado en el cuerpo que no quería que eso pasara, que estaba adicto a su cuerpo y que por sobre todas las cosas, prefería que lo hirvieran en acido clorhídrico antes que verle entregar esa piel tan deliciosa a otro que no fuera el.

Oh si, ese otro adonis en la tierra -como muchas veces fue llamado- ahora estaba haciendo algo impensable, estaba siendo posesivo, autoritario y dependiente de una persona,  el que coreaba el dicho “todo lo compartido es bello” y usaba eso para disfrutar cada noche con uno y otro, claro, siendo selectivo y quisquilloso… pero ahora, estaba siendo dominado por Changmin, y cada mañana que lo veía vestirse era como si le clavaran un puñal, y solo se la pasaba pensando y pensando como hacer para retenerlo a su lado. Porque si, era un puto egoísta, y ese rico dulce nadie mas que el tenia derecho a probarlo…

Y entonces, busco desahogarse con el que consideraba su “mejor amigo” es decir, el primero que había permanecido a su lado y al que jamás le había tocado un pelo, porque ambos se querían pero no se atraían en lo mas mínimo, y que dormir juntos significaría el fin del mundo y preferían ambos terminar usando una sotana practicando la abstinencia eterna –si, tanto así- si eso sucedía… ese, el que podía escuchar todas sus quejas… Park Yoochun.

-¿Qué puedo hacer? –resoplo intranquilo jugando con el vaso de te helado en aquella cafería- Me faltan dos semanas, y nada cambia… ¡Me va a dejar! –golpea la mesa desganado-

Yoochun se aproximo acariciándole la mano y tranquilizándolo… pensando en opciones que poderle dar a su amigo:

-Entonces, ¿el sexo no funciono?

-¡Funciono! –Dijo casi en un grito- Pero se que aunque se sienta de maravilla y lo hagamos prolongadamente toda la noche, eso no me hará retenerlo… ¡es el hombre de mi vida! Maldición, le daría un anillo de bodas si no fuéramos hombres y eso estuviera prohibido en este país…

-¡Hombre! ¡Esas son palabras mayores!

-Me tiene loquito Yoochun, no lo quiero soltar…

-Y ¿Por qué no le hablas directamente de tus sentimientos?

El mayor levanto la vista y una ceja, mirándolo con cara de “esa es la maldita estupidez más grande que has dicho” y luego soltó un quejido pataleando y moviendo la mesa de la cafetería, a la vista de los demás clientes:

-Ok, entendí, fue una burrada –le toma el brazo para que dejara de moverse- pero, para retenerlo sin sexo, o sentimientos… además de dinero… solo queda una opción…

Jaejoong levanto la cara que había tenido estampada en la mesa de la cafetería y miro expectante el rostro de su consejero:

-¿a que te refieres? ¿Cuál opción?

-¿Has estado usando protección verdad?

-¡Por supuesto! –gruño seguro- Changmin es portador y…

En ese momento, la sonrisa de Yoochun le revelo al mayor sin necesidad de decirlo la opción restante… pues Changmin era el caso 1, de cada mil, de hombres que podían engendrar, una habilidad difícilmente adquirida recientemente descubierta, y que le había sido advertida desde el primer día que tuvieron relaciones “sin condón, no hay sexo” recordó en su cabeza la frase de su amante. Los embarazos en hombres ahora eran más comunes, y las relaciones homosexuales se vieron un poco menos estigmatizadas gracias a esto… pero, sabiendo lo cuidadoso que era Changmin respecto al tema, se medito si era una buena idea o no:

-Piénsalo –le hablo Yoochun para traerlo de vuelta a la conversación- ¿de que otra forma puedes amarrarlo? Eso asegurara que ambos estén atados de por vida, pues un hijo, es un hijo.

-Pues si, pero Changmin es Joven y yo también… un hijo es un poco…

-¿Quieres a ese hombre o no? –le reto, mirándolo a los ojos- si quieres esperar hasta que terminen los tres meses y probar si te deja o no, ese es tu problema, si te arriesgas porque crees que el te ama, entonces espera… si no, no tienes mas salidas… esfuérzate por embarazarlo.

-Hombre, no es tan fácil como decirlo, cada vez que lo hacemos se asegura que use protección… si no, no me deja ni aproximarme –se queja en un puchero-¿Cómo le hago para embarazarlo usando protección?

-Bien, para empezar, sabes que tienen ciclos de fertilidad ¿no?

-Supongo… no he leído mucho del tema…

-Bien, tienen ciclos, épocas en que son más fértiles y aumentan las posibilidades…
-¿Cómo sabes todo eso?

-Fácil, Junsu es portador y por Yunho me toco averiguar todo el proceso, porque el no quiere embarazarse, de una forma u otra termine metido en el embrollo, pues sabes lo penoso que es Junsu para hacer preguntas y averiguaciones.
-Bien, ¿Cómo hago para saber?

-Todo depende se su tipo de sangre, los tipos O, A y AB son mas fértiles a principios de mes, durante ese tiempo las posibilidades aumentan, y entre mas seguido tengan relaciones, es mas fácil concebir… Los B y los negativos son más fértiles durante la otra mitad.

Jaejoong sonrió, era como un mensaje del cielo, Changmin era B, definitivamente tenia que esforzarse a partir de entonces, si quería fecundarlo.

-Ya que Changmin es reacio, tienes que engañarlo…

-Eso será difícil, el condenado es muy perspicaz…

-Todo dependerá de ti –le mira serio- empieza… rompiendo el condón…

Jaejoong se quedo pensativo, era la opción mas efectiva de todas, que hacia parecer todo como “un accidente” y que lo eximia de cargos si acaso Changmin sospechaba que lo había echo a apropósito.

-A partir de ahora, esfuérzate el doble… tienes que seducirlo, usa tu encanto y hazlo las veces que mas sea posible, no lo dejes descansar –le animo- Tratare de averiguar otros métodos y te los diré.

Ambos dejaron la cafetería y se despidieron, Jaejoong llamo a Changmin inmediatamente para que se vieran esa noche, afortunadamente, la ultima semana lo habían estado haciendo casi a diario, por lo que Changmin no sospecharía nada extraño de que esta semana y la siguiente pasara lo mismo.

El alto acepto que se vieran en su apartamento a las ocho, y luego de hacer algunas compras y cambiar su corte pelo y estilo un poco, se preparo con tratamientos faciales para hacerse totalmente irresistible, y lo logro, porque no había lugar por el que se paseara en el que hombres y mujeres no se voltearan a verlo, babeando por su absoluta e irresistible belleza.

Las ocho llegaron rápidamente, y un Jaejoong perfumado y completamente vestido como un Dios, llego al apartamento 103 en aquel edificio, entrando con su propia llave que había obtenido luego de la tercera semana. Changmin se encontraba vestido de forma casual, un par de Jeans negros y una camiseta blanca de algodón y veía televisión tirado en el sofá con total comodidad.

El rubio se acerco inmediatamente al lugar, recostándose sobre el cuerpo del menor, gateando hasta entrelazar sus piernas con las propias, plantándole un beso en la boca y usando su “mirada profunda” para atraerlo y decirle en un tono ronco y sexy “¿Cómo has estado?”…

Changmin le miro con profunda pereza, completamente acostumbrado a sus encantos, diciéndole un cortante “Bien”, y acomodando la cabeza de Jaejoong en su pecho mientras pasaba canales, distraído…

El orgullo de Jaejoong quedo lastimado, ¡Changmin, maldito prepotente! ¡¿Cómo osaba a rechazar sus esfuerzos en embellecerse a si mismo y mirar un puto programa de bichos en Discovery Chanel?! ¡¿Qué había de interesante en dos grillos follando si podía follar con el?! Y Sin pensarlo dos veces se paro y se sentó en el otro sillón, cruzando las piernas y bofando molesto, arrugando el entrecejo. El menor de ambos mostro una sonrisa ante aquella infantil rabieta, y luego se incorporo apoyándose en sus codos y con un dedo le llamo diciéndole “vuelve aquí” en un tono bajo, pero, el rubio molesto, concentro su vista en el televisor y fingió estar atento a la reproducción de los grillos.

Changmin se levanto del sofá y apago la tele, y las luces del apartamento que habían estado apagadas se encendieron.  El más alto llego hasta el sillón y poso sus brazos a los costados de este, mirando a Jaejoong fijamente:

-Estas precioso – le musito suavemente- pero, no necesitas seducirme, ya haces suficiente con pasearte ante mis ojos.

No se podía negar, le había convencido un poco con aquel discursito barato, pero mas que eso, en ese momento, Jaejoong recordó la razón por la cual estaba ahí, y sonrió alegre, como si aquellas palabritas en verdad lo hubieran seducido. Se levanto del sillón y se colgó al Cuello de Changmin, besándolo profundamente, mientras colaba sus manos por debajo de la camiseta, deshaciéndose de ella en un par de segundos; jugando con su lengua, sacándola y metiéndola en su boca, mientras caminaban a ciegas alrededor del apartamento hasta llegar a la habitación. Se conocía el recorrido de memoria, había estado allí centenares de veces desde que se habían conocido.

Ya en la cama, empezó el mismo a desvestirse… era irónico… había tardado tres horas en arreglarse y menos de 30 segundos en desarreglarse,  y su ropa termino tirada en la alfombra de piel en aquella amplia habitación.

-¿Por qué… hueles tan rico? –Musito Changmin, mientras Jaejoong besaba su cuello-

-Estoy probando nuevo perfume –respondió el mayor separando sus labios un poco de su piel- ¿Te gusta?

Changmin no pudo responder, Jaejoong se estaba encargando de sus pezones, y cada que hacia eso, nada diferente a gemidos y jadeos salían de su boca. La mano del mayor ya estaba por debajo de los pantalones acariciando su parte baja. Jaejoong tenia la habilidad de desabrochar un pantalón a una velocidad inhumana, por lo que no sabia en que momento lo había echo, solo hasta que sintió su mano invadiéndolo.

Pronto aquella tela le impedia a su mano moverse, y corrió los pantalones mientras dejaba marquitas en su pecho, cosa que Changmin detestaba, pues aseguraba que no era un poste o un arbusto para que anudaran marcando territorio sobre el. Pero por esa noche, al parecer el más alto estaba muy obediente, y parecía gemir más alto de lo normal.

No quiso que terminara muy rápido, así que alejo su mano y volvió a su boca, al tiempo que empezaba a liberar su propia excitación de las ropas y abrió las piernas de Changmin rodeando sus caderas con la intención de empezar a hacerlo.

Aunque estaba envuelto, una vez Changmin sintió el dedo en su entrada miro al mayor, esa, la mirada de “póntelo” que Jaejoong conocía a la perfección y movió la mano encontrando su pantalón cerca del borde la cama, sacando el envoltorio del condón y mostrándoselo al menor, que bajo la mirada y se concentro el vaivén de los dedos cerrando sus ojos, completamente tranquilo.

Lo que no noto, era que el envoltorio estaba alterado, es decir, Jaejoong lo había abierto con anterioridad y había roto el condón, con la única intención de engañar al menor. Se coloco la protección, esperando a que Changmin estuviera preparado y saco los dedos intercambiándolos por su extremidad, introduciéndola con suavidad, escuchando los roncos quejidos de Changmin.

Empezó a penetrarlo suavemente al tiempo que Changmin enroscaba sus piernas en sus caderas y el movimiento aumentaba y aumentaba, los gemidos eran remplazados por gritos, la piel tenuemente matizada por sudor que caía de sus frentes ahora lo hacia a gotas y la llegada del climax para ambos los envolvió entre sonidos roncos que se ahogaban entre los vapores de sus cuerpos.

Changmin aun gemía, y Jaejoong salió de su interior, fijándose como había cumplido su objetivo, pues su semilla se había salido y había quedado en el interior de su amante. Changmin no noto la humedad, pues estaba confiado en la protección del preservativo y solo descolgó sus piernas y se acomodo en su cama.

El rubio lo abrazo por la espalda y empezó a besar su mejilla y su hombro, sonriendo y sonriendo feliz, Changmin se dio la vuelta y lo abrazo, hundiendo su cabeza en su pecho, inhalando un poco del rastro del perfume que continuaba aun bajo la sudorosa piel:

-Síguelo usando –le musito algo cansado- me tiene encantado ese olor…

Changmin cayo dormido, y Jaejoong se desprendió del abrazo mientras buscaba su celular en la chaqueta que había tirado, le texteo a Yoochun que había cumplido el objetivo y que había funcionado. Yoochun le respondió casi inmediatamente, y le agrego que continuara haciéndolo y que mañana se reunirían para explicarle otra forma de hacerlo caer.

Aquella madrugada, luego que Changmin descansara un rato, Jaejoong lo convenció e incito y volvieron a hacerlo, repitiendo lo del condón, hasta que la mañana llego…

-¡JAEJOOOONG!

Se oyó un grito estridente venir del baño, el aludido se despertó asustado mientras buscaba alrededor viendo como no estaba Changmin. No pasó mucho antes que el mencionado saliera del baño, se acerco hasta la cama y tomo una de las almohadas, y con esta misma empezó a golpear al rubio, una y otra vez hasta que las plumas empezaron a volar por la habitación:

-¡Maldito cabrón! –Le grito- ¡¿Qué mierda hiciste?!

Jaejoong lo miro asustado, era la primera vez que lo había visto tan cabreado, pues Changmin rara vez mostraba algo diferente que su particular cara de aburrimiento:

-¿Qué pasa?

-¡¿Qué PASA?! –Grito- ¡Tu! ¡¿Dónde DIABLOS COMPRAS LOS CONDONES?!

-E-En… en la farmacia ¿Por qué?

-¡Terminaste en mi, Imbécil! –Le golpea- ¡Se rompió! –Le golpea otra vez-

-¿e-estas seguro?

-¡Claro que si! ¡Me levante choreando esa cosa! –Le grito-

-L-Lo siento…

Changmin resoplo indignado mientras volvía a la calma, miro a Jaejoong con cara de pocos amigos y le tiro la almohada en la cara:

-¡Vete! –Le grito-

-Changminnie… Lo siento… no fue mi culpa…

-¡Lo se! ¡Pero no quiero pensar ahora estoy cabreado! –Le mira fieramente- ¡Quiero arrancarte la cabeza, así que mejor vete!

Jaejoong le hizo un puchero en vano, pues Changmin recogió su ropa y se la tiro en la cama, seguidamente regreso al baño, y el mayor entendió que debía irse antes de que lo echara a patadas.

-¿Te descubrió? –Le pregunta Yoochun-

-No, pero sabe que se rompió –musita casi en un sollozo- Casi me mata a almohadazos… ¡Me va a dejar! ¡Me va a dejar!

-Ok, Cálmate –le llamo una vez mas- ahora deberás usar esto –dijo, entregándole lo que al parecer era una bolsita de te-

-¿Qué es?

-Es un estimulante –le menciona- Lo excitara, a tal punto que no podrá negarse a nada, y aunque lo hagas sin protección no reaccionara. La próxima vez asegúrate de limpiarlo mientras duerme, para que no te descubra a la mañana siguiente…
-Chun…-le mira con ojos llorosos- gracias…

-No me des las gracias hasta que no tengas a tu hijo seguro en su vientre –le toca el hombro- ¡Fighting!

Jaejoong se animo de nuevo, llamo a Changmin pidiéndole disculpas y prometiéndole que le haría la cena esa noche y que no harían nada, solo para pedirle perdón por su fatal error. Changmin no se negó, escuchar la palabra “comida” en la misma frase de “Jaejoong la prepara” era un hechizo fuerte y de esa forma acepto a ir a su apartamento solo a cenar, sin dudarlo.

Changmin llegó, y para entonces Jaejoong ya tenia la mesa puesta y la deliciosa comida extendida en ella, tan provocativa que  a su amante se le fueron los ojos y no termino de decir “buenas” cuando ya estaba sentado con los cubiertos en mano. Comieron mucho, el más alto estaba tan feliz que el tema del condon se le había olvidado y de esa forma conversaron de forma normal.

En lugar de postre, Jaejoong le ofreció un te para calmar la digestión, y lo llevo a la mesa luego de la cena. Changmin lo bebió tranquilo mientras veía televisión, y la sonrisa maligna del rubio no se borraba de su rostro. Pasada media hora, miraban el programa ambos. Pero los signos de que la bebida había funcionado, empezaron a notarse.

Changmin parecía acalorado, repentinamente se movía mucho, y empezó a suspirar y susurrar algunas cosas. Jaejoong aprovecho para tocarle la pierna, y preguntarle en tono preocupado “¿estas bien?” el moreno lo miro contrariado, con los ojos dilatados y  se lanzó a besarlo sin poder contenerse mas.

¡Bingo! Grito Jaejoong internamente mientras llevaba cargado a Changmin a la cama, y sonreía entre el beso viendo la pasión desenfrenada de este ultimo y como se restregaba desesperadamente contra su cuerpo.

El menor parecía ciego, casi lo había desnudado el mismo, y estaba haciendo algo que pocas veces hacia… montarlo… se estaba moviendo el mismo contra sus caderas dándole a Jae la mejor imagen que podía recibir en la vida, pensando seriamente en hacerle un altar al que había inventado ese té, por que estaba haciendo un efecto ¡Fenomenal!.

No es necesario decir que el efecto fue largo, lo hicieron sin protección toda la noche, hasta que ambos quedaron hechos nada. Jaejoong parecía flotar en una nube, y Changmin había caído profundo aun “insertado” contra sus caderas, como un gatito ronroneando contra su oído.

A la mañana siguiente, Changmin despertó limpio, y suspiro aliviado mientras se recostó de nuevo en la cama. Se sentía ligero, vivo, la de noche había sido una de las mejores de su vida, aunque solo recordaba la mitad de las cosas.

Jaejoong entro por la puerta con una bandeja de desayuno, y Changmin no podía estar mas feliz mientras se incorporaba para recibir un beso de buenos días y la bandeja con la comida…

Jaejoong se inclino hasta Changmin dejando un beso en su hombro y en su cabeza, mientras este comía enérgico. Algo le decía que este era el día, de alguna forma su amor de padre le decía, que en alguna parte de la noche lo había logrado… “Changmin olía a embarazado” se dijo a si mismo y se mofo, abrazándolo protectoramente, mientras el menor lo ignoraba, mascando su comida.

La siguientes noches, regreso al método del condón, Changmin no lo noto gracias a su cuidado y al llegar de la siguiente semana escucho el sonido de la ducha en mitad de la noche. Los pasos de Changmin que corría del baño a la cama y de regreso en repetidas ocasiones.

Los antojos extraños… La comida en exceso…Los cambios de humor…

Y esa noche finalmente, en que le miro con cara de total seriedad y preocupación… cuando entro a su apartamento:

-Creo que deberías ir a la farmacia y conseguir algo para mi –le dijo serio-

-¿Qué sucede? ¿Estas enfermo? –Le mira preocupado- ¿quieres que vayamos a urgencias?

-No –afirma tenso- ve a conseguirme… una… -duda en hablar-

-¿Changmin?

-Una prueba –dijo en un resoplido- de embarazo –le mira- Creo que estoy en estado…

Jaejoong lucho por evitar sonreír de alegría, mientras se levanto del sofá y beso a Changmin en los labios para luego salir del lugar y saltar del triunfo y la dicha cuando estuvo en la puerta del apartamento… Corrió a la farmacia más cercana y compro todas las pruebas de embarazo de todas las clases que encontró y cuando las tuvo, corrió de regreso al apartamento…

Ya se veía a si mismo cargando a su retoño, llevándolo al parque a jugar bádminton si era niño, o a colocarle ganchos de colores en el pelo si era niña, celebrando sus cumpleaños, las navidades. Viviendo en una hermosa casa a las horillas de la playa en Jeju… y dos tres… cuatro niños mas…

Entro de nuevo al apartamento donde Changmin aguardaba moviendo las manos de forma nerviosa, y sorprendiéndose al ver las dos bolsas de pruebas de embarazo que cargaba Jaejoong, este último ya no ocultaba su felicidad y se las entrego inmediatamente. Changmin solo tomo dos, y se metió en el baño.

Afuera, Jaejoong seguía el itinerario se su familia, pensando esta vez en los nombres, definitivamente Yoochun seria el padrino, pues si no fuera por el en este momento, no había logrado embarazar a su amante.

Finalmente, el moreno salió del baño luego de mas de cinco minutos, con una sonrisa enorme, Jaejoong también sonrió al verlo, esperando que hablara y entonces lo escucho:

-¡Falsa alarma! –Dijo emocionado- ¡No estoy embarazado!

La sonrisa del mayor se borro inmediatamente, mientras Changmin aun sonreía, pero al ver la cara de seriedad de Jaejoong su sonrisa también se borro…

-¿Fue negativa? –Le mira- Que tal si esa no es correcta –insistió- prueba con la otra…

-La probé –le responde enseguida- también fue negativa…

Jaejoong se hallo contrariado, tomo las bolsas y le pidió a Changmin que las probara todas, pero el menor lo retuvo, viendo que era imposible. Mientras observo como sus ojos se cristalizaban y pronto lágrimas salían de estos:

-Jae… pero ¿Qué es lo que tienes? –Le mira- ¿Tanto te ilusiono?

Jaejoong ahora lloraba de verdad, desconsolado, Changmin se asusto mientras intento abrazarlo, pero Jae no se dejaba, se alejaba, tratando de calmarse por si mismo:

-T-Tu no entiendes –musita entre sollozos- Yo quería tener un hijo… tu hijo… ¿sabes todo lo que hice para que esto pasara? –Llora- ¡No puede ser verdad!

-¿De que me hablas? –le miro confundido-

-Tu vas a dejarme –le afirmo- si no hacia esto, ibas a dejarme…

-¿Qué demo…? ¡¿Qué te hizo pensar tal barbaridad?!

-T-Todos lo dicen –le mira- tengo miedo, no quiero… ¡Te amo! No puedes dejarme… tenia que retenerte como sea, así que intente por todos los medios que quedaras embarazado…

Changmin resoplo, se acerco a Jaejoong y lo abrazo mientras este no paraba de llorar, le palmeo la espalda y  finalmente este ultimo correspondió al abrazo:

-¿la regla de los tres meses? –Pregunto, acariciando su cabeza-

-S-si… -respondió Jaejoong-

-No seas tan bestia… -le reclamo- Eso lo hacia cuando era un adolecente, ya soy un hombre adulto, por Dios ¿Qué hice para que creyeras que iba a dejarte?

-¿No lo harás? –Le mira-

-¡Claro que no! –Le toma el rostro- ¡Eres lo mejor que me ha pasado en la puta vida! ¿Cómo podría dejarte?... Soy malo para mostrar mis sentimientos, pero eres la primera persona a la que dejo dormir en mi apartamento, al que presento a todos mis amigos y al que le doy las llaves… ¡Es obvio que he ido en serio desde el principio!

-P-Pero ellos me dijeron…

-¡Tsk…! ¡La mitad de esos bastardos estaban detrás de ti y nunca les prestaste atención! ¡Usaron eso para hacer que te conformaras y me dejaras! –Molesto- ¡Les arrancare los $%&# a esos infelices!

Jaejoong se abrazo de nuevo a Changmin y comenzó a llorar, esta vez por su propia estupidez, al desconfiar de todo lo que Changmin le trasmitía sin sus palabras…

-Te amo, idiota –le susurra- aunque no lo diga a menudo deberías saberlo… se que no eres muy listo, pero deberías al menos saber eso…

-Lo siento –llora- en verdad lo siento…

-Esta bien, deja de llorar… no eres nada Sexy… -sonríe-

[…]

-¡Felicidades! ¡Estas embarazado!

Aquel doctor dijo aquellas frases y Changmin aun no podía creerlo, pidió que lo repitiera de nuevo y el hombre de bata blanca lo hizo, pidió ver los exámenes y le fueron mostrados…  Había ido a aquella consulta porque Jaejoong le insistió que si sus síntomas eran de embarazo entonces algo andaba mal, y lo obligo a ir a aquel consultorio…

-P-Pero yo… -le mira incrédulo- me hice la casera… dos veces…

-Bueno, en el caso de los hombres es poco posible detectarlos con pruebas caseras –le menciona- solo una prueba de sangre hace efectivo el resultado…

-¿No hay error? –pregunto-

-No… es 99.9% segura… esperas a tu primer hijo. ¿Hay algo malo con eso?

Changmin bajo la mirada y luego, una sonrisa se dibujo en su rostro, el doctor se sintió aliviado al ver aquel gesto:

-Para nada, es mi hijo, estoy dichoso…-sonríe- pero habrá alguien mucho mas dichoso que yo –anuncio- y seguro gritara de la alegría…

-Me alegro por usted, y felicidades por traer una nueva vida a este mundo…

Changmin salió del consultorio y saco su celular, suspiro un poco y acaricio su vientre mientras esbozo una sonrisa, tomo el teléfono y texteo unas letras y envió el mensaje y en menos de dos segundos recibió la llamada que esperaba:

-¿Esta todo bien? –Pregunto aquella voz familiar en la otra línea-

-Si, todo esta perfecto… pero me entraron ganas de ir de compras ¿Me acompañas?

-Si quieres… ¿te recojo?

-No, dirígete al departamento  de bebes del centro comercial de la avenida 53…

-¿Eh? ¿Departamento de bebes?

-Sip, alégrate, vas a ser papa –dijo despreocupado-

Se escucho un silencio en la otra línea, y Changmin sonrió al escuchar el sonido del Bip bip bip, imagino lo que pasaría, así que se quedo sentado en una banca frente al consultorio hasta que vio el auto estacionarse en menos de tres minutos, y un Jaejoong vestido en pijama de elefantes rositas salió de el, a pies descalzos, con el cabello desordenado y corriendo hacia el:

El mayor se quedo en silencio cuando lo vio, y Changmin solo le sonrió despreocupadamente:

-El padre de mi hijo esta ahora dando el espectáculo mas bochornoso de su vida, gracias a Dios aun no ha nacido para ver esto.

Jaejoong sonrió ampliamente y levanto a Changmin de la banca mientras gritaba de felicidad, los transeúntes lo miraban y el le importaba un pepino. Estaba tan feliz, tan dichoso, que si estuviera desnudo en mitad de la calle, aun así sonreiría de esa misma forma…

Luego de nueve meses de extremo cuidado, Changmin dio a luz a una hermosa bebita, cuyo padrino era Yoochun, no hay que decirlo, pero Jaejoong fue tal vez el padre más feliz de la tierra, y no quería soltar a su precioso tesorito para nada… Sus sueños se hicieron realidad, le compro a su familia una casa en Jeju a la horilla de la playa, y el juego favorito de su nena era “ponerle ganchos a papa”, cada fecha especial la celebraban sin excusas y por supuesto, Jaejoong no tardo en volver a utilizar sus “técnicas mágicas” para hacer crecer a su familia, aunque claro… disfrutaba a gran manera sus intentos de embarazar a Changmin…

FIN

8 comentarios:

  1. Me he enamorado del fic *-*

    Hace rato que he terminado de leerlo y aún me estoy riendo xDD Jae es un amor XDDDD

    Entre los grillos y Changminie provocando que Jae le vaya a buscar en pijama <333 hahahah~~

    Y... lo más grande.. “Changmin olía a embarazado” xDDDDDDDDDD He llorado de la risa? Jae es un perro? Esto se huele? xDD adoré esta parte!!! XDD

    He muerto de amor y de risa con el fic *-* Muchisimas graciiias!!!! Estuvo genial x333

    ResponderEliminar
  2. me encantó! jaejoong es taaan adorable!!

    ResponderEliminar
  3. Heavens!!!!

    Tarde 2 dias en leerlo kekekek : 3 pero valio la pena esperar para leerlo : ) a mi me encanto y mas cuando Jaejoong le dijo a Changmin la verdd yo que Minnie despues de convencerlo de que no lo dejaria lo corria por tratar de embarazarme kekekeke : ) Pero hacen una bonita pareja : 3

    ResponderEliminar
  4. ha sido uno de los mas bonitos jaemins que he leido jamas MUCHAS GRACIAS EN SERIO! ADADAS ♥

    si tienes algun otro avisame! *O* o no se pones un ensaje aqui ahhh buscare me encanto para que >< ♥

    ASDADADSDA hahahaha si alguien me hciera eos le saco el pellejo peor bueno...ese alguein es jae asiq ue no hay problema xDDD

    ASDFASDAS amo el jaemin lo siento xD

    ResponderEliminar
  5. por casi xD casi... le doy una paliza Jaejoong *en mi mente claro* cuando solto la Sopa, no crei que Changmin le perdonaria pero supongo que tampoco me di cuenta que tanto lo amaba... :´D increible me encanto...

    ResponderEliminar
  6. Anónimo7/25/2012

    jajajaja wa m eencanto ajja un 100 a ti jaja

    ResponderEliminar
  7. Eaaaaa q lindo hwrmoxo todo realment hermosa todos los métodos al fin c kerian ambos ame este fanfic

    ResponderEliminar
  8. Wajajajaja ese jae...es 1er shot q no m molesta q jae sea el q le de a changmin....siempre me gusto el minjae...no el jaemin...
    Realmente m encanto ya q changmin era el q mandaba en la relacion...a pesar q el era el q recibia...pero si me pongo a pensar? En estas fecha jae y min se han puestos tan condenadamente bueno (cuerpasos q se gastan los maldeetos) q ya n se q pensar....
    Pero lo unico q te dire es q m a encantado esta historia... Gracias x compartir tus creaciones

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD