Circo de medianoche. Cap. 3

2 comentarios
La marioneta





Las luces se apagaron y cayeron dos cortinas azules, los demás haciamos sonidos y demás simulando el océano, es lo que las cortinas representaban, unas luces tenues iluminaron lo mas alto y se dejo ver el joven que colgaba de ellas, llevaba un antifaz azul que no dejaba ver su rostro por completo, bajando lentamente por ellas haciendo diferentes acrobacias, lentas y precisas, mientras canta con ritmo calmado…

“…quedate a mi lado, te necesito, mi sufrimiento crece poco a poco, no llores por mi, lo siento, poco a poco nos perdemos el uno al otro, toma mi mano y se libre, ya no podre atraparte ni defenderte, trata de vivir un día mas, vive feliz, no llores...”

Su actuación y su hermosa interpretación nos llego al alma a todos, mas con el escenario, pues era como si se hundiera poco a poco en el océano mientras muere, saco lagrimas hasta de los mas fuertes, cuando se aproximaba el final de la canción volvio a subir hasta lo mas alto con movimientos finos.

“…te aseguro que te amare hoy y siempre, te cuidare todos los dias, mi querida…”

Y se dejo caer desenredándose en las cortinas moviendo sus pies simulando nadar, cuando llego al suelo las cortinas cayeron junto con el, quedando un enorme bulto en el suelo, las luces se prendieron y las cortinas fueron levantadas nuevamente dejando ver que ya no se encontraba ahí el joven dejandose escuchar un gran aplauso.
Poco a poco las personas fueron retirandose felicitandonos a todos de paso, esperando que volvamos algun día, de verdad les habia encantado nuestro acto.

Recogimos todo listos para ir y guardar todo para el día siguiente.

*****************************

Estaba sentado esperandolo en un rincón, algo escondido pues no se veia a simple vista, se estaba impacientando pues ya se habia tardado en volver, estaba a punto de levantarse e ir en su busqueda cuando la puerta se abrio.

Lo vio entrar pero no dijo nada ni hizo ruido alguno, le encantaba verlo, el chico se despojo de su saco dejando su camisa a medio abrir lo que le permitio admirar su anatomia y esa hermosa piel morena que lo llama todos los dias, el joven se quito los guantes y se sento frente al espejo que le habia regalado (y obligado a usar), estaba por quitarse el antifaz pero sus manos lo detuvieron quedando a cada lado de su rostro, en sus mejillas.

-no te lo quites- el joven escucho decir en su oido y observa por el espejo a la persona que no le permite quitarse el antifaz, El Titiritero.

-….- no dijo nada, simplemente lo ve por el espejo, ambos lo hacian por sobre las mascaras que llevaban.

-estuviste perfecto- le dice mientras aspira el aroma de su cuello.

-gracias- responde incomodo, no le agrada para nada su cercania.

-no agradezcas…¿sabes porque estuviste perfecto?- le pregunta mientras su mano se pasea desde su mejilla hasta su cuello, dejandole aun mas incomodidad.

-¿Por qué?- no le interesa, solo quiere que se vaya de una vez.

-porque eres perfecto- le responde cuando su mano va hacia su abdomen.

-no lo sabia- se mueve, pero el Titiritero no lo deja.

-¿sabes que fecha se aproxima?- sus manos no estan quietas.

-no…- vuelve a moverse, lo sabe, sabe que su hora de muerte se acerca.

-la fecha en que por fin seras mio…¿no te emociona?- y es que es un trato que hizo con su padre…

-…..- claro que no le emociona

-¿mmm? Contestame…-susurra en su oido

-es tarde, estoy cansado- evita el tema queriendose levantar

-no, no lo es- le dice el Titiritero mientras lo voltea hacia el- ya sabes que espero por ti pacientemente, solo un poco mas…

El joven se voltea y consigue levantarse, va hacia la puerta y la abre dandole a entender que quiere que se vaya.

-por favor, estoy cansado-

-ahhh…-suspira- esta bien, me ire, pero recuerda, dentro de poco me perteneceras y sere yo quien no te deje ir a ningun lado…-Pasa a su lado y se despide con la mano de el- buenas noches…

Cierra la puerta enojado y frustrado ¿Qué se cree ese? ¿Qué dejara que lo haga suyo así nada mas? Esta muy equivocado, jamás dejara que lo toque, si aun esta ahí es porque debe dejar algunas cosas listas para poder irse, y lo hara pronto, al menos eso espera. Se ha quedado callado muchos años y ha sido dócil, pero es solo la imagen que le quiere dejar, su padre le enseño a defenderse muy bien desde pequeño, no se lo dejara fácil.

Se dirige de nuevo a ese enorme espejo que le ha dado, lo odia, y es que tiene grabado en todo el marco muchos “Te quiero” y “Siempre mio”, lo detesta, el no es propiedad de nadie, no es un objeto que puedes tomar cuando se te da la gana, y le aborrece mas porque mando ponerlo frente a su cama, clavandolo en el muro del vagon que le dio para el, sabe que le encantaria verlo a traves del espejo todas las noches, le da nauseas pensar tan solo en eso, así que todas las noches lo cubre con una manta y duerme con un cuchillo bajo su almohada por si tiene que usarlo, sabe que nadie le reclamara nada pues todos en ese lugar detestan al jefe, el mas que nadie.

No recuerda muy bien como llego a ese lugar, solo que desde que puso un pie en ese tren el Titiritero lo reclamo frente a todos como suyo amenazando a todos de que no se le acercasen, le enseño las acrobacias que sabe y algunas otras cosas, le dio su propio vagon, asigno a un grupo que hace guardia las 24 horas del día para que nadie entre ni el salga, muchos dicen que lo ha hecho su favorito, pero para nada, solo es un capricho, hasta le pusieron el apodo de “Marioneta”, pues algunos creen que se deja dominar con facilidad, y que mejor apodo que ese, pues es lo que complementa a un titiritero: su marioneta.

En todo el circo hay solo 4 personas que saben su verdadero nombre, incluido el Titiritero, pues tampoco lo dijo a nadie para que no pensaran en el, le hace usar todo el tiempo un antifaz desde el primer día para que nadie vea su rostro y pretenda “arrebatarlo” de su lado, jamás lo ha estado, ni lo estara. Cree que es una idea tonta pues entre mas lo esconde mas llama la atención de todos, ya han encontrado ha muchos espiando con la esperanza de verle el rostro, lo unico que han conseguido es afectarse solos.

Las otras tres personas que lo han visto son sus amigos de infancia, los que conocio desde el primer día que llego:

Primero, Junsu, desde que lo conocio es una persona demasiado alegre aunque se encuentre en las peores situaciones, es por eso que gano su propio acto como comediante, y si que sabe hacer reir.

Después llego Yoochun, un chico demasiado listo y trabajador, hace casi de todo y le encantan los animales, es callado y reservado, es una persona maravillosa, siempre lo ha apoyado en todo y sabe que puede contar con el para cualquier cosa.

Y al final, Changmin, el hermano pequeño de Yoochun, si Yoochun es inteligente, Changmin es un genio, todo le sale siempre bien y no se desespera, es muy noble e inocente, pero si debe luchar por proteger lo que mas quiere lucha con todo. El y Yoochun tambien ganaron su acto como domadores de animales, y vaya que tienen gran habilidad.

Recuerda muy bien el día que ya no se sintio como un bicho raro al llevar a todas horas el antifaz, siempre diferente, tendria como 15 años, hace apenas 4 años, el Titiritero le dejo salir con ellos y acompañarlos a recoger algunos troncos para la maquinaria del tren, estaba emocionado pues por vez primera saldria sin la estorbosa escolta que lo seguia a todos lados, por supuesto, el Titiritero amenazo antes a sus tres amigos si regresaba con un rasguño o si se atrevian a verle el rostro, simplemente sonrieron y asintieron, tambien estaban felices por poder salir con su amigo. Iban caminando por el bosque.

-Mira hyung, esta planta nos será util- llamo Changmin al ver una hierba que según el ayuda en las heridas de los animales.

-entonces llevémosla- respondio alegre Yoochun mientras se agachaba a recogerla.

-¿les cuento un chiste?- propuso Junsu mientras cortabamos la hierba.

-a ver- respondi emocionado.

-“La montaña Aoyama…no la puedes escalar”- lo dijo en japones, era un juego de palabras, pero no nos causo gracia y simplemente nos detuvimos de nuestra labor y solo lo vimos con cara de “¿y luego?”- bueno, aun estoy trabajando en el- dijo sonriente provocandonos risas.

Continuamos caminando por el bosque encontrando algunas frutas a nuestro alrededor y plantas medicinales, recogiendo todo cuanto podiamos, incluyendo los troncos, pero en una de esas Changmin tropezo con un gran troco.

-¡Changmin!- Yoochun grito tirando los troncos que llevaba esperando poder alcanzarlo, pero estaba demasiado lejos.

No lo pense, simplemente me abalance hacia el cayendo ambos hacia el precipicio, abrazandolo fuertemente y protegiendo su cabeza con mis brazos, lo ultimo que supe de la caida es que mis pies golpearon con fuerza el agua, gracias a Dios habia un lago abajo, enseguida nos guie a ambos hacia la superficie.

-¿estas bien?- pregunte preocupado cuando salimos y respiramos.

-s..si…gracias- me respondio mientras jalaba aire con la mirada en el agua.

-salgamos-

Lo ayude a nadar hacia la orilla, era muy liviano.

-¡Changmin!

-¡Chicos!

Yoochun y Junsu llegaron hacia donde estabamos nosotros y ayudaron a Changmin a salir del agua pues era el mas afectado.

-Changmin, tranquilo, ya paso.

-Vaya, si que nos dieron un gran susto- decia Junsu mientras revisaba a Changmin- eres un gran a..tle..ta..

Me dijo pausadamente y viendome asombrado.

-gracias, salvaste lo mas preciado que tengo…- Yoochun tambien me vio y se quedo callado.

-¿Hyung?- Changmin dirigio su vista hacia mi y se levanto de golpe.

-¿Qué sucede?- pregunte extrañado por su actitud.

-wow, ahora si que estamos muertos- rio Junsu, no entendia nada.

-¿Qué pasa?- de repente senti el viento en mi cara….y eso no era bueno…con mis manos sujete mi rostro inpeccionandolo y repare en el hecho de que mi antifaz se habia caído, me asuste, no por mi, sino por ellos y enseguida me voltee dandoles la espalda.- lo siento…

-¿Por qué te disculpas? No tienes nada malo y no nos has hecho nada- me dijo Yoochun palmeando mi espalda, haciendome voltear hacia ellos.

-pero…

-nadie lo sabra si no lo decimos, ademas, debe ser cansado llevar esa cosa todo el tiempo- me dijo sonriente Junsu.

-si hyung, te ves mejor sin eso- rio Changmin

-gracias…-respondi apenado.

-por cierto, donde esta esa cosa, si volvemos así seguro morimos- Yoochun comenzo a buscarlo y estaba flotando en medio del lago.

-ire por ella- dije levantandome, pero Yoochun me detuvo.

-ire yo, ya te has mojado lo suficiente- no me dejo decir nada mas y entro al lago con gran destreza, volviendo enseguida.

-¿y ahora que?- pregunto Junsu- no podemos volver así.

-cierto, lo mejor será recostarnos y dejar que el sol nos seque.

Y así lo hicimos, nos quitamos la ropa y nos acostamos bajo el sol, pareciamos lagartijas, estaba inmensamente feliz, me sentia libre, libre y feliz.
Cuando estuvimos secos nos levantamos y emprendimos el camino de regreso.

A unos metros del tren nos detuvimos para que me ayudaran a colocarme de nuevo el antifaz.

-¿sabes? Eres muy guapo, ahora entiendo porque te hace usar el antifaz- me dijo Junsu mientras me lo acomodaba.

-gra..gracias- le respondi sintiendo el sonrojo en mis mejillas.

-es en serio, cualquiera se enamoraria de ti- me dijo Changmin provocandome otro sonrojo.

-ya dejenlo, le estan provocando fiebre- bromeo Yoochun y todos reimos.- será nuestro secreto- todos asentimos y los abrace, los quería mucho.

Caminamos hacia el tren y fuimos abordados en seguida por el Titiritero, siempre llevaba su capucha y su mascara.

-así que creyeron que podrian engañarme ¿verdad?- dijo amenazadoramente mientras me jalaba a su lado, todos palidecimos y nuestro corazón se detuvo- conmigo no se juega, no pueden ocultarme nada.

-se..señor nosotros…- trato de decir Yoochun

-¡silencio! ¡estoy hablando yo!

-señor, ellos no tienen la culpa…- trate de defenderlos, queriendo explicar todo y que los perdonara.

-shh…tranquilo, no estoy enojado contigo- me decia calmado y acariciando mi mejilla, o lo que dejaba ver el antifaz- se quedaran sin cena por esto- ¿eh? ¿solo la cena?- si querian recoger plantitas para las bestias hubieran dicho, así no lo hubiera dejado ir con ustedes, es peligroso que este en el bosque tan tarde- decia refiriendose a mi- y por su bien espero que no tenga ni un solo rasguño, ¡larguense!

-si, señor- enseguida los tres se fueron y me sonrieron disimuladamente, y les respondi igual.

-¿estas bien?- me pregunto cuando los chicos se fueron, girando mi rostro hacia el, solo asenti- que bueno, vamos adentro, hace frio- me jalo con el hacia su vagon, abrazandome todo el tiempo, me incomodaba su cercania, siempre lo ha hecho- anda, come algo y platicame como te fue- me sento en la mesa ofreciendome un gran plato de comida, sentandose frente a mi, viendome a traves de su mascara, me daba escalofríos.

Comence a platicarle todo mientras comia a fuerza, el solo asentia y reia de vez en cuando, ya mas noche me llevo a mi vagon y me cobijo, dejandome descansar. Habia sido el mejor día que habia tenido, y digo día, no noche.

Desde ese día me deja salir mas seguido con ellos y cuando lo hago me quito el antifaz cuando ya estamos mas alejados, es cuando somos verdaderamente felices y no me siento como un titere.

2 comentarios:

  1. Me perdi... ¿JaeJoong es el tiritero?
    Espero que no u_u Suena muy malo y perverso como para serlo ;___;

    ResponderEliminar
  2. Anónimo12/14/2012

    jajaj ...hay partes donde yo tambien me pierdo jajaj...

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD