Sweet Memories

5 comentarios

Titulo: Sweet Memories
Extensión: One-Shot
Autor: Lucy
Pareja: YooSu
Género: Slash

-----
En una noche fría como esta me pregunto que habría sido de nuestras vidas si jamás nos hubiéramos conocido. Y no hablo solo de JunSu y yo, sino de todos…

Que habría sido de JaeJoong, si no hubiera tenido el valor de irse de su casa para luchar por su sueño de ser cantante? Entonces, nunca lo habríamos conocido… YunHo nunca lo habría conocido…

Y si ChangMin no hubiera ganado en al audición de SM, entonces no tendríamos a nuestro hermanito menor para preocuparnos por el; JaeJoong no tendría para quien hacer tanta comida, YunHo no tendría de quien ponerse celoso por su Jae…

Y, por ultimo… si nunca me hubiera venido de USA? No habría conocido a JunSu, y aunque aun no tenemos nada serio, vivir sin el es algo que no quiero imaginarme…

Mientras las gruesas gotas de lluvia caen contra la ventana, centro mi total atención en la vista de la ciudad. Las luces son como pequeñas estrellas que están muy a mi alcance, no solo blancas, también de muchos más colores. En el departamento no se escucha ningún ruido, lo que es raro, ya que nuestro hogar está caracterizado por no ser un lugar silencioso.

Mi estomago comienza a hacer ruidos, así que guío mis pasos hacia la cocina, solo para darme cuenta de que realmente no hay nada mas para comer que fruta. Y realmente no quiero cocinar nada, así que esbozando una sonrisa camino hasta el dormitorio que los 5 compartimos, sabiendo que ahí encontraré a JaeJoong.

La luz está apagada, debe estar durmiendo, pero no me importa. Ya ha dormido casi toda la tarde, así que es hora de despertar. Entro al dormitorio y prendo la luz. Jae está cómodamente dormido en la cama de YunHo, abrazando a Bambi. Me siento al borde de la cama y muevo un poco su hombro, haciéndolo despertar lentamente. A través de sus largas pestañas me mira somnolientamente, emitiendo sonidos de protesta.

-…Que pasa…?- me dice casi en un murmullo, estirándose en la cama. Yo sonrío y le desordeno el cabello juguetonamente.

-Despierta bella durmiente, es hora de la cena…

-Ah… y acaso ya está lista la cena?-dice sabiendo muy bien mi respuesta.

-No, tontito, te despierto para que TU vayas a hacer la cena…- me saca la lengua y yo hago lo mismo. Al momento se levanta de la cama y, antes de ir en dirección a la cocina, me pregunta:

-Y YunHo?

-No se, tal vez en la sala de trabajo?

-Mmm… luego voy a verlo…

Ya con Joongie despierto y dispuesto a hacer la cena, me voy a la sala de trabajo de JunSu y ChangMin, en donde veo luz prendida. Antes de entrar, miro por la puerta entreabierta, percatándome de que no es ChangMin el que está ahí. Menos mal o si no ya sé qué habría estado viendo en el computador. Niño pervertido…

-Hola Su – digo entrando y llamando su atención. El se voltea con una gran sonrisa y hace un gesto para que me acerque. Una vez a su lado me indica que me siente.

-Estaba viendo fotos… -dice de modo infantil, volviendo a tomar el mouse para seguir pasando las fotos.

Mientras vamos viendo el álbum de fotos, recuerdos de cada uno de esos momentos llegan a mi memoria. Recuerdos de Bora Bora, de Praga, de Japón… las risas, las bromas, las peleas, los malos momentos… todo eso llega a mi mente, haciéndome sentir nostálgico.

De pronto las fotos comienzan a ser individuales: fotos de JaeJoong, de YunHo, de ChangMin, de JunSu y por ultimo las mías.

Luego, empiezan a aparecer solo fotos de JunSu y mías. Parecen interminables, y cada una es más hermosa que la anterior. Mis ojos se posan en lo brillante de su sonrisa, la preciosa expresión de su rostro cuando está contento; todo lo que me encantó de él y me hizo caer a sus pies. Cuando pude despegar mi mirada de las imágenes, miré a mi lado, donde la sonrisa de JunSu era aun más amplia que en la pantalla.

-Que es lo gracioso?-digo tratando de bromear para apaciguar el latido de mi corazón, que parece retumbar en mis oídos- Acaso salgo tan mal?

-No! Chunnie tonto, no es eso… solo que…

-…Que…?

-Es lindo recordar los buenos momentos que pasamos juntos…

-Si…- su mirada se posa en mi un momento, luego sonríe, pero no dice nada. – Estas sonriendo de nuevo! Dime, que es!

-Me preguntaba si… -se calló súbitamente, luego agregó- no, es muy tonto, no quiero decirlo…

Su rostro adquirió un leve color rosado y pretendió cambiar de tema, pero yo no quería. Lo que sea que tenga que decir me importa.

-JunSu~! Dime que pasa…- hice un pucherito, intentando actuar adorable para ver si se compadecía de mí. Sus hermosos ojos resplandecían con su brillo infantil característico.

-YooChun…- habla por fin, en un tono más serio, y sin mirarme a la cara: en cambio mira el suelo.

-Si? – con cautela cogí sus manos entre las mías, enfocando mi mirada intensamente en su rostro, expectante.

-Aun… - hizo una pequeña pausa, en la que se mordió el labio inferior, notoriamente aproblemado - …Aún soy tu favorito?

Me costó un poco captar sus palabras, y cuando lo hice, aun así no entendí a que se refería. Por supuesto que era mi favorito, yo lo amo! Pero no creo que sea a eso a lo que se refiere…

Al ver que mi mirada reflejaba confusión, repitió la pregunta, ahora siendo un poco más claro.

-A YunHo le preguntaron una vez quien era su favorito, y él respondió “JaeJoong”. Luego del programa te pregunté quién era tu favorito, y contestaste “JunSu”… me `preguntaba si conservas esa respuesta, aun ahora…

Al terminar de hablar, pude notar como un leve color rosado invadía sus majillas. Que debería hacer? Debería decirle que lo amo, y que siempre será mi favorito?

-Yo…

-YA ESTÁ LISTA LA CENAAAA! –la voz de YunHo nos alertó, casi matándonos del susto. De inmediato solté las manos de JunSu, y lo indiqué que fuéramos al comedor. En sus ojos había un poco de decepción.

~~

La cena transcurrió tranquila, más que nada, porque JunSu parecía sin ánimos de hacer sus habituales chistes.

Todos lo notamos, pero nadie se atrevió a preguntar… de algún modo, yo sabía que era por mi culpa.

Por qué es tan difícil decir la verdad? Decir lo que siento?

Decirle que muero por besarlo, por tocarlo, por abrazarlo y jamás dejarlo ir?

Por qué es tan difícil?

Por otra parte está el miedo…

Será eso lo que quiere escuchar? Me amará también?

Arruinaré nuestra amistad si le digo la verdad?

Después de comer su comida, y prácticamente la mitad de la comida de JaeJoong y YunHo, ChangMin se levantó de la mesa, diciendo que tenía que ir a leer.

-Leer qué, Minnie? – preguntó el líder afectuosamente.

-Harry Potter – respondió el menor con una sonrisa de oreja a oreja.

-No que… ya lo habías terminado?

-No, Yunnie… Min había terminado el sexto libro… y ayer se compró el ultimo… ése es el que está leyendo. – JaeJoong se acercó a su novio y lo besó tiernamente en la mejilla, haciéndolo ruborizarse un poco.

-Bueno, voy a leer. Los veo al rato!

JaeJoong y YunHo se miraron un momento, y luego se levantaron también, caminando en dirección al dormitorio.

JunSu y yo nos quedamos solos de nuevo; ninguno de los dos rompía el incómodo silencio. Ambos terminamos de comer y llevamos los platos a la cocina. Su mirada en ningún minuto se encontró con la mía.

Que debería hacer?

De todas las posibles acciones a realizar en un momento como éste, hice la menos indicada. La más absurda, considerando la situación.

-Vamos a jugar videojuegos! – dije sonriendo, pero él no me devolvió el gesto. De hecho, parecía aún mas decepcionado.

-No tengo ganas – dijo simplemente, y se fue.

Cuando se perdió de vista adentrándose en la casa, me volteé y apoyé ambas manos en el mesón de la cocina. Tenía ganas de llorar, pero las lágrimas no querían salir. Un sentimiento de perdida se apoderaba de todo mi interior, y yo trataba de alejarlo. Quería hacer algo para arreglar todo.

Tenía que decir la verdad pero… JunSu querrá escucharme?

Querrá hacerlo?

Bastante deprimido dirigí mis pasos al cuarto de trabajo de ChangMin y JunSu, en donde no encontré a nadie. Cerré la puerta tras de mí y encendí el PC de Su, buscando de inmediato las fotos que habíamos visto juntos hace poco.

Una leve sonrisa se formó en mis labios.

Las contemplé por varios minutos, notando cómo nuestros rostros siempre estaban tan cerca, tan cerca de un beso, pero sin embargo tan lejos.

Noté como la sonrisa de JunSu siempre parecía mas amplia cuando estaba conmigo. De verdad lo hago tan feliz? De verdad… me quiere tanto?

El ruido de la puerta abriéndose me alerta, y me volteo, pensando que es JunSu. Pero no, es JaeJoong.

-Que haces aquí tan solo?- pregunta abrazándome por detrás – agachándose un poco, ya que él permanece de pie mientras yo estoy sentado frente al computador – y apoya su barbilla en mi hombro.

-Solo… mirando cosas…- respondo simplemente. JaeJoong me mira perspicaz y luego mira la pantalla.

-Algún día vas a decirle?- me indica con un gesto a JunSu en la pantalla del PC.

-No se… es difícil.

-Claro que es difícil… temes que te rechacen, y perder una valiosa amistad por eso. Crees que yo no pasé por lo mismo? – sonríe suavemente mientras me mira. Levanto una de mis manos para tomar una de las suyas, y la sostengo con fuerza.

-Se que pasaste por lo mismo, pero puede que a mí no me vaya tan bien como a ti… a YunHo se le notaba que estaba atraído hacia ti, en cambio JunSu…

-Tendrías que estar muy ciego para no notar que el chico muere por ti, Chunnie…- al ver mi expresión de perplejidad, suspira resignado – O estás muy ciego, o eres muy tonto, YooChun.- al ver que aún no respondo, deja de abrazarme y se posiciona frente a mí – Tienes que decirle, o si no te vas a arrepentir. A JunSu le gustan los detalles, así que asegurate de hacer algo lindo…

dicho esto, depositó un beso en mi mejilla y se levantó, caminando hacia la puerta. Antes de salir se volteó y me sonrió, cerrando la puerta tras de sí luego.

Acaso soy el único que no se da cuenta de las cosas que pasan frente a mi?

Mis ojos de concentran en la pantalla del PC de nuevo. A JunSu le gustan los detalles, así que asegurate de hacer algo lindo…


Algo lindo?

Exprimo mi cerebro unos minutos, hasta que una idea se me ocurre…

Selecciono todas las fotos que más me gustan – que son casi todas- y las envío a mi mail, apagando el PC de JunSu después de esto.

Me aseguro de que Su no está cerca, y salgo de su curto de trabajo, entrando luego al mío.

Ojalá que todo funcione bien.

~~

Son las 4 de la mañana de un día sábado. Menos mal que mañana no tenemos trabajo, porque sino no sé cómo podría levantarme a trabajar, no habiendo dormido nada.

Pero ya, por fin terminé…

Admiro mi obra maestra, y la reviso una y otra vez asegurándome de que todo está en orden.

Ahora, lo más importante: buscar a JunSu.

Se que no va a ser para nada fácil ni placentero despertarlo a las 4 de la mañana, pero necesito hacerlo.

Con cautela camino hasta la habitación, y abro la puerta muy despacio. Me dirijo a la cama de JunSu sin hacer ruido, y me arrodillo a su lado, tomándome un momento para verlo dormir. Se ve tan lindo…

Entonces le acaricio suavemente la mejilla, intentando despertarlo así, y que no se asuste. De a poco se remueve en sueños, y veo cómo sonríe tiernamente, aún sin abrir los ojos. Mi mano baja hasta sus labios, y los acaricio con lentitud, disfrutando de su suavidad. Mientras estoy sonriendo como un bobo ante su belleza, él abre los ojos y me mira, al principio con incredulidad a causa del sueño, luego con extrañeza.

-Que haces aquí, YooChun? – me pregunta fríamente. Tratando de sobreponerme a su indiferencia, sonrío y acaricio de nuevo su mejilla, sintiéndola muy tibia.

-Necesito mostrarte algo, ven conmigo… - JunSu no se mueve de su lugar, por lo que agrego – …por favor…

Con renuencia él acepta, levantándose de la cama, y ambos salimos de la habitación, sin despertar a los demás.

Tomando mucho valor le tomo la mano, sin voltearme a ver su reacción, y lo guío hasta el living.

-Espera aquí – redigo en un susurro, soltando su mano, y rápidamente voy a mi cuarto de trabajo a buscar mi regalo.

Vuelvo mientras escondo mi obra detrás de mi, y él mira curioso.

-Cierra los ojos… - después de dudar unos segundos, él lo hace, y entonces lo guío para que se siente en el sofá. Con suavidad deposito mi regalo sobre sus manos y, antes de indicarle que abra los ojos, le doy un beso en la mejilla – Ábrelos…

JunSu mira el objeto y al `principio no dice nada. Sus ojos se fijan en mí, y en el álbum de fotos sobre sus manos. Supongo que no sabe que decir.

Luego, con manos temblorosas toma la cubierta color negro, en la que se leen las palabras “YooSu Love FOREVER”, y la voltea para ver la primera pagina. Varias fotos de nosotros están pegadas a paginas color negro, y cada una tiene un pequeño texto.

Me siento a su lado a mirar mi trabajo y paso un brazo cuidadosamente por sus hombros.

Después de casi 10 minutos de ver el álbum – que hice con mucha improvisación, sacando cartulina y lápices del cuarto de las cosas de ChangMin- y leer todo lo que escribí, por fin llegó a la ultima pagina, en donde sólo había una foto de JunSu, y al lado, un espacio vacío, como para poner otra foto. Y bajo todo eso, se leía:

”Hay un espacio que sobra al lado tuyo…

Puedo ocuparlo?



Me dejas amarte?”

Cuando estuve seguro de que ya había leído eso, saqué de mi bolsillo una foto mía y se la enseñé con manos temblorosas. JunSu me miró entre sorprendido y avergonzado, mientras sus mejillas se teñían de un rojo intenso.

-Puedo estar a tu lado? – susurré sintiendo el rubor subir a mis mejillas también, pero no me importó. Nuestras miradas estaban como pegadas a la otra.

En unos minutos que parecieron eternos en la oscuridad de la noche, JunSu puso mi foto al lado de la suya, y cerró el álbum, dejándolo en el mueble al lado del sofá.

Sus ojos oscuros y hermosos se fijaron en mí, examinándome; esperaba una reacción por parte suya, lo que fuera, para saber qué le había parecido mi regalo.

Entonces sucedió.

Sin darme tiempo de reaccionar, acercó sus labios a los míos y me besó de forma desesperada.

Al principio no supe como reaccionar… no me esperaba algo así

Tal vez sí un beso tierno, pero lo que estaba sintiendo era más que ternura. Lo que el beso de JunSu transmitía era más que eso…

Vagamente escuché como repetía “te amo, Chunnie, te amo” mientras nos besábamos. Mi mente se iba perdiendo en las miles de sensaciones que ese beso me estaba provocando. Cada vez que su legua chocaba con la mía, una corriente eléctrica me recorría. Sus labios acariciaban los míos sin descanso, como queriendo devorarlos, saciarse de mi boca.

Cuando el aire comenzó a faltarnos, nos separamos, ambos jadeantes y sonrojados. Él fue el primero en hacer un movimiento. Me abrazó del cuello, pegándose a mí y acercando sus labios a mi oído. Entonces me susurró:

-Te tardaste…

-Mejor tarde que nunca, o no? – bromeé sonriendo y rodeando su cuerpo con mis brazos.

Pasamos largos minutos sólo sintiendo al otro. Abrazados y tranquilos, hasta que su tierna vocecita me alertó.

-Quiero dormir contigo esta noche, Chunnie…

Lo abrazo más fuerte y deposito un beso en su cuello.

-Claro, vamos a dormir…- le digo suavemente, pero JunSu no se mueve de su lugar.

-No entiendes… de veras quiero “dormir” contigo… - se ruboriza al decir esto, pero no rompe el contacto visual. Con dificultad trago saliva, intentando encontrar palabras para responder a eso. Pasado un minuto, JunSu decide hablar de nuevo. – No quiero olvidar esta noche…

Al principio no se qué decir, pero luego me doy cuenta de que las palabras no son realmente necesarias en esta situación. Lo importante es el sentimiento, y si ambos sentimos que es correcto, las palabras y las explicaciones sobran.

Durante esa noche nos entregamos completamente al otro. Mis manos recorrieron por primera vez ese cuerpo que tanto ansiaba, y que ardía de pasión. Con cada beso algo de nosotros pasaba al otro, nos uníamos. Y cuando por fin me adentré en su cuerpo, con un gran gemido por parte de ambos, pensé que moría de placer. La temperatura aumentó, y mis oídos se llenaron de sus gemidos ahogados.

Mi piel se acostumbró a su piel, y el latir de mi corazón se confundió con el suyo, al punto que ya no se cuando termina mi ser y empieza el suyo.

Somos uno.

-No me dejes… nunca, Chunnie…- murmuró antes de caer dormido en mis brazos.

Pero es obvio que nunca voy a dejarlo…

Es mi ángel…

Antes de caer yo también dormido, alcanzo a echar una última mirada al álbum de fotos que le hice.

Nuestros recuerdos… nuestros preciosos recuerdos…

Dulces recuerdos que, espero, nunca olvidaré…

5 comentarios:

  1. Que romantico T^T
    Yoochun es muy romantico

    ResponderEliminar
  2. aahhh me encanto mucho sentimiento ... a junsu cada vez te encuentro más pervertido >_< hahaha bromeo tu siempre seras un angel

    ResponderEliminar
  3. Anónimo7/24/2009

    ahisss que lindo pero porque sera que yo cada vez veo mas pervert a mi sexy xiah con ese cuerpo no parece angel jajajajajaja

    ResponderEliminar
  4. Anónimo8/27/2009

    ahhhhhh q hermoso lo dl album aahhhh quiero uno ah q tierno es hermoso y más echo por el *w* q lindoooo me gusto muchooo ah me enocione xDD

    ResponderEliminar
  5. Me encanto este junsu <3
    es tan el <3 de verdad me lo imagino asi no del todo tierno y timido. El sabe lo que quiere y como lo quiere? incluso cuando!
    Yei amo cuando toma la iniciativa xD

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD