Eso necesitaba

7 comentarios
Título: "Eso necesitaba"
Autor: MizoRomi
Pareja: JaeMin
Género: Slash; historia muy usada; ¿AU?
Extensión: One-Shot
Summary: "Son mis amigos y son ellos los que me dan el apoyo y la libertad que necesito para ser como soy sin miedo alguno".
--------

La lluvia no para, y al parecer tampoco tiene esas intenciones. Trato de mirar por la ventana pero no puedo ver nada. Sólo las gotas que caen por ella son la vista que tengo desde aquí, en el escritorio. Son tan libres, caen sin que nadie les diga algo, caen libres de prejuicios, caen libres por la ventana que me permitía ver la Luna. Caen por la ventana que era mi única distracción en esta habitación que repentinamente se estaba haciendo muy grande para mí.

¿Sentirá la lluvia?, ¿sabrá cuando la gente habla mal de ella? Yo me descarto de esa lista de gente. Amo la lluvia, me hace sentir como una gota, que es libre, que cae sin prejuicio alguno, y que sin querer puede tocar a quién se le plazca, cosa que yo no puedo hacer.

¿Qué me pasa últimamente? Me siento raro, tengo miedo, ya no sé si poder contar lo que siento a mis compañeros. Tengo miedo de que me traten de raro, como un bicho raro. Tengo miedo de que ese cariño que me dicen tener sólo sean palabras y en el momento de decir eso que tanto me aprisiona quede al descubierto que no me querían y que realmente sólo eran eso…, palabras para que me sintiera bien.

Sé que soy serio, aunque sólo lo aparento. Todos los que no me conocen piensan que soy así, eso lo tengo claro, pero ¿por qué me siento de esta manera? Tengo la sensación de que todo lo que hago esta mal, que nada de lo que hago me ayudará, que todo lo que hago no tiene sentido…que mi vida no tiene sentido. Me siento inútil, que sólo soy una persona más en la Tierra sin ningún propósito espectacular, como esa gente que sale en la televisión.

No me siento libre, me siento como un prisionero. Me siento como un rehén que no esta precisamente tras las rejas de fierro, pero si detrás una que yo mismo me impongo: son rejas que me alejan del miedo al rechazo de la otra gente. Son rejas que me alejan de hacer el ridículo frente a esa gente que me rodea; rejas que me evitan el peso de sentirme rechazado en algún momento por esas personas que tanto quiero. Ese rechazo que yo mismo me doy a cada instante en el momento de querer opinar sobre un tema en particular.

Me da rabia sentirme de esta manera. Antes no era así, cambie muy repentinamente pero, aunque la actuación no sé me da muy bien la he aprendido a manejar porque, puedo mentir sin problemas, puedo aparentar estar bien cuando en realidad no es así. Soy valiente en ese sentido.

¿Por qué me pasa esto, justo ahora? Mi situación no es la mejor de todas, lo sé. Estoy en una etapa complicada en donde sin querer involucré a mis amigos, ‘mi familia’. En donde sin darme cuenta por la decisión de sólo tres quedamos mal los cinco. Dos de ellos están por una parte y nosotros tres estamos por otra.

Por todos estos años, en los que he vivido con ellos, en los que ellos me conocieron y yo los aprendí a conocer y a querer a cada uno de manera distinta, les tuve confianza. Son mi familia, esa familia que por muchos años tuve lejos por la carrera que había escogido. Me acogieron y trataron con cariño. Confiaron en mi y yo lo hice en ellos. Pero ¿por qué ya no?, ¿Se supone que son mis amigos y que tengo confianza en ellos?

Ya no puedo decirles: “Siento algo por alguien” o “Tengo miedo de esta película, no la quiero ver”, porque siento que la confianza que nos teníamos antes, ahora ya no es la misma. ¿Qué sucedió? No lo sé. Tal vez la culpa fue mía por querer tener algo a parte, o quizás fue culpa de Junsu y YooChun que me siguieron y me dieron su apoyo o puede que haya sido culpa de Yunho y Changmin por no detenernos en la decisión de separarnos.

¿Me querrá ver aún a la cara después de todo lo sucedido en este medio año?

Tengo miedo…definitivamente eso es. Tengo miedo de ser rechazado por esa persona que sin querer empecé a ver de una manera distinta. Tengo miedo de que me vea de una manera extraña, que no se me quiera acercar, de que no me acepte. Tengo miedo de perderlo para siempre. Tengo miedo de alejarlo más de lo que ya he hecho.

Su amistad para mi es suficiente, pero hay veces que me gustaría tenerlo como algo más; que me dijera “Te quiero” de esa manera especial que sólo te lo dice la persona que te ama.

¿Le gusta la lluvia?, ¿le gustará la lluvia tanto cómo a mí? No lo creo, siempre que llovía pedía dormir conmigo: le tenía miedo. Echaba de menos a sus padres y no era para menos: era pequeño todavía, y la presión del colegio que aún tenía a su edad, era algo que realmente hacía que se estresara y que colapsara fácilmente.

Ser el menor de la casa tampoco era una tarea fácil. Todos nos preocupábamos por él, aunque no le gustara que lo mimaran mucho, al final del día siempre nos venía a pedir un poquito de cariño.
Decía sentirse sólo, que su habitación era muy grande para que solamente él durmiera allí.

—Deberíamos dormir todos juntos, ¿cierto, hyung? – me había dicho una tarde, después de muchas noches seguidas de pedirme dormir con él.

Me costaba decirle que no en algo. Sabía que a los demás no les gustaría mucho la idea de dormir todos juntos en una habitación. Así que, para ahorrarme las preguntas y a ellos ahorrarles sus: “No, debe superar sus miedos, no siempre estaremos ahí”, preferí decirle que dormiríamos ambos en una sola habitación. Aceptó gustoso, le hacía ilusión dormir con alguien más en la habitación y me lo hizo notar cuando me dijo en donde dormiría y que si quería podía acomodar todo a mi manera, que por él no había problema.

¿Seguirá siendo todo así, después de decirle lo que siento? No me doy libertad ni siquiera en mi imaginación. No me soy capaz de verme diciéndole que lo quiero de una manera distinta, no sólo como un amigo. Me siento incapaz de muchas maneras. Con todos estos sentimientos siento que no soy el amigo que él quería, que él siempre dijo tener en mí.

— ¿Nunca me fallaras, cierto? - me había preguntado una de las tantas veces que se vio envuelto en una situación de dilema y yo estuve ahí.
— Claro que siempre estaré ahí. Soy tu amigo –le dije y le sonreí.

Esa fue la primera vez que me abrazó sin que yo se lo pidiera. Me había puesto feliz, pero aún no me había dado cuenta que lo estaba empezando a ver de una manera muy distinta a como lo hacía comúnmente.

Nuestra amistad siempre fue primera que todo. Por muy lejos que me encontrara de él, por muy alejado que estuviera si me enteraba que algo le sucedía, hacía todo lo posible por estar con él en ese momento.

Muchas veces me lo agradeció y me dijo que no era necesario que corriera cuando el necesitaba algo o estaba en algún problema. No le hacía caso. Tenía la necesidad de ayudarlo aún cuando no me lo pidiera. Un sentimiento de protección siempre se despertaba en mí, cada vez que lo veía indefenso…en realidad aún cuando no lo viera de esa manera.

— ¿Hyung? – me saca de mis pensamientos la voz de la persona que sin darse cuenta me tiene en este estado. Se nota que esta cansado y trata de reclamarme de alguna manera con su tono de voz.
— Changmin, ¿qué haces en pie?, ¿no deberías estar durmiendo? – le pregunté. Había olvidado que estaba conmigo en la habitación y lo más seguro es que la luz de la lámpara le molestaba para dormir. Era realmente raro verlo despierto a esa hora, después de todo eran las tres de la madrugada y yo no daba señales de acostarme, aún.

Recuerdo la primera vez que dormí con él en la habitación.
Esa noche me quedé hasta tarde ordenando mis cosas, porque lamentablemente eran muchas. Si mal no recuerdo eran como las dos de la madrugada cuando el pequeño se despertó y me dijo que me acostara luego, porque si no estaría muy cansado al día siguiente. Y realmente había tenido razón.

Siempre se preocupaba por mí en ese sentido y tal vez fue por eso que comencé a verlo de una manera tan distinta. Lo agradezco a pesar de que no me siento del todo libre para decírselo.

—… ¿Hyung, me estas escuchando? -. Me había adentrado tanto en mis pensamientos que no me había dado cuenta que me estaba hablando. ¿Desde cuando lo hacía?, ¿desde que le pregunte que sucedía ó al notar que lo miraba para recibir una respuesta?
— Discúlpame, pequeño. Estaba pensando en otra cosa -. Le sonreí. De nuevo sacaba esa sonrisa tan cínica que le mostraba mayormente.
— De eso ya me di cuenta…en fin como te decía: me molesta la luz de la lámpara ¿te quedarás mucho tiempo más en pie? -. Me lo había dicho de una manera tan tierna que me fue inevitable sonrojarme por su ternura.
— No, sólo guardaré esto que tengo aquí y apago todo- le dije apuntando a la pantalla del ordenador.
— ¿Estás escribiendo o qué haces? -. Repentinamente su voz se sintió más despierta que en las anteriores preguntas: estaba mostrando curiosidad de lo que estaba haciendo. No era la primera vez que lo hacía, pero si había pasado mucho tiempo desde que lo había hecho.

Y es que la verdad yo lo había privado de todo eso. Llegaba tarde a casa y la mayoría de las veces me dormía temprano para que no conversáramos, tal vez, de algún tema relevante o en el peor de los casos de mi actitud.

— Sólo pensamientos. Ya sabes, de esos que no te dejan en paz y sólo escribiéndolos te dejan un poco más tranquilo...-. Sin darme cuenta le estaba contando algo que me había mantenido guardado durante todo este tiempo.

Repentinamente me sentí muy observado. Me estaba mirando de una manera inquietante, y sus ojos no mostraban tranquilidad si no que todo lo contrario.

¿Estaba preocupado, molesto por no haberle contado lo que me pasaba o por el hecho de…? No sé, la verdad, porqué puede estar molesto. O tal vez me hago la idea, pero no lo quiero demostrar. No me quiero mostrar vulnerable al miedo. No lo he hecho en mucho tiempo y no voy a comenzar ahora… ¿o si?

— ¿Qué tipo de pensamientos?-. No respondí
— ¿Por qué te quedas callado?, ¿es algo que no quieres que sepa? -. Son muchas preguntas y no sé a cual de todas quiero responder realmente. Se había alterado y al parecer realmente estaba molesto por el hecho de que yo no le hubiese contado nada. — ¿Me vas a contestar? – me volvió a preguntar de una manera más brusca que las anteriores.

— No lo sé – susurré.
— ¿No lo sabes? -. Hizo una pausa y continúo hablando un poco más calmado: — Estás extraño, llegas tarde y cuando yo lo hago tú duermes, ¿y ahora qué? Te pregunto que te sucede y lo único que obtengo como respuesta es un “No lo sé”. Y en realidad no sé si eso sea una respuesta ¿tú qué crees?

Me estaba hablando de una manera fría y calculadora a mi parecer, pero sabía en el fondo me comprendía y lo único que quería era que yo le contará mi problema.
Realmente quería y deseaba hacerlo, pero…, pero no lo sé.

— En ningún momento me preguntaste qué me sucedía.- Sabía que lo que había dicho era una verdadera estupidez; que se iba a enojar y lo más normal era que reaccionaría de una manera brusca, eso lo tenía claro.
— No lo hice directamente, pero no hay que ser un ‘genio’ para interpretar esas palabras o preguntas, como quieras llamarles, en un: “¿Qué te sucede?” ¿No lo crees tú así, Jaejoong? -. Se había mantenido tranquilo, pero el que me llamara por mi nombre y no por ‘Hyung’ como lo hacía la mayoría de las veces, quería decir que realmente estaba molesto.

Odiaba cuando le sucedía eso. Siempre tratando de tener una buena relación, pero yo y mis frases salidas de contexto lo hacían más difícil de lo que era.
No se me era fácil tener que disimular las muchas veces que tuve ganas de abrazarlo y decirle que lo quería. Era realmente complicado.

— ¿Sabes a lo que quiero llegar, no es así? – volvió a preguntar después de segundos sin hablar.
—…si lo sé- respondí tarde, pero lo hice.

Me costaba articular palabra, pero es que estar en una situación así realmente me dejaba mal. No me gustaba verlo molesto…en realidad escucharlo, porque no era capaz de verlo a los ojos. Me dolía, y era capaz de reconocerlo. Me costaba creer que, tal vez, si no le decía que me sucedía podía perder esa amistad que, no era de meses ni de días, era de años.

— ¿Entonces por qué te empeñas en esconderme algo que ya sé?-.

¿Escuché bien?, ¿sabe qué es lo que me pasa? ¡Imposible! Nadie, ni siquiera Yoochun y Yunho saben, siendo que a ellos les cuento todo lo que me sucede.
Y si realmente es así ¿qué saco con seguir ocultándolo?

No me daré esperanzas que me hagan creer que me dirá algo como: “Yo también siento lo mismo por ti. Te quiero” porque sé que no será esa su respuesta. Lo más suave que puede venir de su parte sería: “Lo siento, no siento lo mismo por ti”. Definitivamente, eso me diría él.

— ¿Por qué te quedas callado? ¿Por qué no me dices de una buena vez que te sucede? Soy tu amigo, ¿no es así? -. Su silencio repentino fue una señal para mí.

Sabía que ese regaño iba para más, pero era mi turno de hablar y tenía que hacerlo.

No quería decirle todo con exactitud. Me ganaba, de nuevo, el miedo a ser rechazado y sólo dije:

— Pero…-. Aunque sabía que podía decirle más cosas.

— ¿Pero qué? No me vengas con que ahora no somos amigos.

— ¡No es eso! Es sólo que no me comprenderás. Nada más que eso.

— Soy tu amigo, te he demostrado confianza, te he prestado mi hombro cuando de llorar se trata a pesar de que no son muchas las veces, lo hago de todas formas, ¿y ahora me vienes con qué no te comprenderé? No seas ridículo -. Estaba molesto y no era para menos

¿Es que tan tonto podía ser al decirle semejante cosa? Y ahora ¿cómo le dejo todo más claro? Miles y miles de preguntas pasaban por mi cabeza en ese momento: si debía decirle, si me quedaba callado, si sólo le decía una mentira…Una y mil posibilidades se me ocurrían con tal de no contarle lo que sentía por él.

— Estoy enamorado -. Otro susurro. Si él no se aburría de ellos y me decía algo, lo haría yo primero.

— ¿Por qué estas enamorado crees que no te comprenderé? -. Tal vez eran mis vagas esperanzas que me había hecho o sentí realmente que a Changmin se le había quebrado un poco la voz.

No lo sabía con exactitud. Tal vez eran mis falsas esperanzas, como dije antes o realmente había pasado. Pero ¿qué era lo que él realmente pensaba? Me estaba dando su apoyo, pero ¿este apoyo seguiría aún después de saber de quién estaba enamorado? Lo dudaba mucho, pero debía asegurarme.

— Puedo confiar en ti, ¿es así? -. Quería ser cauteloso y que no se molestara más de lo que ya estaba.

— Claro, hyung. Sabes que te quiero y que tu confianza para mi es como un favor.

— ¿Me puedes perdonar? – le pregunté. Si él se extraño de lo que le había pedido, más extrañado me sentí yo después de haberlo dicho. Lo había pensado, pero en ningún momento quise decirlo.

— ¿Y por qué tendría que hacerlo? Te has portado bien conmigo. Si el único problema es que no me cuentas que te sucede – me dijo de una manera dulce, cosa rara en él para los demás, pero no para mí.

— Por eso quiero que me perdones. No te lo puedo contar en este momento. Lo haré, no te preocupes –le dije antes de que me interrumpiera, porque esas eran sus intenciones. — Sólo necesito tiempo para que yo lo pueda comprender porque, para serte sincero, aún no lo comprendo del todo -. Le sonreí y me hizo feliz sentir que no era una de esas sonrisas cínicas, si no que esas verdaderas que salen del alma. De esas que hace tiempo no podía sacar enfrente de mis amigos, lo cual me dolía mucho más de lo que me imaginaba.

— Si es todo lo que necesitas, yo no soy nadie para pedirte lo contrario. Pero, sólo pido que confíes más en mi para que yo pueda seguir haciéndolo. Recuerda que me debes dar esa libertad de hacerlo si tú también lo haces ¿recuerdas cuando hablamos de eso? – me preguntó y ahí fue cuando lo recordé.

Habíamos tenido una conversación sobre eso hace mucho tiempo atrás. Habíamos quedado de acuerdo y prometido que siempre nos tendríamos confianza, y que cada uno tenía que darse esa libertad, sin miedo a nada.

Por eso estaba molesto: había fallado a mi promesa. A pesar de que mucho tiempo había pasado desde que habíamos llegado a ese acuerdo él aún lo recordaba y eso definitivamente no era un punto a mi favor. No le gustaba que la gente le fallara y yo, de cierta forma, lo había hecho.

El silencio inundo la habitación casi en su totalidad si no fuera por nuestras respiraciones, que cortaban ese silencio que comenzaba a ser incómodo.

— Te quiero, hyung. No lo dudes -. Se me acercó y me abrazó. Su abrazó detonaba protección y confianza. Esa confianza que yo había perdido junto con mi libertad, sin darme cuenta, hasta que lo volví a sentir tan cerca como, hace todos esos años atrás y como hoy, en esta charla.

— Lo tendré presente-. Se fue no sin antes sonreírme de una manera, para mí, encantadora.

Esas rejas que yo mismo me había impuesto ya no eran tan gruesas y grandes como para no volver a confiar en mis amigos. Sólo me impedían decirle a Changmin todo lo que sentía por él y que ya no lo veía sólo como amigo.

La libertad es un sentimiento que te lo das tú y las personas que te rodean. La amistad se muestra con hechos y no con sólo palabras, que a veces no te dicen nada y sólo te hacen el favor de hundirte un mar de dudas de sobre si: “la amistad es verdadera”, “de verdad me quieren”…

Eso lo comprendí, para mi gusto, muy tarde. No debió haber sido de esta manera. Debí tener siempre confianza en ellos para así haberme mostrado sin miedos a rechazos que sabía desde un principio no me iban a mostrar, pero mi inseguridad era muy grande.

Son mis amigos y son ellos lo que me dan el apoyo y la libertad que necesito para ser como soy sin miedo alguno.

Fin

7 comentarios:

  1. Anónimo2/13/2011

    awww que bonitooo

    has una conti porfavoooor
    quiero un minjae bonitoooo

    muchas gracias por tu fic <3


    Atte: Rawr

    ResponderEliminar
  2. Anónimo2/14/2011

    que fin noooooooo!!!!!....
    quiero continuacion esta genial por fa .....
    ahahahahah!!! por que que triste snifff!!!
    gracias por el fic ....katyna....
    (chica llorando ......)

    ResponderEliminar
  3. Anónimo2/15/2011

    wooooooooah me encanto uu'
    PORFAVOR CONTIIIIIIIIIIIIII <3
    que jae se lo diga y min tambien sienta lo mismo y que esten juntos y que todo sea perfecto ^^! xD

    ResponderEliminar
  4. Sanaka42/15/2011

    Ummm estuvo mono!!!!

    Muy conmovedor... pero me quede con la inquietud de que si al final le cuenta o no a Min lo que siente por él???

    En fin si hay continuación, seria genial!!!!!

    Y si no.... bueno gracias por compartirlo ^^

    ResponderEliminar
  5. ah kyaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa *U* lo ame tierno y lindo como me gusta hehe XD

    ResponderEliminar
  6. Cony-chan2/25/2011

    hermoso!! hermoso!!
    pero porfa conti!! conti!!
    quiero verlos juntooos

    porfa!!

    besitoos
    viva el jaemin!!♥

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD