The third Side

7 comentarios
Titulo: The third Side
Autor: Rose
Pareja: ? x Jaejoong
Género: Slash
Extensión: One Shot
Precuela: 2Sides
----

Recuerdo aquel día en mis sueños ocasionalmente, aquel día en el que aunque mi corazón latiera yo no lo sentía allí…. En aquella ocasión, celebrábamos una fiesta por navidad rodeados de amigos y familiares; mientras cenábamos, levantaste la copa de vino y luego te arrodillaste, descubriendo ante sus ojos la joya que uniría sus vidas… ese día escuché un ligero sonido en mi interior como el crujir de las hojas en otoño, ese día mi corazón… se rompió.

Con el pasar de los meses, me alejé de ti, me alejé de las personas que te conocían, me mudé, cambié mi número telefónico y mi coreo electrónico… simplemente no quería volver a verte. Tenía miedo, tenía rabia y mucho dolor… pero jamás te percataste de ello ¿verdad?

Me reclamaste en una ocasión, luego de haber conseguido mi número nuevo, el no haber tenido contacto con mi familia… “¿me odias?” Me preguntaste y no pude responder “seré tu cuñado” agregaste y simplemente te colgué, no quería pensar nuevamente en esa palabra que tanta pena me causaba.

Han pasado un par de años, a pesar de ello, no he conseguido olvidarme de ti… Pero durante un tiempo, encontré refugio en una persona, esa persona estaba tan perdida como yo, hundido en un oscuro agujero del que gradualmente fuimos saliendo juntos, desahogándonos el uno con el otro, sin ataduras y sin títulos, solo como dos infelices almas vagantes que sufrían el dolor de un amor imposible, pero, esa persona ahora encontró otro refugio y he vuelto a quedarme solo…

Cada noche es invierno para mí… mi corazón, algunas veces me olvido de que existe, tiene una coraza de hierro que lo protege y que lo hace inaccesible del mundo… esperando ingenuamente a que vengas a rescatarlo, antes de que de tanto negarlo, en verdad desaparezca…

Una tarde de casualidad te topaste conmigo en el centro comercial, me miraste sorprendido y en cuando nuestras vistas se pusieron en contacto, hui, corrí, lo más lejos que pude, me seguiste, tratando de alcanzarme, pero te perdí… estoy asustado… ¿Por qué me buscas? ¿Qué quieres de mí? ¿Acaso no te das cuenta… que trato de apartarme de ti?...

Poco después de ese incidente, me tope con mi amigo, iba caminando junto a su pareja, su rostro era distinto, era radiante como el sol. Cuando lo vi se me hizo difícil creer que se trataba de la misma persona que yo había tenido en mis brazos durante tanto tiempo y que sollozaba constantemente buscando mi consuelo; cuando me miró a los ojos me pidió disculpas y me abrazó con tanta fuerza que casi corta mi respiración. Se estaba disculpando por dejarme en la oscuridad mientras el ya había descubierto la luz, pero lo entendí, el encontró a alguien que lo salvara y yo por el contrario, día a día me adentraba nuevamente en aquel agujero…

Al regresar a casa ese día, me desplomé y lloré por horas, tal vez sin pensarlo ese gesto de mi amigo hizo que algo en mi se encendiera, el me regaló un poquito de su luz, pero esa luz me estaba quemando… siento que desaparezco y que nadie notará que algún día existí… sé que ya lo dije pero, estoy temblando de miedo… la soledad es aterradora.

Hoy es un día soleado, el teléfono suena incesantemente, pero no deseo contestar, el despertar esta mañana con tu recuerdo en mi memoria me hace sentir débil, no quiero levantarme e intento ignorar el sonido molesto del teléfono. Finalmente mi cuerpo exige alimento, así que debo levantarme. Preparo el desayuno y me siento en la mesa como cada mañana… pero hoy es distinto, estoy intranquilo, hoy más que otro día hay una sensación extraña a mí alrededor.

El timbre es ahora el que suena con persistencia e intento ignorarlo, cansado de escucharlo, me levanto, llevo los platos a la cocina y me dispongo a abrir…

Mis ojos se abren y quedo completamente paralizado y antes de poder cerrar la puerta entras sin que yo pueda detenerte… no sé que decir, ya no puedo huir, estas frente a mis ojos y siento que voy a vomitar, mi cabeza da vueltas y mi cuerpo no me responde…

No me dices nada, solo me miras, en verdad siento que voy a vomitar, así que te doy la espalda e intento huir al baño pero tu tomas mi brazo y lo sujetas con fuerza. No puedo mirarte, no puedo hacerlo, intento zafarme pero no puedo… estoy en problemas, creo que voy a romper en llanto.

Cubro mi boca con mi mano y retengo las lágrimas que están por desbordarse, intento una vez más zafarme, pero tú aprisionas mi brazo con más fuerza, tu intención no es dejarme ir, tu intención es hacerme enfrentarte:

-Me costó mucho trabajo encontrarte… por lo que no planeo dejar que escapes como siempre lo haces…

Halas con fuerza mi brazo y me obligas a mirarte; antes de mostrarte lo miserable que puedo llegar a verme, bajo mi mirada e intento empujarte, tú sujetas mis muñecas, y me acerca con la intención de forzarme a darte la cara:

-Dime la razón por la cual estas huyendo… dime por qué has ignorado a tu familia y por qué nos has hecho preocupar de esta manera… ¡Dímelo!

Estoy a punto de explotar, mis ojos se llenan de lágrimas que no puedo contener, me descargo completamente, mis rodillas tiemblan y caigo en el piso… estoy herido, muy herido y mi herida se esta desangrando…

No puedo decirlo, no puedo decirte que cada día a tu lado era una tortura, que cada mirada que no me dabas me lastimaba, que llegué a amarte mas que a mis amigos, mas que a mi familia, mas que a mi mismo… que te amé tanto que el saber que ibas a pasar el resto de tu vida al lado de alguien que no te ama tanto como yo me carcomía por dentro, que preferí borrarte de mi vida, que renuncié a todo y me hundí en la más profunda soledad solo para no ser testigo de tu felicidad… porque preferiría la muerte antes de estar tan cerca de ti y no poder tenerte…

Ya he llorado tanto, y estoy a punto de caer dormido del cansancio, me sostienes en tus brazos y me mantienes pegado a ti, solo por este instante, solo porque me rodees con tu calor ya me he olvidado de lo infeliz que he sido y pienso en lo feliz que seria si tan solo pudiéramos permanecer así… pero el susurro de tu voz es tan triste, pues la culpa que has cargado en estos años por mi lejanía no te ha dejado tranquilo:

-¿Tanto me odias?

En mi interior me pregunto, cuan ciego puede ser una persona, como puedes pensar que es odio por lo que huyo… sé que en el fondo lo sabes, pero te niegas a aceptarlo, porque no puedes enfrentarlo, no puedes enfrentar que aquel que algún día consideraste un niño, aquel con el que compartías tanto tiempo, aquel que hizo posible que encontraras a una persona quien amar, aquel que considerabas un hermano ahora esta desvaneciéndose por los fuertes sentimientos que te profesa y que nunca vas a aceptar.

Siento que tengo algo de fuerza para enfrente, una vez que lo haya hecho, puedo huir, aun más lejos y me asegurare de que jamás vuelvas a encontrarme… deshago el abrazo, y me alejo de ti, miro tus ojos por primera vez determinado, esta vez, te daré todas las respuestas:

-Antes de darme cuenta y antes de poder evitarlo, estabas arrodillado frente a mi hermana pidiéndole matrimonio, ese día descubrí que mis sentimientos por ti eran tan fuertes que mi corazón se hizo trizas en dos segundos… no entiendo como pasó, pero sé que soy mucho menos miserable de lo que sería si me hubiera tragado mis sentimientos y hubiera fingido que era feliz por ustedes… preferí salir corriendo… estaba asustado…

Nuevamente mis lágrimas brotaron, pero esta vez, me sentía un poco más tranquilo, ahora podía descansar y podía seguir huyendo con tranquilidad porque sé que tú no estarías persiguiéndome…

Me levanto pero tú me atajas, me halas con fuerza hacia ti y me abrazas. Empujo tu cuerpo, pero sigues insistiendo y me abrazas con fuerza, ahora no lo entiendo, estoy confundido… me das algo de espacio y tomas mi rostro acercándolo al tuyo y depositas un beso en mis labios. Te miro atónito, me siento perdido y mi cerebro no sabe como responder. Me acercas nuevamente dándome otro beso y luego me miras, como buscando que tus acciones respondan las incógnitas que tengo:

-Desde que desapareciste, me sentía afligido, luego me sentía preocupado y finalmente me sentí desesperado, fue en ese momento que quise buscarte… Los reclamos de tu hermana se hicieron incesantes y nuestras peleas se hicieron insoportables, una noche me preguntó que eligiera entre seguir buscándote o el casarme con ella… Desde entonces, he estado persiguiéndote… día a día sin descanso… hasta que te encontré… y no planeo volverte a dejar escapar.

Por primera vez en cuatro años veo la luz que me lleva a la salida de aquel agujero de oscuridad en el que estuve. No puedo contener las lágrimas de felicidad que se desbordan. Me abrazas fuertemente y mientras me acaricias tus lágrimas también brotan. Aquel día, dormí en tus brazos, mis ojos estaban muy hinchados luego de haber llorado por horas. Esa misma noche, te entregué todo lo que podía darte: te entregué mi alma, mi corazón y también te di mi cuerpo.

Los meses han pasado muy rápido y llegamos a primavera, estamos caminado las calles, admirando los arboles que nos brindan una lluvia de flores. Desde que hemos estado juntos, no hemos tenido contacto con nadie, preferimos mantener en secreto nuestra relación, al menos por el momento.

Nos sentamos en una banca mientras admiramos el campo lleno de flores, me sonríes dulcemente mientras tomas mi mano, me apoyo en tu hombro y también sonrió. Tomo tu otra mano y la llevo a mi pecho, me miras extrañado y te pregunto “¿lo sientes?” me sonríes y me das un beso en la frente y respondes alegremente “si”, me acerco y deposito un beso en tu mejilla colgándome de tu cuello y en un susurro te digo “tu le has dado vida nuevamente”

Cuando la tarde ya ha caído, regresamos a casa tomados de la mano; por la calle solitaria diviso a la lejanía otra pareja que se acerca en nuestra dirección. Distingo aquel rostro, mientras al notar mi presencia ese rostro se ilumina con una hermosa sonrisa, respondo aquella sonrisa… suelto la mano de mi pareja y aquella persona hace lo mismo y sin poderlo evitar nos unimos en un abrazo fraternal… nos reinos al separarnos mientras una que otra lágrima se derrama por la emoción… regresamos con nuestras respectivas parejas mientras cada cual sigue su camino…

-¿Qué fue eso? -me preguntas curioso-

-Eso fue un gesto de agradecimiento. Esa persona en una ocasión me quiso prestar un poco de felicidad, y hoy se la ha regresado…

Con tu mirada me haces ver que no entendiste mis palabras, sonrío mientras me detengo y te abrazo, colgándome en tu cuello para darte un beso. Tomados de la mano seguimos nuestro camino esperando que la felicidad no se nos escape…

FIN

7 comentarios:

  1. AH QUE BUENO QUE SI LOGRARON SER FELIZES ME LO IMAGINE YUNJAE

    ResponderEliminar
  2. Woooooo que bonito...
    definitivamente algo de
    lo mas romantico que he
    leido!!!!

    ResponderEliminar
  3. Meki~ ♥6/05/2011

    Aaaaaw * rueda mientras llora de la emoción * YunJae ? Sii YunJae ! aaw si estuvo tan lindoo por SHISUS escribes genial =D !

    ResponderEliminar
  4. me lo imaginé JAEMIN obvio xDDD!!! ASHH TAN LINDO +¬+

    ResponderEliminar
  5. @kimmY_liN--Nooo me encanta el jaemin pero obvio no lo es, acaso no leíste 2Sides???? si no lo has hecho hazlo y comprenderás porque no puede ser min.

    ResponderEliminar
  6. enserio que tu fic es una obra de arte O_O

    me da igual quien sea la verdad XDD el fic es precioso y esta tope bien redactado : 3

    me encanta *w* es geniial >-<

    muchisimas gracias por publicarlo !!! me emocionaste ^^

    ResponderEliminar
  7. esperanza1/02/2015

    Que lindo yo también me lo imagino yunjae por qué es lo que quiere mi corazón, pero cada vez lo veo más imposible, y me duele el alma. En

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD