Circo de medianoche. Cap. 4

3 comentarios
El intruso



Después de nuestra segunda actuación estuvimos listos para irnos a la siguiente ciudad, la famosa “Ciudad de los árboles” como era conocida por su gran variedad de árboles, recogimos todo y dejamos impecable el lugar.

-Hyung, ¿estas bien?-
-si, estoy bien Changmin- le respondi

-no, no lo estas, te conozco, ¿Qué sucede?

Voltee a verlo, de verdad me conocia muy bien, no podía ocultarle nada.

-ahh…te dire la verdad…me siento inquieto….presiento que se acerca el final…

-¿pero que dices?

-no se porque…

-hyung, me asustas

-lo siento…

Y es que mi corazón se sentia muy inquieto, solo esperaba que fuera para bien.

Nos encontrabamos en los vagones que compartiamos con los demás chicos, Junsu, Minnie y yo estabamos en un rincón cenando juntos mientras el tren avanzaba hacia nuestra siguiente parada.

-te digo, esta noche lo conseguire- escuchamos decir a uno de los muchachos.

-es peligroso, mejor olvidalo

-es que no puedo, cada vez que lo veo…

-ya callate, si aprecias tu vida será mejor que lo olvides

-no lo hare, será esta noche…

-no se si lo sabes, pero debes pasar primero por el vagon del Titiritero para llegar al suyo…

Y los tres caimos en la cuenta de que hablaban de nuestro amigo.

-ire por encima de los vagones, así no se dara cuenta

-¿acaso eres tonto? Claro que se dara cuenta

-solo quiero verlo, una miradita y nada mas

-nadie ha visto el rostro de Marioneta, ya dejalo

-no, ire de una vez, solo espero que no sean unos soplones

El chico se levanto y subio al vagon, comenzando a caminar por el techo del tren, todos solo nos guiabamos con el sonido de sus pasos.

-por favor…por favor…que regrese con bien- repetia una y otra vez su compañero.

Las horas pasaban, y no volvia, todos nos quedamos despiertos esperando su regreso, pero jamás volvio y todos temimos lo peor. Tampoco al día siguiente, ni al siguiente. Cuando por fin llegamos a la ciudad todos nos dispusimos a trabajar, revisando por todos lados esperando verlo, pero nunca lo volvimos a ver.

Con cuidado me acerque al vagon de mi amigo.

-¿Yoochun?- lo oi llamarme tras la ventana, yo fingia lavar unas hierbas pues el agua estaba justo en su ventana.

-dime- le repondi en susurro.

-¿Qué ha pasado?

-¿Por qué lo dices?

-hace dos noches escuche ruidos, como forcejeos entre los dos vagones- me decia refiriendose al suyo y al de el Titiritero- después un grito y luego nada.

-ahh…no se muy bien que habra pasado…pero me temo que nada bueno

-¿Qué quieres decir?

-hace dos noches un chico estuvo hablando de que quería venir a verte, conocer tu rostro, y por mas que trataron de convencerlo de que no lo hiciera no hizo caso y salio hacia tu vagon……no lo hemos visto desde entonces…

-lo siento mucho…- me dijo tristemente.

-no lo digas, no es tu culpa, todos le echan la culpa al Titiritero, ya se estan cansando de el, todos saben que eres una victima mas de el…
-Yoochun….

-debo irme, si puedo vendre al rato

-cuidate mucho

-lo hare…

Me aleje de ahí para ayudar con las preparaciones, estaba preocupado, mi corazón seguia inquieto, estaba al pendiente de cualquier cambio, y trataba de cuidarnos a los cuatro.
El grupo destinado para anunciar nuestra llegada a la ciudad ya estaba listo para partir, y me pregunte ¿Cuántos de nosotros sobreviviran la semana?


--------------------------------------------------


-Hijo, debemos salir ya para llegar a tiempo- me dijo mi madre tras la puerta.

-ya lo se, enseguida voy- respondi sin ánimos, baje las escaleras y me encontre con mis padres esperandome para ir a la dichosa reunion de la oficina de mi padre.

-tardas mucho, pareces señorita, vamonos ya- me dijo serio mi padre.

Ni que fuera tan lejos, son unas tres o cuatro cuadras de nuestra casa, ibamos caminando por la calle, yo detrás de ellos.

-quiero que te comportes- me decia mi padre- no quiero volver a pasar vergüenzas

-admite que fue divertido- le respondi riendo

-no lo fue, así que comportate.

Ibamos caminando cuando de pronto se dejo escuchar mucho ruido en la calle, giramos nuestros rostros y vimos una gran carabana de acróbatas por la calle danzando y echando papeles de colores al aire, en seguida todas las familias salieron de sus casas para ver el espectáculo pues tambien traian animales que en su vida habían visto.

-¡el famoso Circo de Medianoche ha llegado!- anunciaban- ¡venga a disfrutar una hermosa noche de diversión! ¡los esperamos! ¡estaremos tres semanas en la ciudad!- gritaban mientras danzaban y sonreian.
-pateticos- escuche decir a mi padre borrando la enorme sonrisa que habia en mi rostro.

-¿Por qué? ¿por divertirse?- le respondi molesto

-no me contestes, vamonos- seguimos caminando hacia su aburrida reunion, caminaba hacia el frente pero mi mirada estaba a mis espaldas admirando todo eso, casi tropiezo.

Por fin llegamos a la dichosa casa y fuimos recibidos por todos, tal y como lo esperaba todo fue aburridisimo, después de un rato nos llevaron al comedor para cenar, sus platicas me tenian harto, así que meti mi cuchara sin importarme la mirada furiosa de mi padre.

-¿han visto el circo que acaba de llegar?- pregunte lo mas fuerte que pude.

-¿un circo?- me cuestiono el jefe de mi padre.

-así es señor, parece que daran una funcion a media noche

-todos los circos son iguales, esta lleno de vagos- opino uno de los compañeros de mi padre provocando risas.

-el chico esta hablando- los cayo el jefe- cuentame de ellos.

-he escuchado muchos rumores de ellos, todos buenos, dicen que es el mejor circo de todos, con los mejores actos que impresionan a cualquiera- respondi.

-vaya, nunca he ido a un circo- confeso su jefe

-¿no? Pues son maravillosos, de lo mejor, ideales para desestresarse- confese ante la mirada interrogante de mis padres, pues ellos jamás me habían llevado a uno, claro que por mi cuenta he ido a muchos lugares.

-eso es justo lo que necesito, ya estoy harto de estas reuniones aburridas- comento su jefe- ¿Qué tal si vamos esta noche caballeros?- cuestiono y todos asintieron, después de todo era el jefe.- muy bien, entonces nos vemos allá a la medianoche- se levanto de su asiento y salio, todos hicimos lo mismo, pues habia que cambiarse antes de volver a salir.

Yo iba feliz de la vida cuando nos dirigimos al circo, pero mis padres no compartian mi felicidad, me veian enojados. Por fin llegamos y yo parecia niño inquieto pues me asombraba con todo a mi alrededor, de repente un tigre bebe salio frente a mi, mis padres gritaron pero yo solo sonrei y me agache a verlo.

-hola amiguito, ¿trabajas aquí?- le pregunte, el cachorro simplemente me veia.

-aquí estas, me diste un gran susto- salio un muchacho de entre toda la gente y cargo al cachorro que de inmediato le ronroneo, parecia un gato enorme- me disculpo por esto- nos dijo haciendo una reverencia.

-no hay cuidado ¿puedo acariciarlo?

-por supuesto- me sonrio el chico y lo acerco a mi.

-¡hijo!- me llamo mi padre

-¿Qué? Ni que me fuera a comer- le dije y acaricie al cachorro que de inmediato ronroneo y pegaba mas su cabeza hacia mi mano- es muy lindo

-gracias- me respondio- lo siento, debemos irnos, estamos en horas de trabajo- bromeo.

-claro, gracias.

-a ti- me dijo antes de perderse entre la gente.

-esto es increíble, mi hijo parece de circo- me regaño mi padre

-¿y quien dice que no lo soy?- le respondi haciendo su enojo mas grande.

Nos reunimos con todos los de su oficina y entramos acomodandonos todos en las bancas.

-esto es incomodo- se quejo uno de ellos

-¡shh! Que va a empezar- lo cayo su jefe.

Todos, sin excepcion, nos asombramos mucho con los actos presentados, de verdad eran maravillosos, en uno de ellos reconoci al chico del tigre, era domador, y vaya que tenia talento pues se acercaba a los animales sin miedo alguno, y estos lo obedecian a la perfección junto con el otro domador, salio un chico contando algunos chistes sin sentido pero que por alguna razon a todos nos sacaba grandes carcajadas. Después vino el acto del jefe del lugar, una representación con marionetas, era como si los muñecos tuvieran vida propia.

--------------------------------------------------
Cuando finalizo mi acto con mis titeres presente el acto de mi titere favorito, era una canción que yo mismo compuse, quería que el la cantara pues así sentiria que me la cantaba a mi, sabia que yo no era de su total agrado, pero no importaba, el era mio, así que me olvide de toda la gente y lo observe ejecutar su acto, solo para mi.

--------------------------------------------------

Al final salio un chico con un antifaz haciendo acrobacias en el aire mientras cantaba una canción, me quede prendado de el, de cada uno de sus movimientos.

“…cuando esta noche pase vendras a despertarme, pisaras mis lagrimas que han caído mientras te espere, cuando abras la puerta vere la luz, después de eso viviremos juntos por siempre, cuando el reloj anuncie la medianoche despertare entre tus brazos y bailaremos juntos, ¿aun respiro? No lo se, ¿estoy vivo? Nuestro amor no fallara, creere siempre esa verdad, aunque el camino es peligroso no me perdere porque sonreire contigo, jamás me ire, todos lo saben, estare por siempre a tu lado….”

Era un acto perfecto, una canción algo triste pero llena de esperanza, aplaudi como nunca cuando finalizo el acto.

Salieron de la carpa y volvieron a reunirse todos afuera.

-sin duda un gran espectáculo- se escucho decir al jefe, todos asintieron y comenzaron a irse.

-tambien debemos irnos-anuncio su padre cuando solo quedaban ellos y la familia de su jefe.

-espera, quiero hablar contigo- le dijo su jefe y comenzaron a caminar por ahí, al igual que sus esposas, así que como lo dejaron solo se fue a ver todo alrededor.

Encontro a varios de los acróbatas y los felicito por sus actos espectaculares, recibiendo sonrisas de todos ellos, cuando pudo ver la silueta del chico del ultimo acto entrar a uno de los vagones del tren ahí parado, enseguida la entrada del vagon fue custodiada por dos sujetos, se acerco sin problemas, si algo ha aprendido a hacer es burlar la seguridad, pudo acercarse a una de las ventanas asegurandose que nadie lo viera y se asomo.

Dentro se encontraba el chico sentado quitandose el atuendo que tenia, se sento en una mesa y comenzo a quitarse los accesorios, y ya no pudo alejarse de ahí cuando se quito el antifaz y lo deposito en la mesa, tomando un libro de ella y comenzando a leerlo.



Era perfecto, nunca habia visto a un chico como el, lo habia prendado a la primera. Tenia la intencion de hablarle cuando la puerta se abrio y entro el jefe del circo, el que habia echo su acto con titeres, aun llevaba su capucha y su mascara.
El chico alzo la mirada sin voltear a verlo, haciendo una expresión de malestar cuando lo escucho entrar.

-perfecto como siempre- le dijo acercandose, pasando su mano sobre sus hombros.

-gracias- respondio indiferente.

-me ha encantado tu canción

-usted la escribio

-cierto, pero tu la cantaste, no es lo mismo.- sus manos se posaron en sus hombros, comenzando a dejarle pequeños masajes, el chico solo daba expresiones de incomodidad- ¿y bien?

-¿Qué cosa?

-¿no me diras nada por la canción que te he escrito?- ¿el sujeto escribio esa canción para el chico? ¿acaso eran amantes?

-….- pero no le respondio, solo se levanto y fingio guardar algunas cosas en su cajon, el jefe se acerco a el y lo acorralo frente al espejo, tomando sus muñecas, sujetandolas al borde de la mesita frente al espejo, acercandose a su cuello, el chico se hizo hacia atrás quedando inclinado en un intento por evitarle.
-deberias dejar de evitarme todo el tiempo- le dijo a traves de la mascara- sabes que pronto seras mio y no podras irte jamás- le dijo mientras se quitaba la capucha y la mascara, acorralándolo aun mas, ¡pero si era una persona mayor! De unos 50 años mas o menos, su pelo ya tenia algunas canas y su rostro dejaba ver las primeras arrugas, tampoco se veia viejo, pero para ese chico si que lo era, si el se veia de unos 20 años maximo- será poco tiempo….y entonces seras mio- le dijo aspirando el aroma de su cuello.

-suelteme, estoy cansado- como pudo se zafo y se fue hasta el otro extremo del vagon.

-¿Por qué no lo entiendes? Yo te amo- lo siguió y volvio a acorralarlo contra uno de los muros.

-si en verdad me amara no haria nada que me haga infeliz- le respondio.

-Te amo…a mi lado no sufriras por nada- le repitio mientras se pegaba a el, el chico solo desvio el rostro cuando trato de besarlo.

-si me ama salga de aquí, dejeme tranquilo-

-¡como te atreves!- respondio furioso soltando un golpe hacia el muro, al lado del rostro del chico.- esta bien, te dejare por hoy, pero vete metiendo en la cabeza que se acerca la hora…

Y salio enojado de ahí, el chico solo lo vio y cuando lo vio salir arrojo enojado un florero hacia el espejo, se rompio en el acto dejando caer el agua y las flores.

-¡lo odio!- se dijo a si mismo en el espejo, estaba a punto de hablarle cuando escucho que su madre lo llamaba, se alejo de ahí volteando de vez en cuando, viendo como se alejaba de ese vagon.

-aquí estas- le dijo su padre, se veia contento- vamonos.

Camino detrás de sus padres echando una ultima mirada hacia atrás.

-creo que es lo mejor que pudiste haber hecho hijo- la voz de su padre lo trajo de vuelta a la realidad.

-¿yo?

-así es, ¿sabes que me ha comentado el jefe? Que debo ser una gran persona por criar a un hijo tan alegre, así que me ha ofrecido un ascenso ¿puedes creerlo? Y todo por tu aficion a la diversión
-me da gusto padre

-así que te retiro todos tus castigos, y tienes permiso para lo que quieras hacer por dos semanas

-¿es en serio?

-por supuesto, mi ascenso lo vale, pero nada loco ¿entedido?

-entonces…¿puedo venir todas las noches al circo?

-¿todas las noches? No creo que podamos acompañarte

-puedo venir solo..¿si?

-mmm…..esta bien….pero con cuidado, solo lo que dure el circo en la ciudad

-gracias padre…

Y así lo hizo, por las noches iba solo para verlo, cada noche cantaba una canción diferente, terminaba el acto, iba a su vagon y tenia que soportar a su jefe.
La cuarta noche estaba de nuevo en su ventana, su jefe volvio a salir de ahí, esta vez no tan molesto, y casi se cae de la impresión cuando lo escucho.

-¿Hasta cuando vas a espiarme?- le pregunto el chico cuando cerro la puerta y volteo a verlo.

-ehh…yo…- no supo que decir

El chico se acerco a la ventana abriendo las cortinas, recargandose en el filo.

-la primer noche no note tu presencia, fue hasta la segunda que te note- le dijo- ¿Por qué vienes todas las noches?

-yo…este…

-si te ven aquí tendras muchos problemas, ya algunos los han tenido- le sonrio, su rostro era perfecto.

-pero yo…

-lo mejor seria que dejaras de hacerlo, creeme, yo se lo que te digo

-es que no puedo…

-¿no puedes? Es muy fácil, solo no lo hagas y ya

-no es sencillo

-intentalo, por tu bien

-yo me conozco, se que no puedo….

Se quedaron en silencio un rato, solo viendose.

-¿puedo preguntar algo?- se atrevio a decir.

-dime…

-¿Por qué te tienen como prisionero? ¿Por qué siempre llevas un antifaz afuera?- le pregunto tomando el antifaz de las manos del chico y colocandoselo.



-jajaja- el chico rio sutilmente y bajito- por si no lo has notado, hay un sujeto que cree que soy de su propiedad, así que me vigila todo el día y me hace llevar el antifaz para que nadie vea mi rostro, así no podre gustarle a nadie- respondio calmado.

-pues no funciona- le devolvio el antifaz.

-¿Por qué lo dices?

-A mi me gustaste con todo y antifaz- el chico se sonrojo- y sin el….me he enamorado
-no digas eso

-es la verdad

-ni siquiera me conoces…ni yo a ti

-eso no cambia lo que siento- y era verdad, lo amo desde que lo vio en su acto.

Se escucho un ruido tras la puerta, ambos voltearon a verla.

-será mejor que te vayas- le dijo el chico.

-¿Cómo te llamas?

-no viene al caso- el chico estaba a punto de cerrar las cortinas.

-por favor…solo tu nombre- le sujeto la mano, suplicante, otro ruido tras la puerta, la cerradura girando.

-¡vete!- le dijo bajito, tratando de soltarse.

-no hasta que me digas como te llamas- la cerradura girada por completo y la puerta abriendose ligeramente, el chico vio la puerta y luego a el.

-Yunho…me llamo Yunho…vete por favor…

-Yunho….te vere mañana- el chico cerro las cortinas, pero se quedo un rato ahí escuchando.

-lo siento….se que estas cansado….es solo que no puedo dejar de pensar en ti- le decia su jefe- por favor…dime que me perdonas….

-yo…

-solo dime que me perdonas y me i.e., necesito oirlo para poder dormir…

-esta bien, lo perdono- respondio Yunho calmado.

-gracias….gracias…- se escucharon pasos- lo siento, solo quería abrazarte, pero te dije que me iria……buenas noches….

-buenas noches….

Volvio a escucharse la puerta y luego silencio, se levanto y comenzo a andar hacia su casa.



-¿no tienes nada mejor que hacer?- cuestiono Yunho la noche siguiente cuando su jefe se fue, acercandose a la ventana.

-no…- le respondio cuando abrio las cortinas.

-eres un necio, te dije que ya no vinieras

-y yo te dije que no puedo

-te meteras en problemas

-no seria la primera vez

-¿siempre eres igual?

-¿Cómo igual?

-que haces lo que quieres

-la mayor parte del tiempo

Silencio en el que solo se vieron.

-Jaejoong….

-¿Cómo?

-me llamo Jaejoong

-no te lo pregunte…

-pero yo quiero que lo sepas….Yunho

Yunho lo vio un poco sorprendido, nadie lo llamaba por su nombre, ni siquiera sus amigos.

-¿Hasta cuando vas a hacer esto?- le cuestiono Yunho

-Hasta que me respondas

-y que quieres que responda

-si me rechazas…..o me aceptas…- le sonrio.

Los dias pasaron y durante su estancia en esa ciudad, por primera vez Yunho deseaba que llegara la noche, para poder verlo, pero sabia que duraria poco tiempo, y se lo hizo saber la ultima noche.

-debo decirte adios- le dijo Yunho esa noche, haciendolo perder su sonrisa.

-¿Qué? ¿Por qué?

-hoy fue nuestra ultima funcion en esta ciudad, nos vamos….

-¿A dónde?

-no te lo dire, no quiero que te expongas por mi culpa

-por favor, no me dejes, dime a donde van

-lo siento…- Yunho cerro su ventana y las cortinas apagando la luz, estaba triste pero sabia que era lo mejor, era un prisionero, y no lo arriesgaria a el.

Jaejoong toco levemente la ventana esperando que abriera, sin resultado, no podía dejarlo, camino desesperado ante la mirada de algunos del circo, no les extrañaba pues aun habia gente ahí admirando los animales o felicitandolos, de pronto sintio como lo jalaban al interior de una carpa, cayo sentado ante tres muchachos.

-¿Qué pasa?- cuestiono incorporandose rapidamente.

-toma- uno de ellos le entrego un papel.

-¿Qué es esto?- cuestiono

-lo sabemos, sabemos que vienes todas las noches a ver a Yunho- le dijo otro de ellos.

-crei que nadie sabia su nombre
-nadie aparte de nosotros, somos sus amigos….los unicos de echo- respondio

-¿y para que me dan esto?

-es una lista con nuestras proximas paradas, donde estaremos y por cuanto tiempo

-¿y por que me lo dan?

-por primera vez hemos visto a Yunho realmente feliz, solo espero que sepas ser discreto y que no los metas a ambos en problemas, ahora vete, sino todo se echara a perder.

Jaejoong les agradecio y salio pronto de ahí, pasando frente al vagon de Yunho.

-No te desharás de mi tan fácil…si algo tengo es que soy un necio-


Yunho miro todo el tiempo por la ventana mientras se alejaban, y lo siguió haciendo cuando llegaron a la nueva ciudad, a muchos les extraño verlo asomado a la ventana, claro que llevaba su antifaz, pero no por eso no llamaba la atención.
Llego la noche y presentaron sus actos como siempre, y al igual que todas las noches su jefe iba a verlo, estaba triste, ni siquiera hizo nada por evitarlo.

-¿estas enfermo?- pregunto preocupado su jefe.

-muy cansado- respondio bajito.

-será mejor que descanses, me ire y dare la orden que no te molesten, vendre a verte por la mañana.- simplemente asintio dejandose cobijar, volteandose hacia la pared- buenas noches- el Titiritero apago la vela y salio, cerrando con llave y dando algunas indicaciones.

Yunho cerro los ojos intentando dormir y dejar de pensar en el, cuando escucho un ruido en su ventana, se levanto y se acerco a ella, abriendo las cortinas, abriendo sus ojos sorprendido.

-te dije que haria esto hasta que me respondieras…- le dijo Jaejoong sonriendo

-¿pero como…?

-tengo mis recursos….y un poco de ayuda…..y regaños de mis padres…..y su apoyo….y su aprobación….

-¿de que hablas?

-les he explicado el motivo de mi repentino deseo de irme, y me han dado su apoyo, diciendo que si eso me hace feliz, por ellos no hay problema en que te siga….

-pero…

-respondeme….

-Jaejoong….sabes que no puedo, soy un esclavo….

-por favor, ya veremos como le hacemos…solo necesito saber si me amas como yo a ti…

-es que no puedo…no quiero que te pase nada malo….

-solo se sincero…

-yo…

-hazlo….

-yo….creo que te quiero Jaejoong…- le dijo mientras se agachaba para besarlo, queriendo salir y abrazarlo, lo tomo por la nuca y lo acerco mas a si mismo, fue un beso maravilloso, lleno del mas puro amor.

-¿ves? No era tan difícil…- y ambos sonrieron.

3 comentarios:

  1. Genial! me encanto el fic! >.<

    Espero que ese viejo no le haga nada a Yunho! óò viejo tonto! alejate! él es de jaejoong!

    Tan lindo jae~~ lo siguio hasta ahi! >.< soy feliz! ademas de que ya se dieron su primer beso! tierno~~ :3

    Por el prologo deduzco que esto no terminara bien aunque yo lo desee con toda el alma :(...pero bueno...aun asi lo leere hasta el final! poruq eme encanta! ^^

    Gracias por los capitulos! me gustaron mucho ^^

    Hasta el proximo! :)

    ResponderEliminar
  2. Anónimo12/17/2012

    wau q tiernooooo!!! ...debo confesar q es el primer fic donde Jaejoong toma la iniciativaaa ehhhhh...ojala termine bien xfavor, aunq no parece asi abuu...a seguir leyendo

    ResponderEliminar
  3. Mmm muy bueno el fic. Aúnq será q me acostumbre q yunho sea el aventurero q siento q el chico del antifaz debería ser jae y no yunho ... Digo por su personalidad tan pasiva pero es muy bueno en verdad me encanta espero q tenga final feliz

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD