Existencias Entrelazadas. Cap. 4

2 comentarios
“¡¡¡¡¡Demonios…!!!!!”

(Narrado x Min)
- Como veras YunHo, Jae es un demonio y yo un ángel, lo que paso hoy fue un simple ataque de un demonio el cual te quería llevar con él para que otro demonio y un arcángel te sacrificaran y tengan poder sobre la tierra, creando un segundo infierno y lo único que hizo Jae fue matarlo de dolor hasta que se hizo ceniza.

Reí ante lo absurdo de la idea, no podía decirle a YunHo lo que pasaba, ni mucho menos lo que éramos, en estos momentos no se me ocurría nada que poder decirle, tenía mi mente en blanco todo por culpa de aquel demonio que estaba sentado en la ventana totalmente relajado, no se por qué le dije eso, si ni tenía idea de lo que le iba a decir… valla lio en el que me metí.

Me perdí observándolo, tenía sus ojos cerrados, tan lindo, su piel se veía tan suave, traía su camisa un poco desabrochada dejando ver su bien formado pecho, levanto lentamente los brazos buscando algo en sus bolcillos. Oh no… cigarros de nuevo no…

- Jae…

Le hable un poco fuerte, moviendo suave a YunHo para que se despierte usándolo de pretexto

- YunHo ya se está despertando

Vi a YunHo aliviado, se estaba despertando poco a poco, estirándose como un niño, abriendo los ojos, no pude evitar sonreí al verlo, me había salvado de ese desagradable olor… oh, ¿pero qué le diré?

Mire a Jae un poco alarmado aun no tenía idea de lo que le iba a decir, pero al parecer no me vio o no supo cual era mi alarma, creo que confiaba de mas en mi, suspire, no podía defraudarlo si cree en que yo me las arreglare con YunHo pues así será o al menos eso espero poder hacer.

YunHo se sentó despacio en la cama, sobándose la cabeza.

- ¿Qué fue lo que paso? ¿Por qué estoy aquí? ¿no estaba en el salón de ensayos? – preguntaba YunHo todo confundido.
- Emm, pues si YunHo – rápido, rápido una idea, oh – pero un hombre alto –dándole las señas del demonio – nos hablo diciendo que te habías desmayado y como éramos tus compañeros de habitación nos pidió que te trajéramos, y aquí estas.
- Pero qué extraño – murmuro YunHo.
- ¿Que hay de extraño? – pregunto Jae.
- Pues solo que no recuerdo haber visto a ese hombre.

Sentía que ocultaba algo, quizás si vio algo mas pero tiene miedo a decirnos o a decirle, mire a Jae, no se pero tengo que estar a solas con él para averiguarlo.

- Me iré a bañar.

De pronto dijo YunHo, levantándose y yendo hacia el baño, encerrándose ahí.

Entonces entendí lo que había hecho, había mentido… todo por un demonio, un pecado, algo que yo nunca debería haber hecho pero ese demonio me hizo hacerlo.

- Tu… - lo señale, un poco molesto – porque me hiciste darle una explicación a YunHo.
- No se supone que tienes todas las respuestas, por eso eres un ángel, ¿no?
- Respuestas a todo, pero no puedo decir mentiras.
- Una vez en tu existencia no te hace daño angelito.

Cada vez estaba más molesto, me había hecho pecar, estar en contra del Divino, no puedo estar cerca de ese demonio.

- Una vez, aun una vez es pecado, sea una mentira grande o pequeña… pero es mentira.
- Lo que tu digas angelito, ¿sabes? Cuando te alteras te ves lindo.

Se rió sin importar que estuviera molesto, pero por el comentario no pude evitar sonrojarme, me sentía completamente rojo y caliente.

- No digas tonterías.

Fue lo único que le pude decir, estaba demasiado apenado y nervioso para pensar en una respuesta más astuta.

- Y si te sonrojas, te ves comestible.

Vi como me guiñaba el ojo, lo cual me hizo ponerme aun más nervioso, pero su comentario no me gusto y revivió el enojo que ya sentía.

- Solo soy comestible para los de mi clase, no demonios condenados al sufrimiento eterno.

Clase baja, no sé que tiene este demonio pero que quiere con esos comentarios, mejor que se limite a hacer su trabajo, que solo cuide al humano y que a mí me deje hacer el mío, sin tonterías como estas.

- ChangMin por favor tranquilízate, el enojo no es bueno.

Escuche de pronto la voz de SungMin, no se por qué en vez de relajarme y hacer que me tranquilizara, me causo el efecto contrario, el enojo se intensifico, ¿Qué tenía que entrometerse?

Trataba de hacerle caso pero un instinto en mi interior no me dejaba.

- Bueno si tú lo dices, de lo que te pierdes.

Menciono Jae, dejándose caer en el sofá encendiendo la televisión.

- De lo que me salvo dirás.

Susurre, como no queriendo que lo escuchara, no quería seguir con esto, pero ese instinto de continuar con la pequeña discusión no desaparecía, quería refrenarlo así que me acerque a la ventana tratando de distraerme.

- ¿Dijiste algo ChangMin? – me miro divertido.
- Para ti, nada JaeJoong…

Mantenía mi vista en la ventana, tratando de que cualquier cosa me distrajera, algo nuevo, algo que jamás haya visto, hasta que los brazos de Jae rodearon mi cintura por detrás, me sorprendí, de pronto no supe que hacer, y me quede paralizado hasta que lo escuche hablar.

- ¿Está enojado el angelito?

Su pregunta, me trajo de vuelta, hasta comprender que me tenia abrazado y pegado a él, me aleje lo más rápido que pude aunque no en mucha distancia solo quede un paso lejos.

- Tú… ¿Qué pretendes?
- ¿quieres saber qué es lo que pretendo?

Me acorrala entre él y la pared, me asuste, ¿Qué iba a hacer? Trate de alejarlo o alejarme de él, lo más rápido que pudiera pero no me dejaba.

- No, no quiero saber, suéltame por favor.

El miedo de pronto me invadió, me asusto la situación y me recordó la escena de YunHo y ese demonio, de pronto el me toma de los hombros y me pregunta un tanto preocupado.

- ChangMin, ¿Qué me hiciste?
- ¿Yo?... nada.

Su pregunta me descoloco, como que ¿Qué le había hecho? No entendía me dejo completamente confundido por eso mi respuesta totalmente fuera de lugar, no sabía de que preguntaba o que respuesta quería, pero me soltó y se alejo, ahora yo fui el que se acerco a él, su preocupación también me preocupo a mí.

- Perdón ChangMin, tú no tienes la culpa de mis debilidades.
- ¿Debilidades?

Su comentario me confundió aun mas, quería saber qué es lo que pasaba por su mente, porque ahora mencionaba eso tan de repente, estaba más que confundido.

- Olvídalo, no recordaba que hablaba con un niño pequeño.

Me lo dijo algo frustrado, pero ¿De qué me estaba ablando ese hombre?

- ¿Cual niño pequeño? Aquí solo estoy yo y no te entiendo.

Hice un puchero, mostrando la confusión en mi rostro quería saber que tenia.

- ChangMin…

Menciono mi nombre aun mas frustrado, tratando de contener no se qué emoción, de calmarse, cerraba los ojos con fuerza, y dijo entre dientes.

- ¿quieres que te viole aquí mismo?
- Viole? Yo no quiero eso, no sé ni que es…

Estaba más que confundido, no le entendía nada me esforzaba por hacerlo, pero no podía, no sabía de que estaba ablando, ¿de qué se refrenaba? No lo entiendo…

- Entonces si no quieres eso, deja de ser tan lindo en mi presencia y si quieres saber qué es eso, lee un libro que tenga como portada en letras grandes “sexo” o búscalo en tu ordenador, ¿ok?

El estaba molesto, pero de pronto lo entendí, solo una palabra… “sexo” ¿Pero cómo puede ser eso? ¿Con otro hombre’ eso es peor que mentir, no puedo permitir que se me acerque no pecare mas.

- TÚ… - lo señalo – TE QUIERO LEJOS DE MÍ…

Le grite, no pude evitarlo, no quería que se me acercara, pero entonces lo vi, su mirada triste, por extraño que pareciera me sentí igual, me dieron ganas de llorar y de inmediato me arrepentí de lo que le había dicho.

- ¿estas seguro?

Me pregunto, me acerque a él, mordiéndome el labio, estaba de lo más nervioso, en ese momento fui lo más sincero, no con el… si no conmigo.

- No Jae, no estoy seguro, no lo quiero… perdón.

Estaba triste y solo porque él lo estaba, no lo entiendo… ¿Qué es lo que me pasa?...

- Esperaba que me dijeras que si, para desaparecer y no caer en este juego.

Me sonrió levemente, acariciando mi mejilla, sentí su caricia y por inercia acune mi rostro en su mano, cerrando los ojos.

De pronto un estruendo, un puerta abrirse con fuerza nos distrajo a ambos.

- Demonio.
-
Grito YunHo, trayéndonos a la realidad, volteando a verlo ambos totalmente alarmados.


“¿Qué me está pasando?”


(Narrado x Jae)
Todo esto me estaba confundiendo, mirara a ChangMin pensativo observando a YunHo dormir, hacía que un sentimiento extraño calara dentro de mí, me sentía ¿enojado?, con un demonio llamado Siwon que era lo que me estaba pasando, no podía ponerme a pensar en el ángel que estaba frente a mí, solo tenía que concentrarme en el humano y solo eso.

Tenía que dejar de pensar tanto, estaba por sacar un cigarrillo cuando ChangMin me llamo, más bien me grito.

-Jae…- Salí de mis pensamientos

-YunHo ya está despertando- aviso

YunHo se estaba abriendo los ojos lentamente, estirándose pesadamente como un niño que le llaman para que se levante, ChangMin sonrió al verlo y eso me hizo enojar más, pero su expresión cambio drásticamente, voltio a mirarme pero no pude entender su expresión, suspiro pesadamente, al parecer estaba pensando que hacer, pero que idiota él era un ángel y ellos no sabían mentir, que había hecho no podría dejar que él se encargara de esto. Estaba por decir algo para que ChangMin no mintiera, cuando YunHo se sentó lentamente en la cama sobándose la cabeza.

-¿Qué fue lo que paso? ¿Por qué estoy aquí? ¿No estaba en el salón de ensayos?- hablo YunHo confundido

-Emm, pues si YunHo- contesto ChangMin nervioso

-Pero un hombre alto… nos habló diciendo que te habías desmayado y como éramos tus compañeros de habitación nos pidió que te trajéramos, y aquí estas.- mintió y me sentí muy mal.

-Pero que extraño- escuche murmurar a YunHo

-¿Qué hay de extraño?- pregunte asustado, estábamos perdido si YunHo recordaba algo

-Pues solo que no recuerdo haber visto a ese hombre.- respondió

Sentí que algo no andaba bien, YunHo no ocultaba algo o solo era mi imaginación. ChangMin me miro, por alguna razón él estaba preocupado.

-Me iré a bañar- nos avisó YunHo, el cual se ensero en el baño

Mire a YunHo desaparecer por la puerta, tenía que hacer algo para que el no supiera lo que éramos en realidad, si él se enterara todo esto terminaría, aunque si él estuviera consiente de lo que lo asechaba sería más fácil para nosotros.

-TU…- me señalo ChangMin molesto

-Porque me hiciste darle una explicación a YunHo.- me reclamo

-No se supone que tienes todas las respuestas, por eso eres un ángel, ¿no?- me defendí

-Respuestas a todo, pero no puedo decir mentiras.- grito enfadado

-Una vez en tu existencia no te hace daño angelito.

ChangMin estaba furioso, sé que había hecho mal en hacerlo mentir pero no era bueno relacionándome con las personas.

-Una vez, aun una vez es pecado, sea una mentira grande o pequeña… pero es mentira.- su rostro era de completo enfado y eso me gustaba

-Lo que tú digas angelito, ¿sabes? Cuando te alteras te ves lindo.- reí

Esto último lo dije para que se enfadara aun mas pero mi comentario hizo todo lo contrario, ChangMin se sonrojo, por mis palabras, lo mire sorprendido.

-No digas tonterías- me dijo aun sonrojado

-Y si te enojas te ves más comestible- le guiñe un ojo jugando

Pero que había hecho estaba coqueteándole a un ángel, las palabras habían salido solas de mi boca, y para mi mala suerte su enojo regreso y me volvió a ver furioso.

-Solo soy comestible para los de mi clase, no demonios condenados al sufrimiento eterno- dijo

Eso me hizo sentir mal, él tenía razón yo solo era un demonio condenado a vivir en la oscuridad y el dolor de las almas pecadoras y el un ángel con la inocencia y las virtudes que yo jamás podría tener, como podía alcanzar a un ser celestial con una hermosura inigualable, si solo era un demonio que estúpidamente sentía una atracción hacia él.

No podía sentir cosas por ese ángel, no era correcto, tenía que concentrarme en mi trabajo y solo eso, tenía que alejarme de todo esto o por lo menos dejar estos sentimientos fuera, yo no había nacido para sentir solo para ser lo que soy un Demonio.

-Bueno si tú lo dices, de lo que te pierdes- dije

Me deje caer en el sillón y prendí la televisión, tenía que dejar de pensar en tonterías y controlar mis expresiones, no podía dejar que ChangMin se diera cuenta de esto.

-De lo que me salvo dirás- murmuro

Pero aun así pude escucharlo, pero no podía seguir con esta discusión tenía que alejarme, pero sé que no podría YunHo era mi peor ida.

-Escusas Jae, escusas- escuche la voz de Siwon en mi mente

-Cállate Siwon no necesito de sermones ahora lárgate de mi mente- respondí furioso, odiaba que Siwon entrar en mi cabeza.

Escuche su risa y después nada, eso quería decir que se fue, “te observo Jae no lo olvides” creo que me delante a las conclusiones.

-Dijiste algo ChangMin- hable para tratar de no ponerle atención a Siwon que aún seguía en mi mente

-Para ti, nada JaeJoong…- respondió

Lo mire de reojo y observe que estaba concentrado en la ventana viendo no sé qué cosa, se veía tan hermoso, su piel tostada que brillaba con la luz del sol, aquellos ojos que te hipnotizaban con solo una mirada, esos labios que cualquiera moriría por probarlo, ese cuerpo escultural y esa aura puro me atraía a él, sin saber cómo ya estaba detrás de el abrasándolo por la cintura.

-¿Está enojado el angelito?- pregunte y sentí como se tensaba por mi cercanía.

De pronto reacciono y se alejó de mi lo más rápido que pudo, pero no quedo muy lejos de mí solo podría dar un paso y tenerlo de nuevo cerca de mí.

-Tu… ¿Qué pretendes?- dijo

-¿Quiere saber lo que pretendo?-

“Que estás haciendo Jae aléjate”, pensé pero no quería escuchar mi tonto subconsciente. Lo acórale contra la pared, mire su rostro asustado y no sé porque me gustaba verlo así, trato de alejarme y alejarse pero no se lo permití, quería tenerlo, solo para mí.

-No, no quiero saber, suéltame por favor.- dijo asustado

Pero que estaba haciendo, lo estaba asustando, era como aquel demonio que tenía acorralado a YunHo en el baño, ChangMin me veía asustado, lo tome de los hombros.

-ChangMin ¿qué me hiciste?- pregunte para mi

Quería encontrar una respuesta, porque me sentía tan atraído a él, porque tenía la necesidad de protegerlo porque solo quería que el me mirara y que su atención solo fuera mía.

-¿Yo?... nada- respondió confundido

Era tan inocente que no se daba cuenta de lo que me hacía sentir cualquier humano o demonio, se hubiera dado cuenta de que lo deseaba con las primeras palabras que le dije.

Solté mi agarre y me aleje de él, para ya no sentir ese extraño cosquilleo en mi estómago cada vez que lo tenía cerca, pero él me la ponía más difícil, ya que se acercó a mí nuevamente.

- Perdón ChangMin, tú no tienes la culpa de mis debilidades- dije sin pensar

- ¿Debilidades?- dijo confundido

-Olvídalo, no recordaba que hablaba con un niño pequeño.-

Esto me estaba frustrando, como podía decir eso y exponerme tan sencillamente, pero ChangMin me hacía decir lo que sentía sin pensarlo antes de abrir la boca.

- ¿Cual niño pequeño? Aquí solo estoy yo y no te entiendo- pregunto más confundido

Pero qué demonios le pasaba a este ángel, hizo un puchero de lo más encantador, me volvería loco.

-ChangMin…-dije su nombre para que dejara de hacer ese puchero

“Jae, control es un ángel no puedes hacer eso” me regaño Siwon, al saber que si seguía con el pensamiento de besarlo lo aria realidad, trate de controlar mi emociones y poder pensar más claramente, seré mis ojos para poder hablar.

- ¿Quieres que te viole aquí mismo?- dije entre dientes

- Viole? Yo no quiero eso, no sé ni que es…- dijo confundido

Pobre de mí ángel, este día me la había pasado confundiéndolo más de lo que yo estaba con mis sentimientos… tiempo que acababa de pensar mi… desde cuando ChangMin era mío, que estúpido soy.

- Entonces si no quieres eso, deja de ser tan lindo en mi presencia y si quieres saber qué es eso, lee un libro que tenga como portada en letras grandes “sexo” o búscalo en tu ordenador, ¿ok?- dije molesto conmigo mismo

Tenía que dejar esto por el bien de los dos, mire a ChangMin el cual deferentemente cambio su expresión, abrió sus ojos sorprendido y después molesto.

- TÚ… -me señalo– TE QUIERO LEJOS DE MÍ… - grito frustrado

Y mi corazón dejo de palpitar, sus palabras me habían hecho sentir mal, sé que en estos momentos mi rostro debía reflejar la tristeza que me hizo sentir al escuchar eso, pero que importaba él me quería lejos.

-¿Estás seguro?- pregunte

Lo mire y él se acercó mordiendo su labio inferior, estaba nervioso.

-No Jae, no estoy seguro, no lo quiero… perdón- se disculpó tristemente.

- Esperaba que me dijeras que sí, para desaparecer y no caer en este juego.- murmure

En verdad quería que me digieras una vez más que me alejara de ti, y hacer comprender a este sentimiento que crecía dentro de mí que estaba mal, que tenía que desaparecer y dejarme en paz, pero tus palabras hicieron que este sentimiento creciera orgulloso, al saber que tú no me querías lejos, ChangMin que me has hecho tan solo un día basto para que mi corazón estúpido latiera rápidamente por ti.

Le sonreí acariciando su mejilla suavemente sintiendo esa piel suave y agradable ante mi tacto, el calor abrigador que desprendía, vi como acunaba su rostro en mi mano serrando los ojos, sonreí al verlo, ChangMin al pares me he enamorado de ti como un estúpido humano y ten por seguro que no te dejare ir.

No sé qué pasaría pero tenía que probar sus labios, pero de repente un ruido ensordecedor se hizo presente, la puerta se abrió de repente nos distrajo a ambos.

-Demonio-

El grito de YunHo nos hizo regresar a la realidad…

2 comentarios:

  1. Primerazz!

    kekeke ^ o ^ Oh! my god!!!! me falta la parte narrada por Jaejoong!!!! ke mal pero tango que dormir hoy me tengo que levantar a las 5 am y ya son las 12:15 am!!!! ah!!!! QUE DESGRACIA!!!! pero no importa espero volver mañana para seguir leyendo kekeke

    ResponderEliminar
  2. Hay Yunho que inoportuno eres, Jae reconoce que se ha enamorado del inocente Changmin.

    Gracias!!!

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD